El Constructivismo En La EducacióN

34,770 views

Published on

Published in: Travel, News & Politics
  • Be the first to comment

El Constructivismo En La EducacióN

  1. 1. RUTH AGUILAR PADILLA* ISCEEM TEJUPILCO EL CONSTRUCTIVISMO EN LA EDUCACIÓN* El constructivismo constituye, antes que nada, una posición epistemológica...Como tal no debe confundirse con una posición pedagógica Juan Delval E l constructivismo nace con la pretensión de dar cuen ta de la forma cómo se origina y cómo se modifica el co- nocimiento. Puede considerarse como el momento de su gran di- fusión a partir de la década de los ochenta, pero continua gene- rando textos de delimitación, aclaración, definición, clasifica- ción interna y demás; en ese sen- tido se asume como un plantea- miento reciente e innovador. Por la forma en que se ha difun- dido esta teoría en el mundo de habla hispana, desde España, precisamente, es notorio el vín- culo que se establece entre pe- dagogía y constructivismo, aun- que se insista en la distinción El presente comentario se apo- ya, esencialmente, en esa pre- ocupación por distinguir y vincu- lar a la epistemología y la peda- gogía bajo la pretensión de una * Docente-investigadora responsable de la unidad de titulación del ISCEEM- propuesta diferente. Es significa- Chalco tivo que el trasfondo del JULIO - SEPTIEMBRE, 2001 61
  2. 2. ISCEEM TEJUPILCO RUTH AGUILAR PADILLA constructivismo se sitúe en la ¿se ocupa, efectivamente, de los pa de desarrollo es el tipo de antigua discusión sobre la racio- fines?. aprendizajes que se deben im- nalidad instrumental, como deno- pulsar. Como se puede apreciar resulta mina J. Habermas a esa forma interesante esta explicitación de Con el soporte de la teoría de la razón circunscrita a la ca- los supuestos que contiene el cognitiva piagetana se estable- pacidad de localizar los medios constructivismo y, a continua- ce el principio fundacional: la más adecuados, una vez delimi- construcción es una tarea solita- ción, se presenta la propuesta a tados los fines que se pretenden ria, ocurre al interior del sujeto y que da lugar, en virtud de la pre- alcanzar (Habermas, 1991). tendida recepción favorable que sólo puede ser realizada por él Aún con mayor antigüedad es la ha tenido en pedagogía. mismo (Coll, 1993). Pero como distinción entre ser y deber ser, las personas no somos El punto de partida para susten- que soporta la definición del mónadas, entes aislados, debe tar la propuesta constructivista constructivismo como teoría recurrir a otra estructura es el análisis crítico de la educa- epistemológica. Tal parece que argumental para dar cuenta del ción, desde lo que se denomina el debate no se agota en las pre- papel de la relación social en el su función conservadora, para cisiones y millares de cuartillas proceso de construir conocimien- dar lugar al señalamiento de que que han desvelado a los filóso- to, es por ello que recurre a hasta ahora la escuela, como ins- fos occidentales desde la Grecia Vygotsky. titución que instrumenta la forma- socrática. El alegato es que el ción, se ha ocupado de la trans- Se afirma que la interacción so- constructivismo es teoría cial facilita dicha construcción, y misión de valores y actitudes epistemológica porque da cuen- dejando en un plano marginal el aún llega más lejos al indicar que ta de lo que es, de cómo suce- conocimiento, por tanto existe un sin esa socialización la construc- den las cosas; en tanto la peda- escaso rendimiento escolar. ción sería imposible. La manera gogía se refiere al deber ser, a como incorpora la concepción de cómo se pretende que sucedan, En consecuencia, se considera Vygotsky es retomando el con- a los fines (Delval, 1983). pertinente presentar una alterna- cepto de Zona de Desarrollo tiva escolar basada en teorías Con la contundencia de la afir- Próximo (ZDP), en particular, da sicológicas del aprendizaje, par- mación anterior es que a conti- cuenta del papel del contexto en ticularmente J. Piaget, asumien- nuación se concluye que el la educación. Es así que adquie- do que es más importante con- constructivismo puede ser un re gran relevancia el