El  Entrenador  Español  Portero 93
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

El Entrenador Español Portero 93

on

  • 1,986 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,986
Views on SlideShare
1,986
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
60
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

El  Entrenador  Español  Portero 93 El Entrenador Español Portero 93 Document Transcript

  • cuaderno del entrenador 4597 EUROCOPA 2000: Análisis de Portero Pilar Sainz de Baranda Andújar Licenciada en Educación Física (INCADFD LEÓN) Entrenadora Nivel 2 de Fútbol 1. Introducción hasta el 2 de Julio: 22 días, 16 selecciones, 24 Poco a poco estamos empezando a darnos partidos y 18 porteros analizados. cuenta de la importancia que supone el puesto del portero en un equipo, seguramente tras los El estudio constó de 2 fases: últimos eventos donde sus actuaciones han marcado el juego de una selección o de un • Toma de datos: información recogida basa- equipo a lo largo del campeonato. da en la observación directa a través de las cámaras de TVE. El ejemplo más claro lo tenemos en la Eurocopa 2000, uno de lo los torneos más com- • Porcentualización e interpretación de los, re- petitivos y que mayor fútbol ha dejado para el sultados. recuerdo, las actuaciones de los porteros deja- ron fiel reflejo del juego desplegado por su se- Los medios utilizados fueron: lección. Podemos decir que se vieron las dos caras de la moneda, la cara con las actuaciones • Hoja de observación confeccionada al efec- de Baia, Barthez, Van der Sar y la Brillante ac- to. tuación de Toldo, la cruz con los porteros como De Wilde, Seaman, Khan o el propio Molina que • Base de datos diseñada especialmente para no estuvieron a la altura de las circunstancias y ello en la que se procesa toda la información marcaron de una forma más o menos decisiva y que permite obtener los diferentes resulta- el destino de sus selecciones en su partici- dos. pación en el torneo. Una vez más va a ser la observación de los partidos y la estadística las técnicas en la que 2.1. Porteros analizados vamos a basar nuestro trabajo. En la siguiente tabla, se puede observar los datos de talla y peso, así como la edad de cada Al igual que en anteriores estudios pretende- portero. La media de edad es de 31,5 años lo mos analizar de forma global el puesto de porte- que demuestra la tendencia a que la edad de ro y su juego dentro de un partido. Poder com- los porteros sea siempre elevada con respecto parar estos datos con los obtenidos en el mun- a la edad real que pueda tener un futbolista de dial de Francia 98 o analizar el juego del portero campo. en las diferentes partes que se divide un partido serán algunos de los objetivos de trabajo. La media de talla y peso es de 187,8 cm y 84, 35 Kg respectivamente, si comparamos es- tos datos con los jugadores de campo observa- mos como son los porteros los jugadores de 2. Material y Métodos mayor altura y peso, seguidos por los defensas La investigación se llevó a cabo a lo largo de y delanteros que obtienen medidas similares de la Eurocopa celebrada desde el 10 de Junio 182 cm de altura y 77,5 Kg de peso. El puesto 47
  • 4598 cuaderno del entrenador Tabla 1 Características antropométricas de los porteros analizados en la Eurocopa 200 Portero Edad Talla Peso Portero Edad Talla Peso Kahn 31 1,88 88 Molina 30 1,83 80 Stelea 33 1,82 81 Cañizares 31 1,81 78 Baia 31 1,86 80 Olsen 33 1,88 86 Seaman 37 1,88 87 Kralj 27 1,97 90 De Wilde 36 1,81 78 Dabanovic 29 1,96 94 Hedman 27 1,94 92 Van der Sar 27 1,97 83 Toldo 29 1,96 90 Barthez 27 1,83 76 Espinha 35 1,80 76 Lama 37 1,83 75 Srnicek 32 1,89 92 Martyn 34 1,85 84 Rustu 27 1,86 78 Schmeichel 37 1,94 99 de centrocampista es el que obtiene unos valo- típicas obtenidas por los porteros, en cada va- res más bajos tanto