Ponencia ricardo andino

1,103 views

Published on

Ponencia en el Foro Inclusion Participativa de Jovenes en politicas publicas

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,103
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
19
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Ponencia ricardo andino

  1. 1. Participación y políticas públicas de juventud La experiencia de Nicaragua Ricardo Javier Andino El Salvador, 21 y 22 de JulioPonencia en el “Foro Nacional de Inclusión Social de la Juventud”, SanSalvador.
  2. 2. TABLA DE CONTENIDOTABLA DE CONTENIDO ..............................................................................................2INTRODUCCIÓN ..........................................................................................................3CONTEXTO EN QUE SURGE LA EXPERIENCIA ........................................................3CONCEPTOS Y ENFOQUES SOBRE JUVENTUD Y POLÍTICA PÚBLICA..................5 La categoría juventud ................................................................................................6 Políticas específicas para juventud............................................................................8 Enfoques en las políticas de juventud........................................................................8 Marco institucional de juventud en Iberoamérica .....................................................11EXCLUSIÓN SOCIAL DE LAS JUVENTUDES ...........................................................13EXCLUSIÓN DE LAS JUVENTUDES EN NICARAGUA .............................................15MARCO JURÍDICO DE JUVENTUD EN NICARAGUA ...............................................17LA EXPERIENCIA DE FUNDACIÓN DESAFÍOS ........................................................20PARTICIPACIÓN JUVENIL Y EXLUSIÓN SOCIAL.....................................................21CONCLUSIONES .......................................................................................................24BIBLIOGRAFÍA ...........................................................................................................28GLOSARIO .................................................................................................................31 Página 2 de 31
  3. 3. INTRODUCCIÓNEl presente trabajo denominado Participación y políticas públicas dejuventud: La experiencia de Nicaragua, parte de la experiencia de FundaciónDesafíos en el proceso de construcción de las Agendas Joven, y laspropuestas de políticas públicas formuladas por las y los jóvenes en el ámbitode la participación ciudadana a nivel local.Los documentos tomados como referencia en este esfuerzo han sidosistematizados por Desafíos y otras organizaciones aliadas, y son producto dediferentes procesos en los que han participado más de cuatro mil quinientosjóvenes en todo el país.Asimismo incluimos un análisis documental de diversas experienciaslatinoamericanas que guardan relación con la participación ciudadana juvenil ylas políticas públicas, de forma tal que nos permitan reflexionar sobre laexclusión social de las juventudes.El documento se estructura en ocho partes: i) Contexto en que surge lainiciativa de Desafíos; ii) Conceptos y enfoques sobre la política pública dejuventud; iii) Exclusión social de las juventudes; iv) Exclusión de las juventudesen Nicaragua; v) Marco jurídico de juventud en Nicaragua; vi) La experiencia deFundación Desafíos; vii) Participación juvenil y exclusión social; viii)Conclusiones.CONTEXTO EN QUE SURGE LA EXPERIENCIAEl contexto en que surge la iniciativa de Fundación Desafíos se caracteriza porser eminentemente electoral. Más precisamente durante el proceso electoralpara elegir a las autoridades municipales en 1996, siendo estas elecciones lasprimeras en la historia de Nicaragua en que se elegía directamente a losAlcaldes y Vice Alcaldes. En los comicios anteriores (1990), se elegíadirectamente a los miembros del Gobierno Municipal, y luego en el seno de suConcejo se escogía al Alcalde.De tal manera que uno de los principales actores identificados inicialmente parala interacción ciudadana fueron las y los candidatos a Alcalde, o en su defectolas y los candidatos a la Vice Alcaldía. El otro actor clave lo constituían lasjuventudes, pero no a título individual, sino el colectivo de jóvenes previamenteorganizados en una Red Municipal con la finalidad de desarrollar un proceso departicipación e incidencia ciudadana.Al analizar el escenario nacional de ese momento, debemos destacar que en elplano político vivíamos en un contexto “pos revolucionario”, luego que el FrenteSandinista de Liberación Nacional (FSLN) perdiera las elecciones en 1990, y elGobierno de Violeta Chamorro hubiese desarrollado un proceso de pacificacióny reformas económicas, sociales y políticas.En cuanto al movimiento juvenil observamos que éste se encontrabadesarticulado. Muchos jóvenes estaban vinculados a Organizaciones de laSociedad Civil (OSC) pero en una relación de beneficiarios/as de proyectos, Página 3 de 31
  4. 4. como voluntarios/as de acciones comunitarias, o bien cumpliendo otros rolesencaminados al cumplimiento de la misión institucional de estasorganizaciones.Como expresiones partidarias existían la Juventud Sandinista 19 de Julio(JS19J), vinculada al FSLN, y recién se constituía la juventud liberal, vinculadaal Partido Liberal Constitucionalista (PLC). Ambas organizaciones tenían eldenominador común de ser excluyentes y actuar desvinculadas de las y losjóvenes no militantes.Los discursos y las promesas electorales que formulaban los partidos y suscandidatos eran bien generales, basándose más en el miedo y la desconfianza,lo que incrementaba la polarización entre las partes en contienda.Las juventudes escasamente aparecían en los discursos. Cuando más se lesasociaba con el estudio y el deporte, pero toda promesa partía de una visiónestrictamente adultocéntrica.Las juventudes no militantes partidariamente carecían de oportunidades paracanalizar sus demandas, puesto que los partidos políticos solamenteconsultaban a “sus jóvenes militantes” para construir su oferta discursiva,debiendo entender esto como la definición de los ejes de sus campañas paraatraer el voto joven.En conclusión, los únicos espacios que promovían la interacción entrecandidatos y jóvenes eran eminentemente partidarios, a los cuales asistíasolamente su militancia y más fieles simpatizantes. El resto de jóvenescarecían de espacios democráticamente amplios e incluyentes para ejercer suderecho a la participación en los procesos de consulta para formular laspromesas electorales.Tomando en cuenta esta situación, desde Desafíos se diseñó un plan parapromover la participación ciudadana juvenil basada en tres estrategias. Laprimera contempló articular a las juventudes en una Red municipal, nutriéndosede jóvenes “organizados” en instancias partidarias, organizaciones religiosas,clubes deportivos, asociaciones culturales, movimientos estudiantiles ycomunitarios, proyectos gubernamentales y no gubernamentales, entre otrasformas asociativas.La segunda estrategia se orientó a construir participativamente la propuesta delas juventudes residentes en el municipio, es decir la Agenda Joven Municipal.Y la tercera se propuso organizar los Foros para crear un espacio de diálogoentre jóvenes y sus candidatos, para reflexionar y concertar compromisosalrededor de la Agenda Joven.Con esta ruta estratégica incursionamos en la promoción de la participaciónciudadana juvenil institucionalizada, e iniciamos a la nueva generación dejóvenes en la transición de una cultura de protesta y enfrentamiento bélico, auna cultura política de paz que enfatiza en la propuesta y la solución negociadadel conflicto. Página 4 de 31
  5. 5. CONCEPTOS Y ENFOQUES SOBRE JUVENTUD YPOLÍTICA PÚBLICADesde hace 50 años, inicialmente en Francia y Alemania (países quenecesitaban recuperarse tras la II Guerra Mundial) y después en el resto depaíses europeos, se vienen formulando e implementando políticas socialesdestinadas a la juventud en los asuntos sectoriales clásicos: educación, salud,empleo, tiempo libre, etc.Poco a poco se han ido incorporando nuevos temas: medio ambiente,recreación, seguridad, participación política…; y en el mundo entero, incluidoslos países del tercer mundo, y Colombia en particular, los jóvenes han idoganando presencia en calidad de actores sociales. (Muñoz, 2006).La revolución cultural del siglo XX, de la cual emerge la nueva «autonomía» dela juventud, las luchas por la identidad y los asuntos generacionales, estámarcada, entre otros, por los siguientes fenómenos y tendencias sociales1:• Revolución cultural: Auge de lo específicamente juvenil en la cultura. La juventud como estrato social independiente y autónomo. Nueva matriz cultural en el comportamiento, las costumbres, concepciones de la vida, experiencias y expectativas.• Auge de las políticas de identidad y reconocimiento cultural.• Multiplicidad y heterogeneidad de subjetividades y formas de vivir la condición juvenil.• Cambio en estructura de relaciones entre sexos y generaciones. Crisis del modelo familiar tradicional.• Disminución de la edad del voto a los 18 años. Estudiantes como nueva fuerza política y social.• Nacimiento de lo global e internacionalizado en la juventud.• Irrupción de la juventud como nuevo protagonista del cambio sociocultural, en quien importa mucho menos la inserción en el sistema productivo que el arrojo para experimentar consigo mismo.• Gran peso relativo de la población joven (12 a 30 años) dentro de la población mundial.• Simultaneidad entre liberación personal y liberación social.• Incidencia de la revolución femenina y entrada masiva de las mujeres al sistema educativo y al mercado de trabajo.• Surgimiento del adolescente como agente social consciente. Reconocimiento por parte de los productores de bienes y servicios, como un segmento estratégico del mercado: consumismo.• Surgimiento de un individualismo narcisista y apático desde los ochenta.• Decadencia temprana de la vida (a partir del umbral de los 30 años). La juventud pasó a verse no como una fase preparatoria para la vida adulta, sino como la fase culminante del pleno desarrollo humano.1 Ver: HOBSBAWM Eric. (1995). Historia del siglo XX, Editorial Crítica (Grijalbo Mondadori,S. A), España, en particular, el capítulo La revolución Cultural, pp. 322-345. Citado porLibardo Sarmiento Anzola, en: Política Pública de Juventud en Colombia: Logros,Dificultades y Perspectivas. Página 5 de 31
