Guia de estudio introducción anatomia y osteología

26,789 views

Published on

Published in: Travel, Business
2 Comments
8 Likes
Statistics
Notes
  • muy bueno... me gusto caleta y me ayudo para reforzar xD slds!!
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • hola. me preguntaba si tiene el resumen de los demás temas, a partir del tema 2. Gracias
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
No Downloads
Views
Total views
26,789
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
538
Comments
2
Likes
8
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Guia de estudio introducción anatomia y osteología

  1. 1. Guía de Estudio Anatomía Humana, Técnico Deportivo-Preparador Físico Instituto IPEGE I Introducción a la anatomía A) Conceptos y consideraciones básicas La descripción anatómica considera siempre el cuerpo humano colocado en posición anatómica. Es a propósito de un cuerpo supuesto en posición vertical con la cabeza orientada con la vista horizontal, borde inferior de la orbita ocular en línea con el meato auditivo externo, los miembros superiores a ambos lados del cuerpo extendidos y con las palmas de la manos orientadas hacia anterior, los miembros inferiores están extendidos los pies levemente separados no más que la anchura de los hombros, de esta manera encontramos una serie de términos que ocuparemos para describir el cuerpo humano o los órganos por separado. Conceptos a Recordar: - Anterior – posterior - lateral - medial - externo – interno - superior – inferior - proximal- distal. - craneal – caudal - céfalo – podal - superficial – profundo La descripción anatómica utiliza fácilmente comparaciones geométricas. Se habla de cilindro, de prisma, de cubo, de cara, de ángulo, de circunferencia, de diámetro, etc. Más que estas denominaciones lo que cuenta es la orientación en el espacio, los cortes que seccionan al cuerpo humano en sentido vertical, horizontal u oblicuo —Los cortes verticales son: —frontales o transversales; —sagitales o anteroposteriores, que son medios o paramedios (derechos o izquierdos). —Los cortes horizontales son perpendiculares al eje vertical del cuerpo. —Los cortes oblicuos son más artificiales y menos utilizados. Cada corte presenta 2 caras (superior e inferior, derecha e izquierda, anterior y posterior) El estudio de un corte exige un esfuerzo de razonamiento en el espacio que el estudiante debe precisar por sí mismo con la ayuda del texto y de los dibujos. El cuerpo humano no está formado de 2 partes simétricas, una derecha y otra izquierda. Numerosos órganos son impares, pero no todos son medios y algunos de ellos están desplazados a derecha o a izquierda (tales el hígado, a la derecha, o el bazo, a la izquierda). Planos anatómicos: Para el estudio de la anatomía y la ubicación de las estructuras anatómicas se establecen 3 planos anatómicos: Sagital o Mediano, Coronal o frontal y Horizontal Sagital: Se orienta verticalmente; divide del cuerpo en derecha e izquierda Frontal: Se orienta de manera vertical, divide al cuerpo en anterior y posterior Horizontal: Se orienta Horizontalmente. Divide el cuerpo en zona inferior y superior
  2. 2. Figura 1 Figura 2 1.- Plano Frontal o coronal y plano sagital paramediano 2.- Plano sagital o medio y plano Horizontal B) Nomenclatura anatómica básica • Superior, cefálico o craneal: Lo que esta hacia arriba. • Inferior, podal o caudal: lo que está hacia abajo • Anterior o ventral: Lo que esta hacia delante o “hacia el vientre” • Posterior o dorsal: Lo que está detrás “Hacia el dorso”. • Medial: Lo que se acerca o está más cerca de la línea mediana del plano sagital. • Lateral: Lo que se aleja o está más lejos de la línea mediana del plano sagital. • Proximal: Lo que se encuentra cerca o próximo del punto de articulación de los miembros • Distal: Lo que se encuentra lejos o distante del punto de articulación de los miembros • Externo: Lo que está por fuera o al exterior de un órgano o estructura. • Interno: Lo que está por dentro o al interior de un órgano o estructura. • Ipsilateral: Estructura u órgano que se ubica al mismo lado del cuerpo. • Contralateral: Estructura u órgano que se ubica en el lado contrario del cuerpo. • Superficial: Estructura u órgano que se ubica cerca de la superficie del cuerpo. • Profundo: Estructura u órgano que se ubica lejos de la superficie del cuerpo.
