Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

El consumo de la nostalgia

409 views

Published on

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

El consumo de la nostalgia

  1. 1. Por Abigail Hernández G.Pero, ¿qué es el consumode la nostalgia?... Unmercado creado pormillones de hispanos –principalmente mexicanosy sus descendientes- para quienesconsumir cierto tipo de productoscomo tortillas, tequila, mole, chile,cerveza, o escuchar música norteñao grupera, representa un acto deidentificación y ratificación cultural.Juan Manuel Mendoza Guerrero yArturo Santamaría Gómez, quienesobtuvieron el primer lugar del “PremioAnual de Investigación del ComercioInternacional 2003”, convocado porel IIFA (Instituto Interamericanode Fronteras y Aduanas), platicaroncon Negocios sobre el tema de sutrabajo “Los emigrantes mexicanosy la creación del mercado hispano enEstados Unidos”.Sin duda, señala ArturoSantamaría, “el ‘consumo de lanostalgia’ es el deseo de reproducir enun espacio ajeno, costumbres propias,lo cual lleva a los emigrantes a buscarlo que consumían en sus pueblos deorigen. Este mecanismo psicológico,ha sido el principal resorte para crearun mercado de importación de losproductos más deseados.“Los primeros proveedores deestos productos –apuntó a su vezEl deseo de reproducir en un país ajeno costumbrespropias que les permitan mantener su identidadnacional, ha llevado a los mexicanos que emigran aEstados Unidos a crear el “consumo de la nostalgia”.Un mercado que asciende a más de 30 milmillones de dólares al año.nostalgia“El “consumo de la nostalgia” es el deseo dereproducir en un espacio ajeno, costumbrespropias, lo cual lleva a los emigrantes a buscar loque consumían en sus pueblos de origen”El consumode laEspecial
  2. 2. Manuel Mendoza- fueron los mismosemigrantes, quienes crearon supropio abasto a través de conocidosy familiares, que llevaban a EstadosUnidos pequeñas cantidades dechorizo, chile, galletas, refrescos,dulces, así como bebidas y músicaque, incluso, introducían ilegalmente.“Obviamente -agregó Santamaría-llegó el momento en que pequeñosy grandes empresarios se dieroncuenta de esta situación, empezarona importar estos productos haciaterritorio estadounidense y segeneró un mercado que logró suconsolidación económica en los años60, aunque puede decirse que existedesde el siglo XIX”.Actualmente,enfatizóJuanManuelMendoza, el “mercado de la nostalgia”representa la comercialización anualde productos y servicios por más de30 mil millones de dólares.“Desafortunadamente –añadió-la mayor parte de estos ‘recursos’ selos quedan las grandes corporacionesnorteamericanas. Sólo un pequeño‘pedazo del pastel’, que representaeste mercado, es repartido entre loscomerciantes hispanos de EstadosUnidos y empresas de América Latinay España.“Existe un conjunto de cualidadesque los consumidores mexicanosquieren encontrar en los productos,como son por ejemplo las tortillas,que las prefieren frescas, como se lasofrece el ‘Rey de la Tortilla’ en la costaEste estadounidense, por lo cual handejado de consumir las que contienenconservadores. Pero ante la escasez deoferta de productos típicos, optan porcomprar los que son parecidos, comoes el caso de la comida tex-mex, que esun híbrido”, manifestó.Señaló que no es casual que seanlos pequeños empresarios mexicanos –dentro de los micronegocios en EstadosUnidos- los que actualmente crecenmás; esto se debe a que “están satisfa-ciendo esta nostalgia del consumo”.Ambos investigadores expresarondespués que la dimensión de la po-blación hispana en los Estados Unidosy su poder de compra han metido enuna carrera desenfrenada a las grandesy medianas corporaciones para con-quistar este mercado y han propicia-do la aparición, dentro de las mismas,de departamentos especializados en“marketing hispano”.Advirtieron que aunque el volu-men del mercado hispano es crecien-te, no han logrado transformarlo enpoder político, pues los hispanos tie-nen poco peso en los órganos de podernorteamericano.Sin embargo, coincidieron en quelo más importante del mercado hispa-no no es el pasado, ni el presente, sinoen el futuro cercano, debido a las al-tas tasas de crecimiento que existen enEl “mercado de la nostalgia” representa lacomercialización anual de productos y servicios pormás de 30 mil millones de dólares
