La hija de Jairo

36,065 views

Published on

Dos milagros. El principal es la resurrección de la hija de Jairo.

Published in: Education, Travel, Technology
0 Comments
4 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
36,065
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
22,016
Actions
Shares
0
Downloads
106
Comments
0
Likes
4
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La hija de Jairo

  1. 1. La hija de Jairo La mujer hemorroísa
  2. 2. No hacía mucho que Jesús había comenzado a proclamar el Evangelio por Galilea, a los alrededores del lago de Tiberíades, conocido también con el nombre de mar de Galilea. Después de adentrarse por la región de Gerasa, país de paganos, vuelve a las cercanías de Cafarnaún, donde mucha gente, ante las noticias que llegaban, se reunió para verle y escucharle.
  3. 3. De la fama de Jesús -cómo no!- se había enterado el jefe de la sinagoga de esta ciudad. La sinagoga era el lugar donde los judíos se reunían los sábados para rezar a Dios a la escucha de su Palabra. También Jesús -lo dicen los Evangelios en varias ocasiones- acudía los sábados a la oración. En la de Nazaret, su pueblo, se presentó, con escándalo de todos, como el “Ungido del Señor”.
  4. 4. Jairo -así se llamaba-, que tenía una hija de doce años gravemente enferma, se fue donde Jesús, se echó a sus pies y le dijo: “Mi niña está en las últimas; ven, pon las manos sobre ella para que se cure y viva”. Jesús, que se conmueve ante sufrimientos de todos, emprendió camino hacia la casa de Jairo, acompañado por tantos que le apretujaban y casi no le dejaban andar.
  5. 5. Entre aquella gente iba una mujer, que padecía hemorragias hacía muchos años, a la que “muchos médicos habían sometido a todo tipo de tratamientos y en lo que se había gastado su fortuna” -lo dice san Lucas, que era médico-. Como pudo, se acercó por detrás a Jesús convencida de que, con sólo tocar su manto, se curaría. Y así ocurrió; de inmediato notó que estaba curada.
  6. 6. Aún camino hacia casa de Jairo, llegó un pariente suyo a decirle que no molestara más a Jesús porque su hija acababa de morir. Jesús alcanzó a oír la noticia y le dijo que no se preocupara y que, si tenía fe, su hija sanaría de la enfermedad. Al llegar a casa, el ambiente era de pánico: todos lloraban y se lamentaban de la muerte de la niña. Jesús les dijo que no armaran tal alboroto porque la niña no estaba muerta sino dormida. ¿Sabéis? La gente se reía de El.
  7. 7. No hizo caso de las burlas y, acompañado de Jairo y su mujer -¡cómo estaría la pobre!- y de los apóstoles Pedro, Santiago y Juan, entró a la habitación donde estaba la niña. Entonces la cogió de la mano y, con la dulzura que sólo tiene Jesús, le dijo: “Talitá kum”. Traducido a nuestra lengua quiere decir: “Contigo hablo, niña, levántate”. Y, en efecto, la niña -más remaja que ella sola- se levantó de la cama y comenzó a andar como si nada hubiera pasado.
  8. 8. era tal el agradecimiento que brotaba de sus corazones que no veían la forma de expresárselo y casi ni oían a Jesús que les insistía en que le dieran de comer a la niña. Y los que antes se reían de El -¡qué planchazo!- se quedaron viendo visiones. ¡Lo contentos que se pusieron sus padres! Imaginaos cómo habrían reaccionado los vuestros. La llenaron de besos y abrazos, lloraban de alegría... y, de puro milagro, no se pusieron a bailar. Con Jesús no sabían que hacer;
  9. 9. Jesús advirtió que nadie se enterase de lo sucedido, pero la noticia de tal milagro se corrió velozmente. Y es que, aunque Jesús había realizado ya otros, ésta fue la primera resurrección. Luego, resucitó en Naim, cuando ya lo llevaban a enterrar, cuando ya lo llevaban a enterrar, al único hijo de una viuda, y en Betania, cercana su pasión y muerte, a su gran amigo Lázaro, que llevaba cuatro días enterrado. Pero ¿no es bonito que fuera una niña como vosotros la primera a quien Jesús resucitó?
  10. 10. <ul><li>Texto e imágenes </li></ul><ul><li>Revista Gesto, Nº 85 </li></ul><ul><li>Power Point </li></ul><ul><li>htpp://escuelajaire20.blogspot.com </li></ul>

×