  3. 3. Actividad practica 1.- Determina la ubicación anatómica de las estructuras que se nombran a continuación, teniendo presente la posición anatómica, planos, ejes y la nomenclatura de posición. Clavícula Húmero Radio Ulna Tibia Fíbula 2- De ejemplos de ubicación de estructuras utilizando los términos aprendidos en cátedras y laboratorio. o Ventral o Lateral o Superior o Proximal
  4. 4. o Externo o Superficial VENTRAL SUPERIOR LATERAL IPSILATERAL PROXIMAL DISTAL SUPERFICIAL II OSTEOLOGIA El sistema locomotor es el conjunto de huesos, articulaciones y músculos esqueléticos que actuando en conjunto permiten el movimiento del cuerpo. Para su estudio al sistema locomotor lo vamos a dividir en: Osteología, Artrología y Miología. Que corresponden a estudio de los huesos, articulaciones y músculos respectivamente. El esqueleto corresponde al conjunto de huesos que se aproximan entre sí, formando unidades denominadas articulaciones. La rama de la anatomía que estudia la estructura de los huesos es la osteología. Los huesos son órganos vivos, duros y poseen una resistencia a la tensión similar a la del hierro, pero son tres veces más ligeros y diez veces más flexibles. Los huesos son el principal componente del esqueleto adulto por lo que posibilita la acción mecánica de la musculatura, protegen órganos vitales y albergan la médula ósea hematopoyética. El hueso sirve además de reservorio de calcio, fósforo y otros iones. Aportan superficies articulares que participan junto a estructuras de refuerzo para formar las articulaciones. Los huesos en el ser vivo están rodeados de una membrana denominada periostio a la cual llegan vasos y nervios. El periostio es una membrana fibroelástica que rodea la superficie externa de los huesos, con exclusión de las partes revestidas por cartilago articular y lugares en los que se insertan tendones y ligamentos. Se encuentra ricamente vascularizados e inervados. El periostio posee una capa externa fibrosa de tejido conectivo muy vascularizada y una interna osteogénica con osteoblastos que permiten la reparación y crecimiento de los huesos. ESTRUCTURA OSEA El tejido óseo se compone de células (osteocitos, osteoblastos y osteoclastos). matriz orgánica (colágeno y glucoproteinas) y matriz inórganica (calcio, fluor y magnesio). Los huesos del esqueleto presentan formas y tamaños diferentes pero poseen una estructura común que corresponde a la disposición que poseen los compoenntes del tejido óseo. Los huesos poseen una corteza de sustancia compacta (80% del volumen total de hueso) que por su superficie interna se halla en continuidad con la sustancia esponjosa o trabecular (20% del volumen total
  5. 5. de hueso). La sustancia ósea compacta está formada por láminas óseas concéntricas, dispuestas apretadamente y agrupadas formando estructuras cilíndricas llamadas osteonas o sistemas de Havers. Las laminillas están dispuestas alrededor de canales que contienen nervios y vasos sanguíneos linfáticos, estos canales se conocen con el nombre de conductos de la osteona o de Havers. Existen además conductos transversales que conectan con los de las osteonas con el periostio. Los osteocitos, células propias del hueso, están dispuestos en anillos concéntricos dentro de las laminillas, los restos de laminillas que no se disponen alrededor de los conductos de las osteonas forman sistemas intersticiales situados entre los osteonas. La sustancia ósea esponjosa está formado por láminas óseas o trabéculas que se entrecruzan formando redes complejas, que dejan entre ellas espacios amplios, estas cavidades en el hueso vivo están ocupadas por medula ósea. El tejido esponjoso proporciona al hueso ligereza. COMPOSICION DEL TEJIDO OSEO El tejido óseo se compone de una matriz extracelular de tejido conectivo mineralizado y células que son osteoblastos, osteocitos, y osteoclastos (ademas de células de tapiz y osteoprogenitoras). Más de un 99% en volumen de la matriz ósea se halla mineralizada (hueso cortical: 99,9%; hueso esponjoso: 99,2%) por lo que posee un componente orgánico y otro inorgánico. El componente orgánico se halla integrado por colágeno tipo I (85-90%) y una pequeña proporción de otras proteínas (10-15%): proteoglicanos, proteínas implicadas en la adhesión celular, osteocalcina y factores de crecimiento. En el hueso maduro las fibras colágenas se disponen en láminas paralelas (hueso laminar) pero en cada lámina las fibras forman un ángulo agudo con respecto a las de las láminas contiguas. El componente inorgánico de la matriz ósea está constituido en su mayor parte por fosfato cálcico en forma de cristales de hidroxiapatita. MATRIZ ÓSEA
  6. 6. Los osteoblastos sintetizan el componente orgánico de la matriz ósea y controlan el depósito de las sales minerales. Tanto in vivo como in vitro los osteoblastos pasan sucesivamente por tres estadios funcionales: a) Proliferación celular y síntesis de los componente orgánicos de la matriz ósea, b) maduración de la matriz ósea (cambios en la composición y organización de la matriz que la hacen competente para ser mineralizada) y c) depósito de mineral. BIOMECÁNICA OSEA Los huesos responden a las fuerzas aplicadas sobre su superficie siguiendo un patrón característico. La primera fase es elástica y depende de la rigidez del hueso. En esta fase, la deformación es temporal y se mantiene solo durante el tiempo de aplicación de la fuerza tras lo cual, el hueso recupera su forma original. Si la fuerza aumenta, se entra en una fase plástica y el hueso, aunque se recupera parcialmente, queda deformado. Por último cuando la fuerza aplicada es superior a la resistencia del tejido se produce la fractura. La respuesta de tejido óseo frente a las fuerzas que se aplican sobre su superficie dependerá del tipo de fuerza, del tipo de hueso, así como de la densidad, arquitectura y composición del tejido óseo. Las fuerzas que pueden actuar sobre el tejido óseo son de tres tipos tensión, compresión y torsión. Además pueden ser aplicadas de forma perpendicular a la superficie ósea (fuerza normal) o de forma oblicua (fuerza de cizallamiento). Los huesos largos, formados fundamentalmente por tejido óseo compacto o cortical, son elásticos y poco plásticos. En estos huesos, la resistencia será mayor