Bolcanepocdef

656 views

Published on

Published in: Health & Medicine
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
656
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
137
Actions
Shares
0
Downloads
17
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Bolcanepocdef

  1. 1. 1 B O L E T Í N C A N A R I O D E U S O R A C I O N A L D E L M E D I C A M E N T O D E L S C S Nº 1 · JUNIO 2013Vol. 5 S U M A R I O - INTRODUCCIÓN - CLASIFICACIÓN EPOC - OBJETIVOS GENERALES EN EL TRATAMIENTO DE LA EPOC - TRATAMIENTO NO FARMACOLÓGICO - VACUNACIÓN EN EL PACIENTE CON EPOC - TRATAMIENTO FARMACOLOGICO DE LA EPOC ESTABLE - MEDICAMENTOS INTRODUCIDOS EN EL TRATAMIENTO DE LA EPOC - OTRAS TERAPIAS CONTROVERTIDAS - TRATAMIENTO DE LA EXACERBACIÓN AGUDA DE LA EPOC - CONCLUSIONES - BIBLIOGRAFÍA INTRODUCCIÓN La enfermedad pulmonar obstructiva crónica, EPOC, se caracteriza principalmente por una obstrucción crónica al flujo aéreo, poco re- versible, progresiva y asociada a una reacción inflamatoria anómala en relación principalmente al humo del tabaco1. El diagnóstico de la EPOC exige la realización de una espirometría considerando que exis- te obstrucción al flujo aéreo si el cociente entre el volumen máximo expirado en el primer segundo de una expiración forzada y la capaci- dad vital forzada (FEV1/FVC) posbroncodilatación es inferior a 0,7, en fase estable. Esta se debe realizar en todo paciente mayor de 35 años, con un índice de tabaquismo igual o mayor de 10 paquetes/año y con síntomas respiratorios6. Es una enfermedad habitualmente infradiagnosticada (según algunos estudios, hasta en un 78% de los casos2) y con una elevada morbi- mortalidad. Supone un problema de salud pública de gran magnitud, con un importante consumo de recursos, tanto sanitarios como en pérdida de calidad de vida relacionado con la salud. La prevalencia de EPOC en la población de 40-80 años es del 10,2% según datos del estudio EPI-SCAN2 y se prevé que siga aumentando. Constituye la cuarta causa de muerte en los países de nuestro entor- no (en España la 5ª en varones y la 6ª en mujeres) y la Organización Mundial de la Salud estima que será la tercera causa de muerte en el año 20303. CLASIFICACIÓN EPOC El objetivo de la clasificación de la EPOC es determinar el grado de severidad de la enfermedad, para posteriormente establecer las reco- mendaciones sobre la terapia más adecuada en cada caso4. La clasificación según parámetros estrictamente espirométricos como el FEV1, ha sido la forma utilizada tradicionalmente como indicador más útil para establecer el nivel de gravedad de los pacientes con EPOC. Sin embargo, no todos los pacientes con un mismo grado de obstrucción tienen la misma sintomatología o el mismo pronóstico, siendo, por tanto, poco útil para discriminarlos, así como para estable- cer las recomendaciones de tratamiento. Por ello en la actualidad las clasificaciones de la EPOC incluyen, además del grado de obstrucción al flujo aéreo, otros parámetros como los síntomas del paciente, la fre- cuencia de exacerbaciones, el nivel de actividad física, el índice de masa corporal (IMC) o las hospitalizaciones (Tabla 1): 1. Grado de obstrucción al flujo aéreo, tomando como valor de refe- rencia el FEV1 (expresado en porcentaje del valor de referencia), se clasifica como: - Obstrucción leve: FEV1 ≥ 80. - Obstrucción moderada: FEV1 ≥50% y <80%. - Obstrucción grave: FEV1 ≥ 30% y <50%. - Obstrucción muy grave: FEV1 <30% del valor de referencia o <50% con insuficiencia respiratoria crónica (pO2 ≤ 60 mmHg con o sin hipercapnia a nivel del mar). Se recomienda repetir la espirometría forzada anualmente, y en caso de realizar cambios en el tratamiento, repetir a los 2-3 meses para valorar la respuesta6. 2. Síntomas evaluados por 2 posibles herramientas de ponderación: - Nivel de disnea: evaluado mediante la clasificación con escala modi- ficada de la British Medical Research Council (mMRC)5: • Grado 0: ausencia de disnea, excepto al realizar ejercicio intenso. • Grado 1: disnea al andar deprisa o al subir una cuesta poco pronun- ciada. • Grado 2: incapacidad de mantener el paso de otras personas de la misma edad, caminando en llano o tener que parar al andar en llano al propio paso. • Grado 3: tener que parar a descansar al andar unos 100m. o a los pocos minutos de andar en llano. • Grado 4: limitación para salir de casa o realizar actividades de la vida diaria como vestirse o desvestirse. - El cuestionario COPD Assessment Test (CAT) que incluye aspectos clí- nicos como la tos, expectoración, astenia, tolerancia al ejercicio y acti- vidades de la vida diaria, y problemas para el descanso nocturno. Cada síntoma se pondera del 1 al 5 y el punto de corte está en 10. Disponible en: http://www.catestonline.org/images/pdfs/SpainUSCATest.pdf 1 1 2 2 3 3 5 5 6 7 8 ACTUALIZACIÓN EN LA EPOC
  2. 2. 2 3. Exacerbaciones La exacerbación de la EPOC se define como un episodio agudo caracterizado por la presencia de uno o más de los 3 síntomas cardinales (criterios de Anthonisen): empeoramiento de disnea, aumento de purulencia o aumento del volumen del esputo, más allá de la variabilidad diaria y que obliga a un cambio de la medicación habitual. El mejor factor pronóstico de las exacerbaciones frecuentes es el antecedente de un episodio previo y a peor función pulmonar mayor la incidencia de exacerbaciones, lo que influye directamente en el pronóstico. Se considera a un paciente “agudizador” frecuente cuando presenta 2 o más exacerbaciones en el año previo. Todos estos criterios son tenidos en cuenta y recogidos en las clasificaciónes de las guías de EPOC más importantes de referencia, así : La Guía GOLD (Global Initiative for Chronic Obstructive Lung Disease)4, propone para la clasificación de la EPOC cuatro grupos: A, B, C y D, teniendo en cuenta criterios espirométricos, exacerbaciones y síntomas (Tabla 1). La Guía Española de