Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Poemas lírica inicio siglo xix

1,622 views

Published on

En este documento encontramos los comentarios de los poemas encontrados en los exámenes de algunos de nuestros compañeros.

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Poemas lírica inicio siglo xix

  1. 1. Marchitas ya las juveniles flores (A XXX dedicándoles estas poesías), de José de Espronceda Marchitas ya las juveniles flores, nublado el sol de la esperanza mía, hora tras hora cuento, y mi agonía crecen, y mi ansiedad y mis dolores. Sobre terso cristal, ricos colores pinta alegre, tal vez, mi fantasía, cuando la dura realidad sombría mancha el cristal y empaña sus fulgores. Los ojos vuelvo en incesante anhelo, y gira en torno indiferente el mundo y en torno gira indiferente el cielo. A ti las quejas de mi mal profundo, hermosa sin ventura, yo te envío. Mis versos son tu corazón y el mío. Tema y argumento El poema Marchistas ya las juveniles flores, de José de Espronceda, trata de la fugacidad del tiempo y la brevedad de la vida, es decir, del tópico del “tempus fugit”. El paso del tiempo le provoca un dolor profundo al poeta que no puede refugiarse en la fantasía, este dolor aumenta cuando se da cuenta que el mundo es indiferente a su malestar. Acaba dirigiéndose a su amada para compartir con ella estos sentimientos. Métrica Se trata de un poema de cuatro estrofas (dos de cuatro versos y dos de tres versos) de versos endecasílabos, es decir, de arte mayor. El autor consigue este número de sílabas con varias sinalefas como “mi agonía”, “pinta alegre”,”mancha el”, etc. Los versos 1 y 4 riman en -ores, mientras que los versos 2 y 3 riman en -ia, en la primera y segunda estrofa. En las dos últimas estrofas riman el verso 9 con el 11 en -elo,el verso 10con el 12 en -undo y,finalmente los versos 13 y 14 en -io, por lo tanto, la rima es consonante a lo largo del poema. Su esquema métrico es: 11A11B11B11A 11A11B11B11A 11C11D11C 11D11E11E. Estamos ante dos cuartetos y dos tercetos que forman un soneto. Figuras retóricas Podemos apreciar diferentes recursos literarios a lo largo del poema. En la primera estrofa, concretamente en los versos 3 y 4,hay un polisíndeton debido al uso repetitivo de la conjunción “y” para incrementar la sensación de dolor con el efecto de sumar. En la segunda estrofa contrapone diferentes términos a partir de antítesis entre: realidad y fantasía o alegre y sombría. En la tercera estrofa hay un paralelismo en los versos 10 y 11 ya que el poeta usa prácticamente la misma estructura: conj + V + prep + adj + det + N. Para acabar, alude a su amada con “hermosa sin ventura”, de manera que observamos un apóstrofe.
  2. 2. Del salón en el ángulo oscuro, de Gustavo Adolfo Bécquer RIMA VII Del salón en el ángulo oscuro, de su dueña tal vez olvidada, silenciosa y cubierta de polvo, veíase el arpa. ¡Cuánta nota dormía en sus cuerdas, como el pájaro duerme en las ramas, esperando la mano de nieve que sabe arrancarlas! ¡Ay!, pensé; ¡cuántas veces el genio así duerme en el fondo del alma, y una voz como Lázaro espera que le diga «Levántate y anda»! Tema y argumento El tema de este poema es la inspiración poética. En la primera estrofa el autor realiza una descripción del arpa en un salón. La segunda estrofa hace referencia a las posibilidades poéticas que tiene este objeto y que ahora están dormidas. En la última, Bécquer habla sobre “el genio”,es decir, el estímulo de la poesía. Métrica Se trata de una composición de 12 versos divididos en tres estrofas de cuatro versos cada una. Cada estrofa está compuesta por tres versos decasílabos (arte mayor) y un cuarto, hexasílabo (arte menor). El poeta consigue este número de sílabas empleando varias sinalefas: “silenciosa y”, “como el”… El segundo verso rima con el cuarto en -a-a, por tanto, tiene rima asonante en los versos pares, quedando libres los impares. Su esquema métrico es: 10 – 10A 10 – 6a 10 – 10A 10 – 6a 10 – 10A 10 – 6a. Es una silva arromanzada. Figuras retóricas En este poema encontramos un hipérbaton en toda la primera estrofa ya que el orden no es lógico y este podría ser: el arpa silenciosa y cubierta de polvo veíase en el ángulo oscuro del salón… Además hay varias comparaciones como la de la segunda estrofa entre las notas dormidas en las cuerdas del arpa y los pájaros en las ramas. Toda la segunda estrofa es una exclamación retórica para dar emoción y expresividad al poema. Finalmente, hay varias metáforas, entre ellas la que identifica “la mano de nieve” con la mano blanca de la dama que despertará el arpa.
