Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Tsj regiones decisión locti ingresos brutos

395 views

Published on

Locti

Published in: Law
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Tsj regiones decisión locti ingresos brutos

  1. 1. 22/6/2015 TSJ Regiones ­ Decisión http://caracas.tsj.gob.ve/DECISIONES/2013/OCTUBRE/2101­31­AP41­U­2012­000295­1646.HTML 1/25 Tribunal Superior Séptimo de lo Contencioso Tributario de la Circunscripción Judicial del Área Metropolitana de Caracas  Caracas, treinta y uno (31) de octubre de dos mil trece (2013)  203º y 154°  SENTENCIA DEFINITIVA N° 1646  Asunto: AP41­U­2012­000295  “Vistos” con Informes de las partes.  En  fecha  15  de  junio  de  2012,  los  abogados  CARLOS  ENRIQUE  PAREDES  GOMERO  y MARJORIE MOSQUERA DÁVILA, venezolanos, mayores de edad, titulares de las cédula de identidad Nros V­13.380.169 y 14.558.170 e inscritos en el Inpreabogado bajo los Nros 54.297 y  108.219,  respectivamente,  actuando  en  su  carácter  de  apoderados  judiciales  de  la contribuyente EDITORIAL SANTILLANA S.A., Sociedad Mercantil, domiciliada en Caracas, e inscrita en el Registro Mercantil Primero de la Circunscripción Judicial del Distrito Capital y Estado Miranda, en fecha 14 de marzo de 1977, bajo el N° 06, Tomo 49­A, cuya última reforma se encuentra inscrita por ante el citado Registro, en fecha 07 de agosto de 2002, bajo el N° 51, Tomo  125­A­Pro,  e  inscrita  en  el  Registro  de  Identificación  Fiscal  (RIF)  N°  J­00105613­0, representación que consta en instrumento Poder autenticado por ante la Notaria Pública Cuarta del Municipio Sucre del Estado Miranda, en fecha siete (07) de junio de 2012, anotado bajo el N °  49,  Tomo  74,  de  los  libros  de  autenticaciones,  interpusieron  recurso  contencioso  tributario contra el Oficio N° 015­031, emitido el 23 de abril de 2012 por el Fondo Nacional de Ciencia y Tecnología (FONACIT) adscrito al Ministerio del Poder Popular para la Ciencia y Tecnología notificado en fecha en fecha 11 de mayo de 2012, mediante el cual el citado Ente, da respuesta a la consulta efectuada por la sociedad EDITORIAL SANTILLANA S.A; “respecto a la inclusión o  no  en  la  base  imponible  de  la  mencionada  contribución  de  las  devoluciones  de  ventas realizadas, así como lo referido a la incorporación en la determinación y pago del mencionado aporte en ciencia, tecnología e innovación de costos y deducciones de su actividad económica”, estableciendo  el  citado  ente  que  “independientemente  de  la  forma  comercial  que  libremente
  2. 2. 22/6/2015 TSJ Regiones ­ Decisión http://caracas.tsj.gob.ve/DECISIONES/2013/OCTUBRE/2101­31­AP41­U­2012­000295­1646.HTML 2/25 adopte  la  empresa  para  comercializar  sus  productos  al  realizar  las  ventas  y  registrarlas contablemente  se  genera  la  obligación  de  declararlas  como  ingresos  brutos,  aunque  con posterioridad la misma sea anulada por las devoluciones de mercancía.”  En esa misma fecha, se recibió la presente causa, y se le dio entrada el 22 de junio de 2012, ordenándose  notificar  a  los  ciudadanos  Procuradora  General  de  la  República,  a  la  Fiscal Trigésima  Tercera  del  Ministerio  Público,  y  al  Fondo  Nacional  de  Ciencia,  Innovación  y Tecnología (FONACIT).  El Presidente del Fondo Nacional de Ciencia, Innovación y Tecnología, fue notificado en fecha 09 de julio de 2012, la Fiscal Trigésima Tercera del Ministerio General de la República, fue notificada en fecha 13 de julio de 2012 y la Procuradora General de la República fue notificada en fecha 08 de agosto de 2012, siendo consignadas las boletas de notificación en fecha 09 y 13 de julio y 08 de agosto de 2012, respectivamente.  En  fecha  26  de  julio  de  2012,  la  abogada  Marjorie  Mosquera  Dávila,  ya  identificada,  en  su carácter de apoderada judicial de la recurrente, presentó Diligencia mediante la cual sustituye Poder, reservándose su ejercicio, en el ciudadano DAVID ENRIQUE LANDA RAMOS, titular de la cédula de identidad N° V­18.937.683, e inscrito en el inpreabogado bajo el N° 145.008.  En  fecha  25  de  julio  de  2012,  la  ciudadana  EGLYS  FERNANDEZ,  titular  de  la  cédula  de identidad  N°  6.517.376,  e  inscrita  en  el  inpreabogado  bajo  el  N°  114.513,  en  su  carácter  de apoderada judicial de FONACIT, presentó diligencia mediante la cual consignó el expediente administrativo correspondiente a EDITORIAL SANTILLANA S.A.  Mediante Sentencia Interlocutoria N° 147/2012 de fecha 10 de octubre de 2012, este Tribunal admitió el presente recurso en cuanto ha lugar en derecho y ordenó proceder a la tramitación y sustanciación correspondiente.  En fecha 29 de octubre de 2012, se recibió de la abogada Marjorie Mosquera Davila, inscrita en el  inpreabogado  bajo  el  N°  108.219,  en  su  carácter  de  apoderada  judicial  de  la  recurrente, Escrito de Promoción de Pruebas. Igualmente, consignó documentos originales para confrontar con las copias simples consignadas en el Escrito de Promoción de Pruebas, siendo agregados a los autos en fecha 30 de octubre de 2012.  Mediante  Sentencia  Interlocutoria  N°  171/2012  de  fecha  07  de  noviembre  de  2012,  se admitieron las pruebas documentales presentadas y se abrió el lapso de evacuación de pruebas de conformidad con lo establecido en el artículo 271 del Código Orgánico Tributario.  En fecha 22 de enero de 2013, la abogada Solymar Soler, inscrita en el inpreabogado bajo el N° 98.592,  en  su  carácter  de  apoderada  judicial  del  Fondo  Nacional  de  Ciencia,  Tecnología  e Innovación, por una parte; y por la otra, el abogado Carlos Enrique Paredes Gomero, inscrito en el  inpreabogado  bajo  el  N°  54.297,  en  su  carácter  de  apoderado  judicial  de  la  recurrente EDITORIAL  SANTILLANA  S.A;  presentaron  Escrito  de  Informes,  siendo  agregados  a  los autos en fecha 23 de enero de 2013. 
  3. 3. 22/6/2015 TSJ Regiones ­ Decisión http://caracas.tsj.gob.ve/DECISIONES/2013/OCTUBRE/2101­31­AP41­U­2012­000295­1646.HTML 3/25 En fecha 4 de febrero de 2013, el abogado Carlos Enrique Paredes Gomero, en su carácter de apoderado judicial de la recurrente, por una parte; y por la otra, la abogada Solymar Soler, en su carácter  de  apoderada  judicial  del  Fondo  Nacional  de  Ciencia,  Tecnología  e  Innovación, presentaron Escrito de Observaciones a los informes, siendo agregados a los autos en fecha 07 de febrero de 2013.  II  ANTECEDENTES  En fecha 26 de septiembre de 2007, la ciudadana Maria Jesús Abad, de nacionalidad peruana, titular  de  la  cedula  de  identidad  N°  E­84.482.279,  en  su  carácter  de  Directora  General  de EDITORIAL  SANTILLANA  S.A;  presentó  escrito  ante  el  Fondo  Nacional  de  Ciencia, Tecnología  e  Innovación  (FONACIT),  “a  los  fines  de  consultar  el  criterio  (…)  acerca  de  la incorporación de las devoluciones de ventas, en la base de cálculo de la obligación de aportar en ciencia  y  tecnología  prevista  en  la  Ley  Orgánica  de  Ciencia.  Tecnología  e  Innovación (LOCTI).”  En fecha 23 de abril de 2012, el Fondo Nacional de Ciencia y Tecnología (FONACIT), adscrito al Ministerio del Poder Popular para la Ciencia y Tecnología dictó acto administrativo contenido en el Oficio N° 015­031, notificado en fecha 11 de mayo de 2012, mediante el cual el citado Ente, dio respuesta a la consulta efectuada por la sociedad EDITORIAL SANTILLANA S.A., concluyendo que “en los casos de las devoluciones de ventas, como lo plantea el consultante así como en los descuentos por pronto pago o bonificaciones por rebaja por rebajas en ventas tales conceptos  no  podrán  ser  deducidos  de  los  ingresos  brutos  a  los  fines  del  calculo  de  la contribución  especial  establecida  en  los  artículos  24  y  26  de  la  Ley  Orgánica  de  Ciencia, Tecnología e Innovación por no estar expresamente establecida como deducible a los fines de determinar en este caso los ingresos brutos.”  Igualmente  en  el  citado  acto,  se  señaló  que “independientemente  de  la  forma  comercial  que libremente  adopte  la  empresa  para  comercializar  sus  productos  al  realizar  las  ventas  y registrarlas contablemente se genera la obligación de declararlas como ingresos brutos, aunque con posterioridad la misma sea anulada por las devoluciones de mercancía.”  III  ALEGATOS DE LA ACCIONANTE  1. De los hechos.  Los apoderados judiciales de la sociedad recurrente, señalan que “para la determinación y pago del aporte en ciencia y tecnología correspondiente al ejercicio 2011, SANTILLANA consideró ingresos  del  período  económico  2010  (año  base  del  ejercicio  2011),  por  la  cantidad  de Trescientos Millones Trescientos Sesenta y Seis Mil Ochocientos Diez Bolívares con 35/100 (Bs. 300.366.810,35) y asimismo devoluciones y descuentos de ese mismo período 2010, de Ciento  Setenta  y  Dos  Millones  Doscientos  Cuarenta  y  Ocho  Mil  Quinientos  Dieciocho Bolívares con 35/100 (Bs. 172.248.518,35), para un monto neto de Ciento Veintiocho Millones