en altura como en peso con riable resaltaremos a aquel portero que haya re- una media 179 y 74,7 Kg. alizado el mínimo o máximo de cada acción, así como cualquier aspecto significativo. Al hacer una lectura general de los datos y 2.2. Variables estudiadas compararlos con los obtenidos en el Mundial de Como se ha comentado anteriormente se uti- Francia 98 observamos como ha habido un au- lizó para la toma de datos una plantilla de ob- mento significativo en las intervenciones tanto servación en la que apuntamos las diferentes técnicas como el aparato físico, en ataque como variables que a continuación se presentan de en defensa; lo que nos confirma que en un par- forma esquemática (ver cuadro 1), ya que se tido cada vez se realizan con mayor frecuencia encuentran descritas en anteriores publicacio- las intervenciones de un portero. nes. Resultados y comentario Una vez definidas las variables exponemos las medias, desviación típica, mínimo y máximo de las acciones obtenidas por los diferentes por- teros. La lectura de estos datos hay que hacerla de manera global, ya que se analizan las medias de todo el torneo. Sin embargo el rango de cada variable en un partido depende de muchos fac- tores y puede variar en relación a la evolución Intervenciones en ataque del partido, el planteamiento táctico, el ataque La media de acciones realizadas por los por- del equipo contrario y el portero analizado, etc; teros fue de 28,48 ± 6,26 con un valor mínimo todo ello habrá que tenerlo en cuenta. de 15 ± 9 y uno máximo de 39 ± 29. Si lo anali- zamos por acciones específicas (figura 2) ve- mos como es el pase con el pie (12,15 ± 3,92) con una diferencia considerable respecto a las Medias obtenidas por los porteros demás acciones técnicas, el gesto más utiliza- En los distintos cuadros que se exponen po- do. En segundo lugar tenemos el saque de demos ver las medias generales y desviaciones puerta (8,87 ± 4,9) aunque casi siempre es rea- 48
  • cuaderno del entrenador 4599 lizado después de una acción de ataque contra- flejado con una alta posesión del balón de ma- rio sin peligro. El pase con la mano (4,21 ± 3, nera muy especial el portero. 23) es el menos utilizado por los porteros aun- que en el análisis individual observamos como En relación a la longitud de las acciones de hay diferencia entre los porteros, destacando ataque del portero observamos que un 65.04% De Wilde, Baia, Barthez y Kralj con una media de estas son largas, con una media de 18,42 ± elevada (7,3 – 6,5 – 7,2 – 8 respectivamente) y 8,47. Mientras que la media de acciones cortas por el lado contrario a Toldo con una media de es de 9,9 ± 6,72. En este apartado debemos co- 1,3 que casi no utiliza este gesto técnico. En úl- mentar que cada portero muestra una preferen- timo lugar encontramos el saque de libre indi- cia por un tipo de acción y así lo demuestran recto con una media de 3,06 ± 2,38, lo cual es durante todo el campeonato. bastante lógico debido a que no son muchos los fueras de juego o las faltas al portero que se co- Los porteros como Van de Sar y Kralj con meten en un partido. una media de 20 y 16,3 acciones respectiva- mente, se decantan claramente por el inicio de Si comparamos los datos de la Eurocopa con su ataque corto y porteros como Toldo con una los de Francia 98 observamos como es el gesto media de 28,2 ataques, Rustu con 28 y Snikher de pase con el pie el que claramente aumenta con 25 inician la mayoría de sus ataques bus- con respecto, a los demás, ya que los otros re- cando acciones largas. sultados tienen a la igualdad o incluso el núme- ro de saques disminuye en relación al mundial. Estos datos indican que el aumento en el núme- ro de intervenciones en el ataque del portero es Orientación y precisión debido a su mayor participación en la organiza- En relación a la orientación de las