El afan es pecado

2,077 views

Published on

La Palabra de Dios nos enseña que Jehová Dios es nuestro Pastor y que nada nos faltará; es su palabra, la palabra de Dios que lo dice, y el mismo dice que no es hombre para mentir, ni hijo de hombre para arrepentirse. Entonces, una vida en afán, es una vida que no ha conocido la Paz en Cristo Jesús, que no es la paz que el mundo dice que da. Es tiempo de revisarnos, pues nos acercamos al final de los días, y el que dice ser creyente y aún no ha reposado de la vida agitada, sin gozo en Cristo, que sigue la corriente del mundo, entonces no ha recibido el bautismo del Espiritú Santo, la sangre de Cristo que nos limpia de todo pecado. Es mejor dejar el afán y vivir a los pies de nuestro Señor Jesús.

Published in: Spiritual
1 Comment
1 Like
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total views
2,077
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
32
Comments
1
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

El afan es pecado

  1. 1. 1 El Afán es Pecado facebook.com/missionisraelmehanaim Mission Israel Mehanaim Reflexión: El Afán es Pecado Jesús dijo a sus discípulos: “Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, que habéis de comer o que habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, que habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? (Mateo 6:25) ¿Es realmente pecado, el afán del hombre? En todo caso, ¿De dónde viene el afán del hombre? ¿Tienen algunas enfermedades conexión con el afán, tales como el cáncer, la diabetes, la presión arterial alta, las ulceras gástricas, el insomnio, la falta de paz, etc.? O, ¿Será que no han entrado en el reposo del Señor, pues no han creído a las Palabras de Cristo Jesús? Veamos que dicen las Sagradas Escrituras acerca de este pecado, antes de responder esas dos preguntas: “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.”(Filipenses 4:6-7) O, ¿De seguro viene de la poca fe en Dios, o de querer tener lo que no puedes, solo por pura vanidad?
  2. 2. 2 El Afán es Pecado facebook.com/missionisraelmehanaim Decimos que creemos en Dios, pero no creemos a su palabra, pues muchas veces nos repetimos: “Jehová es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; junto a aguas de reposo me pastoreará.”(Salmo 23:1-2) Jehová es mi pastor, nada me faltará. Entonces, ¿dónde está ese pasto para descansar, y donde las aguas para reposar? ¿Está tu alma en paz, puedes dormir toda la noche sin sobresaltos, y cuando te levantas, tienes gozo? La fórmula para dormir bien es, un alma en paz. Veamos si la Palabra de Dios lo confirma: “Yo me acosté y dormí, y desperté, porque Jehová me sustentaba.”(Salmo 3:5) “En paz me acostaré, y asimismo dormiré; porque solo tú jehová, me haces vivir confiado.”(Salmo 4:8) Si estás afanado es porque no tienes paciencia, ni tienes paz, entonces no eres plantío de Jehová, árbol de justicia, pues el Fruto del Espíritu es: “Amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza.”(Gálatas 5:22-23) Y Jesús dijo que toda planta que no plantó su Padre Celestial, será desarraigada. (Mateo 15:13) No te has puesto a pensar, que mentimos a diario, cuando decimos que creemos en su palabra. Entonces, ¿Por qué esa ansiedad, porque la falta de sueño? Algo no está funcionando bien, y no es Dios.
  3. 3. 3 El Afán es Pecado facebook.com/missionisraelmehanaim Recordemos nuevamente lo que nos dice Filipenses 4: “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.”(Filipenses 4:6-7) ¿O es que no creemos que Dios escucha nuestras oraciones? Nos dice: “Por nada estéis afanosos.” Por nada estéis afanosos ¿Dónde está la confianza en Dios, en su Palabra, en sus promesas, en sus pactos? Que nos dice la Parábola del sembrador sobre la semilla que cayó entre espinos, recordando que la semilla representa la Palabra de Dios. Veamos: “El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa.” (Mateo 13:22) Afán = Una Vida sin Fruto en Cristo Jesús. Cuantas veces te has preocupado, en vano, de múltiples deseos, por cosas pasajeras y al final, lo único que has conseguido es abultar más tus deudas. De seguro, que Dios te había advertido de que no lo hicieras, sino, mira lo que nos dice en Isaías 55: “¿Por qué gastáis el dinero en lo que no es pan, y vuestro trabajo en lo que no sacia? Oídme atentamente, y comed del bien, y se deleitará vuestra alma con grosura.”(Isaías 55:2)