cuando la fuerza se aplica de forma vertical al sentido de la carga. Cuando la fuerza se aplica de forma oblicua la fase plástica se acorta y el hueso se fractura con mas rapidez. En los huesos integrados por tejido óseo esponjoso, la resistencia es mayor cuando la fuerza se aplica a lo largo del eje vertical de las trabéculas vertebrales y también cuando es paralela a los sistemas trabeculares del cuello femoral. Estos huesos, al ser menos densos que los formados por tejido óseo cortical, son menos elásticos y más plásticos, por lo que pueden presentar deformaciones mayores. Así mientras que en los huesos integrados por tejido esponjoso, las fracturas se producen cuando existen variaciones del 7% de su longitud, en los integrados por tejido compacto, las fracturas se producen con variaciones del 2%. OSIFICACION OSEA El sistema esquelético se desarrolla a partir de tejido mesenquimático (tejido indeferenciado embrionario) el cuál da origen a elementos fibrosos o cartilaginosos, cada uno de estos elementos sufre cambios hasta llegar a formar hueso, procesos denominados osificación endomembranosa y endocondral. El proceso de formación de hueso se conoce como osteogenesis en el cuál existen períodos esenciales: preosificación, impregnación cálcica, destrucción ósea y crecimiento óseo. Osificación endocondral: El elemento inicial es un molde de cartílago, que es destruído y reemplazado por tejido óseo. El molde de cartílago es invadido por grupos celulares que forman centros de osificación ubicados a nivel de la díafisis, epífisis y metáfisis (en el caso de un hueso largo). Este último persiste como lámina cartílaginosa o cartílago epifisiario que
  7. 7. permite el crecimiento longitudinal de los huesos. Los centros de osificación destruyen las células de cartílago, formando cavidades que son reemplazadas por células (osteoblastos) que dan origen a las células del hueso (osteocitos) que van depositando sales de calcio y fibras en forma de láminas, a su vez aparecen invasiones de vasos sanguíneos y células hematógenas que dan origen a la médula ósea roja. Ocurre también la formación de la cavidad medular a nivel de diáfisis. Osificación endomembranosa: Este proceso se observa en los huesos del cráneo y cara. En que en el modelo es de tejido conjuntivo membranoso. Los osteoblastos se acumulan en sitios bien vascularizados para formar los puntos de osificación, dos por cada hueso de la calvaria. Entre estas células en diferenciación la matriz se diferencia en espículas que se transforman en trabéculas ordenadas en forma de red . A cada lado de las trabéculas se añade hueso nuevo que se calcifica transformado la sustancia espongosa primaria en secundaria. El primordio óseo está rodeado de periostio que contiene osteoblasto que deposita láminas paralelas de hueso perióstico. CRECIMIENTO OSEO El crecimiento óseo se inicia en la vida embrionaria y sigue hasta la pubertad. El crecimiento en longitud se efectúa mediante la adición de hueso nuevo a la cara diafisaria de la placa de crecimiento o fisis. La placa de crecimiento es una estructura con forma de disco que se halla intercalada entre la epífisis y la diáfisis. En la placa de crecimiento se distinguen dos regiones, una central y otra periférica. La región central está constituida por cartílago hialino en el que se distinguen, desde la epífisis a la diáfisis, cuatro zonas: zona germinal, zona proliferativa, zona de cartílago hipertrófico y zona de cartílago calcificado El crecimiento en espesor del hueso se logra mediante la aposición concéntrica subperióstica de tejido óseo. Las células de la capa mas interna del periostio se diferencian en osteoblastos que depositan hueso directamente sobre la superficie externa de la cortical diafisaria (osificación de tipo intramembranoso). El crecimiento oseo depende de factores genéticos y se halla influido por factores sistémicos (hormonas) y locales. REPARACIÓN OSEA El tejido óseo es el único capaz de repararse a sí mismo de manera completa a través de reactivar los procesos que tienen lugar durante su embriogénesis. Cuando de manera brusca, un hueso es sometido a fuerzas que superan su resistencia mecánica aparece una línea de fractura. En primer lugar, en esta zona, se produce un hematoma que es reabsorbido por macrófagos. A continuación, aparecen células formadoras de hueso, procedentes de ambos lados de la línea de fractura. Estas células establecen puentes de tejido óseo inmaduro, sin orientación espacial definida (callo de fractura), que unen entre si los extremos del hueso fracturado. En una fase posterior este hueso, a través de un proceso de modelado, es sustituido por otro, de tipo laminar, orientado según las líneas de fuerza que actúan sobre la zona. La fatiga mecánica puede causar microfracturas trabeculares que no modifican la morfología externa del hueso. Estas fracturas microscópicas se reparan a través de microcallos de fractura que muestran una dinámica similar a la de los grandes callos. NUTRICIÓN Las superficies de los huesos presentan numerosos orificios (foramenes nutricios) que se profundizan como conductos vasculares. Existen de primer orden en la diafisis con vasos principales que llegan al conducto medular; segundo orden en las epífisis, en huesos planos y cortos y de tercer orden más pequeños en las superficies no articulares de los huesos. Se pueden contar 50 por mm2. En el hueso largo la arteria penetra por el foramen nutricio en la médula ósea la cual suple, se divide en ramas ascendentes y descedentes que se anatomosan con pequeñas ramas que provienen de epífisis y metafisis. Los huesos cortos reciben vascularización de los finisimos vasos que provienen del periostio. Los huesos planos del cráneo son suplidos por numerosos