acciones ción del juego sin que el balón haya salido del es el centro el lado más utilizado para el inicio terreno de juego, de la misma forma que indican de los ataques (14,15 ± 5,87) con una diferencia que el portero debe dominar como un jugador significativa con respecto a las zonas laterales: más el balón con los pies. derecha (6,79 ± 3,2) e izquierda (7,35 ± 4,25). Si hacemos una lectura individual se sigue man- teniendo la tónica siendo la zona central la más utilizada exceptuando en dos porteros, De Wilde y Baia, que utilizan algo más la zona iz- quierda aunque con muy poca diferencia en re- lación a la zona central. Cuando hablamos de precisión y longitud de las acciones, como es lógico son las acciones cortas donde encontramos una mayor precisión con un 99,1%, en las acciones largas podemos decir que de cada dos inicios de jugada 0,84 balones seguirán en poder de su equipo, el por- Un ejemplo ilustrativo de este dato se dio en centaje de precisión encontrado fue del 42,6%. la semifinal que enfrentó a Italia y Holanda, que En el aspecto individual, Van de Sar y De Wilde acabó con 0-0 al término de los 90 minutos y son los porteros que con más del 80% de acier- prórroga, decidiéndose en la tanda de penaltis. tos obtienen una mayor precisión en sus accio- El portero holandes Var de Sar, en la primera nes. En el lado contrario encontramos a Toldo parte, no recibió ningún tiro a puerta entre los con un 42% de precisión con los peores resulta- tres palos y sólo realizó dos saque de puerta dos, lo cual puede deberse a que la mayoría de siendo todas las demás acciones pases con el los ataques del portero italiano fueron largos pie debido a que en todas las las acciones el con una precisión del 39%, mientras que solo balón procedía de un compañero. Este dato re- realizó una media de 1,8 acciones cortas por fleja el gran dominio que tuvo Holanda en esta encuentro. primera parte sobre Italia, dominio que se vio re- 49
  • 4600 cuaderno del entrenador Si analizamos la precisión de los distintos acción técnica de ataque. Van de Sar fue el por- porteros en las tres zonas que hemos dividido el tero con un menor número de desplazamientos, campo, es la zona central donde se da una me- lo que está directamente relacionado con el me- nor precisión en el ataque del portero con un nor número de acciones de ataque por partido y 53,6%, obteniendo en ambas zonas laterales si- por un porcentaje mínimo de acciones largas. milar precisión con un 71,3% para la izquierda y un 75,1% para la zona derecha. Estos datos se justifican cuando relacionamos la longitud y la orientación de las acciones ya que un gran por- Intervención en defensa centaje de los ataques largos van dirigidos a la zona central, donde normalmente encontramos Acciones técnicas mayor acumulación de jugadores y probabilidad de que el balón acabe en manos del contrario. La media de acciones defensivas realizadas Sin embargo las zonas laterales son utilizadas por encuentro fue de 28,31 ± 6,20 encontrando en la mayoría de los casos para iniciar el ataque también valores muy similares en todos los por- en corto, lo cual conlleva a una mayor precisión. teros. Como observamos las medias de accio- nes en ataque y en defensa son casi iguales, lo En relación a lo comentado vemos como de cual nos indica que en muchas ocasiones tras los diferentes gestos técnicos es el pase con la la realización de una acción defensiva el portero mano donde se da una mayor precisión con un va a disponer de 6 segundos para iniciar un ata- 81,3%, acción que la mayoría de las veces es que, que en muchas ocasiones puede convertir- utilizada para iniciar una jugada en corto. En se- se en un pase de gol. Por tanto el ensayar este gundo lugar encontramos el pase con el pie con tipo de situación de forma real en los entrena- un 65,1% y es el saque de