APARICIONES DE FÁTIMA

5,158 views

Published on

Todas las apariciones de Fátima
El Tercer Secreto
Las conversaciones con el P.Fuentes

Published in: Spiritual
1 Comment
1 Like
Statistics
Notes
  • La Gloria del Olivo y la Destrucción Repentina
    La “gloria del olivo” está en su propio aceite de oliva, usado desde la antigüedad para ungir reyes y sanar heridas, pero también para pudrir yugos, imperios, autoridades (Isaías 10:27); este aceite es también símbolo de la unción del Espíritu Santo, sobreunción profetizada para la última generación cristiana gentil (no judía), el apóstol Pablo llama esta fase histórica, plenitud de los gentiles (Romanos 11:25 y Habacuc 2:14); y Daniel le denomina el último reino, que no tendrá fin, (Dn 2: 44-45, Ap 17:10).
    Dios Padre, amó tanto al mundo que entregó su único hijo por este; y Cristo dijo al respecto, que su reino no era de este mundo, pero también aclaró que él no vino a juzgar al mundo y que tampoco rogaría por el mundo; entonces a quien le toca llevar a cabo estas funciones y responsabilidades, de reinar, juzgar y rogar por el mundo: ¿No es a su iglesia? Recuerde que aun en el milagro de los panes y los peces, Jesús, les menciona a sus apóstoles, que eran ellos los que tenían la responsabilidad de darles de comer a las multitudes.
    Porque si la iglesia finalmente no establece el reino de Dios y su justicia en toda la tierra, entonces el cristianismo vendría a ser la estafa más prolongada y monumental en toda la historia universal del hombre. Repárese entonces, que muy pronto se reeditará la era apostólica y los pueblos tendrán y entenderán la necesidad de que una iglesia renovada, unida, llena de verdades y soluciones sociales, finalmente dirija este mundo.
    Esta iglesia reinante establecerá en el mundo la paz y la seguridad, por la misma unción espiritual que contendrá, y cuando sea quitada de la tierra vendrá la destrucción repentina (1ª Ts 5:3); su reino no tendrá fin, porque esta iglesia reinante será arrebatada por Dios, para regresar siete años después con el Rey de Reyes y Señor de Señores, para restablecer este reino en la tierra por mil años más. Después del arrebatamiento, aquí en la tierra se culminará la dispensación gentil de la gracia y se reiniciará el trato con los judíos, a través de los 144.000, pero esto último ya será en la gran tribulación de siete años, que es la misma destrucción repentina.
    El Vaticano o la ciudad en medio de las siete colinas sigue representando al imperio romano, El apóstol Juan detalla su final en la historia, este debe ser antes del establecimiento de la justicia; porque ella es la principal responsable de la inequidad y engaño actual (apocalipsis capítulos 17 y 18). Le invito a leer los textos y capítulos bíblicos sugeridos, y “La Subestima de la Biblia, del Calendario Maya y de sus Ciclos Históricos” en:
    http://www.lucasblancoacosta.com/maya-biblia.php
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
No Downloads
Views
Total views
5,158
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
669
Actions
Shares
0
Downloads
79
Comments
1
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

APARICIONES DE FÁTIMA

  1. 1. R.P. BRIAN MOORE LAS APARICIONES DE FÁTIMA
  2. 2. INTRODUCCIÓN <ul><li>PRIMERA SECCIÓN : HABLAREMOS DE LAS APARICIONES DEL ÁNGEL Y DE LA VIRGEN </li></ul><ul><li>SEGUNDA : ACERCA DE LA TERCERA PARTE DEL SECRETO </li></ul><ul><li>TERCERA : LAS DECLARACIONES DE SOR LUCÍA AL P.FUENTES </li></ul>
  3. 3. <ul><li>PRIMERA SECCIÓN : </li></ul><ul><li>LAS APARICIONES DEL ÁNGEL DE PORTUGAL Y DE LA SANTÍSIMA VIRGEN </li></ul>
  4. 4. Hay que distinguir 3 períodos en los acontecimientos de Fátima: <ul><li>I- Antes de 1917 : APARICIONES DEL ÁNGEL </li></ul><ul><li>1915- Tres apariciones del ángel a Lucía y 3 compañeras </li></ul><ul><li>1916- En la primavera, verano y otoño- otras 3 apariciones del ángel de Portugal a Lucía, Jacinta y Francisco </li></ul><ul><li>II- Durante 1917- SEIS APARICIONES DE LA SMA.VIRGEN </li></ul><ul><li>13 de mayo/13 de junio/13 de julio </li></ul><ul><li>19 de agosto/13 de septiembre y 13 de octubre </li></ul><ul><li>III- Después de 1917 : APARICIONES Y REVELACIONES A LUCÍA </li></ul><ul><li>1925 (10 dic.): Aparición del Niño Jesús y su Madre en Pontevedra (España): vinculada a la devoción reparadora de los 5 primeros sábados de mes </li></ul><ul><li>1926 (15 jul.): Aparición del Niño Jesús en Pontevedra </li></ul><ul><li>1929 (13 jun.): Aparición de la Sma. Trinidad y de la Sma. Virgen en Tuy (España): pedido y promesa respecto de la consagración de Rusia al Inmaculado Corazón </li></ul>
  5. 5. <ul><li>Para preparar el alma de los niños a la venida de Ntra.Sra., Dios les envió un ángel. </li></ul><ul><li>1915- Lucía y sus tres amigas fueron favorecidas tres veces, de manera misteriosa con la aparición de ese ángel, que no les transmitió ningún mensaje. </li></ul><ul><li>1916- El ángel se manifiesta nuevamente tres veces con toda nitidez, pero solamente a los tres pastorcitos portugueses. Vino para instruirlos a recibir y entender el mensaje de la Reina de los ángeles, invitándolos a la oración, al sacrificio, a la reparación </li></ul>
  6. 6. Preámbulo: Tres Apariciones de un Ángel a Lucía y tres amigas (1915) <ul><li>Así las narra Lucía: </li></ul><ul><li>“ Por lo que puedo calcular me parece que fue en 1915 cuando sucedió la primera aparición de lo que pienso era un ángel, ya que él, por entonces, no se manifestó con claridad. Y debía ser por los meses de abril a octubre de 1915 a juzgar por las particularidades de la estación. </li></ul><ul><li>En la aldea del Cabezo que mira al sur, mientras rezaba el rosario con mis tres compañeras: Teresa Matías, María Rosa Matías, su hermana, y María Justino, de Casa Vieja, vi que sobre el arbolado del valle que estaba a nuestros pies, flotaba una especie de nube más blanca que la nieve, algo transparente y con forma humana. </li></ul>
  7. 7. <ul><li>… Mis compañeras preguntaron qué era. Respondí que no sabía. En días diferentes se repitió otras dos veces. </li></ul><ul><li>La aparición dejó en nuestro espíritu una cierta impresión que no sé explicar. Poco a poco esa impresión se fue desvaneciendo y creo que si no fuera por los hechos que se siguieron, con el tiempo habría venido a olvidarse por completo.” </li></ul>
  8. 8. <ul><li>LAS APARICIONES DEL ÁNGEL A LOS TRES PASTORCITOS </li></ul><ul><li>1916 </li></ul>