  6. 6. • Velocidad del cambio tecnológico da a la juventud una ventaja sobre edades más conservadoras.• Disminución de la cultura campesina producto de una urbanización creciente, industrialización y tercerización de la economía, masificación de los medios de comunicación y cambio tecnológico.• Triunfo del individuo sobre la sociedad y conflicto con las formas autoritarias de poder (hegemonía del liberalismo económico y del posmodernismo, y abandono de los problemas de juicio y de valores; auge del “todo vale”).• Pérdida paulatina de poder de los movimientos sociales estructurados. Las relaciones sociales adquieren un carácter diverso, heterogéneo e imprevisto. Las nociones de grupo y red tienden a sustituir a la de clase.• Multiplicidad de identidades sociales. El individuo pertenece simultáneamente a toda una serie de grupúsculos. El sentimiento de lo efímero, de lo elegido, de lo inmediato, son puntos de referencia frágiles que reemplazan al orden establecido, la historia, la familia y la clase como elementos estructuradores de las relaciones. No obstante, pese a haber perdido su carácter de exclusividad e interdependencia, la familia, el trabajo y el lugar de residencia, siguen siendo los tres polos básicos sobre los que se construyen las relaciones sociales2.• Decadencia y precariedad del trabajo… reemplazo de las redes sociales comunitarias y ruptura de los tejidos sociales.• Los derechos a la propiedad y los mercados libres se ven como principios fundamentales, no como expedientes mezquinos, donde los aspectos desagradables del sistema de mercado, la desigualdad, el desempleo, la injusticia, se aceptan como parte de la vida3.La categoría juventudEl término “juventud” responde a una construcción social en la cual influyendiversas ciencias y disciplinas académicas. En su concepción más general ytradicional se refiere al período del ciclo de vida en que las personas transitande la niñez a la condición adulta, y durante el cual se producen importantescambios biológicos, psicológicos, sociales y culturales.” Su papel se concebíacomo moratoria y aprendizaje para el trabajo, conformar su familia y asumir suplena autonomía. (CEPAL, 2000).Desde una perspectiva sociológica, “la juventud se inicia con la capacidad delindividuo para reproducir a la especie humana y termina cuando adquiere lacapacidad para reproducir a la sociedad” (Brito, 1997)4.A partir de los enfoques biológicos y psicológicos se define como el “períodoque va desde el logro de la madurez fisiológica hasta alcanzar la madurezsocial.” El enfoque antropológico enfatiza en la existencia de culturas juvenilesque cuestionan o no a las dominantes, acentuado en la identidad juvenil parasu caracterización como grupo social. (Hopenhayn, 2004).2 AUBERT, N. GAULEJAC, V. (1993), El Coste de la Excelencia. Paidos Contextos, España,pp. 27-28. Op cit.3 KRUGMAN, P. (1999). De vuelta a la economía de la Gran Depresión, Editorial Norma, Colombia.4 Citado en CEPAL, 2000. Página 6 de 31
  7. 7. Desde una perspectiva bio-sico-social el inicio de la juventud se asocia con lapubertad y la adolescencia, diferenciándole así de la niñez y ubicándolageneralmente en los 15 años, aunque el consenso no es total porque en elmundo rural o en condiciones de aguda pobreza éste inicio pueda desplazarsehasta los 10 años.Tampoco hay consenso en establecer la cota superior, principalmente porquehoy en día la edad promedio para lograr establecer el estatus adulto se vepostergado ante la prolongación en el proceso educativo, la incertidumbrelaboral y las mayores aspiraciones de las y los jóvenes, haciéndose más difícilestablecer el límite entre juventud y adultez, ubicándose indistintamente a los18, 24, 25, 26, 30, y 35 años. (Hopenhayn, 2004).Dos problemáticas resultan de esta dificultad para definir a la juventud enAmérica Latina. Primero, hay una amplia variedad de rangos para definir a lajuventud, con tendencias a la ampliación a edades más tempranas y más altas.En el primer caso se produce una superposición etaria de la adolescencia y lajuventud en las definiciones del sujeto joven.En el segundo caso, los jóvenes después de los 18 años no han estado visiblescomo sujetos específicos de políticas públicas y tienden a estar subsumidos enla programación adulta. Esto presenta una dualidad en el sujeto juvenilrelacionada con el desfase entre sus realidades sociales y legales.Debido a la necesidad de una definición operacional, desde una perspectivademográfica la edad es el criterio para distinguir a las y los jóvenes comoreferente para las políticas públicas. Pero, es importante destacar que estacondición etaria es apenas una variable demográfica, que bien puede servirpara hacer comparaciones en distintos contextos y establecer normativas (edadpara votar), pero no es efectiva para conocer la compleja situación de las y losjóvenes.A lo anterior debemos agregar que la “juventud” como concepto absoluto noexiste, que lo que existen son “las juventudes”, dado su diversidad y complejoproceso de cambios en que viven sus integrantes, en cuyo desarrollo sesuceden etapas diferentes en relación con las actividades que realizan (estudioversus trabajo), su grado de independencia y autonomía (económica y afectiva)y al rol que ocupan en la estructura familiar (hijo, jefe de hogar o cónyuge.(Hopenhayn, 2004). Esta condición de diversidad es lo que dificulta precisar elanálisis y establecer claramente al sujeto de las políticas públicas de juventud.Tomando como perspectiva el criterio demográfico, la OrganizaciónIberoamericana de Juventud considera bajo las expresiones "joven", "jóvenes"y "juventud" a todas las personas, nacionales o residentes en algún país deIberoamérica, comprendidas entre los 15 y los 24 años de edad. (OIJ, 2005). Página 7 de 31
  8. 8. Políticas específicas para juventudAhora bien, ¿Por qué una política específica para la juventud? ¿Qué es unapolítica pública de juventud? ¿Cuáles son las percepciones y enfoques sobrelas políticas de juventud?La OIJ (2005) es partidaria de políticas específicas porque “los jóvenesconforman un sector social que tiene características singulares en razón defactores psico-sociales, físicos y de identidad que requieren una atenciónespecial por tratarse de un período de la vida donde se forma y consolida lapersonalidad, la adquisición de conocimientos, la seguridad personal y laproyección al futuro”.Además, la OIJ argumenta que “entre los jóvenes de la Región se constatangraves carencias y omisiones que afectan su formación integral, al privarlos olimitarles derechos como: la educación, el empleo, la salud, el medio ambiente,la participación en la vida social y política y en la adopción de decisiones, latutela judicial efectiva, la información, la familia, la vivienda, el deporte, larecreación y la cultura en general”.Efectivamente, en su estudio sobre la juventud en Iberoamérica la CEPAL-OIJafirman que las y los jóvenes viven con mayor dramatismo una serie detensiones o paradojas (Hopenhayn, 2004):1. Más acceso a educación y menos acceso a empleo.2. Más acceso a información y menos acceso al poder.3. Más expectativas de autonomía y menos opciones para materializarla.4. Mejor provistos de salud pero menos reconocidos en su morbimortalidad específica.5. Más dúctiles y móviles, y más afectados por trayectorias migratorias inciertas.6. Más cohesionados hacia adentro, pero con mayor impermeabilidad hacia afuera.7. Más aptos para el cambio productivo pero más excluidos del mismo.8. Ubicados entre receptores de políticas y protagonistas del cambio.9. Expansión del consumo simbólico y restricción del consumo material.10. Autodeterminación y protagonismo versus precariedad y desmovilización.Una vez que hemos explicado la necesidad de políticas específicas para lajuventud, ahora pasaremos a exponer ciertas características y enfoques sobreéstas.Enfoques en las políticas de juventudLas políticas de juventud pueden ser explícitas, cuando la legislación,programas y directrices se orientan a transformar la situación en que viven las ylos jóvenes, a garantizar el ejercicio de sus derechos y promover suparticipación.O bien pueden ser implícitas, cuando las leyes, reglamentos y otras directivas,que aunque no son promulgadas con el objeto de influir directamente en su Página 8 de 31