  3. 3. casi todos los rubros de producción yconsumo latino.Prejuicios vs migrantes¿Por qué entonces la mayoría de lasempresas mexicanas no han aprove-chado todo el potencial de este merca-do? se cuestionó a Juan Manuel Men-doza. “Yo lo atribuyo a que existe unaespecie de prejuicio de que el inmi-grante que se va a Estados Unidos esuna persona sin posibilidades econó-micas, porque cruzó el río y se quedóa trabajar allá de manera ilegal. Estoes totalmente erróneo.“Los inmigrantes son 20 millonesde personas que producen o tienen uningreso de un tercio del PIB de Méxi-co, o quizás más; que tienen ingresosseis o siete veces mayores que los mexi-canos que viven aquí”.Para los inmigrantes, frente a unasociedad que es ajena a ellos, una “for-ma de ser mexicanos” es consumir panBimbo, tomar tequila Sauza o cervezaCorona. Esto, indicó Mendoza Gue-rrero, es lo que no han entendido mu-chas de las empresas mexicanas y porello han menospreciado la potenciali-dad de este segmento poblacional queestán ávidos de “comprar en español”,que es un recurso étnico que se tiene,que no cuesta nada y que reduce loscostos de transacción con relación alas empresas norteamericanas que tie-nen que crear departamentos especia-lizados para atender a este grupo.Asimismo comentó, que la UNAMha abierto oficinas en el vecino paísdel norte para enseñar “español”, puesse han dado cuenta que tienen y pue-den exportar este recurso. Además,los descendientes de mexicanos con-fían más en aprender un buen españolcon un maestro de la UNAM que conun norteamericano.Arturo Santamaría, a su vez, recor-dó que la plataforma de penetraciónmás exitosa de la gran mayoría de lasgrandes empresas del país (Bimbo,Televisa, Modelo, Cemex), que ya ex-portan servicios o bienes industriales aEstados Unidos, se inició con el mer-cado de los migrantes mexicanos.Luego, indicó que entre el 65 yel 67 por ciento del mercado hispa-no son mexicanos o de origen mexi-cano, por lo que consideró que hacefalta estudiar con más detalle este ni-cho de mercado que tiene una enormepotencialidad y que apenas se empie-za a explotar.Las llamadas de la nostalgiaMencionó después que como unamuestra está el segmento de llamadasde larga distancia, en las cuales –se es-tima- cada inmigrante gasta en pro-medio 100 dólares mensuales. Telmexse ha metido a ese mercado para dis-putarle a las empresas norteamerica-nas las “llamadas de la nostalgia”.Existen, dijo, muchas pequeñasy medianas empresas que no se handado cuenta de que pueden incursio-nar exitosamente en este mercado, ycomo ejemplo de ello citó el caso deproductos “Chata”, que exporta chi-lorio, frijoles charros, chorizo y ta-males para los sinaloenses que vivenen Los Ángeles, California, con mu-cho éxito.Posteriormente, los investigadoresdestacaron que hoy por hoy el gobier-no mexicano y los sectores productivostienen que considerar el mercado lati-no en sus políticas públicas y en susportafolios de inversión. Es necesario,apuntaron, no sólo enseñar el manualde cómo exportar a Estados Unidos,sino difundir además las bondades del“mercado de la nostalgia”.Pero también se necesita que el go-bierno defienda la identidad de origende muchos productos, como ya se hizocon el tequila, porque tenemos unconjunto de ellos muy vulnerable quenos los pueden quitar. Ahí tenemos elejemplo de los chinos que nos estánimitando, alertó Mendoza Guerrero.En la actualidad, añadió, elmercado de los inmigrantes ya nosólo pide productos mexicanos, ahoraquiere productos de la localidad dedonde proceden: San Luis Potosí,Sinaloa, etc.Por otra parte, Mendoza Guerreroy Santamaría Gómez manifestaronque aunque en 2002 las familias delos migrantes recibieron –según datosdel Banco de México- cerca de 10 milmillones de dólares, esta cantidadaún es