Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

El reino de los cielos

408 views

Published on

El Reino de los cielos es uno de los temas bíblicos mas descuidados en la mayoría de las iglesias. Esto a pesar de ser un tema central e importantísimo. Esperamos que el presente estudio traiga luz e iluminación a su vida respecto a tan vital tema.

Published in: Spiritual
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

El reino de los cielos

  1. 1. 1 “Malchut Ha Shamayim” (El Reino de los Cielos) El reino justo de Elohim. Introducción: nuestra urgente necesidad de conocer su revelación y significado. Es muy evidente que el tema del Reino Mesiánico de Su Majestad Yeshúa no ha recibido, tanto en la enseñanza como en la prédica en las iglesias cristianas de casi todas las denominaciones, el debido énfasis ni la consideración y análisis detallado a fin de describirlo claro y contundente de forma que imprima en la mentalidad y en la espiritualidad de las personas el debido respeto y el temor reverente a nuestro Elohim YHWH y el aprecio debido a Su obra restauradora a través del ministerio redentor de Su Hijo y Adón nuestro, con la consecuente disposición a el temor reverente, expresado a través de la obediencia a sus leyes y estatutos. Incluso, si nos atenemos a nuestra propia experiencia como ministros, la dificultad para explicarnos en términos sencillos el significado de la expresión “El reino de los cielos o de Elohim” y sus implicaciones para el presente y el destino final de la Humanidad, parece confirmar las denuncias de algunos especialistas en este tema de que esta omisión es un acto deliberado y minuciosamente planeado, toda una conspiración, que partiendo desde una modificación sustancial de la terminología y los conceptos Hebraicos de la teología, han marginado o más bien eliminado el carácter mesiánico de Su Majestad al substituirlo con una teología humanista, antropocéntrica, basada en la búsqueda del beneficio inmediato y presente de las necesidades de sus criaturas, con la intención de despojar al Soberano de su legítimo poder y autoridad sobre esta Tierra. (Salmo 2:1-3) Pero, gracias a El Padre Eterno por la bendición de Su iluminación, al sensibilizarnos al llamado a revisar los fundamentos de nuestra personal y colectiva fe, a volver a las “Sendas Antiguas” a las raíces profundas de la fe del pueblo elegido, a donde debemos corregir y modificar todo cuanto sea necesario corregir y ajustar al exacto contenido y sentido de la revelación tal y como fue comunicada a sus receptores originales. Tanto en la enseñanza, como en los temas para la predicación y en los materiales para la evangelización y en la reeducación de las congregaciones dentro de las cuales pudimos fallar, en las etapas de nuestra ignorancia, haremos bien en revisar a profundidad las interpretaciones contaminadas con las ideas revestidas de aquel proyecto usurpador al cual en otro tiempo, contribuimos, a crear falsas expectativas en cuanto a la salvación y el destino eterno de quienes fueron mal instruidos, por nosotros, en tan importante tema. En la súplica de que, primeramente El Magnánimo y Misericordioso nos perdone y segundo, la Ruach HaKodesh nos ayude a llevar hasta el oído del Padre Eterno nuestra
  2. 2. 2 urgente necesidad de que “Nos muestre Adonaí sus caminos, nos enseñe sus sendas, nos encamine en su verdad y nos capacite” porque de que lo sí estamos, en principio, totalmente seguros, es que fuera de Él no hay salvación y el hecho de conocer su verdad es lo que más deseamos en estos días, en los que estamos constatando que desde la perspectiva de las raíces Hebreas de nuestra fe, las Sagradas Escrituras nos muestran un panorama nuevo, diferente a lo que habíamos antes percibido, revelador y enfático de que nuestro acceso a El Reino está íntimamente ligado a la obediencia y nuestra sumisión a sus principios y fundamentos y esta actitud requerida por El Todopoderoso, es consecuente del conocimiento que obtengamos de Su amado gobierno, ya instaurado, visible y corporalmente en esta tierra.. ¡Que pronto así sea!