  4. 4. 22/6/2015 TSJ Regiones ­ Decisión http://caracas.tsj.gob.ve/DECISIONES/2013/OCTUBRE/2101­31­AP41­U­2012­000295­1646.HTML 4/25 Ciento Dieciocho Mil Doscientos Noventa y Dos Bolívares con 00/100 (Bs. 128.118.292,00).”  Arguyen  que  “sobre  esta  última  cantidad  [su]  representada  procedió  a  la  aplicación  de  la alícuota del cero como cinco por ciento (0,5%) determinando por tanto un aporte en ciencia y tecnología  de  SEISCIENTOS  CUARENTA  MIL  QUINIENTOS  NOVENTA  Y  UN BOLÍVARES CON 46/100 (Bs. 640.591,46) que fue depositado en la cuenta del FONACIT el día 28 de diciembre de 2011 (…).”  Manifiestan  que  “en  fecha  06  de  enero  de  2012,  SANTILLANA  procedió  a  la  Solicitud  del Certificado de Solvencia LOCTI correspondiente al ejercicio 2011 (…) por ante el FONACIT”, y ante los requerimientos “el 27 de enero de 2012 SANTILLANA procedió a la presentación de escrito explicativo (…) en relación a la incorporación de las devoluciones y descuentos en la determinación y pago del aporte en ciencia y tecnología correspondiente al ejercicio 2011.”  Afirman  que  en  “respuesta  al  escrito  explicativo  consignado  por  ante  el  FONACIT,  ese organismo manifestó verbalmente su negativa a la emisión del Certificado de Solvencia LOCTI, en razón de que a su criterio, las devoluciones y descuentos no deben ser considerados a los fines del cálculo de los aportes en ciencia y tecnología.”  Señalan que “los funcionarios se negaron a emitir acta u oficio en el cual se señalará (sic) que expresamente  ese  criterio,  así  el  pretendido  cobro  del  diferencial  de  los  aportes  en  ciencia  y tecnología,  que  surgiría  de  la  no  incorporación  de  las  devoluciones  de  ventas  en  la  base  de cálculo de esos aportes; acta u oficio sobre el cual la empresa pudiera recurrir.”  Sostienen que ante esta negativa verbal, “SANTILLANA introdujo consulta formal por ante la Dirección  de  Consultoría  Jurídica  del  FONACIT,  para  que  (…)  mediante  una  respuesta  por escrito y expresa, confirmará (sic) el criterio sobre la exclusión de las devoluciones de ventas de la base de cálculo del aporte en ciencia y tecnología (…).”  Indican  que  “en  fecha  11  de  mayo  de  2012,  [su]  representada  fue  notificada  del  Oficio identificado con los números 015­031, (…) mediante el cual éste determinó su criterio en cuanto a la imposibilidad de incorporar las devoluciones de ventas en la base de cálculo de los aportes en  ciencia  y  tecnología,  según  su  interpretación  al  contenido  de  los  artículos  25  y  26  de  la LOCTI, así como del numeral 4 del artículo 2 del RLOCTI.”  Igualmente, señalan que “en fecha 29 de mayo de 2012, SANTILLANA procedió al pago bajo protesto del diferencial del aporte en ciencia y tecnología correspondiente al ejercicio 2011, por la cantidad de OCHOCIENTOS SESENTA Y UN MIL DOSCIENTOS CUARENTA Y DOS BOLÍVARES CON 59/100 (Bs. 861.242,59) que surge la aplicación del criterio administrativo explanado (…) en el Oficio 015­031 (…).”  2. Admisibilidad del Recurso Contencioso Tributario.  Alegan  que  “el  Oficio  identificado  con  los  números  015­031,  es  susceptible  de  nulidad,  en virtud  de  que  el  criterio  emanado  (…)  causa  un  perjuicio  a  SANTILLANA,  puesto  que  la
  5. 5. 22/6/2015 TSJ Regiones ­ Decisión http://caracas.tsj.gob.ve/DECISIONES/2013/OCTUBRE/2101­31­AP41­U­2012­000295­1646.HTML 5/25 condiciona a la emisión del Certificado de Solvencia LOCTI al pretendido pago de un supuesto diferencial del aporte en ciencia y tecnología efectuado por [su] representada para el ejercicio económico  2011  –equivalente  ese  diferencial  a  la  aplicación  del  0,5%  sobre  el  valor  de  las devoluciones de ventas reflejadas en le Declaración de Rentas del ejercicio 2010.”  En este sentido, arguyen que “el criterio que formuló el Ministerio del Poder Popular para la Ciencia, Tecnología e Innovación pretende ser vinculante, ya que en el supuesto de que [su] representada no hubiere acogido al criterio expresado en la consulta, relativo a la incorporación de  las  devoluciones  de  ventas  en  la  determinación  de  la  obligación  de  aportar  en  ciencia  y tecnología ni pague el supuesto diferencial de aporte para el ejercicio 2011, [su] representada no obtendría el Certificado de Solvencia LOCTI 2011, y estaría imposibilitada de realizar trámites indispensables para su actividad económica.”  3. Vicio de falso supuesto de derecho en la aplicación del artículo 2, numeral 4 del Reglamento de la Ley Orgánica de Ciencia, Tecnología e Innovación.  Arguyen  que  el  oficio  recurrido,  “se  encuentra  gravemente  viciado  de  nulidad,  por  falso supuesto de derecho en la aplicación del artículo 2 numeral 4 del RLOCTI “, por cuanto ese Ministerio  debió  señalar  en  el  referido  Oficio,  según  lo  previsto  en  el  RLOCTI,  que  los descuentos y las devoluciones de ventas, deben ser incorporados en la base de cálculo de la obligación de aportar en ciencia y tecnología.”  Aducen  que  de  acuerdo  con  el  artículo  2  del  Reglamento  de  la  Ley  Orgánica  de  Ciencia, Tecnología e innovación, “existe una definición autónoma de ‘ingreso bruto’ a los fines de la LOCTI, con incidencia en la determinación del aporte en ciencia y tecnología, entendiéndose como  ingresos  brutos  aquellos  proventos  económicos  que  percibía  la  empresa  obligada  al reporte aporte.”  Señalan  que  su  representada  es  “una  empresa  dedicada  principalmente  a  la  venta  de  textos escolares, y para ello cuenta con distribuidores en toda el país para la comercialización de esos textos.  Es  el  caso  que  SANTILLANA,  conjuntamente  con  cada  uno  de  los  distribuidores, proyectan  el  número  de  ejemplares  de  textos  educativos  que  este  último  podría  vender  a librerías,  instituciones  educativas  y  otros,  y  conforme  al  número  de  ejemplares  proyectados SANTILLANA procede a vender a crédito y por consiguiente, a facturar y enviar esos textos escolares. Esas ventas son registradas como ingresos brutos.”  Indican que “al mes de diciembre de cada año, los distribuidores evalúan el inventario de textos escolares  no  vendido,  y  que  fue  facturado  a  ellos  por  SANTILLANA,  y  proceden  a  su devolución  a  [su]  representada.  Cuando  ocurre  la  devolución  de  textos  escolares SANTILLANA,  emite  notas  de  crédito  por  valor  equivalente  al  precio  de  la  venta  de  los ejemplares devueltos, notas que se registran contablemente en la cuenta de devoluciones.”  Arguyen que en la determinación y pago del aporte en ciencia y tecnología correspondiente al ejercicio económico 2011, “procedió en atención a la definición de ‘ingreso bruto’, prevista en el artículo 2 numeral 4 del RLOCTI, según el cual se debe interpretar que las ventas devueltas no constituyen un provento económico para los obligados al aporte en ciencia y tecnología, y
  6. 6. 22/6/2015 TSJ Regiones ­ Decisión http://caracas.tsj.gob.ve/DECISIONES/2013/OCTUBRE/2101­31­AP41­U­2012­000295­1646.HTML 6/25 menos aun las devoluciones pueden ser equiparadas con las partidas de costos y deducciones, ­ cuya consideración en los ingresos brutos solo está restringida expresamente en el artículo 2 numeral 4 del RLOCTI.”  Aducen  que  “en  el  caso  concreto  sólo  constituirían  ‘ingresos  brutos’  aquellos  montos  que SANTILLANA facture a los distribuidores y que luego no sean objeto de devolución, por lo que la cuantificación de esos ingresos brutos se realiza con la consideración tanto de cuenta contable relativa a ingresos como de la cuenta de devoluciones.”  Sostienen que “cuando SANTILLANA factura la venta de textos educativos que finalmente no son vendidos por los distribuidores, éstos proceden a la devolución de esos ejemplares a [su] representada, quien anula esa venta mediante la emisión de notas de crédito”, por lo que “en el caso de los ejemplares no vendidos no hay ningún ‘provento económico’ “.  Afirman que “SANTILLANA consideró tanto el ingreso derivado de la facturación de textos educativos  menos  las  devoluciones,  sin  embargo,  [su]  representada  no  incorporó  en  la determinación  y  pago  del  aporte  en  ciencia  y  tecnología,  ningún  costo  ni  deducción  de  su actividad, tal y como lo prevé la definición de ‘ingreso bruto’ del RLOCTI.”  2.  Violación  del  Principio  de  Capacidad  Contributiva,  previsto  en  el  artículo  316  de  la Constitución.  Alegan que, “los ingresos provenientes de las ventas efectuadas por SANTILLANA menos las devoluciones de ventas, manifiestan la verdadera capacidad contributiva de [su] representada en la  determinación  y  pago  del  aporte  en  ciencia  y  tecnología,  por  lo  que  la  exclusión  de  esas devoluciones  en  la  pretendida  posición  del  FONACIT,  supuestamente  avalada  por  el  criterio manifestado  por  el  Ministerio  del  Poder  Popular  para  la  Ciencia,  Tecnología  e  Innovación, significa  una  arbitraria  incongruencia  entre  la  base  de  cálculo  del  aporte  que  forzosamente quiere imponer ese organismo y la que legítimamente debe corresponder, según lo previsto en el artículo  2  numeral  4  del  RLOCTI  y  asimismo  en  el  artículo  316  de  la  Constitución  de  la República.”  Sostienen  que  “el  principio  de  capacidad  contributiva  se  quiebra  cada  vez  que  en  el  sistema tributario venezolano se pretenden gravar manifestaciones de riqueza que no existen.”  En este orden, consideran que “cuando la LOCTI establece los ingresos brutos como base de cálculo  de  la  obligación  de  aportar  en  ciencia  y  tecnología,  deben  entenderse  como ingresos brutos aquellas contraprestaciones por las ventas de textos escolares y demás publicaciones que realiza SANTILLANA, o sea, el precio facturado a sus distribuidores (adquirente de los textos escolares y demás publicaciones).”  Arguyen que “por el contrario, no pueden integrar la base imponible de la obligación de aportar en ciencia y tecnología aquellas ventas anuladas por la devolución de textos y publicaciones, ya que en tal supuesto no hay ninguna manifestación de capacidad contributiva.” 
