Las prótesis auditivas

1,250 views

Published on

Nuevas tecnologías para el bienestar de la comunidad

Published in: Career
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
1,250
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
20
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Las prótesis auditivas

  1. 1. 2013 Roberto Hernández Rivas [LAS PRÓTESIS AUDITIVAS] “Una persona sorda puede hacer cualquier cosa igual que un oyente, excepto oír.” Irving King Jordan Psicólogo. 1er Rector sordo de la Universidad de Gallaudet (Washington D.C.) 1988– 2006 (Gallaudet University es la única universidad del mundo con programas diseñados para personas sordas y con la Lengua de Signos como primera lengua oficial)
  2. 2. LAS PRÓTESIS AUDITIVAS ÍNDICE 1- Introducción 2- Evolución tecnológica 3- Influencia en la sociedad 4- Experiencia personal 5- Referencia y fuentes Roberto Hernández Rivas Página 2
  3. 3. LAS PRÓTESIS AUDITIVAS 1.- INTRODUCCIÓN Tendemos a catalogar a las personas. Los seres humanos clasificamos a nuestros iguales de diversas maneras, según el contexto y alguna de sus características propias. Entre otras, por ejemplo, lo hacemos en personas altas o bajas, atléticas o sedentarias, sujetos heterosexuales o gays/lesbianas, torpes o listos,… y en muchos casos en personas oyentes o personas sordas. Este tipo de clasificaciones son pobres, todas lo son en realidad porque todas las personas, a la vez que somos distintas, poseemos una característica común y básica por encima de nuestras diferencias: todas pertenecemos al género humano, tenemos sentimientos y poseemos la capacidad de comunicarnos. En este sentido, los estereotipos acerca de la población sorda, excesivamente simplificados sin tener en cuenta las características propias que posee cada sujeto, determinan igualmente a esta población, tanto individual como colectivamente y no sólo por la idea que se tiene de esta, sino por la influencia que ello supone en las propias personas. En consecuencia, la población sorda acaba determinando sus propias expectativas básicamente por el hecho de no oír. Es cierto que la población sorda hace uso de la Lengua de Signos. Desgraciadamente, no toda ella tiene acceso a la misma. E incluso, cuando esto es posible, puede llegar a ser motivo de exclusión social, y no sólo de modo individual, sino incluso de modo colectivo. Esto se debe a que la población normo-oyente, desde su cultura mayoritaria, puede no integrar los conceptos de diversidad y diferenciación como características propias de las personas y de las colectividades, cuestión esta última que entendemos que aporta enriquecimiento tanto personal como social, aunque no siempre este hecho, desgraciadamente, sea analizada de este modo. Como paso previo a este breve trabajo, comenzaremos analizando la diferencia existente entre una persona sorda y una persona oyente en relación a sus modalidades y competencias comunicativas. Así pues, hemos de entender por persona sorda aquella que presenta problemas significativos de audición que le impiden una adecuada comunicación oral. Las personas sordas pueden ser sordas profundas, es decir, sin restos auditivos, y personas hipoacúsicas, es decir, que presentan problemas de audición pero que pueden oír ciertos sonidos dependiendo de los decibelios en que estos se producen y de los restos auditivos que esa persona posea. En el presente trabajo vamos a centrarnos en todas estas personas que presentan problemas auditivos. Más concretamente vamos a analizar cómo se ha avanzado tecnológicamente para lograr que estas personas puedan oír, y así, integrarse en la comunidad normo-oyente. El trabajo, por tanto, estará centrado en población sorda que pueda mejorar, mediante la amplificación del sonido, su audición y con ello acceder a la comunicación oral. Roberto Hernández Rivas Página 3
  4. 4. LAS PRÓTESIS AUDITIVAS Igualmente analizaremos el caso de las personas sordas profundas para las que las prótesis auditivas externas, llamadas audífonos, son insuficientes requiriendo de otros sistemas de comunicación ya sea mediante la Lengua de Signos, ya sea mediante implantes cocleares, una modalidad de prótesis auditiva con intervención quirúrgica que intentar sustituir la parte del aparato auditivo deficiente mediante el acceso directo a la propia cóclea, una estructura en forma de tubo enrollado en espiral situada en el oído interno, común en el sistema auditivo de los mamíferos y en cuyo interior se encuentra el órgano de Corti, órgano encargado del sentido de la audición. 2.