Virus del papiloma humano
De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a navegación, búsqueda
Virus del papiloma humano
Clas...
causan ningún síntoma en la mayor parte de la gente. Algunos tipos de VPH pueden causar
verrugas o condilomas, mientras ot...
Contenido
[ocultar]
 1 Prevalencia
o 1.1 El VPH genital en EE. UU.
 1.1.1 Información del Centro de Control de Enfermeda...
de la Asociación Estadounidense de Salud Social fueron aún más pesimistas, prediciendo
que cerca del 75% de la población r...
De acuerdo al "National Cervical Cancer Coalition NCCC", el 11 % de las mujeres
estadounidenses no se hacen el Pap; y esas...
Según el genotipo de la proteína L1 podremos clasificar los virus como: L1 tipo 16, L1 tipo
18... o como VPH tipo 16, VPH ...
genomas virales se reparten a partes iguales entre las células hijas. Este tipo de replicación
viral se denomina "replicac...
mutaciones en p53. Los papilomavirus oncogénicos, el virus del simio 40 (SV40) y los
adenovirus han evolucionado generando...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Virus del papiloma humano

2,451 views

Published on

todo sobre el papiloma humano

Published in: Health & Medicine, Technology
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
2,451
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
24
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Virus del papiloma humano

  1. 1. Virus del papiloma humano De Wikipedia, la enciclopedia libre Saltar a navegación, búsqueda Virus del papiloma humano Clasificación y recursos externos CIE-10 B 97.7, b 95 CIE-9 078.1; 079.4 DiseasesDB 6032 Medline Buscar en Medline mediante PubMed (en inglés) MeSH D030361 Aviso médico ? Papillomavirus ME del virus del Papiloma Clasificación de los virus Grupo: I (Virus ADN bicatenario) Familia: Papillomaviridae Los virus del papiloma humano (VPH o HPV del inglés human papilomavirus) son un grupo diverso de virus ADN perteneciente a la familia de los Papillomaviridae. Como todos los virus de esta familia, los VPH sólo establecen infecciones productivas en el epitelio estratificado de la piel y mucosas de humanos, así como de una variedad de animales. Se han identificado alrededor de 200 tipos diferentes de VPH, la mayoría de los cuales no
  2. 2. causan ningún síntoma en la mayor parte de la gente. Algunos tipos de VPH pueden causar verrugas o condilomas, mientras otros pueden generar infecciones subclínicas, que pueden (en una minoría de casos) dar lugar a cáncer cervical, cáncer de vulva, vagina y ano en mujeres, o cáncer de ano y pene en hombres.[1] La mayor parte de la gente infectada por VPH desconoce que lo está.[1] Todos los VPH se transmiten por contacto piel a piel. Entre treinta y cuarenta tipos de VPH se transmiten normalmente por contacto sexual e infectan la región anogenital. Algunos tipos de VPH transmitidos por contacto sexual pueden producir verrugas genitales. La infección persistente con algunos tipos de VPH transmitidos sexualmente denominados de “alto riesgo” (diferentes de los que causan verrugas) puede evolucionar y producir lesiones precancerosas y cáncer invasivo.[2] La infección con VPH es la causa principal de casi todos los casos de cáncer cervical,[3] aunque en la mayor parte de las infecciones con este tipo de virus no se produce ninguna patología. El médico alemán Harald zur Hausen recibió el Premio Nobel de Medicina en el año 2008 por el descubrimiento de VPH como una causa de cáncer cervical. La mayor parte de las infecciones con VPH en mujeres jóvenes son temporales, y tienen poca importancia a largo plazo. El 70% de las infecciones desaparecen en 1 año y el 90% en 2 años.