Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

El Lamento De La Selva

3,810 views

Published on

La tragica historia de los amores de Elisa Lynch y Francisco Solano López, de la Nación Pararaguaya y también, al fin y al cabo, de buena parte de Latinoamérica

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

El Lamento De La Selva

  1. 1. Al anochecer, en las selvas tropicales de la América del Sur, puede escucharse un canto melancólico y áspero. Es el urutaú, un ave cuya voz lastimera y misteriosa dio origen a numerosas leyendas…
  2. 2. Llora, llora urutaú en las ramas del yatay, ya no existe el Paraguay donde nací como tú ­ ¡llora, llora urutaú!
  3. 3. Llora, llora urutaú en las ramas del yatay, ya no existe el Paraguay donde nací como tú ­ ¡llora, llora urutaú!
  4. 4. El Lamento de la Selva
  5. 5. de la Selva El Lamento Rodeada por la patrulla del ejército invasor, que durante meses los había perseguido con saña hasta acorralarlos en ese remoto rincón del país, la mujer cavó con sus propias manos la fosa que alojaría los dos cuerpos inertes que se alineaban delante suyo. Uno de ellos, el de su hijo adolescente, tempranamente devenido en militar; y el otro, el del hombre por cuyo amor había adoptado como propios un idioma, un pais y unas costumbres que alguna vez le habían sido completamente extraños.  Elisa Alicia Lynch había visto la luz por primera vez en la verde y lejana Irlanda. Siendo apenas una niña, su familia, de origen burgués acomodado pero ahora en dificultades, emigró hacia Inglaterra y posteriormente a Paris. Allí, Elisa habría de encontrar, apenas llegada a la adolescencia, a un oscuro cirujano del ejército frances, Monsieur Quatrefages, que no solo ofreció desposarla, sino también llevarla a conocer un mundo que la ambiciosa joven había intuido más allá de los grises cielos parisinos. - Cronología de la Guerra de la Triple Alianza . 1860: El gobierno del presidente uruguayo Berro, perteneciente al partido Blanco (conservador) busca limitar la influencia brasileña en Uruguay y el  asentamiento de inmigrantes provenientes de ese pais - 1863: El General Venancio Flores, del partido Colorado (liberal) se alza en armas contra Berro, contando con el apoyo del Brasil y del gobierno liberal argentino del General Bartolomé Mitre - Julio de 1863: El presidente Berro, aislado, solicita el apoyo del gobierno del dictador paraguayo Francisco Solano López 4 de agosto de 1864: El Brasil lanza un ultimátum al Uruguay, amenazando con intervenir en la contienda civil en favor de los colorados del Gral. Flores 30 de agosto de 1864: López envía un ultimátum al Brasil contra cualquier intervención en Uruguay - 16 de octubre de1864: Lopez declara la guerra a Brasil y captura el buque "Marqués de Olinda" - Diciembre de 1864: Paraguay invade el Matto Grosso y solicita permiso a Argentina para atravesar con sus ejércitos el  territorio de las Misiones y atacar Río Grande do Sul
  6. 7. El cirujano cumplió con lo primero, pero en cuanto al resto, los únicos horizontes que Elisa llegó a descubrir fueron los que se divisaban desde un destacamento militar en las colonias francesas del norte de Africa. Elisa tenía definitivamente otros planes para sus años de juventud y el matrimonio pronto naufragó. De regreso en Paris, la joven se lanzó de lleno a una vida mundana que le permitiera conquistar al apuesto y adinerado protector que su fresca y extraordinaria belleza hacía rato se venía mereciendo.    .  Francisco Solano López no era apuesto ni banquero, ni mucho menos lord inglés, pero tenía toda la riqueza que uno podía llegar a imaginarse. Algo más que dinero debió ver en él la joven Elisa, sin embargo, porque a partir de esa primera pieza de baile no volvió a separarse de él y lo hizo ya para siempre único destinatario de su más fiel devoción. Y cuando López, meses después, concluída la misión que lo había traído a París y respondiendo a las órdenes de su todopoderoso padre, partió de Francia, ella no Abril de 1865: Paraguay invade Corrientes y declara la guerra a Argentina. - 1 de mayo de 1865: Argentina, Brasil y Uruguay firman el Tratado de la Triple Alianza. Los objetivos son: 1) Derrocar a Francisco Solano López. 2) Asegurar la libre navegación de los ríos Paraná y Paraguay. El tercero (y secreto) es asegurarse, asimismo, una importante porción del territorio paraguayo - Junio de 1865: Fuerzas navales brasileñas derrotan a las paraguayas en Riachuelo, cerca de Corrientes. 14 de setiembre de 1865: Despues de una desastrosa campaña en suelos argentinos y brasileños que le ha costado casi la mitad de sus efectivos y su mejor armamento, el comandante paraguayo, coronel Estigarribia, se rinde en Uruguayana a las fuerzas aliadas. - - Enero de 1866: Los aliados consolidan el bloqueo fluvial del Paraguay - - - Mayo de 1866: Con la guerra librándose ya en su propio territorio, el ejercito del Paraguay sufre en Tuyuty una tremenda derrota a manos de los aliados y su comandante en jefe, el Gral. Mitre.
