Una nueva                                                                       biografía                                 ...
mucho más eficaz y equitativa que los con-           “¿Cuál es la clave                  dad, y una mente a la vez concept...
Richard Kahn, el inventor del multiplica-                                            no mencionara el libro de Myrdal, Mon...
desarrollo, una idea que expuso en Indian                                                respondencia con Lydia Lopokova a...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Aula 49 uma nova biografia de keynes

750 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
750
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
6
Actions
Shares
0
Downloads
6
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Aula 49 uma nova biografia de keynes

  1. 1. Una nueva biografía de Keynes Trilogía de Robert Skidelsky Anand Chandavarkar Keynes ha sido reconocido ampliamente como el economista más importante del siglo pasado. En esta erudita biografía se observa en qué medida su reputación ha resistido al paso del tiempo. L A PUBLICACIÓN del último volumen de la no- y llegó a ser el arquitecto de la estrategia económica británica table trilogía de Robert Skidelsky —John Maynard durante la guerra y del orden financiero de posguerra. “Su en- Keynes: Fighting for Britain, 1937–1946— es una fermedad no aminoró su energía, aunque quizás haya afectado ocasión propicia para evaluar la vida y el legado su discernimiento”, sostiene Skidelsky.de Keynes, el economista más creativo e influyente del Keynes fue un asesor sin remuneración, y sin cartera, desiglo XX, aunque, como lo sugiere el subtítulo, el libro trata tres exitosos ministros de Hacienda en 1940–46 (Kingsleyrealmente del papel que desempeño Keynes en la lucha de Wood, John Anderson y Hugh Dalton). Fue el creador de losGran Bretaña por su supervivencia durante la guerra. Lionel sucesivos presupuestos de tiempos de guerra inspirados enRobbins, encargado de asuntos económicos en el gabinete de su monografía primordial, How to Pay for the War, que basa-esa época, escribió a la viuda de Keynes, la bailarina Lydia ban el financiamiento de la guerra en la teoría de que la ab-Lopokova: “Maynard dio la vida por su país, como si hubiera sorción, por parte del Estado, del poder adquisitivo a travéscaído en el campo de batalla”. Keynes luchó estoicamente con- de impuestos, préstamos y ahorro obligatorio, en tanto quetra una enfermedad cardíaca incurable, diagnosticada en 1937, el Estado asigna recursos por medio del sistema de precios, es60 Finanzas & Desarrollo / Diciembre de 2001
  2. 2. mucho más eficaz y equitativa que los con- “¿Cuál es la clave dad, y una mente a la vez conceptual e ins-troles de precios y otros controles. Según titucional, estratégica y táctica. SkidelslySkidelsky, esto “lo convirtió en el Churchill de las obras y opina que había mucho de funcionariode las finanzas bélicas y de la planificación público en Keynes. Según el autor, la teoríafinanciera de posguerra”. la influencia de debe servir siempre a la política, incluso si Parece irónico, entonces, que Churchill lo sus repercusiones superan los requisitosmencione sólo una vez en los cinco volú- Keynes? prácticos. El Keynes normativo era el her-menes de su historia de la segunda guerra mano gemelo del Keynes analítico. El pen-mundial, pese a conocerlo muy bien puesto Es la rara sador y el gurú en materia de políticaque Keynes era miembro, desde 1927, delgrupo Other Club, fundado por Churchill combinación de económica eran al mismo tiempo un ar- quitecto institucional magnífico, que seen 1919. La omisión no se debe a una faltade estima por Keynes. De hecho, Churchill genio y talento, trate del Banco Estatal en India, la Unión Internacional de Compensación