  9. 9. situación específica, tienen repercusiones positivas y negativas sobre sucondición y situación.Una aproximación a la definición de políticas de juventud puede comprenderlascomo “toda acción articulada que se oriente al logro y realización de valores yobjetivos sociales referidos al período vital juvenil. Son acciones orientadas ainfluir en los procesos de socialización involucrados en esa etapa vital, trátesetanto de políticas reparatorias o compensatorias, como de promoción yorientadas al desarrollo o construcción de ciudadanía”.5Desde un enfoque participativo, ella propone el objetivo de generar lascondiciones mediante las cuales los jóvenes pueden realizarse en tanto tales y,al mismo tiempo, participar en la configuración de la sociedad en que viven.Oscar Dávila identifica cuatro tipos de políticas que promueven los gobiernoscon distintos enfoques:• Políticas para la juventud: asistencialistas y proteccionistas al ser vistos como vulnerables y sin experiencia, las que a su vez ejercen control social. Enfatizan en la educación tutelada por las personas adultas, estimulando conductas pasivas y conformistas.• Políticas por la juventud: se desarrollan por medio de los jóvenes. Se caracterizan por llamados a la movilización, adoctrinamiento, retórica heroica e instrumentación del idealismo juvenil. Son verticales, pasivas desde los jóvenes y se sirven de ellos.• Políticas con la juventud: las más modernas e innovadoras. Basadas en la solidaridad y la participación en su análisis, toma de decisiones y ejecución. Activas desde los jóvenes, e interactivas con la sociedad. No son impuestas, sino creativas, abiertas y sujetas al debate.• Políticas desde la juventud: actividades e iniciativas imaginadas, diseñadas y realizadas por los mismos jóvenes en condición autogestionaria.Desde otro punto de vista, existen cuatro visiones acerca de las característicasde la fase juvenil en los enfoques de políticas y programas (Krauskopf, 2003).La fase uno, de los años 40-70, donde la juventud es concebida como períodoel preparatorio que define a la juventud a partir de la crisis. La fase dos, de losaños 80, la juventud es representada como una etapa problemática, visiónnegativa que les restringe a temas como delincuencia, drogas, violencia,deserción escolar, entre otros.En la fase tres, los años 90, emerge el concepto de ciudadanía juvenil,brindando una perspectiva integral que prioriza su plenitud de derechos paraparticipar en políticas y programas de juventud. En la fase cuatro, se construyela visión de la persona joven como actor estratégico del desarrollo, orientada ala formación de capital humano y social, como destrezas y capacidades en laconducción de su desarrollo y en el campo productivo.Estos últimos dos enfoques suponen a las juventudes como actores sociales.De cada uno de estos enfoques se desprenden opciones en cuanto al diseñode las políticas y el carácter de los programas. (Hopenhayn, 2004).5 Oscar Dávila, CIDPA 2003, citado en Hopenhayn, 2004, pag. 297. Página 9 de 31
  10. 10. PARADIGMAS DE LA FASE JUVENIL EN LOS ENFOQUES DE POLÍTICAS Y PROGRAMAS PARADIGMA DE LA POLITICAS PROGRAMAS FASE JUVENIL• Periodo de • Orientadas a la preparación para • Universales transición la adultez • Indiferenciados• Etapa de • Extensión de la cobertura • Aislados preparación educativa • Tiempo libre sano y recreativo, con baja cobertura • Servicio militar• Periodo de riesgo y • Compensatorias • Asistencia y control de trasgresión • Sectoriales (predominantemente problemas específicos• Etapa problema salud y justicia) • Relevancia a juventud para la sociedad • Focalizadas urbano popular • Dispersión de las ofertas• Juventud • Articuladas en política pública • Integrales ciudadana • Intersectoriales • Participativos• Etapa de desarrollo • Inclusión de jóvenes como • Extensión de alianzas social sujetos explícitos de derechos políticos, culturales, sociales y económicos• Juventud: actor • Articuladas en política pública • Equidad y estratégico del • Intersectoriales transversalidad desarrollo • Orientadas a la Incorporación de institucional • Etapa de formación la juventud como capital humano • Enfrentamiento de la y aporte productivo y desarrollo de capital social exclusión • Aporte juvenil a estrategias de desarrolloFuente: Dina Krauskopf, “La Construcción de Políticas de juventud en Centroamérica”,Políticas públicas de juventud en América latina: Políticas Nacionales, O Dávila (ed.), Viña delMar, Ediciones CIDPA, 2003.Para Libardo Sarmiento los enfoques con los cuales se diseñan las políticassociales tienen que ver con los cambios en las percepciones sobre lasjuventudes, y las transformaciones institucionales en las dinámicas políticas,sociales y económicas en cada país.Para él, la política de juventud se enmarca en las políticas de identidad, enreemplazo de las políticas universales en donde la preocupación es ahora detipo cultural por formas políticas basadas en identidades: etnia, color, género,preferencias sexuales, religiones, grupos etarios.Igualmente, se basan en la idea según de la cual un conjunto de población,comprendida en un rango de edades, debe ser sujeto de una política especial,lo que implica disponer de una política que atraviese transversalmente lasdistintas responsabilidades sectoriales del Estado, ya que los jóvenes no son«un sector social». Página 10 de 31
  11. 11. El siguiente cuadro presenta los principales cambios, en las últimas tresdécadas, en las percepciones, los enfoques de política y el marco institucionalen Colombia: ANTES AHORAAgentes de socialización de los jóvenes: Agentes de socialización: El mercado, losFamilia, escuela e instituciones públicas. medios de comunicación, las nuevas tecnologías y espacios propios.El periodo juvenil se definía por su referente Pérdida de la centralidad del estado adulto.adulto y por su estado transitorio. La juventud como una nueva etapa de la vida que dispone de elementos suficientes y propios que la convierten en autónomaLa juventud como una realidad homogénea. Complejidad y heterogeneidad de la realidad juvenil.Políticas sociales indiferenciables y sectoriales Perspectiva generacional y políticas transversales.El joven como problema o “riesgo que se El joven como factor estratégico para elcorrige”. Énfasis en la situación juvenil. desarrollo Potencialidad que se promueve. Combinación en los énfasis: condición y situación juvenil.El joven como un cuerpo social objeto de las El joven como sujeto de derechos ypolíticas estatales. El estado visto como referente esencial en la concertación en elprotector y los jóvenes como receptores de una Estado y la sociedad civil para construir lasasistencia social. políticas públicas de juventud. Formación integral de la juventud. Empoderamiento de los jóvenes.Estado liberal del derecho. Centralismo Estado social y democrático de derecho. Descentralización.Marco institucional de juventud en IberoaméricaEn su informe sobre la revisión del marco institucional y del desarrollo de laspolíticas públicas de juventud en Iberoamérica, la CEPAL-OIJ llegó, entre otras,a las siguientes conclusiones (Hopenhayn, 2004):En cuanto a la situación de la institucionalidad pública de juventud se concluyeque estos son variables, existiendo ministerios, viceministerios, subsecretarías,institutos y direcciones de la juventud con diversos niveles de incidencia yjerarquía política. Las funciones desarrolladas son de diversa índole (rectoría,asesoría y supervisión, así como de promoción de las actividades y serviciosorientados a las y los jóvenes).También encuentran que parte importante de la oferta programática orientada alos jóvenes tiene un carácter sectorial, y algunos países no cuentan conorganismos oficiales a cargo de los sectores juveniles. Página 11 de 31
  12. 12. Se aprecia una amplia gama de oferta programática para la juventud, que se haincrementado considerablemente desde el año 1985. Actualmente existen tantoprogramas globales de difusión y promoción de derechos, como sectoriales enempleo, educación y salud.En cuanto a los problemas encontrados en las políticas públicas para lajuventud, prevalece una diversidad de situaciones:1. Coexistencia de ofertas sectoriales y especiales para la juventud.2. Salvo contadas excepciones, los países carecen de programas específicos para jóvenes rurales, con enfoque de género o hacia grupos con discapacidad.3. Los programas enfrentan problemas de focalización y cobertura y, en especial, se carece de una adecuada evaluación de los mismos.4. Ofertas sectoriales que en algunos casos incluyen a los jóvenes y en otros los subsumen en la categoría de población en general.5. Desarticulación (en el diseño y/o implementación) entre las ofertas sectoriales, y entre éstas y las especiales.6. Frecuente redundancia temática y de focalización entre ofertas sectoriales y especiales.7. Ofertas especiales dirigidas a la juventud en tanto grupo vulnerable.A nuestro modo de ver, aún persisten algunas situaciones de la anteriorevaluación realizada por la CEPAL /FNUAP (2000), y que son importantesrescatar, en la que se observa la oferta de respuestas sectorialesdesarticuladas que carecen de una visión integral.Se concentran en aspectos particulares (educación, salud, etc.), dejando a unlado la perspectiva de conjunto. Estos enfoques “universales”, benefician más ajóvenes de estratos medios y altos, siendo excesivamente centralizados por elEstado nacional en perjuicio de lo municipal, cuando las políticas municipales,por estar más cerca de los problemas, pueden ser más precisas y centrarse enlas personas excluidas para integrarles socialmente.Se evidencian contradicciones entre los actores que brindan servicios yrespaldo a jóvenes, entre instituciones especializadas (como los Institutos dejuventud, los institutos de deportes, o de cultura, entre otros) para ser rectoresy coordinar a la cantidad de instancias ejecutoras.En esto pueden apreciarse funciones indefinidas e imprecisas, acciones quecompiten con otros ministerios del gabinete social, confusión de roles en sudesempeño, o bien se ubican como “rectores” y por encima de instituciones conarraigada tradición, sin tener legitimidad, poder, ni recursos para cumplir susfunciones. (CEPAL/FNUAP, 2000).Las políticas públicas de juventud presentan grandes desafíos en el contextode reformas del Estado actualmente en marcha. Muchas reformas estructuralesllevadas a cabo fueron impulsadas en el marco del Consenso de Washington, yse concentraron principalmente en asuntos relacionados con la disciplina fiscal,liberalización del mercado, comercio, la inversión y privatizaciones. Página 12 de 31