  7. 7. 22/6/2015 TSJ Regiones ­ Decisión http://caracas.tsj.gob.ve/DECISIONES/2013/OCTUBRE/2101­31­AP41­U­2012­000295­1646.HTML 7/25 Sostienen que esta situación “se puede evidenciar de la sola comparación del tratamiento de las ventas anuladas en el impuesto sobre actividades económicas, que se desprende de la normativa contenida en la Ley Orgánica del Poder Público Municipal.”  En este orden, señalan que el artículo 212 de la citada Ley, prevé “que la base imponible del impuesto sobre actividades económicas está constituida por los ingresos brutos efectivamente percibidos por las actividades económicas u operaciones cumplidas o que deben reputarse como ocurridas en la jurisdicción de un municipio.”  En este sentido, afirman que “en el impuesto sobre actividades económicas solo constituirán ingresos  brutos  aquellos  montos  que  efectivamente  sean  cobrados  por  el  contribuyente.  Ello significa  que  las  ventas  causadas  y  luego  anuladas  por  devolución  –y  por  supuesto­  nunca cobradas­, no constituirán nunca ingresos brutos para la determinación y pago de ese impuesto municipal.”  Arguyen que “cuando en el sistema tributario nacional es introducida una nueva obligación de índole tributaria, la cual particularmente se cuantifica sobre ingresos brutos, como es el caso del aporte  en  ciencia  y  tecnología,  la  misma  igualmente  está  regida  por  los  principios constitucionales de tributación, como es el caso del principio de capacidad contributiva.”  Por ello, consideran que “no es admisible que el aporte en ciencia y tecnología pretenda gravar ventas anuladas, que no constituye en lo absoluto una manifestación de capacidad contributiva”, por  lo  que  “es  evidente  la  trasgresión  del  principio  de  capacidad  contributiva,  cuando contrastamos el aporte en ciencia y tecnología con el impuesto sobre actividades económicas, que  igualmente  le  corresponde  una  base  imponible  representada  por  ingresos  brutos,  y  ese impuesto municipal excluye de su base imponible, las ventas anuladas por devolución, en virtud de  la  regulación  que  la  Ley  Orgánica  del  Poder  Público  Municipal  le  otorga  a  su  base  de calculo.”  IV  ALEGATOS  DE  LA  REPRESENTACION  DEL  FONDO  NACIONAL  DE  CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN (FONACIT)  La representación judicial del citado Organismo, arguye que en el Oficio recurrido “se analizó “la noción de ‘ingresos brutos’, a los fines de determinar la base imponible que debe tomarse en cuenta para realizar los aportes a la ciencia, tecnología e innovación, en virtud de la realización de  actividades  económicas  realizadas  en  el  territorio  nacional,  dando  así  cumplimiento  a  lo establecido en el artículo 26 de la ley ejusdem, y sosteniendo el criterio, de considerar ‘ingresos brutos  a  todos  aquellos  ingresos  obtenidos  por  cualquier  actividad  económica  que  realicen’, tomando como base el artículo 25 ejusdem, y el artículo 2 de su respectivo Reglamento.  Afirma que “analizado lo anterior se consideró, que las normas señaladas deben ser aplicadas de manera literal, o lo que es lo mismo, garantizando las verdaderas intenciones del legislador, y es evidente  que  el  legislador  fue  claro  al  establecer  que  para  calcular  el  aporte  a  la  ciencia, tecnología  e  innovación,  debe  tomarse  como  base  imponible  el  monto  obtenido  por  ingresos
  8. 8. 22/6/2015 TSJ Regiones ­ Decisión http://caracas.tsj.gob.ve/DECISIONES/2013/OCTUBRE/2101­31­AP41­U­2012­000295­1646.HTML 8/25 brutos, en ningún momento se refirió a los ingresos brutos, en ningún momento se refirió a los ingresos  netos  como  pretende  interpretarlo  la  parte  actora,  Sociedad  Mercantil  Editorial Santillana S.A.”  Por lo expuesto, ratifica “el criterio sostenido el cual consiste en que las devoluciones de ventas, descuentos por pronto pago o bonificaciones por rebajas en ventas no podrán se deducidos de los ingresos brutos al momento de determinar el aporte a realizar establecido en los artículos 25 y 26 de la Ley Orgánica de Ciencia, Tecnología e Innovación.  V  MOTIVACIONES PARA DECIDIR  Una vez efectuada la lectura del acto administrativo impugnado, de los alegatos expuestos por los  representantes  judiciales  de  la  accionante,  así  como  los  argumentos  invocados  por  la representante  del  Fondo  Nacional  de  Ciencia,  Innovación  y  Tecnología,  este  Órgano Jurisdiccional deduce que la controversia sometida a su consideración se centra en dilucidar los siguientes aspectos:  i) Punto Previo. De la admisibilidad del Recurso Contencioso Tributario.  ii)  Si  el  acto  administrativo  recurrido  está  viciado  de  falso  supuesto  de  derecho  por  errónea interpretación y aplicación del numeral 4 del artículo 2, del Reglamento de la Ley Orgánica de Ciencia, Tecnología e Innovación.  iii)  Si  el  acto  administrativo  recurrido  viola  el  Principio  Constitucional  de  Capacidad Contributiva.  Delimitada como ha sido la litis, este Tribunal entra a decidir en los términos siguientes:  Punto Previo.  De la Admisibilidad del Recurso Contencioso Tributario.  Como  punto  previo,  este  Tribunal  considera  necesario  analizar  la  admisibilidad  del  presente Recurso  Contencioso  Tributario,  en  virtud  que  el  acto  administrativo  recurrido,  trata  de  la respuesta dada por el Fondo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (FONACIT), a la consulta efectuada por el representante legal de la contribuyente EDITORIAL SANTILLANA S.A;  de  conformidad  con  lo  previsto  en  el  artículo  230  del  Código  Orgánico  Tributario,  y tomando  en  cuenta  que  el  artículo  235  eiusdem,  dispone  que  “No  procederá  recurso  alguno contra las opiniones emitidas por la Administración Tributaria en la interpretación de normas tributarias.”  En efecto, la empresa EDITORIAL SANTILLANA S.A; formuló la consulta en los siguientes términos:  “(…) es importante observar que, mi representada tiene el criterio fundamentado sobre la válida
  9. 9. 22/6/2015 TSJ Regiones ­ Decisión http://caracas.tsj.gob.ve/DECISIONES/2013/OCTUBRE/2101­31­AP41­U­2012­000295­1646.HTML 9/25 incorporación  de  las  devoluciones  de  ventas  en  la  determinación  y  pago  de  la  obligación  de aportar en ciencia y tecnología, tal y como expondremos en detalle en el punto II del presente escrito.  No  obstante,  mi  representada  quiere  conocer  el  criterio  de  Fondo  Nacional  de  Ciencia, Tecnología e Innovación (FONACIT) con respecto al asunto planteado, la incorporación de las devoluciones de ventas en la base de cálculo de la obligación de aportar en ciencia y tecnología, según  lo  previsto  en  el  artículo  2  numeral  4  del  Reglamento  Parcial  de  la  Ley  Orgánica  de Ciencia, Tecnología e Innovación referido a los aportes, el financiamiento y su Resultado, y la Ética en la investigación, Tecnología e Innovación (RLOCTI).  Hacemos  la  presente  consulta  en  virtud  de  que  SANTILLANA  solicitó  el  ‘Certificado  de Solvencia LOCTI’ correspondiente al ejercicio económico 2011, y no obstante haber pagado el aporte  en  ciencia  y  tecnología  al  cual  está  obligado,  y  de  haber  realizado  la  declaración informativa en ciencia y tecnología para ese período, funcionarios del área de recaudación han alegado  verbalmente  su  objeción  a  la  incorporación  de  las  devoluciones  de  ventas  en  la determinación y pago del aporte en ciencia y tecnología y no obstante no haber planteado ese criterio de forma escrita, han condicionado la emisión del Certificado de Solvencia LOCTI al análisis y decisión favorable sobre la inclusión de esas devoluciones de venta. (…).”  En  este  orden,  es  necesario  destacar  el  criterio  de  la  Sala  Político­Administrativa  de  nuestro Máximo Tribunal, sostenido en sentencia Nº 00259 de fecha veintiocho (28) de febrero del año 2008, en el que se estableció lo siguiente:  “(...)  Así, debemos comenzar por precisar que el acto administrativo objeto de debate deriva de la evacuación  de  una  supuesta  consulta  que  hiciera  la  sociedad  bancaria  recurrente  a  la Administración Tributaria. En este sentido, vale hacer algunas consideraciones a los efectos de la presente decisión.  La figura de la consulta prevista en el referido Código en su artículo 230, podrá ser utilizada ante la Administración Tributaria respecto a cualquier asunto dudoso, que le permita aclarar la relación  jurídico­tributaria  con  la  misma,  por  quien  tuviere  un  interés  personal  y  directo, siempre  que  en  forma  clara  y  precisa  exponga  los  elementos  constitutivos  que  la  motivan. Señala asimismo el aludido cuerpo normativo, en su artículo 235, que la consulta evacuada por la Administración Tributaria no esta sujeta a impugnación.  En lo que respecta a la recurribilidad de los actos administrativos, el citado Código establece en los  artículos  242  y  259,  que  los  mismos  serán  sujetos  a  impugnación  mediante  los  recursos jerárquico  y  contencioso  tributario,  cuando  se  trate  de  actos  de  efectos  particulares,  que determinen  tributos,  apliquen  sanciones  o  afecten  en  cualquier  forma  los  derechos  de  los administrados.  Ahora bien, siguiendo los presupuestos normativos precedentes, en principio, el acto derivado de una consulta tributaria no sería recurrible como expresamente lo consagra el citado artículo 235, cuando la finalidad de la misma proviene de la facultad consultiva de la Administración Tributaria,  vale  decir,  generada  de  un  pronunciamiento,  criterio  o  parecer,  según  la interpretación que le merezca a esa Administración, respecto de algún asunto que le ayude a