[4] Sin embargo, cuando la infección persiste – entre el 5 y el 10 por ciento de las mujeres infectadas – existe el riesgo de desarrollar lesiones precancerosas en el cuello del útero (el cérvix), que puede progresar a cáncer cervical invasivo. Este proceso normalmente lleva entre 15-20 años, dando muchas oportunidades a la detección y el tratamiento de las lesiones precancerosas, a menudo con altas tasas de curación. En los EE.UU. y otros países con recursos financieros suficientes, se utiliza el test cervical Papanicolaou (Pap) para detectar células anormales que podrían degenerar en cancerosas. Un examen cervical (inspección visual) también puede detectar verrugas y otros crecimientos anormales, que aparecen como manchas blancas en la piel cuando se lavan con ácido acético. Las células anormales y cancerosas pueden elimimarse con un procedimiento simple, normalmente con un asa cauterizante o – más frecuentemente en el mundo desarrollado – por congelación (crioterapia). Recientemente se han desarrollado tests de ADN para detectar VPH, más sensibles que el test Pap y la inspección visual. Se están desarrollando también tests de bajo coste, adecuados para centros con pocos recursos, lo que permitirá realizar tests de forma sistemática en lugares donde ahora no es posible en Africa, Asia y América Latina. Los tests Pap han reducido la incidencia y los fallecimientos por cáncer cervical en el mundo desarrollado, pero aun así hubo 11.000 casos y 3.900 fallecimientos en EE.UU. en el año 2008. El cáncer cervical presenta una elevada mortalidad en áreas pobres en recursos; a nivel mundial, se producen 490.000 casos y 270.000 fallecimientos.[5] [6] Sobre todo debido a que el test Pap es difícil de mantener en centros con pocos recursos, entre el 80-85% de los fallecimientos por cancer cervical tienen lugar en los países en desarrollo. Las vacunas VPH, Cervarix y Gardasil, que previenen la infección con los tipos de VPH que causan el 70% del cáncer cervical (tipos 16 y 18), pueden conducir a reducciones mayores.[5] [7]
  3. 3. Contenido [ocultar]  1 Prevalencia o 1.1 El VPH genital en EE. UU.  1.1.1 Información del Centro de Control de Enfermedades  1.1.2 Información de la Asociación Médica de EE. UU.  2 Infección por VPH o 2.1 Ciclo de vida del VPH o 2.2 Efecto sobre el ciclo de la célula huésped o 2.3 Tratamiento de las infecciones  3 Enfermedades inducidas por el VPH o 3.1 Verrugas cutáneas o 3.2 Verrugas genitales o 3.3 Cáncer o 3.4 Papilomatosis respiratorias  4 Epidemiología o 4.1 VPH cutáneos o 4.2 VPH genitales o 4.3 Salud pública y VPH genitales o 4.4 Transmisión perinatal  5 Detección de cáncer cervical y prevención o 5.1 Campaña de Pap o 5.2 Pruebas de VPH o 5.3 Vacunas o 5.4 Preservativos o 5.5 Alimentación: frutas y vegetales  6 Signos y síntomas  7 Prevención  8 Historia del descubrimiento de la relación entre el virus y el cáncer  9 Referencias  10 Enlaces externos [editar] Prevalencia [editar] El VPH genital en EE. UU. Se estima que VPH es la infección por transmisión sexual más frecuente en EE.UU.[8] Cerca de 6,2 millones de americanos entre 15-44 años se infectaron con VPH genital en el año 2000. De éstos, el 74% tenía entre 15-24 años.[9] La mayor parte de los hombres y mujeres sexualmente activos probablemente adquirirán una infección genital por VPH en algún momento de su vida.[10] En 2006, las proyecciones
  4. 4. de la Asociación Estadounidense de Salud Social fueron aún más pesimistas, prediciendo que cerca del 75% de la población reproductiva se infectará con VPH genital en algún momento de su vida.[11] Las estimaciones de la prevalencia de VPH varían entre el 14% a más del 90%.[12] Una razón para esta discrepancia en las cifras es que algunos estudios consideran únicamente las mujeres que presentan una infección detectable en el momento del análisis, mientras que otros estudios incluyen todas las mujeres que han tenido alguna vez en su vida una infección detectable.[13] [14] Otra causa de discrepancia es la diferencia en las cepas que se analizaron. Un estudio halló que, durante 2003–2004, en un momento cualquiera, un 26,8% de mujeres entre 14 a 59 años estaban infectadas con al menos un tipo de VPH. Esto fue mayor de lo previamente estimado. El 15,2% estaban infectadas con uno o más de los tipos de alto riesgo que pueden producir cáncer. Sin embargo, sólo el 3,4% estaban infectadas con uno o más de los cuatro tipos prevenidos por la vacuna VPH Gardasil, menor de lo previamente estimado.