  9. 9. Primera aparición del ángel: Primavera de 1916 <ul><li>Estando el mundo en guerra, se presenta como el “Ángel de la paz”. Viene a pedir las oraciones de los niños y les enseña una súplica, que incluye en su primer parte los actos de fe, esperanza y caridad, y en la segunda parte actos de reparación a Dios y de súplica a los pecadores. </li></ul>
  10. 10. <ul><li>“ Las fechas no puedo precisarlas con seguridad, porque en aquel tiempo yo no sabía todavía contar los años ni los meses, ni siquiera los días de la semana. Pienso, sin embargo, que debió ser hacia la primavera de 1916 cuando el Ángel se nos apareció por primera vez en el lugar del Cabezo </li></ul><ul><li>Ya dije, en el escrito de Jacinta, cómo subíamos la ladera buscando un abrigo, y cómo fue allí, después de comer y rezar, donde comenzamos a ver, a cierta distancia, sobre los árboles que se extendían en dirección al este, una luz más blanca que la nieve, con la forma de un joven transparente más brillante que un cristal atravesado por los rayos del sol. A medida que se aproximaba fuimos distinguiendo sus facciones. Estábamos sorprendidos y absortos; no decíamos nada. </li></ul>
  11. 11. <ul><li>Al llegar junto a nosotros nos dijo: “No temáis, soy el Ángel de la Paz. Rezad conmigo” </li></ul><ul><li>Y arrodillándose, inclinó su frente hasta el suelo . Llevados por un movimiento sobrenatural, lo imitamos y repetimos las palabras que le oimos pronunciar: </li></ul><ul><li>“ Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman. </li></ul><ul><li>Después de haber repetido esta oración tres veces, el Ángel se puso de pie y dijo: “Rezad así. Los corazones de Jesús y María están atentos a la voz de vuestras súplicas” Y desapareció. </li></ul>
  12. 12. <ul><li>El ambiente sobrenatural que nos rodeaba era tan intenso, que casi no nos dimos cuenta de nuestra propia existencia durante mucho tiempo y permanecimos en esta posición que nos había dejado repitiendo siempre la misma oración. La presencia de Dios se sentía tan intensa y tan íntima que ni entre nosotros nos atrevíamos a hablar. Al día siguiente todavía sentíamos nuestro espíritu envuelto por esa atmósfera, que sólo muy lentamente desapareció. </li></ul><ul><li>Ninguno pensó en hablar de esta aparición ni en recomendar secreto. Se imponía por sí solo. Era tan íntima que no era fácil decir sobre ella la menor palabra. Quizás nos hizo tan fuerte impresión por ser la primera tan manifiesta.” </li></ul>
  13. 13. Segunda aparición: Verano de 1916 <ul><li>El ángel se presenta como el Ángel de Portugal. Pide a los pastorcitos oraciones y sacrificios con el fin de obtener la paz; les pide aceptar el sufrimiento. </li></ul><ul><li>“ La segunda debió ser en la mitad del verano, en esos días de mucho calor en que traíamos los rebaños a casa a media mañana para volver a sacarlos al atardecer. </li></ul><ul><li>Fuimos pues a pasar las horas de siesta a la sombra de los árboles que rodeaban el pozo ya varias veces mencionado. De repente vimos al Ángel junto a nosotros: </li></ul><ul><li>- ¿Qué hacéis? Rezad, rezad mucho. Los Corazones de Jesús y de María tienen sobre vosotros designios de misericordia. Ofreced constantemente al Altísimo oraciones y sacrificios. </li></ul>
  14. 14. <ul><li>- ¿Cómo nos tenemos que sacrificar?, pregunté </li></ul><ul><li>- De todo lo que podáis, ofreced a Dios un sacrificio de reparación por los pecados con que Él es ofendido y de súplicas por la conversión de los pecadores. Atraed así la paz sobre vuestra patria. Yo soy el Ángel de su Guarda, el Ángel de Portugal. Sobre todo aceptad y soportad con resignación el sufrimiento que Nuestro Señor os envíe </li></ul>
  15. 15. <ul><li>Estas palabras del Ángel se grabaron en nuestro espíritu como una luz que nos hacía comprender quién era Dios, cómo nos amaba y quería ser amado; el valor del sacrificio y cómo le era agradable; y cómo por atención a él, convertía a los pecadores. En consecuencia, desde ese momento empezamos a ofrecer al Señor todo lo que nos mortificaba pero sin discurrir ni buscar otros sacrificios y penitencias, excepto la de pasarnos horas seguidas en tierra repitiendo la oración enseñada por el Ángel.” </li></ul>
  16. 16. Tercera aparición: Otoño de 1916 <ul><li>“ La tercera aparición pienso que debió ser en octubre o finales de septiembre, porque ya no íbamos a pasar la siesta a casa. </li></ul><ul><li>Como ya dije en el escrito sobre Jacinta, pasábamos desde la Pregueira –pequeño olivar de mis padres-, a la Lapa, dando la vuelta a ladera del monte por el lado de Aljustrel y Casa Vieja. Rezamos el rosario y la oración que el Ángel nos había enseñado en la primera aparición. Estando allí se nos apareció por tercera vez, trayendo en la mano un cáliz y sobre él una hostia de la que caían, dentro del cáliz, algunas gotas de sangre. Dejando el cáliz y la hostia suspendidos en el aire, se postró en tierra y repitió tres veces la oración: </li></ul>
  17. 17. <ul><li>“ Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, os adoro profundamente y os ofrezco el preciosísimo cuerpo, sangre, alma y divinidad de Jesucristo, presente en todos los tabernáculos de la tierra, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Por los méritos infinitos de su Sacratísimo Corazón y del Corazón Inmaculado de María, os pido la conversión de los pobres pecadores” </li></ul><ul><li>Después se levantó, tomó de nuevo en la mano el cáliz y la hostia y me dio la hostia a mí. Lo que contenía el cáliz se lo dio a beber a Jacinta y Francisco diciendo al mismo tiempo: “Tomad y bebed el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo horriblemente ultrajado por los hombres ingratos. Reparad sus crímenes y consolad a vuestro Dios.” </li></ul><ul><li>De nuevo se postró en tierra y repitió con nosotros otras tres veces la misma oración: ‘Santísima Trinidad, etc’, y desapareció. </li></ul>
  18. 18. <ul><li>Llevados por la fuerza de lo sobrenatural que nos envolvía, imitábamos al Ángel en todo, es decir, nos postrábamos como él y como él repetíamos la oración que nos enseñó. La fuerza de la presencia de Dios era tan intensa que nos absorbía y aniquilaba casi por completo. Parecía como si nos hubiera quitado por un largo espacio de tiempo el uso de nuestros sentidos corporales. En esos días, las acciones más materiales las hacíamos como llevados por esa misma fuerza sobrenatural que nos empujaba. La paz y felicidad que sentíamos era grande, pero solo interior; el alma estaba completamente concentrada en Dios. Y al mismo tiempo el abatimiento físico que sentíamos era también fuerte.” </li></ul>