la EPOC (GesEPOC)6, basa su clasificación en: -La identificación de 4 fenotipos, en función de: si los pacientes son o no “agudizadores”, si tienen características asmáticas, clínica de bronquitis crónica (tos y expectoración crónica al menos durante 3 meses en 2 años consecutivos) o enfisema pulmonar por caracte- rísticas clínicas, radiológicas y/o funcionales, de la siguiente manera: A: EPOC no agudizador con enfisema o bronquitis crónica. B: EPOC mixto con asma, tenga o no agudizaciones frecuentes. C: EPOC agudizador con enfisema. D: EPOC agudizador con bronquitis crónica. - El establecimiento de unos estadios de gravedad (Figura 1) utilizando los criterios clínicos con 2 herramientas alternativas: - Los criterios clínicos: FEV1, disnea (mMCR), nivel de actividad física y hospitalizaciones. - Los criterios según índice BODE o BODEx7,8. • BODE. Cuyos criterios son IMC, FEV1, capacidad de ejercicio por la prueba de la marcha de 6 minutos (6MWT) y disnea (mMRC). • BODEx. Utiliza los mismos criterios pero sustituye la prueba de ejercicio por el número de exacerbaciones graves, más fácil de aplicar en Atención Primaria (Tabla 2). Tabla 1. Clasificación de la EPOC (GOLD) por grupos, según criterios espirométricos, exacerbaciones y síntomas. Grupo ESTADIOS GOLD grado de obstrucción (FEV1 posbroncodilatación, expresado en porcentaje del valor de referencia) Obstrucción leve: FEV1≥80% Obstrucción moderada: FEV1 ≥50% y <80% Obstrucción leve: FEV1≥80% Obstrucción moderada: FEV1≥50% y <80% Obstrucción grave: FEV1≥30% y <50% Obstrucción muy grave: FEV1<30% o <50% con insuf. respiratoria crónica (pO2 <60 mmHg con o sin hipercapnia a nivel del mar). Obstrucción grave: FEV1≥30% y <50% Obstrucción muy grave: FEV1<30% o <50% con insuf. respiratoria crónica (pO2 <60 mmHg con o sin hipercapnia a nivel del mar). ≤1/año ≤1/año ≥2/año ≥2/año Y/O Exacerbaciones A B C D Y Síntomas(mMRC) CAT Pocos (disnea grados 0-1) Más síntomas (disnea grados≥2) Pocos (disnea grados 0-1) Más síntomas (disnea grados≥2) <10 ≥10 <10 ≥10 Tabla 2. Índice BODEx Marcadores IMC (Kg/m2) FEV1 (%) Disnea (mMRC) Exacerbaciones graves 0 > 21 ≥ 65 0-1 0 B O D Ex Puntuación 1 > 21 50-64 2 1-2 2 36-49 3 ≥ 3 3 ≤ 35 4 IMC: índice de masa corporal; mMRC: escala modificada de la MRC; Ex: exacerbaciones graves (se incluyen únicamente visitas a urgencias hospita- larias o ingresos). Finalmente ambas Guías, tras la clasificación de los pacientes con EPOC, realizan sus recomendaciones terapéuticas. Figura 1. Clasificación de la EPOC en niveles de gravedad según evaluación multidimensional6 1º NIVEL 2º NIVEL ESTADIOS BODEx 0-2 3-4 ≤5 3-4 5-6 ≤7 3 hospitalario≤ Disnea 3-4/4 Actividad física Dependencia Ins. respiratoria 0-2 BODE I Leve II Moderada III Grave VI Muy grave V Final de vida
  3. 3. 3 OBJETIVOS GENERALES EN EL TRATAMIENTO DE LA EPOC4,7,8 Los objetivos generales del tratamiento de la EPOC van dirigidos a: - Reducir la disnea, la tos crónica productiva, mejorar la tolerancia al ejercicio y la calidad de vida. - Disminuir la frecuencia y gravedad de las exacerbaciones y conse- cuentemente los ingresos hospitalarios. - Mejorar la evolución y el pronóstico de la enfermedad. TRATAMIENTO NO FARMACOLÓGICO - Debe aconsejarse a todos los pacientes el abandono del hábito tabá- quico, pues es la medida que más influye en frenar el deterioro pulmo- nar del paciente con EPOC y la más costo-efectiva. En caso necesario ofrecer terapia farmacológica de ayuda, conjuntamente a un programa de apoyo adecuado. - Evitar contaminantes ambientales, del entorno laboral y/o doméstico. - La actividad física regular adaptada. - Nutrición adecuada: algunos pacientes con EPOC con un IMC bajo suelen estar relacionados con estadios avanzados de la enfermedad y ligados a un mal pronóstico. La pérdida de peso se suele deber a un aumento del metabolismo basal, por lo que resulta fundamental detectar los casos y realizar recomendaciones dietéticas orientadas a una alimentación equilibrada, en algunos casos, incrementando la ingesta y/o la proporción proteica. - La correcta utilización de los dispositivos de inhalación y la identifi- cación temprana de los episodios de descompensación. Información disponible en el documento “Hojas informativas y recomendaciones para pacientes”9. http://www2.gobiernodecanarias.org/sanidad/scs/ contenidoGenerico.jsp?idDocument=74c090c7-6446-11e0-8d0f- 2d00982dae83&idCarpeta=23b50de1-61c3-11e0-ad52-6f89e- ca32045#4 - Estrategias de autocuidado: Los pacientes con EPOC deberían parti- cipar en programas de educación encaminados a enseñar las habili- dades necesarias en el tratamiento de la enfermedad. - La rehabilitación respiratoria debería ofrecerse a todos los pacientes con EPOC que presenten una disnea de grado 2 o superior en la escala mMRC, a pesar de recibir tratamiento farmacológico adecua- do. Es un tipo de intervención multidisciplinar cuyos programas in- cluyen: entrenamiento físico, educación sanitaria específica (incluida fisioterapia) y apoyo psicosocial. Constituye un recurso importante en pacientes con EPOC sea cual sea el estadio de la enfermedad (in- cluyendo fases avanzadas y exacerbaciones), mejora la disnea y la tolerancia al esfuerzo. La duración mínima de un programa de reha- bilitación para que resulte efectivo es de 6 semanas y los beneficios se mantienen en aquellos pacientes que continúan el entrenamiento físico en el domicilio. No está recomendada en pacientes que no pue- den caminar, tienen angina inestable o infarto de miocardio reciente. La aplicación de programas domiciliarios de mantenimiento es una alternativa valida a la rehabilitación realizada en el hospital desde las fases iniciales de la enfermedad. VACUNACIÓN EN EL PACIENTE CON EPOC4 En un 50-75% de las exacerbaciones de la EPOC, se aísla un agente infeccioso (50% de causa bacteriana y 30% vírica), y cuya prevención juega un papel importante