  7. 9. dudó ni un instante en seguir sus pasos dejando atrás las luces y los esplendores de la ciudad más envidiada de la época. Cuando volviera a verla, muchos años más tarde, ya sería otra mujer y su existencia misma habría quedado ligada definitivamente a ese país remoto y desconocido hacia el cual ahora se encaminaba: el Paraguay.   El padre de Francisco, el dictador Carlos Antonio López, amo y patrón de la flamante república, había accedido a la presidencia tras Setiembre de1866: El avance aliado en territorio paraguayo encuentra feroz resistencia y se frena tras la gran victoria paraguaya en Curupaity. - Enero de 1868: El apoyo a la guerra por parte de las clases dominantes de Argentina decrece tras la expulsión de los invasores paraguayos y, coincidentemente, el brasileño Marqués de Caxias remplaza a Mitre como comandante en jefe de la Alianza. - Febrero de 1868: La escuadra aliada toma la estratégica y poderosa fortaleza paraguaya de Humaitá, en la confluencia de los ríos Paraná y Paraguay. Queda así abierto el camino hacia Asunción. Diciembre de 1868: Culmina la heroica resistencia de las fuerzas paraguayas, integradas, a esta altura, por gran número de menores de 12 a 15 años. Estos disimulaban su condición utilizando falsas barbas de pelo de caballo. - 16 de agosto de 1869: Tras la caida de Asunción, el ejercito que Francisco Solano López ha logrado volver a reunir en la Cordillera del Este y con el cual librara una esforzada guerra de guerrillas, es masacrado en Campo Grande. - 1 de marzo de 1870: Tras eludir durante seis penosos meses la encarnizada persecución de las patrullas brasileñas el Mariscal López es finalmente acorralado y muerto en Cerro Corá, en el extremo nordeste del Paraguay. el período tumultuoso que siguió a la muerte de "El Supremo": el tan austero y honesto como cruel y despiadado primer dictador del Paraguay, Gaspar Rodriguez de Francia. En las casi tres décadas de su férreo gobierno, Rodríguez de Francia había cerrado literalmente las fronteras del Paraguay a nacionales y extranjeros. Las luchas intestinas que durante esos años habían desgarrado a los paises vecinos eran desconocidas allí.
  8. 10. Iglesia de la Santísima Trinidad, Asunción del Paraguay, hacia 1856
  9. 11. Iglesia de la Santísima Trinidad, Asunción de Paraguay, hacia 1856 "El Supremo", admirador de Robespierre, había impuesto su propio reino del Terror a la élite dominante y la absoluta falta de libertad de los habitantes se había visto compensada, en parte, por una más justa distribución de la recursos, de lo que era habitual en la región.  -  López padre, no menos autoritario que su antecesor, aunque si mucho más proclive al enriquecimiento personal, abrió el país al comercio exterior y restableció la navegación de los ríos. Conservó, no obstante, las llamadas Estancias de la Patria, tierras públicas otorgadas a los campesinos a cambio de un porcentaje de la producción, y extendió el monopolio estatal de los yerbatales también al tabaco y a la riqueza forestal. De alguna manera, a la par que la familia López y sus allegados ejercían su condición de verdaderos señores feudales, el pais también prosperaba. Se fomentó la instrucción pública y se contrataron técnicos extranjeros que dotaron a Paraguay del primer ferrocaril y el primer alto horno y acería de la America del Sur. 