  10. 10. 22/6/2015 TSJ Regiones ­ Decisión http://caracas.tsj.gob.ve/DECISIONES/2013/OCTUBRE/2101­31­AP41­U­2012­000295­1646.HTML 10/25 clarificar su relación jurídico­tributaria (del contribuyente o administrado) con el sujeto activo de que se trate, en un determinado momento.  No obstante, en torno al caso de autos, se observa que el acto objeto de impugnación por parte de  la  mencionada  entidad  bancaria  se  corresponde  con  la  Comunicación  N° GR/DCB/IDB/2004­003052  de  fecha  24  de  mayo  de  2004,  emitida  por  la  Gerencia  de Recaudación  del  Servicio  Nacional  Integrado  de  Administración  Aduanera  y  Tributaria (SENIAT), en la que esa Gerencia da respuesta a una solicitud que aquélla le hiciera.  En  este  sentido,  pudo  advertir  este  Máximo  Tribunal,  una  vez  analizado  el  contenido  de  la aludida comunicación, así como de las defensas opuestas por los apoderados judiciales de la citada entidad financiera, pues no cursa en el expediente los términos en que fue formulada la señalada  solicitud,  que  dicha  entidad  bancaria,  tal  como  aparece  reseñado  por  la  propia Administración  en  la  misma  comunicación  impugnada,  solicita  que  las  cuentas  especiales  de intermediación  receptoras  de  los  fondos  que  pasaran  a  integrar  el  patrimonio  de  los Fideicomisos utilizados por esa entidad bancaria sean calificadas como exentas del Impuesto al Débito Bancario. (Resaltado de la Sala).  Así,  se  desprende  de  las  actas  procesales  que  la  opinión  requerida  estriba  en  la  solicitud  de calificación  y  registro  del  contribuyente  como  exento  de  la  obligación  tributaria,  respecto  al impuesto al débito bancario, como lo indicó la Administración al contestar la petición en ella formulada.  (…)  Ahora bien, el no otorgamiento de la calificación y registro de la exención solicitada, conforme lo prevé el mismo artículo 14 de la Ley de Reforma Parcial de la Ley que establece el Impuesto al  Débito  Bancario  (publicada  en  Gaceta  Oficial  N°  37.650  de  fecha  14  de  marzo  de  2003), excede el alcance de una consulta en los términos que lo establece el artículo 230 del vigente Código  Orgánico  Tributario,  pues  no  sólo  se  trata  de  conocer  la  forma  en  la  cual  la Administración Tributaria interpretará y aplicará una norma tributaria en un caso determinado, sino que la respuesta que dé a la petición que se le haga al respecto, afecta los derechos del administrado,  que  interpretando  estar  dispensado  del  pago  del  tributo  ocurre  ante  dicha Administración, para que se le otorgue la calificación y registro conforme lo prevé la respectiva normativa a los fines consiguientes, y quien aún estando exento por encontrarse en los supuestos de la Ley, de no requerir la referida calificación y registro incumpliría un deber formal, razón por la que sería sancionado de conformidad con las correspondientes disposiciones.  Por ello, juzga esta Sala que no se está frente a un acto de mero trámite cuya finalidad consiste en informar, como lo sostiene la representación fiscal, sino de una manifestación de voluntad de la Administración, aunque en forma muy simple, contrariamente a lo señalado por el a quo, pues se trata de la negativa de otorgar la certificación de exención solicitada, por cuanto supone dicha Administración  que  el  fideicomiso  no  se  encuentra  subsumido  dentro  del  término  de intermediación financiera, de acuerdo a la previsión de los artículos 14 y 15 de la ley que regula el impuesto al débito bancario, aplicable al presente caso. Así se declara.”  (…)  Se observa asimismo, en cuanto a la recurribilidad de los actos administrativos, que los artículos 242  y  259  del  citado  Código  Orgánico  Tributario  establecen  su  impugnación  mediante  los recursos jerárquico y contencioso tributario, cuando se trate de actos de efectos particulares, que determinen  tributos,  apliquen  sanciones  o  afecten  en  cualquier  forma  los  derechos  de  los administrados. 
  11. 11. 22/6/2015 TSJ Regiones ­ Decisión http://caracas.tsj.gob.ve/DECISIONES/2013/OCTUBRE/2101­31­AP41­U­2012­000295­1646.HTML 11/25 Ahora bien, visto que el acto objeto de impugnación no es de naturaleza consultiva, sino que efectivamente afectó el derecho a la calificación de exención solicitada por la contribuyente, procedía su impugnación mediante el recurso contencioso tributario interpuesto, como en efecto así lo afirmó antes esta alzada; en consecuencia, no resultan contradictorios los presupuestos contenidos en las señaladas normas. Así se declara.”  En el presente caso, observa esta juzgadora que en el Oficio N° 015­031 de fecha 23 de abril de 2012, la Administración Tributaria de FONACIT, dio respuesta a la consulta solicitada por la recurrente, en cuanto a la determinación de la base imponible para el calculo del aporte previsto en la Ley de Ciencia, Tecnología e Innovación, específicamente “la inclusión o no en la base imponible de la mencionada contribución de las devoluciones de ventas realizadas, así como lo referido  a  la  incorporación  en  la  determinación  y  pago  del  mencionado  aporte  en  ciencia, tecnología e innovación de costos y deducciones de su actividad económica.”  En respuesta a la consulta formulada, FONACIT luego de analizar el numeral 4 del artículo 2 del Reglamento eiusdem, estableció lo siguiente:  “Así  pues  hechas  las  anteriores  consideraciones  podemos  concluir  que  cuando  haya devoluciones  de  ventas,  descuentos  por  pronto  pago  o  rebajas  en  ventas,  tales  conceptos  se entienden como deducciones de los ingresos brutos del contribuyente.  Siendo los conceptos en análisis deducciones desde el punto de vista legal y contable de los ingresos brutos que constituye la base imponible de la contribución especial y no estableciendo la  Ley  que  regula  la  contribución  especial  la  deducción  expresa  de  tales  conceptos  en  la normativa  aplicable,  sino  que  por  el  contrario  expresamente  establece  en  el  numeral  4  del artículo  2°  del  Reglamento  de  la  Ley  Orgánica  de  Ciencia,  Tecnología  e  Innovación  que  se entiende por ingreso bruto los obtenidos ‘sin tomar en consideración los costos o deducciones en que  haya  incurrido  para  obtener  dichos  ingresos’,  se  debe  concluir  que  en  los  casos  de  las devoluciones de ventas, como lo plantea el consultante así como en los descuentos por pronto pago  o  bonificaciones  por  rebajas  en  ventas  tales  conceptos  no  podrán  ser  deducidos  de  los ingresos brutos a los fines del cálculo de la contribución especial establecida en los artículos 24 y  26  de  la  Ley  Orgánica  de  Ciencia,  Tecnología  e  Innovación  por  no  ser  estar  (sic) expresamente establecida como deducible a los fines de determinar en este caso los ingresos brutos.” (Énfasis añadido)  Sin embargo, llama la atención de esta Administración que la sociedad mercantil consultante, es decir,  la  contribuyente  Editorial  Santillana,  S.A;  señala  que  le  factura  a  sus  distribuidores vendiendo a crédito y estos a su vez realizan las ventas a librerías, instituciones educativas y otros sujetos. Para luego en el mes de diciembre de cada año, proceder los distribuidores (luego de  realizar  inventario)  a  realizar  la  devolución  de  los  textos  no  vendidos  a  los  sujetos  ya indicados, en este sentido se debe señalar que independientemente de la forma comercial que libremente  adopte  la  empresa  para  comercializar  sus  productos  al  realizar  las  ventas  y registrarlas contablemente se genera la obligación de declararlas como ingresos brutos, aunque con posterioridad la misma sea anulada por las devoluciones de mercancía.” (Énfasis añadido) 
  12. 12. 22/6/2015 TSJ Regiones ­ Decisión http://caracas.tsj.gob.ve/DECISIONES/2013/OCTUBRE/2101­31­AP41­U­2012­000295­1646.HTML 12/25 Así, observa este Tribunal que la respuesta de FONACIT a la consultante, va más allá de la interpretación  del  numeral  4  del  artículo  2  del  Reglamento  de  la  Ley  Orgánica  de  Ciencia, Tecnología  e  Innovación,  pues  de  la  lectura  y  análisis  del  Oficio  N°  015­031  recurrido,  se advierte  que  lo  manifestado  por  la  Administración  Tributaria  es  totalmente  vinculante  para Editorial  Santillana  S.A.,  visto  que  expresamente  se  le  indica  a  la  contribuyente  “que independientemente de la forma comercial que libremente adopte la empresa para comercializar sus  productos  al  realizar  las  ventas  y  registrarlas  contablemente  se  genera  la  obligación  de declararlas  como  ingresos  brutos,  aunque  con  posterioridad  la  misma  sea  anulada  por  las devoluciones de mercancía.”  Es decir, FONACIT en el Oficio recurrido, analiza la situación en particular planteada por el contribuyente,  estableciendo  un  criterio  vinculante  de  efectos  particulares,  que  afecta  sus derechos, por lo que el citado acto administrativo encuadra perfectamente en los supuestos de recurribilidad  de  los  actos  administrativos,  previstos  en  los  artículos  242  y  259  del  Código Orgánico  Tributario,  siendo  en  consecuencia  el  presente  Recurso  Contencioso  Tributario admisible. Así se declara.  ii.  Si  el  acto  administrativo  recurrido  está  viciado  de  falso  supuesto  de  derecho  por  errónea interpretación  y  aplicación  del  artículo  2,  numeral  4  del  Reglamento  de  la  Ley  Orgánica  de Ciencia, Tecnología e Innovación.  Los apoderados judiciales de la recurrente, alegaron que el “Oficio identificado con los números 015­031 de fecha 23 de abril de 2012 (…) se encuentra gravemente viciado de nulidad, por falso supuesto de derecho en la aplicación del numeral 4 del artículo 2 del RLOCTI”, por considerar que el criterio manifestado “respecto a la definición de ‘ingresos brutos’ estarían representados (…)  por  aquellas  ventas  causadas  no  obstante  que  hayan  sido  devueltas,  ignorando  que  la devolución significa el reverso de estas ventas ‘causadas’.“  Al respecto, la Sala Político­Administrativa del Tribunal Supremo de Justicia, ha señalado, ­ entre otras­ en Sentencia Nº 545 de fecha 23 de mayo de 2012, que el vicio de falso supuesto “ocurre  cuando  la  Administración,  al  dictar  un  acto  fundamenta  su  decisión  en  hechos, acontecimientos o situaciones que no ocurrieron u ocurrieron de manera diferente a aquella que el órgano administrativo aprecia, esto se entiende por falso supuesto de hecho, por otra parte, se está en presencia de un falso supuesto de derecho cuando los hechos que fundamenta la decisión de  la  Administración  existen,  se  corresponden  con  lo  sucedido  y  son  ciertos,  pero  la Administración al dictar el acto sancionatorio los subsume en una norma errónea o inexistente en  el  ordenamiento  jurídico,  lo  cual  incide  definitivamente  en  la  esfera  de  los  derechos subjetivos del administrado, lo que trae como consecuencia la anulabilidad del acto respectivo.”  Así,  en  el  presente  caso  se  observa,  que  en  el  acto  recurrido,  la  Administración  Tributaria, expresó:  “(…)  En virtud de lo anterior, una interpretación cónsona de la norma en referencia con la norma legal desarrolla (sic) en el mencionado reglamento, se debe concluir que se ratifica en primer lugar lo ya indicado en esta consulta referido a que se trata de un concepto de ingresos brutos globales,