  3. 3. Adiós, ríos; adiós, fontes, de Rosalía de Castro Adiós ríos, adiós fuentes adiós regatos pequeños adiós vista de mis ojos no sé cuando nos veremos. Mi tierra mía, mi tierra, tierra donde me críe huerto que yo labraba, higueras que yo planté. Prados, ríos, arboledas, pinares que mueve el viento, pajarillos piadores, la casa de mi contento. Molino del castañar, noches de luna clara, campanitas timbradoras de la iglesia del lugar. Zarzamoras de las zarzas que yo le daba a mi amor, caminos entre el maíz, ¡adiós para siempre adiós! ¡Adiós gloria!, ¡adiós contento! ¡Dejo la casa en que nací y la aldea que conozco por un mundo que no vi! Dejo amigos por extraños y la vega por el mar dejo, en fin, lo que más quiero… ¡quien pudiera no dejar! Pero soy pobre y, ¡mal pecado!, mi tierra no es mía, que hasta le dan de prestado la senda por donde camina al que ha nacido desdichado. Tengo, pues, que dejaros, huerta que tanto amé, lumbre de mi hogar, árboles que planté, fuente del cabañal. Adiós, adiós que me voy, hierbas del camposanto, donde se enterró a mi padre, hierbas que besé tanto, tierra que nos crió. Adiós Virgen de la Asunción, blanca como un serafín, os llevo en el corazón: Pedidle a Dios por mí, mi Virgen de la Asunción. Ya se oyen lejos, muy lejos, las campanas del Pomar; para mi, ¡ay!, desdichado, nunca más han de tocar. Ya se oyen lejos, muy lejos. Cada son es un dolor; me voy solo, sin amparo… Tierra mía, ¡adiós!, ¡adiós! ¡Adiós también, mi querida… Adiós quizá para siempre!... Te digo este adiós llorando desde la orilla del mar. No me olvides tú, mi amor, si muero de soledad… tantas leguas mar adentro… ¡Mi casa ! ¡Mi hogar!
  4. 4. Tema y argumento El tema principal de este poema es la emigración, concretamente los sentimientos de melancolía y tristeza que tiene el personaje principal al dejar su tierra natal para emigrar. Así va haciendo descripciones de los lugares de Galicia que echará de menos y se va despidiendo de los sitios y personas que han significado algo en su vida. Métrica Se trata de una composición de 64 versos divididos en 15 estrofas de 4 y 5 versos la mayoría octosílabos (arte menor). El peta consigue este número de sílabas mediante sinalefas: “la aldea”, “mueve el”, etc., y aplicando la suma o resta según el tipo de palabra del final de cada verso. Las estrofas de 4 versos tienen rima asonante en los versos pares,como podemos ver en la primera con los sonidos -e-o o en la segunda estrofa con los sonidos -e, y los impares quedan libres. Así que estamos ante diferentes coplas cuyo esquema métrico sería: 8-8a8-a,y así sucesivamente. Las estrofas de 5 versos no siguen todas exactamente la misma estructura, pero se trata de versos mayoritariamente de arte menor, heptasílabos y eneasílabos, que riman en consonante entre ellos y quedan algunos libres. Se trata de varias quintillas. Figuras literarias El poema empieza con una anáfora en tres versos seguidos al empezar todos ellos por la palabra “adiós” y así marcar el tono de despedida de la composición. En la segunda estrofa hay una epanadiplosis de la palabra “tierra” ya que el primer verso acaba así y el siguiente repite esta palabra al inicio. En los versos 7 y 8 hay un paralelismo, “huerto que yo labraba” y “huerto que yo planté”, al repetir la estructura: N+conj+pron+V. Hay varias exclamaciones que dan subjetividad al poema: “¡quien pudiera no dejar!”,y alguna hipérbole al exagerar como en “si muero de soledad”.

×