Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Informe

284 views

Published on

Published in: News & Politics
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Informe

  1. 1. ¿De qué lado estás? Traducir la violencia en Colombia y analizarla frente a un hecho concreto hace imposible dimensionar todo su dolor. Leer sobre acontecimientos frente a la vulneración de derechos humanos nos hace pensar que el país que recoge la Constitución Política, esa carta magna que describe tantos derechos a los que muchos son ajenos, esta desacorde con la realidad y nos lleva a confrontar de que lado estamos en este escenario.Aquellos que crecimos en las “grandes” ciudades como Medellín o Bogotá y que de algunaforma hemos contado con muchos derechos satisfechos nos aturde cada vez queescuchamos esa Colombia que llora por sus derechos vulnerados, porque esa sangre decada compatriota que muere parece tan ajena a nosotros que ni los nombres de todos esosvalientes que han dado su vida por la lucha de un bienestar comunitario, por defenderderechos de los pobres o por tratar de hacer justicia con sus testimonios han encontrado enla muerte alivio, solo olvido e impunidad.Para analizar dicha situación podríamos iniciar reflexionando a partir de esa teoría de Estadoestudiada en donde encontramos elementos que confluyen como los son: la población, lanación y el territorio para los cuales, confrontando tales con sus realidades actuales,podríamos pensar que existen varias comunidades paralelas que están siendo y han sidogobernadas por agentes distintos al gobierno central y que de igual forma, cual institución delestado, cumplen su justicia. En la conformación del Estado se aboga por la concentración del fuerza con el fin de mantener mayor convivencia por parte de los pobladores dentro de la nación, por lo que se considera ilegal aquel que desee tomar la justicia por sus manos y hacer valer los actos de hecho por encima de los derecho en cada situación en particular, pero a la luz de nuestra historia y en especial, en las últimas décadas hemos visto como todos los actoresarmados,tanto los “legales” como los que están al margen de la ley han hecho su cometidodefendiendo unos intereses de quién sabe quien pues al final siempre terminan siendo otromuerto más en esta triste historia o exiliados pagando condenas en otros paísesinterrumpiendo más el proceso de presentarle al país las verdades que tanto suplican lasvíctimas y los reales los implicados en toda esta guerra.Otro elemento importante que señala la teoría de Estado es el territorio, para lo cual sedetermina en nuestro país una división política a través de departamentos y alcaldías
  2. 2. contando con representación por parte del Estado a través de sus alcaldes y gobernadores.Todo esto con el fin de mostrar como este hace participación en poblaciones ajenas aBogotá, su casco urbano central, por medio de “representantes” como voceros de lascomunidades pero quienes, al igual que los jueces, se sienten maniatados en el propioejercicio en la medida que tienen que contar con la aprobación del agente armado quegobierna en la zona tal como lo describe el Abogado y doctor en Ciencia Política MauricioGarcía Villegas quien a través de un elaborado estudio bajo el título de Jueces sin rostrorecoge en sus capítulos las espeluznantes historias vividas por algunos jueces de la naciónquienes describen, entre otras cosas, que para poder ejercer su labor debían contar con laconsentimiento de quien contaba con el dominio en dicha comunidad, allí ellos eran vistoscomo trabajadores estatales pero nunca como personal envestido de autoridad y con lasuficiente potestad de ejercer justicia.A estos hechos se suma la ausencia que ha presentado el Estado en diferentes localidadesdando vía libre a la conformación de grupos ilegales quienes ajustician a su amaño ycontrolan la economía con negocios ilícitos como el narcotráfico y todas sus vertientes por loque el Estado debe reconocer su ausentismo y su obligación de ofrecer policías, ejército, ydemás actores como fiscales, jueces, personeros que representen la institucionalidad de lanación, y que le permitan esclarecer los delitos que se cometen en todo el territorio a fin degarantizar la convivencia que tanto aboga pero de la cual aun sigue padeciendo porque, notodos los corregimientos poseen participación de estos actores, sino que además, se hanpresentado casos abominables de corrupción e ilegalidad atados con crímenes injustificadosa pobladores ajenos al conflicto que han pagado con sus vidas intereses de un particular sinrostro pero con demasiado poder para hacer prevalecer sus argumentos al derechoprimordial de la vida.Tales acontecimientos han sido descritos por ciudadanos comprometidos con su deber cívicocomo el sacerdote Jesuita Javier Giraldo Moreno quien describe como sus palabras, y susacciones son insuficientes para aminorar el dolor de muchos que han acudido a él en buscade respuestas de verdad y el padre, con su principio de legalidad consagrado por susconocimientos vocacionales y demás, ha tenido que desistir de la credibilidad de talesinstituciones por la cantidad innumerable e injustificable de irregularidades cometidas,investigaciones inconclusas, la construcción de falsas verdades a fin de documentarprocesos, la perversión del sistema judicial, la dicotomía que se presenta entre la eleccióndel testimonio oral o la vida, el cambio de orientación de las investigaciones por parte de ladifusión de los medios de comunicación y quien ha tenido que buscar ayuda internacionalpara poder extender las voces de quienes reclaman justicia.Otro caso memorable para considerar es el de la Comunidad de paz de San José deApartadó ubicada enUrabá dentro del departamento de Antioquia, la cual fue una de esas poblaciones que sehartó del conflicto armado por parte de agentes externos como el gobierno, la guerrilla y losparamilitares y decidieron, a través del consentimiento mayoritario autoproclamarse comouna comunidad neutral en donde ella misma, a través de su Consejo Interno como mayorórgano, fuera el encargado para resolver sus diferencias sustanciales. Además de mantenerviva su historia a través del monumento a las víctimas que están construyendo, del trabajoconjunto de sus habitantes, de reuniones periódicas para analizar los progresos y lasdificultades de las mismas a fin de mantener mayor convivencia entre ellos mismos.
  3. 3. Tal experiencia, la de San José de Apartadó, en donde se niegan a borrar de su memoria losmás de 300 crímenes de lesa humanidad cometidos en su territorio y que hasta los mediosde comunicación parecieran negar toda vez que se presentan comunicados desvirtuado lasinfamias ocurridas allí y que por el contrario deberían ser los principales veedores delegalidad en la medida que se mantengan al tanto de mostrar los hechos cometidos por losrepresentantes de las instituciones “legales” quienes han abusado de su poder y han queridomenguar las poblaciones más vulneradas.

×