Tecnologías emergentes en el funcionamiento urbano. Promesas y límites para lasostenibilidad urbanaMANU FERNÁNDEZLicenciad...
REPENSAR LES POLÍTIQUES URBANES. Apunts per a l’agenda urbanaTecnologías emergentes en el funcionamiento urbano. Promesas ...
REPENSAR LES POLÍTIQUES URBANES. Apunts per a l’agenda urbanaTecnologías emergentes en el funcionamiento urbano. Promesas ...
REPENSAR LES POLÍTIQUES URBANES. Apunts per a l’agenda urbanaTecnologías emergentes en el funcionamiento urbano. Promesas ...
REPENSAR LES POLÍTIQUES URBANES. Apunts per a l’agenda urbanaTecnologías emergentes en el funcionamiento urbano. Promesas ...
REPENSAR LES POLÍTIQUES URBANES. Apunts per a l’agenda urbanaTecnologías emergentes en el funcionamiento urbano. Promesas ...
REPENSAR LES POLÍTIQUES URBANES. Apunts per a l’agenda urbanaTecnologías emergentes en el funcionamiento urbano. Promesas ...
REPENSAR LES POLÍTIQUES URBANES. Apunts per a l’agenda urbanaTecnologías emergentes en el funcionamiento urbano. Promesas ...
REPENSAR LES POLÍTIQUES URBANES. Apunts per a l’agenda urbanaTecnologías emergentes en el funcionamiento urbano. Promesas ...
REPENSAR LES POLÍTIQUES URBANES. Apunts per a l’agenda urbanaTecnologías emergentes en el funcionamiento urbano. Promesas ...
REPENSAR LES POLÍTIQUES URBANES. Apunts per a l’agenda urbanaTecnologías emergentes en el funcionamiento urbano. Promesas ...
REPENSAR LES POLÍTIQUES URBANES. Apunts per a l’agenda urbanaTecnologías emergentes en el funcionamiento urbano. Promesas ...
REPENSAR LES POLÍTIQUES URBANES. Apunts per a l’agenda urbanaTecnologías emergentes en el funcionamiento urbano. Promesas ...
REPENSAR LES POLÍTIQUES URBANES. Apunts per a l’agenda urbanaTecnologías emergentes en el funcionamiento urbano. Promesas ...
REPENSAR LES POLÍTIQUES URBANES. Apunts per a l’agenda urbanaTecnologías emergentes en el funcionamiento urbano. Promesas ...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Tecnologías emergentes en el funcionamiento urbano. Promesas y límites para la sostenibilidad urbana

757 views

Published on

El artículo repasa algunos elementos de análisis de la relación entre la gestión y la vida urbana con las tecnologías presentes en la ciudad, en especial en cuanto a la contribución que estas pueden hacer a las políticas y prácticas de sostenibilidad local. Gran parte del discurso sobre las tecnologías aplicadas al funcionamiento urbano está hoy enfocado a una forma particular de entender esta relación ciudad-tecnología, las smart cities, y el artículo se detiene especialmente en este aspecto por su actualidad y por su capacidad para definir una agenda concreta de políticas urbanas para los próximos años.

Published in: Technology
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
757
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
8
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Tecnologías emergentes en el funcionamiento urbano. Promesas y límites para la sostenibilidad urbana

  1. 1. Tecnologías emergentes en el funcionamiento urbano. Promesas y límites para lasostenibilidad urbanaMANU FERNÁNDEZLicenciado en Derecho, especialidad jurídico-económica, por la Universidad de Deusto (2000) yDiploma de Estudios Avanzados en Economía Internacional (2002) por la Universidad del PaísVasco. Es socio de Naider, Nodo de Actuaciones Innovadoras para el Desarrollo Regional,donde trabaja desde 2006 como analista en proyectos relacionados con la gestión urbana y laeconomía local, principalmente desde la perspectiva de la promoción de la sostenibilidad y lainnovación tecnológica aplicada a las ciudades. Es autor del blog Ciudades a Escala Humana(http://www.ateneonaider.com/blog/ciudadesaescalahumana) desde 2008, en el que vuelca susimpresiones y análisis con una mirada amplia sobre el hecho urbano: arquitectura, urbanismo,economía local, transporte y movilidad, tecnologías urbanas, gestión estratégica, etc.ABSTRACTEl artículo repasa algunos elementos de análisis de la relación entre la gestión y la vida urbanacon las tecnologías presentes en la ciudad, en especial en cuanto a la contribución que estaspueden hacer a las políticas y prácticas de sostenibilidad local. Gran parte del discurso sobre lastecnologías aplicadas al funcionamiento urbano está hoy enfocado a una forma particular deentender esta relación ciudad-tecnología, las smart cities, y el artículo se detiene especialmenteen este aspecto por su actualidad y por su capacidad para definir una agenda concreta depolíticas urbanas para los próximos años.
