Domingo de ramos c 2013

466 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
466
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
33
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Domingo de ramos c 2013

  1. 1. DOMINGO DE RAMOS Palabras de Vida 24 de Marzo 2013 Pastoral Penitenciaria Lc 22,14-23-56Lectura del santo evangelio según san Lucas 22,14-23,56 los oficiales del templo, y a los ancianos que habían venido contraC. Llegada la hora, se sentó Jesús con sus discípulos y les dijo: + - él: + - «¿Habéis salido con espadas y palos, como a caza de un«He deseado enormemente comer esta comida pascual con bandido? A diario estaba en el templo con vosotros, y no mevosotros, antes de padecer, porque os digo que ya no la volveré a echasteis mano. Pero ésta es vuestra hora: la del poder de lascomer, hasta que se cumpla en el reino de Dios.» C. Y, tomando tinieblas.» Pedro, saliendo afuera, lloró amargamente C. Ellos louna copa, pronunció la acción de gracias y dijo: + - «Tomad esto, prendieron, se lo llevaron y lo hicieron entrar en casa del sumorepartidlo entre vosotros; porque os digo que no beberé desde sacerdote. Pedro lo seguía desde lejos. Ellos encendieron fuego enahora del fruto de la vid, hasta que venga el reino de Dios.» Haced medio del patio, se sentaron alrededor, y Pedro se sentó entre ellos.esto en memoria mía C. Y, tomando pan, pronunció la acción de Al verlo una criada sentado junto a la lumbre, se lo quedó mirandogracias, lo partió y se lo dio, diciendo: + - «Esto es mi cuerpo, que y dijo: S. - «También éste estaba con él.» C. Pero él lo negó,se entrega por vosotros; haced esto en memoria mía.» C. Después diciendo: S. - «No lo conozco, mujer.» C. Poco después lo vio otrode cenar, hizo lo mismo con la copa, diciendo: + - «Esta copa es la y le dijo: S. - «Tú también eres uno de ellos.» C. Pedro replicó: S. -nueva alianza, sellada con mi sangre, que se derrama por «Hombre, no lo soy.» C. Pasada cosa de una hora, otro insistía: S. -vosotros.» ¡Ay de ése que entrega al Hijo del hombre! «Pero «Sin duda, también éste estaba con él, porque es galileo.» C. Pedromirad: la mano del que me entrega está con la mía en la mesa. contestó: S. - «Hombre, no sé de qué me hablas.» C. Y, estabaPorque el Hijo del hombre se va, según lo establecido; pero, ¡ay de todavía hablando, cuando cantó un gallo. El Señor, volviéndose, leése que lo entrega!» C. Ellos empezaron a preguntarse unos a otros echó una mirada a Pedro, y Pedro se acordó de la palabra que elquién de ellos podía ser el que iba a hacer eso. Yo estoy en medio Señor le había dicho: «Antes de que cante hoy el gallo, me negarásde vosotros como el que sirve C. Los discípulos se pusieron a tres veces.» Y, saliendo afuera, lloró amargamente. Haz de profeta;disputar sobre quién de ellos debía ser tenido como el primero. ¿quién te ha pegado? C. Y los hombres que sujetaban a Jesús seJesús les dijo: + - «Los reyes de las naciones las dominan, y los burlaban de él, dándole golpes. Y, tapándole la cara, leque ejercen la autoridad se hacen llamar bienhechores. Vosotros no preguntaban: S. - «Haz de profeta; ¿quién te ha pegado?» C. Yhagáis así, sino que el primero entre vosotros pórtese como el proferían contra él otros muchos insultos. Lo hicieron comparecermenor, y el que gobierne, como el que sirve. Porque, ¿quién es ante su Sanedrín C. Cuando se hizo de día, se reunió el senado delmás, el que está en la mesa o el que sirve? ¿Verdad que el que está pueblo, o sea, sumos sacerdotes y escribas, y, haciéndoleen la mesa? Pues yo estoy en medio de vosotros como el que sirve. comparecer ante su Sanedrín, le dijeron: S. - «Si tú eres el Mesías,Vosotros sois los que habéis perseverado conmigo en mis pruebas, dínoslo.» C. Él les contesto: + - «Si os lo digo, no lo vais a creer; yy yo os transmito