Planear ejecuciones extrajudiciales en Colombia es simpleencubrimiento: Corte Suprema blinda a militares involucradosen "f...
miembros de la Agrupación de las Fuerzas Especiales Urbanas(AFEUR) del ejército nacional, quienes recibieron recompensa en...
delito por el cual se acusó a Muñoz hubiera variado entre la etapa deinvestigación y la fecha de la sentencia.Para el Proc...
Para Jorge Molano, abogado y representante de víctimas de "falsospositivos", el fallo de la Corte "cierra los mecanismos e...
Notas1. Las leyes 599 de 2000 y 890 de 2004 definen que incurre enencubrimiento quien "tenga conocimiento de la comisión d...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Planear ejecuciones extrajudiciales en colombia es simple encubrimiento

224 views

Published on

Published in: News & Politics
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
224
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
39
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Planear ejecuciones extrajudiciales en colombia es simple encubrimiento

  1. 1. Planear ejecuciones extrajudiciales en Colombia es simpleencubrimiento: Corte Suprema blinda a militares involucradosen "falsos positivos"Claudia Julieta Duque / Lunes 1ro de octubre de 2012Un grave "blindaje jurídico" que favorecerá a miembros de la fuerzapública involucrados en violaciones a los derechos humanos acaba deser avalado por la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia deColombia, que en un cambio jurisprudencial sin antecedentes en elmundo ratificó la condena a tan sólo dos años de prisión contra unmilitar que confesó haber participado en la planeación de dos casosde los llamados "falsos positivos". En efecto, pese a la definición de lalegislación penal colombiana, el máximo tribunal de la justiciaordinaria conceptuó que el conocimiento previo de graves crímenes yla permisividad frente a su ocurrencia, constituyen un delito menor:encubrimiento |1|.Con esta nueva jurisprudencia queda abierta la puerta para que lamayoría de los 3.963 |2| miembros de la fuerza pública investigadosdentro de los 2.005 |3| procesos que lleva la Fiscalía General de laNación y los más de 400 |4| que aún tiene la justicia penal militar porcasos de homicidio en persona protegida ("falsos positivos"),reclamen un trato similar al que recibió el cabo primero GelverEduardo Muñoz Montilla, adscrito al Batallón Pedro Justo Berrío deMedellín, condenado a tan sólo 24 meses de prisión dado que noparticipó directamente de las ejecuciones extrajudiciales.EL CASOEn el año 2007 Muñoz Montilla confesó haber conocido de laplaneación de un operativo ocurrido el 25 de mayo de 2004 y elposterior montaje mediante el cual dos jóvenes del corregimiento SanCristóbal de la capital antioqueña, Arley de Jesús Vallejo Cardona yYon Fredy García Carmona, fueron presentados como milicianos delas FARC muertos en combate. En los hechos participaron también
  2. 2. miembros de la Agrupación de las Fuerzas Especiales Urbanas(AFEUR) del ejército nacional, quienes recibieron recompensa endinero por el "positivo".Además de Muñoz Montilla, a la investigación fueron vinculados encalidad de encubridores el Sargento Viceprimero Sergio EzequielRojas Ochoa (también sindicado del homicidio) y los soldadosprofesionales Sergio Pérez Restrepo, Alberto Elías Pérez Arango, HugoZuluaica Gaviria, José Hernández Parra y José Mosquera Delgado,todos ellos pertenecientes al Batallón Pedro Justo Berrío. Por el delitode homicidio, fueron acusados Robinson Jhon Edgar Lozano Garnica,Dairo de Jesús Henao Posso, Juan Javier Gallego Varelas, JoaquínFerney Hidalgo Huigita, Carlos Alberto Villa Cañón, Román AlbeiroGutiérrez Jaramillo, Ismael Enrique Romero Martínez y Cesar FelipeCastillo, miembros de la AFEUR.Gelver Muñoz se acogió a sentencia anticipada y a comienzos de2008 fue condenado por el Juzgado 4º Penal del Circuito a 2 años decárcel por el delito de encubrimiento por favorecimiento agravado,decisión que fue apelada por el agente del Ministerio Público en elproceso, y