  13. 13. 22/6/2015 TSJ Regiones ­ Decisión http://caracas.tsj.gob.ve/DECISIONES/2013/OCTUBRE/2101­31­AP41­U­2012­000295­1646.HTML 13/25 al establecerse en la norma reglamentaria que se trata de ingresos obtenidos “…por cualquier actividad  que  realicen…”,  lo  que  dicha  definición  de  ingresos  brutos  a  los  efectos  de  la aplicación del reglamento y de la ley que consagra la mencionada contribución especial, estará constituido por el monto de las ventas de bienes y servicios en general, de arrendamientos y de cualesquiera otros proventos, regulares o accidentales.  Establecido lo precedente, podemos disipar parte de las interrogantes presentadas en la presente consulta en el sentido de que mal puede interpretar con arreglo a la definición de ingreso bruto prevista  en  el  numeral  4  del  artículo  2°  del  Reglamento  de  la  Ley  Orgánica  de  Ciencia, Tecnología e Innovación que se trata de un concepto amplio de ingresos brutos a diferencia de que ocurre con otras leyes que consagra otros tributos que tienen como base imponible a los ingresos brutos, como el caso del impuesto Municipal de Actividades Económicas, que limita dicha noción a los ingresos brutos generados en el territorio del municipio y sólo aquellos que sean  producto  de  actividades  económicas  comerciales  e  industriales  que  sean  ‘efectivamente percibidos’  lo  cual  limita  dicho  concepto  a  los  efectos  de  dicho  tributo,  pero  que  en  modo alguno resulta aplicable a la base imponible de la contribución especial establecida en la Ley Orgánica de Ciencia, Tecnología e Innovación vigente.”  Por ello, cuando el numeral 4 artículo 2° del reglamento al definir los ingresos brutos, indica que ‘…sin tomar en consideración los costos o deducciones en que haya incurrido para obtener dichos  ingresos…’,  lo  que  expresamente  indica  dicha  norma  es  precisamente  que  al  no  ser tomadas en consideración no deben ser restadas de los ingresos brutos, los costos y deducciones en los que haya incurrido la empresa para obtener dichos ingresos.  (…)  Por otra parte, se debe señalar que tanto en la norma legal que consagra la base imponible del tributo  en  análisis,  como  la  norma  reglamentaria  que  define  a  los  efectos  del  mencionado reglamento  (…)  que  (sic)  debe  entenderse  como  ‘ingresos  brutos’,  no  se  hace  referencia  a ‘ingresos brutos percibidos’, como pareciera interpretar la contribuyente consultante, sino que se refiere  a  ingresos  brutos  obtenidos,  lo  cual  desde  ningún  punto  de  vista  resulta  semejante  o análogo. Al respecto, basta con señalar que contablemente un ingreso es percibido cuando es efectivamente cobrado durante el ejercicio fiscal (…).  respecto  a  la  inclusión  o  no  en  la  base  imponible  de  la  mencionada  contribución  de  las devoluciones de ventas realizadas, así como lo referido a la incorporación en la determinación y pago del mencionado aporte en ciencia, tecnología e innovación de costos y deducciones de su actividad  económica”,  estableciendo  que  “independientemente  de  la  forma  comercial  que libremente  adopte  la  empresa  para  comercializar  sus  productos  al  realizar  las  ventas  y registrarlas contablemente se genera la obligación de declararlas como ingresos brutos, aunque con posterioridad la misma sea anulada por las devoluciones de mercancía.”  Así  las  cosas,  durante  el  lapso  probatorio,  los  apoderados  judiciales  de  la  recurrente, promovieron pruebas documentales a los fines de desvirtuar el criterio de la Administración de
  14. 14. 22/6/2015 TSJ Regiones ­ Decisión http://caracas.tsj.gob.ve/DECISIONES/2013/OCTUBRE/2101­31­AP41­U­2012­000295­1646.HTML 14/25 FONACIT,  “en  cuanto  a  la  definición  de  ‘ingresos  brutos’,  al  considerar  que  la  misma comprende aquellas ventas causadas, no obstante que hayan sido devueltas, ignorando que la devolución significa el reverso de esas ventas ‘causadas’ y, asimismo demostrar la violación del principio de capacidad contributiva previsto en e artículo 316 de la Constitución (…).”  En este sentido, promovieron, ­entre otras­ las siguientes pruebas:  ­ Balance de Comprobación al 31 de diciembre de 2010, en el cual se reflejan las devoluciones y descuentos para el período 2010, por la cantidad de Bs. 172. 248.518,35)  ­  Contratos  de  Distribución,  suscritos  por  Editorial  Santillana  S.A;  con  las  empresas Distribuidoras, durante el año 2010.  ­  Notas  de  Crédito  emitidas  por  Editorial  Santillana  S.A;  a  nombre  de  la  sociedad  mercantil Distribuidora Rimecol C.A; por un valor equivalente al precio de venta y el correspondiente descuento  de  los  ejemplares  devueltos,  “a  efectos  de  ilustrar  la  documentación  de  las devoluciones.”  En  efecto,  en  los  Contratos  de  Distribución  suscritos  por  Editorial  Santillana  S.A,  con  las empresas distribuidoras, se señala:  “SÉPTIMA: Cortes de cuenta: LAS PARTES se obligan a hacer, al menos cuatro (4) cortes de cuenta para establecer el monto de las deuda acumulada. (…)  (…)  “NOVENA: Condiciones especiales. LAS PARTES convienen en lo siguiente:  1.  En  el  caso  de  las  ventas  realizadas  por  el  DISTRIBUIDOR  a  los  promotores  o  colegios designados  por  LA  EDITORIAL,  a  falta  de  pago  por  parte  de  estos,  y  una  vez  que  EL DISTRIBUIDOR entregue los documentos en los que conste la deuda, LA EDITORIAL emitirá una nota de crédito contra la factura siguiente a los fines de reembolsar a EL DISTRIBUIDOR dicho cargo.  2. Para el caso de lo previsto en Anexo A de este contrato, EL DISTRIBUIDOR se obliga a vender y distribuir LAS PUBLICACIONES a las personas señaladas, aplicando los porcentajes de descuento que respectivamente se señalan.  3. EL DISTRIBUIDOR dispondrá en sus instalaciones de un área para el uso de los promotores de LA EDITORIAL. LAS PARTES convendrán las condiciones de utilización.  4.  EL  DISTRIBUIDOR  conviene  en  reportar  el  15  de  noviembre  de  cada  año,  las  cuentas pendientes de los promotores, a los fines de su compensación por parte de LA EDITORIAL, con posterioridad  a  dicha  fecha,  las  cuentas  pendientes  no  reportadas  no  podrán  estar  sujetas  a reclamo por parte de EL DISTRIBUIDOR.  5.  Para  el  caso  de  las  devoluciones,  EL  DISTRIBUIDOR  se  obliga  a  indicar  y  motivar expresamente  las  causas  de  la  misma,  además  se  obliga  a  cumplir  las  condiciones  e instrucciones (empaque, presentación, listado) que al efecto le suministre LA EDITORIAL, para
  15. 15. 22/6/2015 TSJ Regiones ­ Decisión http://caracas.tsj.gob.ve/DECISIONES/2013/OCTUBRE/2101­31­AP41­U­2012­000295­1646.HTML 15/25 aceptar la devolución de LAS PUBLICACIONES. La devolución en condiciones no conformes a las instrucciones suministradas no será aceptada.”  Del análisis del Contrato supra parcialmente transcrito, se evidencia que la recurrente, vende a crédito  a  las  empresas  distribuidoras  sus  publicaciones,  para  ser  pagadas  mediante  cortes  de cuenta en forma progresiva, conviniendo efectuar descuentos y devoluciones en ventas. Así, una vez efectuada la devolución, la Editorial debe emitir una nota de crédito por el valor equivalente al precio de venta de las publicaciones devueltas y los descuentos correspondientes.  En este sentido, se evidencia que por la naturaleza de las operaciones de venta, al finalizar el ejercicio  fiscal,  no  hay  un  ingreso  efectivamente  percibido  por  parte  de  EDITORIAL SANTILLANA S.A, en virtud de las devoluciones en ventas y los descuentos.  Ahora bien, a los fines de dilucidar la problemática planteada, es necesario analizar el hecho generador  de  la  obligación  tributaria,  prevista  en  la  Ley  Orgánica  de  Ciencia,  Tecnología  e Innovación, la cual establece:  “Artículo 26. Proporción del aportante  Las personas jurídicas, entidades privadas o públicas, domiciliadas o no en la República que realicen actividades económicas en el territorio nacional aportarán anualmente un porcentaje de sus ingresos brutos obtenidos en el ejercicio económico inmediatamente anterior, de acuerdo con la actividad a la que se dediquen, de la siguiente manera:  1. Dos por ciento (2%) cuando la actividad económica sea una de las contempladas en la Ley para  el  Control  de  los  Casinos,  Salas  de  Bingo  y  Máquinas  Traganíqueles,  y  todas  aquellas vinculadas con la industria y el comercio de alcohol etílico, especies alcohólicas y tabaco.  2. Uno por ciento (1%) en el caso de empresas de capital privado cuando la actividad económica sea  una  de  las  contempladas  en  la  Ley  Orgánica  de  Hidrocarburos  y  en  la  Ley  Orgánica  de Hidrocarburos Gaseosos, y comprenda la explotación minera, su procesamiento y distribución.  3.  Cero  coma  cinco  por  ciento  (0,5%)  en  el  caso  de  empresas  de  capital  público  cuando  la actividad económica sea una de las contempladas en la ley Orgánica de Hidrocarburos y en la Ley  Orgánica  de  Hidrocarburos  Gaseosos,  y  comprenda  la  explotación  minera,  su procesamiento y distribución.  4. Cero coma cinco por ciento (0,5%) cuando se trate de cualquier otra actividad económica.  Parágrafo primero. Cuando el aportante desarrolle de forma concurrente varias actividades de las  establecidas  anteriormente,  calculará  su  aporte  aplicando  la  alícuota  más  alta  que corresponda a las actividades que desarrolle.  (…).”  Por su parte, el artículo 44 eiusdem establece, que a “los efectos de esta Ley, se entiende como grandes empresas aquellas que tengan ingresos brutos anuales superiores a cien mil unidades tributarias (100.000 U.T)” 