el reino como me lo transmitió mi Padre a mí: si os pregunto, no me vais a responder. Desde ahora, el Hijo delcomeréis y beberéis a mi mesa en mi reino, y os sentaréis en tronos hombre estará sentado a la derecha de Dios todopoderoso.» C.para regir a las doce tribus de Israel.» Tú, cuando te recobres, da Dijeron todos: S. - «Entonces, ¿tú eres el Hijo de Dios?» C. Él lesfirmeza a tus hermanos C. Y añadió: + - «Simón, Simón, mira que contestó: + - «Vosotros lo decís, yo lo soy.» C. Ellos dijeron: S. -Satanás os ha reclamado para cribaros como trigo. Pero yo he «¿Qué necesidad tenemos ya de testimonios? Nosotros mismos lopedido por ti, para que tu fe no se apague. Y tú, cuando te hemos oído de su boca.» C. Se levantó toda la asamblea, y llevaronrecobres, da firmeza a tus hermanos.» C. Él le contesto: S. - a Jesús a presencia de Pilato. No encuentro ninguna culpa en este«Señor, contigo estoy dispuesto a ir incluso a la cárcel y a la hombre C. Y se pusieron a acusarlo, diciendo: S. - «Hemosmuerte.» C. Jesús le replicó: + - «Te digo, Pedro, que no cantará comprobado que éste anda amotinando a nuestra nación, yhoy el gallo antes que tres veces hayas negado conocerme.» Tiene oponiéndose a que se paguen tributos al César, y diciendo que él esque cumplirse en mí lo que está escrito C. Y dijo a todos: + - el Mesías rey.» C. Pilato preguntó a Jesús: S. - «¿Eres tú el rey de«Cuando os envié sin bolsa, ni alforja, ni sandalias, ¿os faltó los judíos?» C. Él le contestó: +, - «Tú lo dices.» C. Pilato dijo aalgo?» C. Contestaron: S. - «Nada.» C. Él añadió: + - «Pero ahora, los sumos sacerdotes y a la gente: S. - «No encuentro ningunael que tenga bolsa que la coja, y lo mismo la alforja; y el que no culpa en este hombre.» C. Ellos insistían con más fuerza, diciendo:tiene espada, que venda su manto y compre una. Porque os aseguro S. - «Solivianta al pueblo enseñando por toda Judea, desde Galileaque tiene que cumplirse en mí lo que está escrito: Fue contado con hasta aquí.» C. Pilato, al oírlo, preguntó si era galileo; y, allos malhechores." Lo que se refiere a mí toca a su fin.» C. Ellos enterarse que era de la jurisdicción de Herodes, se lo remitió.dijeron: S. - «Señor, aquí hay dos espadas.» C. Él les contesto: + - Herodes estaba precisamente en Jerusalén por aquellos días.«Basta.» En medio de su angustia, oraba con más insistencia C. Y Herodes, con su escolta, lo trató con desprecio C. Herodes, al ver asalió Jesús, como de costumbre, al monte de los Olivos, y lo Jesús, se puso muy contento; pues hacía bastante tiempo quesiguieron los discípulos. Al llegar al sitio, les dijo: + - «Orad, para quería verlo, porque oía hablar de él y esperaba verle hacer algúnno caer en la tentación.» C . Él se arrancó de ellos, alejándose milagro. Le hizo un interrogatorio bastante largo; pero él no lecomo a un tiro de piedra y, arrodillado, oraba, diciendo: + - contestó ni palabra. Estaban allí los sumos sacerdotes y los«Padre, si quieres, aparta de mí ese cáliz; pero que no se haga mi escribas acusándolo con ahínco. Herodes, con su escolta, lo tratóvoluntad, sino la tuya.» C - Y se le apareció un ángel del cielo, que con desprecio y se burló de él; y, poniéndole una vestidura blanca,lo animaba. En medio de su angustia, oraba con más insistencia. Y se lo remitió a Pilato. Aquel mismo día se hicieron amigosle bajaba hasta el suelo un sudor como de gotas de sangre. Y, Herodes y Pilato, porque antes se llevaban muy mal. Pilato entrególevantándose de la oración, fue hacia sus discípulos, los encontró a Jesús a su arbitrio C. Pilato, convocando a los sumos sacerdotes,dormidos por la pena, y les dijo: + - «¿Por qué dormís? Levantaos a las autoridades y al pueblo, les dijo: S. - «Me habéis traído a estey orad, para no caer en la tentación.» Judas, ¿con un beso entregas hombre, alegando