Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Discurso prof. roberto zamora, acto de grado año 2005

9,320 views

Published on

Discurso

Published in: Internet
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Discurso prof. roberto zamora, acto de grado año 2005

  1. 1. - PROFESORA LOURDES PULIDO, DIRECTORA DEL LICEO JUAN GERMAN ROSCIO Y MADRINA INSTITUCIONAL DE ESTA PROMOCION - SR. EDUARDO MANUITT. GOBERNADOR DEL ESTADO GUARICO - LIC. ALBERTO SPARTALIAN. ALCALDE DEL MUNICIPIO JUAN GERMAN ROSCIO. - PROFESOR LUIS MATOS. JEFE DE LA UNIDAD ACADEMICA DE LA ZONA EDUCATIVA GUARICO. - PROFESORA MARISOL PEREZ, SUBDIRECTORA ADMINISTRATIVA DEL LICEO JUAN GERMAN ROSCIO - PROF. ISABEL LARA, SUBDIRECTORA ACADEMICA - PROFESOR FREDDY RONDON, JEFE DEL DEPARTAMENTO DE CONTROL DE ESTUDIOS. - PROFESORA ANGELINA STAVOLA EN REPRESENTACION DE LOS DOCENTES COORDINADORES. - PROFESORA YASMIN GAMEZ, EN REPRESENTACION DE LOS PROFESORES POR HORAS. - SR. ANGELO DONNARUMMA, PADRINO HONORARIO DEL LICEO ROSCIO. - SEÑORES MIEMBROS DE LA COMUNIDAD EDUCATIVA DEL LICEO JUAN GERMAN ROSCIO - SEÑORES PADRINOS DE LAS DIFERENTES SECCIONES - SEÑORES REPRESENTANTES. - APRECIADOS ROSCIANOS QUE HOY OBTIENEN SU TITULO DE BACHILLER - SEÑORES REPRESENTANTES DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN SOCIAL.
  2. 2. 2 SEÑORAS, SEÑORES: En primer lugar, debo manifestar mi más profundo agradecimiento al honorable consejo general de profesores del ilustre Liceo Juan Germán Roscio de San Juan de los Morros, por hacerme objeto de lo que considero es una distinción y un enorme compromiso. En efecto, el designarme como orador de orden del acto de grado en el cual reciben su título 518 nuevos bachilleres de la República, es para mí un inmenso honor, que no imaginé recibir, cuando hace 24 años obtuve el título de bachiller en humanidades en esta eminente casa de estudios llamada Liceo Roscio. Asimismo, haber sido elegido de entre numerosos y valiosos docentes de la institución, constituye un gran compromiso, especialmente por la gloriosa fecha patria del próximo 15 de agosto, la cual celebramos hoy con inconmensurable y auténtico fervor venezolano: se trata del “BICENTENARIO DEL JURAMENTO DEL LIBERTADOR SIMÓN BOLÍVAR EN EL MONTE SACRO”, a través del cual el Padre de la Patria, delineaba su retorno, para cumplir con la inmensa gesta emancipadora que culminaría con la Batalla de Carabobo y la definitiva independencia de Venezuela del yugo español, que hoy, doscientos años después, por resolución número 20 del Ministerio de Educación y Deportes publicada en la Gaceta Oficial N° 38.133 del 23 de febrero de 2005, es designado epónimo de las promociones que egresen de los planteles de Educación Media Diversificada y Profesional, durante el año escolar 2004-2005. Es por ello, que en el día de hoy, asumo la responsabilidad de transmitir un mensaje para todos ustedes, en el cual debo abordar tres importantes aspectos.
