Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Correlaciones entre modelo social en el que vivimos y drogodependencias

120 views

Published on

Seminario 1992

Published in: Government & Nonprofit
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Correlaciones entre modelo social en el que vivimos y drogodependencias

  1. 1. CORRELACIONES ENTRE MODELO SOCIAL EN EL QUE VIVIMOS Y DROGODEPENDENCIAS SEMINARIO 1992 fo'EIJERACIÓN ANDALUZA n [ UROGOnEPENUENCIAS "ENLACE"
  2. 2. Cond u, ione' del Semin ario de Estudio 1992 de la Federación Andaluza de Drogodcpcndcncias '"Enlace" Texto definitivo aprobado en reunión de A.amlllca Ordinaria de Junio de 1993 Edila' Fede raci<ln Andalu... de Drogodcpcoocn,ú < " F"n l",~" Comi>i<ln de Rcda<:ciófl: Jost Sandle' Fernandcz Ilego,;a UIl'Cf<) Lópc, Comlina sand,e. Si l~o Pat",cino C.j. San Fetnaooo de SevIlla y Jefez f)iseno de POMada )' Cnn1rapo.lad a: Amonio z,amorat.o Ene' o de 1'1'14 ()e!'Ó"lto l..egoJ: SE-2lllI- IW4 Imprime: Imptenta A . Pineln . .. . . ,--. " " c_ _ - . . .. " .. ' '10
  3. 3. I. PRESENTA CIÓN La Federación Andaluza de Drogodependencias "ENLACE" se consthu- yó en Enero de 1990 en el transcurso de las "11 Jornadas Andaluzas de Asociaciones de Drogodependencias" organizadas por la Federación Provin- cial de Sevilla "LIBERACiÓN". ENLACE está integrada por una amplia gama de asociaciones que desde su origen centraron sus esfuerzos en la realización de distintas tareas que cambiaban en función del lugar donde se constituía la asociación, de las personas que la componían y de los recursos con que contaban. De esta forma nos encontramos que algunas han venido trabajando prioritariamente en la prestación de servicios a toxicómanos y familiares, otras en programas de prevención, otras han puesto mayor énfasis en la lucha contra el tráfico... El hecho de tener una organización que nos penn itía conocernos mejor y reflexionar juntos. nos llevó en 1991 a pensar en lo que habíamos hecho. y en lo que habíamos dejado de hacer, desde un punto de vista más panorámico. Hasta entonces, nuestra actuación se había limitado a intentar dar res- puesta a los problemas individuales e inmediatos que nos absorbían casi por entero. Desde un enfoque más general. a lo más que habíamos llegado fue a reivindicar recursos y denunciar ante la sociedad lo poco que se implicaban las Administraciones en la búsqueda de soluciones. Sin embargo, no habíamos analizado el problema de forma global. y esta visión parcial nos había impedido diseñar alternativas a medio y largo plazo. y poner nuestra acción cotidiana en función de éstas. llegando, a veces, a estar dando palos de ciego o limitándonos a hacer una labor paliativa sin ,
  4. 4. llegar a profundizar en las causas y factores que contribuyen a que el proble- ma crezca y se perpetúe. Todo esto nos llevó a planteamos la necesidad de poner en marcha un "Seminario de Estudio" donde poder reflexionar y debatir. desde todas las asociaciones de Andalucía, los distintos temas que. a nuestro entender. están relacionados con el "Fenómeno de las Drogas". La forma que elegimos para el desarrollo del Seminario fue la de dedicamos cada año al estudio de un tema concreto, y. pensando en la necesidad de encuadrar nuestro trabajo en un marco más global, decidimos comenzar por: "La correlación que existe entre el modelo social en el que vivimos y el problema de toxicomanías existente". Este fue el tema a analizar durante el Seminario de 1992. El primer paso que dimos fue reunimos un grupo de personas de distintas provincias que, después de estudiar varios documentos. mantuvimos un de- bate colectivo, fruto del cual surgió un borrador que remitimos a todas las asociaciones federadas. Después de un período de varios meses para el estudio en las distintas asociaciones: en Junio de 1993, el borrador y las enmiendas presentadas fueron debatidas en la Asamblea General que ENLACE celebró en Granada, acordándose como conclusiones definitivas las que conforman este