o el Con-pidió a John Anderson, al nombrarlo Presi- de carisma y sejo de Artes de Gran Bretaña y el Teatrodente del Consejo, que llamara a economis- de Artes de Cambridge. Su perspicaciatas como Keynes, para que le dieran su opi- creatividad, y financiera se reveló durante los períodosnión personalmente. Skidelsky estima que en que dirigió King’s College, en Cambridgela omisión refleja más bien la indiferencia una mente a la y presidió la Sociedad Nacional de Segurosde Churchill con respecto a los aspectos de Vida.económicos y financieros de la guerra, y vez conceptualsus consecuencias. Un genio solitario e institucional, Keynes era un genio solitario, como todosContribución los genios, pero era también el sumo sa-Aunque Skidelsky declara que su obra se re- estratégica y cerdote que reconoce la importancia defiere a las aplicaciones prácticas y no a la los “levitas”, sin los cuales el genio solita-teoría, y mucho más a la relación entre táctica”. rio resulta inoperante. Keynes reconociópolítica y economía que a las biografías an- que tanto el régimen monetario como elteriores de Keynes, destaca la influencia de de inversión son principalmente fruto dellas principales proposiciones teóricas de cerebro, no de Harry White sino deKeynes. Así, la teoría de la preferencia por Edward Bernstein (Director Adjunto dela liquidez —es decir la demanda del público de un saldo de Estudios Monetarios del Tesoro de Estados Unidos y máscaja excesivo— llevó a Keynes a abogar por el dinero barato, tarde Director de Estudios del FMI). Sobre todo a él le co-los controles de capital y la primacía del ajuste del país acree- rresponde el mérito de autor, observó Keynes, que dijo ade-dor en su plan de unión internacional de compensación. Su más: “He repasado las cuestiones económicas y lo mismo haTeoría general de la ocupación, el interés y el dinero, un análisis hecho Bernstein, y estamos convencidos de que las opera-exhaustivo que tiene aplicaciones casi infinitas, sirvió de ciones del FMI son sólidas desde el punto de vista técnico”.marco a sus planes fiscales para contrarrestar la inflación y la Cuando se le preguntó sobre la cláusula de recompra, declaró:depresión. Su escepticismo con respecto a la sensibilidad del “Bernstein la redactó y es correcta”. Estos cumplidos suscita-comercio internacional y los flujos de capital ante las fluctua- ron una moderada reacción de Bernstein que dijo ser solociones de los precios y tipos de cambio explica por qué pre- un levita que sirve a los sacerdotes en su santa labor, quefiere los tipos fijos a los flotantes. Sus logros principales —el las ideas son de White y que todo lo que hizo fue vestirlasprimer presupuesto keynesiano de Kingsley Wood en 1941, con ropaje económico. Keynes replicó: “nosotros, los sacer-el informe sobre pleno empleo de mayo de 1944 y la creación dotes, necesitamos a los levitas, como las flores necesitan adel Fondo Monetario Internacional— fueron, mayormente, las abejas”.obra de otros. Su papel destacado se relaciona más bien con En realidad, muchos de los escollos técnicos de las tortuo-su autoridad y la influencia que pudo transmitir a algunas sas negociaciones que terminaron en el acuerdo de Brettonpolíticas que de lo contrario no se habrían aplicado o por lo Woods se superaron gracias al perfecto entendimiento entremenos no en forma tan asidua. El acuerdo de Bretton Woods el levita de Keynes —Sir Dennis Robertson, el economistade julio de 1944, antecedente de la fundación del FMI y el de Cambridge— y el de White —Edward Bernstein—. Se-Banco Mundial, en opinión de Skidelsky, refleja las ideas de gún Skidelsky, Keynes creía que únicamente Robertson teníaHarry Dexter White, Subsecretario del Tesoro de Estados la sutileza intelectual, la paciencia mental y el carácter tenazUnidos, más