  10. 12. Estación Central de Ferrocarriles, Asunción del Paraguay, hacia fines del siglo XIX
  11. 13. Estación Central de Ferrocarriles, Asunción del Paraguay, hacia fines del siglo XIX .  A este pais llegó, hacia fines de 1854, Elisa Lynch, y no puede decirse que haya tenido el mejor recibimiento. La familia gobernante no se mostró dispuesta a aceptar facilmente que el donjuan de su hijo hubiese importado una amante de Europa y, mucho menos, que la instalase con todos los lujos y hasta con un palacio a su disposición, y no se preocupó por disimular su desprecio. El pueblo de Asunción también miraba con recelo a esa mujer de costumbres refinadas y cuyos cabellos rojos y ojos claros tanto la alejaban de ellos.   Francisco Solano López ya ostentaba para la época el grado de brigadier general del ejército, a cuya profesionalización y puesta a punto mucho había contribuido. La misión que su padre le había encargado en Europa había consistido, precisamente, además de variadas gestiones diplomáticas, en la compra de armamentos modernos y un nuevo buque para la marina: el Tuyutí. Además de ello, el joven López detentaría, andando el tiempo, un título -  
  12. 14. Vista actual de la casa en la que vivió durante parte de la guerra Elisa Lynch
  13. 15. Vista actual de la casa en la que vivió durante parte de la guerra Elisa Lynch mucho más codiciado aún y para el cual sería designado en desmedro de sus varios hermanos y de las demás personalidades del régimen: el de sucesor a la Presidencia de la República. La profecía no tardó mucho en cumplirse y en el año1862, a la muerte del patriarca, López llegó al poder.   Llegado este punto Elisa, o "Madame Lynch", como todos ahora la llamaban, ya había dado a luz a tres de los cuatro hijos que tendría con el ahora nombrado, por si mismo, claro, Mariscal López y, lejos de mantenerse apartada de los asuntos de estado, era habitual consejera de aquel en cuanta decisión política de peso hubiera que tomar. Su habilidad para limar asperezas con las familias poderosas había logrado que poco a poco, al menos en apariencia, estas la aceptaran. Al mismo tiempo, sus habituales paseos a caballo por las calles de Asunción habían hecho que el pueblo llano la mirara cada vez con más simpatía. Comprendió que si ponía el
  14. 16. Elisa Alicia Lynch en los años que colaboraba en las tareas de gobierno
  15. 17. Elisa Alicia Lynch en los años que colaboraba en las tareas de gobierno suficiente empeño en aprender sus usos y costumbres pronto los tendría incondicionalmente de su lado, como efectivamente ocurrió.    Otra cosa que Madame Lynch tenía muy en claro por entonces era que, si bien su amante le había otorgado rango de primera dama en cuanto se relacionara con el ejercicio del poder, en cuestiones de alcoba, sin embargo, no debía esperar de él exclusividad alguna. No solo López había continuado su relación con Juanita Pesoa, su amante desde la adolescencia, tras volver de París con Elisa, sino que a los dos hijos que ya había tenido anteriormente con Juanita, habría de sumarse un tercero, ya afiatada su relación con la Lynch.  Y, si bien estas dos mujeres, como es dable esperar, se habían odiado a muerte al principio, con el correr del tiempo, la fuerza de los hechos hizo que aprendieran a compartir su hombre, entre ellas...y con las incontables aventuras de las que López no se privó a lo largo de su vida.