  8. 8. vasos que tienen origen igualmente en periostio. La inervación es más abundante en la proximidad de las superficies articuales de los huesos largos, en las vértebras y huesos planos. Los nervios se distribuyen con profusión en el periostio y acompañan a los vasos nutricios. EL ESQUELETO HUMANO El sistema esquelético del hombre está compuesto principalmente por órganos llamados huesos y por componentes menores, de cartílago. Los huesos se unen en las articulaciones, lo que les permite moverse conservando una relación significativa entre uno y otro. Los músculos esqueléticos proporcionan la fuente de energía y pueden convertir esta energía química almacenada en energía mecánica, es decir, energía de acción. Tipos de esqueletos El esqueleto del hombre, como el de otros vertebrados, es vivo, del tipo interno o endosqueleto. Como tal, crece a medida que el cuerpo lo hace; se adapta a las condiciones de vida del individuo y tiene la capacidad de componerse por sí solo después de una enfermedad o lesión. Esto lo diferencia del esqueleto externo o exosqueleto, y el contraste es más notable en los insectos y otros artrópodos. El exosqueleto no es vivo, sino que es un producto de los tejidos vivos subyacentes. Para que el organismo pueda crecer, debe deshacerse del exosqueleto y substituirlo después del crecimiento. No tiene la capacidad de adaptación propia del endosqueleto. Sin embargo, es una buena protección para el animal. En los vertebrados, el exosqueleto se limita a escamas, conchas (como en las tortugas). En este capítulo se estudiará únicamente el endosqueleto. Funciones El sistema esquelético es una estructura de sostén para los tejidos blandos del cuerpo. Es básico para la forma del cuerpo y su posición erecta. Los músculos esqueléticos se insertan en los huesos, y, especialmente en el esqueleto de los miembros, los huesos se usan como palancas y las articulaciones funcionan como puntos de apoyo alrededor de los cuales se efectúan los movimientos. Por tanto, el esqueleto desempeña un papel pasivo, aunque esencial. El esqueleto proporciona protección a los órganos vitales, tales como el sistema nervioso central, que se aloja en la cavidad craneal (formada por los huesos de la cabeza), y el canal vertebral (formado por las vértebras). El corazón, los pulmones y los principales vasos sanguíneos se encuentran dentro de la cavidad torácica con su estructura protectora de vértebras, costillas, esternón y cartílagos costales. El esqueleto es un depósito de minerales como calcio y fósforo, y los huesos toman parte en el metabolismo de estas substancias. Algunos huesos funcionan también como centros para la formación de células sanguíneas o hematopoyesis. La formación de sangre se desarrolla principalmente en la médula ósea roja de la epífisis proximal del fémur y del húmero, en las costillas, el esternón, las clavículas, los huesos coxales, las vértebras y en el diploe de los huesos del cráneo. La médula ósea amarilla, que se encuentra principalmente en el cuerpo de los huesos largos, también se puede volver activa en la formación de eritrocitos, granulocitos y plaquetas. Es una reserva de urgencia para la formación de células sanguíneas. Desde otro punto de vista, como los huesos se cuentan entre los órganos corporales más durables y son los que tienen mayor probabilidad de preservarse en la costra terrestre, son una valiosa fuente de información en los estudios de la evolución. Durante siglos los arqueólogos y paleontólogos los han buscado en todas partes del mundo, y han contribuido ampliamente a nuestra comprensión de la historia de la vida y del hombre. NÚMERO El adulto posee 206 huesos con exclusión de los huesos supernumerarios y sesamoideos. El número de piezas óseas varía con la edad, por ejemplo, el hueso coxal en el niño está dividido en tres fragmentos ilion, isquion y pubis. El esqueleto consta de un eje dividido en segmentos para permitir su movilidad, y de dos pares de apéndices o miembros que están igualmente
  9. 9. divididos en partes articuladas para la locomoción, prensión, etc. El eje se denomina sistema esquelético axial y está formado por cabeza ósea, columna vertebral y tórax, este sistema alberga las visceras u órganos, distribuye y soporta el peso corporal. Los pares de apéndices corresponden a los miembros superiores e inferiores que están "unidos" (mejor utilizar articulados) y conectados al sistema esquelético axial a través de los cíngulos, este sistema se denomina apendicular. CLASIFICACION SEGÚN SU FORMA HUESOS LARGOS: Predomina la longitud. Consta de dos extremidades o epífisis y un cuerpo o diáfisis. La unión de la diáfisis con las epífisis se denomina metáfisis. En un corte longitudinal se distingue una cubierta externa de sustancia compacta (láminas), más abundante en la diáfisis y una porción interna denominada sustancia esponjosa (trabéculas) muy abundante en las epífisis. En el interior de la diáfisis existe una canal medular que en el adulto contiene grasa (médula ósea amarilla), este canal está revestido por una membrana denominada endostio. Las trabéculas de sustancia esponjosa delimitan aréolas (espacios), comunicada antre sí que albergan la médula ósea roja. **MÉDULA ÓSEA**: es un tejido especial que se encuentra llenando las cavidades que se forman dentro de los huesos, tanto las que pueden quedar entre las laminas de tejido óseo esponjoso como las que existen en la parte central de los huesos blandos. La medula ósea puede ser de dos tipos; amarilla y roja. La roja tiene gran cantidad de vasos sanguíneos y la amarilla es rica en grasa. Al final del embarazo todas las cavidades óseas del feto están ocupadas por medula ósea roja, pero progresivamente disminuye siendo sustituida por la amarilla, de tal forma que en el adulto existe medula ósea roja en los huesos del tronco (esternón, costillas, vértebras…) y en las partes proximales de los huesos de las extremidades más próximas al tronco. La médula ósea roja posee además células hematopoyéticas. HUESOS PLANOS (ANCHOS): Son los huesos de la bóveda craneal, que posee láminas de sustancia compacta (tablas interna y externa) que encierran a una de sustancia esponjosa denominada diploe. Existen otros huesos planos que no poseen diploe que se caracterizan por estar formando una cavidad. Como ejemplo están: escápula, costillas, esternón, coxales, sacro y cóccix. HUESOS BREVES (CORTOS): Estan formados por sustancia esponjosa rodeada por una lámina de sustancia compacta..Como ejemplo están los huesos del carpo y tarso. HUESOS IRREGULARES: Son huesos sin una forma regular con sustancia compacta externa y esponjosa interna. Esta se concentran en lugares específicos del hueso. Como ejemplo están las vértebras y huesos de la cara.
