La Vida Don De Dios

17,155 views

Published on

La vida humana es sagrada porque desde su inicio es fruto de la acción creadora de Dios. Sólo Dios es Señor de la vida desde su comienzo hasta su término. Por eso, nadie puede atentar contra la vida de un ser humano inocente. A lo largo de esta unidad repasaremos cuáles son los principales atentados contra la vida humana en la sociedad actual: el homicidio, el aborto, la eutanasia, las drogas, las guerras, etc.

Published in: Spiritual
0 Comments
3 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
17,155
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
23
Actions
Shares
0
Downloads
223
Comments
0
Likes
3
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La Vida Don De Dios

  1. 1. La Vida don de Dios Quinto Mandamiento Unidad 12    
  2. 2. Una Mujer Heroica Gianna  Beretta  nació  en  Italia  en  el  año  1922.  Estudió la carrera de medicina y en 1955 se casó  con el Ing. Pietro Molla. El joven matrimonio tenía  ya cuatro pequeños y cuando Gianna esperaba su  quinto  hijo  se  le  diagnosticó  un  cáncer  de  útero.  Había que operarla sin más tardanza. Gianna pidió  expresamente  al  médico  que  el  tumor  le  fuera  extraído  sin  dañar  la  vida  de  la  criatura  que  tenía  en  el  vientre:  “No  se  preocupe  por  mí  ­dijo  al      doctor­, basta que le vaya bien al niño.”
  3. 3. Una Mujer Heroica Una  vez  operada,  pasó  los  seis  meses orando y aceptando lo que  el Señor quisiera de ella, hasta el  nacimiento de Juana Manuela, en  abril de 1962. Después de mucho  dolor,  Gianna  murió  repitiendo  “Jesús te amo”. Juan  Pablo  II  beatificó  a  Gianna  Beretta  en  abril  de  1994,  año  internacional de la familia. Gianna Beretta    
  4. 4. “No Matarás” La Sagrada Escritura  nos enseña cómo,  después del primer  pecado, la ira y la  violencia se hacen  presentes entre los  seres humanos. La muerte de Abel es la  mejor muestra de  esta triste situación.   Caín y Abel  
  5. 5. “No matarás” Con estas palabras la  Biblia nos revela que  sólo Dios es dueño de  la vida y que toda vida  humana es sagrada. El  hombre y la mujer no  tienen dominio absoluto  sobre su vida, sino que  son administradores  La Creación del Hombre. Capilla Sixtina. responsables de ella.    
  6. 6. “No matarás” La defensa de la vida humana se  fundamenta en el hecho de que  el hombre es imagen de Dios. El quinto mandamiento considera  como pecados especialmente  graves el homicidio, el aborto, la  eutanasia, la guerra injusta, el  terrorismo, etc; es decir todo   aquello que desprecia o acaba    con la vida humana.  
  7. 7. “No matarás” Jesús nos enseñó en el  sermón de la montaña que,  además del respeto a la  vida, el cristiano tiene el  deber de rechazar el odio,  la venganza, la ira, el  rencor... y todas aquellas  actitudes que se oponen al  mandamiento del amor.    
  8. 8. El Homicidio Voluntario El quinto mandamiento condena como pecado  grave el homicidio voluntario. Este pecado lo  cometen tanto el que mata como los que  cooperan voluntariamente en la acción.    
  9. 9. El Homicidio Voluntario En  cambio  el  homicidio  involuntario  no  es  moralmente  imputable,  aunque  en  algunos  casos  puede  haber  responsabilidad  moral;  así,  por  ejemplo,  cuando el conductor de  un  carro  ha  bebido  mucho  y  atropella  a    alguien y muere.  
  10. 10. El Homicidio Voluntario La prohibición de matar no suprime el derecho a la  legítima defensa de la propia vida, con medios  proporcionados, cuando es injustamente  agredida, aunque se siga la muerte del injusto  agresor.    
  11. 11. El Homicidio Voluntario Una cuestión muy debatida hoy en  día es la de la pena de muerte.  Durante muchos siglos la doctrina  de la Iglesia ha enseñado que, en  casos de extrema gravedad, la  autoridad legítima podría recurrir a  la pena de muerte como medio  para defender a la sociedad de  agresiones muy graves e injustas.    
  12. 12. El Homicidio Voluntario Sin embargo, el papa Juan  Pablo II enseña en su  encíclica Evangelium Vitæ  que la sociedad moderna  cuenta con medios para  reprimir eficazmente los  crímenes, sin necesidad de  recurrir a la pena de  muerte. (Cf. Evangeluim  Vitæ no. 27)    
  13. 13. El Aborto El aborto voluntario es la  destrucción de una vida  humana en el seno  materno. El aborto es un  acto gravemente contrario  a la ley natural y a la ley  de Dios, pues todo ser  humano concebido tiene  derecho a la vida.    