  16. 18. Uno de los magistrales óleos en los que el pintor Cándido López (1840-1902), que tomó parte en los combates y perdió un brazo en Curupaity, representó las principales acciones de la guerra
  17. 19. Uno de los magistrales óleos en los que el pintor Cándido López (1840-1902), que tomó parte en los combates y perdió un brazo en Curupaytí, representó las principales acciones de la guerra La fidelidad de Madame Lynch hacia López alcanzó, sin embargo, para esto y mucho más. Y cuando la pendiente de sus vidas se inclinó irremediablemente hacia la tragedia, hasta último momento ella hizo uso de su poder para proteger a Juanita y sus hijos, como si pertenecieran a su propia estirpe.  Las aventuras galantes de López, sin embargo, pronto cederían su lugar a asuntos infinitamente más serios.  Si "El Supremo" se había mirado en el espejo de Robespierre, López busco mirarse en el de Napoleón Bonaparte. Algunos historiadores dirán que su único parecido con el corso fue una desbordada megalomanía y que su inclinación a intervenir como arbitro en los conflictos regionales fue motivada tan solo por esa descontrolada ansia de figuración histórica. Otros, sin embargo, que reivindican su figura, afirmarán que su pretensión de llevar adelante un proyecto de país que no estuviera diseñado en función de los intereses de las potencias industriales de la época, una política
  18. 20. La Guerra del Paraguay fue, junto a la Guerra de Secesión de EE.UU. y la Guerra de Crimea , las primeras en quedar registradas en documentos fotográficos
  19. 21. La Guerra del Paraguay fue, junto la Guerra de Secesión de EE.UU. y la Guerra de Crimea , las primeras en quedar registradas en documentos fotográficos muy distinta a la adoptada por los gobiernos liberales que prevalecían por entonces en la Argentina, Brasil y Uruguay, hizo que estos forzaran un conflicto que les permitiera eliminar a un vecino que, de tener éxito en su experiencia, se convertiría en un peligroso ejemplo a imitar. De paso, porque no, muy bien podrían definir a su favor viejas disputas territoriales que venían de los tiempos de las dominaciónes española y portuguesa. En cualquiera de los dos casos el espejo de Francisco Solano López deformaba. Cualesquiera hayan sido sus aciertos en el plano interno, un desastroso manejo de las relaciones exteriores y una absurda sobreestimación de su poderío bélico frente al de sus adversarios, pronto habrían de arrastrarlo a él y a su pueblo a una de las inmolaciones más terribles que el mundo hubiera conocido hasta ese entonces.     Cuando en setiembre de 1865, la flor y nata del ejército del Paraguay se rindió a los aliados en Uruguayana, las ilusiones de López de
  20. 22. La victoria paraguaya de Curupaity, según Cándido López
  21. 23. La victoria paraguaya de Curupaity, según Cándido López comandar un país que no estuviera supeditado a los intereses extranjeros, quedaron sepultadas para siempre. Las fuerzas restantes, ahora en franca inferioridad numérica,  seguirían desangrándose, sin embargo, durante cinco agónicos e interminables años hasta su total exterminio Esta resistencía, por demás empecinada, no solo se debió a los crueles castigos que López ordenaba infligir a todo aquel que retrocediera, ni a la ineptitud de los comandantes enemigos, sino, fundamentalmente, a la fidelidad que el pueblo paraguayo mantuvo hacía López hasta los últimos instantes y al extraordinario valor con que defendieron cada palmo de su suelo. Después de la caida de la fortaleza de Humaitá y con los aliados a las puertas de Asunción, El Mariscal desató una purga en su círculo más intimo al sospechar una conspiración en su contra. En su cursó ordenó ejecutar, entre otros, a dos de sus hermanos, sus cuñados y varios de sus generales y ministros. Algunos testimonios dan cuenta que
  22. 24. Un soldado del Paraguay en las postrimerías del conflicto
  23. 25. hasta su propia madre y su hermana fueron sometidas a tormento para descubrir el complot. Nada de esto pudo detener el curso inexorable de los acontecimientos. Con las unidades del ejército ya por entonces alineando en sus filas a niños de 12 años y ancianos, la capital del país pronto habría de rendirse a los invasores. Si estos pensaron que la caída de Asunción daba por concluida la guerra se equivocaban. López no solo no se dió por vencido sino que, en un intento entre demencial y heroico, se retiró con su ejército de desvalidos a continuar una lucha de de guerrillas en las selvas del norte.  Mucho antes, cuando el curso de la lucha había empezado a volverse en contra del Paraguay, Elisa Lynch había ignorado los pedidos de López de abandonar el pais y ponerse a salvo con sus hijos. Probablemente, el esfuerzo que había hecho para congraciarse con el pueblo la había amarrado a ese suelo con lazos que ya no podría aflojar. Elisa utilizó la experiencia recogida en el viejo cuartel
  24. 26. Los últimos combates con que Solano López buscó resistir a los invasores extranjeros fueron librados por batallones de niños. Era tal su grado de desnutrición que sus captores, para que soportaran las largas sesiones fotográficas, debían amarrarlos a trípodes, como en este caso.