  19. 19. II APARICIONES Y REVELACIONES DE LA SANTÍSIMA VIRGEN
  20. 20. 1- Primera Aparición: 13 de mayo de 1917, en Cova de Iría <ul><li>“ Jugando con Jacinta y Francisco arriba, en lo alto de la cuesta de Cova de Iría, queríamos hacer una pared alrededor de un matorral y vimos de repente una especie de relámpago. </li></ul><ul><li>-‘Es mejor irnos a casa, dije a mis primos. Está relampagueando y puede venir un temporal’ </li></ul><ul><li>- ‘Sí, vamos.’ </li></ul><ul><li>Y comenzamos a bajar la ladera empujando las ovejas en dirección a la carretera. </li></ul>
  21. 21. <ul><li>Al llegar más o menos a la mitad de la ladera, casi junto a una encina grande que allí había, vimos otro relámpago y, unos pasos más adelante, vimos sobre una carrasca [1] una Señora vestida toda de blanco, más brillante que el sol y esparciendo luz más clara e intensa que un vaso de cristal lleno de agua cristalina atravesado por los rayos del sol más ardiente. Nos paramos sorprendidos por la aparición. Estábamos tan cerca que quedábamos dentro de la luz que la cercaba o que Ella esparcía. Como a metro y medio de distancia, más o menos. </li></ul><ul><li>[1] Carrasca = encina pequeña </li></ul>
  22. 22. <ul><li>Entonces nos dijo Nuestra Señora: </li></ul><ul><li>-“No tengan miedo, no les haré ningún daño –dijo Nuestra Sra. </li></ul><ul><li>- ¿De dónde viene, su Merced?, preguntó Lucía </li></ul><ul><li>- Soy del cielo </li></ul><ul><li>- ¿Y qué quiere de mí, su Merced? dijo Lucía </li></ul><ul><li>- Vengo para pediros que volváis aquí durante seis meses seguidos el día 13 y a esta misma hora. Luego les diré quién soy y lo que quiero. Y todavía volveré una séptima vez </li></ul><ul><li>- Yo también iré al cielo? </li></ul><ul><li>- Sí, irás </li></ul><ul><li>- ¿Y Jacinta? </li></ul><ul><li>- También </li></ul><ul><li>- ¿Y Francisco? </li></ul><ul><li>- También, pero tendrá que rezar muchos rosarios” </li></ul>
  23. 23. <ul><li>Me acordé entonces de preguntar por dos jovencitas que habían muerto hacía poco. Eran amigas mías y estaban en mi casa aprendiendo a tejer con mi hermana mayor. </li></ul><ul><li>- María de las Nieves, ¿está ya en el cielo? </li></ul><ul><li>- Sí, ya está (Me parece que tenía 16 años) </li></ul><ul><li>- ¿Y Amelia? </li></ul><ul><li>- Está en el purgatorio hasta el fin del mundo (Me parece que tenía 18 o 20 años) </li></ul><ul><li>Y continuó: </li></ul><ul><li>- Queréis ofreceros a Dios para soportar todos los sufrimientos que os quiera enviar en reparación por los pecados con que Él es ofendido y de súplica por la conversión de los pecadores? </li></ul><ul><li>- Sí, queremos. </li></ul><ul><li>- Vais, pues a sufrir mucho, pero la gracia de Dios será vuestra fortaleza. </li></ul>
  24. 24. <ul><li>Fue al pronunciar estas últimas palabras, ‘la gracia de Dios…etc’, cuando abrió las manos por primera vez, comunicándonos una luz tan intensa como el reflejo que de ellas se expandía. Esta luz nos penetró en el pecho hasta lo más íntimo de nuestra alma, haciéndonos ver a nosotros mismos en Dios, que era esa luz, más claramente que lo que nos vemos en el mejor de los espejos. Entonces, por un impulso interior, también comunicado, caímos de rodillas y repetimos desde lo más profundo: “Santísima Trinidad, yo te adoro. Dios mío, Dios mío yo amo en el Santísimo Sacramento”. </li></ul>
  25. 25. <ul><li>Pasados los primeros momentos añadió Nuestra Señora: ‘Rezad el rosario todos los días para alcanzar la paz del mundo y el fin de la guerra’. </li></ul><ul><li>Enseguida comenzó a elevarse serenamente subiendo en dirección al este y desapareciendo en la lejanía de la inmensidad. La luz que la rodeaba iba como abriendo un camino en el mundo cerrado de los astros. Por esto dijimos alguna vez que vimos abrirse el cielo.” </li></ul>
  26. 26. 2- Segunda Aparición: 13 de junio de 1917 <ul><li>“ Después de rezar el rosario con Jacinta y Francisco y otras personas que allí estaban, vimos de nuevo el reflejo de la luz al que llamábamos relámpago, que se aproximaba, y enseguida a Nuestra Señora sobre la carrasca en todo igual que en mayo. </li></ul><ul><li>- ¿Qué quiere de mí Su Merced? le pregunté </li></ul><ul><li>- Deseo que vengáis aquí el 13 del mes próximo, que recéis el rosario todos los días, y que aprendáis a leer. Después diré lo que quiero. </li></ul>
  27. 27. <ul><li>Pedí la curación de un enfermo. </li></ul><ul><li>- Si se convierte, se curará dentro de un año. </li></ul><ul><li>- Quería pedirle que nos llevara al cielo </li></ul><ul><li>- Sí, a Jacinta y a Francisco los llevaré pronto; pero tú te quedarás aquí algún tiempo más. Jesús quiere servirse de ti para hacerme conocer y amar. Él quiere establecer en el mundo la devoción a mi Corazón Inmaculado. </li></ul><ul><li>- ¿Y me quedo sola?, pregunté con pena </li></ul><ul><li>- No, hija. ¿Sufres mucho? No te desanimes. Yo nunca te dejaré. Mi Corazón Inmaculado será tu refugio y el camino que te conducirá hasta Dios. </li></ul>
  28. 28. <ul><li>Al decir estas últimas palabras abrió las manos y nos comunicó, por segunda vez el reflejo de aquella luz tan intensa. En ella nos veíamos como sumergidos en Dios. Francisco y Jacinta parecían estar en la parte que se elevaba hacia el cielo y yo en la que se esparcía por la tierra. </li></ul><ul><li>Delante de la mano derecha de Nuestra Señora había un corazón rodeado de espinas que parecía se clavaban por todas partes. Comprendimos que era el Inmaculado Corazón de María ultrajado por los pecados de los hombres y que pedía reparación </li></ul><ul><li>A esto nos referíamos, Sr. Obispo, cuando decíamos que Nuestra Señora nos había revelado un secreto en junio. Ella no nos había dicho nada todavía sobre este particular, pero sentíamos que Dios nos movía a eso.” </li></ul>
  29. 29. 3- Tercera Aparición: 13 de julio de 1917 <ul><li>“ Momentos después de haber llegado a Cova de Iría y estando junto a la carrasca rezando el rosario con una gran multitud de gente, vimos el reflejo de aquella luz ya conocida y, en seguida, a Nuestra Señora sobre la carrasca. </li></ul><ul><li>- ¿Qué desea de mí Su Merced?, pregunté </li></ul><ul><li>- Quiero que volváis el 13 del mes que viene y que continuéis rezando el rosario todos los días en honra de Nuestra Señora del Rosario, para obtener la paz del mundo y el fin de la guerra, porque sólo Ella os puede ayudar </li></ul><ul><li>- Querría que nos dijese quién es y que hiciera un milagro para que todos crean que Ud. se nos aparece. </li></ul><ul><li>- Continuad viniendo todos los meses. En octubre diré quién soy y lo que quiero, y haré un milagro para que todos vean y crean. </li></ul>