[8] Sin embargo, mientras que hace 50 años el cáncer cervical era la causa principal de los fallecimientos de mujeres en EE.UU., en la actualidad la tasa de fallecimientos se ha reducido en dos tercios hasta representar en este momento la octava causa de fallecimientos. La mayor parte de esta reducción se debe a la detección temprana gracias a la eficacia del test Pap y la inspección visual del cérvix.[15] Algunos estudios muestran que la infección por VPH es más activa en la comunidad gay; mostrando un enlace entre la infección por VPH y los cáncer de pene y anal; el riesgo de cáncer anal es 17 a 31 veces mayor entre gays y hombres bisexuales que entre los heterosexuales.[16] [17] Aunque es posible testear el ADN del VPH en hombres,[18] no hay tests aprobados por la FDA, ya que la prueba es inconcluyente y médicamente innecesaria.[16] [19] [20] No hay un test de infección por VPH en hombres. Sin embargo, aunque no hay una guía formal, algunos expertos creen que los hombres que reciben sexo anal deberían hacerse un papanicolaou anal de rutina, especialmente si ya saben que están infectados con HIV. Consulte con un profesional si debería ser testeado.[21] [editar] Información del Centro de Control de Enfermedades De acuerdo a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC), hacia los 50 años, más del 80 % de las mujeres estadounidenses contraerán al menos uno de los tipos de VPH genital.[22] [23] [24] Se recomienda a todas las mujeres realizarse anualmente un test Pap para detectar anormalidades celulares causadas por VPH.[25]
  5. 5. De acuerdo al "National Cervical Cancer Coalition NCCC", el 11 % de las mujeres estadounidenses no se hacen el Pap; y esas mujeres sin control regular de cáncer cervical incrementan dramáticamente su posibilidad de tener cáncer cervical. La Sociedad Americana del Cáncer estimaba que en 2008, se diagnosticaría cáncer cervical invasivo a alrededor de 11.070 mujeres en los EE.UU., y que cerca de 3.870 mujeres americanas fallecerían por esta causa.[26] [editar] Información de la Asociación Médica de EE. UU. De acuerdo a la Revista de la Asociación Médica Estadounidense (JAMA) (Dunne, Eileen F. et al, 2007) la prevalencia de la infección con VPH entre mujeres estadounidenses es como sigue:[8] Prevalencia de VPH por edad Edad (años) Prevalencia 14 a 19 24,5% 20 a 24 44,8% 25 a 29 27,4% 30 a 39 27,5% 40 a 49 25,2% 50 a 59 19,6% 14 a 59 26,8% Puede observarse que la prevalencia presenta un pico en las jóvenes de 20-24 años (relacionado con el inicio sexual) y disminuye con la edad, cuando aumentan las relaciones monógamas. Esto puede deberse a que la infección es controlada y eliminada por el sistema inmune, o que cae a niveles indetectables a pesar de seguir presente en el cuerpo. Probablemente VPH permanece en las células de un individuo infectado por tiempo indefinido, a menudo en estado latente. [editar] Infección por VPH Los viriones de VPH son partículas pequeñas, sin envoltura, con simetría icosaédrica. Cada virión está formado por 72 capsómeros, y cada uno de ellos contiene 5 moléculas de la proteína mayor de la cápsida, denominada L1. El genoma viral está formado por una molécula de ADN circular de doble hebra, asociada con nucleosomas formados por histonas celulares. Los papilomavirus comparten estas características con los virus de la familia Polyomaviridae, pero presentan diferencias con respecto a éstos.[27] Las diferencias genotípicas entre los tipos de papiloma virus vienen marcadas por los diferentes aminoácidos que constituyen la proteína L1 (proteína estructural del virus que posee además efecto antigénico). Son las características de esta proteína las que hacen que el virus pueda ser tratado como de "bajo o alto riesgo" y por ello su genotipo específico es el que se usa para poder clasificar a estos virus.