  10. 10. Componentes del Esqueleto Humano El esqueleto está constituido por un conjunto de huesos unidos entre sí: En el ser vivo es frecuente su exploración clínica mediante radiografías o palpación de referencias óseas de interés. El esqueleto del hombre es osteocartilaginoso. Durante la vida fetal el esqueleto osteocartilaginoso que se forma es reemplazado luego por hueso de sustitución. En el adulto el esqueleto cartilaginoso persiste en forma limitada: cartílagos costales, articulares, tabique nasal, etc. Los huesos son piezas duras, resistentes, que sirven de sostén a los músculos que los rodean. Pueden presentarse como: - elementos protectores: un conjunto de huesos se conectan entre sí y forman cavidades que alojan sistemas y sentidos (cráneo, órbitas, etc.) - elementos articulares: en las articulaciones móviles los huesos están unidos entre sí por cápsulas, ligamentos y músculos. Estos últimos forman los ligamentos activos y los cartílagos participan como piezas pasivas. Idea general del esqueleto El esqueleto se subdivide en dos grandes sistemas, un sistema esquelético axial, que comprende el eje del cuerpo (cabeza osea, columna vertebral, caja toraxica , sacro y coxis) y un sistema esqueletico apendicular, compuesto por dos pares de miembros articulados para otorgar movilidad. El esqueleto axial está constituido por la superposición de una serie de piezas óseas cuyo conjunto forma la columna vertebral, que se halla situada en la línea media posterior y constituye el eje vertical del esqueleto. Su parte superior sostiene el cráneo, delante del cual se encuentra un conjunto óseo completo con diversas cavidades: el macizo facial. En su extremo inferior las vértebras se sueldan y adelgazan, formando dos huesos: el sacro y el cóccix. El conjunto craneovertebral o esqueleto axial presenta en su interior una cavidad donde se aloja el sistema nervioso central, con las raíces raquídeas y sus envolturas. De la parte media de la columna vertebral se separan a ambos lados una serie regular de arcos óseos: las costillas, en número de 12 para cada lado. Éstas se articulan por anterior con el esternón por intermedio de los cartílagos costales, excepto las dos últimas que quedan
  11. 11. libres: "costillas flotantes". El conjunto de columna dorsal, costillas, cartílagos, esternón y espacios intercostales se integra en una caja de constitución especial: el tórax. En el esqueleto apendicular se diferencian: a) Cíngulo escapular, formada por la clavícula y la escápula, esqueleto de la cintura escapular o torácica, que une el miembro superior al tórax. b) Cíngulo pélvico, situada en la parte inferior de la columna, a ambos lados del sacro. A éste se unen los huesos coxales, con los que se conectan los miembros inferiores. Los huesos coxales, el sacro y el cóccix delimitan un espacio: la cavidad pelviana . El miembro superior comprende 3 segmentos con sus respectivos huesos: el brazo, con el húmero; el antebrazo, con la ulna y el radio, y la mano, con el carpo, el metacarpo y las falanges. El miembro inferior también presenta 3 segmentos: el muslo, con el fémur; la pierna, con la tibia y la fíbula y el pie, con el tarso, el metatarso y los ortejos. Existe un único hueso, situado en el cuello, que no presenta conexiones directas con el esqueleto: se trata del hueso hioides. Características de la superficies ósea En la superficie de los huesos existen irregularidades, como salientes, entrantes y superficies ásperas. Las eminencias y las salientes adoptan formas variables: a) ARTICULARES: regulares, como la cabeza del húmero, los cóndilos del fémur. b) EXTRAARTICULARES: muy variables, irregulares y rugosas, generalmente destinadas a inserciones musculares o ligamentosas. Su desarrollo varía según la potencia que ejerce el músculo que se inserta en ellas. Se las denomina relieves, protuberancias, tuberosidades, espinas, crestas, etc Sistema Esquelético Humano I Sistema Esqueleto Apendicular a)Miembro Superior AXIAL APENDICULAR
  12. 12. B)Miembro Inferior
  13. 13. II Sistema Esqueletico Axial
  14. 14. Recordar curvaturas de la columna vertebral: • Lordisis Cervical • Cifosis Dorsal • Lordosis Lumbar
  15. 15. DESCRIBA LA UBICACIÓN ANATÓMICA Y UBIQUE CORRECTAMENTE LAS SIGUIENTES ESTRUCTURAS UTILIZANDO LOS APRENDIDO ACERCA DE NOMENCLATURA, PLANOS Y REGIONES CODO ESTERNÓN FIBULA PATELA RADIO ESTOMAGO PULMONES FEMUR III ARTROLOGIA Las articulaciones están formadas por un conjunto de formaciones anatómicas que aproximan a dos o más estructuras y gracias a ellas, los diferentes segmentos que forman el esqueleto humano, pueden moverse y desplazarse, unos en relación a otros. Para el estudio de las articulaciones (artrología o sindesmología), se han clasificado de dos formas