  25. 27. <ul><li>africano para ayudar en los hospitales de campaña y, al aproximarse el desenlace, cuando la situación empeoró hasta lo indecible, pasó a organizar verdaderos regimientos femeninos que acompañaban el sacrificio de sus hijos y maridos.  </li></ul><ul><ul><li>&quot;Las mujeres desnudas y espectrales vagaban por el monte masticando raíces y gordos gusanos silvestres, bebían en los arroyos, cargaban las cajas de proyectiles y formaron un batallón que fue creciendo hasta formar un ejército redivivo de mujeres hirsutas, hambrientas y feroces, a las que estaba reservada una nueva guerra más despiadada aun que la anterior.   </li></ul></ul><ul><ul><li>Esas fueron las últimas y terribles amazonas del Paraguay&quot; (1) </li></ul></ul>
  26. 28. Las tropas de la Alianza han conquistado ya Asunción del Paraguay y la bandera brasileña ondea ahora sobre el que fuera el palacio presidencial de Francisco Solano López
  27. 29. <ul><li>La huída se prolonga durante seis angustiosos meses y finalmente el carromato que transporta a los López y su séquito se detiene para siempre en Cerro Corá. </li></ul><ul><li>Allí, Elisa presenciará como sus perseguidores lancean al Mariscal en el vientre y posteriormente lo rematan de un disparo en la cabeza al negarse a entregar su espada. Panchito, el hijo mayor, tambien morirá defendiendo a su madre, al grito de: &quot;¡Un coronel paraguayo no se rinde!&quot;    </li></ul><ul><li>   </li></ul><ul><ul><li>&quot;Rodeada por los vencedores, Elisa cava con sus uñas una fosa para Solano López.   </li></ul></ul><ul><ul><li>Ya no suenan los clarines, ni silban las balas, ni estallan las granadas. Las moscas acribillan la cara del mariscal y le acometen el cuerpo abierto, pero Elisa no ve más que niebla roja. Mientras abre la tierra a manotazos, ella insulta a este maldito día; y se demora el sol en el horizonte porque el día no se atreve a retirarse antes de que ella termine de maldecirlo.   </li></ul></ul><ul><ul><li>Esta irlandesa de pelo dorado, que ha peleado al mando de columnas de mujeres armadas de azadas y palos, ha sido la más implacable consejera de López. Anoche, al cabo de dieciséis años y cuatro hijos, él le dijo por primera vez que la quería.&quot; (2) </li></ul></ul>
  28. 30. Elisa Lynch sufrió la confiscación de todos sus bienes y fue obligada a abandonar el pais. Una de las personas que más habría de ayudarla en esos primeros años del destierro en París fue Emiliano Pesoa López, el mayor de los hijos de López con Juanita Pesoa.  Madame Lynch volvería a América recien en 1885, para tratar de recuperar parte de su patrimonio. Pasó por Buenos Aires y llegó a Asunción. Allí recibió la simpatía de algunas personas que la reconocieron por las calles. Sin embargo, el gobierno paraguayo se negó a recibirla y, una vez agotados los recursos legales, dejaría el Paraguay para ya no volver.    Poco tiempo después, Elisa Lynch enfermaría gravemente y moriría en Paris a los cincuenta años, en la más absoluta pobreza. La que había sido casi una emperatriz y dueña de inmensas propiedades conservaba en sus manos un único tesoro: un relicario con cabellos de Francisco y de Panchito.
  29. 31. Emiliano, que había cambiado su apellido por López Pesoa y cuyos dos hermanos habían muerto al final de la guerra, volvió pocos años después de ésta al Paraguay, donde murió a los 25 años .  Juanita Pesoa pudo sobreponerse a la pérdida de sus hijos y rehizo su vida casándose con un coronel del ejército.   