  2. 2. REPENSAR LES POLÍTIQUES URBANES. Apunts per a l’agenda urbanaTecnologías emergentes en el funcionamiento urbano. Promesas y límites para la sostenibilidad urbana (Manu Fernández)1. DÓNDE ESTAMOS, HACIA DÓNDE VAMOS Y HASTA DÓNDE CONFIAR EN LAS TECNOLOGÍASEl impacto del imparable desarrollo tecnológico sobre la ciudad es un aspecto fundamental paraentender las políticas urbanas en los próximos años. No se trata de una cuestión circunscritaúnicamente a las tecnologías de la información1, pero es bueno recordarlo porque las ciudades“respiran” tecnología por cuatro costados; la movilidad, la generación y la distribución deenergía, la provisión de servicios públicos, la gestión de residuos, la vigilancia y la seguridad,…todo esto está absolutamente mediatizado por los avances tecnológicos y, de alguna forma, eldesarrollo urbano en sus diferentes facetas está muy ligado a determinados avances de latécnica. No es posible entender los cambios urbanos a lo largo de la historia sin encontrar entodos ellos el rastro de diferentes avances tecnológicos.Pensemos en la movilidad, por ejemplo: cómo nos movemos en la ciudad ha ido sufriendocambios espectaculares a lo largo de los siglos, y en cada cambio se modifica la experiencia de lavida urbana, la concepción del tiempo y del espacio (en función de la velocidad de los mediosde transporte y de la distribución de estos), el diseño urbano (aparecen las paradas de autobús,las estaciones de metro y pronto las electrolineras y los puntos de recarga para la movilidadeléctrica), la sensación de seguridad en la calle (según el espacio y las prerrogativas que damosa unos medios u otros), el consumo y los patrones de urbanización , etc. Sin embargo, nopodemos negarlo, hoy la ciudadanía, a través de los medios digitales, construye una nuevaforma de relacionarse donde a lo físico se suma lo virtual. Y los poderes públicos locales tratantambién de adecuar sus servicios a esta nueva realidad dotándose de soluciones digitales paradar servicio público. Pero es necesario ampliar la mirada para entender que otros avancestecnológicos e innovaciones sociales van a transformar la vida urbana, si bien en este artículonos centraremos en las soluciones tecnológicas digitales más emergentes y novedosas.Dicho esto, también debemos afirmar en estas líneas introductorias que gran parte de losargumentos para apoyar la extensión de nuevas soluciones tecnológicas en el funcionamientourbano remiten a la sostenibilidad como argumento de aceptación social. La tecnología sepresenta ahora como una solución para afrontar los retos de la sostenibilidad urbana,ofreciendo mejoras de eficiencia en el consumo de recursos o incluso la posibilidad de modificarlos patrones de comportamiento–sin duda, uno de las grandes fuerzas motrices de lainsostenibilidad-, creando así unas expectativas que en este artículo pretendemos revisar.1 Una visión reduccionista del desarrollo tecnológico que a veces parece imponerse: basta contrastar los medios decomunicación tradicionales, que se confunden sistemáticamente al incluir bajo la sección “Tecnología” únicamentelos avances tecnológicos digitales, los nuevos gadgets o las noticias relacionadas con las últimas novedades en losnegocios digitales. Por supuesto, este es un vector tecnológico fundamental y es un motor de cambio central en elfuncionamiento de las ciudades y en la vida urbana. 2
  3. 3. REPENSAR LES POLÍTIQUES URBANES. Apunts per a l’agenda urbanaTecnologías emergentes en el funcionamiento urbano. Promesas y límites para la sostenibilidad urbana (Manu Fernández)2. EL RASTRO DE LA TECNOLOGÍA EN LA CIUDAD ACTUAL Y FUTURALa ciudad contemporánea ha sufrido importantes transformaciones y seguirá sufriéndolas enlas próximas décadas para continuar siendo el escenario del desarrollo colectivo. La emergenciade nuevas aplicaciones tecnológicas está modificando (y lo hará de forma que apenas hoypodemos intuir) muchos de los servicios urbanos clásicos y la forma en la que las institucionespúblicas locales proveen esos servicios. Cualquier elemento consustancial a la gestión y a lavida urbanas está mediatizado hoy por el surgimiento de soluciones y aplicaciones tecnológicasde diferente signo que cambian completamente no sólo los servicios en sí, sino también lapropia morfología urbana, la experiencia de la vida en la ciudad e incluso las oportunidadespara nuevas formas de desarrollo local.Sin sueños apocalípticos ni promesas futuristas, en los próximos años las ciudades deberánofrecer a la ciudadanía nuevos servicios avanzados en los sistemas organizados de transporte,energía, abastecimiento de agua, edificación, espacio construido, servicios de la salud, limpiezae higiene, etc.. Diferentes perspectivas tecnológicas van aproximándose en los últimos años almundo de la gestión urbana para ofrecer alternativas y aplicaciones que faciliten el acceso de laciudadanía a los servicios y posibilidades que una ciudad ofrece. Si es de esperar que segeneralicen algunos de estos cambios, hacen falta ciudades que tengan la capacidad de liderarhoy estos cambios porque son las autoridades públicas las que demandan, en último término,estos nuevos servicios urbanos y estas nuevas aplicaciones tecnológicas. Post-oil cities, transitiontowns, smart cities, ciudades ubicuas, ciudades híbridas, car-free cities, slow cities, zero-emissionscities, electric car cities, ....son conceptos a los que algunas de estas ciudades se suman para poderlanzar una señal de que hacen falta nuevas formas de proveer soluciones a las necesidadessociales en todo el mundo, en contextos urbanos muy diferentes y que requieren de modelostecnológicos diferentes para el despliegue de estos servicios desde una perspectiva desostenibilidad urbana. Son, por ahora, "marcas" que señalan un rumbo de transformación, peronecesitan ciudades para la experimentación, ciudades comprometidas con este cambio y quesean las primeras en aproximarse a un nuevo ciclo de gestión urbana.Veamos algunos ejemplos en el caso de los servicios de dotación de infraestructuras: ¿Nos moveremos en vehículos eléctricos? ¿Triunfarán las tecnologías basadas en el hidrógeno? ¿Se acabaron los autobuses como sistemas de transporte colectivo? ¿Se harán realidad de forma masiva las promesas de personalización de los servicios públicos que prestan las ciudades para la atención a las personas? ¿Cómo imaginar nuevos conceptos de movilidad sin atarse a las cuatro ruedas ni a las dos ruedas? ¿Cómo crear condiciones físicas que permitan espacios públicos más democráticos? ¿Tienen sentido los sistemas de acceso a medios de transporte (alquiler, usos compartidos, pago por servicio) en lugar de los sistemas basados en la propiedad? Todo esto, ¿de qué forma cambiará la forma en la que entendemos las redes viarias, las peatonales, las ciclistas, las aéreas, las subterráneas,...en las ciudades? ¿Se integrarán los modelos de gestión de la demanda de agua de forma definitiva en la arquitectura y el urbanismo? 3