que las de Keynes, no porque técnicamente fue- para seguir todos los detalles y luchar por ellos ante Bernstein.ran mejores sino porque los estadounidenses ostentaban el Los lectores pueden preguntarse a qué viene esta alabanzapoder, y el fracaso de Keynes durante las negociaciones credi- de Robertson, considerado como “la mente más sutil de laticias entre Estados Unidos y el Reino Unido no se debió a economía británica de la primera mitad de este siglo” en lala debilidad de sus argumentos sino a la debilidad de sus biografía del economista más importante del siglo XX.armas políticas. Hubo otros levitas en la carrera de Keynes, principalmente ¿Cuál es la clave de los logros y la influencia de Keynes? Es el “circo de Cambridge”, cuyas opiniones fueron de gran im-la rara combinación de genio y talento, de carisma y creativi- portancia para la obra Treatise on Money y General Theory; Finanzas & Desarrollo / Diciembre de 2001 61
  3. 3. Richard Kahn, el inventor del multiplica- no mencionara el libro de Myrdal, Mone-dor; y Erwin Rothbarth quien estableció el tary Equilibrium, en Teoría general, que semarco estadístico crítico de How to Pay for habría beneficiado de la importante laborthe War. “Cabe de Lindahl y Myrdal sobre las expectativas y del clásico de 1921 de Frank KnightSensibilidad preguntarse Riesgo, incertidumbre y beneficio, conside- rando que, en la óptica de Keynes, la in-Genio e infalibilidad no son sinónimos.Keynes también tenía su talón de Aquiles, qué sorpresas certidumbre es la condición de toda vidasu falta de sentido político, según Skidelsky.Noel Annan, el historiador intelectual, ob- nos depararán humana, noción que se remonta a sus pri- meros trabajos sobre la probabilidad. Esteservó que Keynes nunca estudiaba las fuen- sus obras punto flaco llevó a Keynes a conclusiones asombrosas, como su oposición, en 1911,tes del poder, la forma en que la sociedad seve afectada por la estratificación social, ni económicas a la industrialización de India en razón delas fuerzas del control social. Isaiah Berlin, la ventaja comparativa estática del país enfilósofo de Oxford, se mostró poco conven- aún no la agricultura, mientras que la doctrinacido de que Keynes comprendiera la política de la ventaja comparativa dinámica comoestadounidense, pese a sus frecuentes con- publicadas” base del desarrollo y el comercio interna-tactos con Lippman, conocido columnista, cional se había propagado mucho antes,y la “indiferencia provocativa” de Keynes Como el propio gracias a Alexander Hamilton en Estadoslo escandalizaba. Harry Hopkins, asesor es- Unidos, en 1791, y Friedrich List enpecial del Presidente Roosevelt, estimaba Keynes observó, Alemania, en 1841.que Keynes era “uno de esos que se las sabetodas”. Le irritaba incluso la versión esta- “lo inevitable Legadodounidense del inglés jurídico, que llamabacherokee. Sus “malos modales” malograron nunca sucede; ¿Cuál es, en verdad, el legado perdurable de Keynes? Skidelksy intenta responderlas discusiones monetarias, observa JamesMeade, economista de Cambridge y premio siempre viene lo pero no lo hace cabalmente en su epílogo titulado “A Man for All Seasons?”. Sir AlecNobel. Skidelsky opina que Keynes era fali-ble como gobernador pero espléndido co- inesperado”. Cairncross, distinguido economista, decla- ró que Keynes era esencialmente un hom-mo abogado. La aguda sensibilidad política bre “al que se recordará sobre todo por susque caracteriza la obra Las consecuencias ideas” y que “nunca dijo lo mismo duranteeconómicas de la paz, de 1919 y A Revision of mucho tiempo”. Sir Hubert Henderson,the Treaty, de 1921 falta en sus actividades y economista británico y asesor del Tesoro,sus escritos relacionados con la segunda guerra mundial. sin duda el crítico más perceptivo y persistente de