Primera Lectura: del libro del Deuteronomio (4,1.5-9):  Salmo Responsorial: Sal 147,12-13.15-16.19-20  R/.  Glorifica al S...
Primera lectura    Lectura del libro del Deuteronomio (4,1.5-9):    Moisés habló al pueblo, diciendo: «Ahora, Israel, esc...
Salmo         147, 12-13.15-16.19-20           R/.  Glorifica al Señor, Jerusalén   Glorifica al Señor, Jerusalén;     al...
Evangelio de hoyLectura del Santo Evangelio según San Mateo (5, 17-19):              ¡Gloria a Ti, Señor!   En aquel tiem...
Oración   Señor, quiero cumplir y enseñar tu preceptos a los    demás. Abre mi mente y mi corazón para que sepa    guarda...
Meditación   Dios le ha dado sabiduría. La ley es sabiduría. Sabiduría    es el arte de ser hombres, el arte de poder viv...
Reflexión   Si es recomendable hacer revisiones médicas periódicas, no lo es menos    Si es recomendable hacer revisiones...
Propósito   Como la Ley, más que una imposición, es un don, me    prepararé en conocerla en el Catecismo.                ...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

El Evangelio nos muestra entretanto que existe un peligro -como se dice hoy directamente en el inicio del párrafo del Deuteronomio: "No agregar, no quitar nada".

512 views

Published on

El Evangelio nos muestra entretanto que existe un peligro -como se dice hoy directamente en el inicio del párrafo del Deuteronomio: "No agregar, no quitar nada".
Nos enseña que con el pasar del tiempo, al don de Dios se añadieron aplicaciones, obras, costumbres humanas, que creciendo esconden lo que es propio de la sabiduría donada por Dios, al punto de volverse un verdadero vínculo que es necesario romper, o lleva a la presunción: ¡nosotros lo hemos inventado!
Un abrazo y que Dios nos bendiga.

Luis J. Balvín Díaz

Published in: Spiritual
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
512
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

El Evangelio nos muestra entretanto que existe un peligro -como se dice hoy directamente en el inicio del párrafo del Deuteronomio: "No agregar, no quitar nada".