  4. 4. REPENSAR LES POLÍTIQUES URBANES. Apunts per a l’agenda urbanaTecnologías emergentes en el funcionamiento urbano. Promesas y límites para la sostenibilidad urbana (Manu Fernández) ¿Veremos la extensión de sistemas distribuidos en producción y distribución eléctrica en las ciudades? ¿O seguiremos funcionando bajo modelos centralizados? ¿Podemos encontrar formas más inteligentes de gestión de los residuos? ¿Se extenderán los edificios con materiales adaptativos según las circunstancias climatológicas? ¿Será realidad la vivienda domótica con inteligencia ambiental? ¿Nos acostumbraremos a ver electrolineras en nuestras calles para recargar los vehículos eléctricos? ¿Hasta dónde dará de sí la "promesa" de la ciudad híbrida? ¿Nos consumirá la realidad aumentada? ¿Acabará siendo más spam urbano? ¿Ha vuelto la bicicleta para quedarse? ¿Se impondrán y generalizarán los sistemas de préstamo público de bicicletas? ¿Y qué modelo de negocio y de gestión darles? ¿Nos llevan estos avances hacia sistemas más basados en el uso compartido que en la propiedad de los medios de movilidad?Son preguntas que hoy están respondiéndose, algunas con varias posibles respuestas y sin quetengamos certeza sobre qué modelos se impondrán. Y esos modelos serán los que determinarán,en muchos aspectos, la agenda urbana de la sostenibilidad en los próximos años. 4
  5. 5. REPENSAR LES POLÍTIQUES URBANES. Apunts per a l’agenda urbanaTecnologías emergentes en el funcionamiento urbano. Promesas y límites para la sostenibilidad urbana (Manu Fernández)3. EL CASO PARTICULAR DE LA SMART CITYEmergencia, contexto y conceptualizaciónLa actualidad nos obliga a analizar con más detenimiento el concepto de smart city comopropuesta que mayor interés está generando en los últimos tiempos como modelo de relaciónde la ciudad con la tecnología. Se trata de un término ampliamente difundido en muy pocotiempo y, adem{s, para casi sustituir la promesa de la “ciudad sostenible” por la de la “ciudadinteligente”.Si utilizamos como barómetro la presencia del tema en publicaciones no especializadas, alponer todas las referencias juntas entendemos bien que estamos ante una nueva ola. De unaselección desordenada podemos destacar casos como TIME2, que dedica un especial al tema,Guardian publica una sección (de nuevo con IBM de por medio) titulada Smater Cities3, TheTimes4 también dedicó un suplemento al tema hace unos meses, Financial Times tiene uncompletísimo especial dedicado a The future of cities5 que, si bien, es de todos los ejemplos, elde mirada más amplia, dedica atención especial al papel de la tecnología en la transformaciónde las ciudades, GOOD destaca entre las publicaciones digitales con Cities rethought6, e inclusoEl País7 publicó un reportaje sobre el tema. Testar la presencia de estos temas emergentes en losmedios generalistas tradicionales es un buen termómetro para saber si se están asentado ypasando a ser mainstream. Como se puede comprobar en estas lecturas y como reconoceríaperfectamente quien sea habitual de estos temas, existe una fuerte confusión a la hora deutilizar diferentes términos, aplicar diferentes conceptos y orientarlo a determinadasaproximaciones.En cualquier caso, las smart cities son un nuevo eslabón léxico en el discurso urbano quesustituye a otros que hemos utilizado en los últimos tiempos como ciudades sostenibles o smartgrowth, dos términos que no son sinónimos exactamente pero comparten -frente a smart cities- laexclusión de lo tecnológico como elemento central de las propuestas de mejora urbana. ¿Seacabó el sueño de la sostenibilidad local y empieza la utopía de la ciudad tecno-inteligente? Delo anterior podemos constatar, en segundo lugar, puestos a pensar sólo en terminología, quetenemos dos términos que aluden a conceptos diferentes o que, entiendo, tenemos que evitarque sean sinónimos. Intelligent cities y smart cities. El segundo de ellos está bastante másextendido y es el que representa la novedad conceptual, porque es el que evoca la cargatecnológica vinculada a las smart grids, las tecnologías de la información o las infraestructurasinteligentes.2 http://www.time.com/time/specials/packages/0,28757,2026474,00.html?iid=redirect-intelligentcities3 http://www.guardian.co.uk/smarter-cities4 http://np.netpublicator.com/netpublication/n045787445 http://www.ft.com/cities6 http://www.good.is/series/cities-rethought7 http://www.elpais.com/articulo/empresas/sectores/ciudad/inteligente/elpepueconeg/20101212elpnegemp_1/Tes 5
  6. 6. REPENSAR LES POLÍTIQUES URBANES. Apunts per a l’agenda urbanaTecnologías emergentes en el funcionamiento urbano. Promesas y límites para la sostenibilidad urbana (Manu Fernández)La disputa terminológica no llega a más, es lo de menos. Más importante es que esté presente lainteligencia, con o sin tecnología. ¿Es Masdar, el gran proyecto de construcción de una nuevaciudad en el desierto arábigo con los más altos estándares de sostenibilidad y de cero emisionesy cero residuos- una ciudad inteligente? Por muy inteligente que sea toda la técnica puesta alservicio del modelo más completo de construcción ex-novo de una ciudad es evidente que no esmuy inteligente construir en el desierto de esa manera. ¿Es más inteligente una ciudad pordisponer de, digamos, un sistema de metro hiper-tecnológico pero que no equilibrasuficientemente los diferentes modos de movilidad urbana? ¿Es una ciudad más inteligente pordesarrollar un nuevo barrio con todas las prestaciones de una smart city mientras dispone desolares, edificios y locales son uso, dejando así capacidades de la ciudad infrautilizadas? Quizáestemos dando a la inteligencia urbana un sentido excesivamente pasivo y reducido asoluciones tecnológicas.Aceptemos, en cualquier caso, el término, mientras no corramos el riesgo de tener la miradademasiado focalizada, de perder el horizonte y el objetivo. Lo que necesitamos son ciudadespensadas inteligentemente, no ciudades con artefactos inteligentes. Ciudades que nos haganmás inteligentes, en todo caso.Su aportación a la nueva agenda urbana: promesas de sostenibilidad y de gestióninteligente¿Qué mejoras ofrecen los proyectos de smart city? Aunque podemos encontrar diferentesclasificaciones en función de su orientación particular, las aproximaciones apelan a dos grandesargumentos como vectores tecnológicos para la mejora de los servicios urbanos:  Propuestas desde el mundo de la gestión energética, que proponen nuevas soluciones tecnológicas para una gestión eficiente del sistema energético urbano.  