  16. 16. 22/6/2015 TSJ Regiones ­ Decisión http://caracas.tsj.gob.ve/DECISIONES/2013/OCTUBRE/2101­31­AP41­U­2012­000295­1646.HTML 16/25 Asimismo, el numeral 4 del artículo 2 del Reglamento de la Ley in commento, define como ingresos brutos “los beneficios o proventos económicos que obtiene la gran empresa o sujeto obligado e integrante del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, por cualquier actividad que realice, sin tomar en consideración los costos o deducciones en que haya incurrido para obtener dichos ingresos.”  Igualmente,  dispone  el  Reglamento  la  aplicación  supletoria  de  la  Ley  de  Impuesto  sobre  la Renta para la determinación del ingreso bruto gravable.” (Énfasis Añadido)  Así se observa que la citada obligación tributaria, tiene como base de cálculo los ingresos brutos obtenidos  por  el  sujeto  pasivo,  vale  decir  las  “grandes  empresas”,  en  el  ejercicio  económico anterior.  Ahora bien, a los fines de establecer el verdadero alcance de la base imponible del tributo en discusión,  y  determinar  si  en  efecto  la  Administración  Tributaria  de  FONACIT,  incurrió  en vicio de falso supuesto, es necesario analizar la situación planteada, partiendo de los Principios Constitucionales  Tributarios,  como  el  Principio  de  Legalidad,  previsto  en  el  artículo  317  de nuestra Carta Magna, que dispone que no pueden cobrarse impuestos, tasas ni contribuciones que no estén previstos en la Ley, desarrollado ampliamente en el artículo 3 del Código Orgánico Tributario, el cual señala:  Artículo 3: Sólo a las leyes corresponde regular con sujeción a las normas generales de este Código, las siguientes materias:  1. Crear, modificar o suprimir tributos, definir el hecho imponible, fijar la alícuota del tributo, la base de su cálculo e indicar los sujetos pasivos del mismo.  (…)  Parágrafo Segundo: En ningún caso se podrá delegar la definición y fijación de los elementos integradores del tributo así como las demás materias señaladas como de reserva legal por este artículo, sin perjuicio de las disposiciones contenidas en el Parágrafo Tercero de este artículo. (…) Énfasis añadido.  Como se desprende de las normas analizadas, en atención al Principio de Legalidad previsto en nuestra Carta Magna y desarrollado en el Código Orgánico Tributario, por actos de rango sub legal, no deberían establecerse definiciones de la base imponible que modifiquen o amplíen las previstas en la Ley que regule el tributo.  No  obstante,  en  el  presente  caso,  se  advierte  que  en  el  Reglamento  de  la  Ley  Orgánica  de Ciencia, Tecnología e Innovación, se estableció una definición de Ingresos Brutos, que amplía el alcance de la base imponible prevista en la Ley, al señalar que son “los beneficios o proventos económicos que obtiene la gran empresa o sujeto obligado e integrante del Sistema Nacional de Ciencia,  Tecnología  e  Innovación,  por  cualquier  actividad  que  realice,  sin  tomar  en consideración los costos o deducciones en que haya incurrido para obtener dichos ingresos.” 
  17. 17. 22/6/2015 TSJ Regiones ­ Decisión http://caracas.tsj.gob.ve/DECISIONES/2013/OCTUBRE/2101­31­AP41­U­2012­000295­1646.HTML 17/25 En  efecto,  el  pronunciamiento  emitido  por  FONACIT,  ante  la  consulta  efectuada  por  la contribuyente recurrente, proviene de la interpretación efectuada sobre la definición de ingresos brutos  establecida  en  el  citado  Reglamento,  concluyendo  que  se  “trata  de  un  concepto  de ingresos brutos globales, al establecerse en la norma reglamentaria que se trata de ingresos ‘… por cualquier actividad que realicen…’.”  Así, visto que la citada norma del Reglamento de la Ley Orgánica de Ciencia, Tecnología e Innovación,  es  violatoria  del  principio  de  legalidad  tributaria  prevista  en  el  artículo  317  de nuestra Carta Magna, en virtud que establece una definición de la base imponible que agrega elementos que no están previstos en la Ley, al señalar que los ingresos brutos que obtienen las empresas  no  toman  “en  consideración  los  costos  o  deducciones  en  que  haya  incurrido  para obtener dichos ingresos”; debe esta juzgadora pronunciarse sobre la desaplicación por control difuso de la constitucionalidad de la referida norma.  En  este  sentido,  debe  destacarse  el  criterio  reiterado  por  la  Sala  Constitucional  del  Tribunal Supremo de Justicia, expresado en Sentencia de fecha 15 de febrero de 2013, caso: CORIMON PINTURAS, C.A, en cuanto a la competencia de los Jueces, para ejercer el control difuso de la constitucionalidad.  “(…)  debe  esta  Sala  reiterar  que,  tal  y  como  se  estableció  en  sentencia  Nº  3.067  del  14  de octubre  de  2005,  caso:  “Ernesto  Coromoto  Altahona”,  el  artículo  334  de  la  Constitución atribuye a todos los jueces de la República la obligación de asegurar la integridad del Texto Fundamental,  siempre  dentro  del  ámbito  de  su  competencia  y  conforme  a  lo  previsto  en  el mismo. Dicho mandato se traduce en el deber de ejercer, aún de oficio, el control difuso de la constitucionalidad  de  las  leyes  o  normas  jurídicas,  a  fin  de  garantizar  la  supremacía constitucional y resolver, por esta vía, las disconformidades que puedan generarse en cualquier proceso,  entre  normas  legales  o  sublegales  y  una  o  varias  disposiciones  del  Texto Constitucional, debiéndose aplicar preferentemente, ante tal supuesto, las últimas.”  En efecto, el Artículo 334 de la Constitución, dispone:  “Artículo 334. Todos los jueces o juezas de la República, en el ámbito de sus competencias y conforme a lo previsto en esta Constitución y en la ley, están en la obligación de asegurar la integridad de esta Constitución.  En caso de incompatibilidad entre esta Constitución y una ley u otra norma jurídica, se aplicarán las disposiciones constitucionales, correspondiendo a los tribunales en cualquier causa, aún de oficio, decidir lo conducente.  Corresponde exclusivamente a la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia como jurisdicción constitucional, declarar la nulidad de las leyes y demás actos de los órganos que ejercen  el  Poder  Público  dictados  en  ejecución  directa  e  inmediata  de  la  Constitución  o  que tengan rango de ley, cuando colidan con aquella.”  Por su parte, el Código de Procedimiento Civil, establece:  “Artículo 20.­ Cuando la ley vigente, cuya aplicación se pida, colidiere con alguna disposición
  18. 18. 22/6/2015 TSJ Regiones ­ Decisión http://caracas.tsj.gob.ve/DECISIONES/2013/OCTUBRE/2101­31­AP41­U­2012­000295­1646.HTML 18/25 constitucional, los jueces aplicarán ésta con preferencia”  En efecto, de acuerdo con las normas transcritas y el criterio jurisprudencial expuesto, el control difuso de la constitucionalidad corresponde a todos los jueces del país, quienes tienen la facultad autónoma para desaplicar las normas inconstitucionales en los casos concretos sometidos a su conocimiento, con el fin de preservar la supremacía y estricta observancia de las disposiciones constitucionales.  En consecuencia, siendo evidente la inconstitucionalidad de la norma prevista en el numeral 4, del  artículo  2  del  Reglamento  de  la  Ley  Orgánica  de  Ciencia,  Tecnología  e  Innovación, publicada en Gaceta Oficial N° 39.795, de fecha 08 de septiembre de 2011; quien juzga, en ejercicio de la competencia atribuida en el artículo 334 de la Carta Magna y artículo 20 del Código de Procedimiento Civil, desaplica por control difuso de la constitucionalidad la citada norma. Así se declara.  No obstante la declaratoria anterior, y visto que el tema decidendum, es el alcance de la base imponible del tributo, establecida en la Ley in commento por “Ingresos Brutos”, y que en el Oficio recurrido, también la Administración Tributaria fundamenta su actuación sobre la norma prevista en el artículo 26 de la Ley eiusdem, debe esta juzgadora analizar el contenido de la citada norma, y la interpretación dada por la Administración Tributaria, a los fines de establecer si en efecto se incurrió en vicio de falso supuesto.  Así, advierte quien juzga que la Administración Tributaria de FONACIT, en el Oficio recurrido señala que “tanto en la norma legal que consagra la base imponible del tributo en análisis, como la norma reglamentaria que define a los efectos del mencionado reglamento de la Ley (,,,) que (sic)  debe  entenderse  como  ‘ingresos  brutos’,  no  se  hacen  (sic)  referencia  a  ‘ingresos  brutos percibidos’, (…) sino que se refiere a ingresos brutos obtenidos, lo cual desde ningún punto de vista resulta semejante o análogo. Al respecto basta con señalar que contablemente un ingreso es percibido cuando es efectivamente cobrado durante el ejercicio fiscal (…).”  Ahora  bien,  en  atención  a  lo  expuesto  por  la  Administración  Tributaria  y  a  los  fines  de establecer el verdadero alcance de la base imponible del comentado aporte, debe distinguirse el tratamiento contable de los ingresos brutos del tratamiento fiscal o tributario que se le de a los mismos.  Ello tomando en cuenta, que a efectos contables las empresas ciertamente deben realizar sus registros de acuerdo con los Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados, no obstante el tratamiento fiscal o tributario debe tomar en cuenta los Principios Constitucionales Tributarios de reconocimiento Universal, como son Legalidad, Capacidad Económica, Justicia Tributaria, No Confiscatoriedad del Tributo, entre otros.  Ahora bien, el artículo 26 de la Ley Orgánica de Ciencia, Tecnología e Innovación, no define con precisión el alcance de la base imponible, pues solo señala que la misma estará constituida por “un porcentaje de sus ingresos brutos obtenidos en el ejercicio económico inmediatamente