  16. 16. distintas. La primera de ellas es según el mayor o menor grado de movilidad que ellas presenten. Articulaciones semimóvíles o ANFIARTROSIS (Articulaciones móviles) o DIARTROSIS (Articulaciones inmóviles o SINARTROSIS Pero este tipo de clasificación ha traído problemas en su interpretación, es por eso que se ha preferido clasificarlas de acuerdo a la sustancia interpuesta entre las superficies articulares. Articulaciones Fibrosas - Articulaciones Cartilaginosas - Articulaciones Sinoviales CLASIFICACIÓN SEGÚN MOVILIDAD 1.- SINARTROSIS Estas articulaciones son inmóviles, las encontramos en los huesos del cráneo de un adulto, y los de la cara. 2.- ANFIARTROSIS En estas articulaciones los movimientos son limitados, de poca amplitud y presentan las siguientes características: -Carecen de cavidad articular. -Las superficies articulares están recubiertas por un cartílago articular y poseen formaciones fibrosas o fibrocartilagin6sas que se interponen entre ambas superficies -No poseen cápsula articula, sino que ligamentos periféricos que rodean la articulación, La articulación entre dos cuerpos vertebrales y la sínfisis púbica son ejemplos de anfiartrosis. 3.- DIARTROSIS Son articulaciones muy móviles, de gran complejidad anatómica y funcional. Tienen en común las formaciones anatómicas de base que las constituyen: -Las superficies óseas estan revestidas de cartílago -Los huesos están unidos por una cápsula articular y ligamentos -La cápsula presenta un revestimiento sinovial en su cara interna Según la forma de las superficies articulares, las diartrosis se clasifican en : ENARTROSIS: Las superficies articulares son esféricas o casi esféricas. Una de ellas convexa, se aloja en una superficie cóncava. (hombro, cadera) CONDILEAS: Las superficies articulares están representadas por dos segmentos elipsoidales dispuestos en sentido inverso (articulación radiocarpiana: cóndilo carpiano convexo, extremo inferior del radio cóncavo). SELAR, ENCAJE RECIPROCO O CONDILEAS INVERTIDAS O CONFIGURADA EN SILLA DE MONTAR: Cada una de las superficies articulares es cóncava en un sentido y convexa en el otro. La concavidad de una corresponde a la convexidad de la otra (articulaciones trapeciometacarpiana, calcaneocuboídea) TROCLEAR O TROCLEARTROSIS: Una de las superficies tiene forma de polea, en cuya "garganta" se aloja la saliente de la superficie articular opuesta (articulación humeroulnar) TROCOIDES: Las superficies articulares son segmentos de cilindro, uno convexo y otro cóncavo (articulación radiocubital superior) ARTRODIAS: Presenta superficies articulares más o menos planas que se deslizan una sobre otra (procesos articulares vertebrales).
  17. 17. CLASIFICACION SEGÚN SUSTANCIA INTERPUESTA ARTICULACIONES FIBROSAS Como ya se ha dicho, los huesos de estas articulaciones se unen por tejido fibroso. El grado de movilidad que ocurre en la articulación fibrosa (sinartrosis) depende de la longitud de las fibras que unen los huesos. ARTICULACIONES CARTILAGINOSAS Existen dos tipos de articulaciones cartilaginosas; los huesos pueden estar unidos por cartílago hialino o por fibrocartílago. Articulaciones cartilaginosas primarias (sincondrosis, articulaciones con cartílago hialino). Los huesos son unidos por cartílago hialino, que permite cierto movimiento de flexión en los primeros años de vida. Este tipo de articulación suele ser transitoria, por ejemplo, durante el desarrollo del hueso largo. La placa de cartílago epifisiario separa los extremos (epífisis) del cuerpo (diáfisis) de los huesos. Las articulaciones cartilaginosas primarias permiten que el hueso crezca longitudinalmente. Una vez que ocurre el desarrollo completo del hueso, el cartílago se transforma en hueso y las epífisis se unen a la diáfísis, quedando una línea epifisiaria que se consolida con la edad. Algunas sincondrosis permanecen, como por ejemplo, la que ocurre entre el cartílago costal de la primera costilla y el esternón. Articulaciones cartilaginosas secundarias (sínfísis, articulaciones fibrocartilaginosas). Las caras de los huesos de la articulación, están cubiertas por cartílago hialino y los huesos son unidos a través de un tejido fibroso robusto, fibrocartílago o ambos. Se trata de articulaciones potentes y con una movilidad discreta. Las articulaciones entre los cuerpos vertebrales de la columna que se unen por discos intervertebrales de fibrocartílago, son articulaciones cartilaginosas secundarias ARTICULACIONES SINOVIALES Las articulaciones sinoviales son las más frecuentes e importantes desde el punto de vista funcional. Estas articulaciones permiten un movimiento libre entre los huesos y son típicas de casi todas las articulaciones de los miembros (por ejemplo articulaciones del hombro y de la cadera). Se denominan articulaciones sinoviales porque contienen una sustancia lubricante llamada líquido sinovial y están tapizadas por una membrana o cápsula sinovial. LAS TRES CARACTERISTICAS FUNDAMENTALES DE LA ARTICULAClON SINOVIAL Las articulaciones sinoviales posee: (1) Cavidad Articular, (2) Cartílago Articular (3) Cápsula Articular (cápsula fibrosa tapizada por la membrana sinovial). En general están reforzadas por ligamentos accesorios independientes o insertados en la cápsula articular (engrosamientos intrínsecos). La fricción entre los huesos se reduce al máximo en las articulaciones sinoviales, ya que las caras articulares están cubiertas por una túnica delicada de cartílago articular, lubricado por líquido sinovial viscoso. CARTILAGO ARTICULAR