  30. 32. El objetivo de la repartición total del Paraguay entre sus vencedores finalmente no se cumplió, principalmente por discrepancias entre estos. Sin embargo, el país debió resignar un 40 % de su territorio.y soportar la ocupación extranjera que se prolongó por casi una decada   -  Las víctimas paraguayas llegaron a estimarse en 250000 - un 50 % de la población anterior a la guerra. 
  31. 33. Toda una generación, en especial la población masculina, había perecido.   -     
  32. 34. “ Este pabellón fue el último que flameó por el Rio Yraguy por el buque Pirabebe. Uno de los marino fue Hermenegildo Almirón quien entregó al señor José Asunción Rolón, Año 18 de agosto de 1869, Yraguy ................. Buque Pirabebe”
  33. 35. En idioma guaraní, una joven paraguaya tiernas endechas ensaya cantando en el arpa así, en idioma guaraní: - ¡Llora, llora urutaú en las ramas del yatay, ya no existe el Paraguay donde nací como tú ­ ¡llora, llora urutaú! - ¡En el dulce Lambaré feliz era en mi cabaña; vino la guerra y su saña no ha dejado nada en pie en el dulce Lambaré! -
  34. 36. ¡Padre, madre, hermanos! ¡Ay! Todo en el mundo he perdido; en mi corazón partido sólo amargas penas hay ­ ¡Padre, madre, hermanos! ¡Ay! - De un verde ubirapitá mi novio que combatió como un héroe en el Timbó, al pie sepultado está ¡de un verde ubirapitá! - Rasgado el blanco tipoy tengo en señal de mi duelo, y en aquel sagrado suelo de rodillas siempre estoy, rasgado el blanco tipoy.
  35. 37. Lo mataron los cambá no pudiéndolo rendir; él fue el último en salir de Curuzú y Humaitá ­ ¡Lo mataron los cambá! - ¡Por qué, cielos, no morí cuando me estrechó triunfante entre sus brazos mi amante después de Curupaití! ¡Por qué, cielos, no morí!..
  36. 38. Llora, llora urutaú en las ramas del yatay, ya no existe el Paraguay donde nací como tú ­ ¡llora, llora urutaú!
  37. 39. Llora, llora urutaú en las ramas del yatay, ya no existe el Paraguay donde nací como tú ­ ¡llora, llora urutaú! Redacción: Antonio Gallego Colaboradora en investigación y recopilación de material: Gladys Filgueira Fragmentos literarios: 1) “El Fiscal”, Augusto Roa Bastos, 2) “Memoria del fuego”, Eduardo Galeano, Poema de apertura y cierre: “Nenia” (Canción fúnebre), de Carlos Guido y Spano Tema musical: “Recuerdos de Ypacaraí”, (Z. de Mirkin – D. Ortiz) Interpretes: Grupo Coral ‘Entre amigos’. Director: Manuel Párrega. Página Web: http://edugarte.eresmas.net/ Bibliografia consultada: &quot;Francisco Solano López&quot;, Eligio Fariña.  &quot;Historia da Guerra do Paraguay&quot; Leslie Bethel, investigador del St. Anthony’s College, de Oxford, Profesor emérito de Historia de América Latina de la Universidad de Londres.  &quot;El cuerpo de la guerra del Paraguay&quot; Alai García Diniz, UFSC, USP (Brasil)  &quot;Huellas  de un gran amor: Juanita Pesoa y el Mariscal López en Pilar&quot;, Evanhy, Diario Noticias, Asunción del Paraguay, 21/5/2000  &quot;A construçao de um mito&quot;, Francisco Fernando Monteoliva Doratioto, Dr. en historia, Universidad de Brasília. “ Elisa Lynch, Historia de amor, de traición y de muerte” Amanda Paltrinieri, Rev. Nueva. 1998 El material de esta presentación apareció originalmente en la publicación digital “Hoja x ojO”, Revista de humor y literatura, Nº 14, Octubre de 2002. La colección completa de los 17 números de “Hoja x ojO” puede solicitarse gratuitamente por e-mail a: [email_address]

×