en el control y pronóstico. Se recomienda la vacunación antigripal anual a todos los pacientes con EPOC. La va- cunación antineumocócica está recomendada en todos los pacientes de más de 65 años o aquellos con menos de 65 con EPOC grave, ya que reduce la posibilidad de bacteriemia y la aparición de neumonías. Se aconseja administrar solo una dosis de revacunación en personas mayores de 65 años que recibieron la primera dosis antes de los 65, siempre que hayan transcurrido 5 años de la primera, y que tengan alto riesgo de infección neumocócica (pacientes con asplenia, fallo renal crónico, sd. nefrótico y otras condiciones asociadas con inmu- nosupresión)12. TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO DE LA EPOC ESTABLE (Tabla 2) Broncodilatadores de acción corta Anticolinérgicos de acción corta (short-acting muscarinic antagonist [SAMA]): bromuro de ipratropio. ß2 agonistas de acción corta (short-acting ß2-agonist [SABA]): salbu- tamol y terbutalina. - Ambos grupos resultan eficaces en el control rápido de los síntomas, mejoran la FEV1 y la tolerancia al esfuerzo. Cuando se compara los SABA con los SAMA, la diferencia en parámetros como la función pul- monar, los síntomas y la tolerancia al ejercicio es escasa13. - La combinación de ambos grupos farmacológicos puede resultar de utilidad, al ofrecer una acción sinérgica. - Si se precisan SAMA de manera continua (>4 aplic/día), es preferible pasar a los anticolinérgicos de acción larga (LAMA). Constituyen el tratamiento de elección en pacientes con EPOC leve/mo- derada (grupo A de la GOLD y GesEPOC). Los SABA se pueden utili- zar a demanda o añadidos al tratamiento de base, para el tratamiento de los síntomas, sea cual sea el nivel de gravedad de la enfermedad. Broncodilatadores de larga duración ßeta 2 agonistas de larga duración (long-acting ßeta2 agonist [LABA]): formoterol, salmeterol e indacaterol. Anticolinergicos de larga duración (long-acting muscarinic antagonist [LAMA]): tioptropio, bromuro de aclidinio y bromuro de glicopirronio (estos dos últimos, junto con el indacaterol se analizarán en el apar- tado 7). -Los broncodilatadores de larga duración, (LABA y LAMA) son fármacos de elección en el tratamiento de la EPOC, en pacientes con síntomas permanentes cuando se requiere un tratamiento regular (grupo B, C, D de la GOLD). Permiten un buen control de los síntomas, de la función pulmonar, de la tolerancia al ejercicio y de la calidad de vida, reducen las exacerbaciones y hospitalizaciones14,15, sin embargo no afectan a la mortalidad, ni a la evolución sobre el deterioro de la función pulmo- nar. La elección de uno u otro broncodilatador (LAMA o LABA) depen- derá de las características de los pacientes, su respuesta sintomática, preferencias y comorbilidades (p. ej., precaución al utilizar LAMA en pacientes con hipertrofia benigna prostática, obstrucción de cuello vesical, glaucoma o problemas cardiovasculares, y los LABA en arrit- mias, DM, tirotoxicosis e hipocaliemia potencialmente grave). - Los broncodilatadores deben emplearse con precaución en pacientes con enfermedad cardiovascular. Estudios recientes coinciden en ad- vertir que la exposición a LABA o LAMA se asocia con un aumento del
  4. 4. 4 riesgo de eventos cardiovasculares en pacientes de edad avanzada con EPOC, recomendando una estrecha vigilancia, independiente- mente del grupo farmacológico utilizado16,17,18. En dos revisiones sistemáticas con tiotropio, se asoció la presentación de solución para inhalación Respimat® con un aumento significativo de la mortalidad frente a placebo19,20, que hasta el momento no se ha observado con la presentación en polvo seco Handihaler®21. Como no existen evi- dencias de que la solución para inhalación ofrezca ventajas clínicas sobre el polvo seco, solo debería considerarse en aquellos pacien- tes que tengan dificultad para utilizar el dispositivo de polvo seco y siempre con precaución en los pacientes con desórdenes del ritmo cardiaco. - Al igual que con otros tratamientos por inhalación, se tendrá presente la posibilidad de un broncoespasmo paradójico; en tal caso, se retirará la medicación y se instaurará una alternativa. Los broncodilatadores de larga duración (LABA y LAMA), son fármacos de elección en el tratamiento de la EPOC en pacientes con síntomas permanentes cuando se requiere un tratamiento regular. La elección de uno u otro dependerá de las características del paciente, su respuesta sintomática, comorbilidades, y preferencias. Corticoides inhalados (CI): budesonida, beclometa- sona y fluticasona - Los CI inhalados no deben utilizarse en monoterapia, sino en com- binación con los LABA, cuando la monoterapia broncodilatadora es insuficiente para controlar los síntomas de la enfermedad. Estarían indicados en pacientes con EPOC estable, que sufren frecuentes exa- cerbaciones, ≥ 2/año (grupo C y D de la GOLD, grupos B, C y D de GesEPOC), ya que reducen su frecuencia, mejoran los síntomas y la función pulmonar, aunque no han mostrado un efecto beneficioso sobre la mortalidad22,23. La Guía Nice recomienda en la EPOC utilizar la asociación de LABA y CI en un mismo dispositivo. No deben usarse CI en los pacientes no agudizadores (grupos A y B de la GOLD o fe- notipo A de GesEPOC), teniendo además en cuenta que los pacientes en tratamiento con CI tienen incrementado el riesgo de neumonía22. -Los corticoides vía oral no se deben utilizar a largo plazo en la EPOC estable, ya que existe un riesgo elevado de efectos secundarios im- portantes. Están indicados en exacerbaciones moderadas o graves y en EPOC estable muy evolucionado en donde no se ha conseguido su retirada, manteniendo la menor dosis posible. La decisión entre LABA+CI o solo LAMA: ambas alternativas se en- cuentran en el mismo nivel de recomendación terapéutica indicados en pacientes con EPOC estable moderada, grave o muy grave, que su- fren