pequeña comparada con losingresos totales de los mexicanos enEstados Unidos. Según sus cálculos,las remesas enviadas a México nollegan al 8 por ciento del total de loque obtienen.Esto muestra que faltan políticasimaginativas de parte de empresas ygobierno de México para atraer estosrecursos a suelo mexicano, apuntaron.Insistieron en que un rico filónpor explotar son las familias de losmigrantes como consumidores.Juan ManuelMendoza GuerreroEs especialista en Etnicidad e Identidadde los migrantes mexicanos que vivenen Estados Unidos. Actualmenterealiza un doctorado sobre “BorderlandHistory”, en la Universidad de Texas.Es profesor –actualmente con licencia-de la Facultad de Ciencias Sociales dela Universidad Autónoma de Sinaloa.Arturo SantamaríaGómezDoctorado en Ciencia Política yAdministración Pública por la UNAM,trabaja como profesor-investigador dela Facultad de Ciencias Sociales de laUniversidad Autónoma de Sinaloa.Es miembro también del SistemaNacional de Investigadores.Perfil“Los inmigrantes son 20 millones de personas queproducen o tienen un ingreso de un tercio delPIB de aquí de México o quizás más”
  4. 4. Al respecto, Mendoza Guerreromencionó que Cemex fue a losEstados Unidos, contactó a losinmigrantes y les dijo: “construye tucasa en México desde aquí”. Es decir,explicó, les abrió una línea de créditopara que construyeran su vivienda –por ejemplo- en Matehuala, SLP y elemigrante paga los materiales desdeLos Angeles, California.Desafortunadamente, las empresasmexicanas desconfían de los trabaja-dores migrantes y los marginan eco-nómicamente, pero ellos tienen mu-cha capacidad de ahorro y son capacesde hacerse propietarios o socios decompañías nacionales, aseguraron.“Históricamente; México le ha fa-llado a la diáspora mexicana que viveen Estados Unidos. No los ha tomadoen cuenta como ciudadanos, contribu-yentes, creadores culturales o de rique-za; su relación ha sido de olvido y ma-nipulación”, enfatizaron.Finalmente, Juan Manuel Mendo-za y Arturo Santamaría acotaron quelas potencialidades que ofrece el mer-cado hispano son enormes y, a futuro,mayores que las que habrá en Méxi-co.Este año elInstitutoInteramericanode Fronteras yAduanas (IIFA) entregó,por primera vez, elPremio de Investigacióndel ComercioInternacional, duranteuna ceremonia que tuvolugar en el Centro deConvenciones Banamex.Tres fueron los trabajosganadores: El Consumode la Nostalgia, presenta-do por Juan Manuel Men-doza Guerrero y ArturoSantamaría Gómez, queobtuvo el primer lugar y175 mil pesos de premio;Empresas MexicanasCompetitivas Emplean-do la Logística, por LauraPatricia Pérez Martínez,con el segundo lugar y 50mil pesos, y Certificaciónde Origen en el DerechoAduanero Mexicano, porFabiola Villegas Parra,tercer lugar, con 50 milpesos.Los trabajos premiadosserán editados y difundi-dos por el IIFA. En total serecibieron 17 estudios enesta primera convocato-ria realizada por el Institu-to, dentro del marco de lafunción de investigaciónque se ha propuesto im-pulsar.El jurado que calificó lostrabajos estuvo integradopor Diego Valadés Ríos,director del Instituto de In-vestigaciones Jurídicas dela UNAM; Jorge Basave,director del Instituto deInvestigaciones Económi-cas de la UNAM; José LuisRomero Hicks, directorde Bancomext; ManuelJ. Muñoz, presidente dela ANIERM; Luis G. Silva,presidente de la Confede-ración de Asociaciones deAgentes Aduanales de laRepública Mexicana, y Be-nito Rey Romay, directorgeneral del IIFA.El Instituto Interamerica-no de Fronteras y Adua-nas es un organismoautónomo, constituidoen noviembre de 2002por la Confederación deAgentes Aduanales de laRepública Mexicana (CA-AAREM) con el propósitode mantener el alto nivelprofesional de los agen-tes aduanales, así comopara dar seguimiento yevaluación a la legislaciónque regula el comercioexterior mexicano y a lossucesos nacionales e in-ternacionales que influyenPremiode Investigacióndel ComercioInternacionalJuan Manuel Mendoza Guerrero y Arturo Santamaría Gómez,ganadores del Premio de Investigación del Comercio Internacional

×