  3. 3. 3 EL PRIMERO DE ELLOS, UNA DESPEDIDA INSTITUCIONAL Y UNA BREVE EVALUACION DEL AÑO ESCOLAR. Con inmensa alegría culminamos un nuevo período académico, luego de haber transitado por un largo sendero lleno de obstáculos, pero repleto de éxitos. Ciertamente, en el día de hoy, primero de agosto de 2005, cuando egresan del insigne Liceo Juan Germán Roscio 518 nuevos bachilleres en Ciencias Básicas y Tecnología, Ciencias Sociales Humanidades y Tecnología y Administración de Personal, no podemos menos que sentirnos profundamente agradecidos de la vida. Sin embargo, el triunfo del cual hoy se hacen acreedores, debe ser objeto de honda reflexión por parte de cada uno de ustedes, ya que si bien es cierto, finaliza una importante etapa de sus vidas, no es menos cierto que el compromiso para con su país que tanto lo necesita, para con sus padres y con ustedes mismos es cada vez mayor, no solo por proseguir el camino para ser profesionales, sino para continuar su formación como ciudadanos, hijos, hermanos, amigos y en un futuro no muy lejano como padres y madres de una nueva familia venezolana. Por ello, es necesario asumir una conducta perseverante hacia el logro de una autentica formación integral, con alta capacitación tecnológica y humanística, que les permita además de una rápida incorporación a un mercado de trabajo cada vez más exigente, realizar un significativo y constante aporte para el desarrollo nacional, más allá de cualquier República, y así retribuir aunque sea en parte, las bondades que esta hermosa tierra de libertadores nos ha brindado. De allí que, aunque el camino parezca oscuro y difícil, no deben desalentarse jamás y por el contrario, deben continuar preparándose
  4. 4. 4 permanentemente, ya que no es posible determinar en que momento se presentará la oportunidad de sus vidas, y cuando ese momento llegue, necesario es estar preparados y prestos para destacarse y cumplir de manera brillante con esa tarea. Aquí quedamos sus docentes, quienes esperamos con sinceridad haber contribuido eficientemente con su formación, y quienes celebraremos verlos alcanzar cada meta de sus vidas. Así pues, bachilleres roscianos talentosos, id en busca del éxito, en busca de la cima del mundo, pero teniendo siempre como norte la humildad y honestidad, recordando las palabras de nuestro libertador Simón Bolívar cuando sabiamente expresó: “El talento sin probidad es un azote”. Debo referirme ahora de manera especial, a los logros que durante este año escolar, ha obtenido el plantel, producto del esfuerzo y colaboración de toda la Familia Rosciana integrada por alumnos y representantes, directivos, docentes, personal administrativo y obrero, quienes pusimos día a día nuestro grano de arena a través de una labor de equipo, que hoy nos permite con satisfacción celebrar jubilosos todos los premios alcanzados, dentro de los cuales cabe mencionar los siguientes: 1. Primer lugar en el concurso estadal de ortografía 2. Primer lugar en el concurso de supersabios local y estadal. 3. Primer lugar de la voz liceista Estadal 4. Excelentes y masivos juegos intercursos 5. Permanente y excelente colaboración y trabajo de los clubes; dos de los cuales, nos acompañan hoy: me refiero al Pelotón de desfile y al Club de Protocolo. 6. Hermosa y trascendente sexagésima séptima semana aniversaria.
  5. 5. 5 7. Brillante participación en los recién finalizados juegos interdocentes. 8. Destacada participación en la Jornada Estadal de Periodismo Escolar. 9. Destacada participación en el Congreso de Sociedades Bolivarianas Estadales. 10.Buena disciplina escolar 11. Satisfactorio rendimiento académico materializado en la promoción más numerosa de la historia del Liceo Juan Germán Roscio. 12. Significativos promedios, verbigracia nuestros mejores índices académicos 18.82 puntos. 13. Asimismo, quiero destacar, la inmejorable y merecida designación realizada por los integrantes de nuestro Consejo General de Docentes, al nombrar como Madrina Institucional de esta promoción de Bachilleres a una bella mujer vallepascuense que vino para quedarse, cuyas cualidades sin duda se pierden de vista; me refiero a la Profesora Lourdes Pulido de Infante, para quien pido un caluroso y merecido aplauso. EL SEGUNDO ASPECTO AL CUAL QUIERO REFERIRME, SE RESUME EN ALGUNAS REFLEXIONES VINCULADAS CON LA IDENTIDAD NACIONAL. Desde hace varias décadas, mucho se ha debatido respecto del concepto y trascendencia del término IDENTIDAD NACIONAL. En principio, unos la conciben simplemente como “los aspectos que caracterizan una nación, diferenciándola así de otras” (Narea, 2005). Algunos coinciden en que la identidad alude a “todos aquellos elementos característicos