trabajo. Esta publicación se presenta con el mismo esquema con que llevamos a cabo el debate inicialmente. Empezamos haciendo un análisis de la sociedad actual, centrándonos en aquellos elementos que afectan en mayor med ida al problema de las drogodependencias. Es decir, todos los factores de la sociedad actual que rechazamos. Después nos esforzamos en vislumbrar algunas de las características del modelo social hacia el que habrá que tender. y por último aterrizamos haciendo propuestas de algunas líneas de ac- tuación que se podrían seguir desde las Asociaciones para ir construyendo, en el día a día, una sociedad distinta. He aquí el resultado. José S ánchez Fem ández PIe. Fed. And. Drog. ENLACE 6
  5. 5. 2. MODELO SOCIAL EXISTENTE En nuestro análisis. pan irnos de la crítica al Sistema Social establecido como causante de la Sociedad Dual en la que estamos inmersos, pues sólo es capaz de generar riquezas engendrando simultáneamente pobreza. Es decir, que para que puedan existir situaciones de privilegio y riqueza en volumen creciente. es necesario que aumenten las situaciones de precariedad y pobreza. Estos contrastes y desigualdades se desarrollan a todos los niveles. desde el ámbito mundial entre el Primer y el Tercer Mundo. y desde el ámbito estatal entre quienes pueden fonnar parte del Sistema y quienes quedan excluidos de él. A nuestro entender, algunos de los pilares en los que se basa este Sistema son los siguientes: - En primer lugar. observamos cómo se ha desvirtuado el carácter de la producción a lo largo de la evolución de la humanidad. pues si. en un princi- pio. el objetivo era cubrir necesidades. hemos llegado a desencadenar un mecanismo de producción movido por el único fin de obtener beneficios (a costa incluso de agresiones irreparables a la naturaleza). A tal punto ha llegado esta filosofía que nos encontramos paradójicamente con grandes al- macenajes de alimentos en los países del None o incluso con la destrucción de los mismos para evitar la caída de los precios. mientras que en gran parte del planeta la población sigue muriéndose de hambre. - Junto a esta fonna de producción se ha desarrollado otra de consumo irracional. que mantiene los niveles de venta y compra en función no de las necesidades reales del consumidor/a. sino de otras artificiales alimentadas con mecanismos alienantes como la publicidad, los estereotipos. competen- cias.. ,. dinámica esta que nos va alejando de los elementos que forman parte de la esencia de la persona y nos acerca cada vez más a vivir en mundos llenos de objetos pero vacíos de humanidad. - Una última característica a destacar de este modelo es la selección a la que nos encontramos sometidos a través de la concepción actual del trabajo y del acceso a éste. El trabajo es en sí mismo un elemento de socialización y a su vez la única vía para obtener los bienes y servicios para cubrir nuestras necesidades. Pero el número de puestos de trabajo es cada vez menor. y quienes no pueden acceder a él (normalmente aquellos/as que tampoco han recibido preparación adecuada) quedan al margen del sistema, en consecuen- cia el número de excluidos va en aumento. El análisis es mucho más complejo. pero hemos creído importante resal- tar estas tres características como las más definitorias desde el enfoque social que nos preocupa. 7
  6. 6. Ahora cabe preguntarse. ¿Cómo puede mantenerse un sistema tan aleja- do de lo que deberían ser los fines de la sociedad? Pensamos que no sería posible si no se hubieran desarrollado una serie de mecanismos que permiten que sobreviva y se perpetúe. Uno de ellos. de pan importancia. es la falla de alternativas existente. Nos cuesta (casi es imposible) planteamos otras formas de vida cuando no encontramos referentes que nos sirvan de modelo y. por otro lado. nos vemos atrapados en la realidad que vivimos sin poder planteamos otra distinta don- de desarrollamos. pues no nos ofrecen esa posibilidad. Por ello. pocos de nosotros/as nos esforzamos en