  13. 13. Organismos como el Banco Mundial apoyan las “reformas de segundageneración”, que enfatizan sobre la gobernabilidad democrática, participaciónactiva, y la evaluación del impacto en los destinatarios. (BM 1997, 2001 y 2002y CLAD 1998 y 2000; Losada y Marrodian 2000).6Los especialistas en juventud afirman que las instituciones oficiales de juventudno deben de ejecutar directamente programas y proyectos, debiendo dejar estoa las grandes agencias sectoriales y a los municipios.Para Ernesto Rodríguez (2004) las instituciones de juventud deben dedicaresfuerzos al conocimiento de los problemas que afectan a los jóvenes,investigación, evaluación y seguimiento de las políticas públicas. En segundolugar, jugar un rol de facilitadores de las articulaciones y tareas compartidas pordiversas instituciones. Finalmente, brindar información y asesoramiento ajóvenes, y formar recursos humanos para hegemonizar los enfoques yestrategias.Además, sus contrapartes (públicas y privadas, nacionales y locales) deberíanejecutar los programas y proyectos evitando competir, enfatizando en lacooperación y articulación de sus tareas con las instancias nacionales.Importante también debe ser la necesidad de contar con equipos técnicosespecializados en los temas de juventud.Rodríguez también advierte en la separación de funciones entre diseño,financiamiento, ejecución y evaluación para evitar las distorsiones que generanlas prácticas monopólicas.Además, propone que dada la condición transversal que comparten laspolíticas públicas de juventud con las sectoriales o aquellas referidas a otrosgrupos específicos de población, las primeras podrían complementar la visiónlimitada de las otras.Por ejemplo, la política de educación enfatiza en la enseñanza y descuida elaprendizaje efectivo, las de empleo se centran en el jefe de hogardesatendiendo a las mujeres y jóvenes, o las de salud, concentradas en larecuperación relegando la prevención y fomento de estilos de vida saludables.EXCLUSIÓN SOCIAL DE LAS JUVENTUDESEn las formas de participación institucional se ponen de manifiesto relacionesde poder en la que las y los jóvenes interactúan como actores subordinadosante las autoridades y funcionarios públicos. A continuación se exponenimportantes lecciones aprendidas que nos dejan diferentes estudios sobre estasituación en la realidad latinoamericana.6Citado por Ernesto Rodríguez en “Políticas Públicas de Juventud en América Latina:Empoderamiento de los jóvenes, enfoques integrados, gestión moderna y perspectivageneracional”, en Construcción de políticas públicas, análisis y perspectivas, Pag 115-194, Programa Presidencial Colombia Joven - Centro de Estudios Avanzados en Niñez yJuventud CINDE - Universidad de Manizales -GTZ– UNICEF, 1ª. Edición. Marzo 2004. Página 13 de 31
  14. 14. En un informe de la CEPAL/UNFPA (2000) se afirma que las y los jóvenes nose organizan en términos corporativos en una sociedad que funciona así. Estaes una limitante que las juventudes deben superar organizándose paraperseguir sus propios fines o intereses.Aunque hay que hacer la salvedad de que este distanciamiento de lasinstituciones públicas no es solo de la población joven, sino que también lomanifiestan otros grupos poblacionales. Además, que las rutinas institucionalescontrastan con la mentalidad dinámica de las personas jóvenes, quienesquieren cambios rápidos y de fondo. Para muchos especialistas estamos anteuna crisis de las instituciones y no ante una apatía de las juventudes, puestoque con la corrupción, por ejemplo, las instituciones pierden atracción ydesencantan a la ciudadanía en general.Además que en toda esta situación influye el cambio de escenarios (fin de lasdictaduras, caída del muro de Berlín, emergencia de la globalización), que lesdistancia de las posibilidades de cambio radicales o bien con los estilos quenos acostumbramos a ver en las décadas anteriores.Por su parte, Ganuza y Frances (2008) identifican dos modelos de participaciónindividual: la institucionalizada (cauces institucionales, formas convencionales,asociación y uso de canales formales de participación), que incluye el contactocon autoridades, la colaboración con partidos o plataformas ciudadanas,colaboración con Organizaciones de Sociedad Civil; y la no institucionalizada(no convencional) desarrolladas al margen de los espacios institucionales,como firmar una petición, participar en una manifestación, realizar un boicot ocomprar productos por motivos de carácter político, ético, ambiental.Meyer y Tarrow (1998) señalan una tendencia a la institucionalización y larutinización, perspectivas más amplias de comunicación y un avance de laprofesionalización de sus dirigencias, lo que afecta la flexibilidad de las redesde participantes y sus perspectivas de proponer cambios por fuera de losmarcos convencionales.Garcés y Valdés (p. 33) afirman que la participación, durante el establecimientodel neoliberalismo en Chile, “se mueve entre las formas tecnocráticaspromovidas desde el Estado que, enfatizan las “formas instrumentales” pararesolver necesidades, pasando por “reconocimiento de derechos” y formasclientelistas… hasta nuevas formas de participación asociadas a la emergenciade una nueva cultura juvenil. La coexistencia de estas diversas formas departicipación…, expresan un abanico de formas de participación pocovinculadas entre sí y con un impacto más bien precario…”Rodríguez (2004), por su parte, es de la opinión que las y los jóvenes rechazanlas prácticas con que las organizaciones se manejan, y no sus fines u objetivosconcretos. Él considera que las y los jóvenes quieren participar (y lo hacen muyactivamente cuando las convocatorias son transparentes y compartibles) perono quieren sentirse manipulados. Página 14 de 31
  15. 15. Entre una mayoría de quienes participan se verifica una relación deinvolucramiento asistemático: en la mayor parte de los casos, se trata de unaparticipación en actividades específicas, durante ciertos períodos de tiempo, yno de una pertenencia a las organizaciones como tal. Esto evidencia otracaracterística relevante: los jóvenes viven el presente con una gran intensidad,sin que en sus vidas cotidianas pese demasiado la noción de mediano y largoplazo.Alejandro Monsivais (p171) considera que la relación de las institucionesgubernamentales con las y los jóvenes se enfoca en el control: se apoya enjóvenes incluidos mediante el deporte y tiempo libre, se coopta a losmovilizados, se combate a los marginados, no incluidos y contestatarios.Rodríguez (2004) coincide con Serna (Serna 1998), en que estamos ante unnuevo paradigma de participación juvenil, totalmente distinto al tradicional:mientras que en el pasado las identidades colectivas se construían en torno acódigos socio-económicos e ideológico-políticos, ahora se construyen en tornoa espacios de acción relacionados con la vida cotidiana (derechos de la mujer,defensa del ambiente, etc.).Mientras que en el pasado, continúan afirmando, los contenidos reivindicativosse relacionaban con la mejora de las condiciones de vida (en educación,empleo, salud, etc.) ahora se estructuran en torno al ejercicio de derechos (enla sexualidad, en la convivencia, etc.).Mientras que en el pasado, siguen coincidiendo, los valores predominantestenían una impronta utópica y totalizante (el cambio social debe modificar laestructura para que cambien los individuos) ahora están más vinculados con elaquí y el ahora, desde la lógica de los individuos, los grupos y las estructuras(en simultaneo).Y, finalmente, mientras en el pasado la participación era altamenteinstitucionalizada, ahora se reivindican las modalidades horizontales y las redesinformales, más flexibles y temporales, eludiendo la burocratización. Estoconstituye un cambio radical que hay que asumir a todos los niveles, parapotenciar la participación juvenil.Se afirma que la participación de las y los jóvenes es baja en debates perotambién que poco se les invita, que votan pero que son escépticos, e identificanotros temas que constituyen nuevas sensibilidades, entre las cuales seencuentran la paz y la cultura, la sexualidad, participar con música, en colectas,actos individuales, marchas. Entre las juventudes se observa que no estánespecialmente interesadas en generar procesos de auto-representación quedevengan en organizaciones ciudadanas juveniles (Reguillo, 2003).EXCLUSIÓN DE LAS JUVENTUDES EN NICARAGUANicaragua es un país demográficamente joven. De acuerdo al Censo 2005(INEC, 2005) Nicaragua tiene una población total de 5.450,392 habitantes.Nicaragua es uno de los países más pobres de América Latina, un fenómeno Página 15 de 31