- EVOLUCIÓN TECNOLÓGICA Como bien define la Real Academia de la Lengua Española, entendemos por prótesis auditiva “aquel aparato que nos ayuda a percibir mejor los sonidos”. El mismo es habitualmente usado por personas con problemas de audición amplificando el sonido de modo que a esta le sea posible captarlo mediante su propio sistema auditivo al que se le facilita la mejora auditiva. Se tratan por tanto de sistema aumentativos del sonido o de acceso a este para facilitar la audición y con ello la adquisición del lenguaje si este no se posee y, por ello, de la propia comunicación. Estos instrumentos, las prótesis auditivas, han sido utilizados desde el principio de los tiempos. Ya con Alexandro Mágnum se conoce el uso de un cuerno circular que permitía que sus tropas lo escucharan desde una distancia considerada. Sin embargo, no será hasta finales del siglo XIX, principios del XX, cuando aparecerá la primera prótesis auditiva con amplificación eléctrica. Hasta entonces la población con discapacidad auditiva hacía uso de simples amplificadores, siendo los Tubos Acústicos y las Trompetillas los más extendidos. Los primeros consistían en estructuras cilíndricas bastante largas y delgadas. Las mismas permitían transmitir el sonido desde la fuente sonora (boca) al órgano receptor (oído). En este sentido destaca Athanasius Kircher, puesto que fue el primero en realizar un estudio científico sobre la transmisión del sonido, en el siglo XVII. Por otro lado, las trompetillas eran herramientas que permitían una amplificación del sonido. Su forma de embudo permitía que se concentrara la onda sonora. Estas podían estar fabricadas de hierro, plata, madera, e incluso con partes o piel de animales. Las trompetillas fueron el mecanismo de ayuda más usado hasta principios del siglo XX. Será en este siglo cuando aparecerán las primeras herramientas eléctricas. “Su funcionamiento se basaba en el teléfono; el sonido emitido ante un micrófono de gránulos de carbón convierte la onda sonora en señal eléctrica que es transmitida hasta un auricular, donde tiene lugar el proceso inverso.” Shekhawat GS et al. (2013). Hablar de la evolución de los audífonos nos remonta necesariamente a Alexander Graham Bell. (1847-1922), esposo de una mujer sorda. Alexander trabajó las maneras de amplificar el sonido de las personas con dificultades auditivas. Es así como crea un audífono compuesto por un receptor y un amplificador. Si bien aún quedaba mucho por avanzar, este audífono creado por Graham Bell supuso un gran adelanto en este campo. En todos estos casos, estas prótesis buscaban poder hacer uso de los restos auditivos que poseían estas personas sordas. Roberto Hernández Rivas Página 4
  5. 5. LAS PRÓTESIS AUDITIVAS Pero será en los años 70 y 80 cuando el desarrollo de la tecnología electrónica en general hizo posible que se avanzara en los audífonos. A finales de estos años se financia desde EEUU el denominado proyecto PHOENIX. A través del mismo se desarrolla un audífono digital. Sin embargo, este no ofrecía una mejora significativa en comparación con la ya existente tecnología analógica. “El problema era tecnológico ya que en aquella época no se disponía de circuitos digitales que funcionaran con bajo consumo y baja tensión por lo que tenia que alimentarse con fuentes de alimentación,(pilas), muy grandes; por otra parte, no se habían desarrollado las técnicas de integración de circuitos que permitiesen utilizar una gran cantidad de componentes en reducidos espacios.” MONFORT, M., JUÁREZ, A., MARTÍNEZ, J., BARKER, N., BEMEJO, S., GASCÓN, R., MAZAGATOS, L., ONRRUBIA, E., y SÁNCHEZ, O. (2006). Ya en los años 90, este desarrollo fue posible, lo que permitió una mejoría notable en los audífonos, siendo en 1920 cuando se sustituye el carbón por la más eficaz válvula termiónica. Y fue finalmente en 1995 cuando se comercializó el primer audífono digital de proceso avanzado en formato CIC, (Completamente Insertado en el Canal auditivo), por la empresa WIDEX A/S. Podemos de este modo pues clasificar las prótesis auditivas según su tecnología en dos tipos: 1.- Por un lado, encontramos las prótesis auditivas analógicas. 2.- Por otro lado las prótesis auditivas digitales. Dentro de estos últimos, contamos actualmente con una serie de audífonos que tienen en cuenta las características y preferencias personales. Este avance experimentado ha sido posible gracias a que se ha conseguido dar respuesta a diversos interrogantes acerca de la fisiología del sistema auditivo. A continuación detallamos el esquema de funcionamiento de ambos tipos de prótesis auditivas. Roberto Hernández Rivas Página 5