frecuentes exacerbaciones. Debe individualizarse la decisión de utilizar una u otra teniendo en cuenta los criterios expuestos. Doble terapia broncodilatadora: LABA + LAMA La asociación de LABA y LAMA ofrece un beneficio funcional añadi- do, con reducción de la necesidad de medicación de rescate, mejoría de los síntomas y de la calidad de vida frente a la monoterapia. Por este motivo, en un segundo escalón de tratamiento, en pacientes con EPOC moderada en adelante, se puede asociar un broncodilatador de larga duración de un tipo farmacológico distinto del que utilizaba el paciente en el primer nivel de gravedad. No hay evidencia suficiente para hacer recomendaciones en cuanto a si es mejor la asociación LABA+LAMA, frente a la combinación de LABA+CI. La utilización de la doble terapia broncodilatadora estaría justificada en aquellos pacientes con EPOC estable moderada, grave o muy grave que permanezcan sintomáticos pese al tratamiento con LABA o LAMA, así como en el caso de rechazo o intolerancia al corticoide inhalado, si este está indicado. Triple terapia broncodilatadora: LAMA + LABA + CI Determinados grupos de pacientes con EPOC grave, muy grave con mal control de los síntomas y con exacerbaciones frecuentes en los que las alternativas de LABA+CI o LAMA no han resultado eficaces, la triple terapia puede conferir algún beneficio adicional25. Xantinas: teofilina El tratamiento con teofilina produce una mejoría clínica y espiromé- trica leve. Se considera una opción broncodilatadora de tercera línea por sus modestos efectos, estrecho margen terapéutico, y problemas de toxicidad efectiva y tolerancia comparada con los LABA. La dosis deberá ajustarse en función de la respuesta para conseguir una con- centración pico en sangre de entre 5 y 15 mcg/ml. Es preciso realizar una teofilinemia cada 6-12 meses o ante sospecha de intoxicación. Oxigenoterapia Crónica Domiciliaria (OCD) La administración prolongada de oxígeno, al menos 16 horas/día en EPOC con insuficiencia respiratoria grave, ha demostrado aumentar la supervivencia, reducir el número de exacerbaciones y hospitaliza- ciones, mejorar la capacidad de esfuerzo y la calidad de vida. La OCD está indicada en pacientes EPOC no fumadores, con tratamiento broncodilatador completo que tengan: • PO2 <55 mmHg, o SaO2 inferior a 88%, con o sin hipercapnia, confirmada en dos ocasiones en un periodo de tres semanas. • PO2 55-60 mmHg, o SaO2 del 88%, si cursa con hipertensión pulmonar, cor pulmonale, poliglobulia (hematocrito >55%) o arrit- mias. Soporte ventilatorio mecánico: Actualmente no hay suficientes criterios científicos para recomendar de forma generalizada la ventilación no invasiva en el paciente con EPOC estable e hipercapnia. No obstante, la combinación de venti- lación no invasiva con soporte de presión con oxigenoterapia prolon- gada puede resultar útil y mejorar la calidad de vida especialmente en pacientes con marcada hiparcapnia diurna, desaturaciones noc- turnas pese a oxigenoterapia o 2 o más hospitalizaciones anuales por insuficiencia respiratoria.
  5. 5. 5 MEDICAMENTOS INTRODUCIDOS RECIENTEMENTE EN EL TRATAMIENTO DE LA EPOC Y LUGAR QUE OCUPAN EN LA TERAPÉUTICA Como con todos los nuevos medicamentos, los beneficios potenciales deberán ser sopesados frente a la falta de datos de seguridad a largo plazo, así como el posible incremento de los costes. Indacaterol: agonista beta 2 de acción prolongada (LABA) - Indacaterol en cuanto a la función pulmonar, presenta una eficacia similar a los otros broncodilatadores de acción prolongada con los que se ha comparado (salmeterol, formoterol, tiotropio), si bien las diferencias encontradas son estadísticamente significativas, éstas se encuentran por debajo de lo que se considera significación clínica . - La administración única diaria podría considerarse un beneficio po- tencial, pero no constan datos registrados que demuestren un mayor cumplimiento. A pesar de su rápido inicio de acción no debe utilizarse como medicación de rescate. - El indacaterol, como el resto de los LABA, debe utilizarse con pre- caución en pacientes con trastornos cardiovasculares. El indacaterol supone una alternativa más en la EPOC moderada cuando esté indicado un LABA. Sin embargo, si fuese necesario aña- dir un corticoide inhalado, es recomendable la combinación en un mismo inhalador, y esa posibilidad aún no existe con indacaterol. La utilización en inhaladores separados es menos conveniente y más cara, por lo que indacaterol no desplazaría a los broncodilatadores de larga duración existentes sobre la base de la evidencia actual26. Roflumilast 29: anti-inflamatorio no esteroideo que actúa mediante la inhibición de la fosfodiesterasa-4 (PDE4). -Roflumilast es un fármaco de administración oral indicado en la EPOC grave asociada a bronquitis crónica, con exacerbaciones fre- cuentes y como terapia adicional al tratamiento broncodilatador. En los estudios publicados roflumilast produce modestas mejoras en la función pulmonar comparado con placebo, pero se encuentran por debajo del nivel considerado como clínicamente relevante. En rela- ción a las exacerbaciones, los resultados fueron variables; en un aná- lisis combinado de estudios de un año de duración, se mostró una reducción de las tasas de exacerbaciones significativa en pacientes con EPOC grave, sin mostrar diferencias significativas en el EPOC mo- derado. La relevancia clínica del efecto es difícil de evaluar sobre la base de los datos disponibles30. No existen ensayos donde roflumilast se estudie en adición a la terapia dual o triple, y tampoco en compa- ración con éstas ni con teofilina31. - Preocupa la diarrea y pérdida de peso asociada al tratamiento, ya que un IMC bajo se asocia a un peor pronóstico en la EPOC. La apa- rición de trastornos psiquiátricos graves como ideación y/o suicidio se han asociado a este tratamiento. Roflumilast no debería