  30. 30. <ul><li>Aquí hice algunas peticiones que ahora no recuerdo bien. Lo que me acuerdo es que Nuestra Señora dijo que para alcanzar durante el año las gracias que pedían era necesario que rezasen el rosario. Y continuó: </li></ul><ul><li>Sacrificaos por los pecadores y decid muchas veces, sobre todo cuando hagáis algún sacrificio: </li></ul><ul><li>‘ Jesús, por vuestro amor, por la conversión de los pecadores y en reparación por los pecados cometidos contra el Inmaculado Corazón de María’ </li></ul>
  31. 31. LA VISIÓN DEL INFIERNO <ul><li>Al decir estas palabras, de nuevo abrió las manos como en los meses anteriores. El reflejo pareció penetrar la tierra y vimos como un mar de fuego. Sumergidos en este fuego estaban los demonios y las almas como si fuesen brasas transparentes y negras o bronceadas, con forma humana. Llevados por las llamas que de ellos mismos salían, juntamente con horribles nubes de humo, flotaban en aquel fuego y caían para todos los lados igual que las pavesas en los grandes incendios, sin peso y sin equilibrio, entre gritos de dolor y desesperación que horrorizaban y hacían estremecer de espanto. </li></ul>
  32. 32. <ul><li>Debió ser ante esta visión de espanto cuando dije aquel: ‘¡Ay!, que dicen me oyeron. </li></ul><ul><li>Los demonios se distinguían por formas horribles y repugnantes de animales espantosos y desconocidos pero transparentes igual que carbones encendidos. </li></ul>
  33. 33. <ul><li>Asustados y como para pedir socorro, levantamos la vista a Nuestra Señora que nos dijo con bondad y tristeza: </li></ul><ul><li>‘ Visteis el infierno donde van las almas de los pobres pecadores. Para salvarlos Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. Si hacen lo que yo os digo se salvarán muchas almas y tendrán paz. </li></ul><ul><li>La guerra va a acabar. Pero si no dejan de ofender a Dios, en el reinado de Pío XI comenzará otra peor. Cuando veías una noche alumbrada por una luz desconocida [1] , sabed que es la gran señal que Dios os da de que va a castigar al mundo por sus crímenes por medio de la guerra, el hambre y las persecuciones a la Iglesia y al Santo Padre. </li></ul><ul><li>[1] Prodigio que se cumplió en víspera de la II Guerra Mundial </li></ul>
  34. 34. <ul><li>Para impedirlo vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón y la comunión reparadora de los primeros sábados. </li></ul><ul><li>Si atendieran a mis deseos, Rusia se convertirá y habrá paz; si no, ella esparcirá sus errores por el mundo promoviendo guerras y persecuciones contra la Iglesia. Los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá mucho que sufrir, varias naciones serán aniquiladas. </li></ul><ul><li>Por fin mi Corazón Inmaculado triunfará. El Santo Padre me consagrará Rusia que se convertirá y será concedido al mundo un tiempo de paz. </li></ul><ul><li>En Portugal se conservará siempre la fe, etc. [1] </li></ul><ul><li>Esto no se lo digáis a nadie. A Francisco sí se lo podéis decir. </li></ul><ul><li>[1] Aquí se inserta el famoso “Tercer Secreto” Cf. al final del PPT </li></ul>
  35. 35. <ul><li>Cuando recéis el rosario decid después de cada misterio: ‘Jesús mío, perdónanos, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas y especialmente a las más necesitadas de tu misericordia’ </li></ul><ul><li>Siguió un momento de silencio y pregunté: </li></ul><ul><li>- ¿No quiere nada más de mí? </li></ul><ul><li>- No, hoy quiero nada más </li></ul><ul><li>Y, como de costumbre, comenzó a elevarse en dirección al este, desapareciendo en la inmensa lejanía del firmamento” </li></ul>
  36. 36. 4- Cuarta Aparición: 19 de agosto de 1917 <ul><li>La cuarta aparición tuvo lugar el 19 de agosto en un lugar llamado Valinhos y no el 13 en Cova de Iría. </li></ul><ul><li>En efecto: el 13 de agosto Arturo de Oliveira Santos, masón notorio y administrador del partido de Vila Nova de Ourem –del cual dependía Fátima- había venido a llevarse a los tres niños y los había hecho encarcelar. </li></ul><ul><li>Fueron liberados recién el 15 de agosto, después de haber sido amenazados de muerte y sometidos a largos interrogatorios. </li></ul>
  37. 37. <ul><li>“ Como ya dije lo que ocurrió este día [1] no me detengo en ello y paso a la aparición, según mi modo de ver, del día 15 al atardecer. Claro que bien puede ser que yo esté confundida y a que entonces no sabía contar los días del mes; sin embargo conservo la idea como que fue el mismo día que llegamos de Vila Nova de Ourén. </li></ul><ul><li>Estando con las ovejas en compañía de Francisco y su hermano Juan, en un lugar llamado Valiños, y sintiendo que algo sobrenatural se aproximaba y nos envolvía, sospechando que Nuestra Señora podría aparecerse y teniendo pena que Jacinta no la viera, pedimos a Juan que fuese a llamarla. No quería, y sólo fue corriendo cuando le ofrecimos dos monedas. </li></ul><ul><li>Entretanto, Francisco y yo vimos el reflejo de la luz que llamábamos relámpago y un momento después de llegar Jacinta vimos a Nuestra Señora sobre una carrasca. </li></ul><ul><li>[1] Se refiere al encarcelamiento del día 13 </li></ul>
  38. 38. <ul><li>- “¿Qué quiere de mí Su Merced? </li></ul><ul><li>- Quiero que continuéis yendo a la Cova de Iría el 13, y que sigáis rezando el rosario todos los días. El último mes haré el milagro para que todos crean. </li></ul><ul><li>- ¿Qué quiere Su Merced se haga con el dinero que la gente deja en Cova de Iría? </li></ul><ul><li>- Que se hagan dos andas de procesión; llevarás una con Jacinta y otras dos niñitas vestidas de blanco; la otra que la lleve Francisco con otros tres varoncitos como él, vestidos de blanca alba. Será para la fiesta de Nuestra Señora del Santo Rosario. Lo que quede será para ayudar a construir la capilla que se mandará hacer </li></ul><ul><li>- Quisiera pedirle la curación de algunos enfermos </li></ul><ul><li>- Sí, curaré a algunos durante el año </li></ul><ul><li>Y tomando un aire más triste, agregó: </li></ul><ul><li>- Rezad, rezad mucho y haced sacrificios por los pecadores, pues muchas almas van al infierno porque no tienen a nadie que se sacrifique y rece por ellas. </li></ul><ul><li>Y, como de costumbre, comenzó a elevarse en dirección al naciente” </li></ul>