  6. 6. 6 que nos distinguen de otro país tales como: los símbolos patrios, manifestaciones culturales, nuestra moneda, etc” (Figueroa, 2004). No obstante, más acertadamente, autores como Ahumada (2005), la definen como un constructo social expresado por “el acuerdo en relación a la uniformidad de valores de un colectivo que comparte un territorio, un idioma, una historia y unas costumbres”. Por último, cabe destacar una definición presentada por la Dra. Maritza Montero (2004) Profesora Titular de la Universidad Central de Venezuela, en la que señala a la identidad nacional como: Un conjunto de significaciones y representaciones relativamente permanentes a través del tiempo que permiten a los miembros de un grupo social que comparten una historia y un territorio común, así como otros elementos socioculturales, tales como un lenguaje, una religión, costumbres e instituciones sociales, reconocerse como relacionados los unos con los otros (p.p 76 - 77). En relación con las definiciones planteadas, resulta pertinente realizar las siguientes precisiones: 1. En primer lugar, los símbolos y valores implícitos en todos los conceptos dados, poseen una temporalidad relativa, por lo que debe afirmarse que la identidad ni es fija ni estática, y que afortunadamente conlleva a la posibilidad de reconstruir la identidad nacional. 2. En segundo lugar, hacen referencia por un lado al hecho de vincular a los habitantes de una nación, en virtud de encontrarse en un mismo territorio y poseer una historia común. 3. Por otra parte, involucran otros elementos socioculturales dentro de los cuales destacan el lenguaje, la religión y las costumbres.
  7. 7. 7 Sin embargo, aclarados estos términos con enfoque netamente teórico, resulta indispensable analizar el problema que en la práctica representa la materialización de una conducta identitaria por parte de los venezolanos. Al respecto, inicialmente considero indispensable el conocimiento de las significaciones y representaciones propias de los venezolanos. Así pues, se debe facilitar la enseñanza con especial referencia en su significación de: los símbolos patrios; la flor y ave nacional, principales manifestaciones religiosas, la música venezolana y sus principales expresiones, las comidas y trajes típicos de las diferentes regiones, refranes, mitos y leyendas, juguetes tradicionales, entre otros, por tratarse de elementos que vinculan a los venezolanos entre sí y con el territorio donde habitan. Ciertamente, por ejemplo, no tendría valor alguno, aprender el himno nacional, sin hacer nuestro, el sentido esencial inmerso en su letra, de respeto por la ley, de libertad, y de unión no solo nacional, sino continental. Sin embargo, debe quedar claro, como bien expresa Enrique Bernardo Nuñez (citado por Ahumada, 2005), que: Las costumbres por si solas no forman un alma nacional. Esta no consiste en comer platos criollos, vestirse a la llanera, bailar joropo y comer jojotos en las verbenas. Se puede jugar bolas criollas y comer jojotos y permanecer indiferentes ante lo que nos rodea Por el contrario, considero acertado el criterio expresado por el autor indicado “supra”, que la identidad nacional depende sí de otras preocupaciones, de otra clase de arraigos, en especial, del trabajo, la lucha, la pasión de cada día por superarse, a la par que se vencen las dificultades para alcanzar el mejoramiento y desarrollo de la nación. No obstante, la realidad de la identidad nacional del venezolano, es otra:
  8. 8. 8 1. La situación al respecto se aproxima a lo que Hopenhayn (1998) denomina desidentidad o problemas de identidad. En efecto, en muchos casos, aparece como una expresión diametralmente opuesta al etnocentrismo, vale decir, como un fenómeno caracterizado por: a) La negación social de si mismo y b) Una hipervaloración de lo foráneo. 2. En tal sentido, siguiendo la opinión de Montero (2004), “podría decirse que se trata de una manifestación que coloca el centro de referencia del sí mismo social, fuera de este sí mismo y que podría llamarse por oposición al etnocentrismo un “altercentrismo”. 3. Además, mención especial requiere la identificación nacional exterior, es decir, el conjunto de símbolos y valores por los cuales se reconoce a los venezolanos en el exterior. Al respecto, los venezolanos, tal y como expresa Gómez (2004), desde la década de los 70, somos conocidos en el exterior por el petróleo y las mujeres hermosas, sin referencia alguna de nuestra brillante historia de independencia, nuestros héroes nacionales, etc, aunque en éste último aspecto, debemos reconocer que hemos mejorado. Finalmente como estrategia para solventar la problemática planteada, considero que debemos partir del principio, que una auténtica identidad nacional implica una construcción y no un legado pasivamente heredado, por lo que resulta imprescindible observar los siguientes pasos: 1. Asumir como punto de partida para la recuperación, la presencia de la identidad negativa formada. 2. Analizar y someter a revisión profunda las creencias, actitudes, valores y expectativas vinculadas con la identidad negativa. 3. Reconocer la negatividad de la identidad y su carácter impropio para la nación y sus habitantes.