prescribirse de forma rutinaria. Está indicado en la EPOC grave asociada a bronquitis crónica, con exacerbaciones frecuentes y como terapia adicional al tratamiento broncodilatador30,6. Su seguridad a largo plazo es desconocida, por lo que requiere un control clínico adecuado y la notificación ante cualquier sospecha de efectos adversos. Bromuro de aclidinio33 y bromuro de glicopirronio34: nuevos LAMA - El Bromuro de aclidinio se administra 2 veces/día, vía inhalatoria. La evidencia sobre su eficacia se considera relativamente débil. Aunque en los ensayos publicados pareció ser estadísticamente superior a placebo en la mejoría de la función pulmonar y la disnea en pacien- tes con EPOC, estos fueron pequeños y de corta duración (12 ó 24 semanas). No hay ensayos adecuadamente diseñados publicados que comparen bromuro de aclidinio con otros broncodilatadores de acción prolongada como tiotropio35. - Bromuro de glicopirronio: la variable principal evaluada (función pulmonar), fue favorable de forma significativa al fármaco, pero la relevancia clínica de este resultado es aún dudosa. Los ensayos no tuvieron el poder de valorar otros criterios más orientados al paciente. Las poblaciones que se incluyeron en los estudios eran más jóve- nes y saludables en promedio, que la población general con EPOC y tampoco glicopirronio ha sido comparado adecuadamente con otros broncodilatadores de acción prolongada36. - Comparte el perfil de seguridad cardiovascular con los LAMA ya comercializados, así como el resto de los efectos antimuscarínicos. Los nuevos LAMA no han demostrado ventajas sobre otros bronco- dilatadores de acción larga, faltan datos de seguridad a largo plazo. Con los datos disponibles no desplazan al tiotropio de su lugar en el tratamiento de la EPOC. OTRAS TERAPIAS CONTROVERTIDAS Varios estudios sugieren un beneficio asociado a la utilización de mu- colíticos (carbocisteína y N-acetilcisteína) en los pacientes con EPOC, sobre todo en relación a la prevención de las exacerbaciones, y en particular en aquellos pacientes que no toman corticoides inhalados de forma concomitante. Sin embargo, estos hallazgos no han sido universales y aunque podría beneficiar a un pequeño número de pa- cientes exacerbadores con esputo viscoso, no se recomienda el uso de rutina a largo plazo ni para prevenir exacerbaciones, debido al mí- nimo beneficio terapéutico potencial, los inconvenientes de la terapia y el coste37.
  6. 6. 6 BC: bronquitis crónica; SABA: ßeta-2 agonista de corta duración; SAMA: anticolinérgico de corta duración; CI: corticosteroide inhalado; LAMA: anticoli- nérgico de larga duración; LABA: ßeta-2 agonista de larga duración; IPE4: inhibidor de la fosfodiesterasa 4. a En caso de síntomas intermitentes. Tabla 4. Tratamiento según fenotipo y gravedad de GesEPOC. Fenotipo A: No Agudizador con Enfisema o BC B: Mixto EPOC-Asma C: Agudizador con Enfisema D: Agudizador con BC I LAMA o LABA SABA o SAMAa LABA + CI LAMA o LABA LAMA o LABA Estadio de gravedad II LAMA o LABA LAMA + LABA LABA + CI (LAMA o LABA) + CI LAMA + LABA LAMA o LABA (LAMA o LABA) + (CI o IPE4) LAMA + LABA LAMA o LABA III LAMA + LABA LAMA + LABA + CI LAMA + LABA + CI LAMA + LABA + (CI o IPE4) (LAMA o LABA) + CI + IPE4 (Valorar añadir carbocisteína) IV LAMA + LABA + Teofilina LAMA + LABA + CI (valorar añadir teofilina o IPE4 si expectoración y agudizaciones) LAMA + LABA + CI (valorar añadir teofilina) LAMA + LABA + (CI o IPE4) LAMA + LABA + CI + IPE4 (Valorar añadir carbocisteína) (Valorar añadir teofilina) (Valorar añadir antibióticos) Tabla 3. Tratamiento recomendado para la EPOC estable, según GOLD. (Resaltados los fármacos de elección para el tratamiento de la EPOC considerados por el Servicio Canario de la Salud). Grupo ESTADIOS GOLD grado de obstrucción (FEV1 posbroncodilatación expresado en porcentaje del valor de referencia) Obstrucción leve: FEV1≥80% Obstrucción moderada: FEV1 ≥50% y <80% Obstrucción leve: FEV1≥80% Obstrucción moderada: FEV1 ≥50% y <80% Obstrucción grave: FEV1≥30% y <50% Obstrucción muy grave: FEV1<30% o <50% con insuf. respiratoria crónica (pO2 <60 mmHg con o sin hiper- capnia a nivel del mar). Obstrucción grave: FEV1≥30% y <50% Obstrucción muy grave: FEV1<30% o <50% con insuf. respiratoria crónica (pO2 <60 mmHg con o sin hiper- capnia a nivel del mar). ≤1/año ≤1/año ≥2/año ≥2/año Y/O Exacer- baciones Tratamiento farmacológico de elección (GOLD) A B C D Y Síntomas (mMRC) CAT Pocos (disnea grados 0-1) Más síntomas (disnea grados≥2) Pocos (disnea grados 0-1) Más síntomas (disnea grados≥2) <10 ≥10 <10 ≥10 * Nivel de disnea: mediante la clasificación con escala modificada de la British Medical Research Council (mMRC) (Kesten, 1993): Grado 0: ausencia de disnea, excepto al realizar ejercicio intenso. Grado 1: disnea al andar deprisa o al subir una cuesta poco pronunciada. Grado 2: inca- pacidad de mantener el paso de otras personas de la misma edad, caminando en llano, debido a la dificultad respiratoria, o tener que parar a descansar al andar en llano al propio paso. Grado 3: tener que parar a descansar al andar unos 100 metros o a los pocos minutos de andar en llano. Grado 4: la disnea impide al paciente salir de casa o aparece con actividades como vestirse o desvestirse. ** LABA+CI, en un único inhalador. La Guía GesEPOC propone el tratamiento del paciente con EPOC estable en base a los fenotipos y los distintos estadíos de gravedad, clínicos ya mencionados (Tabla 4) : La Guía GOLD, recogiendo lo anteriormente expuesto, propone un tratamiento escalonado en el tratamiento del EPOC estable (Tabla 3): SABA (Salbutamol/Terbutalina) SAMA (Bromuro de ipratropio) LABA (Formoterol/Salmeterol/ Indacaterol)) o LAMA (Tiotropio/nuevos LAMA) LABA (Formoterol/Salmeterol/ Indaca- terol))** + Corticoides inhalados (CI) (Budesonida/Beclometasona/Fluticaso- na) o LAMA (Tiotropio/nuevos LAMA) LABA (Formoterol/Salmeterol/ Indacaterol))** + Corticoides inhalados (CI) (Budesonida/ Beclometasona/Fluticasona) y/o LAMA (Tiotropio/nuevos LAMA) Resumen sobre las recomendaciones farmacológicas para el tratamiento de la EPOC estable