  16. 16. de claro predominio rural. Por lo tanto podemos afirmar que Nicaragua es,además, un país de jóvenes pobres.En general la desescolarización en la población joven de 10 a 29 años es alta.Las cifras de jóvenes que no asisten a la escuela según el Censo-2005, son:De 10 a 14 años el casi 20%; de 15 a 19 el 50%; de 20 a 24 el 80%; de 25 a29 el 90%. Todo esto nos indica que las juventudes mayoritariamente estánexcluidas de la universidad y enseñanza técnica media o superior. Además,entre quienes estudian se observa un alto retraso escolar, baja calidadeducativa, baja retención, alta repetición y bajos promedios.La población joven (10-29 años) en Nicaragua alcanza un 43% de la poblacióntotal, y sobre ellos descansa gran parte del crecimiento económico del país.De la población económicamente activa el 37% lo aporta este grupo de edad.Hay que resaltar que de la población joven que labora nada mas un 19% tienesus estudios secundarios completos, mientras un 47% tiene primaria o menosde escolaridad (UNFPA, 2008).La Encuesta de Hogares para la Medición del Empleo 2006 diagnosticó que elnivel de ocupación de la Población Económicamente Activa se vaincrementando con la edad: de 15 a 19 el 32%; de 20 a 24 el 57%; de 25 a 29el 66%. La cifra de este último segmento de edad se asemeja a la adulta. Eldesempleo y la calidad del empleo son los principales problemas que enfrentala población joven (INEC, 2006).Esta misma encuesta identificó una gran discriminación hacia la mujer joven enacceso y calidad de empleo (hombres casi duplican el porcentaje); Elsubempleo de jóvenes entre 15 y 29 años oscila alrededor del 38%; No haymejora de acceso a empleo con nivel educativo; Alto empleo en sector informal(casi 40%); en su mayoría trabajan como obreros no calificados y empleadosde servicios; tienen salarios más bajos que las personas adultas, solo el 17%de hombre y 13% de mujeres superan la canasta básica; solamente el 20,6%de jóvenes que trabajan están afiliados al sistema de seguridad social.En el año 2007 las y los jóvenes entre 15 y 29 años reportados con ITSrepresentan el 66% del total de casos a nivel nacional. En la poblacióncomprendida entre los 20 y 39 años se concentra el 72% de los casos con VIH-SIDA (UNFPA, 2008).Entre las juventudes de 15 a 19 años 4 de cada 10 no se protege con el uso dealgún anticonceptivo (ENDESA 2006). El embarazo adolescente y el iniciotemprano de relaciones sexuales están ligados a las oportunidades de empleoy educación. Un reciente estudio del UNFPA (2008) refleja el siguientepanorama:• El 31% de embarazos atendidos en unidades de salud son de mujeres adolescentes.• El 46.5% de adolescentes embarazadas no han tenido educación y el 5.4% con educación superior han estado alguna vez embarazadas.• El 43% tuvo su primera relación sexual entre 10 y 15 años. Página 16 de 31
  17. 17. En el tema de la violencia se ha concluido que esta tiende a tener rostro joven.El mismo estudio del UNFPA (2008) se reporta una alta tasa de suicidios entrelas y los jóvenes, más en hombres que mujeres; alta mortalidad de jóveneshombres por accidentes y violencia; alta presencia de jóvenes de sexomasculino como victimarios de diferentes delitos, como robo, agresionessexuales, violencia intrafamiliar.Diversas encuestas revelan que existe muy poco interés entre las y los jóvenespor participar en las organizaciones del mundo adulto. Solamente los gruposdeportivos y organizaciones religiosas acaparan su participación. Larepresentación de las y los jóvenes sobre el país está marcada por unpesimismo social, al ver un país con poco futuro, y poca confianza en lasclases políticas (UNFPA, 2008).En cuanto a la migración se conoce que hasta el año 2005, el 65,6% dequienes migraron eran jóvenes en edades de 10-29 años. Del 1995 - 1999 al2000-2004 casi se duplicó la migración joven.Lo que más preocupa es que emigran jóvenes con niveles educativos altos: enla década de 90 a 99 migraron 17,188 jóvenes con nivel de secundaria y sóloen los 5 años y 4 meses entre 2000 y abril 2005 emigraron 23,223 bachilleres.En la década de 90 a 99 migraron 2,755 jóvenes con nivel universitario y sóloen los 5 años y 4 meses entre 2000 y abril 2005 emigraron 5,131 universitarios.Todas las encuestas declaran que 7 u 8 de cada 10 jóvenes entre 15-30 añosdeclaran su abierto interés por irse del país (UNFPA, 2004).MARCO JURÍDICO DE JUVENTUD EN NICARAGUAEn aras de exponer la ruta para la construcción del andamiaje jurídicoinstitucional de juventud en Nicaragua, echaremos un vistazo sobre el marcojurídico e institucional.Este marco legal es de reciente aprobación. La Ley No. 392 “Ley de Promocióndel Desarrollo Integral de la Juventud” fue aprobada el 19 de junio del 2001. La“Política Nacional para el Desarrollo Integral de la Juventud Nicaragüense” fuesancionada el 27 de noviembre del 2001.La Secretaría de la Juventud (SEJUVE) fue creada en enero del 2002. ElReglamento de la Ley No. 392 fue ratificado el 27 de febrero del 2002 medianteel decreto No. 25-2002. La Comisión Nacional de Juventud fue instalada enseptiembre del 2003. Y el Plan de Acción de la Política Nacional de Juventudpara el período 2005 – 2015 fue aceptado a finales del 2004. En enero del2007, la Secretaría fue elevada al rango de Instituto de Juventud, INJUVE.La Ley de Juventud y su reglamento tienen por objeto promover el desarrollode la juventud, garantizar el ejercicio pleno de sus derechos y obligaciones,establecer institucionales y movilizar recursos del Estado y de la sociedad civilpara la juventud. Según esta Ley, joven es “toda persona nacional o extranjeraradicada en el territorio nacional cuya edad oscile entre los 18 y 30 años”. Página 17 de 31
  18. 18. Los derechos mencionados en esta Ley son los siguientes: a la vida ycondiciones humanas dignas; respeto a la integridad; formar una familia; recibireducación sexual científica; disponer de su tiempo libre; acceder a servicioseducativos; desarrollar su personalidad de forma libre y autónoma; desarrollaruna cultura de paz; acceder a empleo con salario justo y a programas sociales;participar en la vida institucional y pública; desarrollar sus propiasorganizaciones; promocionar una cultura democrática; participar en cargos derepresentación.Los deberes mencionados se orientan a: cumplir con la Constitución y las leyesde la República; promover la defensa de los derechos humanos; asumir eldesarrollo integral de su personalidad; participar en el desarrollo del país y sucomunidad; proteger los recursos naturales y culturales del país.Las políticas definidas en la Ley están orientadas a: la promoción del empleo;la creación de pequeñas y medianas empresas juveniles; la promoción depolíticas sociales (educación, salud, recreación, cultura y deportes); laparticipación de la juventud y el ejercicio de los derechos políticos; elfinanciamiento para la implementación de la Ley.Por su parte, la Política de Juventud “busca conjugar la Acción del Estado y lasociedad, a fin de integrar plenamente a las mujeres y hombres jóvenes delpaís a los procesos de transformación económica, social, política y cultural.Esta política contiene expectativas, llama a legitimar las estrategias y aconstruir consensos, y define lineamientos generales. Se define como “unsistema de acciones”, donde existen múltiples componentes o subsistemasfuncionales donde cada uno de ellos da cuenta de esta orientación común,teniendo como fin último convertirse en el principal instrumento de referenciade todas las acciones dirigidas a las juventudes.En su marco de referencia, la política reconoce la complejidad de adoptar unadefinición de juventud, definiéndoles como “todos los hombres y mujeres entrelos dieciocho y los treinta años cumplidos”. Entiende que son sujetos dederechos y actores estratégicos del desarrollo, reconoce su participación comoun factor de renovación constante de la sociedad, favorece el voluntariado y laciudadanía, sin obviar la existencia de situaciones de exclusión social en elmundo juvenil.Esta política precisa de cuatro características fundamentales; i) Presentar unhorizonte deseable y posible para la juventud, fruto del consenso y con unavisión de Estado; ii) Garantizar las condiciones necesarias para la participaciónde la juventud; iii) Contener los elementos necesarios para ser el principalinstrumento de referencia; iv) Orientar la gestión y canalización de recursos.La política se basa en diez principios: integralidad, mejoramiento continuo,equidad, ciudadanía, autonomía, diversidad, responsabilidad, transformación,participación y universalidad. Página 18 de 31