cambiar esta situación. y aún éstos nos limita- mos a aportar. en la medida de nuestras posibilidades. elementos de cambio dentro del quehacer cotidiano. y aplazamos suenas y esperanzas sobre un mundo mejor. El hecho de estar inmersos en el sistema. con lleva que adoptemos el estilo de vida imperante. que es un mecanismo fundamental para que se mantengan las cosas como están. Este estilo de vida. que ya empezamos a perfilar cuando hablábamos del trabajo y del consumismo. lo aprendemos gracias a la educación que recibi- mos tanto desde el Sistema Educativo como de otras Insuruciones Sociales (familia. medios de comunicación. etc.). desde donde se nos inculca una serie de valores que formarán parte de nosotros/as como personas y alumbrarán todos nuestros actos. En la esca la de valores dominantes. nos encontramos con el cuila al poder y al dinero. el conformismo. la eliminación del espíritu crítico. la competitividad en vez de la cooperación. el cambio de la responsa- bilidad personal por la obediencia. el machismo y el sexismo. el racismo y la xenofobia... y estos "valores" son los que el movimiento asociativo rechaza- mos porque nos deshumanizan. provocando. por un lado. que nos alienemos formando parte del sistema como seres pasivos r-conremos" de no estar entre los excluidos) y. por otro lado. que nos sintamos insatisfechos/as. por no cubrimos una serie de necesidades profundas como las afectivas y de comu- nicación. En definitiva. nos convie rten en seres injustos y acríticos. insolidenos e individualistas. sin capacidad para responder y plantear cambios o simple- mente ofrecer muestras de solidaridad. y nos deja con necesidades básicas y latentes, como las anteriormente citadas. sin cubrir. No podemos terminar de hablar sobre mecanismos de perpe tuación sin hablar del aparato represivo. Es de vital importancia. de hecho se lleva gran parte del presupuesto de los gobiernos. mantener lodo un montaje dedicado exclusivamente a la represión. tanto en forma de ejército. como de policías. cárceles. guardias de seguridad. sistemas de seguridad.. .. con el fin de prote- e
  7. 7. ger una sociedad injusta a la que avalan. y contener los intentos de cambio y transformación o de supervivencia de quienes están en el peor lado de la balanza. Hasta ahora hemos reflexionado sobre la sociedad actual. haciendo una critica al sistema económico. para lo que hemos analizado algunas de sus características. y a los mecanismos con los que cuenta para mantener esta situación. Ahora es el momento de entrar en las consecuencias que se derivan. partiendo. como decíamos al comienzo. de la Sociedad Dual que genera. integrando a parte de la población y dejando excluida a otra parte. Quienes quedan fuera se ven abocados a una espiral de pobreza y margi- nación. de la que es muy difícil salir y cuyas caracterfstícas principales suelen ser el desempleo. la falla de alojamiento o la imposibilidad de acceso a una vivienda digna. falta de formación laboral. imposibilidad de comunica- ción. inadaptación, insuficiencia de protección social. analfabetismo. cambio de los modelos familiares... La continua perdida de empleo que padece la sociedad actual va generando nuevas formas de pobreza que emergen y se consolidan. formando parte de una minísocíedad. cada vez más amplia. con sus propias subculturas. en las que anidan situaciones de precariedad. constí- tuyendo para muchos y muchas un camino casi sin retorne hacia formas de marginación y desviación social. Las consecuencias de lodo esto son trágicas, pues la persona en estas situaciones se ve sometida a un proceso de deterioro físico y psicológico progresivo. desembocando en actitudes de abandono personal. fatalismo.apatía para seguir adelante. desviación social. drogodependencias. degradación de la vida familiar. dependencia asistencial. etc. Nos puede parecer con todo esto. que estamos describiendo una realidad alejada de la nuestra. pero. si miramos a nuestro alrededor . es lo que encontramos. Si no cerramos los ojos. nos sentimos impotentes ante esta situación y. tal vez. actuamos visceratmente. poniendo parches sin vislumbrar soluciones. Tal vez, el problema radique en que dentro de este modelo social es imposible encontrar soluciones. y que rengamos que centrar nuestros esfuer- zos e ilusiones en ir construyendo otro nuevo. ,
