MITOS HEBREOS
RUBÉN Y BALA

Mientras Jacob acampaba junto a la Torre de Eder en Judá, se afligió al saber que
Rubén había ...
airadamente: "Mi madre Lía sufrió bastante desprecio mientras vivió Raquel. ¿Debe
seguir soportándolo pacientemente?" Se l...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Mitos hebreos ruben y bala

312 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
312
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
38
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Mitos hebreos ruben y bala

  1. 1. MITOS HEBREOS RUBÉN Y BALA Mientras Jacob acampaba junto a la Torre de Eder en Judá, se afligió al saber que Rubén había seducido a Bala, la sierva de Raquel, madre de Aser y Neftalí, sus hermanastros. Muchos años después, cuando Jacob, en su lecho de muerte, habló por turno a cada uno de los doce patriarcas, le dijo a Rubén: "Tú eres mi primogénito, mi fuerza y el fruto de mi primer vigor, cumbre de dignidad y cumbre de fuerza. Herviste como el agua. No tendrás la primacía porque subiste al lecho de tu padre" Algunos dicen que Rubén vengó las ofensas hechas a Lía, pues después de la muerte de Raquel, Jacob puso la cama de Bala junto a la suya. Rubén gritó Iglesia de Cristo del Evangelio Completo Ministerios Ebenezer San Pedro Sula, Honduras www.evangeliocompletohn.blogspot.com
  2. 2. airadamente: "Mi madre Lía sufrió bastante desprecio mientras vivió Raquel. ¿Debe seguir soportándolo pacientemente?" Se llevó aquella cama y puso la de Lía en su lugar; luego, porque su clara advertencia no había sido tenida en cuenta, violó a Bala, para que Jacob no pudiera volver a tocarla. Rubén, en su lecho de muerte, hizo un relato diferente del asuntoHabiendo visto a Bala bañarse en un arroyo apartado, no podía dormir hasta que la poseyera. Se le presentó la oportunidad una noche en que ella se hallaba acostada, borracha y desnuda, en la tienda. Aunque Bala no recordaba nada posteriormente, Dios vio la acción de Rubén y le castigó durante siete meses con una dolorosa enfermedad en los órganos genitales. Al fin confesó su pecado a Jacob, e hizo penitencia durante siete años, absteniéndose de vino, carne, golosinas y diversiones. Rubén, primogénito de Jacob, debía haber heredado su bendición, el sacerdocio y el reinado de Israel, pero porque había pecado la bendición recayó sobre José, el sacerdocio le correspondió a Levi y el reino a Judá. Jacob se excusó ante Rubén: "Serví a Labán por Raquel, no por tu madre Lía- El arado y la siembra que hice en Lía debían haber sido hechos en Raquel, y José debía haber sido mi primogénito. El derecho de primogenitura, en consecuencia, le pertenece a él en justicia". Algunos acusan a Rubén de haber seducido también a Zelfa. Iglesia de Cristo del Evangelio Completo Ministerios Ebenezer San Pedro Sula, Honduras www.evangeliocompletohn.blogspot.com

×