  19. 19. 22/6/2015 TSJ Regiones ­ Decisión http://caracas.tsj.gob.ve/DECISIONES/2013/OCTUBRE/2101­31­AP41­U­2012­000295­1646.HTML 19/25 anterior, de acuerdo con la actividad a la que se dediquen (…).” (Énfasis añadido)  Por tanto, al no haberse establecido claramente el alcance de la base imponible por el legislador, debe ser resuelto atendiendo a los criterios de interpretación de las normas tributarias, tal como lo prevé el artículo 5 del Código Orgánico Tributario vigente, el cual establece:  “Artículo 5. Las normas tributarias se interpretarán con arreglo a todos los métodos admitidos en derecho, atendiendo su fin y a su significación económica, pudiéndose llegar a los resultados restrictivos o extensivos de los términos contenidos en las normas tributarias.  Las  exenciones,  exoneraciones,  rebajas,  desgravámenes  y  demás  beneficios  fiscales  se interpretarán en forma restrictiva.”  Igualmente, el artículo 7, establece:  “Artículo 7. En las situaciones que no puedan resolverse por las disposiciones de este Código o de  las  leyes  se  aplicarán  supletoriamente  y  en  orden  de  prelación,  las  normas  tributarias análogas, los principios generales del derecho tributario y los de otras ramas jurídicas que más se avengan a su naturaleza y fines, salvo disposición especial de este Código.”  Al respecto, la Sala Político­Administrativa del Tribunal Supremo de Justicia, en sentencia Nº 02419 de fecha treinta (30) de octubre de 2001, sostuvo:  “Esta Sala, una vez precisado los alegatos de las partes en el caso que se examina, considera pertinente hacer las siguientes consideraciones.  Las normas tributarias se interpretan como todas las demás normas jurídicas, es por ello como lo afirma  el  profesor  Valdés  Costa,  la  doctrina  más  autorizada  sostiene  que  “...la  labor  del intérprete debe tener por exclusivo objeto determinar el verdadero significado de la norma. En este  propósito  podrá  utilizar  todos  los  métodos  admitidos  por  la  ciencia  jurídica,  llegar  a resultados extensivos o restrictivos del sentido gramatical de los vocablos utilizados en la ley en forma  impropia  o  imprecisa  y  colmar  los  vacíos  normativos  recurriendo  a  la  integración analógica...” (Curso de Derecho Tributario, Editorial Depalma. Temis y Marcial Pons, 1996).  Es el caso que esta posición fue acogida por nuestro Código Orgánico Tributario, en su artículo 6 el cual señala:  “Las normas tributarias se interpretarán con arreglo a todos los métodos admitidos en derecho, pudiéndose llegar a resultados restrictivos o extensivos de los términos contenidos en aquéllas.  La  disposición  precedente  es  también  aplicable  a  las  exenciones,  exoneraciones  y  otros beneficios.”  Ahora bien, el referido artículo desecha las antiguas teorías que pretendían asignarle un carácter especial a las normas tributarias que las hacían merecedoras de métodos también especiales de interpretación. Ello en virtud de que hoy en día se admite pacíficamente, que el contribuyente y el  Fisco  se  encuentran  en  un  mismo  plano  de  igualdad  y  su  interpretación  debe  hacerse  con
  20. 20. 22/6/2015 TSJ Regiones ­ Decisión http://caracas.tsj.gob.ve/DECISIONES/2013/OCTUBRE/2101­31­AP41­U­2012­000295­1646.HTML 20/25 arreglo a los métodos admitidos en derecho.  De esta manera, los métodos modernos reconocen que la interpretación de las normas jurídicas tienen  elementos  gramaticales,  lógicos  y  sistemáticos,  mediante  los  cuales  se  propende  a  la integración  de  todos  los  métodos  de  interpretación,  y  además,  debe  diferenciarse  entre  los métodos de interpretación y sus resultados, que pueden ser restrictivos, estrictos o extensivos. No  existen  métodos  de  interpretación  restrictivos  o  extensivos,  sino  que  lo  restrictivo  o extensivo, sería una consecuencia de aplicar algún método de interpretación.  Una vez establecido que el intérprete puede y debe utilizar todos los métodos a su alcance, debe esta Sala determinar si el tribunal a quo aplicó correctamente la normas jurídicas tributarias que regulan tanto el Impuesto sobre la Renta así como el Impuesto de Activos Empresariales, en referencia a la declaración consolidada de éste último.”  En efecto, los métodos de interpretación jurídica más conocidos y utilizados son el gramatical o literal, lógico, histórico, teleológico, empírico y sistemático, pudiendo incluso utilizarse más de un método para interpretar las normas, para llegar a resultados restrictivos o extensivos.  En el Método Sistemático, se considera que norma no es un mandato aislado, sino que responde al sistema jurídico normativo orientado hacia un determinado fin. Por tanto, siendo parte de este sistema, el significado y sentido de la norma jurídica podrá ser obtenido de los principios que inspiran ese sistema.  En el presente caso considera quien juzga, que la interpretación de las normas tributarias, y en específico  del  artículo  in  commento,  debe  realizarse  partiendo  del  análisis  de  los  Principios Constitucionales Tributarios. En este sentido, el artículo 316 de nuestra Carta Magna, consagra el Principio de Capacidad Contributiva, el cual establece:  “Artículo 316: El sistema tributario procurará la justa distribución de las cargas publicas según la  capacidad  económica  del  o  la  contribuyente,  atendiendo  al  principio  de  progresividad,  así como la protección de la economía nacional y la elevación del nivel de vida de la población; para ello se sustentará en un sistema eficiente para la recaudación de los tributos”.  Así,  la  sala  Político  Administrativa  del  Tribunal  Supremo  de  Justicia  en  sentencia  Nº  00946 dictada por en fecha primero (01) de agosto de 2012, ha destacado la vinculación del principio de  capacidad  contributiva  con  el  principio  de  no  confiscación  de  los  tributos,  entre  otros, señalando:  ”(…)  El  principio  de  capacidad  económica  se  encuentra  vinculado  a  los  derechos  de  libertad económica  y  de  propiedad,  contenidos  en  los  artículos  316  y  317  de  nuestra  Carta  Magna, transgresión  que  incide  directa  y  proporcionalmente  en  la  esfera  subjetiva  regulada  por  los artículos 112 y 115 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, cuyos textos resultan del siguiente tenor: 
  21. 21. 22/6/2015 TSJ Regiones ­ Decisión http://caracas.tsj.gob.ve/DECISIONES/2013/OCTUBRE/2101­31­AP41­U­2012­000295­1646.HTML 21/25 “Artículo 112.­ Todas las personas pueden dedicarse libremente a la actividad económica de su preferencia, sin más limitaciones que las previstas en esta Constitución y las que establezcan las leyes, por razones de desarrollo humano, seguridad, sanidad, protección del ambiente u otras de interés  social.  El  Estado  promoverá  la  iniciativa  privada,  garantizando  la  creación  y  justa distribución  de  la  riqueza,  así  como  la  producción  de  bienes  y  servicios  que  satisfagan  las necesidades de la población, la libertad de trabajo, empresa, comercio, industria, sin perjuicio de su facultad para dictar medidas para planificar, racionalizar y regular la economía e impulsar el desarrollo integral del país.”  “Artículo 115.­ Se garantiza el derecho a la propiedad. Toda persona tiene derecho al uso, goce, disfrute  y  disposición  de  sus  bienes.  La  propiedad  estará  sometida  a  las  contribuciones, restricciones  y  obligaciones  que  establezca  la  ley  con  fines  de  utilidad  pública  o  de  interés general. Sólo por causa de utilidad pública o interés social, mediante sentencia firme y pago oportuno  de  justa  indemnización,  podrá  ser  declarada  la  expropiación  de  cualquier  clase  de bienes”.  A tal efecto, sostiene la representación judicial de la recurrente que la determinación del tributo por parte de la Administración Tributaria Municipal viola los principios de no confiscatoriedad del tributo y capacidad contributiva.  El mencionado artículo dispone lo siguiente:  “Artículo 316: El sistema tributario procurará la justa distribución de las cargas públicas según la  capacidad  económica  del  o  la  contribuyente,  atendiendo  al  principio  de  progresividad,  así como la protección de la economía nacional y la elevación del nivel de vida de la población, y se sustentará para ello en un sistema eficiente para la recaudación de los tributos.”  La citada disposición consagra el denominado principio de capacidad contributiva, que alude, por una parte, a la aptitud para concurrir con los gastos públicos y, por otra, a la capacidad económica de los contribuyentes como medida concreta de distribución de las cargas tributarias. Asimismo, esta capacidad comporta una doble condición que se traduce como causa del deber de contribuir, visto que todo tributo debe obedecer a una determinada capacidad contributiva, y como  un  límite  al  deber  de  sostenimiento  de  las  cargas  públicas  en  aras  de  justicia  y razonabilidad  en  la  imposición.  Tal  capacidad  se  manifiesta  a  través  de  los  índices  o presupuestos  reveladores  de  enriquecimientos  idóneos  para  concurrir  a  los  referidos  gastos, siendo  uno  de  los  principales  la  obtención  de  rentas  que  resulten  gravables  de  acuerdo  a  la respectiva normativa legal.  Conforme a la no confiscatoriedad del tributo, aprecia este Supremo Tribunal que su concepción encuentra fundamento en la inviolabilidad del derecho de propiedad por vía de una tributación desproporcionada y fuera del contexto de la capacidad para contribuir con las cargas públicas; tal postulado se concibe como un límite a la imposición desproporcionada y como una garantía a la  propiedad  de  los  particulares.  Ello  es  así,  visto  que  si  bien  el  derecho  individual  a  la propiedad  queda  sujeto  a  determinadas  limitaciones  impuestas  por  el  propio  ordenamiento jurídico, en atención a fines relativos a la función social, la utilidad pública y el interés general, tales restricciones deben entenderse respetando el propio derecho constitucional, sin vaciarlo de contenido. 