Propuestas desde el mundo de las tecnologías digitales, que promueven aplicaciones, dispositivos y lógicas propias de la red para plantear nuevas formas de gestionar la información en la ciudad y, en especial, todo lo que tiene que ver con los flujos de información que, evidentemente, se concentran en el estilo propio de la vida urbana.¿De dónde viene la preocupación por las smart cities? O, mejor, ¿de dónde viene esta inflaciónde su presencia? No podría asegurarlo, pero sospecho que la emergencia del término ha corridoparalela al de smart grids, las redes inteligentes para la gestión de la generación y distribuciónenergética, que se beneficiarán de la aplicación de soluciones digitales para un uso más eficientede la red y un control más integrado y en tiempo real de las demandas y los flujos energéticos alo largo de una red distribuida de puntos de consumo y generación8. De nuevo, es fantásticopoder avanzar hacia un modelo energético más distribuido, que ofrezca posibilidades reales demultiplicar los nodos de producción energética para acabar con un sistema altamente8 Boulder, (Colorado, Estados Unidos), fue una de las primeras ciudades en abrir esta vía con un proyecto deimplantación de una red inteligente y muchas otras como Malta o Estocolmo -en el desarrollo Stockholm RoyalSeaport- están actualmente desarrollando ambiciosos desarrollos de greenfields al mismo tiempo que, en nuestroentorno, otras Málaga o Bilbao se han situado en la línea de salida de la carrera por la extensión de estas redesinteligetes de energía en la trama urbana. 6
  7. 7. REPENSAR LES POLÍTIQUES URBANES. Apunts per a l’agenda urbanaTecnologías emergentes en el funcionamiento urbano. Promesas y límites para la sostenibilidad urbana (Manu Fernández)centralizado que impide el desarrollo de otras fuentes energéticas renovables. Genial también sipermiten que su gestión pueda ser mucho más eficiente acompasando la producción a lasdiferentes necesidades de los usuarios. Y todavía mejor si esto permite el desarrollo dentro de laindustria energética de nuevas posibilidades de desarrollo tecnológico e industrial máslocalizado.Pero está por ver qué inteligencia le ponemos los usuarios a la red. Porque esa red va a servirelectricidad para mantener nuestro estilo de vida y el de una buena parte del mundo que, ahorasí, se ha subido al tren del consumo de las clases medias (China, India, etc.). Y el uso individualy colectivo que hacemos de la energía requiere de mucha inteligencia. Que esa red sea capaz deofrecer una lectura en tiempo real en el contador de última generación no va a llevarnecesariamente a, digamos, reducir el consumo energético de un consumidor particular. Ytampoco hará nada si el regulador no permite utilizar en toda su capacidad las posibilidades deesa red liberalizando el mercado energético en su totalidad y permitiendo el juego en igualdadde condiciones de los grandes y los pequeños productores de energía. O si, de nuevo, elregulador no actúa con inteligencia en la política de precios y en la fiscalidad sobre el consumoenergético. Por tanto, siguiendo este ejemplo, la nueva agenda urbana no se la va a jugar, nimucho menos, en clave tecnológica, sino en un mix de políticas públicas, incentivoseconómicos, gobernanza multinivel, liderazgo y, también, tecnologías para los serviciosurbanos. Y no olvidemos que, hablando de políticas de sostenibilidad, el comportamiento delconsumidor individual mantendrá siempre muy rígida la capacidad de cambio.El segundo componente proviene del sector digital en un sentido amplio. Aquí, frente alcomponente energético, dominado por una tecnología englobadora (las redes inteligentes), loque tenemos es una amalgama de diseños, propuestas teóricas, proyectos experimentales y, engeneral, muchas propuestas difíciles de catalogar porque van evolucionando con la velocidadpropia de estos temas y la fascinación que genera su atractivo visual y su potencial. Dejandoaparte que las smart grids, en realidad, descansan en buena medida en las posibilidades queofrece hoy la tecnología digital, en este apartado nos encontramos aplicaciones de sensóricadirigidas a la mejora del flujo del tráfico y la gestión del aparcamiento en superficie en la ciudada través de sensores y dispositivos de control del tráfico en tiempo real; la gestión eficiente delos sistemas de transporte público; plataformas de interacción de los datos generados por losindividuos a través de dispositivos móviles; sistemas de control remoto del estado de capacidadde los contenedores de residuos sólidos urbanos; sistemas de control eficiente de las actividadeslogísticas en la ciudad; mecanismos de tele-asistencia ciudadana; sistemas de información alpúblico de información práctica por parte de las autoridades; intervenciones de realidadaumentada para amplificar determinadas experiencias de la vida urbana; posibilidades dedesarrollo de redes distribuidas de toma de datos para el control de la calidad del aire; y otraspropuestas por el estilo. Todas ellas, también, acaban apuntando a la smart city.El discurso smart city vinculado a las tecnologías digitales se basa en conceptos como street asplatform9, city as civic lab10, internet of things11 o connected city12, entre otros,. Aquí9 http://www.cityofsound.com/blog/2008/02/the-street-as-p.html10 http://prezi.com/4ylwohu2cztp/a-planet-of-civic-laboratories/11 http://en.wikipedia.org/wiki/Internet_of_Things 7