  3. 3. 3 Estudio primero: El inicio hacia el conocimiento de El Reino: Les propongo iniciar por lo que es más evidente, más claro, más preciso y más seguro en cuanto a la revelación Escritural; Lo que la Biblia nos presenta, a través de Sus profetas, como la demanda más sentida de Hashem Adonaí, hacia toda la Humanidad: Dijo, en su Nombre, el profeta Jeremías: 9:24 Más alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy YHWH, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice YHWH. Y por boca de Su profeta Miqueas: 6:8 Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide YHWH de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Elohim. Y en la versión Israelita Nazarena de la Biblia, se interpreta al principio del versículo 9: “Entonces tu nombre adquirirá sabiduría” Aquí encontramos varios principios y fundamentos indispensables para la certeza de una fe basada en la comprensión lógica y razonada como respuesta muy natural a nuestro Padre Eterno, Quien Es nuestro Creador, Sustentador y Único Redentor; no requerimos de ningún esfuerzo adicional, de ningún tipo, para aquilatar la importancia de este planteamiento enérgico, pero a la vez amoroso de Adonaí: 1º. Sin el conocimiento de YHWH Elohim, los humanos estamos perdidos, la fe que salva, porque nos conduce a la vida eterna, dependerá del conocimiento que tengamos de Hashem y de su Hijo Yeshúa HaMashíaj. (Juan 17:3) 2. El conocimiento de su autoridad nos permite comprender la forma en que opera en su providencia y su intervención en la historia humana, para conducir todas las cosas de forma tal, de que a pesar de toda la rebelión e impiedad, así como la resistente y obstinada oposición de los humanos ante sus demandas, no obstante, no habrá forma de probarle, el que El haya procedido alguna vez, sin misericordia, con abusos o prepotentemente en contra de sus criaturas. (Salmo 51: 4c, y 6) 3. Que la respuesta en adoración de los humanos hacia El Eterno es muy simple: a) Imitar su ejemplo; que por cierto y para mayor claridad, pasó de las manifestaciones poderosas y las revelaciones de su benignidad hacia el pueblo de Israel en su experiencia histórica, a una experiencia muy vívida de su amor, misericordia, sabiduría y poder en la persona de su amado Hijo; Quien vino precisamente para revelar al Padre y mostrarnos cómo es que se pueden obedecer con estricto apego y fidelidad todos sus mandamientos, de manera que contamos desde entonces con su ejemplo vivo, que basta imitar.
  4. 4. 4 b) Entonces, viviendo conformes a las enseñanzas y mandatos de la Toráh que nuestro Maestro y Salvador vino a depurar, de los agregados e interpolaciones que le habían hecho los religiosos de otras épocas, interpretándola ÉL, de acuerdo al consejo de El Padre y exaltándola con su fe obediente, los seres humanos haremos, simplemente justicia, porque nuestras actitudes se ajustarán al mismo perfil mostrado por nuestro Adón y Rey. c) Y el primer acto de justicia que debemos hacer es “Humillarnos ante nuestro Elohim”, reconociendo: i. Que porque somos pecadores y hemos estado enajenados y lejanos a sus propósitos restauradores a través de Su Mesías, necesitamos hacer efectivo su perdón en nuestras vidas por la fe en Yeshúa y la decisión de conocer más íntimamente Su Toráh y poner en práctica Sus leyes, instrucciones y Estatutos. ii. Y que amamos su misericordia, porque desde el momento de esta decisión y en agradecimiento a su perdón y la experiencia de su aceptación (en adopción, Juan 1:12) nos proponemos servirle, en compromiso muy firme con Su proyecto restaurador, atendiendo Su mandato de buscar e informar primeramente, a “Sus ovejas perdidas de la Casa de Israel” e invitándolos a que acepten, como lo hicimos nosotros, Su llamado; Pero como nosotros no sabemos de antemano quiénes son, entonces las buscamos sirviendo a nuestros semejantes en Su Nombre, con la confianza de que quienes lo reciban e inmediatamente lo obedezcan, pues esos son. Pero igualmente, esta experiencia del conocimiento de Hashem, nos impulsa ahora a meditar en la revelación de sus planes y propósitos, manifestados a través de señales tanto en las cosas que suceden a diario en nuestro entorno, como en todo lo que Él se ha propuesto realizar a través de su Hijo, y que desde un tiempo muy antiguo, lo han anunciado sus profetas, y que se nos advierte, serán realidad en un futuro que se ve ahora, más cercano. 1. ¿Qué tanto conoce usted acerca del proyecto restaurador de Su Creación, de Su Reino y de Su pueblo? O, por preguntarlo de otra forma: 2. ¿En qué consiste básicamente el plan de YHWH Elohim? 3. ¿Qué cosas se propone llevar a cabo con la persona divina de su Hijo y en qué forma las manifestará? Examinemos el mensaje de los profetas, acerca de la naturaleza y las especificaciones morales y éticas del Reino Mesiánico de Yeshúa, durante el período o era, que el Nuevo Testamento identifica como “El Milenio” Y se dispondrá el trono en misericordia;
  5. 5. 5 Y sobre él se sentará firmemente, En el tabernáculo de David, Quien juzgue y busque el juicio, Y apresure la justicia. Cuando Elohim Adonay de los ejércitos reine en el monte de Sion y en Jerusalén, Y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. Porque de Sion saldrá la ley, Y de Jerusalén la palabra de YHWH. Y juzgará entre las naciones, Y reprenderá a muchos pueblos. YHWH Adonay vendrá con poder, Y su brazo señoreará; Del que dice a Sion: ¡Tu Elohim reina! He aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador. Y YHWH será rey sobre toda la tierra. En que levantaré a David renuevo justo, Y reinará como Rey, el cual será dichoso, Y hará justicia y juicio en la tierra. “YHWH justicia nuestra”. No juzgará según la vista de sus ojos, Ni argüirá por lo que oigan sus oídos; Sino que juzgará con justicia a los pobres, Y argüirá con equidad por los mansos de la tierra; Y herirá la tierra con la vara de su boca, Y con el espíritu de sus labios matará al impío.