  39. 39. 5- Quinta Aparición: 13 de septiembre de 1917 <ul><li>Para la aparición del 13 de septiembre estaban presentes unas 25 o 30 mil personas. Finalmente los pastorcitos llegaron a Cova de Iría, cerca de la encina verde, y empezaron a rezar el rosario con el pueblo. Poco tiempo después vieron el reflejo de la luz y luego a Nuestra Señora sobre la encina verde. </li></ul><ul><li>- “¿Qué quiere de mí Su Merced? </li></ul><ul><li>- Continuad rezando el rosario, a fin de obtener el fin de la guerra. </li></ul><ul><li>En octubre vendrá Nuestro Señor, así como Nuestra Señora de los Dolores y del Carmelo, y San José con el Niño Jesús para bendecir al mundo. </li></ul>
  40. 40. <ul><li>Dios está satisfecho de sus sacrificios, pero no quiere que durmáis con la cuerda: llevadla solamente durante el día” </li></ul><ul><li>- Me han solicitado para suplicarle muchas cosas: la curación de algunos enfermos, de un sordomudo… </li></ul><ul><li>- Sí, a algunos curaré; a otros no. </li></ul><ul><li>En octubre haré el milagro para que todos crean </li></ul><ul><li>Luego empezó a elevarse, desapareciendo como de costumbre.” </li></ul>
  41. 41. 6- Sexta aparición: 13 de octubre de 1917 <ul><li>El 13 de octubre de 1917 una muchedumbre de alrededor de 70.000 personas estaba reunida en la Cova de Iría </li></ul><ul><li>“ Salimos de casa bastante temprano, contando con las demoras del camino. Había gente en masa. Caía una lluvia torrencial. Mi madre temiendo que fuese aquel el último día de mi vida, con el corazón traspasado por la incertidumbre de lo que podía ocurrir, quiso acompañarme. Por el camino, se sucedían las escenas del mes pasado, mas numerosas y conmovedoras. Ni el barro de las caminos impedía a la gente arrodillarse en actitud más humilde y suplicante. </li></ul>
  42. 42. <ul><li>Llegados a Cova de Iría, junto a la encina, llevada de un movimiento interior, pedí al pueblo que cerrasen los paraguas para rezar el rosario. Poco después vimos el reflejo de luz y, en seguida, a Nuestra Señora sobre la encina. </li></ul><ul><li>- “¿Qué quiere de mí Su Gracia? </li></ul><ul><li>- Quiero que se haga aquí una capilla en mi honor. Soy Nuestra Señora del Rosario. Que se continúe siempre rezando el rosario todos los días. La guerra va a terminar y los soldados volverán pronto a sus casas. </li></ul>
  43. 43. <ul><li>Tenía muchas cosas que pedirle: curar algunos enfermos y convertir algunos pecadores, etc. </li></ul><ul><li>- Unos sí, otros no. Tienen que corregirse: que pidan perdón por sus pecados </li></ul><ul><li>Y asumiendo un aire más triste: </li></ul><ul><li>Que no se ofenda más a Dios Nuestro Señor, pues ya está demasiado ofendido </li></ul>
  44. 44. <ul><li>Y abriendo sus manos, las hizo reflejarse en el sol. Y, mientras se elevaba, continuaba el brillo de su propia luz proyectándose en el sol. </li></ul><ul><li>He aquí, Excmo. Señor Obispo, el motivo por el cual exclamé mirasen al sol. Mi motivo no era llamar la atención del pueblo, pues ni siquiera me daba cuenta de su presencia. Lo hice sólo llevada por un movimiento interior que me impulsaba a ello. </li></ul>
  45. 45. <ul><li>Desaparecida Nuestra Señora en la inmensidad del firmamento, vimos al lado del sol a San José con el Niño y Nuestra Señora vestida de blanco con un manto azul. San José con el Niño parecían bendecir al mundo, con unos gestos que hacían con las manos en forma de cruz. Poco después, desvanecida esta aparición, vi a Nuestro Señor y a Nuestra Señora, que me daba sensación de ser Nuestra Señora de los Dolores. Nuestro Señor parecía bendecir al mundo de la misma forma que San José. </li></ul><ul><li>Al desvanecerse esta aparición, me pareció ver todavía a Nuestra Señora en forma parecida a Nuestra Señora del Carmen.” </li></ul><ul><li>HASTA AQUÍ SOR LUCÍA (Memoria 3 y complementos) </li></ul>
  46. 46. LA DANZA DEL SOL <ul><li>Mientras los tres niños contemplaban a Nuestro Señor, Nuestra Señora y San José, se produjo el milagro anunciado tres meses antes y que constituye la garantía divina de la autenticidad de las apariciones y del mensaje. El sol “bailó” en presencia de la multitud, lanzando rayos luminosos con los colores del arco iris en todas direcciones. Luego pareció desprenderse del cielo y precipitarse sobre la tierra. El prodigio duró unos 10 minutos y fue visto a unos 50 km. a la redonda. Los presentes notaron que, a pesar de la lluvia torrencial que se había abatido sobre ellos, estaban ahora completamente secos. </li></ul>
  47. 47. <ul><li>Un periódico de Lisboa “O Día”, narraba el milagro el 17 de octubre de la siguiente manera: </li></ul><ul><li>«A la una de la tarde, mediodía por el sol, la lluvia cesó. El cielo, con un color gris aperlado, iluminaba el vasto paisaje árido con una luz extraña. El sol tenía un velo delgado transparente, así que los ojos se podían fijar fácilmente en él. El tono gris madre perla se tornó en una sábana de plata la cual se rompió cuando las nubes se abrieron y el sol de plata, rodeado en la misma luz de gris transparente, se vio girar y voltear en el círculo de las nubes abiertas. Un grito salió de cada boca y la gente cayó de rodillas en el suelo pantanoso . </li></ul>
  48. 48. <ul><li>La luz se volvió un hermoso azul como si hubiera venido a través de vidrios ahumados de ventanas de catedral y se esparció sobre la gente que estaba arrodillada con las manos abiertas . El azul se desvaneció despacio y entonces la luz parecía pasar a través de un vidrio amarillo. Manchas amarillas cayeron sobre los pañuelos blancos y sobre las faldas oscuras de las mujeres . También se vieron en los árboles, en las rocas y en la sierra. La gente lloraba y rezaba con las cabezas descubiertas en la presencia del milagro que ellos habían esperado». </li></ul>
  49. 49. <ul><li>Otro testimonio interesante Avelino Almeida, editor de un importante diario de Lisboa, “O Século”. </li></ul><ul><li>“ Desde la ruta, donde se habían amontonado los coches y donde habían quedado varias centenas de personas por no tener suficiente ánimo para avanzar a través del terreno barroso, se ve a la inmensa muchedumbre dirigir su vista hacia el sol, que apareció en el cenit despejado de nubes. Parecía una placa de plata mate, y era posible mirarlo fijamente sin la menor molestia; no quema los ojos, no enceguece; se podría creer que se produce un eclipse. </li></ul>
  50. 50. <ul><li>Pero he aquí que de la muchedumbre brota un clamor inmenso, y los que están cercanos la escuchan gritar: “¡Milagro, milagro!...””Maravilla, maravilla…” </li></ul><ul><li>Ante los ojos maravillados de ese pueblo –cuya actitud nos transporta a los tiempos bíblicos- , que estupefacto y con la cabeza descubierta contempla el azul del cielo, el sol tembló, el sol tuvo movimientos insólitos y bruscos, fuera de todas las leyes cósmicas. “El sol bailó” según la expresión típica de los paisanos.” </li></ul>