puerta el gesto con mientos puede aportarnos un arma más en el menor precisión y, en mayor medida cuando és- ataque del equipo. te se realiza después de una acción sin peligro. El gesto más utilizado fue el blocaje (16,33 ± En términos generales encontramos una pre- 5,54), seguido del blocaje con el pie (6,61 ± cisión del 64,8% en las acciones de ataque, lo 3,76), el despeje (sumando los tres tipos de que podemos considerar como una precisión al- despeje: pie, puños y otros) con una media de ta. 4,28 ± 1,48, la estirada (2,96 ± 2,25) y la con- ducción (2,88 ± 2,33). El gesto menos utilizado fue la prolongación con una media 0,20 ± 0,5. Acciones físicas (desplazamientos) De forma individual destacamos a De Wilde La media de desplazamientos realizados por con una media de 37,7 Rustu con 37,3 y Krajl los porteros ha sido de 21,38 ± 7,36, en condi- con 36, como los porteros que más acciones ciones normales todos ellos habrían sido reali- defensivas realizaron, en ambos debido a la de- zados previo saque/pase de puerta largo, aun- bilidad de sus defensas, ya que encontramos que debido a la nueva regla de los 6 segundos también en este extremo a Van de Sar con 31,5 y a la eliminación de la regla de los 4 pasos, ca- acciones pero si tenemos en cuenta que se si todas las acciones técnicas en ataque fueran contabiliza como acción defensiva aquella que cortas o largas se realizaron previo desplaza- realiza el portero cuando el ataque contrario es miento. Quizás esta sea la causa del aumento de un compañero de equipo, es fácil entender significativo del número de desplazamientos que en este caso el elevado número se debe al con respecto al Mundial de Francia que fue de paralelo elevado número de pases de compañe- 15,07 ± 2,5. ros que a lo largo de un partido recibe. En el otro extremo encontramos a Khan con 19 accio- En este apartado podemos destacar a Rustu nes y los dos porteros que utilizo la Selección y Toldo con una media de 30 desplazamientos Española, Molina con 21,3 y Cañizares con por partido, prácticamente igualado el número 21,3. de acciones en ataque, lo que confirma el he- cho de la importancia del desplazamiento previa 50
  • cuaderno del entrenador 4601 Acciones Físicas En comparación con el Mundial de Francia Dentro de las acciones físicas hemos englo- (figura 4) podemos observar como en todas las bado los desplazamientos, saltos y caídas. acciones físicas han aumentado los valores, lo Podemos decir que forma parte de las acciones cual no es si no el reflejo del aumento de las ac- con las cuales valoramos la carga física dentro ciones defensivas realizadas por los porteros. de un partido (Domínguez Lago, E., y cols., 1996; Castellano Paulis, 1996). A nivel individual podemos destacar a Rustu y Victor Baia como los porteros que más saltos Al analizar al portero observamos que los realizan durante un partido con una media de desplazamientos más utilizados en su juego son 9±3 y 7±3,8 y en el otro extremo a Van der Sar el frontal, dorsal y lateral. Hay autores que inclu- con 2,5±1 y Cañizares con 3±1,7. so han correlacionado los distintos desplaza- mientos a las distintas acciones técnicas tanto En relación a los desplazamientos destaca el ofensivas como defensivas (García Ocaña, F., portero de la selección belga por ser el que ma- 1997). yor número de desplazamientos realiza, con un total de 29,3 de media distribuidos en 13 latera- Como media en la Eurocopa hemos obtenido les, 14 frontales y 2,3 dorsales, acciones que que cada portero realiza un total de 18,63± vienen a ser consecuencia de ser uno de los 2,76, siendo el desplazamiento dorsal el menos porteros que más ataques ha recibido. Con los utilizado (1,63±1,45), seguido del lateral mínimos valores encontramos a Hedman, el (8±2,90) y el frontal (9±3,94). portero de la selección sueca con una media de 0,5 