  6. 6. 6 Y nos enseñará en sus caminos, Y andaremos en sus veredas; Porque de Sion saldrá la ley, Y de Jerusalén la palabra de YHWH. Y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos Debajo de todo el cielo, Sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, Cuyo reino es reino eterno, Y todos los dominios le servirán y obedecerán. Nuestra tarea como dignos estudiantes de las “Sagradas Escrituras” consistirá en descifrar y analizar, para entender el significado y el sentido de estas palabras, para apreciar y comprender el propósito y el alcance de los planes de El Altísimo para restablecer Su total dominio sobre esta tierra y Su pueblo, planes que han sido anunciados desde la antigüedad y depositados en Su pueblo elegido a través de Sus profetas.
  7. 7. 7 Estudio Segundo: La degradación religiosa y el Reino Mesiánico: Con todo respeto y reverencia ante nuestro Adón Yeshúa HaMashíaj, Quien nos ha llamado para ser receptores y testigos de su bondad y amor que nos redime y regenera, le (te) invito a considerar sobre este importante tema del Reino venidero del Mesías y a la reflexión y consideración de la preguntas siguientes que pretenden ayudar a la aplicación práctica de las enseñanzas bíblicas sobre este particular: Ante la realidad, por demás evidente, de que el asunto del Reino (venidero) del Mesías, (Yeshúa el Hijo de YHWH) ha sido marginado, hasta prácticamente hacerlo invisible, de la enseñanza religiosa de los pueblos, dando como lógico resultado una, también evidente, distorsión en la conducta y los estilos de vida de las personas, porque si no se respetan y se hacen respetar las instrucciones de Su Majestad, instruyendo a los humanos desde niños a amarlas y obedecerlas, entonces los hombres crecen despreciando y menospreciando Su autoridad; y si los humanos No le tememos a Di-os, entonces ¿Cuáles han sido y serán en grado mucho más grave, los resultados? A mí me parece válida ante esta imperdonable aberración, la siguiente cuestión: ¿No serán los siguientes aspectos, de la conducta generalizada de nuestros pueblos consecuencias naturales de la tal cuestionada omisión?: 1. ¿Hipocresía religiosa? 2. ¿Perdida de interés por los asuntos religiosos, sobre todo de los estratos más jóvenes de la población? 3. ¿Falta de apreciación de los valores morales, como por ejemplo, la honorabilidad y la justicia? 4. ¿Desprecio por la honesta integridad individual? 5. ¿Abandono de todos los beneficios de la asociación voluntaria y con fines de protección y mutua prosperidad, como una comunidad entre iguales? 6. O, sea ¿Pérdida del tejido social? 7. ¿Carencia de expectación y visión por lo eterno, y en su lugar una desesperada y frenética búsqueda de lo inmediato, lo fácil y lo placentero? 8. ¿Ausencia de expectación y asombro ante los anuncios proféticos del futuro Reino Mesiánico? 9. ¿Desinterés por el destino de la Humanidad? 10. ¿Apatía ante la suerte de los grupos socialmente marginados y pauperizados?
