The american pitbull

560 views

Published on

0 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
560
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
183
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
2
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

The american pitbull

  1. 1. THE AMERICAN PITBULL
  2. 2. El Pitbull es una raza, no es una raza, es elnombre de un grupo en el que se mezclandeterminadas características compartidas pordeterminados perros… Uff, tanto se dice alrespecto y pocos son los que logran ponerse deacuerdo. ¿Lo cierto? Sí, lo cierto es que todasestas razas de aspecto similar, aunque algunascaracterísticas diferentes, tienen un ancestro encomún y un origen demasiado difuso paraexpresarlo de manera certera.
  3. 3. • ¿Los hechos? Se supone que el Pitbull tiene su origen en el Imperio Romano, o al menos lo tienen algunos de sus parientes que luchaban en los ejércitos de Roma. Tanta era su ferocidad y su desempeño al frente de las tropas, que estos canidos pasaron a formar parte de los espectáculos de divertimento para la sociedad de la época. “Pan y circo” para todos, y los perros luchando en la arena.
  4. 4. • Siguiendo con las suposiciones, de alguna manera, ejemplares de este tipo de perro sanguinario llegaron a Gran Bretaña y comenzaron a ser utilizados por los carniceros para manejar a los toros. Si traducimos la palabra “toro” del español al inglés, obtenemos un término que ha formado parte del nombre de esta y otras razas afines: “bull”. Conocidos como “bulldogs”, estos perros comenzaron a luchar contra los toros en peleas organizadas por sus dueños, para mostrar el desempeño de sus mascotas. En este punto debemos aclarar algo: el bulldog de aquellas épocas poco tiene que ver con el Bulldog Inglés actual. En cambio su fisonomía era muy similar a los Pitbulls que conocemos en estos tiempos, aunque eran mucho más grandes y feroces.
  5. 5. • A estos encuentros se los llamaban “bull-baitings” y tuvieron gran popularidad entre los siglos X y XVII. Además de los toros, el oso era uno de los oponentes preferidos por los seguidores de este sangriento “deporte”. Se cree que como muchos “criadores” de aquella época mantenían la discreción para no revelar cómo obtenían ejemplares tan grandes, fuertes y feroces, este secreto de sumario llevó a que no se pueda rastrear completamente el origen de este animal.• Por suerte, en 1835 el gobierno de Inglaterra prohíbe estas peleas. Pero la sed de sangre y acción no estaba acabada, y la nueva genialidad consistía en meter en una fosa a los animales para que luchen contra ratas. El que más ratas mataba en menos tiempo era el ganador. La palabra “fosa” en inglés se traduce como “pit”, de aquí la unificación para formar la palabra “pitbull”.
  6. 6. • La clandestinidad imperaba por aquella época, y rápidamente los antiguos organizadores encontraron otra manera de demostrar el coraje de sus perros, por lo que lograron hacerlos pelear entre ellos. Era el triunfador el que quedaba vivo. Este tipo de peleas era más simple de pasar desapercibida, pero para luchar en las mismas, se requerían perros más ligeros, aunque igualmente fuertes. En este punto hay muchas teorías circulando, sin embargo la más probable es la que asegura que para conseguir esta ligereza en los animales, se comenzaron a cruzar bulldogs con terriers, perros delgados y ágiles que se usaban para cazar bajo tierra, con el fin de que lograran introducirse en las madrigueras. De aquí surgiría la última palabra que compone el nombre oficial de estos perros: Pitbull Terrier.
  7. 7. • Debido a su relación con las peleas clandestinas, la American Kennel Club (AKC), una asociación prestigiosa que reunía a las razas de perros reconocidas hasta el momento, se niega a incluir al Pitbull en su lista. En reacción a su negativa, surge el United Kennel Club (UKC), que permitía anotar a todas aquellas razas excluidas de la otra asociación. En esa época el Pitbull Terrier pasó a ser la cara del escudo de esta organización.• Tuvieron que pasar muchos años para que la AKC sumara esta raza a sus filas; fue en la década del sesenta y lo inscribió con otro nombre, para evitar la relación con su mala reputación de antaño: American Staffordshire Terrier, en honor al condado inglés en donde esta raza se habría originado.
  8. 8. • Digamos entonces que por aquella época el mismo perro estaba inscripto con diferentes nombres, en dos asociaciones distintas. Pero con el paso del tiempo y las diferentes cruzas, el American Staffordshire Terrier llegó a diferenciarse del (ahora también) American Pitbull Terrier, aunque mucha gente, aún hoy en día, los confunda, y asocie estas dos razas y alguna más (como por ejemplo el Bull Terrier) bajo el simple nombre de “pitbulls”.

×