  19. 19. Consta de un objetivo general –“crear condiciones para integrar a los jóvenescomo sujetos de derechos a la sociedad nicaragüense”- y doce objetivosespecíficos: equidad de género, acceso a la educación, promoción del autocuido, rescate de la cultura, uso positivo del tiempo libre, inserción al mercadolaboral, reconocer su aporte a la sociedad nicaragüense, reducir la exclusión,programas para jóvenes en desventaja, promover voluntariado, convivencia delas familias jóvenes, y participación juvenil.El Plan de Acción de la Política Nacional, por su parte, fue diseñado con uncarácter prospectivo de diez años (2005-2015) con la intencionalidad dearticular y coordinar la acción e intervención de las distintas instituciones delgobierno central, regional y local, tomando en cuenta sus propiascompetencias, el respaldo de la sociedad civil, la participación de diversosgrupos de jóvenes, el apoyo de la empresa privada y de la cooperacióninternacional.El Plan de Acción consta de cinco partes. En la primera, se presenta una brevedescripción del contexto socio económico del país, e incorpora lascaracterísticas socio demográficas de la población joven y los enfoques querigen todo su contenido.En la segunda parte presenta una serie de contenidos que intenta vincular lasituación de la juventud en el contexto de las políticas públicas del país, elmarco jurídico e institucional del Plan, el enfoque de juventud en el PlanNacional de Desarrollo y presenta el rol de los y las jóvenes en tantociudadanos.En la tercera, que constituye el elemento central Plan, se presentan los fines aalcanzar mediante la implementación del mismo. En la cuarta, se listan cadauno de los ejes de intervención (6), sus fundamentos y objetivos (7), estrategias(20), líneas de acción (22), acciones a emprender (251) y los resultadosesperados (84) en el plazo previsto. En la quinta, se establecen losmecanismos e instrumentos para el monitoreo y la evaluación de las acciones aimplementar con el Plan.Los diferentes instrumentos del marco jurídico de juventud se complementan, yen su conjunto logran reconocer a la juventud como sujetos de derechos yactores estratégicos del desarrollo, con capacidades para intervenirprotagónicamente en su presente, contribuir en el mejoramiento de su calidadde vida y aportar participativamente al desarrollo de la sociedad.La juventud es reconocida como una fuerza social en proceso deestructuración, con una visión y concepto de la vida específico, con sus propiaspotencialidades, expresiones, entusiasmo, creatividad y sus correspondientesdemandas y propuestas.Por otra parte, se creó la Secretaría de la Juventud y desde sus inicios asumeun doble rol, el de articular y ejecutar programas, proyectos y acciones. En suprimer período (2002–2006) se ejecutaron 10 programas: educación enpoblación y sexualidad; prevención y atención a la violencia juvenil; información Página 19 de 31
  20. 20. juvenil; empleo comunitario; Haz realidad tu negocio (emprendedores); festivalde canto y su reality show; DINO II (fortalecimiento institucional); Entra 21(empleo); y la primera encuesta nacional de juventud.En este mismo período se logró reglamentar la Ley de Juventud, instalar laComisión Nacional de Juventud, y elaborar el Plan de Acción de Juventud2005–2015.El cumplimiento de las políticas y el trabajo de la institucionalidad de juventudaún no han sido monitoreados, ni evaluado su impacto en la población joven.Aunque a simple vista se observa que no se han destinado recursossustanciales para su implementación. Además, tienen valides muchas de lasreflexiones expuestas en el capítulo de los conceptos y enfoques sobrejuventud y políticas públicas.LA EXPERIENCIA DE FUNDACIÓN DESAFÍOSComo ya antes describimos, desde 1996 Fundación Desafíos se inició en lapromoción de procesos de construcción de Agenda Joven en los municipios deCondega y Estelí, en el contexto electoral de ese año. Hasta la fecha estedocumento continúa siendo promovido como un instrumento de política públicapara la inclusión social de las y los jóvenes en el ámbito municipal.La Agenda Joven es concebida como un documento programático en el que seidentifican los principales problemas, necesidades y aspiraciones de lasjuventudes, al igual que se recomiendan alternativas de intervención paratransformar sus realidades.La importancia de la Agenda Joven radica en ser considerada un marco dereferencia que contribuye a la definición de programas, proyectos y acciones,concebidos desde la perspectiva de las y los propios jóvenes. Constituye uninstrumento sólido de los/as jóvenes para la negociación con sus dirigentes yautoridades, con el propósito de que estos últimos respondan con eficacia yempeño en el diseño de acciones y políticas públicas.En su construcción se promueve la participación de jóvenes representantes dediversas organizaciones, grupos o líderes individuales (estudiantes, deportistas,artistas, comunitarios, ambientalistas, religiosos, salubristas y políticos). Estadiversidad es importante para cuidar el sentido de pertinencia respecto a cadauno de los ámbitos de acción juvenil.Otra consideración importante es procurar la presencia de jóvenes acorde a sudiversidad en cuanto a sexo, lugar de residencia (rural y urbano), segmentos deedades (adolescentes, jóvenes plenos y mayores), nivel académico, condiciónlaboral, entre otras.Esto debe ser así dado la diversidad de juventudes, y porque los problemas ynecesidades de un grupo poblacional no son iguales a los de otro. Por ejemplo,no es lo mismo establecer políticas para prevenir el embarazo precoz enadolescentes, que promover el uso de métodos anticonceptivos en jóvenes Página 20 de 31
  21. 21. mayores. Además que, entre más amplia es la participación yrepresentatividad, mayor será la legitimidad de la consulta.La metodología del proceso incluye la realización de uno o varios talleres paraconstruir y validar la propuesta de Agenda, que contempla la selecciónpertinente de participantes, su distribución en mesas temáticas (educación,cultura y deportes; salud; empleo; participación), y la realización de una sesiónplenaria para consolidar el documento final.La negociación y concertación de compromisos requiere de un plan de cabildeoe incidencia a desarrollar por las y los jóvenes, sus organizaciones y agentesjuveniles aliados, debiendo incluir también acciones de comunicación.Si se coincide con los procesos electorales, la Agenda Joven puedepresentarse y negociarse en Foros de Juventud con las y los candidatos, endonde además se persigue visibilizar la situación de la juventud y acordarcompromisos mediante la firma de un “Acta de Concertación”, para que –en elcaso de resultar electos/as– incluyan en su plan de gobierno acciones enbeneficio de la juventud.Una vez instalado el nuevo Gobierno Municipal, se debe reiniciar las pláticascon las autoridades electas, principalmente con el Alcalde, Vice Alcalde,Secretario/a del Concejo, y el o la Concejal joven. El objetivo principal se centraen buscar como reconfirmar los compromisos adquiridos, y establecermecanismos de seguimiento, monitoreo y evaluación al cumplimientos de losmismos.La Agenda Joven también se convierte en un valioso instrumento de referenciay negociación de las y los jóvenes para participar en los diferentes espacios deinformación, consulta y “toma de decisiones” existentes en el Municipio.Entre estos espacios están el Comité de Desarrollo Municipal, los Cabildos, lasComisiones de Trabajo, los Grupos de Interés, las Mesas Temáticas, y losprocesos de consulta para la Planeación Estratégica, la elaboración de Planesde inversión y los Presupuestos Multianual y Anual. A partir del año 2006 sehan creado nuevos espacios: Gabinetes y Consejos del Poder Ciudadano, asícomo los Congresos Juveniles.PARTICIPACIÓN JUVENIL Y EXLUSIÓN SOCIALEn esta parte expondremos la percepción que tienen las y los jóvenes sobrediferentes temas que prevalecen en la normatividad, discursos y prácticasrelacionadas con la democracia “participativa” y representativa en Nicaragua.Los aspectos acá abordados forman parte de los cuestionamientos ydemandas formuladas durante los procesos de construcción de diversasAgendas Joven.Uno de los primeros temas está relacionado con la cultura política queprevalece en el mundo adulto. Las y los jóvenes cuestionan el comportamientoautoritario, burocrático y clientelista de las autoridades en su ejerciciogubernamental. Proponen que las consultas ciudadanas que se promueven Página 21 de 31
  22. 22. sean inclusivas, y no se restrinjan únicamente a ser realizadas con quienesguardan afinidad partidaria.Sienten que son utilizados como instrumento político y que no sonconsideradas personas capaces de incidir en el desarrollo local. Señalan laprevalencia de percepciones que les estigmatizan y representan comoignorantes e irresponsables, y llaman al mundo adulto a que reconozcan suscapacidades, sus aportes a la sociedad, y que se les incluya en las comisionesde trabajo que generalmente están integradas por personas adultas.Consideran que esa visión adultocéntrica les excluye y limita susoportunidades.Un segundo tema importante de abordar es el de la democracia representativa,desde donde las y los jóvenes enfatizan principalmente en dos aspectos. Enuno de ellos patentizan su rechazo a la manipulación del voto joven, a servistos como un “objeto electoral”, recriminándoles a los partidos políticos y suscandidatos/as que solamente les recuerdan durante las campañas electorales.En el otro aspecto apelan a garantizar la representatividad juvenil demandandocuotas de participación como candidatos/as a cargos de elección popular, peroque además se les incluya en posiciones ganadoras. Exigen mayorcompromiso de las y los concejales y diputados jóvenes, alegando que éstosno conocen la situación de las juventudes, desconocen las agendas joven y nopromueven acciones para su cumplimiento.También solicitan ocupar cargos de dirección a lo interno de las estructuras delos partidos políticos. Cuestionan los criterios que privan al momento deseleccionar a las y los jóvenes que corren como candidatos, puesto que sedesestima las capacidades y la representatividad.Un estudio realizado sobre las autoridades municipales electas en el año 2000(Andino, 2001) encontró que uno de cada tres municipios del país contaba conalguna autoridad joven electa (Alcalde, Vice Alcalde o Concejal). Igualmente sedestacan evidencias de que las autoridades jóvenes no hacen nada o hacenmuy poco por las y los jóvenes, pues carecen de planes y mecanismos pararepresentar y trabajar en función de sus expectativas.Un tercer tema que cautiva la atención de las y los jóvenes está referido a laspolíticas públicas de juventud. Nicaragua cuenta con uno de los marcosjurídicos más completos de América Latina, pero la mayoría de las y losjóvenes manifiestan desconocimiento de las leyes y políticas relacionadas conla juventud y la participación ciudadana, así como de los mecanismos parapresentar iniciativas de Ley.Consideran que este desconocimiento no les permite hacer uso de susderechos, y por otra parte perciben que no se cumple con las leyes que lesbenefician. Proponen que los diputados vigilen por el cumplimiento de lasmismas, y demandan se les consulte al momento de aprobar nuevas leyes,incluir su enseñanza en las currículas del sistema de educación, y promovercampañas de difusión. Página 22 de 31