  8. 8. 8 11. ¿Las mismas actitudes, de tolerancia y hasta complacencia, ante los abusos y desmanes de las poderosas élites, sobre los más débiles y desamparados? 12. ¿Desorganización, zozobra y terror paralizante antes las impúdicas y públicas manifestaciones de violencia criminal, resultado de la injusticia, corrupción e impunidad imperantes? 13. ¿A dónde nos conduce todo esto? 14. ¿Quiénes son los verdaderos responsables de tan evidente desastre? 15. ¿Habrá algún resquicio de escape, ante la provocación desafiante al juicio de El Todopoderoso, algún aliento de esperanza? 16. ¿Quiénes son los beneficiados de todo este error? 17. ¿Qué poderes e imperios se levantan sobre las ruinas de los principios y valores que nos han sido arrebatados al privarnos del conocimiento exacto de las promesas Mesiánicas? Ahora bien, llevemos nuestra reflexión al interior de nosotros mismos, en lo individual y en lo colectivo, como una Comunidad de estudiantes de la Toráh y seguidores de nuestro Maestro y Adón, busquemos en nosotros respuestas a las preguntas siguientes: 1. ¿Qué beneficios inmediatos obtendremos al estudiar y considerar la naturaleza del Reino y los atributos del Rey y Soberano de toda la Tierra? 2. ¿Qué cambios y ajustes serán consecuentes en nuestra capacidad de conocer a Elohim, y de reaccionar antes sus demandas de moralidad y santidad y en nuestra forma de relacionarnos con Él? 3. ¿Cómo es que debemos involucrarnos en la tarea de conocer y dar a conocer lo que el mismo Yeshúa Ha Mashíaj llama los “Misterios del Reino de Elohim o de los Cielos”? 4. ¿Cuál es, su (Tu) decisión sobre este asunto, de qué forma se (te) convencerá(s) y convencerás a El Padre Eterno de su (tu) sinceridad? 5. ¿Cómo medirá(s) el nivel de interés personal sobre este tema?
  9. 9. 9 Estudio tercero: Nuestro concepto del Reino. Es de sobremanera importante que analicemos la idea que tengamos, cada uno en nuestra mente, acerca de lo que es o significa el concepto “Reino de los Cielos”. Y la razón es que esa idea que tengamos, determinará nuestro estilo de vida presente y, como ya anotamos, nuestro destino eterno; después que advirtamos nuestro concepto personal lo vamos a comparar con lo que declaran las “Sagradas Escrituras” acerca de este tema, para que realicemos los ajustes y cambios pertinentes a fin de ubicarnos en la idea correcta, la misma que ha sido revelada en las enseñanzas de nuestro Maestro y Redentor de Israel, Yeshúa HaMashíaj. Algunas Iglesias enseñan que “ellos, son el Reino de Di-os” es el caso, por ejemplo de la Iglesia católica, apostólica y romana, en que, asumiendo el papel de su progenitor el Antiguo Imperio Romano, ha usurpado el lugar del pueblo elegido y mezclando la revelación escritural depositada en Israel por El Altísimo con el paganismo de aquel imperio idólatra, se ha atrevido adueñarse de la majestad y el señorío de Su Majestad Yeshúa y cometen la blasfemia de considerar a un humano como su representante y rey en su lugar, sobre esta tierra. Algunos creen que los judíos ya establecidos en lo que hoy llaman el Estado de Israel, es el Reino restaurado, aquí existe la posibilidad de que los dirigentes del pueblo judío establecido en esta amada tierra, estén desechando al resto de los descendientes de aquellas diez tribus perdidas de la Casa de Israel y pretendan asumir la representación total de Pueblo Elegido. Otros aseguran que el Reino es algo virtual, alegórico, que es algo así como un sentimiento hermoso en nuestro corazón, o como una quimera, algo que es muy deseable, pero utópico, imposible de verlo convertido en realidad, ante la contumacia de la maldad humana. Otros, definitivamente, lo consideran como un mito. Aún existen otras personas, que enseñan que “El Reino de Di-os” si existe, pero que es algo totalmente ajeno y apartado de este mundo, afirman que como Yeshúa le dijo al gobernador Poncio Pilato, “Mi Reino no es de este mundo” dejó entonces establecido que los asuntos concernientes al dominio, la autoridad y el destino de los humanos sobre esta tierra conciernen solamente a la esfera de la actividad humana y particularmente a los políticos que ejercen la autoridad; Y lo relativo a los asuntos espirituales son del exclusivo dominio de Di-os. Esto no fue lo que quiso decir Su Majestad; por supuesto que se refirió a asuntos del dominio sobre los humanos, pero desde dos perspectivas muy diferentes, incluso totalmente opuestas: la que se ejerce bajo la voluntad de El Padre Eterno, representado en este mundo por Su Mesías, de forma única y exclusiva, frente a la que ejercen los hombres dominados por los deseos y