  8. 8. REPENSAR LES POLÍTIQUES URBANES. Apunts per a l’agenda urbanaTecnologías emergentes en el funcionamiento urbano. Promesas y límites para la sostenibilidad urbana (Manu Fernández)encontraremos una mezcla de propuestas que inciden en el modelo bottom-up, es decir, que lasposibilidades que ofrecen actualmente las tecnologías digitales pueden favorecer la extensiónde nuevas formas de acción urbana (una suerte de urbanismo 2.0 o urbanismo emergente13),frente a otras propuestas directamente a impulsar por gestores públicos o privados de serviciosurbanos, pasando por modelos que exploran las posibilidades del espacio híbrido14 fruto de laintegración de los espacios físicos y los espacios digitales. Sin embargo, conviene reconducir eloptimismo de pensar que la disponibilidad de más datos e información en tiempo real sobre elcomportamiento de los ciudadanos y la evolución de los flujos del funcionamiento de la ciudadvaya a mejorar sustancialmente la provisión de servicios públicos de calidad. Discutible, peronecesaria la dosis de realismo. Proyectos constructivos basados en la introducción intensiva desoluciones digitales que pretenden automatizar la vida en la ciudad como PlanIT Valley (unaciudad construida también ex-novo en Portugal con el apoyo tecnológico de Microsoft), Songdo(el proyecto más avanzado de ubicuidad urbana y de interconexión de los flujos de datos de losservicios urbanos)o Masdar atraen hoy la atención como los sustitutivos del reclamo eco-ciudades, cambiando la atención hacia el "todo conectado" como nueva solución y utopía parauna perfecta vida urbana.Su aportación al desarrollo tecnológico y a la generación de oportunidades económicaslocalesSi en el anterior capítulo relacionábamos las smart grids como el componente tecnológico quemás ha hecho por extender el uso del término smart city, no hay ninguna duda de que ha sido suincorporación al argumentario de grandes empresas tecnológicas el detonante principal de laactual explosión que estamos viendo. Entre otras, CISCO, IBM, Siemens, Abertis o Philips hancreado estrategias de visibilización de sus productos y soluciones tecnológicas aplicables a losservicios urbanos, sin mencionar a otras empresas más pequeñas. Pero, en buena medida, esasson las principales protagonistas de una estrategia de marketing novedosa en muchos aspectos,sobre todo por la capacidad que han tenido de penetrar en medios generalistas conherramientas comunicativas muy significativas (secciones especiales en las ediciones en papel ydigitales de los principales periódicos del mundo, páginas web propias que actúan comoaglutinadoras de casos y referencias, eventos patrocinados, sistemas de concursos dirigidos aayuntamientos de todo el mundo que reciben como premio inversiones "gratuitas" entecnologías, etc.).No es sólo una cuestión de marketing. Estas empresas, grandes corporaciones disponen defuertes capacidades tecnológicas para renovar y transformar la gestión del tráfico, latecnologización de las infraestructuras urbanas y de realizar inversiones masivas. Siempre vienebien, pero plantea varias dudas. Agenda-setting lo podríamos llamar en términos de análisispolítico: la capacidad de situar un tema en el centro del debate, un tema inesperado para12 http://connectedsustainablecities.org/13 http://nomada.blogs.com/jfreire/2010/03/urbanismo-emergente-ciudad-tecnologa-e-innovacin-social.html14 http://ecosistemaurbano.org/granviaprocomun/ 8
  9. 9. REPENSAR LES POLÍTIQUES URBANES. Apunts per a l’agenda urbanaTecnologías emergentes en el funcionamiento urbano. Promesas y límites para la sostenibilidad urbana (Manu Fernández)distraer la atención o para crear un relato nuevo que sitúe nuevas prioridades y discursosalternativos.La cuestión es qué necesidades cubren, sobre todo pensando en los ayuntamientos,destinatarios últimos de este tipo de soluciones y que son siempre el eslabón más débil de lafinanciación pública. ¿Dónde poner el límite? ¿Son estas soluciones -en este caso, las solucionesque ofrecen estas empresas, siempre high-tech- las más adecuadas? Ya que vamos a hablar deinteligencia urbana, ¿no existirán soluciones inteligentes que no pasen por la sofisticacióntecnológica de los servicios sino por una gestión más racional (soluciones low-tech o no-tech)?¿No nos distraerán de lo importante?El segundo de los detonantes es la vinculación del concepto de smart city a nuevos desarrollosurbanos. Como mencionábamos anteriormente, PlanIT Valley, Songdo o Masdar son ciudadesque se han presentado al mundo como smart cities, pero no son las únicas. Yokohama es ellaboratorio donde Japón experimentará sus propias soluciones, Taipei ha anunciado el inicio deun nuevo desarrollo urbanístico altamente tecnologizado (FarGlory) y Shenyang (China), Sisaken Serbia o Lavasa en India toman también el mismo camino. Pero tenemos muchas otras,catalogadas en listados más o menos acertados de modelos de ciudades enteras, barriosdeterminados o acciones específicas que están aplicando los avances tecnológicos en el mediourbano. En realidad, todas ellas, caen en la falta de perspectiva que hemos mencionado enpárrafos anteriores. Apelan a la ciudad inteligente cuando, en realidad, son aproximacionessectoriales de contenido energético o de experimentación de la ubicuidad digital. ¿Son estas lasciudades más inteligentes del mundo? Aquí creo que nos va a pasar lo mismo que con lapromesa de las eco-ciudades15, que con la excusa de que necesitamos laboratorios dondeexperimentar nuevas soluciones constructivas y urbanísticas basadas en modelos desostenibilidad (en nuestro caso, basadas en la tecnologización masiva de la ciudad) podemoscaer en la trampa de apoyar desarrollos innecesarios o que no necesariamente nos conducen auna mejor gestión urbana ni a menores niveles de insostenibilidad urbana.En definitiva, el argumento de que se necesitan laboratorios y ciudades que sean las primerasen experimentar buscando con ello también mejorar los servicios urbanos que ofrecen a suciudadanía, es válido pero no es absoluto. En principio, será más realista si esa no es laestrategia única para una gestión urbana inteligente y si la inteligencia de la ciudad no secircunscribe únicamente a lo tecnológico ni mucho menos a las soluciones de high-tech. En estesentido, Kaid Benfield, uno de los críticos urbanos más influyentes en materia de sostenibilidadestá muy acertado en el artículo Is there a downside to "intelligent cities" or "smart cities"?16:But futuristic technology wont fix many of our basic urban problems, any more than "gizmo green"add-ons to buildings will overcome the unsustainability inherent in lousy building locations or lousyarchitecture. Sprawl will still be sprawl; disinvestment will still be disinvestment; traffic will still betraffic; sprawl-aided obesity will still be obesity.15 http://www.ateneonaider.com/blog/manu-fernandez/por-qu%C3%A9-las-ecociudades-no-ser%C3%A1n-la-soluci%C3%B3n16 http://www.theatlantic.com/life/archive/2011/03/is-there-a-downside-to-intelligent-cities-or-smart-cities/72068/ 9