Keynes, ob- Tampoco era Keynes el más fácil de los colegas. James servó que su influencia era demasiado variada como paraMeade recuerda, de sus épocas en el sector de economía del quedar plasmada en una única obra, como Teoría general ygabinete, que a menudo debió hacer frente a “la agudeza, la que más bien fue un oportunista y un ecléctico hasta el final,petulancia, la rudeza y la falta de escrupulosidad argumenta- que en cierta ocasión escribió al Primer Ministro Ramsaytiva” de Keynes llegando hasta las lágrimas. Los desaires de Macdonald: “Lo peculiar de mi posición es, tal vez, que estoyKeynes no perdonaban siquiera a los más encumbrados fun- a favor de prácticamente todos los remedios sugeridos desdecionarios. En efecto, llegó a decir que los comentarios de Fer- cualquier ángulo”.guson, Secretario Permanente de Agricultura y Pesca, sobre Skidelsky se concentra demasiado en Teoría general al eva-su plan de existencias reguladoras de 1942 eran “tonterías”. lúar el legado real de Keynes, es decir, la totalidad de susPero Keynes no siempre se salía con la suya. Su propuesta contribuciones científicas. Siendo el primer economista quede remplazar el impuesto a los ingresos por un aporte a un consideró la economía en su conjunto, Keynes puede consi-fondo de seguridad social independiente mereció una res- derarse como el inventor de la macroeconomía moderna.puesta sarcástica de Hopkins, Secretario Permanente del Te- Creó una nueva estructura de pensamiento que concuerdasoro del Reino Unido: “No me parece que podamos tomar con su posición de toda la vida, a saber, que la economía esuna decisión entre hoy (21 de julio de 1942) y el 15 de agosto una técnica de pensamiento, no un conjunto de conclusio-sobre la porpuesta de Lord Keynes de una estructuración nes definitivas, como lo hace notar en la introducción deglobal del sistema de impuestos directos”. Cambridge Economic Handbook Series. Sus ideas constituyen Keynes tenía también otra cara intelectual, que Skidelsky todavía la matriz más productiva de hipótesis comproba-no investiga, principalmente cierto desdén por las estructu- bles, la prueba concluyente del rango científico. Entre otrasras de investigación y los últimos adelantos tecnológicos. de sus contribuciones menos conocidas, figuran conceptosEl economista sueco y premio Nobel Gunnar Myrdal se originales como “la franja de los prestatarios insatisfechos” yquejó de que el trabajo de Keynes, como el de la Escuela de las imperfecciones del mercado financiero, que describió enCambridge, sufre un poco de “la atractiva especie anglosa- Treatise on Money y que constituyen la génesis del análisisjona de originalidad innecesaria”. El propio Richard Kahn, moderno del racionamiento del crédito, y la teoría y la orga-acólito favorito de Keynes, considera lamentable que Keynes nización de los bancos centrales, sobre todo su papel en el62 Finanzas & Desarrollo / Diciembre de 2001
  4. 4. desarrollo, una idea que expuso en Indian respondencia con Lydia Lopokova antes deCurrency and Finance. El economista su matrimonio. Cabe preguntarse qué sor-Teodoro Togati ha dicho que Keynes es “el presas nos depararán sus obras económicasEinstein de la teoría económica”. Keynes aún no publicadas. Como el propio Keynesproporcionó un nuevo paradigma definito- observó, “lo inevitable nunca sucede; siem-rio y, según Skidelsky, “fue el empresario de pre viene lo inesperado”. F&Dsu propia revolución”. Keynes no pretendía ser un economistadel desarrollo pero, en un discurso pronun-ciado alrededor de 1944 ante Sociedad El tercer y último volumen del estudio deMarshall (conocido gracias al economista Lord Robert Skidelsky sobre Keynes, Johnindio I. G. Patel) expuso una profunda refle- Maynard Keynes: Fighting for Britain,xión sobre la economía del desarrollo: “En 1937–1946, fue publicado en el Reino Unidoúltima instancia, la prosperidad económica por Macmillan, Londres (£25.00); la ediciónno depende del genio de unas pocas perso- estadounidense será publicada por Vikingnas sino de la escala en que se pueda produ- Press, Nueva York.cir gente competente en todos los estratos Los dos primeros volúmenes: John Maynardde la sociedad”. En pocas palabras, la com- Keynes: Hopes Betrayed, 1883–1920, y Johnpetencia masiva del capital humano es la Maynard Keynes: The Economist as Saviour, Anand Chandavarkar,clave para el desarrollo. 