  7. 7. 7 TRATAMIENTO DE LA EXACERBACIÓN AGUDA DE LA EPOC La exacerbación aguda de la EPOC (EAEPOC) se define como el empeoramiento brusco y mantenido de los síntomas, y requiriendo una modificación del tratamiento habitual. Clínicamente debe estar presente alguno de los siguientes síntomas: aumento de la disnea, aumento de la tos, cambios en el esputo con aumento de su produc- ción y/o de su purulencia4. Existe una gran variabilidad individual en la frecuencia de las exacerbaciones. Las causas más frecuentes de las exacerbaciones son hasta un 56% infecciones respiratorias, por causas desconocidas hasta un 30% y por otras causas: como la falta de adherencia al tratamiento de base con fármacos inhalados, conta- minación ambiental o empeoramiento de enfermedades coexistentes como la insuficiencia cardiaca, cardiopatía isquémica, tromboembo- lismo pulmonar o infecciones sistémicas38. Se debe realizar un correcto diagnóstico de presunción, etiológico y diferencial, para posteriormente valorar el nivel de gravedad de la agudización. Criterios para establecer la gravedad de la agudización de la EPOC (según GesEPOC)6 Agudización muy grave (o amenaza vital): Se debe cumplir al menos uno de los siguientes criterios: – Parada respiratoria. – Disminución del nivel de consciencia. – Inestabilidad hemodinámica. – Acidosis respiratoria grave (pH < 7,30). Agudizacion grave: se debe cumplir al menos uno de los siguientes criterios, y ninguno de los criterios de amenaza vital: – Disnea 3-4 de la escala mMRC*. – Cianosis de nueva aparición. – Utilización de musculatura accesoria. – Edemas perifericos de nueva aparición. – SpO2 < 90% o PaO2 < 60 mmHg. – PaCO2 > 45 mmHg (paciente sin hipercapnia previa). – Acidosis respiratoria moderada (pH 7,30-7,35). – Comorbilidad significativa grave**. – Complicaciones (arritmias graves, insuficiencia cardiaca, etc.). Agudizacion moderada: Se debe cumplir al menos uno de los siguien- tes criterios, y ninguno de los anteriores: – FEV1 basal < 50%. – Comorbilidad cardiaca no grave. – Historia de 2 o más agudizaciones en el ultimo año. Agudizacion leve: No se debe cumplir ningún criterio previo * mMRC: escala de disnea modificada de la Medical Research Council. ** Cardiopatia isquemica reciente, insuficiencia renal crónica, hepatopatía moderada-grave, etc. Tratamiento farmacológico: El objetivo principal del tratamiento, re- quiere una evaluación rápida del paciente, para prevenir el ingreso hospitalario. • Incrementar dosis y la frecuencia de los broncodilatadores de acción corta (salbutamol, terbutalina, bromuro de ipatropio). Se recomienda iniciar el tratamiento con agonistas SABA y en caso de que la res- puesta clínica sea insuficiente se podrá añadir SAMA . Si el paciente utiliza broncodilatadores de larga duración, para el control de su en- fermedad base, éstos no se suspenderán durante el tratamiento de la exacerbación. • De cara a la inflamación a nivel sistémico y de las vías aéreas, los corticoides sistémicos disminuyen el porcentaje de fracasos del trata- miento, la necesidad de tratamiento adicional, los días de ingreso y el riesgo de recaída precoz. Además mejoran la función pulmonar y la disnea40,41.Se recomienda prednisona en las agudizaciones modera- das y graves (dosis adulto: 0.5-1 mg/kg/24h, 5-10d. vía oral; máximo 40mg/día). • Las xantinas no se recomiendan de rutina para el manejo de las exacerbaciones agudas de la EPOC, además de la falta de eficacia en esta situación aumentan la probabilidad de efectos secundarios. • Se recomienda administrar antibióticos en los siguientes casos4,7 - Pacientes con agudización de EPOC moderada o grave y pre- sencia al menos dos de los tres síntomas cardinales: aumento del volumen y purulencia del esputo e incremento de la disnea. - Pacientes con cualquier nivel de gravedad de la EPOC en fase estable y presencia de esputo purulento. - Presencia de factores de riesgo para una evolución desfavorable: FEV1 previo a la exacerbación <50%, cuatro o más exacerbacio- nes al año, coexistencia con otras enfermedades, oxigenoterapia domiciliaria, tratamiento crónico con corticoides orales y haber re- cibido tratamiento antibiótico reciente. - Exacerbaciones graves que precisen ventilación mecánica, ya que han demostrado disminuir la incidencia de neumonía secun- daria y la mortalidad. • Elección del tratamiento antibiótico39,43 Por consenso a nivel nacional, existen unas recomendaciones que sugieren pautar el tratamiento antibiótico en pacientes con EAEPOC atendidos en AP de la siguiente manera6: - Pacientes con obstrucción moderada al flujo aéreo, sin sínto- mas de gravedad y sin factores de riesgo para la infección por pseudomona: está indicado iniciar tratamiento con amoxicilina/ clavulánico a dosis de 875/125 mg /8h vía oral durante 7 días. En pacientes con alergia a la penicilina o intolerancia, se recomienda claritromicina 250-500mg/12 h, o levofloxacino 500 mg/24h vía oral durante 5 días. - Pacientes con obstrucción grave o muy grave del flujo aéreo, síntomas de gravedad o factores de riesgo (presencia de bron- quiectasias) para infección por pseudomona: en estos casos de- berá iniciarse tratamiento con antibióticos de segunda línea y pre- feriblemente con fluoroquinolonas: ciprofloxacino 500 mg/12h vía oral durante 10 días, levofloxacino 500 mg/24h vía oral durante 7 días. • Profilaxis de la enfermedad tromboembólica venosa (ETV) Se recomienda con un grado de evidencia alta, el uso de heparinas de bajo peso molecular en dosis moderadas en las agudizaciones graves o muy graves de la EPOC ya que comportan un alto riesgo de ETV, y en las moderadas cuando el paciente permanece encamado o inactivo.