que alborota al pueblo; y resulta que yo lo heal Hijo del hombre? C. Todavía estaba hablando, cuando aparece interrogado delante de vosotros, y no he encontrado en estegente; y los guiaba el llamado Judas, uno de los Doce. Y se acercó hombre ninguna de las culpas que le imputáis; ni Herodesa besar a Jesús. Jesús le dijo: + - «Judas, ¿con un beso entregas al tampoco, porque nos lo ha remitido: ya veis que nada digno deHijo del hombre?» C. Al darse cuenta los que estaban con él de lo muerte se le ha probado. Así que le daré un escarmiento y loque iba a pasar, dijeron: S. - «Señor, ¿herimos con la espada?» C. soltaré.» C. Por la fiesta tenía que soltarles a uno. Ellos vociferaronY uno de ellos hirió al criado del sumo sacerdote y le cortó la oreja en masa, diciendo: S. - «¡Fuera ése! Suéltanos a Barrabás.» C. Aderecha. Jesús intervino, diciendo: + - «Dejadlo, basta.» C. Y, éste lo habían metido en la cárcel por una revuelta acaecida en latocándole la oreja, lo curó. Jesús dijo a los sumos sacerdotes y a ciudad y un homicidio. Pilato volvió a dirigirles la palabra con
  2. 2. intención de soltar a Jesús. Pero ellos seguían gritando: S. - paraíso C. Uno de los malhechores crucificados lo insultaba,«¡Crucifícalo, crucifícalo!» C. Él les dijo por tercera vez: S. - diciendo: S. - «¿No eres tú el Mesías? Sálvate a ti mismo y a«Pues, ¿qué mal ha hecho éste? No he encontrado en él ningún nosotros.» C. Pero el otro le increpaba: S. - «¿Ni siquiera temes túdelito que merezca la muerte. Así es que le daré un escarmiento y a Dios, estando en el mismo suplicio? Y lo nuestro es justo, porquelo soltaré.» C. Ellos se le echaban encima, pidiendo a gritos que lo recibimos el pago de lo que hicimos; en cambio, éste no ha faltadocrucificara; e iba creciendo el griterío. Pilato decidió que se en nada.» C Y decía: S. - «Jesús, acuérdate de mí cuando llegues acumpliera su petición: soltó al que le pedían (al que había metido tu reino.» C. Jesús le respondió: + - «Te lo aseguro: hoy estarásen la cárcel por revuelta y homicidio), y a Jesús se lo entregó a su conmigo en el paraíso.» Padre,a tus manos encomiendo mi espírituarbitrio. Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí C. Mientras lo C. Era ya eso de mediodía, y vinieron las tinieblas sobre toda laconducían, echaron mano de un cierto Simón de Cirene, que volvía región, hasta la media tarde; porque se oscureció el sol. El velo deldel campo, y le cargaron la cruz, para que la llevase detrás de templo se rasgó por medio. Y Jesús, clamando con voz potente,Jesús. Lo seguía un gran gentío del pueblo, y de mujeres que se dijo: + - «Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu.» C. Y, dichodaban golpes y lanzaban lamentos por él. Jesús se volvió hacia esto, expiró. Todos se arrodillan, y se hace una pausa C. Elellas y les dijo: + - «Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí, llorad centurión, al ver lo que pasaba, daba gloria a Dios, diciendo: S. -por vosotras y por vuestros hijos, porque mirad que llegará el día «Realmente, este hombre era justo.» C. Toda la muchedumbre queen que dirán: "Dichosas las estériles y los vientres que no han dado había acudido a este espectáculo, habiendo visto lo que ocurría, sea luz y los pechos que no han criado." Entonces empezarán a volvía dándose golpes de pecho. Todos sus conocidos sedecirles a los montes: "Desplomaos sobre nosotros", y a las mantenían a distancia, y lo mismo las mujeres que lo habíancolinas: "Sepultadnos"; porque, si así tratan al leño verde, ¿qué seguido desde Galilea y que estaban mirando. José colocó elpasara con el seco?» C. Conducían también a otros dos cuerpo de Jesús en un sepulcro excavado C. Un hombre llamadomalhechores para ajusticiarlos con él. Padre, perdónalos, porque no José, que era senador, hombre bueno y honrado (que