  10. 10. 10 la voluntad del maligno, Ha Satán, el príncipe de este mundo, en el caso expuesto, Poncio Pilato fue un representante de esa autoridad malvada. En cambio, la Biblia lo presenta como algo físico, real, palpable, totalmente evidente, pero, como algo que será una realidad en un plazo a futuro: (Isaías 2:2-4) “En los días venideros el Monte de la Casa de YHWH quedará afirmado por sobre las montañas y más elevado que las colinas; y todas las naciones lo contemplarán con gozo. Y muchos pueblos vendrán y dirán: “Vengan subamos al Monte de YHWH, a la Casa del Elohim de Yaaqov; para que él nos instruya en sus caminos y para que caminemos por sus sendas” Porque de Tsiyón saldrá la Toráh; y de Yerushalem las palabras de YHWH. Así, El juzgará entre las naciones y arbitrará entre los muchos pueblos y forjarán sus espadas en rejas de arado y sus lanzas en podaderas; no alzará espada nación contra nación; nunca más conocerán la guerra”. (Zacarías 14: 16-19) “Yahudáh se unirá a la batalla en Yerushalem y se reunirán todas las riquezas de todas las naciones de alrededor, inmensas cantidades de oro, plata, y vestidos. La misma plaga golpeará a los caballos, las mulas, los camellos y los asnos; la plaga afectará a todos los animales en esos campamentos. Todos los sobrevivientes de todas aquellas naciones que vinieron contra Yerushalem harán un peregrinaje año por año para postrarse ante el rey YHWH de los Ejércitos y para observar la Fiesta de las Cabañas (Sukot). Cualquiera de las comunidades de la tierra que no haga el peregrinaje a Yerushalem para postrarse ante el Rey YHWH de los Ejércitos no recibirá lluvia. Sin embargo, si la comunidad de Mistráyim no hace ese peregrinaje, no será visitada por la misma aflicción con la que golpeará YHWH a las otras naciones que no suban para celebrar la Fiesta de las Cabañas (Sukot)” La Biblia lo ubica pues, en un tiempo futuro, establecido, físicamente hablando, con (Su Capital Mundial, La Nueva Jerusalén) sobre lo que hoy se conoce como “El Monte Tzion” (Apocalipsis 21:3) Oí una gran voz que procedía del trono diciendo: “Esta es la Morada de YHWH con los hombres, y El habitará con ellos; y ellos serán su pueblo; y YHWH mismo estará con ellos como su Elohim” (Apocalipsis 21:9-11 y 24) “Vino uno de los siete mensajeros que tenían las siete copas llenas de las siete últimas plagas, y habló conmigo diciendo: “ven acá; yo te mostraré la novia, la esposa del
  11. 11. 11 Cordero” Me llevó en el espíritu sobre un monte muy grande y alto y me mostró la santa ciudad de Yerushaláyim, que descendía del cielo de parte de YHWH. Tenía la gloria de Elohim y su resplandor era semejante a la piedra más preciosa, como piedra de jaspe, resplandeciente como cristal. Las naciones andarán a la luz de ella, y los reyes de la tierra llevarán a ella su gloria”. Preguntas para el repaso y la reflexión: 1. ¿Cómo entiende usted la palabra “Reino”? 2. ¿Qué es, para algunas instituciones religiosas y para otros individuos, El Reino de Elohim? 3. Pero, ¿Cómo se define El Reino de Elohim, desde la perspectiva Bíblica? 4. Para usted, ¿A dónde se encuentra ahora el Reino de Elohim? 5. ¿Qué ideas le vienen a la mente al estudiar la descripción que se le reveló al profeta Isaías en 2:2-4? Tome en cuenta que este pasaje debe interpretarse primeramente de forma literal. 6. ¿Cómo entiende usted los textos de Apocalipsis 21: 9-11 y 24? 7. Describa, las ideas que estas verdades le ayudarán a cambiar con relación a su concepto anterior del Reino, adquirido tal vez, en la enseñanza greco-romana de las Escrituras.