  51. 51. <ul><li>APARICIONES DE LA VIRGEN </li></ul><ul><li>A SOR LUCÍA </li></ul><ul><li>DESPUÉS DE 1917 </li></ul>
  52. 52. 1925 (10 dic.): Aparición del Niño Jesús y su Madre en Pontevedra (España): la devoción reparadora de los 5 primeros sábados de mes <ul><li>El día 10 de diciembre de 1925, se le apareció la Santísima Virgen y al lado, suspenso en una nube luminosa, un Niño. La Santísima Virgen, poniéndole una mano en el hombro, le mostró al mismo tiempo un Corazón que tenía en la otra mano, cercado de espinas. </li></ul><ul><li>Al mismo tiempo dijo el Niño: </li></ul><ul><li>“ Ten compasión del Corazón de tu Santísima Madre que está cubierto de espinas que los hombres ingratos en todo momento le clavan, sin haber quien haga algún acto de reparación para arrancarlas.” </li></ul>
  53. 53. LA PROMESA DE LOS 5 SÁBADOS <ul><li>Nuestra Señora le habló así: </li></ul><ul><li>&quot;Mira, hija mía, mi Corazón cercado de espinas, que los hombres ingratos me clavan sin cesar con blasfemias e ingratitudes. Tu, al menos, procura consolarme… </li></ul><ul><li>… y di que a todos aquellos que durante cinco meses en el primer sábado se confiesen , </li></ul><ul><li>reciban la Sagrada Comunión , </li></ul><ul><li>reciten el Rosario y </li></ul><ul><li>me hagan compañía durante 15 minutos, meditando los misterios del rosario, con el fin de desagraviarme, </li></ul><ul><li>prometo asistirlos a la hora de la muerte con todas las gracias necesarias para la salvación de sus almas.&quot; </li></ul>
  54. 54. 1926 (15 jul.): Aparición del Niño Jesús en Pontevedra <ul><li>En el día 15 de febrero de 1926, se le apareció de nuevo el Niño Jesús. </li></ul><ul><li>Le preguntó si ya había difundido la devoción a su Santísima Madre. Ella le explicó las dificultades que tenía el confesor, y que la Madre Superiora estaba dispuesta a propagarla; pero que el confesor había dicho que ella sola nada podía. Jesús respondió: </li></ul><ul><li>“ Es verdad que tu Superiora sola nada puede; pero con mi gracia lo puede todo” </li></ul>
  55. 55. <ul><li>Presentó a Jesús las dificultades que tenían algunas almas de confesarse en sábado y pidió que fuese válida la confesión de ocho días. Jesús respondió: </li></ul><ul><li>– Sí, pueden ser muchos días más todavía, con tal que, cuando me reciban, estén en estado de gracia y tengan la intención de desagraviar al Inmaculado Corazón de María. </li></ul><ul><li>Ella preguntó: </li></ul><ul><li>– Jesús mío, ¿y las que olviden tener esta intención? </li></ul><ul><li>Pueden hacerla en otra confesión siguiente, aprovechando la primera ocasión que tuvieran de confesarse». </li></ul>
  56. 56. 1929 (13 jun.): Aparición de la Sma. Trinidad y de la Sma. Virgen en Tuy (España) <ul><li>“ Había pedido y obtenido licencia de mis superioras y del confesor, de hacer la Hora Santa de once a media noche, de los jueves a los viernes. Estando una noche sola, me arrodillé entre la balaustrada, en medio de la capilla, postrada, para rezar las oraciones del Ángel. Sintiéndome cansada, me incorporé y continué rezando con los brazos en cruz. La única luz era la de la lámpara. </li></ul>
  57. 57. <ul><li>De repente se iluminó toda la capilla, con una luz sobrenatural y sobre el altar apareció una cruz de luz, que llegaba hasta el techo. En una luz más clara se veía, en la parte superior de la cruz, un rostro de un hombre con el cuerpo hasta la cintura, y sobre el pecho una paloma de luz, y clavado en la cruz el cuerpo de otro hombre. Un poco por debajo de la cintura, suspendido en el aire se veía un Cáliz y una Hostia grande sobre la cual caían algunas gotas de Sangre que corrían a lo largo del rostro del Crucificado y de una herida del pecho. </li></ul>
  58. 58. <ul><li>Escurriendo por la Hostia, estas gotas caían dentro del Cáliz. Bajo el brazo derecho de la cruz estaba Nuestra Señora (era Nuestra Señora de Fátima con su Inmaculado Corazón en la mano izquierda, sin espada ni rosas, sino con una corona de espinas y llamas...). Bajo el brazo izquierdo, unas letras grandes como si fuesen de agua cristalina que corrían hacia el altar; formaban estas palabras: “Gracia y Misericordia”. Comprendí que me era mostrado el misterio de la Santísima Trinidad y recibí luces sobre este misterio que no es permitido revelar. </li></ul>
  59. 59. <ul><li>Después Nuestra Señora me dijo: </li></ul><ul><li>“ Ha llegado el momento en que Dios pide al Santo Padre que haga, en unión con todos los Obispos del mundo, la consagración de Rusia a mi Corazón Inmaculado; prometiendo salvarla por este medio. Son tantas las almas que la justicia de Dios condena por los pecados cometidos contra Mí, que vengo a pedir reparación; sacrifícate por esta intención y reza.” </li></ul>
  60. 60. <ul><li>Más tarde por medio de una comunicación íntima, Nuestra Señora me dijo, quejándose: </li></ul><ul><li>“ No han querido prestar atención a mi pedido... Al igual que el rey de Francia se arrepentirán, y lo harán, pero ya será tarde. Rusia habrá esparcido ya sus errores por el mundo, provocando guerras, persecuciones contra la Iglesia: el Santo Padre tendrá mucho por qué sufrir». </li></ul>LOS OBISPOS PORTUGUESES RENUEVAN CONSAGRACIÓN AL INMACULADO CORAZÓN 13-X-1975
  61. 61. <ul><li>SEGUNDA SECCIÓN : </li></ul><ul><li>LA TERCERA PARTE DEL SECRETO </li></ul>
  62. 62. <ul><li>“ Escribo en obediencia a Vos, Dios mío, que lo ordenáis por medio de Su Excelencia Reverendísima el Señor Obispo de Leiria y de la Santísima Madre vuestra y mía. </li></ul><ul><li>Después de las dos partes que ya he expuesto, hemos visto al lado izquierdo de Nuestra Señora un poco más en lo alto a un Ángel con una espada de fuego en la mano izquierda; centelleando emitía llamas que parecía iban a incendiar el mundo; pero se apagaban al contacto con el esplendor que Nuestra Señora irradiaba con su mano derecha </li></ul><ul><li>dirigida hacia él; </li></ul><ul><li>el Ángel señalando la tierra con su mano derecha, dijo con fuerte </li></ul><ul><li>voz: </li></ul><ul><li>¡Penitencia, Penitencia, Penitencia! </li></ul>