  8. 8. 8 Edita: Dirección General de Programas Asistenciales del Servicio Canario de Salud / SERVICIO CANARIO DE SALUD ISSN: 1889-0938 Depósito Legal: GC 1102-2008 Pueden solicitar el envío del boletín remitiendo un correo a jperment@gobiernodecanarias.org Todas las publicaciones editadas se pueden consultar a través de la Web del Servicio Canario de Salud: http://www2.gobiernodecanarias. org/sanidad/scs/ Autores: Pérez Mendoza M (Médico de Familia, DGPPAA), Montes Gómez E (Médico de Familia, DGPPAA), Plasencia Núñez M (Farma- céutica, DGPPAA), Rodríguez Bermejo JC (Neumólogo, CHUIMI), López Navarro A (Farmacéutica, DGPPAA), Luján García G (Farmacéu- tica), Pérez Pérez M (Farmacéutica, DGPPAA) De la Nuez Viera F (Farmacéutica, DGPPAA). CONCLUSIONES • El abandono del habito tabáquico es la medida que más influye en frenar el deterioro de la función pulmonar en el paciente EPOC y la más costoefectiva. • La vía inhalatoria es de elección en el tratamiento de la EPOC. • El tratamiento farmacológico de la EPOC no detiene ni revierte el curso de la enfermedad, fundamentalmente actúa sobre los síntomas y/o calidad de vida. • Los broncodilatadores de larga duración (LABA y LAMA), son fár- macos de elección en el tratamiento de la EPOC en pacientes con síntomas permanentes cuando se requiere un tratamiento regular. • Los beneficios potenciales de los nuevos medicamentos deberán ser sopesados frente a la falta de datos de seguridad a largo plazo. • En las recomendaciones de tratamiento deben tenerse en cuenta aspectos relacionados con la seguridad (reacciones adversas, pre- cauciones, etc...), características de los pacientes, su respuesta sintomática, comorbilidades y preferencias. BIBLIOGRAFÍA 1. Chapman KR, Mannino DM, Soriano JB, Vermeire PA, Buist AS, Thun MJ, et al. Epidemiology and costs of chronic obstructive pulmonary disease. Eur Respir J. 2006;27:188–207. 2. Miravitlles M, soriano JB, García-Río F, Muñoz L, Durán-Taulería E, Sánchez G, et al. Prevalence of COPD in SPAIN: Impact of undiagnosed COPD on quality of life and daily life activities. Tho- rax.2009;64:863-8 3. Organización Mundial de la Salud Departamento de Enfermedades Crónicas y Promoción de la Salud Enfermedades Respiratoria Crónicas. http://www.who.int/respiratory/copd/es/ 4. Global Strategy for the Diagnosis, Management and Prevention of COPD, Global Initiative for Chro- nic Obstructive Lung Disease (GOLD) 2013. Disponible en: http://www.goldcopd.org 5. Bestall JC, Paul EA, Garrod R, Garnham R, Jones PW, Wedzicha JA. Usefulness of the Medical Research Council (MRC) dyspnoea scale as a measure of disability in patients with chronic obstruc- tive pulmonary disease. Thorax. 1999;54:581–6. 6. Grupo de Trabajo de GesEPOC. Guía de Práctica Clínica para el Diagnóstico y Tratamiento de Pacientes con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC). Arch Bronconeumol. 2012;48 (Supl 1):2-58 7. Celli BR, Cote CG, Marín JM, Casanova C, Montes de Oca M, Mendez RA, et al. The body-mass index, airflow obstruction, dyspnea, and exercise capacity index in chronic obstructive pulmonary disease. N Engl J Med. 2004;350: 1005–12. 8. Soler-Catalu˜na JJ, Martínez-García MA, Sánchez L, Perpi˜na M, Román P. Severe exacerba- tions and BODE index: two independent risk factors for death in male COPD patients. Respir Med. 2009;103:692–9. 9. Chronic obstructive pulmonary disease. Management of chronic obstructive pulmonary disease in adults in primary and secondary care. Issued: June 2010. NICE clinical guideline 101.http://guidan- ce.nice.org.uk/CG101/NICEGuidance/pdf/English 10. Postma D, Anzueto A, Calverley P et al. A new perspective on optimal care for patients with COPD. Prim Care Respir J. 2011;20:205-209. 11. Hojas informativas y recomendaciones para pacientes del servicio Canario de la Salud. Disponible: http://www2.gobiernodecanarias.org/sanidad/scs/contenidoGenerico.jsp?idDocument=74c090c7- 6446-11e0-8d0f-2d00982dae83&idCarpeta=23b50de1-61c3-11e0-ad52-6f89eca32045#4 12. Protocolo de vacunación antineumococica. Servicio de Salud pública. Servicio Canario de la Salud. Octubre 2012. 13. Appleton S, Jones T, Poole P, Pilotto L, Adams R, Lasserson TJ, et al. Ipratropium bromide versus short acting beta-2 agonists for stable chronic obstructive pulmonary disease. Cochrane Database Syst Rev. 2006;(2):CD001387. 14. Appleton S, Poole P, Smith B, Veale A, Lasserson TJ, Chan MM. Long-acting beta-2 ago- nists for poorly reversible chronic obstructive pulmonary disease. Cochrane Database Syst Rev. 2006;3:CD001104. 