  23. 23. El liderazgo juvenil reconoce la existencia de políticas públicas de juventud,pero critican la no inclusión de las mujeres y jóvenes rurales. Además,proponen elaborar planes y agendas joven cuyo cumplimiento puedan serevaluadas periódicamente.En relación a la institución de juventud, el Instituto de Juventud (INJUVE) espercibido como una “macro estructura” que carece de oficinas y representantesmunicipales. Por lo tanto proponen la creación de oficinas locales, y que desdela Asamblea Nacional se destinen partidas presupuestarias para sufuncionamiento.El cuarto tema que destacan las juventudes está relacionado con su liderazgo yorganización. Las y los jóvenes observan una carencia de programas dedesarrollo del liderazgo juvenil a lo interno de los partidos políticos, y en estesentido demandan promover un liderazgo político de calidad, que les permitainsertarse en las estructuras, esferas y procesos de toma de decisiones.Critican la poca participación y representación de mujeres, y demandan unsistema de cuotas que debe ser incluido en la Ley Electoral. Proponenestablecer elecciones primarias a lo interno de los partidos políticos paramejorar la selección de candidatos jóvenes, demandando a su vez unaestrategia de “relevo generacional” a lo interno de los partidos y susorganizaciones juveniles.Reconocen la existencia de diversas organizaciones en sus municipios, peroconsideran que estas se encuentran fragmentadas entre sí. Proponenarticularse en Redes alrededor de intereses comunes, bien sea por unaagenda, una política o un plan municipal de juventud que sirva de referente,con enfoque de género e inclusión de jóvenes rurales.Demandan designar a una persona que brinde atención profesional desde lasAlcaldías, o bien crear instancias de juventud que sean reconocidas yapoyadas por las autoridades y Organizaciones de la Sociedad Civil.Al respecto debemos apuntar que realmente a lo interno de los partidospolíticos prevalece la concepción de considerar al joven como “activista”, aquienes se les asignan pequeñas responsabilidades relacionadas con accionesde propaganda y movilización, y no se invierte en el desarrollo de suscapacidades.El quinto tema guarda relación con el Sistema de Planificación Municipal. Las ylos jóvenes afirman desconocer las fechas en que se realizan los cabildosmunicipales y demás mecanismos para la participación ciudadana, y reclamanporque no se les invita ni se les informa sobre lo que se invierte en juventud.Las y los jóvenes no se sienten representados en los Gobiernos Municipales nien otras instituciones gubernamentales. Identifican como carencia importante lafalta de un sistema de información sobre juventud que permita monitorear losrecursos asignados y realmente invertidos. Página 23 de 31
  24. 24. Demandan ser incorporados en los espacios clave de participación ciudadanaestablecidos, como los Comité de Desarrollo Departamental y Municipal, losGabinetes y Consejos del Poder Ciudadano. Igualmente, requieren que se lestome en cuenta en los espacios y procesos de consulta, y que las autoridadesse muestren más abiertas a la participación juvenil.Reclaman la institucionalización de sus propios espacios de expresión juvenil,que se les informe de los otros espacios existentes, y que se les escuche.Quienes se han integrado en los espacios de participación ciudadanadenuncian diversas manifestaciones de discriminación que han vivido, ycuestionan que no se toman en cuenta sus opiniones. Proponen crear y/ofortalecer las Comisiones Municipales de Adolescencia y Juventud, al igual quelas Casas de Juventud ya existentes.En cuanto a los presupuestos y recursos que manejan o destinan las Alcaldíasy Diputados a las juventudes, manifiestan desconocer cuánto, cómo y en quése invierten, por lo que demandan participar en la toma de decisiones respectoa la ejecución de estos recursos, o al menos se les consulte e informe alrespecto.Proponen que desde las Alcaldías se destine el 1% del presupuesto municipalpara proyectos en beneficio de las juventudes, y que se le brinde seguimientoal cumplimiento de las promesas formuladas por las y los candidatos durantelas campañas electorales.Recomiendan sostener encuentros periódicos con las autoridades para queéstas rindan cuentas de su gestión en materia de juventud, o bien establecermecanismos alternos al Sistema de Planificación Municipal para que Alcaldes yDiputados consulten y rindan cuentas sobre su gestión y cumplimiento a laAgenda Joven.Visualizan que se pueden establecer alianzas con las autoridades para evaluarel cumplimiento a sus promesas, y que es necesario construir indicadoresnacionales y locales para visibilizar el aporte joven al desarrollo del país.CONCLUSIONESDesde Fundación Desafíos se ha validado este pragmático modelo depromoción de la participación ciudadana juvenil para incidir en las y lostomadores de decisiones.El mismo implica la articulación asociativa de las y los jóvenes en una Red, laconstrucción participativa de su propuesta puesta de manifiesto en la AgendaJoven, y la negociación de ésta en espacios propios y amigables como losForos de Juventud.Este modelo, desencadenado en un contexto pre y pos electoral, ha logradocrear condiciones favorables para colocar en la palestra pública la propuestajoven, y así poder incrementar las oportunidades de concertar compromisoscon las autoridades electas, principalmente en el ámbito municipal. Página 24 de 31
  25. 25. Este prototipo ha sido replicado a escala por diferentes organizaciones einstituciones que trabajan con jóvenes en diferentes partes del país (inclusive anivel centroamericano), logrando resultados satisfactorios, similares y hastasuperiores a los obtenidos por Desafíos.Desde nuestra percepción este modelo, que intenta romper con la tradiciónautoritaria y centralista de las políticas públicas, puede ser institucionalizadocomo parte de los dispositivos y procesos del Sistema de PlanificaciónMunicipal, y ser incorporado en el plan de trabajo del Instituto Nicaragüense dela Juventud, para el diseño participativo de políticas públicas.Aunque debemos de reconocer que en la actualidad el gobierno ha promovidola construcción de las Agenda Joven por municipio y la realización deCongresos Juveniles a nivel municipal, departamental y nacional.No obstante los logros obtenidos con la implementación de este modelo, espreciso advertir de algunas lecciones aprendidas. La primera guarda relacióncon que la Agenda Joven retoma de manera integral y amplia la situación de lajuventud (educación, salud, inserción laboral, etc.), transcendiendo lascompetencias del Gobierno Municipal (Alcaldía), dado el alto nivel decentralismo existente en nuestro país.Todo esto implica la necesidad de establecer una amplia alianza con el restode autoridades locales (delegaciones institucionales), lo que resulta difícil decristalizar ante la polarización partidaria y estilos de dirección centralistas,principalmente cuando ideológicamente no coincide el gobierno central con elmunicipal.La segunda lección aprendida tiene que ver con el Sistema de PlanificaciónMunicipal, el cual posee dos limitaciones estructurales trascendentales.Primeramente, porque establece una participación ciudadana limitada a lapromoción de espacios de información y consulta (democracia indirecta), sintrascender a la participación real de la ciudadanía en la toma de decisiones. Laotra limitación está referida a que este sistema carece de un enfoquegeneracional en su concepción, metodología, dispositivos e instrumentosestablecidos.Además, todo esto no está exento de dos condiciones adversas que confrecuencia nos hemos encontrado. Una de ellas es que la participaciónciudadana juvenil es poco promovida por las instituciones gubernamentales ylas organizaciones de la sociedad civil. A lo interno de las organizaciones lasjuventudes muy poco o en nada se les ejercita en espacios de participación, ygeneralmente son percibidos como activistas o meros recipientes de servicios.La segunda condición adversa se refiere a la polarización partidaria queobstaculiza iniciativas cívicas e independientes. Esto puede desencadenar enactitudes de manipulación y autoritarismo de la dirigencia adulta, e impedir que“sus jóvenes” trabajen conjuntamente y sin discriminación en otros espaciosdistintos a los de sus partidos políticos. Página 25 de 31