  63. 63. <ul><li>Y vimos en una inmensa luz qué es Dios: « algo semejante a como se ven las personas en un espejo cuando pasan ante él » a un Obispo vestido de Blanco « hemos tenido el presentimiento de que fuera el Santo Padre ». También a otros Obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas subir una montaña empinada, en cuya cumbre había una gran Cruz de maderos toscos como si fueran de </li></ul><ul><li>alcornoque con la corteza; el Santo Padre, antes de llegar a ella, atravesó una gran ciudad medio en ruinas y medio tembloroso con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena, rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino; llegado a la cima del monte, postrado de rodillas a los pies de la gran Cruz fue muerto por un grupo de soldados que le dispararon varios tiros de arma de fuego y flechas; -> </li></ul>
  64. 64. <ul><li>… y del mismo modo murieron unos tras otros los Obispos sacerdotes, religiosos y religiosas y diversas personas seglares, hombres y mujeres de diversas clases y posiciones. Bajo los dos brazos de la Cruz había dos Ángeles cada uno de ellos con una jarra de cristal en la mano, en las cuales recogían la sangre de los Mártires y regaban con ella las almas que se acercaban a Dios. ” </li></ul><ul><li>Tuy-3-1-1944 (Pontevedra, España) </li></ul>
  65. 65. ¿ES ÉSTA LA 3 PARTE DEL SECRETO? <ul><li>El Vaticano ha asegurado que este es el Tercer Secreto. </li></ul><ul><li>Pero se hace difícil comprender cómo encaja dicho texto con las declaraciones hechas al respecto por tres personajes autorizados para hablar del tema: el obispo de Leiría-Fátima, Monseñor Cosme do Amaral; del entonces Cardenal Ratzinger, Prefecto de la Congregación de la Fe (quien leyó el secreto) y del historiador oficial de Fátima, P.Alonso (su obra consta de 14 volúmenes) </li></ul><ul><li>Monseñor Cosme do Amaral en una conferencia en el Aula Magna de la Universidad Técnica de Viena, declaró: “El Secreto de Fátima no habla ni de bombas atómicas, ni de cabezas nucleares, ni de misiles SS-20. Su contenido, insiste, no concierne más que a nuestra fe. Identificar el Secreto con anuncios catastróficos o con un holocausto nuclear, es deformar el sentido del mensaje. </li></ul><ul><li>La pérdida de la fe de un continente es peor que el aniquilamiento de una nación; y es verdad que la fe disminuye continuamente en Europa ” </li></ul><ul><li>(10-IX-1984) </li></ul>
  66. 66. <ul><li>El Cardenal Ratzinger en una larga entrevista al periodista italiano Vittorio Messori para la Revista Jesus (noviembre de 1984) argumentó que la Tercera Parte del Secreto no se había hecho público: </li></ul><ul><li>“ Porque no añade nada nuevo a lo que un cristiano debe saber de la Revelación: una llamada radical a la conversión, la gravedad absoluta de la historia, los peligros que amenazan a la fe y a la vida del cristiano, y por ello a la del mundo, y después la importancia de los últimos tiempos. </li></ul><ul><li>Para evitar que se confunda la profecía religiosa con el sensacionalismo. Pero las cosas contenidas en este secreto corresponden a lo que anuncia la Escritura y son confirmadas por muchas otras apariciones marianas…” </li></ul><ul><li>El P.Alonso comentando la frase donde se inserta el Tercer Secreto (“En Portugal se conservará siempre el dogma de la fe, etc.”), dice lo siguiente: “En Portugal se conservará siempre el dogma de la fe: esta frase insinúa con toda claridad un estado crítico de la fe que sufrirán otras naciones, es decir, una crisis de la fe; mientras que Portugal salvará su fe…Así pues, en el período que precede al gran triunfo del Corazón Inmaculado de María se producirán las cosas terribles que son el objeto de la tercera parte del Secreto. </li></ul><ul><li>¿Cuáles? Si “en Portugal se conservarán siempre los dogmas de la fe”…se puede deducir de ello con toda claridad que en otras partes de la Iglesia esos dogmas o bien se van a obscurecer, o aun van a perderse ” (VSF, p.64,72-73) </li></ul><ul><li>“ El contenido del Secreto debe referirse a profecías terribles sobre la situación interna de la Iglesia ” (Eph.Mar.,1982,p.91) </li></ul>
  67. 67. Agreguemos tres testimonios más <ul><li>  «En el Tercer Secreto se predice, entre otras cosas, que la gran apostasía en la Iglesia comenzará por lo alto». </li></ul><ul><li>Cardenal Mario Luigi Ciappi, Teólogo personal del Papa </li></ul><ul><li>Juan Pablo II, citado en el periódico Catholic, marzo de 2002. </li></ul><ul><li>«[El Tercer Secreto] no tiene nada que ver con Gorbachov. La Bienaventurada Virgen María nos alertó sobre la apostasía en la Iglesia». </li></ul><ul><li>Cardenal Oddi , citado en el periódico   Il Sabato de 17 de marzo de 1990 . </li></ul><ul><li>“ La tercera parte del secreto, más que apocalíptica, debe referirse a una grave crisis de fe en la Iglesia y en el mundo&quot;. </li></ul><ul><li>“ Cuando en la segunda parte del secreto se dice que en Portugal se conservará siempre el dogma de la fe, quiere decir que en otros lugares ella se perderá&quot;. </li></ul><ul><li>Padre José Pereira Dos Santos Valinho , sobrino de Lucía </li></ul><ul><li>La Nación, 13-X-1996 </li></ul>
  68. 68. <ul><li>TERCERA SECCIÓN : </li></ul><ul><li>CONVERSACIÓN DE SOR LUCÍA CON EL P.FUENTES , </li></ul><ul><li>VICE-POSTULADOR DE LA CAUSA DE FRANCISCO Y JACINTA </li></ul><ul><li>26 de diciembre de 1957. </li></ul>
  69. 69. <ul><li>El Padre Augustín Fuentes, sacerdote mejicano, nombrado vicepostulador de las causas de beatificación de los videntes, tiene una conversación con Lucía el día 26 de diciembre de 1957. Vuelto a Méjico, el día 22 de mayo del año siguiente, el 1958, tiene una conferencia en la Casa Madre de las Misioneras del Sagrado Corazón y de Nuestra Señora de Guadalupe, en que les dio una comunicación de aquella entrevista. </li></ul><ul><li>Poseemos dos textos «auténticos» de esa conferencia, uno en español y otro en inglés. El primero es bastante más largo que el segundo, ya que éste es una traducción abreviada, aunque esencialmente idéntica al primero. Recojamos, por lo tanto, únicamente del texto más original, el español, los párrafos que se refieren a las comunicaciones de Lucía. </li></ul><ul><li>Su Arzobispo S.E.R. Mons. Sánchez de Santa Cruz, Méjico otorgó el imprimatur a este texto original del Padre Fuentes </li></ul><ul><li>Citado por el Pe. Joaquín María Alonso, C.M.F. ( † 12 de diciembre de 1981), Archivero oficial de Fátima, de su libro La verdad sobre el Secreto de Fátima, Fátima sin mitos </li></ul>