que fue confirmada por el Tribunal Superior de Medellín ennoviembre de ese mismo año.REBAJA DE PENAS DE FACTOLa sentencia, que rebajó la pena de un máximo de 60 años a unmínimo de 2, fue avalada por todos los sujetos procesales, incluida laFiscalía, con excepción del Procurador 140 Judicial II en lo Penal deMedellín, quien llevó el caso ante la Corte Suprema de Justicia,órgano que el pasado 26 de septiembre conceptuó que laparticipación de Muñoz Montilla "fue marginal en el sentido de que noestuvo en el sitio donde fueron muertos los civiles, tampoco disparósu arma en contra de ellos, no intervino para ponerles los camufladosni en la plantación de armas como evidencia de que se trataban deguerrilleros en combate".La decisión de la Corte |5|, con ponencia del magistrado LuisGuillermo Salazar, fue avalada por la mayoría de la Sala Penal,integrada por José Leonidas Bustos Martínez, José Luis BarcelóCamacho, Fernando Castro Caballero |6|, Julio Enrique SochaSalamanca y Javier de Jesús Zapata Ortiz. La única que salvó su votofue la magistrada María del Rosario González Muñoz.Al negar el recurso de casación, los togados aseguraron que éste"solo es procedente cuando se encuentre demostrada algunasituación de nulidad, o una ostensible afrenta a las garantíasfundamentales, que acá en verdad no se aprecia (…)". Según laCorte, la única violación al debido proceso posible habría sido que el
  3. 3. delito por el cual se acusó a Muñoz hubiera variado entre la etapa deinvestigación y la fecha de la sentencia.Para el Procurador 140, en cambio una condena tan baja y por eldelito de encubrimiento en lugar del de coautoría, podría -como enefecto sucedió- "permitir que un caso de esta trascendencia,connotación y gravedad quede finalmente impune y la abiertavulneración a los derechos y garantías fundamentales aquíquebrantadas permita salir airoso a un condenado que participandoen la ejecución extrajudicial de dos seres humanos, ha recibido unacondena ilegal por un punible de baja categoría, pues ilegalmente ysin saber por qué, le erigieron en encubridor de unos crímenes de losque fue simple y llanamente autor, cuando menos cómplice".SALVAMENTO Y CONSTANCIA HISTÓRICALa única que se apartó de la decisión mayoritaria fue la magistradaMaría del Rosario González Muñoz, quien en su salvamento de voto|7| alertó que "olvida la Sala mayoritaria que es precisamente enasuntos como este en los cuales debe tener en cuenta la especialcondición de Muñoz Montilla, dado que no se trata de un simpleciudadano, sino de un cabo primero del Ejército colombiano, es decir,de una autoridad cuyas misiones constitucionales y legales sondiversas a las de un particular".Para la magistrada, "si de acuerdo con el artículo 2º de la CartaPolítica las autoridades están instituidas para proteger a las personasen su vida y otros bienes, motivo por el cual es incuestionable quetienen posición de garante por institución, no se aviene con talcomprensión constitucional que si un militar tiene conocimientoprevio de la futura comisión de ’bajas’ en un escenariomanifiestamente ilegal, su silencio sobre el particular se adecuesimple y llanamente al delito de favorecimiento".A juicio de la magistrada González Muñoz, "se imponía reconocer unevidente yerro en la calificación de la conducta como encubrimientopor favorecimiento, para en su lugar señalar que se trataba de unconcurso homogéneo de delitos de homicidio en persona protegida".CORTE SUPREMA CONVALIDA LA IMPUNIDAD: EXPERTOSTras leer la sentencia, expertos consultados por Radio Nizkorcoincidieron en rechazar la nueva jurisprudencia de la Corte Supremade Justicia, que en la práctica equivale a un "blindaje jurídico" paraservidores del Estado involucrados en violaciones a los derechoshumanos, incluso mayor que el que pretende asegurarse con laaprobación de la reforma al fuero militar que cursa en el Congreso dela República.