dorsales; 5 frontales y 8 laterales. Si tenemos en cuenta que la media de accio- nes en defensa realizadas en un partido ha sido Por último el número de caídas también au- de 28,31±6,2 y la media de los desplazamientos mentó en casi más de la mitad en relación al 18,63±2,76, observamos que muchas de las ac- Mundial de Francia, lo cual puede deberse a ciones defensivas de un portero van a ir prece- una mejor definición en los ataques de los equi- didas de un desplazamiento. Lo cual tendremos pos con la consecuente intervención del portero que considerar a la hora de la creación de ejer- mucho más exigente. Este dato puede ir en cicios en las sesiones de entrenamiento de los consonancia con el aumento en el número de gestos técnicos. estiradas, blocajes y demás acciones técnicas defensivas. En relación a los saltos encontramos una me- dia de 4,84±3,16 ligeramente superior a las en- contradas en otros estudios. Decir que es una acción muy ligada al blocaje alto y despeje de Ataque contrario puños. De todos es sabido que en gran medida las acciones defensivas de un portero van a estar La media de caídas por partido fue de supeditadas al ataque del equipo contrario. Por 6,18±3,24, ligeramente superior a la media de ello nos parece interesante analizar este ata- saltos. que, como complemento a su actuación. 51
  • 4602 cuaderno del entrenador Como observamos en la figura 5, el ataque Orientación e intensidad del ataque más efectuado es el estático, aquel en el que la contrario defensa está bien formada y se encuentra en la mayoría de las ocasiones en superioridad, con En la siguiente figura se observa como es la una media de 9,2±4,31. Con cifras muy pareci- zona central la que se convierte en la más utili- das encontramos el pase de compañero con zada para la finalización de los ataques con una una media de 8,1±4,58 lo cual resalta la impor- media de 13,12±3,67, mientras que en las zo- tancia que tiene el portero en la circulación del nas laterales finalizan una media de 7,57±2,98 balón, en la transición ataque-defensa-ataque para la zona izquierda y, 7,7,3±3 para la dere- del equipo. En tercer lugar encontramos el paso cha (siempre tomando como referencia al porte- de contraataque con 3,84±2,8. Este último dato ro). Sin embargo hay que tener en cuenta que es interesante a la hora de aquellos equipos muchos ataques finalizan en la zona central pe- que optan por una defensa adelantada, siendo ro se crean en las bandas. el portero el que en muchas ocasiones debe ha- cer de libre, en aquellos balones largos que buscan la espalda de los centrales. En comparación con los datos de Francia ob- servamos que aunque sigue siendo la zona central la elegida para finalizar muchos ataques, Sin embargo si comparamos los datos de es- es en ambas zonas laterales donde el aumento ta Eurocopa con los del Mundial de Francia po- ha sido más significativo, hasta tal punto que si demos ver como ha habido un aumento muy sumamos ambas zonas superarían los ataques significativo de los que engloba al ataque estáti- finalizados en la zona central. Dato muy a tener co, cornes, libres directos e indirectos y penal- en cuenta para los entrenamientos, ya que en ties; además del ya comentado pase de compa- muchas ocasiones la no correcta colocación del ñero. Por el contrario observamos un descenso portero hace que los centros o tiros realizados en el contraataque y el pase de contraataque. desde las zonas laterales sean mucho más peli- Lo cual nos lleva a confirmar la igualdad técnica grosos para el marco defendido. y física de muchos equipos, a la vez que la gran disciplina táctica que presentan las defensas y La intensidad de los ataques en un 64,69% por el contrario la gran importancia que adquie- es máxima, mientras que en un 35,31% es sub- re la estrategia dentro del fútbol moderno. Sin ir- máxima. En