  9. 9. 9 4. Reaccionar de manera sistemática contra el modelo negativo identificado, incorporando paulatinamente los símbolos y valores nacionales, producto del reconocimiento de los particularismos y diversidades culturales que permitan, como expresa Alarcón (2004), delinear una identidad venezolana consensual que represente la realidad de nuestros pueblos. DEBO REFERIRME AHORA A LA GLORIOSA FECHA DEL 15 DE AGOSTO DE 1805, CUANDO EL LIBERTADOR PRONUNCIA SU PATRIOTICO JURAMENTO DEL MONTE SACRO, QUE EN APENAS 14 DIAS CUMPLIRA DOSCIENTOS AÑOS. Con el incipiente rango de subteniente y apenas 19 años, viaja Simón Bolívar a Madrid, donde residían sus tíos maternos. Allí, contrajo matrimonio el 26 de mayo de 1802 con María Teresa Rodríguez del Toro y Alayza y pronto regresó a Caracas para dedicarse a la agricultura en las haciendas heredadas de sus mayores. A la muerte de su esposa el 23 de enero de 1803, a escasos ocho meses de matrimonio, Bolívar emprendió un nuevo viaje a España, esta vez más consciente de la necesidad de un aprendizaje a fondo. Profundizó sus estudios con la orientación del sabio marqués Gerónimo de Ustáriz, quien le introdujo en la lectura de los clásicos antiguos y modernos, de los filósofos y de los grandes pensadores. Tal y como lo admiten brillantes historiadores de la talla de Manuel Pérez Vila y Manuel Caballero, con 22 años de edad Bolívar llega a la ciudad de Roma en julio de 1805 acompañado de dos amigos: su maestro en
  10. 10. 10 Caracas Simón Rodríguez y Fernando Rodríguez del Toro de 36 y 32 años respectivamente. Sin embargo, es el día 15 de agosto de 1805, que los tres venezolanos se dirigen al Monte Sacro, célebre en la historia de Roma y ubicado a orillas del río Anio. Allí ascienden por las laderas de la colina hasta llegar a la cima, en la cual, influenciados por un notable espíritu de ilustración racionalista, nacionalismo y el romanticismo presente en Europa para la época, conversan sobre sus deseos de lograr la independencia de Venezuela y América, dominada por España. Efectivamente, aquella tarde, hablan largamente respecto de las sociedades humanas del pasado, las luchas de los hombres para acabar con la tiranía, remontándose a los anhelos de libertad expresados cinco siglos antes de Cristo por los plebeyos, en ese preciso lugar. No obstante, es Simón Bolívar, hombre madurado por el infortunio por la aún reciente muerte de su amada esposa, quien se pone de pie y mirando a su antiguo maestro Simón Rodríguez, poderoso estímulo intelectual, convertido en consejero y amigo, en tono solemne y con gesto firme expresó: ¿Conque éste es el pueblo de Rómulo y Numa, de los Gracos y los Horacios, de Augusto y de Nerón, de César y de Bruto, de Tiberio y de Trajano? Aquí todas las grandezas han tenido su tipo y todas las miserias su cuna. Octavio se disfraza con el manto de la piedad pública para ocultar la suspicacia de su carácter y sus arrebatos sanguinarios; Bruto clava el puñal en el corazón de su protector para reemplazar la tiranía de César con la suya propia; Antonio renuncia los derechos de su gloria para embarcarse en las galeras de una meretriz; sin proyectos de reforma, Sila degüella a sus compatriotas, y Tiberio, sombrío como la noche y depravado como el crimen, divide su tiempo entre la concupiscencia y la matanza. Por un Cincinato hubo cien Caracallas, por un Trajano cien Calígulas y por un Vespasiano cien Claudios.