15. Stockley RA, Whitehead PJ, Williams MK. Improved outcomes in patients with chronic obstruc- tive pulmonary disease treated with salmeterol compared with placebo/usual therapy: results of a meta-analysis. Respir Res. 2006;7:147. 16. Andrea Gershon, MD, et al. Cardiovascular Safety of Inhaled Long-Acting Bronchodilators in Individuals With Chronic Obstructive Pulmonary Disease. JAMA Intern Med. 2013:1-9. 17. Ficha técnica salmeterol. 18. Ficha tecnica formoterol. 19. Singh S, Loke YK, Enright PL, Furberg CD. Mortality associated with tiotropium mist inhaler in patients with chronic obstructive pulmonary disease: systematic review and meta-analysis of ran- domised controlled trials. BMJ. 2011;342:d3215. Disponible en: http://www.bmj.com/content/342/ bmj.d3215.pdf%2Bhtml 20. Dong YH, Lina HH, Shau WY, Wu YC, Chang CH, Lai MS. Comparative safety of inhaled medications in patients with chronic obstructive pulmonary disease: systematic review and mi- xed treatment comparison meta-analysis of randomised controlled trials. Thorax doi:10.1136/ thoraxjnl-2012-201926. Disponible en: http://thorax.bmj.com/content/early/2012/10/05/tho- raxjnl-2012-201926 21. Follow-Up to the October 2008 Updated Early Communication about an Ongoing Safety Review of Tiotropium (marketed as Spiriva HandiHaler).http://www.fda.gov/Drugs/DrugSafety/Postmarke- tDrugSafetyInformationforPatientsandProviders/DrugSafetyInformationforHeathcareProfessionals/ ucm197429.htm 22. Calverley PM, Anderson JA, Celli B, Ferguson GT, Jenkins C, Jones PW, et al. TORCH investiga- tors: Salmeterol and fluticasone propionate and survival in chronic obstructive pulmonary disease. N Engl J Med. 2007;356:775-89. 23. Sobieraj DM, White CM, Coleman CI. Benefits and risks of adjunctive inhaled corticosteroids in chronic obstructive pulmonary disease: a metaanalysis. Clin Ther. 2008;30:1416-25. 24. Crim C, Calverley PM, Anderson JA, Celli B, Ferguson GT, Jenkins C, et al. Pneumonia risk in COPD patients receiving inhaled corticosteroids alone or in combination: TORCH study results. Eur Respir J. 2009;34:641-7. 25. Welte T. Optimising treatment for COPD-new strategies for combination therapy. Int J Clin Pract. 2009;63:1136-49.. 26. Indacaterol for COPD. DTB Vol 50 nº5 Mayo 2012 27. Indacaterol. New drug evaluation. Nº 106. Julio 2010. 28. Drug therapy for COPD. RDTC Drug update nº 68 enero 2012. 29. Ficha técnica roflumilast 30. Comité de Medicamentos de Uso Humano (CHMP). Informe Público Europeo de Evalua- ción (EPAR). Daxas®. DCI:roflumilast. EMA/464905/2010. Disponible en URL:http://www.ema. europa.eu/docs/en_GB/document_library/EPAR_Public_assessment_report/human/001179/ WC500095213.pdf 31. Roflumilast for severe COPD?. DTB Vol 49, nº 4 Abril 2011. 32. Roflumilast for the management of severe chronic obstructive pulmonary disease Enero 2012. NICE technology appraisal guidance 244. Guidance.nice.org.uk/ta244 33. Ficha técnica bromuro de aclidinio 34. Ficha tecnica glicopirronio 35. Aclidinium bromide for maintenance treatment of COPD. MTRAC noviembre 2012 36. Glycopyrronium Bromide for Chronic Obstructive Pulmonary Disease, NEW DRUG EVALUA- TION. RDTC nº119. Nov 2012. 37. Loutfi Sami Aboussouan. Role of mucoactive agents in the treatment of COPD. Uptodate 2013. 38. Grupo de trabajo de la guía de práctica clínica sobre Atención Integral al paciente con Enferme- dad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC). Desde la Atención Primaria a la Especializada. Sociedad Española de Medicina de Familia (semFYC) y Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR); 2010 39. National Institute for Health and Clinical Excellence (NICE). Chronic obstructive pulmonary di- sease: Evidence Update February 2012 40. Quon BS, Gan WQ, Sin DD. Contemporary management of acute exacerbations of COPD: a systematic review and metaanalysis. Chest. 2008;133(3):756-66. doi: 10.1378/chest.07-1207. PubMed http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18321904 41. Walters JA, Gibson PG, Wood-Baker R, Hannay M, Walters EH. Corticosteroides sistémicos para las exacerbaciones agudas de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (Revision Cochrane traducida). En: Biblioteca Cochrane Plus 2009 Número 2. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com. (Traducida de The Cochrane Library, 2009 Issue 1 Art no. CD001288. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd. 42. Guía terapéuica en atención primaria (semFYC) cuarta edicion; 2010 43. Ram FSM et al. Antibióticos para las exacerbaciones de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (Revisión Cochrane traducida). En: Biblioteca Cochrane Plus 2009 Número 3.

×