  10. 10. REPENSAR LES POLÍTIQUES URBANES. Apunts per a l’agenda urbanaTecnologías emergentes en el funcionamiento urbano. Promesas y límites para la sostenibilidad urbana (Manu Fernández)En cualquier caso, es importante destacar la necesidad de ligar el desarrollo urbano con laposibilidad de dinamizar el tejido económico local para plantear soluciones a las necesidadespropias de los territorios y encontrar con ello posibilidades de disponer de soluciones,productos y servicios que sean competitivos en un mercado creciente de servicios urbanos.Málaga, Valladolid y Palencia, Sant Cugat, Lleida, Barcelona o Santander son ciudades queestán intentando crear este tipo de dinámicas, cada una con proyectos de perfiles heterogéneosy que inciden en aspectos diferentes pero todas comparten la intención de encontrar unelemento dinamizador de las capacidades tecnológicas locales, apoyadas en empresas asentadasen el territorio y en otras empresas ajenas al mismo pero que esperan encontrar en estasciudades las posibilidades de experimentación de sus diferentes tecnologías y soluciones aaplicar en la gestión energética o de la movilidad.Siguen así el camino iniciado por ciudades que son pioneras en este tema, que han creado oatraído centros de desarrollo tecnológico que aspiran a reunir las capacidades existentes ytransformarlas en desarrollo de productos. Singapur (a través de una iniciativa conjunta de laciudad con IBM denominada Smarter Cities Research Collaboratory17), Helsinki (con ForumVirium18, plataforma de innovación de la ciudad), Dublin (con el Smarter Cities TechnologyCentre19 que IBM ha abierto en colaboración con la ciudad), Estocolmo (apoyándose en KistaScience City20, uno de los parques tecnológicos más exitosos del mundo), Nueva York (UrbanInnovation Technology Center 21) o Amsterdam (a través de la iniciativa Amsterdam InnovationMotor22) llevan un tiempo de adelanto en la utilización de aproximaciones de laboratorio yexperimentación en beta de diferentes aplicaciones digitales a la gestión urbana como fórmulade mejora del funcionamiento de la ciudad y de impulso de los agentes de sus respectivosecosistemas de innovación urbana.Estos ejemplos ilustran las posibilidades de desarrollo tecnológico industrial que representa elmercado de servicios urbanos que, como hemos señalado al inicio, el proceso de urbanizaciónmundial convierte ese mercado en global. Los entornos industriales de las ciudades y sussistemas científico-tecnológicos y empresariales pueden descubrir capacidades que ofrecer eneste macro cluster de servicios urbanos, y las políticas económicas urbanas han de encontrar laforma de facilitar a los actores económicos locales instrumentos y facilidades orientadas a estesector.17 http://www.sustainablecitynetwork.com/topic_channels/policy/article_6df32652-0c29-11e0-9ae3-00127992bc8b.html18 http://www.forumvirium.fi/en/project-areas/smart-city19 http://www-03.ibm.com/press/us/en/pressrelease/29745.wss20 http://kista.com/21 http://www.nycutic.com/22 http://www.aimsterdam.nl/about-aim/amsterdam-innovation-motor-2 10
  11. 11. REPENSAR LES POLÍTIQUES URBANES. Apunts per a l’agenda urbanaTecnologías emergentes en el funcionamiento urbano. Promesas y límites para la sostenibilidad urbana (Manu Fernández)Desafíos sociales y políticosQuiero cerrar el artículo para apuntando algunas conclusiones y, sobre todo, explorar algunasderivadas políticas y sociales, que son ahora mismo las que más me interesan. Dado que lacuestión tecnológica ha pasado a ser parte de la agenda urbana en muy poco tiempo y estágenerando suficientes movimientos, prácticas, investigaciones y posicionamientos, seguramenteestamos prestando aún poca atención a sus implicaciones. De alguna forma, quiero reivindicarla necesidad de dar sustento conceptual e ideológico a estas transformaciones. Los proyectos dedesarrollo urbano que apelan a las tecnologías surgen con rapidez, acompasados con elnacimiento de nuevas aplicaciones y desarrollos tecnológicos, pero es necesario acompañartodo ello de un debate sereno sobre las limitaciones de la respuesta tecnológica a problemasque son esencialmente de comportamiento individual y de organización colectiva, como son,al fin y al cabo, todos los conflictos urbanos y también la sostenibilidad del modelo urbano.Estamos hablando de tecnologías que no son neutras ni independientes del uso que hagamos deellas. No nacen sin significado social ni son ajenas al mundo ni a los responsables que lasdiseñan y las aplican. Son, en este sentido, como cualquier otra solución que ofrece promesasdemasiado elevadas y, por tanto, caen en el mismo terreno de juego. Un terreno de juego dondelas tecnologías y las formas cambian, pero los conflictos siguen siendo los mismos. Lo públicofrente a lo privado; los poderes centralizados frente a los poderes distribuidos; el hard power yel soft power; la capacidad de las personas y colectivos para actuar y construir sus propiasconexiones sin pasar por los filtros jerarquizados; etc.Este escepticismo, ya lo hemos ido viendo a lo largo del artículo, proviene de diferentesvertientes, desde aquellas que consideran que es un planteamiento excesivamente basado en laeficiencia en el consumo de recursos y no tiene en cuenta la paradoja de Jevons (a medida que elavance tecnológico aumenta la eficiencia con la que se usa un recurso, lo más probable es queaumente el consumo de dicho recurso), hasta aquellas que encuentran que no significa más queuna nueva deriva hacia la producción/consumo de nuevos productos y la creación de nuevasinfraestructuras sin tener en cuenta los procesos reales que intervienen en los servicios queprestan. Esto, desde el enfoque ambiental-energético de las smart cities, donde se sustenta unaespecie de escepticismo sobre la eficacia de los resultados