Presentacion

247 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
247
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
119
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Presentacion

  1. 1. Remedia WorkshopLos ecosistemas forestales en la captura y mitigación de CO2José Alberto PardosEl calentamiento global comienza a percibirse mediática y socialmente hacia lamitad del siglo pasado y se relaciona con el aumento de la concentración de CO2 enla atmósfera que, desde 265 ppm, al comienzo de la era industrial, se aupa hoy a 390ppm, valor no alcanzado en los últimos 800.000 años, y considerado el mayor driverdel cambio climático. En aquel entonces, hacia 1950, se empezó a hablar de losefectos negativos de los gases de efecto invernadero - GEI - si su concentraciónsuperaba ciertos límites, con lo que su beneficio se trastocaría en un calentamientoglobal excesivo para convertirse en amenaza para la vida en la biosfera, poniendo entela de juicio la teoría de Gaya de Lovelock y Margulis de la Tierra como sistemaautorregulado cuyas condiciones son favorables para la vida que en aquel momento lapueble.A tenor de estas percepciones la Ciencia del Clima cobra un fuerte impulsocon el desarrollo y aplicación de complejos modelos matemáticos para simular futurosescenarios y la extensión en número y precisión de las mediciones de los parámetrosclimáticos.En la transparencia (1) se hace referencia al sistema carbon tracker -rastreadorde carbono – (2010, 2011) puesto en marcha para cuantificar el balance atmosférico deemisiones y absorciones anuales de CO2. También figuran datos de House (2003) sobreel balance global; y en la parte inferior se muestra el desglose de la absorción de CO2en los ecosistemas terrestres y las sucesivas emisiones de carbono en la respiración,desfronde, descomposición y perturbaciones desde su absorción por los vegetales, traslas cuales se llega a una producción neta de ± 1 Gt año, que representaría la capacidadpotencial mundial de captura de carbono a largo plazo de los ecosistemas terrestres(Watson et al, 2000).La fijación del carbono en las plantas trascendió a su estudio en disciplinascomo Bioquímica, Fisiología Vegetal o Ecología, y la biomasa (con el 50% de su
  2. 2. peso seco en carbono) despertó un doble interés: como fuente de energía renovable -con la reversión a los viejos tiempos de sustitución de la leña por el butano- parareducir el consumo de combustibles fósiles, principales emisores del CO2 en su quema;y, por otra parte, interés por la condición de sumideros de carbono de las masasforestales, susceptibles por ello de mitigar el efecto de las emisiones, in crescendo,de CO2 a la atmósfera.El potencial mitigador de los bosques parece, en principio, importante. En latransparencia (2) figuran los valores de contenido en carbono fijado en la biomasaforestal en el mundo según FAO, y en España con datos de FAO, SECF y otros.Puede apreciarse, asimismo, que el potencial de mitigación es muy variablegeográficamente como reflejan los valores de contenidos medios en t/ha, en suelo yvegetación, con diferencias acusadas entre los valores medios de los diferentes biomas.Para la biomasa forestal existen también amplios rangos de variación, lo que tambiénse produce para la PPN y el secuestro anual de C.Los hechos y cifras mostrados han conducido a que los bosques y lasplantaciones forestales adquieran un protagonismo añadido al derivado de susconocidos servicios y beneficios y traducible en una puesta en valor susceptible decompensación dineraria como soporte de su necesaria conservación. Sin embargo,otras estimaciones califican la retención terrestre de carbono por los ecosistemasforestales sólo como solución parcial (se ha empleado la expresión ganar tiempo); yque no tiene sentido, se ha afirmado, basar todo el esfuerzo para mitigar los efectos delcambio climático en la utilización de estos sumideros, que pueden no ser tan eficientescomo alternativa en la mitigación de los efectos del cambio climático.Aún contando con la tasa de captura y el prolongado secuestro del carbonoque conlleva la longevidad de los árboles (prolongado en los productos manufacturadoscon madera) cabe preguntarse hasta que punto y en qué forma se pueden maximizarla producción (p.e. en madera) y la mitigación, o a qué opción, económica oecológicamente más rentable, debe encauzarse la gestión técnica. Cabe que el valordado a la mitigación de un monte no dependa estrictamente del carbono secuestradopor unidad de superficie, y que esta cifra se module en relación con los otros posibles