  18. 18. Este cartílago suele ser de tipo hialino, aunque su matriz contiene muchas fibras de colágeno. Este cartílago no posee nervios ni vasos sanguíneos y se nutre del líquido sinovial que cubre su superficie libre. Cada superficie articular está revestida por un cartílago articular, que se adhiere íntimamente al hueso. Su superficie libre es pulida y de coloración blanquecina. Maleable, extensible, y comprensible, se deforma bajo la influencia de presiones, para retornar a su espesor original cuando éstas cesan. La extensión del revestimiento cartilaginoso es directamente proporcional a los movimientos de la articulación, siendo más extenso en las articulaciones muy móviles. CÁPSULA ARTICULAR La cápsula articular envuelve la articulación y está formada por dos elementos: una cápsula fibrosa y una membrana sinovial (cápsula). Cuando se aplica el término de cápsula articular, suele indicarse la porción fibrosa de la misma. La membrana sinovial es una membrana de tejido conjuntiva vascular que tapiza toda la cavidad articular, aunque no cubre el cartílago articular. La membrana sinovial produce líquido sinovial que lubrica la articulación y se regenera después de sufrir una lesión. La cápsula articular suele estar reforzada por ligamentos accesorios que forman parte de la cápsula fibrosa (ligamentos intrínsecos) o son independientes (ligamentos extrínsecos). Estos ligamentos limitan el movimiento de la articulación y evitan, de esta manera, los desplazamientos indeseables y las lesiones. La cápsula articular y sus ligamentos accesorios son muy importantes para el mantenimiento de las relaciones normales entre los huesos de la articulación. Los traumatismos graves de las articulaciones producen una distensión o desgarro ligamentario, que es frecuente en deportes de contacto fisico a nivel de la rodilla, como sucede en el fütbol. Algunos ligamentos se encuentran a distancia de la articulación y por lo tanto no son engrosamientos de la cápsula, estos se denominan ligamentos extrínsecos. Los ligamentos poseen formas variables : cintilla, cinta, cordón diferenciado, espesamiento adherente a la cápsula, etc. De resistencia considerable, le confieren a la articulación gran firmeza, como en el caso de la rodilla, que es capaz de resistir una fuerza de 415 kg sin desgarrarse. Existen dos tipos de ligamentos. Ligamentos fibrosos: prácticamente inextensibles, su tensión limita el movimiento. Ligamentos elásticos: son algo más extensibles, como por ejemplo los ligamentos amarillos de las vértebras verdaderas. Con la edad, los ligamentos pierden su elasticidad y flexibilidad volviéndose más rígidos y con mayor tendencia a acortarse. ELEMENTOS DE ESTABILIDAD Estos elementos cumple la función de mejorar la coaptación de las superficies articulares o mejor encaje para una mayor estabilidad. Existen los labros o rodetes, meniscos y discos. Labro Los labros o rodetes marginales, al igual que los meniscos y discos, son dispositivos de aspecto fibrocartilaginoso formados por tejido fibroso denso. Los labros, generalmente se disponen, en forma de anillo alrededor de ciertas cavidades articulares a las que aumentan su superficie articular. Vistos en un corte son triangulares: su base descansa sobre el contorno de la superficie articular y se confunde, por dentro, con el cartílago de incrustación y, por fuera, por el perióstio; su cara interna mira a la cavidad articular, y la externa confina con los medios de unión periféricos. Ejemplos encontramos en el rodete articular del hombro y de la cadera. Meniscos Interpuestos entre superficies articulares, mejoran su concordancia (congruencia articular). Al corte, dos de sus caras miran a cada superficie articular y su base periférico se adhiere a la cápsula. Pueden presentar inserción ósea en sus extremidades, como ocurre en la rodilla. Discos Su presencia divide a la articulación en dos pisos. Pueden presentar una perforación en su centro. Por su cara periférico se fijan a la cápsula articular. Sus otras caras se moldean siempre a las superficies articulares, a menudo irregulares. TIPOS DE ARTICULACION SINOVIAL Existen seis tipos de articulación sinovial, que se clasifican según las formas de las caras articulares, el tipo de movimiento articular, o ambos.