  4. 4. 4 El Afán es Pecado facebook.com/missionisraelmehanaim ¿Acaso tiene tu alma paz? Si no la tiene, debes saber que el afán te ha quitado la paz, Cristo no está en ti, pues el mundo con su afán lo ha suplantado. Sino lo crees, mira lo que Jesús enseñaba a sus discípulos: “Venid a mi todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil y ligera mi carga.”(Mateo 11:28-30) La principal señal de que no le creemos a Dios, es la vida bajo presión o estrés, producto del afán, alejado de la mansedumbre y humildad de Cristo: Eso es Pecado. Como ejemplo, mira este pasaje de Jesús en casa de Marta y María: “Aconteció que yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa. Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra. Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude. Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estas con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.”(Lucas 10:38-42) Marta estaba afanada, no pudo recibir la palabra de Dios, como la semilla que cayó entre espinos, pero María a los pies de Jesús, escogió la mejor parte. Más adelante, cuando muere Lázaro (estudiar el capítulo 11 del Evangelio del apóstol Juan), vemos cómo reaccionan ambas hermanas cuando Jesús va a resucitarle.
  5. 5. 5 El Afán es Pecado facebook.com/missionisraelmehanaim Mientras Marta dice que cree que él lo puede resucitar, pero no creyéndolo en su corazón, María sabía que Jesús era el Hijo de Dios, que para él todo era posible. Por eso, cuando Marta duda, Jesús le llama la atención diciéndole: “¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios?”(Juan 11:40) Marta no había invertido tiempo en buscar el reino de Dios y su Justicia, como ocurre a muchos que se creen cristianos o creyentes, que en verdad no creen la palabra de Dios o la cuestionan, pues viven muy afanados con las cosas del mundo. Sino, léase Marcos 16:15 en adelante, y mire a ver si usted es de lo que justifica porque las palabras de Jesús no se cumplen en su vida espiritual. Esas son las señales de los que creen en él. Jesús dijo: “Los cielos y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán (Mateo 24:35). Dios no falla, nosotros somos los que fallamos. Ningún autor de libros puede justificar por qué no se cumplen en usted las señales, de seguro es que ellos también no creen en las Palabras de Jesús. Arrepiéntete y conviértete a Cristo, entrégale tu corazón a nuestro Señor Jesús, deja el afán, apártate del mundo, del pecado, y entonces las señales también a ti te seguirán. (Marcos 16:16-18) Si no recibes el bautismo del Espíritu Santo, no podrás entrar al cielo, eso lo dice Jesús en Juan 3:5, y la única forma que él dejó establecida es la que aparece en Marcos 16:16-18 y confirmada en el libro de Hechos por medio de Pentecostés y los apóstoles. Recuerda:
  6. 6. 6 El Afán es Pecado facebook.com/missionisraelmehanaim La semilla que cayó entre espinos, no dio frutos por los afanes del mundo. La vanidad, es el motor del afán en el hombre. La codicia, uno de los pecados más comunes en el pueblo de Dios, junto a la vanidad, su hermana, ata al hombre a deseos que luego le cuestan caro, y arrastra otro terrible pecado: La Mentira. La vanidad y la mentira van de la mano, y ambas llevan al infierno: “Hijos de los hombres, ¿hasta cuándo volveréis mi honra en infamia, amaréis la vanidad, y buscaréis la mentira?”(Salmo 4:2) “Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idolatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.” (Apocalipsis 21:8) Es la Palabra de Dios que lo confirma: ¿Amaréis La Vanidad y buscaréis La Mentira? Mira adonde el afán te ha llevado.