  12. 12. 12 Estudio Cuarto: La importancia del Reino en la revelación Escritural: Es el mensaje central de las Sagradas Escrituras, desde Génesis hasta Apocalipsis. En el Pacto Renovado se le menciona cerca de 90 veces. Fue (y es) la médula del mensaje evangélico de Juan El Bautista y de Su Majestad Yeshúa HaMashíaj. Yeshúa inició y terminó su primer ministerio terrenal, con este tema como la parte más relevante de su enseñanza. (Mateo 3:1) En aquellos días apareció Yojanán el Inmersor proclamando en el desierto de Yahudá y diciendo: “Arrepiéntanse, porque se ha acercado el Reino del Cielo” (Mateo 4:17) Desde entonces Yahoshúa comenzó a predicar y a decir: “Arrepiéntanse, porque se ha acercado el Reino del Cielo” (Hechos 1:3) “A ellos se les presentó vivo, después de haber padecido, con muchas pruebas convincentes durante cuarenta días. Ellos lo vieron, y él les hablaba acerca del Reino de YHWH” La realidad que nos muestran Las Sagradas Escrituras, es que la importancia que Nuestro Padre Eterno concede a este tema es total y toral, podemos decir que constituye la columna vertebral de la revelación bíblica, y debemos deducir que esto es así, porque resume en un solo concepto todo su proyecto para la restauración y el establecimiento del reinado de Su Mesías sobre esta tierra, y que incluye la redención, recuperación, reunificación y el retorno de “Su Pueblo Elegido” a la tierra sagrada de Israel, y así como la restauración a su gloria original de toda Su creación. (Apocalipsis 11: 17-18) Este evento portentoso, representa el cumplimiento de todas sus promesas expresadas en las “La Profecías” ministradas por sus mensajeros a través de las edades y consuma Su santo propósito de “Establecer misericordia, justicia y juicio en la tierra” (Jeremías 9:24; Hechos 1:6) Porque el establecimiento de Su Reino mostrará fehacientemente, Su Gloria, Sus Justos Juicios, Su Verdad y Su Justicia. (Apocalipsis 15:3-4, 19:1-2) El conocimiento y la práctica, por parte nuestra, de los Estatutos y las disposiciones reales de Su Majestad Yeshúa, nos ubican en nuestra verdadera posición dentro de la Creación:
  13. 13. 13 YHWH nuestro Elohim, ES el Creador y Rey Todopoderoso, y nosotros somos Sus criaturas y Sus súbditos. (Isaías 64:8; Apocalipsis 21:3) Esta actitud sumisa y obediente nos es de urgente necesidad porque es vital que recuperemos el orden y la sana convivencia en nuestras comunidades y en la sociedad de las naciones; Es ya indispensable, la obediencia a las Leyes Universales que nuestro Creador ha instituido para mantener en orden y equilibrio a el Universo, a fin de encontrar y disfrutar a cabalidad de la sintonía total de Su Creación. (Mateo 6:10; Génesis 3:17; Romanos 8:19-21) Interesarnos y apreciar este tema del gobierno y la autoridad que El Padre Eterno ha delegado totalmente en Su Hijo, es además, mandato prioritario de nuestro Adón y Maestro. (Mateo 6:33, 28:18) Conocerlo y vivirlo en obediencia y Adoración, nos permitirá disfrutar de los beneficios y privilegios de la plena comunión con El Altísimo. (Juan 14:20-23) Obedecerlo y servirle es la clase de testimonio que es requerido a fin de disfrutar de la Gloria y La Majestad de Nuestro Mesías y Rey, en Su amado Reino y por toda la eternidad. (Juan 14:2-3; Apocalipsis 12:17) Preguntas para el repaso y la reflexión: ¿Cómo puede usted mostrar que le interesa el tema del Reino? ¿Qué tan importante es en las Sagradas Escrituras? ¿Por qué es importante para YHWH nuestro Elohim? ¿Por qué debe ser importante para nosotros, los ya creyentes? (Y para todos los humanos) ¿Qué beneficios y privilegios se anuncian y se prometen a los que son dignos de ser miembros del reino?
  14. 14. 14 Estudio Quinto: Los principios del Reino en la Tierra. Texto básico: Génesis 1:26-31, 2:1-25; Mateo 6:9-10. La lectura de los primeros capítulos del Génesis nos muestra varios principios o fundamentos sobre los cuales descansa el funcionamiento de la vida sobre este planeta que habitamos, pero, originalmente este proyecto de vida fue diseñado para operar en obediencia a las Leyes e Instrucciones dictadas por El Creador a fin de asegurarse la existencia de sus miembros en un clima de paz, bienestar y prosperidad: 1. El principio de la Colonización: La Tierra es una extensión del Reino Celestial; lo que el primer libro de la Toráh nos describe es el proceso mediante la obra creadora y transformadora de El Todopoderoso para habilitar y establecer una nueva colonia de Su amado Reino, una, en la cual el hábitat fuese apropiado para el surgimiento de la vida en sus diferentes expresiones y niveles de desarrollo, siendo la corona de la creación la criatura humana, un ser que fundamenta su existencia gracias a la combinación de elementos terrícolas, materiales de naturaleza química semejante a los que componen el suelo, el aire y el agua, pero también el elemento vital y único que ha sido el principio, causa y motor de la vida de los hombres, el espíritu o soplo de YHWH Elohim sobre la masa de materia terrestre con la que dio forma a Adán, el elemento espiritual es pues de origen extraterrestre y representa la naturaleza del poder y la autoridad celestial que proviene del centro de Control y Dominio Universal desde donde El Padre Eterno rige toda Su Creación. 2. El principio de la Administración o la Mayordomía: a) Los primeros colonizadores, Adán su esposa Eva y toda su descendencia, dependemos solamente de la provisión abundante de El Padre Eterno para nuestra subsistencia, el género humano debería aprender que la obediencia a las Leyes Universales de Elohim es esencial para una existencia plena y feliz en esta colonia del Reino. (Génesis 1:28-29) Su tranquilidad, seguridad y prosperidad estaban aseguradas, mientras ellos cumpliesen las Leyes de El Altísimo. b) El Todopoderoso creó a los primeros colonizadores, en realidad ¿Los creó a su imagen y semejanza? (Génesis 1: 26 y luego 27) Solamente a su imagen. (Un cuerpo físico, al igual que el de nuestro Maestro Yeshúa HaMashíaj) En esta realidad se muestra que nosotros fuimos hechos a Su imagen, por lo tanto llevamos la imagen substancial, viva de El Altísimo porque “Yeshúa es la imagen de la substancia de El Padre” (Colosenses 1:15)