  19. 19. ARTICULACIONES PLANAS. Estas articulaciones son muy abundantes y casi siempre de tamaño pequeño. Permiten movimientos de traslación o deslizamiento, como ocurre en la articulación entre el acromion de la escápula y la clavícula. Las caras oponentes de los huesos son planas o prácticamente planas. La mayoría de las articulaciones planas se mueven en un solo eje y por eso también se denominan articulaclones monoaxiales . Articulaciones intertarsianas (con exepciones) ARTICULACIONES EN BISAGRA Estas articulaciones (gínglimo), también se mueven en un solo eje (articulaciones monoaxiales), permitiéndo movimientos en ángulo recto de los huesos de la articulación (p.ej. el codo). Las articulaciones en bisagra sólo permiten la flexión y extensión de los huesos. La cápsula articular de estas articulaciones es fina y laxa, en la zona de movimiento, pero los huesos están unidos por ligamentos colaterales robustos. Articulación del codo ARTICULACIONES CONDILEAS. Se trata de articulaciones biaxiales que permiten el movimiento en dos direcciones. Estas articulaciones tienen dos ejes, perpendiculares entre si y permiten los movimientos de flexión y extensión, separación y aproximación y circunducción. Articulación radiocarpiana ARTICULACIONES EN SILLA DE MONTAR Estas articulaciones biaxiales se denominan así porque las caras oponentes de los huesos fienen forma de silla de montar, es decir, son cóncavas y convexas en el lugar de la articulación. La articulación carpometacarpiana del pulgar (primer dedo) constituye un ejemplo representativo de la articulación en silla de montar. ARTICULACIONES ESFEROIDEAS O ENARTROSIS Estas articulaciones son multiaxiales y se mueven en varios ejes. Se trata de articulaciones muy móviles de donde la cara esferoidea de un hueso se mueve dentro de la cavidad del otro (p.ej. articulaciones del hombro y de la cadera). En las enartrosis se producen movimientos de flexión y extensión, separación y aproximación, rotación medial y lateral y circunducción.
  20. 20. ARTICULACIONES DE PIVOTE Estas articulaciones son uniaxiales y permiten la rotación. En ellas, una prolongación redondeada del hueso rota dentro de un manguito o anillo. En el caso de la articulación atlantoaxoidea, el diente (apófisis o proceso odontoides) del axis (vértebra C2) rota dentro del collar que forma el arco anterior del atlas (vértebra CI) con el ligamento transverso. Articulación radioulnar proximal MOVIMIENTOS DE LAS ARTICULACIONES Se refiere al estudio de los desplazamientos de las superficies articulares entre sí. Estos movimientos se designan: FLEXION/EXTENSIÓN: es el movimiento que acerca y alejar dos huesos largos o segmentos entre si, respectivamente. ABDUCCION O SEPARACIÓN/ ADUCCIÓN O APROXIMACIÓN: es el movimiento que separa o se aproxima un segmento a la línea media o punto de referencia, por ejemplo, los miembros superior o inferior por relación al tronco o al eje medio del cuerpo. ELEVACION/DESCENSO: es el movimiento que aleja o acerca un segmento o un miembro entero del plano horizontal del suelo. ROTACION LATERAL/ROTACIÓN MEDIAL: Es el movimiento que produce una rotación hacia afuera o hacia adentro de un segmento, orientando hacia fuera o adentro la cara anterior del hueso. PRONACION Y SUPINACION: rotación medial y lateral respectivamente de los huesos del antebrazo. INVERSION Y EVERSION: semicircunducción del pie hacia adentro o hacia afuera. CIRCUNDUCCION: movimiento circular de un articulación. RETRACCION O RETROVERSION/ PROTRACCIÓN O ANTEVERSIÓN: desplazamiento anterior o posterior de una articulación en sentido angular. PROTRUSION Y RETRUSION: Desplazamiento posterior y anterior de la mandibula sobre la cavidad glenoidea y cóndilo de los temporales. OPOSICION Y REPOSICION: movimiento que presenta el pulgar de oponerse o tomar posición normal en relación a los otros dedos . INERVACIÓN Las articulaciones poseen una rica inervación. Las terminaciones nerviosas se encuentran en la
  21. 21. cápsula articular, tanto en la cápsula flbrosa como en la membrana sinovial. El tipo fundamental de sensación que transmiten las articulaciones es la propiocepción, que ofrece información sobre el movimiento y la posición de las distintas porciones del cuerpo. Los impulsos se transmiten desde las terminaciones nerviosas de la cápsula hasta la médula espinal y el cerebro, los cuales participan en los reflejos encargados del control de los músculos que mueven las articulaciones. Las fibras dolorosas son abundantes en la cápsula flbrosa y en los ligamentos asociados. Estas terminaciones sensitivas responden a la torsión y estiramiento, como ocurre cuando se distiende la articulación con líquido (p.ej. rodillas hinchadas) por sinovitis o inflamación de la membrana sinovial. IRRIGACIÓN Existen numerosas arterias articulares que irrigan las articulaciones y emergen de los vasos que rodean la articulación (p.ej. arterias epifisiarias). Esta arterias suelen comunicarse o anastomosarse formando redes como p.ej. las anastomosis que rodean al codo. El intercambio entre estas arterias y la cavidad articular ocurre mediante difusión. Las venas que acompañan a las arterias y, al igual que éstas, están presentes en la cara articular, sobre todo en la membrana sinovial. El cartílago articular, meniscos, discos y labro no están irrigados, sino que se nutren por difusión desde el líquido sinovial o bien por difusión desde irrigación ósea, como en el caso del cartílago articular. Alejandro Crichton Bagnara Anatomía Humana 2010

×