  3. 3. usos y beneficios del monte, entre los cuales en ciertos casos (al menos en el Sur deEuropa) el aprovechamiento maderero no figura como prioritario.En cualquier caso, la conservación de los bosques no está incluida en elMecanismo de Desarrollo Limpio del Protocolo de Kioto, aunque sí se reconoce elimportante valor de los bosques. Es el sector LULUCF (Land Use, Land UseExchange and Forestry) quien cubre el inventario de emisiones y retenciones de GEIderivadas del uso de la tierra, cambio de uso y actividades forestales. Y aunque en elacuerdo firmado por la Comisión en el pasado mes de Marzo se refuerza la capacidad delos bosques para preservar y capturar CO2 no se establece como objetivo la reducción(leamos mitigación) de emisiones en el sector LULUCF. Cabe añadir que aunqueCO2equiv, se usa, en ocasiones, como unidad para expresar el potencial de captura de CO2en una masa forestal, el concepto se refiere a la concentración de cualquiera de losgases GEI que dé lugar al mismo RF -forzamiento radiativo- del CO2 ( función de laconcentración atmosférica medida y de la concentración preindustrial) y que se utilizaen los mercados de carbono. También cabe aludir a que las emisiones de los GEI -metano en ganadería y óxido nitroso en agricultura - que no fueron objeto decompensación por créditos de carbono en Kioto, suponen cantidades importantes, quevan en aumento. En Europa, dichas emisiones son compensadas por la absorción deCO2 en los bosques y pastizales, con lo que el efecto invernadero de los GEI de labiosfera terrestre en Europa es casi neutro a pesar del secuestro de los bosques.A tenor de estos hechos y cifras, un sin fin de trabajos de investigación se handirigido al análisis de las condiciones de habitación de los bosques, actuales ypretéritas, en relación con cambios climáticos pasados (las llamadas cronosecuenciasdel clima); y, especialmente también, con la simulación de su comportamiento enescenarios climáticos futuros.Uno de los primeros pasos a indagar en ese papel mitigador se ha centrado enconocer los contenidos de carbono en suelo y vegetación y estimar la capacidad decaptura de CO2 por ha, así como su dinámica, temporal y espacial; lo que impulsará eltrabajo en las disciplinas necesarias para generar dichos conocimientos y a la postreredundará en mejor gestión técnica. Pero creo que la puesta en valor, en términosdinerarios, de los montes como herramientas de mitigación del carbono atmosférico va
  4. 4. a tener, per se, escaso recorrido. En cada país se asignan cupos de emisión de CO2 asus empresas y existe un comercio de derechos de emisión con créditos por toneladasde CO2 equiv , objeto de subastas con un volumen que determina la UE, pero en cuyocontexto no juegan ningún papel los bosques. Este comercio perderá fuelle cuando sedesarrollen nuevas tecnologías más eficaces y rentables en las que no se emita, o sereduzca la emisión, o se almacene el CO2 emitido.Los bosques seguirán inexorablemente secuestrando carbono de la atmósfera, siotros factores del medioambiente no lo dificultan; dicho secuestro será incluso mayor sila concentración en la atmósfera sigue aumentando, lo que al decir de los expertossucederá durante muchos años aunque se detuviesen las emisiones; pero creo que nadiepueda asegurar que dicha mayor captura va a reducir (mitigar) significativamente laconcentración global de CO2 en la atmósfera, lo que, si así fuera, concedería un valormás tangible a la mitigación.En líneas generales, pienso que la mitigación de carbono en el ámbito forestaldebe considerarse como un beneficio medioambiental adicional a sus reconocidosservicios ecológicos, económicos y sociales, a los que puede dar mayor valor, conimportantes repercusiones en la economía rural, en combinación con la biomasa comofuente de energía renovable; y usarse como estandarte político, autonómico en elámbito nacional, y nacional en el ámbito Europeo. De ello cabe obtener mayoresinversiones en los montes, en aras de su conservación y mejora selvícola, y, porsupuesto, en el de su mayor conocimiento científico. El mensaje puede tener respuestasmuy favorables en la Sociedad, en los Medios de Comunicación y como bandera queaúne ideologías diferentes.En la transparencia (3) se formulan una serie de preguntas sobre los diversosfactores y circunstancias que inciden en la capacidad de mitigación de los bosques.En la siguiente transparencia (4) se muestran los trabajos presentados en esteworkshop distribuidos en tres grupos según objetivos: captura de carbono y biomasa,contenido en carbono en el suelo y flujos de GEI y capacidad de mitigación antecambios en el clima. Cabe destacar la mayor presencia de trabajos en los dos primeros(13 de 17) frente a solo 4 sobre el previsible impacto y acciones a tomar ante cambiosen el clima, temas a los que pienso se debería prestar más atención.
  5. 5. A continuación, mediante las transparencias 5 a 13, se enumeran líneasactuales de trabajo que inciden en el papel de mitigación de los bosques y puedencontribuir a dar respuesta a las preguntas anteriormente formuladas: Biomasa y carbonoy sus implicaciones en la gestión forestal, El carbono orgánico en el suelo y flujos deGEI, Perspectivas ante el cambio climático y el incremento de CO2, Efectos einteracciones, Bosques y plantaciones y Mitigación y potencial económico ante elincremento de CO2.
  6. 6. A continuación, mediante las transparencias 5 a 13, se enumeran líneasactuales de trabajo que inciden en el papel de mitigación de los bosques y puedencontribuir a dar respuesta a las preguntas anteriormente formuladas: Biomasa y carbonoy sus implicaciones en la gestión forestal, El carbono orgánico en el suelo y flujos deGEI, Perspectivas ante el cambio climático y el incremento de CO2, Efectos einteracciones, Bosques y plantaciones y Mitigación y potencial económico ante elincremento de CO2.

×