prometidos por nuevas tecnologíasque suman capacidad de eficiencia a un modelo institucional y social de funcionamiento urbanoy de relación con el consumo energético ineficiente. Desde el lado del enfoque digital, lasimplicaciones políticas parecen más importantes y apuntan a un escepticismo democrático queAdam Greenfield23 ha sintetizado:In fact, if theres a way to characterize the current relationship between networked informatics andmetropolitan experience, its that the former tend to cut against the ways we have historically understoodcity life and the things we have relied on cities to do for us. As we shall argue, the ability to triviallysearch the space of a city is leaching away at the constitution of a quality we have always recognized asurban savvy or savoir faire. The persistent retrievability of personal information is undermining thecitys capacity to act as a chrysalis for personal reinvention. Technologies like high-resolution positioningand algorithmic facial recognition are destroying any promise of anonymity we thought the metropolisoffered.23 http://urbanscale.org/2011/02/17/beyond-the-smart-city/ 11
  12. 12. REPENSAR LES POLÍTIQUES URBANES. Apunts per a l’agenda urbanaTecnologías emergentes en el funcionamiento urbano. Promesas y límites para la sostenibilidad urbana (Manu Fernández)It is only by consciously and carefully transforming the urban landscape into a meshwork of open andavailable resources that we can redress this imbalance. This transformation would neither have to bedirected from the top down, nor accomplished all at once. But the greater the number of resourcesavailable, the greater the extent to which they are described properly and are capable of being usedwithout further configuration, the better off well all be. We will collectively stand that much greater achance of winding up with networked places that reflect something of our own local values and traditions,wherever we live and whatever those values might encompass.Dicen que la ciudad se llenara de sensores y dispositivos fijos y móviles que prometenmultiplicar nuestra capacidad de gestionar la información en tiempo real, los flujos de esainformación, los "puntos calientes" de la ciudad, cada bit de información precisa para gestionarde manera eficaz los servicios urbanos y el funcionamiento de la ciudad a nivel colectivo, y nosdarán también a los individuos la capacidad de entender lo que pasa a nuestro alrededor. Laciudad hiper-conectada del ciudadano-hiperconectado. ¿Quién establece los mecanismos,protocolos y plataformas, el sistema operativo bajo el cual funciona todo esto? Parece queciertas aplicaciones pueden ser completamente neutras -el control automatizado y en tiemporeal, por ejemplo, de los consumos energéticos- pero, ¿qué límites vamos a poner al uso de esainformación? ¿Quién la va a utilizar? ¿Dónde empieza y termina la privacidad? ¿Qué papel hande jugar las instituciones públicas locales en la nueva agenda urbana? Todo son datos pero,¿qué datos realmente importan? ¿A quién? ¿Merece la pena controlar todos los datos? ¿Quiénlos seleccionará? ¿Para qué los controlará? Como decía al principio del artículo, las cosas estánprecipitándose de manera sorprendente, por eso precisamente es oportuno plantearse dudas.Pensemos en dos grandes modelos teóricos en los que puede derivar este tránsito hacia unaciudad “tecnologizada”, siguiendo el influyente artículo de Dan Hill en The street as platform24:  Un escenario de ciudad controlada, donde un actor –sea este público o privado- centralice la infraestructura y la información captada por sensores y dispositivos, construyendo la smart city sobre un modelo cerrado de relación entre la infraestructura física, la infraestructura digital, las personas y los servicios públicos y privados que permiten el funcionamiento y la vida urbana.  Un escenario de ciudad híbrida abierta, basada en criterios similares a los que han concebido los códigos abiertos y que se limite a generar condiciones para que los servicios públicos se integren sobre una plataforma y que esta permita la generación de servicios descentralizados y no generados única o necesariamente por la Administración.La misma Saskia Sassen ha aportado su visión particular de este tema en Talking back to yourintelligent city25. Desde el reconocimiento de la necesidad de los actuales proyectos que estánexperimentando con nuevas soluciones tecnológicas, apunta a una segunda fase dondeemergerán los problemas de control político y las tensiones sobre los derechos ciudadanos.Utiliza para plantear este temor un juego de palabras un poco endeble, pero suficiente parareflejar el reto político fundamental en los próximos años.24 http://www.cityofsound.com/blog/2008/02/the-street-as-p.html25 http://whatmatters.mckinseydigital.com/cities/talking-back-to-your-intelligent-city 12
  13. 13. REPENSAR LES POLÍTIQUES URBANES. Apunts per a l’agenda urbanaTecnologías emergentes en el funcionamiento urbano. Promesas y límites para la sostenibilidad urbana (Manu Fernández)From experimentation, discovery, and open-source urbanism, we could slide into a managed space where"sensored" becomes "censored." What stands out is the extent to which these technologies have not beensufficiently "urbanized."Donde, entiendo, "urbanized" apela a la integración de las tecnologías y la lógica que implicanen las características locales y en las condiciones supuestas a una ciudad en cuanto a garantíade libertad, de acceso y de facilitación real de capacidades a la ciudadanía. El control de laciudad, de su funcionamiento, de las vidas reales que tienen lugar en ella,...ahí residen lasprincipales implicaciones de la oleada de "digitalización" urbana. Frente a la poderosadesafección democrática que sufrimos, ¿pueden estas soluciones llevarnos a una mayorconcentración del poder político -a través del control informacional- y a una centralización deese poder? Ya que estamos empezando a explorar estos temas, por una vez no viene malmirarse en los extremos, aunque sólo sea para encontrar imágenes en las que mirarnos. En estesentido, ¿qué hay de las pesadillas que a través de la ciencia ficción hemos conocido sobrepoderes centrales que controlan la ciudad? ¿Qué riesgo podemos asumir de privatización de laciudad? ¿En manos de quién está la instalación y la gestión de este tipo de servicios? Lacuestión