  15. 15. 15 c) ¿Qué le falta al Hombre para ser hecho a semejanza de El Eterno? Y ¿Qué lograremos con ello? Para ser semejantes a Elohim necesitamos conocer y creer a Yeshúa y su papel o rol, como El Mesías de Israel, que fue enviado precisamente para restaurar el Reino del Padre, necesitamos confiar en él y seguir al pie de la letra sus instrucciones para desarrollar, mediante la experiencia de la obediencia, tal cual él nos lo mostró con su ejemplo, un carácter santo, comprometido con el logro de sus proyectos y objetivos; es entonces que los humanos adquirimos la membresía de Su Reino y la naturaleza espiritual que es indispensable para ingresar en Su gloria. (Juan 3: 3-7; Mateo 5:48) d) Elohim les creó, a los primeros colonos, la habitación inmejorable. Adán y Eva disfrutaron, como ningún otro mortal lo ha podido lograr jamás, de las condiciones óptimas para vivir, un espacio amplio, sano, de vista agradable, rico en cuanto a la más abundante provisión de toda especie de recursos para disfrutar de prosperidad, toda suerte de animales, mansos no agresivos, de hecho fueron diseñados ya domesticados, plantas alimenticias y nutritivas en abundancia, depósitos de oro y otros metales preciosos, todo esto para que lo disfrutasen a plenitud y ¡Sin pagar impuestos! En lo personal, ellos fueron dotados de inteligencia y sabiduría, salud e integridad física y belleza, en suma, la vida perfecta, cualquier sistema diseñado por el hombre moderno o pasado, por rico y ostentoso que incluso nos impresione y maraville, la verdad es que palidece, ante la belleza y magnificencia de aquel jardín establecido por El Padre Eterno para ubicar ahí a sus criaturas, no por otra cosa fue llamado ¡El Edén o El Paraíso, la extensión del Cielo en la Tierra! (Génesis 2:8-15) e) No obstante debe recalcarse que esa vida perfecta sólo lo continuaría siendo, si, ellos cumplían a cabalidad los propósitos y motivos por los cuales los ubicó en aquel lugar... Aquí nos topamos con un principio fundamental (El principio de la Ley): en lo que concierne a nuestra ubicación como criaturas y que debemos tener muy presente a la hora de cualquier intención de vano orgullo, muy por encima de la realidad de Su amor y cuidado por nosotros, pero precisamente, a causa de este amor incomprensible por Sus criaturas, muy por encima de nuestra tranquilidad, bienestar, seguridad e integridad, han estado, están y estarán por la eternidad, Sus principios, Sus leyes y Estatutos, Ellos existen antes que nosotros, Ellos son la causa y el motivo de nuestra existencia, la verdadera razón y motivo de la creación toda, “Ellos son y nosotros existimos”, Ellos son la Toráh y Yeshúa HaMashíaj es la Toráh viviente. (Génesis 1:28- 29, 2:15-17; Hebreos 1:1-3; Colosenses 1:13-18) A este principio creador la Revelación Divina lo llama:
  16. 16. 16 “El principio o la causa de todo” o “El principio de la primogenitura” y debemos reconocer que la teología humanista, que convierte a los creyentes en seres mimados y llenos de exclusividades, ha engendrado un desprecio hacia la preeminencia establecida en este principio rector, creando así el clima que propicia la rebelión y el pecado de la soberbia. ¿Cómo era la vida y el ambiente en esos primeros tiempos en el Edén y por qué? Hasta ese tiempo en que Adán y Eva disfrutaban de todas aquellas bendiciones y privilegios, todo era perfecto, porque al principio, La Ley de YHWH Elohim (Su Ley Universal) se cumplía al 100%, ellos acataron y cumplían fielmente cada indicación e instrucción de nuestro Padre Bendito, mientras su obediencia fue perfecta, su vida y su felicidad eran perfectas. Ejercitémonos en un breve repaso de lo que hemos considerado hasta este momento: ¿Con qué argumentos bíblicos podemos demostrar que todos los seres que poblamos el planeta somos “criaturas de El Eterno”? ¿Cómo podemos entender que los humanos al principio fueron creados sólo a imagen de El Padre Eterno? Si está en descuerdo, ¿Cómo explicaría lo contrario? Desde la perspectiva mesiánica, ¿De qué forma debemos entender el verbo “creer”? (Marcos 1: 14-15) ¿Cómo puede usted demostrarle a El Altísimo que usted reconoce, respeta y obedece el “Principio de la Primogenitura”? Además de todas las ricas provisiones materiales con que El Eterno bendijo a Adán, ¿De qué otro beneficio grande y sublime gozó él? Ahora veamos la “Otra cara de la moneda” un evento totalmente negativo que dio origen a todas las desgracias y miserias que los humanos experimentamos desde aquellos días del inicio de nuestra civilización: El principio del gobierno rebelde a las Leyes de Elohim: (Génesis 1:28, 2:18-24) La sinrazón de la desobediencia del hombre, su fracaso y las consecuencias al desobedecer las Leyes Universales: ¿Le parecen a usted muy difíciles de cumplir las responsabilidades y los mandatos que El Eterno les encomendó a Adán y Eva? Porque, ¿En qué consistían realmente esos mandatos?