  26. 26. Esto también tiende a provocar la inasistencia de autoridades y candidatos/as alos espacios de presentación y concertación de acuerdos (Foros) para nocomprometerse o evitar el riesgo de perder votos. En las últimas elecciones hasido una constante las posiciones oficiales de partidos políticos por noparticipar en este tipo de espacios.Esta polarización, que forma parte de nuestra intolerante cultura política, esmuy cuestionada por las y los jóvenes en sus Agendas. Prácticamente ennuestro país prevalece una concepción que confunde la participación políticapartidaria con la participación ciudadana, y predomina una desconfianzapartidaria que contamina a las juventudes y algunas de las organizaciones a lasque se vinculan.Esta cultura política, a su vez, restringe las posibilidades de encontrar voluntadpolítica entre las autoridades para promover una amplia participaciónciudadana juvenil.También la exclusión juvenil forma parte de esta cultura políticatradicionalmente hegemónica a lo interno de los partidos políticos. Aunquedebemos reconocer la existencia de avances en algunos partidos (un poco másen el FSLN que en el PLC) con el establecimiento de cuotas, las juventudesreclaman el cumplimiento de éstas, y mayor trasparencia e igualdad deoportunidades en la elección de sus representantes.Mayor aún es el cuestionamiento a las jóvenes autoridades, que no hacen másque sumergirse en la burocracia institucional y en la defensa de las agendaspartidarias. Así, las y los jóvenes candidatos no son más que nuevosinstrumentos de movilización del voto joven.Pero muy poco puede hacer un liderazgo juvenil débil y organizativamentefragmentado. Un liderazgo que no cuenta con recursos y carece deoportunidades para el desarrollo de sus capacidades. Jóvenes líderes que notienen poder ni capacidad de influir internamente en las decisiones que setoman en las directivas de sus partidos, organizaciones e institucionesgubernamentales, con supremacía adulta.La deuda principal de la clase política con las juventudes radica en elincumplimiento a la promesa electoral y a las mismas políticas públicas con lasque se comprometen.A simple vista se observa que no se han destinado recursos sustanciales parasu implementación. En esto coincidimos con Muñoz7, quien afirma que laspolíticas de juventud fueron “concesiones sin efecto en la vida social, en lamedida que los sectores que ejecutan políticas sociales no los tomaron enserio: los vice ministerios no tuvieron presupuesto, ni presencia ni poder. ElEstado tomó el tema para hacer con él protagonismo y la sociedad civil (através de las ONG) entró en el juego (…) haciendo hoy un balance podemosdecir que no tenemos indicadores de logro, ni existe una agenda intencionadaque permita capitalizar los aprendizajes”.7 Citado por Libardo Sarmiento, en: Política Pública de Juventud en Colombia: Logros,Dificultades y perspectivas. Página 26 de 31
  27. 27. La deuda joven más accesible a su cumplimiento es la promoción de procesosy el establecimiento de dispositivos de participación ciudadana juvenil. Estasolamente requiere de la voluntad política de los actores adultos, y de suinstitucionalización.El Instituto de Juventud puede convertirse en el ente rector de un proceso quepermita transversalizar la perspectiva generacional en las institucionesnacionales y municipales. Un proceso participativo que incorpore las diferentesexperiencias desarrolladas de manera alterna a las instituciones, y desde lasociedad civil, constituiría un significativo aporte. Página 27 de 31
  28. 28. BIBLIOGRAFÍAAndino, Ricardo (2009). La deuda joven: el derecho a la participación.Managua, Nicaragua.Andino, Ricardo (2008). Juventud y políticas públicas en Nicaragua: contexto,enfoques conceptuales y marco normativo.Andino, Ricardo (2008). Globalización y Ciudadanía Juvenil. Nicaragua.Managua, Nicaragua.Andino, Ricardo… et.al (2005). Juventud, participación ciudadana e incidenciaen la política pública municipal de Nicaragua: La experiencia de Ocotal.Managua Nicaragua.Andino, Ricardo (2001). Juventud y poder local en Nicaragua: Las jóvenesautoridades electas. Managua Nicaragua.Botero Patricia, Torres Juliana, y Alvarado Sara (2008). Perspectivas teóricaspara comprender la categoría participación ciudadana - política juvenil. RevistaLatinoamericana de CCSS, Niñez y Juventud, Manizales Doctorado en CCSS,Niñez y Juventud del Centro de Estudios avanzados en Niñez y Juventud y elCINDE, vol. 6, núm. 2, (julio-diciembre), 2008, pp. 565-611.Bufete Popular “Boris Vega” (2008). Agenda Joven del Municipio de Masaya.Nicaragua.Ceballos, Francisco (2005). La situación de la juventud. Miradas, definiciones yconstrucción de políticas públicas. SIJOVEN, Ecuador.http://www.siise.gov.ec/siise/Publicaciones/Tomo1j.pdfCEPAL - UNFPA (2000). Juventud, Población y Desarrollo en América Latina yel Caribe. Problemas, oportunidades y desafíos. Santiago de Chile, 2000.CINDE – Universidad de Manizales (2004). Construcción de políticas públicas,análisis y perspectivas. Programa Presidencial Colombia Joven - Centro deEstudios Avanzados en Niñez y Juventud CINDE - Universidad de Manizales -GTZ– UNICEF, 1ª. Edición. Marzo 2004.Coalición de Juventudes (2006). Agenda Nacional de Adolescentes y jóvenes.Managua, Nicaragua.Dávila, Oscar (2003). Políticas públicas de juventud en América Latina:políticas nacionales. CIDPA Ediciones, Viña del Mar, Chile.http://www.cidpa.org/polit_locales.aspFundación Desafíos (2006a). Compendio de Agendas Joven de 10Departamentos de Nicaragua.Fundación Desafíos (2006b). Encuesta de Juventud Rural. Disponible enwww.fundaciondesafios.orgFundación Desafíos (2005). Situación social y participación de la juventud enocho cabeceras departamentales de Nicaragua. Managua, Nicaragua. Página 28 de 31
  29. 29. Ganuza Fernández, Ernesto, Francés García, Francisco (2008). ¿A quellamamos participar en democracia? Diferencias y similitudes en las formas departicipación. Revista Internacional de Sociología (RIS). Vol. LXVI, No 49,Enero-Abril, 89-113, 2008. ISSN 0034-9712.Garcés, Mario y Valdés, Alejandra (1999). Estado del arte de la participaciónciudadana en Chile; Documento preliminar para Oxfam-GB; Santiago,diciembre de 1999.HOPENHAYN, Martín (2004). La juventud en Iberoamérica: Tendencias yUrgencias. CEPAL/OIJ, Santiago de Chile.INEC (2005). Conceptos, definiciones básicas y nota técnica: VIII Censo dePoblación y IV de Vivienda, 2005, Nicaragua.INEC (2006). Encuesta de Empleo Nicaragua. 2006Krauskopf, Dina (2002): La Construcción de Políticas de Juventud EnCentroamérica. En: Políticas públicas de juventud en América latina: PolíticasNacionales, O Dávila (ed.), Viña del Mar, Ediciones CIDPA, 2003.MINSA (2007a) Oficina de Estadísticas División de Sistemas de Información.Bases de datos Estadísticos en tablas EXCEL. Managua 2007MINSA (2007b) La epidemia de VIH/SIDA. Situación epidemiológica hastaMarzo 2007. www.minsa.gob.ni/bns/sida/doc/05.pdfMonsiváis Carrillo, Alejandro (2002). Ciudadanía y juventud: elementos parauna articulación conceptual. En Perfiles latinoamericanos 20, junio 2002, pp.157-176.Montenegro, Sofía (2001). Jóvenes y Cultura Política en Nicaragua: lageneración de los 90. Primera Edición, HISPAMER.Muñoz, Germán (2006). La comunicación en los mundos de vida juveniles:hacia una ciudadanía comunicativa. Tesis presentada en el Doctorado enCiencias Sociales, Niñez y Juventud, Centro de Estudios Avanzados en Niñez yJuventud, Universidad de Manizales – CINDE, 2006Muñoz, Germán (2004). Construcción de políticas de juventud. Análisis yperspectivas. U. de Manizales-CINDE.http://www.unicef.org/colombia/conocimiento/constpolitica.htmOIJ (2005). Convención Iberoamericana de Derechos de los Jóvenes.www.oij.org.OIJ/Fundación Ford, Programa DINO (2004). Estado y Sociedad Civil:Fortalecimiento Institucional y Alianzas para construir políticas públicas dejuventud. Costa Rica / El Salvador / Guatemala / Nicaragua. Madrid, OIJ.Reguillo, Rossana (2003). Ciudadanías juveniles en América Latina. En RevistaÚltima Década, noviembre, número 019, CIDPA, Viña del Mar Chile, pp. 1-20REJUCA (2005) Agenda Joven Centroamericana. Costa Rica, 2005.Rodríguez, Ernesto (2009). Participación juvenil y desarrollo local: experienciasy desafíos en Guatemala. Página 29 de 31
  30. 30. Rodríguez, Ernesto (2004). Políticas públicas de juventud en América Latina:empoderamiento de los jóvenes, enfoques integrados, gestión moderna yperspectiva generacional.Rodríguez, Fernando (2005). Ciudadanos soberanos: Participación ydemocracia directa. ALMUZARA, España, 2005.Santos, Boaventura de Sousa (2005). Democracia y Participación: El ejemplodel presupuesto participativo de Porto Alegre. ILSA, Bogotá Colombia 2005.Sarmiento, Anzola Libardo, Política Pública de Juventud en Colombia: Logros,Dificultades y Perspectivas; www.colombiajoven.gov.coSecretaría de la Juventud (2006). Primera Encuesta Nacional de Juventud.Nicaragua, 2006.Secretaría de la Juventud: Informe de Gestión 2002 – 2006. Sin fecha. En:www.sejuve.gob.niSecretaría de la Juventud (2006). Primera Encuesta Nacional de Juventud.Managua 2006.Secretaría de la Juventud (2004a). Ley y Reglamento de promoción para eldesarrollo integral de la Juventud Nicaragüense. Managua, 2004.Secretaría de la Juventud (2004b). Política Nacional para el Desarrollo Integralde la Juventud Nicaragüense. Managua, 2004.Secretaría de la Juventud (2004c). Plan de Acción de la Política Nacional parael Desarrollo Integral de la Juventud Nicaragüense 2005 – 2015. Managua,2004.UNFPA (2008). Análisis de Situación en Población para Adolescentes yJóvenes en Nicaragua: Las personas jóvenes y los Objetivos del Milenio. UnaNicaragua Joven y cada vez más urbana de cara al 2015. Informe Final.Gustavo Pineda Chávez. Managua, diciembre de 2008. Fondo de Población delas Naciones Unidas. Página 30 de 31
  31. 31. GLOSARIOBM Banco MundialCEPAL Comisión Económica para América Latina y el CaribeENDESA Encuesta Nicaragüense de Demografía y SaludFNUAP/UNFPA Fondo de Población de las Naciones UnidasFSLN Frente Sandinista de Liberación NacionalINEC Instituto Nacional de Estadísticas y CensosINJUVE Instituto de la JuventudOIJ Organización Iberoamericana de JuventudONG Organismo No GubernamentalOSC Organizaciones de la Sociedad CivilPLC Partido Liberal ConstitucionalistaSEJUVE Secretaría de la JuventudSIDA Síndrome de inmunodeficiencia adquiridaVIH Virus de la inmunodeficiencia humana Página 31 de 31

×