de la inclusión digital es central en este tema y el discurso de las tecnologías urbanasha evitado prácticamente, hasta ahora, la cuestión de la desigualdad.Además, como casi todo en esta época, la ola smart city no tiene memoria y corre el riesgo deolvidar los desarrollos teóricos y las propuestas previas. ¿No habíamos quedado en que lasestrategias sostenibles eran, sobre todo, una manera inteligente de vivir? ¿Qué va a venir aenseñarnos ahora la smart city? Esto lo explica muy bien Brent Toderian en "Intelligent CityModel" Complements Smart Growth - Doesnt Replace It!26, con una anécdota en Españaprecisamente y que comparto completamente:At a conference late last year in Spain, I found myself on panels discussing new technologies that willimprove cities, surrounded by tech-company reps hard-pitching to a global audience. I likely disappointedthem, by stating that in my opinion the "technologies" that will do the most good, are not new - compact,mixed-use, walkable communities; bikes, separated bike lanes and bike sharing; transit; small scaleinnovation like wheeled-luggage; simple techniques that weve forgotten like passive building design; orglobally-understood tech like district/neighbourhood energy based on renewable resources. But those bigcompanies werent selling those products. They were selling smart city solutions.Los avances tecnológicos tendrán, sin duda, un papel central en la transformación urbana de lospróximos años y en la agenda de las políticas públicas locales, pero los retos de la sostenibilidadsiguen remitiendo a cuestiones más relacionadas con la organización social de la convivencia,con la forma en la que accedemos a los servicios que la ciudad ofrece, con la forma deorganización del espacio físico, con la propia regulación, con los incentivos y con los principiosde sostenibilidad local que están ampliamente contrastados. Las posibilidades de sofisticacióntecnológica para facilitar la gestión urbana son, sin duda, amplias y pueden generar grandesavances para automatizar procesos, tomar decisiones en tiempo real con el máximo deinformación, controlar preventivamente errores en la gestión de las infraestructuras públicas,etc., pero no van a resolver los procesos de fondo que afectan a la sostenibilidad global y a losespacios urbanos.26 http://www.planetizen.com/node/48050 13
  14. 14. REPENSAR LES POLÍTIQUES URBANES. Apunts per a l’agenda urbanaTecnologías emergentes en el funcionamiento urbano. Promesas y límites para la sostenibilidad urbana (Manu Fernández)Una selección de referenciasEsta es una selección no jerarquizada ni organizada de referencias únicamente de documentos accesiblesen la red, que incluye tanto noticias puntuales como estudios completos y artículos académicos.Representa sólo una visión parcial de algunos aspectos que influyen en los temas tratados en el artículo.Caragliu, A; Del Bo, C. y Nijkamp, P (2009). "Smart cities in Europe". Serie Research Memoranda0048 (VU University Amsterdam, Faculty of Economics, Business Administration andEconometrics)http://ideas.repec.org/p/dgr/vuarem/2009-48.htmlHernández-Muñoz , José M.; Jesús Bernat Vercher ; Luis Muñoz ; José A. Galache ; MirkoPresser ; Luis A. Hernández Gómez y Jan Pettersson (2011). “Smart Cities at the Forefront of theFuture Internet”. Lecture Notes in Computer Science, 2011, Volume 6656/2011, 447-462http://www.springerlink.com/content/937650444v703512/Schaffers, Hans, Nicos Komninos, Marc Pallot, Brigitte Trousse,Michael Nilsson y AlvaroOliveira (2011). “Smart Cities and the Future Internet: Towards Cooperation Frameworks for OpenInnovation”. The Future Internet. Volume: 6656, Publisher: Springer Berlin Heidelberg, Pages:431-446-446http://www.mendeley.com/research/smart-cities-future-internet-towards-cooperation-frameworks-open-innovation/#Kanter , Rosabeth Moss y Stanley S. Litow (2009). Informed and Interconnected: A Manifesto forSmarter Cities (2009). Working paperhttp://hbswk.hbs.edu/item/6238.htmlMitchell , William J. y Federico Casalegno (2008). Connected sustainable cities. MIT MobileExperience Lab Publishinghttp://connectedsustainablecities.org/ARUP (2010).Transforming the 21st century city via the creative use of technologyhttp://www.arup.com/Publications/Smart_Cities.aspxFive technologies that will change the city foreverhttp://thisbigcity.net/post/776644836/five-technologies-that-will-change-the-city-foreverUrban Visions: The Future of Citieshttp://www.scientificamerican.com/report.cfm?id=future-citiesWhat cities will look like in five yearshttp://www.itworldcanada.com/news/what-cities-will-look-like-in-five-years/139788Drivers of changehttp://www.driversofchange.com/doc/Our future worldhttp://www.csiro.au/files/files/pw2c.pdf 14
  15. 15. REPENSAR LES POLÍTIQUES URBANES. Apunts per a l’agenda urbanaTecnologías emergentes en el funcionamiento urbano. Promesas y límites para la sostenibilidad urbana (Manu Fernández)Using Technology to Improve City Serviceshttp://www.good.is/post/using-technology-to-improve-city-services/Cities of the Future, Part 1: The Self-Aware Metropolishttp://www.technewsworld.com/story/69595.html?wlc=1279544721Cities of the Future, Part 2: Building a Central Civic Nervous Systemhttp://www.technewsworld.com/story/Cities-of-the-Future-Part-2-Building-a-Central-Civic-Nervous-System-69647.html?wlc=1270110694Future cities: The way we develop our cities has a massive impact on sustainability and ourquality of life.http://ourfutureplanet.org/news/363-future-cities2020 Global sustainability centershttp://ethisphere.com/2020-global-sustainability-centers/Cities of the future. Global competition, local leadershiphttp://www.pwc.com/gx/en/government-public-services/issues-trendsThree Ideas That Will Shape 21st Century Cities: Urban Divide, Megacities, and Poly-CentricRegionshttp://urbanverse.posterous.com/three-ideas-that-will-shape-21st-century-citiCambio Global España 2020/2050. Programa ciudadeshttp://www.cambioglobal.es/programa%20ciudades.htmlWeb 3.0 y la trasformación del espacio (físico)http://www.laciudadviva.org/blogs/?p=6092Lessons in Learning for the Future Prosperity of Citieshttp://www.cluster.eu/2010/03/10/lessons-in-learning-for-the-future-prosperity-of-cities/Winning in emerging-market cities. A guide to the world´s largest growth opportunityhttp://www.bcg.com/documents/file60078.pdf 15

×