papel de la tribuir al desarrollo de los suje- medio para el objetivo pedagó- sociedad, y más concretamente tos que están haciéndose gico, es decir, puede ofrecer vías el de la cultura para el desarro- (Delval, 1983). para alcanzar un fin, pero no pue- llo individual. de decir nada acerca de los fi- Los soportes de la idea son: a) En ese sentido resulta que las nes. Aquí se ubica, desde mi fases del desarrollo del niño y b) teorías poseen referentes perspectiva, el problema que ha el nivel de conocimiento existen- epistemológicos distintos, Piaget constituido otra fuente de discu- te. Por tanto, resulta de mayor desde el sicologismo y Vygotsky siones: ¿cuál es el papel de la relevancia dar cuenta del desa- desde el sociologismo, para de- ciencia?, en el ámbito social ¿se rrollo del niño tal y como Piaget cirlo esquemáticamente; pero prohíben las prescripciones des- lo caracteriza, lo que ocupa una permiten, por de la ciencia?, y desde esa con- parte sustancial de la presenta- complementariedad, tener un al- clusión, la pedogogía, al ocupar- ción del constructivismo, en vir- cance más integral. se de los fines, ¿no es ciencia?, tud de que de acuerdo a la eta- 62 GACETA ISCEEM N° 25
  3. 3. RUTH AGUILAR PADILLA ISCEEM TEJUPILCO Dentro de la herencia de la Ilus- Desde esa óptica el aprendizaje precisamente, la posibilidad de tración que otorga un valor muy consiste en adquirir habilidades pensar. En ese terreno el elevado a la racionalidad, el para pensar por sí mismo y ex- constructivismo ha de tomarse constructivismo considera que plicar la realidad. Lo que da como con cautela. posee las estrategias para hacer resultado, de acuerdo con BIBLIOGRAFÍA del trabajo escolar un medio ade- Delval, que la escuela ha de cuado para formar sujetos autó- transformarse de ser un lugar COLL, C. et. al. (1993) El nomos, plenamente capaces de para escribir a un espacio para constructivismo en el aula. Graó. pensar. discernir.. Barcelona. DELVAL, J. (1983) Crecer y pensar. La El supuesto de que el fin de la Como hemos podido apreciar el construcción del conocimiento en el pedagogía es lograr individuos constructivismo está sustentado aula. Piadós. México. en una divisa básica: la ciencia críticos y actuantes, es en el que HABERMAS, J. (1991) Teoría de la sólo da orientaciones el constructivismo sitúa sus ob- acción comunicativa. T. I. Taurus. jetivos en el desarrollo de los (Weber,1975), es decir, no esta- Madrid. WEBER, M. (1975) El político y el cien- sujetos, por un lado, y, por otro, blece imperativos de cómo se ha tífico. Alianza. Madrid. en la ciencia. Dentro de esas pre- de vivir. Bajo esa idea la escuela tensiones es que se plantea la adquiere el nivel de instrumen- elevación de la transmisión de to, es el medio, para hacer a los conocimientos, más especí- hombres más libres (Delval, ficamente, el aprender a apren- 1983), la dimensión ética, habría der. Es decir, situarse en un ni- que decir aquí pedagógica. vel de reflexión más elevado para Ese tránsito del ser al deber ser hacer explícitos los momentos es el que permea todo el discur- que se suceden en el proceso de so constructivista, el problema es construcción de conocimiento, a que considero que no resuelve esta tarea se le denomina en forma convincente la distin- metacognición. ción y el paso de uno a otro. Destaca, dentro de esta perspec- La pequeña trampa parece ser tiva, la noción de ciencia como la preocupación por ser riguro- una forma avanzada de raciona- sos en dar cuenta de las fronte- lidad (Delval, 1983), aspiración ras y los límites entre lo que es profunda de esta posición teóri- conocimiento y lo que no lo es, ca. El referente metacientífico la ética y la ciencia. Finalmente, que da cuenta de la comprensión a propósito del papel de la pe- científica, tal y como la asume el dagogía, requiere sobreponer- constructivismo, es el esquema se a una serie de propuesto por K. Popper, que tra- preconcepciones limitantes y ducido a esta posición puede reduccionistas que enclaustran, presentarse como sigue: conocimientos apoyo formular aceptar previos conjeturas rechazar fenómeno JULIO - SEPTIEMBRE, 2001 63

×