  8. 8. 3. MOU ELO SOCIAL AL Q UE IlEBERÍAMO S TENDER ¿y cuál es ese "otro"? Pues lo primero que podríamos decir de él es que todavía está por construir. no por aparecer. Es decir. no podemos estar espe- rando a que llegue por sí solo sino que lo tenemos que ir haciendo día a día. teniéndolo como referencia en nuestra práctica cotidiana. y paraello es nece- sano definir además de lo que rechazamos. que ya lo hemos hecho. hacia dónde nos gustaría caminar y qué deberíamos potenciar. Evidentemente. debemos tender hacia un nuevo sistema económico que esté sustentado en otros pilares, no de injusticia social sino de equilibrio. no de crecimiento vertical sino horizontal. evitando que para crear riqueza haya que crear pobreza a su vez. Para ello. la producción debe orientarse no hacia la obtención de beneficios. sino a cubrir las necesidades básicas de toda persona. sustituyendo la visión de la Tierra como objeto de explotación y dominio por la de la Tierra como cuerpo común inorgánico de la especie humana. Buscando. por lo tanto. un desarrollo integral entre el Ser Humano y la Naturaleza. entre las distintas etnias y culturas. entre el Hombres y la Mujer; y partiendo (aterrizando un poco más) de una concepc ión distinta del trabajo que sea una salida real al paro estructural que nos envuelve. pues vemos como la automatización progresiva desplaza a la persona de la intervención directa en la mayor parte de las actividades sobre las que actualmente gira su vida. Este cambio colosal en el medio de organizar la vida humana. puede ser el principio de una nueva civilización mucho más conforme con la dignidad de las personas. Quizás vaya llegando el momento donde empleemos nuestro tiempo no en una producción de beneficios (económicos). sino de servicios. tendiendo así hacia una calidad de vida real donde se cubran necesidades en vez de generar necesidades artificiales para cubrimos de objetos. Nos estamos refiriendo con todo esto a una nueva forma de vida. basada en otra serie de valores como la cooperación. la solidaridad. el respeto a la diferencia. la potenciación del espíritu critico y del sentido de la justicia... Hablamos. por 10 tamo. de un cambio. de una transformaci ón. de una utopía. y para alcanzarla es necesaria la panicipación real de lodos y todas. debemos dejar de ser objetos pasivos que volamos cada cuatro años. para convenimos en sujetos activos de nuestro propio movimiento en la vida. y por supuesto. sin olvidar el potenciar que lo sean los y las demás. 10
  9. 9. 4. ¿Q UÉ HACER DESDE NUESTRAS ASOCIACIONES? Como decimos en la introducción el objetivo de este trabajo es analizar qué arquitectura tendría que tener la sociedad. para que las drogas no provo- quen un problema tan grave como en la actualidad y que este referente. nos sirva para orientar nuestro trabajo cotidiano. En los apartados I y 2 hemos estudiado cuáles son los grandes errores implícitos en el actual modelo social, y qué alternativas vemos. Se trata ahora de hablar de cómo estas ideas generales. podrían influenciar nuestro quehacer asociativo. En este sentido realizamos a continuación una serie de sugerencias que pueden ser tenidas en cuenta a la hora de elaborar nuestros programas y realizar nuestras actividades. Colaboración con otras organizaciones qu e coinciden con nuestros propósitos Hemos señalado el individualismo como uno de los valores negativos de nuestro sistema. La actitud individualista no sólo afecta a las personas sino tambié n a los pueblos. naciones... y a las asociaciones. Así nos encontramos con Asociaciones ecológicas, feministas sindicales, de drogodependencias... que piensan que su lucha es la