  70. 70. <ul><li>Se comienza hablando de un mensaje recibido « de los labios mismos de la vidente principal». «(...) Quiero contaros únicamente la última conversación que tuve con ella, que fue el 26 de diciembre del año pasado: </li></ul><ul><li>«La encontré en su convento muy triste, pálida y demacrada; y me dijo: &quot;Padre, la Santísima Virgen está muy triste, porque nadie hace caso a su Mensaje , ni los buenos ni los malos. Los buenos, porque prosiguen su camino de bondad; pero sin hacer caso a este mensaje. Los malos, porque no viendo el castigo de Dios actualmente sobre ellos, a causa de sus pecados, prosiguen también su camino de maldad, sin hacer caso a este Mensaje. Pero, créame, Padre, Dios va a castigar al mundo, y lo va a castigar de una manera tremenda . El castigo del cielo es inminente. </li></ul>LUCÍA 1946
  71. 71. <ul><li>¿Qué falta, Padre, para 1960; y qué sucederá entonces? </li></ul><ul><li>Será una cosa muy triste para todos; y no una cosa alegre si antes el mundo no hace oración y penitencia. </li></ul><ul><li>No puedo detallar más, ya que es aún secreto que, por voluntad de la Santísima Virgen, solamente pudieran saberlo tanto el Santo Padre como el señor Obispo de Fátima; pero que ambos no han querido saberlo para no influenciarse. Es la tercera parte del Mensaje de Nuestra Señora, que aún permanece secreto hasta esa fecha de 1960. </li></ul>
  72. 72. <ul><li>Dígales, Padre, que la Santísima Virgen, repetidas veces, tanto a mis primos Francisco y Jacinta, como a mí, nos dijo; Que muchas naciones de la tierra desaparecerán sobre la faz de la misma, que Rusia sería el instrumento del castigo del Cielo para todo el mundo, si antes no alcanzábamos la conversión de ese pobrecita Nación (...)&quot;. </li></ul><ul><li>Sor Lucía me decía también: &quot; Padre, el demonio está librando una batalla decisiva con la Virgen ; y como sabe qué es lo que más ofende a Dios y lo que, en menos tiempo, le hará ganar mayor número de almas, está tratando de ganar a las almas consagradas a Dios , ya que de esta manera también deja el campo de las almas desamparado, y más fácilmente se apodera de ellas. </li></ul>
  73. 73. <ul><li>Dígales también, Padre, que mis primos Francisco y Jacinta se sacrificaron porque vieron siempre a la Santísima Virgen muy triste en todas sus apariciones. Nunca se sonrió con nosotros, y esa tristeza y angustia que notábamos en la Santísima Virgen, a causa de las ofensas a Dios y de los castigos que amenazaban a los pecadores, nos llegaban al alma; y no sabíamos qué idear para encontrar en nuestra imaginación infantil medios para hacer oración y sacrificio (...). </li></ul><ul><li>Lo segundo que santificó a los niños fue la visión del infierno (...). </li></ul>
  74. 74. <ul><li>Por esto, Padre, no es mi misión indicarle al mundo los castigos materiales que ciertamente vendrán sobre la tierra si el mundo antes no hace oración y penitencia. No. Mi misión es indicarles a todos el inminente peligro en que estamos de perder para siempre nuestra alma si seguimos aferrados al pecado. </li></ul><ul><li>&quot;Padre —me decía Sor Lucía—, no esperemos que venga de Roma una llamada a la penitencia, de parte del Santo Padre, para todo el mundo; ni esperemos tampoco que venga de parte de los señores Obispos para cada una de sus diócesis; ni siquiera tampoco de parte de las Congregaciones Religiosas. No; ya Nuestro Señor usó muchas veces estos medios, y el mundo no le ha hecho caso. Por eso, ahora, ahora que cada uno de nosotros comience por sí mismo su reforma espiritual; que tiene que salvar no sólo su alma, sino salvar a todas las almas que Dios ha puesto en su camino (...). </li></ul>
  75. 75. LOS ÚLTIMOS TIEMPOS <ul><li>Padre, la Santísima Virgen no me dijo que nos encontramos en los últimos tiempos del mundo, pero me lo dio a demostrar por tres motivos : </li></ul><ul><li>el primero , porque me dijo que el demonio está librando una batalla decisiva con la Virgen y una batalla decisiva es una batalla final, en donde se va a saber de qué partido es la victoria, de qué partido es la derrota. Así que ahora, o somos de Dios, o somos del demonio; no hay término medio </li></ul><ul><li>Lo segundo , porque me dijo, tanto a mis primos como a mí, que dos eran los últimos remedios que Dios daba al mundo: </li></ul><ul><li>el Santo Rosario y la devoción al Inmaculado Corazón de María; y , al ser los últimos remedios, quiere decir que son los últimos, que ya no va a haber otros. </li></ul><ul><li>Y tercero , porque siempre en los planos de la Divina Providencia, cuando Dios va a castigar al mundo, agota antes todos los demás medios; y cuando ha visto que el mundo no le ha hecho caso a ninguno de ellos, entonces, como si dijéramos a nuestro modo imperfecto de hablar, nos presenta con cierto temor el último medio de salvación, su Santísima Madre </li></ul>
  76. 76. <ul><li>Porque si despreciamos y rechazamos este último medio, ya no tendremos perdón del cielo; porque hemos cometido un pecado, que en el Evangelio suele llamarse pecado contra el Espíritu Santo; que consiste en rechazar abiertamente, con todo conocimiento y voluntad, la salvación que se presenta en las manos; y también porque Nuestro Señor es muy buen hijo; y no permite que ofendamos y despreciemos a su Santísima Madre, teniendo como testimonio patente la historia de varios siglos de la Iglesia que con ejemplos terribles nos indica cómo Nuestro Señor siempre ha salido en defensa del honor de su Santísima Madre. </li></ul><ul><li>Dos son los medios para salvar al mundo, me decía Sor Lucía de Jesús: la oración y el sacrificio (...). </li></ul><ul><li>Y luego, el Santo Rosario. Mire, Padre, la Santísima Virgen, estos últimos tiempos en que estamos viviendo , ha dado una nueva eficacia al rezo del Santo Rosario. De tal manera que ahora no hay problema, por más difícil que sea, sea temporal o sobre todo espiritual, que se refiera a la vida personal de cada uno de nosotros; o a la vida de nuestras familias sean familias del mundo o Comunidades Religiosas ; … </li></ul>
  77. 77. <ul><li>… o la vida de los pueblos y naciones; no hay problema, repito, por más difícil que sea, que no podamos resolver ahora con el rezo del Santo Rosario. Con el Santo Rosario nos salvaremos, nos santificaremos, consolaremos a Nuestro Señor y obtendremos la salvación de muchas </li></ul><ul><li>Y luego, la devoción al Corazón Inmaculado de María, Santísima Madre, poniéndonosla como sede de la clemencia, de la bondad y el perdón; y como puerta segura para entrar al cielo. Esta es la primera parte del Mensaje referente a Nuestra Señora de Fátima; y la segunda parte, que, aunque es más breve, no es menos importante, se refiere al Santo Padre.» </li></ul>

×