  14. 14. El Aborto El Concilio Vaticano II  califica al aborto de  “crimen abominable”  (GS 51). Los papas han  condenado de modo  insistente y contundente  esta “plaga de nuestro  tiempo”, como se le ha  llamado.    
  15. 15. El Aborto Juan Pablo II en la encíclica Evangelium Vitæ utiliza  palabras especialmente solemnes: “Por tanto, con  la autoridad que Cristo confirió a Pedro y a sus  Sucesores, en comunión con todos los obispos,  (...), declaro que el aborto directo (...) es siempre  un desorden moral grave, en cuanto eliminación  deliberada de un ser humano inocente (...).  Ninguna ley del mundo podrá jamás hacer lícito un  acto que es intrínsicamente ilícito, por ser contrario  a la ley de Dios” (n. 62)    
  16. 16. El Aborto Para destacar la gravedad de este  pecado contra la vida humana, la  Iglesia lo sanciona con la pena de  excomunión. El embrión humano ha de ser tratado  como una persona desde el  momento de la concepción. Por eso,  es un pecado grave la manipulación  de embriones, sin fines    terapéuticos, y su destrucción.  
  17. 17. La Eutanasia La palabra eutanasia  significa “buena muerte”  o “muerte dulce”. La Real  Academia Española la  define así: “Eutanasia es  la muerte sin sufrimiento  y, en sentido estricto, la  que así se provoca  voluntariamente”.    
  18. 18. La Eutanasia El Magisterio de la Iglesia ha condenado la eutanasia. He aquí unas palabras solemnes de Juan Pablo II en la encíclica Evangelium Vitae: “De acuerdo con el Magisterio de mis predecesores y en comunión  con los obispos de la Iglesia Católica, confirmo que la  eutanasia es una grave violación de la ley de Dios, en  cuanto eliminación deliberada y moralmente  inaceptable de una persona humana. (sigue...)    
  19. 19. La Eutanasia (...) Esta doctrina se fundamenta  en la ley natural y en la palabra  de Dios escrita; es transmitida  por la Tradición de la Iglesia y  enseñada por el Magisterio  ordinario y universal. Semejante  práctica conlleva, según las  circunstancias, la malicia propia  del suicidio o del homicidio” (EV  n.65)    
  20. 20. El respeto a la salud La vida y la salud son  bienes preciosos que  Dios nos confía. Por eso  hemos de cuidar de ellos. Poner en peligro la vida  innecesariamente es una  grave ofensa al Creador.  Sin embargo, la moral  católica no hace de la  vida un “valor absoluto”.    
  21. 21. El respeto a la salud Por ello, la persona  humana puede exponer  su vida por motivos muy  elevados, como, por  ejemplo, salvar a otras  vidas en peligro de  perecer. Como ejemplo están los  bomberos, los policías,      etc.
  22. 22. El respeto a la salud Todas las naciones tienen  héroes que entregaron su  vida en defensa de la  partia o de otros grandes  valores. En la Iglesia  veneramos de modo  especial a los mártires,  que dieron su vida en  testimonio de la fe. “Martirio de San Lorenzo” Retablo Mayor.      Huesca, España.
  23. 23. El respeto a la salud El ser humano tiene derecho y  deber de cuidar su salud,  evitando toda clase de excesos  que pudieran ponerla en peligro  como, por ejemplo: el abuso de  la comida y de la bebida, del  tabaco o de las medicinas. El consumo de drogas, excepto  cuando se utiliza por razones    médicas, es una falta grave.  
  24. 24. La defensa de la paz En el Sermón de la  Montaña, Jesús recordó el  mandamiento “no matarás”,  y añade el rechazo absoluto  de la ira, del odio, del  rencor, de la venganza, del  insulto, etc. (Mt 5, 21­22); o  sea, de todo lo que suponga  enemistad o falta de amor.    
  25. 25. La defensa de la paz Por el contrario, el  quinto mandamiento  prescribe el amor al  prójimo, la atención al  necesitado, el perdón  al enemigo, la defensa  de la paz, etc.    
  26. 26. La defensa de la paz “Bienaventurados los que  trabajan por la paz, porque  ellos serán llamados hijos  de Dios” (Mt 5, 9) Trabajar por la paz abarca  muchas cosas, que van  desde los gobernantes que  deben evitar las guerras,  hasta cada cristiano que  debe llevar una convivencia      pacífica con los demás.
  27. 27. La defensa de la paz La Iglesia condena la  carrera de  armamentos, pues no  asegura la paz y, por  el contrario, en lugar  de eliminar las  guerras, aumenta el  peligro de extenderlas.    

×