relación al Mundial observamos co- nos más lejos en esta Eurocopa muchos de los mo se ha producido un leve aumento de los ata- partidos de la segunda fase se resolvieron en el ques máximos. De forma individual destacar punto de penalti o de falta directa. que tan sólo Van der Sar consigue obtener un mayor porcentaje de ataques submáximos que De forma individual de los 69 goles que se máximos, seguramente debido a la gran canti- dieron en los partidos analizados observamos dad de pases de sus compañeros que recibe, que el 58% de los goles se dieron mediante un siendo la mayoría de ellos poco comprometidos. ataque estático, el 23,9% mediante el contraata- Todos los demás porteros obtienen un mayor que y el 17% mediante una jugada de estrate- porcentaje de ataques máximos que submáxi- gia. mos destacando a Toldo y Barther como los 52
  • cuaderno del entrenador 4603 porteros que más diferencia presentan entre los una intervención, vemos como es con diferencia ataques máximos y los submáximos, unos 10 el Area Grande (13,69±4,8) la zona más utiliza- ataques más a favor de los máximos. da por éste para actuar. Quedando en un se- gundo lugar el área pequeña (5,1±2,97) y la zo- na de fuera del área grande (1,76±2,02). Sin embargo en esta última zona cada vez es más Finalización del ataque contrario frecuente ver actuar a los porteros, bien en ac- El pie es la parte del cuerpo más utilizada pa- ciones de ataque como de defensa, sobre todo ra la finalización de los ataques con una media en el ataque cuando se bloca un balón y luego de 22,88±7,8; mientras que con la cabeza finali- lo conducen unos metros para realizar un pase zaron una media de 3,54±1,7. con el pie (Tabla 9). Como observamos en la tabla se ha produci- do un aumento con respecto al Mundial en to- das las partes del cuerpo con las que se finaliza Goles encajados el ataque, lo cual es debido al aumento del nú- Observamos en la figura 6 la distribución de mero de ataques. los goles encajados por los porteros, siendo la segunda parte con 38 la mitad en la que se die- ron más goles, por 31 en la primera. Si dividi- mos los noventa minutos en cuartos observa- mos como son los 15 primeros minutos de la segunda parte en la que se consiguen más go- les con una diferencia significativa, en este pe- riodo también se dan los cinco minutos más go- leadores del torneo con 8 goles en el intervalo del minuto 50 al 55. Sólo encontramos un perio- do donde ningún portero encajó algún gol, el que va desde el minuto 80 al 85. Los descuen- tos no fueron en comparación tan goleadores ya que en ellos sólo se consiguieron 5 goles. En cuanto a la zona del área y portería donde finaliza el ataque y el portero realiza una inter- vención observamos en la siguiente figura, que, las zonas donde más intervenciones realizan son las zonas 1 (0,84–1,01), 2 (1,10±1,08) y 3 (0,71±0,94) a ras del suelo y la zona 5 (0,55±0,71), todas ellas entre los tres palos. Aunque las zonas 10 (1,06±1,11), 11 (0,98±1,18) y 12 (1,02±1,16) también son utili- zadas como objetivo del tiro a puerta. Frecuencia de intervención A la hora de cuantificar el esfuerzo de un por- tero es determinante conocer la duración de las fases activas y pasivas (Iglesias, F. 1992). Cuando el balón no termina entre los tres pa- Por fase activas entendemos el tiempo real los o en las inmediaciones y el portero realiza de cada jugada, es decir en el momento en el 53