  1. 1. Primera Lectura: del libro del Deuteronomio (4,1.5-9): Salmo Responsorial: Sal 147,12-13.15-16.19-20 R/.  Glorifica al Señor, Jerusalén Evangelio: San Mateo (5, 17-19): Jesús ante la Ley Miércoles de la 3ª semana de Cuaresma No creernos superiores a los demás, pidamos a Dios en esta cuaresma la virtud de la humildad.Autor: Miguel Ángel Andrés | Fuente: Catholic.net
  2. 2. Primera lectura Lectura del libro del Deuteronomio (4,1.5-9): Moisés habló al pueblo, diciendo: «Ahora, Israel, escucha los mandatos y decretos que yo os mando cumplir. Así viviréis y entraréis a tomar posesión de la tierra que el Señor, Dios de vuestros padres, os va a dar. Mirad, yo os enseño los mandatos y decretos que me mandó el Señor, mi Dios, para que los cumpláis en la tierra donde vais a entrar para tomar posesión de ella. Ponedlos por obra, que ellos son vuestra sabiduría y vuestra inteligencia a los ojos de los pueblos que, cuando tengan noticia de todos ellos, dirán: "Cierto que esta gran nación es un pueblo sabio e inteligente." Y, en efecto, ¿hay alguna nación tan grande que tenga los dioses tan cerca como lo está el Señor Dios de nosotros, siempre que lo invocamos? Y, ¿cuál es la gran nación, cuyos mandatos y decretos sean tan justos como toda esta ley que hoy os doy? Pero, cuidado, guárdate muy bien de olvidar los sucesos que vieron tus ojos, que no se aparten de tu memoria mientras vivas; cuéntaselos a tus hijos y nietos.» ¡Es palabra de Dios! ¡Te alabamos Señor !
  3. 3. Salmo 147, 12-13.15-16.19-20 R/.  Glorifica al Señor, Jerusalén Glorifica al Señor, Jerusalén;  alaba a tu Dios, Sión:  que ha reforzado los cerrojos de tus puertas, y ha bendecido a tus hijos dentro de ti. R/. Él envía su mensaje a la tierra, y su palabra corre veloz; manda la nieve como lana, esparce la escarcha como ceniza. R/. Anuncia su palabra a Jacob, sus decretos y mandatos a Israel; con ninguna nación obró así, ni les dio a conocer sus mandatos.R/.
  4. 4. Evangelio de hoyLectura del Santo Evangelio según San Mateo (5, 17-19): ¡Gloria a Ti, Señor! En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No creáis que he venido a abolir la Ley y los profetas: no he venido a abolir, sino a dar plenitud. Os aseguro que antes pasarán el cielo y la tierra que deje de cumplirse hasta la última letra o tilde de la Ley. El que se salte uno solo de los preceptos menos importantes, y se lo enseñe así a los hombres será el menos importante en el reino de los cielos. Pero quien los cumpla y enseñe será grande en el reino de los cielos.»¡Es palabra del Señor! ¡Gloria a Ti, Señor Jesús!
  5. 5. Oración Señor, quiero cumplir y enseñar tu preceptos a los demás. Abre mi mente y mi corazón para que sepa guardar el silencio que me permita escucharte en mi interior para saber cuál es el mejor camino que debo seguir para que mi deseo sea una realidad. Petición Creo en Ti, espero y confío en tu Palabra y bondad y, sobre todo, te amo, ¡ven, Señor Jesús!
  6. 6. Meditación Dios le ha dado sabiduría. La ley es sabiduría. Sabiduría es el arte de ser hombres, el arte de poder vivir bien y poder morir bien. Y se puede vivir y morir bien solamente cuando se ha recibido la verdad y cuando la verdad nos indica el camino. Ser agradecidos por el don que nosotros no hemos inventado, pero que nos fue dado como don y vivir en la sabiduría: aprender, gracias al don de Dios, a ser hombres de manera recta. El Evangelio nos muestra entretanto que existe un peligro -como se dice hoy directamente en el inicio del párrafo del Deuteronomio: "No agregar, no quitar nada". Nos enseña que con el pasar del tiempo, al don de Dios se añadieron aplicaciones, obras, costumbres humanas, que creciendo esconden lo que es propio de la sabiduría donada por Dios, al punto de volverse un verdadero vínculo que es necesario romper, o lleva a la presunción: ¡nosotros lo hemos inventado! (Benedicto XVI, 10 de agosto de 2012).
  7. 7. Reflexión Si es recomendable hacer revisiones médicas periódicas, no lo es menos Si es recomendable hacer revisiones médicas periódicas, no lo es menos hacer también revisiones espirituales más a menudo, puesto que es muy fácil enfermar. Y, ¿De qué enfermedades debemos examinarnos?  La primera que nos propone examinar el gran médico de almas es la de los malos pensamientos y homicidios interiores: ¿sabemos juzgar con bondad y benevolencia las acciones de los demás conservando siempre su imagen positiva? ¿engrandecemos sin motivo los pequeños fallos del prójimo e incluimos maldad donde no existe matando en el interior su buena fama? Reflexionemos, y si encontramos síntomas negativos el remedio inmediato es perdonar lo que realmente vemos de maldad sin engrandecerlo y sobre todo saber encontrar las virtudes y las buenas intenciones de los demás.  La segunda es la del pudor interior: ¿respetamos la intimidad e integridad de las personas con las que tratamos y nos topamos diariamente o por el contrario, creamos una serie de imaginaciones, intenciones y deseos en que las películas indecentes se quedan cortas? Juzgue usted. En este caso el jarabe más eficaz es el de no permitir que nuestra mente, imaginación y corazón sea el escenario de tan nocivas proyecciones, sino respetar la integridad de los demás y la mía. Todo lo que se cultive ahí saldrá de una u otra manera a relucir.  Por esta ocasión es suficiente con el análisis de esas dos infecciones. Lo que nos queda es conservar la salud o recuperarla cuanto antes, apoyándose siempre en Aquel que lo puede todo.
  8. 8. Propósito Como la Ley, más que una imposición, es un don, me prepararé en conocerla en el Catecismo. Diálogo con Cristo Jesús, hoy no está de moda hablar de mandamientos, por lo que parece difícil cumplir la exhortación para esta Cuaresma, de tu Vicario el Papa, que nos recuerda la responsabilidad de la corrección fraterna. Qué fácil me lleva el respeto humano a dejar pasar tantas oportunidades que pones en mi camino… por eso hoy, humildemente, te suplico me des la prudencia y la caridad para saber decir lo que Tú me inspires, para que otros conozcan, comprendan y vivan el más importante mandamiento, el del amor.

×