1920–1937 fueron publicados por Viking funcionario jubilado Por último, en lo que respecta a su in- Press en Estados Unidos (US$24,95 y del FMI, es el autor defluencia, Keynes es sin duda el economista US$37,50, respectivamente) y por Macmillan Keynes and Indiamás citable y más discutido. El frente de en el Reino Unido.batalla sigue situándose entre la economía (Macmillan, 1989) yprekeynesiana y la poskeynesiana, y la inter- fue uno de los oradorespretación de sus ideas sigue siendo una invitados en el décimoimportante subdisciplina. El adjetivo “key- Seminario Keynes, Bibliografía:nesiano” es frecuente en el discurso público. “Keynes and the Role of Black, Stanley W., 1991, A Levite Among theHa sido incluso un personaje —poco agra- the State”, realizado en la Priests: Edward M. Bernstein and the Origins of theciado— de la novela inglesa: Barralty, “un fi- Universidad de Kent, Bretton Woods System (Boulder, Colorado: Westviewnancista mitad aventurero, mitad señor, y Canterbury, Inglaterra Press).totalmente amoral”, en La isla de las ovejas, en 1991. Los trabajos Cairncross, Alec, 1996, “Keynes the Man,”de J. Buchan (1936), una caricatura que re- presentados en este semi- Economist, 20 de abril.flejaba la opinión que tenían los conserva- nario fueron compilados Howson, Susan y Donald Moggridge, a cargo de ladores ingleses de Keynes, un hombre con un y publicados con el mismo edición, 1990a, The Wartime Diaries of Lionelcerebro de primera, pero un carácter de se- título por Macmillan Robbins and James Meade, 1943–45 (Basingstoke:gunda. Evidentemente, la aprobación por en 1993.parte del mercado parece mucho más deci- Macmillan).siva que la opinión incluso más estricta de ———, 1990b, The Collected Papers of Jameslos pares en el terreno académico. El observador que exclamó Meade, vol. IV: The Cabinet Office Diary 1944–46 (Londres: Unwin“ahora todos somos keynesianos” de hecho reconoció que Hyman).nos ha educado a todos, y ahora Skidelsky nos instruye sobre Kahn, Lord (Richard), 1975, On Re-reading Keynes (Londres: pupli-Keynes. cado para la British Academy por Oxford University Press). Esta obra notablemente erudita de Skidelsky utiliza prácti- Skidelsky, Lord Robert, 2000, “Ideas and the World,” Economist, 25 decamente todas y cada una de las fuentes primarias, salvo—y ello sorprende— los trabajos no publicados de E.M. noviembre.Bernstein de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Togati, Teodoro Dario, 2001, “Keynes as the Einstein of EconomicHill, y la monografía de S. W. Black, que detalla el papel cru- Theory,” History of Political Economy, vol. 33.cial que tuvo Bernstein en la formulación del sistema deBretton Woods. El fenómeno de Keynes no se repetirá y, como dice Ski-delsky en la introducción, ha quedado entronizado en unmonumento literario “a un héroe exitoso, no trágico, un Odi-seo más que un Aquiles”, un epitafio adecuado para Keynes.Hasta la fecha, solo unas dos terceras partes de sus escritos sehan publicado en una edición de 30 volúmenes, CollectedWritings of John Maynard Keynes. Los únicos escritos perso-nales de Keynes publicados hasta ahora son Two Memoirs —”Dr. Melchior” y “My Early Beliefs”— y tres años de Finanzas & Desarrollo / Diciembre de 2001 63

×