no habíasaben lo que hacen C. Y, cuando llegaron al lugar llamado «La votado a favor de la decisión y del crimen de ellos), que era naturalCalavera», lo crucificaron allí, a él y a los malhechores, uno a la de Arimatea, pueblo de Judea, y que aguardaba el reino de Dios,derecha y otro a la izquierda. Jesús decía: + - «Padre, perdónalos, acudió a Pilato a pedirle el cuerpo de Jesús. Y, bajándolo, loporque no saben lo que hacen.» C. Y se repartieron sus ropas, envolvió en una sábana y lo colocó en un sepulcro excavado en laechándolas a suerte. Éste es el rey de los judíos C. El pueblo estaba roca, donde no habían puesto a nadie todavía. Era el día de lamirando. Las autoridades le hacían muecas, diciendo: S - «A otros Preparación y rayaba el sábado. Las mujeres que lo habíanha salvado; que se salve a sí mismo, si él es el Mesías de Dios, el acompañado desde Galilea fueron detrás a examinar el sepulcro yElegido.» C. Se burlaban de él también los soldados, ofreciéndole cómo colocaban su cuerpo. A la vuelta, prepararon aromas yvinagre y diciendo: S. - «Si eres tú el rey de los judíos, sálvate a ti ungüentos. Y el sábado guardaron reposo, conforme almismo.» C. Había encima un letrero en escritura griega, latina y mandamiento.hebrea: «Éste es el rey de los judíos.» Hoy estarás conmigo en el ANTE EL CRUCIFICADODetenido por las fuerzas de seguridad del abandonado?". Estas palabras pronunciadas enTemplo, Jesús no tiene ya duda alguna: el Padre medio de la soledad y el abandono más total, sonno ha escuchado sus deseos de seguir viviendo; de una sinceridad abrumadora. Jesús siente quesus discípulos huyen buscando su propia su Padre querido lo está abandonando. ¿Por qué?seguridad. Está solo. Sus proyectos se Jesús se queja de su silencio. ¿Dónde está? ¿Pordesvanecen. Le espera la ejecución. qué se calla?El silencio de Jesús durante sus últimas horas es Este grito de Jesús, identificado con todas lassobrecogedor. Sin embargo, los evangelistas han víctimas de la historia, pidiendo a Dios algunarecogido algunas palabras suyas en la cruz. Son explicación a tanta injusticia, abandono ymuy breves, pero a las primeras generaciones sufrimiento, queda en labios del crucificadocristianas les ayudaban a recordar con amor y reclamando una respuesta de Dios más allá de laagradecimiento a Jesús crucificado. muerte: Dios nuestro, ¿por qué nos abandonas?Lucas ha recogido las que dice mientras está ¿no vas a responder nunca a los gritos y quejidossiendo crucificado. Entre estremecimientos y de los inocentes?gritos de dolor, logra pronunciar unas palabras Lucas recoge una última palabra de Jesús. Aque descubren lo que hay en su corazón: "Padre, pesar de su angustia mortal, Jesús mantieneperdónalos porque no saben lo que hacen". Así es hasta el final su confianza en el Padre. SusJesús. Ha pedido a los suyos "amar a sus palabras son ahora casi un susurro: "Padre, a tusenemigos" y "rogar por sus perseguidores". manos encomiendo mi espíritu". Nada ni nadie loAhora es él mismo quien muere perdonando. ha podido separar de él. El Padre ha estadoConvierte su crucifixión en perdón. animando con su espíritu toda su vida. TerminadaEsta petición al Padre por los que lo están su misión, Jesús lo deja todo en sus manos. Elcrucificando es, ante todo, un gesto sublime de Padre romperá su silencio y lo resucitará.compasión y de confianza en el perdón Esta semana santa, vamos a celebrar en nuestrasinsondable de Dios. Esta es la gran herencia de comunidades cristianas la Pasión y la Muerte delJesús a la Humanidad: No desconfiéis nunca de Señor. También podremos meditar en silencioDios. Su misericordia no tiene fin. ante Jesús crucificado ahondando en lasMarcos recoge un grito dramático del crucifica- palabras que él mismo pronunció durante sudo: "¡Dios mío. Dios mío! ¿por qué me has agonía.