  17. 17. 17 i. Reproducirse como individuos. ii. Reproducirse como miembros del Reino. iii. Ejercer dominio sobre la creación. iv. Labrar, cultivar y cuidar el Edén. v. No comer el fruto del Árbol del Bien y del Mal. ¿Qué motivos piensa usted, tuvieron, para desobedecer? ¿Pudiésemos encontrar algún motivo de queja o de agravio en la forma que trató nuestro Padre Eterno a la primera pareja? ¿Quién y de qué forma los instigó a la desobediencia? (Génesis 3:1-7) ¿Qué verdad les mostró El Adversario mediante sus palabras tentadoras? ¿Qué le parece esta opinión, al respecto?: Ha Satán les mostró, en realidad, que ellos eran seres codiciosos y ególatras y ellos le creyeron más a él que a El Padre Eterno, Quien con Su amoroso trato les había demostrado que eran, en realidad, Sus amados hijos. (Génesis 3:4-5) El principio de la maldición divina sobre el hombre y su descendencia, a consecuencia del pecado: (Génesis 3: 8-24) ¿Qué fue lo que perdió Adán con su desobediencia? ¿Qué opinión le merece esta respuesta?: Perdió la administración del Reino y el dominio sobre la Creación. (Prácticamente, perdió el Reino y la oportunidad de ser el gobernante) ¿Qué efectos inmediatos provocó la maldición de YHWH sobre Adán y Eva? (Génesis 3:23-24) ¿Qué otros efectos negativos experimentarían posteriormente, como consecuencia de su rebelión? ¿Estará usted de acuerdo con esta respuesta a la pregunta anterior? Se acarreó la decadencia de su cuerpo físico, debido al estrés y la fatiga que ahora les produciría el vivir y ganarse el pan, bajo condiciones difíciles, incluso extremas, y
  18. 18. 18 consecuentemente, sufrirían a la postre de enfermedades, que antes no conocían, y finalmente la muerte física y peor aún, el riesgo de la separación eterna de la presencia de Elohim. Pero, en el colmo de su desgraciada herencia para nosotros, sus descendientes ¿Qué fue lo que hizo con el privilegio de administrar la Creación? ¿Está usted de acuerdo con esta respuesta? La entregó al Oponente, al Adversario de YHWH Elohim. ¿Por qué está usted de acuerdo? O ¿Cuál es su opinión al respecto? En las palabras de YHWH Elohim, para maldecir a la serpiente, (Génesis 3: 14-15) Se nos revela otro principio fundamental, Uno que provee redención y eternidad feliz para la Humanidad: “La provisión divina de Un Redentor, El Elegido de YHWH o El Mesías” ¿Cómo explicaría usted este principio del Redentor? En los versículos 22 y 24 de este mismo capítulo 3 de Bereshit, El Eterno nos indica el modo o acción que Adán y sus descendientes debemos asumir para encontrar el perdón y la vida eterna. ¿Ya lo ubicó o localizó usted? Porque: ¿A Quién, simboliza el árbol de la vida? ¿Cuál fue la primera sangre derramada de criaturas inocentes, a causa del pecado de Adán y qué propósito tuvo? La de algunos animales, que Elohim mató y con cuyas pieles les proveyó a Adán y Eva de vestidos para cubrirse. (Génesis 3:21) ¿Le parece correcta esta respuesta? ¿Qué anunció proféticamente, YHWH Elohim, con esta provisión, para la primera pareja de humanos? ¿Qué responde usted a esta pregunta?

×