Corona de Adviento II semana

1,140 views

Published on

Apoyo de oración para el segundo domingo de Adviento 2010

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,140
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
9
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Corona de Adviento II semana

  1. 1. Lector 5: Su venida histórica, que recordamos cuando el Hijo de Dios nace como Hijo deMaría, como Hombre para habitar entre los hombres; su venida litúrgica en cada Eucaristía,en su Palabra y en la Comunión; y su venida escatológica, que esperamos con viva fe, alfinal de los tiempos. II DOMINGO: CONVERSIÓN COMOTodos: Por eso, encender una vela tiene sentido en la medida en que, de modo perso- PROCESO DE ESPERA DEL SEÑORnal, familiar y comunitaria nos dispongamos a recibir al Hijo de Dios, a nuestro Señor CELEBRACIÓN DE LA CORONA DE ADVIENTO Jesucristo, que viene a nosotros para salvarnos. ORACIÓN FINAL:Todos: Señor, ya te acercas a nosotros y tu mensaje nos alienta en la esperanza. Hazque te amemos ya desde ahora para que, ceñidos a la justicia y la caridad, abracemosal hermano como la manifestación viva de que ya vives entre nosotros. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén CONCLUSIONMonitor: Ven, Señor, haz resplandecer tu rostro sobre nosotros.Todos: Y seremos salvados. Amén. Inmersos en el Adviento sale a nuestro encuentro un personaje singular, con sabor a desierto y a sobriedad, a grito y a cambio, a renovación e interpelación a la penitencia: Juan Bautista. A nadie se nos escapa que, el ser cristiano, tiene un peligro: estar sumergidos en el mundo nos puede llevar a un debilitamiento de lo que es vital en nuestra identidad cristiana. La Navidad, con la celebración del acontecimiento del Nacimiento del Señor, nos invita a una versión totalmente renovada de nuestra vida. Y es que, nuestro vivir, nuestro pensamiento o nuestro ser…puede que a veces se quede un tanto desfasado. O mejor dicho; puede que, estén tan bien amoldados a la realidad mundana, que se hayan alejado totalmente de lo que el evangelio debiera de significar para nosotros. El adviento, en este segundo domingo, nos invita a cambiar el “chip”. ¡Conversión! Para que, el Señor se adentre en nuestra visa necesitamos una versión distinta de nuestra vida, unas miradas diferentes, unas actitudes de esperanza, vigilancia y respuesta. ¿Cómo encontrará el niño Jesús nuestro pesebre cuando venga esta Navidad a nuestros corazones?
  2. 2. SOBRE LA CORONA DE ADVIENTO Coro 2:Conviérteme Señor se mis apariencias, simples e interesadas, a la plenitud que me ofrece tú presencia, real y misteriosa, dulce y exigente, divina y humana, audible….y a ve- ces silenciosa, con respuestas….y a veces con interrogantes. La corona o guirnalda de Adviento es el primer anuncio de Navidad. La palabra ADVIENTO es de origen latín y quiere decir VENIDA. Es el tiempo en que los TODOS: Conviérteme Señor y dame un nuevo corazón para alabarte, dame un nuevo co-cristianos nos preparamos para la venida de Jesucristo. El tiempo de adviento abarca cuatro razón para bendecirte, dame un nuevo corazón para esperarte, dame un nuevo corazón semanas antes de Navidad. para amarte desde mi ser de joven. Amén.Una costumbre significativa y de gran ayuda para vivir este tiempo es La corona o guirnalda de Adviento, es el primer anuncio de Navidad.Origen: La corona de adviento encuentra sus raíces en las costumbres pre-cristianas de los BENDICIÓN COMUNITARIA DE LA CORONA DE ADVIENTO germanos (Alemania). Durante el frío y la oscuridad de diciembre, colectaban coronas de ramas verdes y encendían fuegos como señal de esperanza en la venida de la primavera.Pero la corona de adviento no representa una concesión al paganismo sino, al contrario, esun ejemplo de la cristianización de la cultura. Lo viejo ahora toma un nuevo y pleno conteni- Lector 1: Los profetas mantenían encendida la esperanza de Israel. Nosotros, como un do en Cristo. El vino para hacer todas las cosas nuevas . símbolo, encendemos estas dos velas. El viejo tronco está rebrotando se estremece porque Dios se ha sembrado en nuestra carne... Todos: Que cada uno de nosotros, Señor, te abra su vida para que brotes, para que florez- cas, para que nazcas y mantengas en nuestro corazón encendida la esperanza. ¡Ven pron- ORACIÓN INICIAL (TODOS) to, Señor! ¡Ven, Salvador!Señor Dios bendice con tu poder nuestra Corona de Adviento para que, al encender- Lector 2: “La Tierra, Señor, se alegra en estos días y tu Iglesia desborda de gozo ante tula, despierte en nosotros el deseo de esperar la venida de Cristo practicando las buenasobras, y para que así, cuando Él llegue, seamos admitidos al Reino de los Cielos. Te lo Hijo, el Señor que se avecina como luz esplendorosa, para iluminar a los que están en las tinieblas del egoísmo, del dolor y del pecado.pedimos por Cristo nuestro Señor. Todos: Amén. Todos: Llenos de esperanza en su venida hemos preparado con gran cariño esta corona, la hemos hecho con ramas verdes de nuestra tierra, para que nos acompañe en nuestro hogar en este tiempo de preparación para la venida de tu Hijo. ORACIÓN: CONVIÉRTEME SEÑOR Lector 3: Te pedimos Señor que al ir encendiendo estas velas nos ilumines a todos nosotros con ese esplendor de aquel que, por su luz del mundo, iluminará todas las oscuridades Coro 1: Conviérteme Señor del ruido, que me impide escucharte, a la paz que me permitesentirte con nitidez. De la comodidad, que desfigura mi felicidad a la sobriedad que necesita Todos: Si encendemos estas velas es porque queremos alumbrar, porque queremos tener mi alma para no perderte a la belleza interior como camino hacia la perfección. una señal que pueda ver el que viene hacia nosotros. Es un signo externo de nuestra dispo- sición interior de esperanza, por eso unidos en una sola voz digamos: Padre nuestro... (mientras se dice el Padre Nuestro se encienden las dos velas moradas)Coro 2:Conviérteme Señor de mi voz, suave y tímida para pregonarte, a un testimonio vivo, eficaz y valiente, para proclamar que, como Tú, nada ni nadie ha de salvar al hombre. Lector 4: Por eso, en este tiempo de Adviento, seguiremos con atención y con buena dispo- sición, las enseñanzas de la Palabra de Dios en las lecturas de este tiempo y nos preparare-Coro 1: Conviérteme Señor de mi autosuficiencia, orgullo y seguridades a la humildad para mos de todo corazón para la venida del Señor a nuestra Comunidad Lasallista, a nuestra saber y poder encontrarte. familia y a nuestra vida personal.

×