  6. 6. LAS PRÓTESIS AUDITIVAS Fuente: SHEKHAMWAT, GS. et al. 2013. International Journal of Audiology. Podemos además realizar otra clasificación de las prótesis auditivas en audífonos e implantes cocleares. La principal diferencia de estas prótesis radica en que el audífono es una prótesis externa, mientras que el implante coclear es una prótesis quirúrgica. Mediante la primera prótesis, los audífonos, se aprovechan los restos auditivos que posee la persona en concreto, siendo por tanto el implante coclear utilizado para personas sordas profundas o cuyos restos son tan escasos que la amplificación mediante mecanismos externos es infructífera. Cabe señalar igualmente los sistemas de inducción magnética y sistema de frecuencia modulada. Estos sistemas mejoran la señal acústica mediante la prótesis auditiva y son los más utilizados entre la comunidad sorda que hace uso de prótesis auditiva. Ambos ayudan a reducir el ruido así como subsanar los problemas surgidos por la distancia existente entre el locutor y el emisor, los mayores problemas con los que se encuentra una persona sorda cuando hace uso de un audífono. Estos sistemas son utilizados en los propios audífonos a través de la bobina telefónica, también denominada posición T. Esta consiste en una pequeña bobina integrada en la prótesis cuya función es la de emitir corriente eléctrica mitigando así ruidos y ampliando la señal auditiva. Es importante reseñar que los sistemas de frecuencia modulada son ayudas técnicas individuales. Se componen de dos elementos principales: un micrófono (transmisor) y un receptor con la transmisión del sonido mediante ondas de radio. Este Roberto Hernández Rivas Página 6
  7. 7. LAS PRÓTESIS AUDITIVAS sistema puede ser utilizado, además, por personas que no hagan uso de prótesis auditivas y que deseen simplemente amplificar el sonido. Podemos afirmar por tanto, que las prótesis auditivas se encuentran en constante evolución, siendo su tecnología cada vez más avanzada. Podría decirse por ello que las prótesis auditivas son pequeños ordenadores de alta tecnología en constante evolución mecánica y especializada. 3.- INFLUENCIA EN LA SOCIEDAD Mar Amate, Directora Gerente de la Confederación Estatal de Personas Sordas (CNSE) en el año 2001, citó que cada año uno de cada mil niños nace con sordera profunda y que 5 de cada cien mil sufren distintos tipos de sordera, por lo tanto en España hay dos mil familias que tienen cada año un hijo con problemas de audición. El 95% de los niños sordos lo son de familias oyentes, el 80% de las sorderas se producen en el nacimiento y un 40% de la población sorda profunda será candidata a disponer de un implante coclear. Se entiende, pues, de gran relevancia el avance tecnológico que hay y que se está logrando en el campo de las prótesis auditivas. El BHI “American Better Hearing Institute” (Instituto americano para una mejor audición), indicó en el año 2010 que “hasta un 90 por ciento del aprendizaje de los niños se atribuye a la escucha incidental de las conversaciones de su entorno”. ¿Cómo afecta este hecho a la población sorda? ¿Cómo puede esta población suplir este hecho? Entendemos que la tecnología supone actualmente un instrumento primordial en la eliminación de estas barreras. Podemos decir que mediante las prótesis auditivas, entiéndanse tanto los audífonos como los implantes cocleares, las personas con discapacidad auditiva hacen funcional la capacidad de oír y, por tanto, de hablar. No olvidemos que hablamos de personas sordas, que no mudas, y que por tanto tienen en perfecto estado, si no poseen otros problemas asociados, su aparato fonador. A través de estos avances tecnológicos se logra una mejoría notable en la percepción del sonido, favoreciendo, por tanto, el acceso a la lengua oral, la mayoritariamente usada en nuestra sociedad. Esto tiene positivas consecuencias tanto para las personas sordas como para la población en general. Entendemos que estos cambios positivos se hacen notar en las relaciones de la persona sorda en su ámbito familiar, en el educativo, en el uso y disfrute de su ocio y tiempo libre, y por tanto, en la sociedad en general. Mediante estas prótesis las personas con discapacidad auditiva logran interactuar e integrarse con su entorno. Podemos afirmar que gracias al uso de estas prótesis las personas sordas se pueden fortalecer personal y socialmente lo que les facilitará avanzar en su propio desarrollo. Es decir, la población sorda verá mejorado su propio rendimiento personal, al llegar al envejecimiento lo hace de manera más activa, y disfrutan más de su tiempo libre y de sus propias relaciones personales. Así mismo, la población sorda puede de esta manera aportar constructivamente en nuestra sociedad actual y con ello enriquecer toda la sociedad. Roberto Hernández Rivas Página 7