  11. 11. 11 Este pueblo ha dado para todo; severidad para los viejos tiempos; austeridad para la República; depravación para los Emperadores; catacumbas para los cristianos; valor para conquistar el mundo entero; ambición para convertir todos los Estados de la tierra en arrabales tributarios; mujeres para hacer pasar las ruedas sacrílegas de su carruaje sobre el tronco destrozado de sus padres; oradores para conmover, como Cicerón; poetas para seducir con su canto, como Virgilio; satíricos, como Juvenal y Lucrecio; filósofos débiles, como Séneca; y ciudadanos enteros, como Catón. Este pueblo ha dado para todo, menos para la causa de la humanidad: Mesalinas corrompidas, Agripinas sin entrañas, grandes historiadores, naturalistas insignes, guerreros ilustres, procónsules rapaces, sibaritas desenfrenados, aquilatadas virtudes y crímenes groseros; pero para la emancipación del espíritu, para la extirpación de las preocupaciones, para el enaltecimiento del hombre y para la perfectibilidad definitiva de su razón, bien poco, por no decir nada. La civilización que ha soplado del Oriente, ha mostrado aquí todas sus fases, han hecho ver todos sus elementos; mas en cuanto a resolver el gran problema del hombre en libertad, parece que el asunto ha sido desconocido y que el despejo de esa misteriosa incógnita no ha de verificarse sino en el Nuevo Mundo. Seguidamente el Libertador para finalizar, sentenció: ¡Juro delante de usted; juro por el Dios de mis padres; juro por ellos; juro por mi honor, y juro por mi Patria, que no daré descanso a mi brazo, ni reposo a mi alma, hasta que haya roto las cadenas que nos oprimen por voluntad del poder español! Posteriormente, los tres patriotas viajan a París. Mientras Simón Rodríguez se queda en Europa, Bolívar y Rodríguez del Toro regresaron por separado a Venezuela, para combatir juntos en 1811 contra la insurrección de Valencia. En ese lugar, Bolívar recibe su bautismo de fuego y su amigo fue herido gravemente y queda inválido.
  12. 12. 12 Años más tarde, Bolívar cumplió su juramento y se convirtió en el Libertador a partir de 1813. Por su parte, Simón Rodríguez volvió a América en 1823. Al enterarse del regreso de su maestro, el Libertador le escribe una carta desde Pativilca en el Perú, el 19 de enero de 1824, dándole la bienvenida y diciéndole: “¿Se recuerda usted cuando fuimos juntos al Monte Sacro en Roma a jurar sobre aquella tierra santa la libertad de la Patria? Ciertamente, no habrá usted olvidado aquel día de eterna gloria para nosotros” Ahora bien, luego de escuchar este importante episodio de la historia de nuestra independencia, no podemos dejar de valorar su trascendente significado: Sin duda, El Libertador, al dirigirse al Monte Sacro el 15 de agosto de 1805, tuvo como propósito realizar un gesto simbólico al lado de sus compañeros, como venezolanos que deseaban la independencia de la patria nativa y de toda la América, entonces sometida por España. Igualmente, de sus palabras se evidencia un sentimiento de aversión por tantos hechos y personajes repugnantes que por Roma desfilaron y que ciertamente dieron para todo, menos para los ideales de libertad, el logro de la justicia, y la exaltación de los valores espirituales de los hombres. Finalmente, en su juramento, Bolívar manifiesta su incondicional entrega para lograr la libertad de su pueblo y su inconformidad por el hecho de no verificarse en el mundo la solución del esencial conflicto de la libertad del hombre, augurando una contundente respuesta proveniente del continente americano, como efectivamente ocurrió. Es por ello, que los hijos de la patria de Bolívar, además de sentirnos, por sobradas razones, orgullosos de nuestro pasado, tenemos la ineludible
  13. 13. 13 obligación de luchar incansablemente por nuestro futuro para transitar por la senda de la libertad e independencia, siempre dentro de un clima de prosperidad y bienestar no solo individual sino colectivo, en el cual la totalidad de los venezolanos podamos materializar tanto el reclamo como la satisfacción de la gran cantidad de derechos y garantías reconocidos por nuestra Constitución de la República Bolivariana de Venezuela desde 1999. Buenos Días y Muchas Gracias!

×