  • 4604 cuaderno del entrenador que el portero realiza la acción técnico-física. En comparación con el Mundial de Francia Por fases pasivas entendemos los tiempos de como podemos observar en la siguiente figura pausa entre fases activas, en los que el jugador ha habido un notable aumento de las interven- descansa. ciones del portero, superando en todos los inter- valos en número de actuaciones menos en el Así se ha analizado la frecuencia de interven- tiempo de descuento tras los primeros cuarenta ción anotando el minuto y segundo en el que el y cinco minutos. portero realiza una intervención. Agrupando los datos en sectores de 5 minutos para facilitar su Observamos también como en el Mundial de análisis y dar mayor claridad a los resultados. Francia se realizaron más intervenciones en la segunda parte con una media de 24,31 mien- Como ya hemos expuesto la media de accio- nes totales en un partido fue de 57,2±8,9, de las cuales 28,31±6,26 y 28,48±6,20 fueron en de- fensa. Si la media de intervenciones cada 5 mi- nutos fue de 2,9 supone que cada 1 minuto y 39 segundos el portero realiza una intervención, lo cual no es real. Durante el análisis de los parti- dos hemos observado los 2 extremos, tiempos de pausa de más de 20 minutos y otros de es- casos 3 segundos. Las fases activas de un por- tero suelen ser como mucho de 10 segundos cuando se enlaza una acción defensiva con una ofensiva o dos defensivas. Como ejemplo tene- mos el partido Alemania – Portugal donde Kan realizó tan sólo 7 intervenciones en ataque y 9 en defensa en cada periodo. 54
  • cuaderno del entrenador 4605 tras que en la Eurocopa fue la primera parte más si nos centramos en el fútbol de alto nivel, donde los porteros realizaron un mayor número como puede ser una Selección Nacional. La se- de acciones con una media de 29,19. guridad y confianza que tenga el equipo en él será de gran importancia, ya que el juego del Al realizar un análisis individual observamos portero va a influir de manera significativa en el como en ningún partido se dio la situación del juego del equipo. Mundial de Francia donde Tafarel realizó sólo 3 intervenciones en defensa en la 1.ª parte y 7 en la 2.ª, en el partido Brasil – Marruecos. Bibliografía El portero suele realizar una secuencia de ac- 1. Aguado, C. «Ayudas para el entrenador tividades: Intervención – pausa – reposo – inter- de fútbol. Valoración de la actividad del ju- vención, lo cual nos indica que el metabolismo gador durante el partido». El Entrenador relativo está soportado preferentemente por los Español. Cuadernos del Entrenador. procesos anaeróbicos alácticos, cumpliendo el Págs. 1535-1539. proceso aeróbico funciones de restablecimiento. 2. Bosco, C. «Aspectos fisiológicos de la pre- Se puede decir que la resistencia anaeróbica paración física del fútbolista». Paidotribo. aláctica va a ser la cualidad fundamental del Barcelona. 1991. portero durante las acciones de máxima intensi- dad en las que interviene en un partido, pues la 3. Casado, A.; Berasategui, T.J.; Alaña, I; mayoría de las acciones no suelen pasar de los Pereda, J.J. «Hojas de Registro para 10 segundos. Fútbol: Una propuesta de aplicación». El Entrenador Español. Cuaderno del Entrenador. Págs. 3688-3696. Conclusiones 4. Castellano Paulis, J.; Masach Urrestrilla, • Se ha encontrado un aumento significativo J.; Zubillaga Zubiaga, Asier. en la participación del portero tanto en ata- «Cuantificación del esfuerzo físico del ju- que como en defensa, al compararlo con los gador de fútbol en competición». Fútbol datos de Francia 98; hasta tal punto que en Training. algunos equipos se está convirtiendo en uno de los jugadores que más tocan el balón. 5. Conde Moldes, M. «El juego del portero y exposición de métodos para su entrena- • La utilización de las manos está siendo sus- miento específico». Training Fútbol N.º 23. tituida poco a poco por los pies. El dominio 1998. del balón con los pies es imprescindible para un portero en el fútbol actual. Muchos porte- 6. Domínguez Lago, E. y Cols. «La estructu- ros utilizan más los pies que las manos tanto ra energética y condicional del fútbol». El en el juego ofensivo como en el defensivo. Entrenador Español. Cuaderno del Entrenador. Págs. 3650-3671. • El desplazamiento se presenta como la ac- ción física más utilizada previa realización 7. De Mata, F. «Control del Entrenamiento y del gesto técnico. de la Competición en Fútbol». Gymnos. Madrid. 