más importante y cerradas a la cooperación con otros. El nuevo modelo social al que aspiramos es algo que tendremos que ir construyendo entre muchas personas, muchos grupos y desde muchos campos. La coope ración entre todos los que tengamos este propósito es necesaria e imprescindible. No significa esto que lodos tengamos que estar trabaja ndo en todas las cosas a la vez, ni que haya que volcar nuestras energías en trabajos que estén haciendo otros/as. pero si que debemo s reconocer la importancia de otros trabajos colectivos y prestar el apoyo que podamos cuando nos lo pidan. Implicación en la búsqueda de la calidad de vida de nuestro entorno En el primer apartado hemos analizado como las condiciones de vida de las personas influyen enormemellte en la existencia de drogodependencias. La pobreza de las personas y de los barrios generan una serie de conduc- las asociales (malos tratos. delincuencias, toxicomanías...), interrelacionadas entre sí, de las que es difícil escapar si no se actúa sobre rodas ellas en 11
  10. 10. conjunto. Conseguir una mejor calidad de vida en nuestros barrios (centros deportivos, culturales, zonas verdes..., dotadas con los recursos necesarios para su funcionamiento) es uno de los trabajos más eficientes que podemos hacer en Prevención y también en reinserción de afectados. Potenciar au ernañvas de ocio no consumistas (colectivas y creativas) Las actividades de ocio que oferta esta sociedad llevan a las personas y particularmente a los más jóvenes a una vida ocupada por las máquinas (vídeo-consolas, ordenadores, TV... ) y cada vez más solitarias. Las carencias afectivas y de vida social van en aumento siendo estas otra causa importante que lleva al abuso del consumo de drogas. Poner al alcance. al menos de los más jóvenes, actividades creativas que le permitan relacionarse y socializarse mediante la creación de diversos talleres de teatro, máscaras. barro, deportivos...• fuera del horario escolar. en los propios centros educativos. es un valioso trabajo preventivo y debe formar parte de nuestros planes. Prevención median te el tra bajo con adultos También es habitual que el toxicómano sea la expresión de una familia con diversos problemas que muchas veces son la causa de que en su seno se desarrolle una toxicomanía. En consecuencia desde una óptica preventiva es necesario el trabajo con adultos con el objetivo de complementar su formación fundamentalmente en cómo deben enfrentarse y superar situaciones de riesgo en la familia. Un instrumento válido para el trabajo con adultos pueden ser la Escuela de Familias. Trabajo global con los afectados/as Normalmente un toxicómano no es una persona con "un problema con las drogas", sino una persona con una problemática múltiple (familiar, empleo. relaciones personales, personalidad, salud... ) de la que forma parte la drogodependencias. Nuestro objetivo no debe reducirse al no consumo porque por una parte es muy difícil la salida de la toxicomanía si simultáneamente no se abordan el resto de los problemas, y por otra, aún en el caso de que lo consiguiéramos dejaríamos a una persona infeliz y en permanente riesgo de recaída. 12
  11. 11. Hacer de nuestras asoclactones un modelo de la sociedad a la que aspira mos Tenemos que conseguir que nuestro funcionamiento interno sea demo- cratíco. respetuoso. partícipanvo...• que sirva a los miembros de las asocia- ciones para formarnos. desarrollar nuestras capacidades. sentimos satisfechos con 10 que hacemos...• debemos evitar errores tales como hacer las cosas siempre las mismas personas por miedo a que airas lo hagan mal. no distri- buir las tareas...•para potenciar así una participación real de lodos y todas. Convertimos junio cun las personas con las qu e Irabaj amos en actores del cambio La transfonnación del modelo social no será posible sin que a la vez no nos vayamos transfonnando las personas. Si aspiramos a que en el futuro las personas no valoren tanto el dinero. sean más solidarios. tolerantes, participa- tivos. preocupados por los que le rodean...