  7. 7. 7 El Afán es Pecado facebook.com/missionisraelmehanaim ¿O no estas sumamente endeudado y preocupado por andar gastando dinero en vanidad, para luego hablar mentira a los que te cobran? ¿O no sabes que la salud de tu corazón está en juego, que en una de esas preocupaciones, o mentiras, puedes recibir un infarto al corazón? Eso, debes saberlo: no es de Dios el hablar mentira. Jesús dijo: “Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. Él ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.”(Juan 8:44) ¿Y aun crees que con esa vida de afán que llevas, no estas pecando? Si no hay paz en tu alma, el Espíritu de Dios no está en ti, sino el espíritu del mundo. Mira a ver si cumples con el Décimo Mandamiento: No Codiciarás. Es fácil saber si codiciamos: solamente mira cuantos relojes, celulares, vestidos, zapatos, televisores, computadoras, vehículos, has comprado en los últimos años, y mira a ver si eran
  8. 8. 8 El Afán es Pecado facebook.com/missionisraelmehanaim deseos o necesidades: Justifícate. Porque codiciar, no es más que desear tener lo que el otro tiene. Esto se complica, si entonces te das cuenta que no has estado buscando el Reino de Dios y su Justicia. Esto así, pues la palabra dice que: Es Justo el que hace justicia. Es probable que por el afán de acumular tonterías, no hayas entendido a que Dios llama hacer Justicia, o lo que es lo mismo, cual es la Justicia de Dios, o hacer frutos de justicia. Entonces lee el capítulo 15 del evangelio de Juan y mira que le ocurre a los pámpanos (ramas de la vid) que no dan fruto. Y por la codicia te has olvidado, de los que mueren diariamente de hambre y de sed, de los que nada tienen, de los que ni siquiera conocen de Dios, pues nadie le ha predicado. Mira a tus amigos, que no aman a Dios y aborrecen su palabra: Si te avergüenzas de nuestro Señor Jesucristo ante el mundo, él se avergonzará de ti ante Dios y sus ángeles. Pues la palabra dice: “Y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado.”(Santiago 4:17) Por el afán, te has convertido en un impío, es decir, alguien que no haría lo que Cristo hubiese hecho si estuviera en tu lugar. Y te crees hijo de Dios, o que te vas en el arrebatamiento, o que tu nombre está escrito en el Libro de la Vida, o que pasarás la eternidad con Dios y sus Santos: estas muy confundido y equivocado; primero deja el afán, busca la
  9. 9. 9 El Afán es Pecado facebook.com/missionisraelmehanaim Paz y síguela. No en vano dice el Señor: “Mirad también por vosotros mismos, que vuestros corazones no se carguen de glotonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día.”(Lucas 21:34) No sigas echando raíces en la tierra, pues debajo de ella te vas a quedar, no hay forma que puedas ir al cielo, amando las cosas del mundo, que te llenan de afán. Que dice la Palabra de Dios al respecto en Santiago 4: “¡Oh almas adulteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.”(Santiago 4:4) Y también dice: “No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.” (1 Juan 2:15-17) Y el Espíritu Santo nos redarguye para que nos apartemos de ese estilo de vida mundano, para que podamos salvarnos, porque: “Sabemos que somos de Dios, y el mundo
  10. 10. 10 El Afán es Pecado facebook.com/missionisraelmehanaim entero está bajo el maligno.”(1 Juan 5:19) Apártate de esa vida, no te engañes, el lujo, la vanidad, la avaricia, la codicia, la mentira, vienen de un corazón egoísta, sin misericordia, sin piedad (impío), eso viene de las tinieblas, no viene de Dios. Jesús dijo que al árbol se le conoce por sus frutos. Pero si no entiendes que tú perteneces a ese tipo de “cristiano”, entonces se cumplirá en ti la profecía de Daniel que nos habla de cómo saber que estamos en los últimos días, para que no nos quedemos. “Muchos serán limpios, y emblanquecidos y purificados; los impíos procederán impíamente, y ninguno de los impíos entenderá, pero los entendidos comprenderán.” (Daniel 12:10) Si eres de ese grupo (“cristiano” impío), ni cuenta te has dado que esto se está acabando, y estamos muy próximos a entrar en una terrible tribulación. Ninguno de los impíos entenderá “Con vuestra paciencia ganaréis vuestras almas” (Lucas 21:19)

×