1992. • La intervención del portero en las jugadas de estrategia (corners, libre directo, libre indirec- 8. Dufour, W. «Las técnicas de observación to y penalties) se está convirtiendo decisiva del comportamiento motor. Fútbol la ob- para la suerte de los equipos en las grandes servación tratada por ordenador». R.E.D. competiciones. Vol IV. N.º 4. 1990. La elección del puesto del portero va a ser 9. Dufour, W. «Los métodos de objetivación clave a la hora de confeccionar un equipo y, del comportamiento motor en la recogida 55
  • 4606 cuaderno del entrenador de datos en el fútbol». Apunts. Vol XX. 21. Pirnay, F., y cols: «Necesidades 1983. Fisiológicas de un partido de fútbol». R.E.D. Vol VII. N.º 2. 1993. 10. Edo, M. «La ficha de observación: Un ins- trumento de trabajo». El Entrenador 22. Ramos, J. J., y cols. «Estudio de diversos Español. Cuadernos del Entrenador. aspectos fisiológicos del futbolista». Págs. 1920-1924. Selección 1994; 3: 70-81. 11. García Ocaña, F. «La estadística y el por- 23. Sainz de Baranda Andújar, P.; Serrato, D. tero de fútbol». Apunts: Educació Física i «La utilidad de las Hojas de Observación esports. (29) 62-68. 1992. en el Portero de Fútbol: Parte primera». Cuadernos del Entrenador. Revista de la 12. Hernández Pérez, J. M. «El tempus como Federación Española de Fútbol. N.º 85 parámetro de la lógica interna del fútbol». (34-51), Julio 2000. R.E.D. N.º 2. Tomo VIII. Págs. 32-25. 24. Sainz de Baranda Andújar, P.; Serrato, D. 13. Hucko, J. «Ayudas para el Entrenador de «La utilidad de las Hojas de Observación Fútbol». Valoración de la actividad del ju- en el Portero de Fútbol: segunda parte». gador durante un partido». El Entrenador Cuadernos del Entrenador. Revista de la Español. Cuaderno del Entrenador. Págs. Federación Española de Fútbol. N.º 86 1305-1308. (24-45), Octubre 2000. 14. Ibáñez Romero, A. «Acciones ofensivas y 25. 23. Sainz de Baranda Andújar, P.; Serrato, defensivas de los porteros basadas en el D. «Análisis del portero de fútbol en el Mundial de Francia 98 (segunda parte)». Mundial de Francia 98». Training Fútbol El Entrenador Español. Cuaderno del N.º 57 (pp-2441), Noviembre 2000. Entrenador. N.º 81. Págs. 3886-4000. 1999. 26. Samy Bescós, X. «Fisiología del fútbol: Revisión Bibliográfica». Apunts: 15. Jiménez Mangas, R. «Perfil fisiológico du- Educación Física y Deportes. (42). 1995. rante el entrenamiento y la competición». 27. Shephard R, J. «The Energy of the soc- 16. López Chicharro, J. «Necesidades ener- cers players». Clinic and Sports Medicine. géticas en el fútbol». Selección 3 (4): 191- 1992; 2: 62-70. 106. 1994. 28. Vazquez Folgueira, s. «Técnica - Entrena- 17. Luhtanem Pekka. «Evaluación física de miento del portero de fútbol». Editorial los jugadores de fútbol». Apunts. Vol XXI. Esteban San Martínez. Madrid. 1987. 1984. 29. Volterare, P., y cols. «Fútbol: una aproxi- 18. Miguélez, J. «El guardameta de final de si- mación fisiológica». Apunts medicina de 1 glo». El Pais, 5 de Febrero. 1996. esport. Vol XXII. 1985. 19. Morilla Cabezas, M., y cols: «La utilidad de 30. Weineck Erlangen, J. «El entrenamiento las hojas de registro en el fútbol: Algunas físico del futbolista. Fútbol Total». propuestas de hojas de observación de la Volumen I y II. Ed. Paidotribo. 1997. actuación de los jugadores y equipos du- rante partidos». El Entrenador Español. 31. Yague Cabezón, J. M. «Propuesta de un Cuaderno del Entrenador. 3688-3696. modelo de entrenamiento del portero de fútbol moderno». Fútbol Training. N.º 40. 20. Pino Ortega, J. «Colaboración Portero - Jugadores de campo, en fútbol». Training Fútbol. 56
  • cuaderno del entrenador 4607 57