• tenemos que empezar ya a serlo nosotros/as mismos/as y a que lo sean las personas con las que trabajamos. En nuestro comportamiento diario. en nuestra relaciones dentro de las asociaciones. en nuestro trabajo en prevención y con afectados y familiares debe estar presente este deseo de ir haciéndonos personas distintas. No pode- mos limitamos a que un toxic ómano deje de consumir. sino ayudarle a que se integre en su enlomo y que esta integración sea crítica. participativa, activa. solidaria...•encaminada a que ellos/as mismos/as tambi én sean protagonistas de la transformaci ón de la sociedad. Buscar la independencia económica La carga de arbitrariedad con que se conceden actualmente las subven- ciones. junio con el escaso dinero que se destina a tal fin tiene como conse- cuencia que nuestros programas no se puedan desarro llar y en otros casos, que una vez iniciados no se puedan continuar; se hace necesario pues, que encontremos otros ingresos que nos permitan realizar nuestras tareas con una garantía financiera mínima que nos haga independientes frente a la subjctíví- dad administrativa que no siempre responde a intereses colectivos. Esto no quiere decir que rengamos que dejar de reivindicar que aumenten las partidas presupuestarias en drogodependencias ni de exigir que se objetivlcen los criterios de subvenciones. u
  12. 12. Potenciar la formación de nuevas asociaciones y la unidad de las mismas Las Asociaciones son el mejor instrumento en manos de los ciudadanos para abordar un problema. participar en su solución y exigir a la administra- ción que cumpla con sus responsabilidades. Por ello además de consolidar y fortalecer las nuestras, las que ya exis- ten, debemos favorecer el surgimiento de otras. Debemos contactar con per- sonas de barrios o pueblos vecinos, animarlas para que constituyan nuevas asociaciones y apoyarlas ayudándoles a confeccionar sus estatutos. a tramitar subvenciones, dándoles a conocer nuestras experiencias... Además es muy importante potenciar nuestra unidad y cooperación para lo que es necesario no sólo pertenecer, sino implicarse en el trabajo federativo. Hasta aquí, lo que supone un intento de descripción de la problemática social. desde las asociaciones andaluzas. que recoja nuestras inquietudes y reflexiones. y que nos pueda servir de referente a la hora de encauzar nuestro trabajo. El objetivo que persigue su publicación es el de hacer llegar estas ideas a todos los miembros de las Asociacio nes y a otras personas cercanas para que este documento no se convierta en algo etéreo sino en un material de trabajo desde donde seguir profundizando y que nos ayude a marcamos objetivos a medio y largo plazo. dándole sentido así mismo a nuestra tarea cotidiana. 5. BIBLIOGRAFÍA A DESTACAR ¿Qué hacer ante el desafio de una sociedad amenazada por el paro? Belda Dardiñé.R. Profesor de Ética Social. Universidad de Deusto. Sin solidaridad no hay progreso. (Plan de Convergencia y Decreto-Ley sobre el INEM). Reflexión de la Comisión Permanente de la H.Q.A.C. Mayo 1992. ¿Cómo actuar? Traducción del francés de Jordán, S.; Ríechmann. J.; Sempere, J. y r eno, E. Las condiciones precarias de vida de los jovenes del mundo obrero. Mercado de Trabajo. I.N.E, Secretaría de Economía. El problema: la toxicomanía. El toxicómano.Soluciones al problema. Situaci ón social internacional o la paradoja humana. El debate sobre los nuevos objetivos de civilización, Aganzo. A. Colectivos de Acción Solidaria. Modelos culturales}' formas de vida de la juventud marginada en esta sociedad. García Roca. J. La pobreza en el mundo occidental. Garcfa-Níeto. J.N. Marzo-Junio 1991. Presos. Fundación "Cr istianísme i Justfcia''. 14
  13. 13. ÍNDICE l. PRESENTACiÓN . 2. MODELO SOCIAL EXISTENTE .. 3. MODELO SOCIAL ALQUE DEBERÍAMOS TENDER . 4. ¿QUÉ HACER DESDE NUESTRAS ASOCIACIONES? . 5. BIBLIOGRA FÍA A DESTACAR . 6. ANEXO: ASOCIACIONES FEDERADAS A ENERO 1m o •• 5 7 lO I I 14 15

×