  4. 4. Para Jorge Molano, abogado y representante de víctimas de "falsospositivos", el fallo de la Corte "cierra los mecanismos en la justiciainterna, convalida la impunidad al desconocer el carácter sistemáticode las ejecuciones extrajudiciales y rompe el Código Penal, puesaplica responsabilidad por encubrimiento a quien conocía conanterioridad que el crimen sería cometido".El abogado aseguró que la sentencia de la Corte "prácticamenteelimina la eficacia del marco jurídico para la paz, pues ha consolidadola impunidad de antemano. Un tipo de penas así frente a ejecucionesextrajudiciales invita a la repetición de los crímenes, pues la pena esirrisoria y lleva a un desquiciamiento de cualquier política criminal".Por su parte, para el abogado y columnista Ramiro Bejarano lasentencia "convierte en un juego de niños lo que fue una orgíasangrienta. No hay duda que esta nueva Sala Penal de la CorteSuprema de Justicia, hace rato trazó una peligrosa ruta dedesprestigio de su tarea que despierta la desconfianza ciudadana".Bejarano calificó de "deplorable para el Estado de Derecho y lajusticia" esta nueva jurisprudencia, que constituye un "graveretroceso, porque la justicia en vez de avanzar con paso seguro areprimir el terrorismo de Estado, parece alegrarse con tejer dudosasfórmulas que ampararán a los militares que usen el poder paradelinquir. Le esperan días aciagos en materia de derechos humanosal país".Según el jurista, "la nueva providencia de la Sala Penal de la Corteparte del supuesto de que los militares no habrían participado en losfalsos positivos sino simplemente encubierto a otros: Esa posturaapunta a desvirtuar el concepto de delitos de sistema, como lo fueronlos falsos positivos, que obedecieron a una idea permanente yorganizada de aniquilar inocentes para inflar resultados en la luchacontra la insurgencia. Al considerar que los militares fueron simplesencubridores, se desnaturaliza el criterio de crímenes sistemáticosque revistieron los falsos positivos, que se idearon y perpetraron enfunción de una idea criminal de aniquilamiento de un grupo depersonas de la población civil".Ambos juristas coincidieron en afirmar que el fallo cierra losmecanismos internos de justicia y abre las puertas a la jurisdicciónuniversal. Para Molano, además, "si en una sentencia judicialfuncionarios del Estado resultan encubriendo crímenes, la Corte PenalInternacional también podría entrar a estudiar la responsabilidad dequienes en su función de jueces y fiscales han participado ypropiciado actos de encubrimiento. Sin duda, con esta jurisprudencia,la Corte Suprema se ha convertido en un equivalente de ausencia dejusticia en Colombia".
  5. 5. Notas1. Las leyes 599 de 2000 y 890 de 2004 definen que incurre enencubrimiento quien "tenga conocimiento de la comisión de laconducta punible, y sin concierto previo, ayudare a eludir la acción dela autoridad o a entorpecer la investigación correspondiente". Paradelitos cometidos antes del 31 de diciembre de 2004, la pena estabafijada entre 1 y 4 años de prisión, y de entre 4 y 8 años cuando eldelito que encubierto era el de genocidio, desaparición forzada,tortura, desplazamiento forzado, homicidio, extorsión,enriquecimiento ilícito, secuestro extorsivo, tráfico de drogas,estupefacientes o sustancias psicotrópicas. A partir del año 2005, laspenas se aumentaron en una tercera parte.2. Comisión Colombia - Europa - Estados Unidos (CEEUU)."Ejecuciones extrajudiciales 2002 - 2010. Crímenes de lesahumanidad bajo el mandato de la seguridad democrática",documentos temáticos No. 8. Bogotá, septiembre de 2012. En esteaparte el informe cita como fuente cifras de la ONU.3. Ibídem. Según el informe, la Unidad Nacional de DerechosHumanos de la Fiscalía investiga a la fecha 1.613 casos, mientras lasfiscalías seccionales llevan 392 procesos por los llamados "falsospositivos". [Volver] 4. Ibídem. [Volver]5. Sentencia: http://www.derechos.org/nizkor/colo...6. Ver: Fernando Castro Caballero: de defensor de Víctor Carranza amagistrado de la Corte Suprema. Equipo Nizkor, 29 de marzo de2011. En:http://www.derechos.org/nizkor/colo...7. Salvamento de voto: http://www.derechos.org/nizkor/colo...

×