  6. 6. Según el genotipo de la proteína L1 podremos clasificar los virus como: L1 tipo 16, L1 tipo 18... o como VPH tipo 16, VPH tipo 18... La mayoría de los genomas de los papilomavirus contienen entre 8 y 10 marcos abiertos de lectura. El genoma del papilomavirus humano tipo 16 contiene 6 genes de expresión temprana (denominados E1, E2, E3, E4, E5 y E6, por early genes) y 2 de expresión tardía (denominados L1 y L2, por late genes). A diferencia con los polyomavirus, todos los ARN mensajeros de los papilomavirus se transcriben a partir de una sola de las hebras del ADN. La secuencia que codifica las diferentes proteínas se solapa en algunos casos, lo que permite utilizar de forma eficiente un genoma muy pequeño.[27] [editar] Ciclo de vida del VPH Organización del genoma del virus del papiloma humano tipo 16, uno de los subtipos causantes del cáncer cervical. (E1-E7 genes tempranos, L1-L2 genes tardíos: cápsida). El ciclo de vida del VPH sigue estrictamente el programa de diferenciación de la célula huésped, el queratinocito. Durante la infección del epitelio de las mucosas, los viriones deben alcanzar en primer lugar las células basales no diferenciadas. Por ello, se piensa que el virión VPH infecta tejidos epiteliales a través de microabrasiones que permiten un acceso más fácil a las zonas basales del epitelio. Una vez en contacto con las células objetivo, el virión se asocia con receptores putativos como son las alfa integrinas, la heparina y las lamininas. Los viriones entran en las células epiteliales basales por endocitosis mediada por vesículas recubiertas de clatrina y/o caveolina, dependiendo del tipo de VPH. Una vez en el interior celular, el genoma viral es transportado al núcleo por mecanismos desconocidos, donde se mantiene como un minicromosoma circular libre. Se transcriben entonces los genes tempranos (E), lo que permite realizar una replicación del ADN inicial que resulta en un número de copias de entre 50-100 genomas virales por célula. A partir de este momento, el genoma viral se replica en promedio una vez por ciclo celular, cuando las células basales se dividen, y los
  7. 7. genomas virales se reparten a partes iguales entre las células hijas. Este tipo de replicación viral se denomina "replicación tipo plásmido".[27] Cuando las células basales entran en el proceso de diferenciación que las convertirá en queratinocitos, a medida que migran hacia las capas superiores del epitelio, tiene lugar una "explosión" en la replicación del ADN viral, conocida como "replicación vegetativa". Además, en las capas superiores del epitelio del huésped se desencadena un complejo mecanismo de transcripción en cascada y se expresan los genes tardíos L1 y L2, que son las proteínas estructurales que encapsidan los genomas virales amplificados. El ensamblaje de los viriones hijos tiene lugar en el núcleo, liberándose cuando se descaman las células muertas del epitelio del huésped, de manera que el ciclo de vida viral continua. Actualmente se desconocen las señales intracelulares que regulan la transición del virus hacia la replicación vegetativa durante la diferenciación de los queratinocitos.[27] [editar] Efecto sobre el ciclo de la célula huésped Los oncogenes virales E6 y E7 modifican el ciclo celular, consiguiendo mantener el queratinocito diferenciado en un estado propicio para la replicación del genoma viral y la expresión tardía de los genes estructurales. Los papilomavirus no poseen enzimas para replicar su ADN, por lo que para replicar sus genomas de ADN de doble hebra utilizan la maquinaria de la célula huésped. Como la replicación vegetativa tiene lugar en los queratinocitos diferenciados, que normalmente no se dividen y no replican su ADN, el virus debe inducir la síntesis de ADN celular: ésta es la función de la proteína viral E7. La proteína diana más importante de E7 es el producto del gen supresor tumoral denominado pRb, y además las proteínas asociadas p107 y p130. La proteína pRb es uno de los principales reguladores del ciclo celular, que funciona uniéndose e inhibiendo la actividad del factor de transcripción E2F. Cuando pRb libera E2F, éste activa la expresión de genes implicados en la progresión en el ciclo celular y en la síntesis de ADN. E7 se une a pRb, inactivándolo, de manera que la célula entra en la fase S del ciclo celular y se activa la maquinaria de replicación del ADN, necesaria para la amplificación del genoma viral.