Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Theresa May: zombi o ave fénix.

125 views

Published on

La semana transcurrida con tres sesiones parlamentarias en la cámara de los comunes británicas han supuesto un climax en la trayectoria del Brexit.

Published in: Economy & Finance
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Theresa May: zombi o ave fénix.

  1. 1. THERESA MAY: ¿ZOMBI O AVE FENIX? Manfred Nolte Los puertos de montaña, uno de los obstáculos más duros de vencer en la competición ciclista, se clasifican por categorías en función de su desnivel y dureza, esto es, según la altura alcanzada y la pendiente de las rampas. Concediéndonos la licencia de equiparar el debate parlamentario británico a las grandes pruebas deportiva sobre las dos ruedas, podríamos calificar la semana recién transcurrida como de etapa reina en el interminable ‘Tour’ del Brexit británico. Una etapa con tres puertos de primera categoría, uno de ellos, el segundo, de categoría especial. Los puertos se refieren, como es adivinable, a las sucesivas votaciones habidas en el Parlamento de Westminster: La primera referida a la propuesta de Theresa May acordada con la Unión Europea (UE) (martes 12) saldada con una sonora derrota; la segunda en relación a la posibilidad de un Brexit sin acuerdo (miércoles 13), votación superada a los puntos, con matices; y la tercera, la eventual petición de una prórroga para la fecha prevista de salida del 29 de marzo (jueves 14). Los comunes han respaldado por 412 a 202 esta última estrategia, que, en caso de resultar en un nuevo fracaso para la propuesta de la Señora May, supondría que la prórroga solicitada podría llegar hasta el 2020 o mas allá. No se ha obtenido acuerdo favorable para la convocatoria de un segundo referéndum. La elevación del segundo puerto a la ‘categoría especial’ obedece al heroísmo intelectual de la posición adoptada en la referida segunda votación. Léase enajenación, si se quiere, para mejor entender el alcance del vocablo ‘heroísmo’.
  2. 2. Se sometía a los parlamentarios la cuestión de asumir o no, en su caso, para el día 29 de marzo la posibilidad de una salida no consensuada con la UE, esto es, la eventualidad de un Brexit caótico o ‘duro’. Hemos visto al pelotón de sus señorías británicas retorcerse en su ascensión hacia una cima escarpada limitada por terraplenes sobrecogedores. Y así, aunque hayan rechazado mayoritariamente la decisión de una ruptura no consensuada (‘no-deal’) como opción en cualquier circunstancia, el margen de 4 votos se antoja tan exiguo, que al espectador imparcial aun le produce espanto pensar que más de un 45% de los representantes políticos del Reino Unido hayan votado en favor de una salida de la UE sin acuerdo, lo que ha quedado ya probado en todos los estudios acometidos sobre el tema como la antesala del suicidio económico. La conclusión es que dado que lo que buscan los partidarios del ‘leave’ es mera fantasía, ninguna versión racional logrará convencerles y siempre tendrán alguna excusa para oponerse a ella. Ahora, la nueva meta volante se sitúa en la votación del miércoles día 20. Lo que ya tenemos por cierto es que el Reino Unido pedirá una prórroga a la fecha teórica de salida del 29 de marzo, con independencia del resultado de las votaciones que tengan lugar ese día en la Cámara de los Comunes. Si la propuesta presentada por la Primera Ministra se aprobase el próximo miércoles, la extensión técnica llegaría hasta finales de junio para no interferir en las elecciones europeas. Si es rechazada por tercera vez, el retraso planteado sería previsiblemente mayor. En todo caso, la fecha inicial para el Brexit del 29 de marzo parece definitivamente descartada. La autoridad moral de Theresa May seriamente dañada se refuerza ligeramente después de que el intento de Parlamento de adjudicarse la gestión directa del Brexit en busca de alternativas viables haya fracasado, aunque haya sido por un puñado de votos. Al posarse la polvareda de los debates en la Cámara, surgen dos interrogantes inmediatos: si los líderes europeos, de los que se requiere una posición unánime, darán su visto bueno a la petición británica y en segundo lugar la fijación del plazo de la prórroga. El bloque europeo, bajo la férrea batuta de Michel Barnier ha hecho sus deberes y mantiene sus posiciones con la dignidad exigible. Por el contrario, el proceso de desanexión y salida y posterior ratificación parlamentaria se ha llevado penosamente por parte de los británicos. Enrique Feás lo resume en un tweet certero: “El Gobierno británico no había previsto el resultado del referéndum, ni el alcance de la cláusula ‘backstop’ irlandesa; tampoco había previsto el rechazo del acuerdo de salida, ni el dictamen Cox, ni la enmienda Spelman.” Lo que aun maravilla es que esta carrera tenga una meta definida de llegada. No por querer una cosa, o por creer en ella e insistir hasta la saciedad en que sea verdad, puede uno convertir la fantasía en realidad. He ahí la gran lección que nos está dictando el penoso proceso del Brexit británico. El argumentario del voto ‘leave’ sobre un Brexit rápido, simple, sin daños económicos o políticos colaterales, beneficioso en todos los aspectos, se ha reducido a una retahíla de medias verdades o mentiras, con su correspondiente desencanto.
  3. 3. Finalmente, puestos a ello, como predecir es gratis, la probabilidad de que la propuesta consensuada May-UE salga adelante el día 20 va ganando enteros, por mera reducción al absurdo. La prórroga larga no anticipa nada nuevo y solo agregaría más incertidumbre. No habría segundo referéndum y la prórroga se extendería solamente hasta finales de junio de este año. Salvo que la UE, esto es alguno o algunos de sus miembros, no concedan el aplazamiento solicitado.

×