  8. 8. LAS PRÓTESIS AUDITIVAS Al eliminar la barrera de la incomunicación posibilitamos la participación social y con ello el desarrollo personal y una mayor aportación social. Por lo tanto, las prótesis auditivas favorecen el cambio social eliminan desigualdades. Entendemos que no hay características propias de los sujetos sordos, lo son de la incomunicación. Estas características pueden solventarse si la incomunicación de la que hablamos se elimina. No analizarlo desde este punto de vista, tal como ocurre en muchos casos, conlleva la determinación de perjuicios no acertados. Eliminar las barreras de comunicación es eliminar en gran medida los problemas de esta población. Sin embargo, no debemos obviar que “La misión del audífono es ayudarle a oír mejor, no obstante para conseguir su máximo rendimiento deberá pasar por un periodo de entrenamiento auditivo, en el que aprenderá a oír con su nuevo audífono. Debe comprender que por perfecto que sea, nunca será como un oído fisiológico normal.”. SHEKHAMWAT, GS. et al. 2013. El uso de una prótesis auditiva requiere por tanto de un tratamiento rehabilitador adecuado para que esta prótesis realmente sirva para el uso para el que ha sido creado. En el caso específico de los implantes cocleares, además, para que estos sean realmente efectivos, es necesario que el propio proceso de intervención quirúrgica se haga en edades tempranas asociado a un programa rehabilitar adecuado y sistemático pues de otro modo el uso de este implante no llega a permitir un verdadero uso del lenguaje oral y termina por ser rechazado por la propia persona sorda. Será necesario, por tanto, estudiar cada sujeto teniendo en cuenta sus propias características personales garantizándose, para que sea efectivo, el tratamiento logopédico posterior a aplicar. Además, hemos de considerar que para lograr avanzar en esta eliminación de desigualdades de las que venimos hablando, la población sorda debe partir de su propia aceptación como colectivo, cuestión que le permitirá seguir avanzando a la vez como sujetos. Del mismo modo es necesario que el propio entorno social de la persona que presenta problemas de audición acepte este hecho y se muestre dispuesta a facilitar el uso de estos elementos externos que en muchos casos, como indicamos, deberán ser usados desde edades tempranas. Entendemos, por todo lo citado anteriormente, que el mayor avance que estas nuevas tecnologías suponen es el de la eliminación de desigualdades. Esto se logra favoreciendo el bienestar de la población sorda y logrando la integración con la población normo-oyente, al menos en aquellos casos que los avances tecnológicos permitan que la persona sorda pueda acceder al sonido y con ello al habla. 3.- EXPERIENCIA PERSONAL La inmersión en la investigación realizada sobre las prótesis auditivas me ha enriquecido personalmente y de manera muy significativa. La elaboración de este trabajo que se presenta ha permitido un acercamiento a la población sorda con la que, aunque conocida, nunca anteriormente se había tenido la oportunidad de hablar y contactar. Concretamente se ha hecho posible un acercamiento a dos chicos de mi ciudad. Estos chicos, sordos y residentes en el mismo área de la ciudad, han decidido Roberto Hernández Rivas Página 8
  9. 9. LAS PRÓTESIS AUDITIVAS hacer uso de estas nuevas tecnologías hace relativamente poco tiempo. Gracias al uso de estas prótesis y al trabajo y el esfuerzo realizado junto con una logopeda, esta población ha visto aumentada su nivel y calidad de vida. Es por tanto que debido al uso de estos nuevos avances tecnológicos, esta población ha sido capaz de realizar actividades diarias que, aunque sencillas para la población oyente, suponen un gran reto para la población sorda. Con ello queremos hacer referencia a actividades tan sencillas como poder realizar compras en pequeños comercios, pudiendo hablar con los propios dependientes de manera autónoma e independiente, conocer y mantener conversaciones con personas nuevas, escuchar música, ir al cine, y/o entender realidades de forma autónoma sin ayuda de intermediarios. Entendemos que las nuevas prótesis auditivas han resultado de gran relevancia entre esta población de cara a avanzar en la normalización de estas personas sordas en la sociedad en general y más en concreto en el entorno social en el que viven. 3.- REFERENCIAS Y FUENTES . -MONFORT, M., JUÁREZ, A., MARTÍNEZ, J., BARKER, N., BEMEJO, S., GASCÓN, R., MAZAGATOS, L., ONRRUBIA, E., y SÁNCHEZ, O. 2006. “Sordera y nuevas tecnologías”. Observatorio tecnológico. Ministerio de educación, cultura y deporte. Gobierno de España. -SHEKHAMWAT, GS. et al. 2013. International Journal of Audiology. - Estudio sobre la Lengua de Signos Española. III Congreso nacional de Lengua de Signos Española. Fundación CNSE. 2009. UNED. -Página WEB “Better Heairing Institute” http://www.betterhearing.org/hearing_loss/online_hearing_test/ Roberto Hernández Rivas Página 9

×