[27] Los productos del gen E7 de los tipos de alto riesgo VPH 16 y 18 se unen a pRb con mayor afinidad que proteínas E7 de virus no-oncogénicos, como VPH 6 y 11, lo cual explica en parte las diferencias en su capacidad oncogénica. Por su parte, el producto del gen E6 de los tipos VPH 16 y 18 se caracteriza por su capacidad de mediar la destrucción de la proteína p53, a través de la vía proteolítica mediada por ubiquitina. La proteína p53 es el producto de otro gen supresor tumoral, que se ha denominado "el guardián del genoma", por su función central en la reparación del ADN dañado y la activación de la apoptosis (muerte celular programada) cuando las lesiones no pueden repararse. La proteína p53 es por ello fundamental para mantener la integridad del genoma y destruir las células dañadas, potencialmente tumorigénicas. De hecho, estudios clínicos muestran que más del 50% de los casos de cáncer en humanos presentan
  8. 8. mutaciones en p53. Los papilomavirus oncogénicos, el virus del simio 40 (SV40) y los adenovirus han evolucionado generando proteínas que reconocen e inhiben la actividad de p53, aunque utilizando diferentes mecanismos. La función principal de E6 es dirigir la degradación de p53, de manera que se inhibe la apoptosis de la célula infectada, manteniéndola con vida hasta que ha generado una cantidad suficiente de progenie viral.[27] La acción conjunta de E7 (inhibiendo pRb) y E6 (degradando p53) produce un efecto sinergístico en la activación del ciclo celular, dando como resultado la proliferación descontrolada de las células infectadas por el virus que, asociado al efecto anti-apoptótico resultante de la inactivación de p53, es una potente combinación oncogénica. Sin embargo, el objetivo final del virus no es inducir una transformación maligna en la célula huésped, sino replicar su genoma para finalizar un ciclo de vida productivo; y para replicarse en células diferenciadas, el virus debe actuar sobre las vías indicadas. Las células que han sido transformadas por papilomavirus en células cancerosas son incapaces de replicar el genoma viral, ya que éstas sólo contienen una parte del genoma del virus que se ha integrado en su genoma, por lo que el virus no puede replicarse de forma independiente ni generar viriones. Por ello, sólo una pequeña proporción de individuos infectados con VPH presentan cáncer, ya que la integración del ADN viral en el genoma celular es un suceso que ocurre con muy baja frecuencia.[27] [editar] Tratamiento de las infecciones El tratamiento de las infecciones con VPH se basa en la actualidad en la utilización de algunas cremas tópicas disponibles, cuya actividad antiviral no es bien conocida o que actúan activando una respuesta inmune local contra el virus. En el caso de las lesiones precancerosas producidas por VPH, el tratamiento más adecuado es la eliminación de las zonas afectadas mediante cirugía. En gran parte, este tratamiento es eficaz porque VPH produce lesiones superficiales bien localizadas, y los VPH no producen infecciones sistémicas.[27] [editar] Enfermedades inducidas por el VPH Se han identificado más de 100 tipos diferentes de VPH, que se nombran con un número. Una infección persistente por el sub-grupo conocido como de «alto riesgo», que incluye cerca de 13 tipos de virus VPH de transmisión sexual entre los que se encuentran los tipos 16, 18, 31, 33, 35, 39, 45, 51, 52, 56, 58, 59, 68 — diferentes de los que causan verrugas—, puede favorecer el desarrollo de:  CIN (neoplasia cervical intraepitelial),  VIN (neoplasia intraepitelial vulvar),  PIN (neoplasia intraepitelial de pene), o  AIN (neoplasia intraepitelial anal).

×