  3. 3. DISCERNIMIENTO, DIÁLOGO Y ORACION “koinonía”Para la revisión de vida Jesús fue, ante todo, históricamente hablando, un Mesías. Y a ese Mesías histórico es al que confesamos como símbolo especial de Dios. El Jesús que guía mi forma de ser cristiano - religioso, ¿es también Mesías? ¿Mi concepción de Jesús, es mesiánica, tiene algo de mesiánica, o pienso que eso del mesianismo es un concepto bíblico que hoy ya no tiene relevancia ni aplicación? ¿Mi seguimiento de Jesús, es “mesiánico”, está centrado en una esperanza para los pobres? ¿Prolongo el mesianismo de Jesús aquí y ahora, «viviendo y luchando por la Causa de Jesús», por una gran Utopía –como la que él llamaba Reino de Dios?Para la reunión de grupo La escena de la entrada triunfal en Jerusalén es uno de los símbolos mesiánicos más claros que nos presentan los evangelios sobre la vida de Jesús. Nuestro Cristo, al que nosotros rezamos y seguimos, ¿es en verdad «mesías», o lo hemos desmesianizado? ¿Es acaso un Cristo sin Reino? ¿Es el nuestro un cristianismo sin utopía, sin lucha por la verificación histórica de una utopía? La devoción personal a Jesús, la «concentración en la persona» de Jesús (esa afirmación de que el cristianismo no sería una doctrina ni una religión sino el «encuentro con la persona viva de Jesús»), lleva a veces a muchos cristianos al olvido de «la Causa» de Jesús, el Reino. Poner ejemplos de esta situación. Explicar/discernir ese conflicto. ¿Es nuestro caso? ¿Influye en todo esto el lugar geográfico del mundo en el que vivamos, o/y el “lugar social” al que pertenece- mos? Para la oración de los fielesHoy responderemos: -Te amamos, Dios nuestro, creemos en Ti. Contemplando una vez más tu pasión y tu muerte, Jesús, nos sentimos llamados a hacer nuestra tu Causa, tu esperanza, tu labor de Mesías venido para todos los que tienen esperanza. Por eso decimos: Observando también tu pasión y tu muerte realizadas hoy día, en los hombres y mujeres que sufren cualquier situación de injusticia, opresión o exclusión, nos sentimos interpelados a intervenir en esas situaciones, y a consagrar nuestra vida a la tarea de ser y dar esperanza para los demás. Por eso decimos: Al entrar en la “semana mayor” del año, nos sentimos unidos a todos los hombres y mujeres que creen en Cristo, esperando y deseando que llegue el día en que, más allá de cualquier frontera de separación religiosa, podamos decir todos juntos: Al saber por Jesús que el amor es el criterio supremo por el que serán juzgadas todas las naciones, soñamos con que llegue el día en que los hombres y mujeres de todos los Pueblos y Religiones invoquemos al “Dios-amor, de todos los nombres” y le digamos a una sola voz: Al comenzar una semana que también es para muchos de descanso, de interrupción del ritmo semanal ordinario, de vacaciones o incluso de turismo, queremos sentirnos unidos a todos los que en medio de esas actividades “profanas” no van a dejar de saber encontrarse consigo mismos y con lo divino que llevan dentro, por otras formas que las habituales; y con ellos queremos proclamar.Oración comunitaria Misterio infinito, que, de muchas maneras y de una forma constante a lo largo de la Historia, has hecho surgir muchos Mesías para salir al encuentro de las esperanzas de la Humanidad de todos los tiempos y de todas las religiones, especialmente al encuentro de las esperanzas de los pobres. Haz que los que nos senti- mos iluminados por Jesús, admiremos consecuentemente su espíritu mesiánico de servicio y de lucha espe- ranzada, para que huyendo de toda imposición o arrogancia, y de toda alienación o resignación, pongamos siempre en el centro, por encima de todo, como él, la esperanza de un “cielo nuevo y tierra nueva donde more la Justicia”. Te lo queremos expresar con la esperanza misma de todas las personas y pueblos que hoy todavía siguen necesitando y esperando algún mesías salvador. Te lo pedimos a ti, que vives y haces vivir, en plenitud, por los siglos de los siglos.

×