  22. 22. 22/6/2015 TSJ Regiones ­ Decisión http://caracas.tsj.gob.ve/DECISIONES/2013/OCTUBRE/2101­31­AP41­U­2012­000295­1646.HTML 22/25 En  el  estricto  ámbito  impositivo,  la  confiscatoriedad  de  un  tributo  supone  la  apropiación indebida de los bienes del contribuyente por parte del Estado, en virtud de la aplicación de una determinada normativa que desborda los límites de la razonabilidad por lo exagerado y grosero de su cuantía, en abierto detrimento de la capacidad de los particulares para contribuir con las cargas  fiscales.  Así,  para  determinar  el  efecto  confiscatorio  de  un  tributo  se  impone  precisar hasta  qué  límites  puede  llegar  la  tributación  para  no  afectar  la  capacidad  contributiva  de  los particulares y el derecho de propiedad de éstos.  Así, una vez efectuado el análisis del expediente, pudo esta Sala advertir que la parte recurrente se limitó a exponer a lo largo de su escrito recursorio, una serie de alegaciones y afirmaciones sobre la aplicación del artículo 316 del texto constitucional, sin probar de manera fehaciente en qué forma viola su capacidad económica. (Vid. sentencia N° 05656 del 21 de septiembre de 2005, caso: Cartonajes Florida, S.A., ratificada en el fallo N° 02431 de fecha 7 de noviembre de 2006, caso: Tovar Compañía Anónima, (TOVARCA)). Así se decide.  Por lo tanto, no quedó demostrado en autos la violación de los principios de no confiscatoriedad del tributo y de capacidad contributiva alegado por la contribuyente. Así se declara.  En efecto, tal como lo ha expresado la Sala Político­Administrativa del Máximo Tribunal, la violación del Principio de no confiscatoriedad se materializa, cuando la tributación impuesta es desproporcionada, irracional, excesiva y fuera del contexto de la capacidad contributiva, lo que conlleva a que el Estado se apropie de los bienes del particular, lesionando con ello el derecho de propiedad.  Así,  la  base  imponible  que  se  establezca  en  la  Ley  tributaria,  debe  ser  representativa  de  la capacidad económica del sujeto incidido por el tributo, es decir, no puede el legislador exceder los límites cuantitativos y cualitativos de la potestad tributaria. Al respecto, sostienen Sánchez, Viloria  y  Fraga  (2005)  en  su  obra  El  Impuesto  a  las  Actividades  Economicas  de  Industria  y Comercio, sostienen que la base imponible “representa uno de los datos esenciales a consultar a los  fines  de  determinar  hasta  donde  una  exacción  es  razonable  y  proporcionada  y,  por  el contrario, cuando la misma se torna confiscatoria.”  En el mismo orden, Ferreiro Lapatza, (2005), citado por Sánchez, Fraga y Vitoria sostiene:  “(…) podemos definir la base imponible como la dimensión o magnitud de un elemento del presupuesto  objetivo  del  hecho  imponible  que  se  juzga  como  determinante  de  la  capacidad contributiva relativa (…) la base es siempre la dimensión o magnitud de un elemento integrante del hecho imponible (…).”  Igualmente, los precitados autores señalan que “el hecho imponible debe ser siempre reducible a una expresión numérica que lo convierta en expresión económica de la parte de riqueza con la cual las personas deben soportar el gasto público. Para que eso sea razonablemente cierto, el legislador  debe  encontrar  una  congruente  vinculación  entre  la  acción  del  destinatario  legal tributario previamente hipotetizada en la norma y el importe del tributo que debe pagar ante la realización de esa acción.” (p.128) 
  23. 23. 22/6/2015 TSJ Regiones ­ Decisión http://caracas.tsj.gob.ve/DECISIONES/2013/OCTUBRE/2101­31­AP41­U­2012­000295­1646.HTML 23/25 Ahora  bien,  en  el  caso  en  análisis,  la  base  del  tributo  previsto  en  el  artículo  26  de  la  Ley Orgánica  de  Ciencia,  Tecnología  e  Innovación,  está  conformada  por  “los  ingresos  brutos obtenidos  en  el  territorio  nacional”,  por  las  empresas  contribuyentes,  no  obstante,  a  efectos tributarios debe determinarse cual es el alcance de la expresión “ingresos brutos”, de tal manera que  su  efecto  no  se  torne  violatorio  de  los  principios  constitucionales  tributarios,  tal  como anteriormente sucedió con el denominado Impuesto de Patente de Industria y Comercio, hoy Impuesto a las Actividades Económicas de Industria, Comercio y Servicios.  En  efecto,  el  impuesto  municipal  en  referencia,  generó  diversas  discusiones  doctrinales  y jurisprudenciales,  en  virtud  que  los  Municipios  acogiendo  un  criterio  netamente  contable, efectuaban determinaciones incorrectas, ­tal como lo sostienen los autores ut supra­ “al incluir en la base imponible del mismo, ingresos accidentales o eventuales o sin relación alguna con la actividad  habitual  o  el  giro  comercial  propio  del  contribuyente  respectivo”,  lo  cual  fue solucionado por la Ley Orgánica del Poder Público Municipal, al disponer lo siguiente:  Artículo 210. La base imponible del impuesto sobre actividades económicas está constituida por los ingresos brutos efectivamente percibidos en el período impositivo correspondiente por las actividades económicas u operaciones cumplidas en la jurisdicción del Municipio o que deban reputarse como ocurridas  en esa jurisdicción de acuerdo con los criterios previstos en esta Ley o en los  acuerdos o convenios celebrados a tales efectos.  Artículo 211. Se entiende por ingresos brutos, todos los proventos o caudales que de manera regular reciba el contribuyente o establecimiento permanente por  causa relacionada con las actividades económicas gravadas, siempre que no se esté obligado a restituirlo  a  las  personas  de  quienes  hayan  sido  recibidos  o  a  un  tercero  y  que  no  sean consecuencia de un préstamo o de otro contrato semejante. (Énfasis añadido)  En este mismo orden, el autor Argentino Enrique Bulit Goñi, citado por la doctrina patria ut supra, en comentarios al impuesto a los ingresos brutos argentino, advierte:  “La noción de ingreso bruto es, de por sí, amplísima e irrestricta; si ella no hubiese sido objeto de ningún tipo de condicionamientos, su inteligencia natural conduce a englobar en ella todas las sumas que ingrese el sujeto por cualquier concepto, de manera transitoria o definitiva, para sí o para ser entregadas a otros, etc. Pero esa no es la noción, y nunca lo fue, a que hace referencia el impuesto que tratamos, como pauta para la medición de la importancia de la actividad cuyo ejercicio grava (…).”  Asimismo,  Sánchez,  Viloria  y  Fraga  (2005)  respecto,  a  la  base  imponible  del  Impuesto Municipal sobre Actividades Económicas, sostienen:  “La  base  imponible  en  el  IMAE  no  incluye  los  ingresos  brutos  que  el  contribuyente  esté obligado  a  restituir  por  cualquier  causa  a  las  personas  de  quienes  los  haya  recibido  o  a  un tercero,  ni  tampoco  a  aquellos  que  son  consecuencia  de  un  préstamo  o  de  otro  contrato semejante. Es lógico que así sea porque aun cuando tales proventos pueden ser considerados
  24. 24. 22/6/2015 TSJ Regiones ­ Decisión http://caracas.tsj.gob.ve/DECISIONES/2013/OCTUBRE/2101­31­AP41­U­2012­000295­1646.HTML 24/25 desde el punto de vista contable como ingresos brutos, no pueden ser en cambio gravables con tributo  alguno  porque  no  constituyen  manifestaciones  de  capacidad  contributiva  del  sujeto pasivo respectivo.”  En  este  sentido,  haciendo  una  análisis  comparativo  del  comentado  impuesto  municipal  sobre Actividades Económicas de Industria, Comercio y Servicios, considera esta juzgadora que en el presente caso, vale decir, a efectos de la contribución prevista en la Ley Orgánica de Ciencia, Tecnología e Innovación, la noción de ingresos brutos debe interpretarse, ­tal como se indicó supra­ en respeto a los postulados constitucionales de la tributación, y no soportado en la noción meramente contable del ingreso bruto.  En  consecuencia,  la  base  imponible  del  citado  tributo,  no  debe  incluir  los  ingresos  que  el contribuyente  esté  obligado  a  restituir  por  cualquier  causa,  ni  cualquier  otro  ingreso  no efectivamente devengado en el ejercicio económico, por cuanto no constituyen manifestaciones de capacidad contributiva del sujeto pasivo, aun cuando tales proventos deban ser considerados y registrados desde el punto de vista contable como ingresos brutos. Así se declara.  Por  todo  lo  expuesto,  esta  juzgadora  sostiene  que  la  Administración  Tributaria  del  Fondo Nacional  de  Ciencia,  Tecnología  e  Innovación,  fundamentó  su  actuación  en  una  errada interpretación de las normas analizadas supra, al considerar en el Oficio N° 015­031 que “las devoluciones de ventas, como lo plantea el consultante así como en los descuentos por pronto pago  o  bonificaciones  por  rebajas  en  ventas  tales  conceptos  no  podrán  ser  deducidos  de  los ingresos brutos a los fines del cálculo de la contribución especial establecida en los artículos 24 y  26  de  la  Ley  Orgánica  de  Ciencia,  Tecnología  e  Innovación  por  no  ser  estar  (sic) expresamente establecida como deducible a los fines de determinar en este caso los ingresos brutos.” (Énfasis añadido)  Por tanto, al configurarse el vicio de falso supuesto, se declara de conformidad con lo previsto en  el  artículo  259  de  la  Constitución  Bolivariana  de  Venezuela,  la  nulidad  absoluta  del  acto administrativo recurrido. Así se decide.  En  atención  a  la  declaratoria  anterior,  se  considera  inoficioso  conocer  del  segundo  aspecto dilucidado como es la violación del principio de capacidad contributiva, lo cual además que ya fue tratado en la declaratoria anterior. Así se decide  VI  DECISIÓN  Por las razones precedentemente expuestas, este Tribunal Superior Séptimo de lo Contencioso Tributario  de  la  Circunscripción  Judicial  del  Área  Metropolitana  de  Caracas,  declara  CON LUGAR el Recurso Contencioso Tributario interpuesto por los abogados CARLOS ENRIQUE PAREDES GOMERO y MARJORIE MOSQUERA DÁVILA, venezolanos, mayores de edad, titulares  de  las  cédula  de  identidad  Nros  V­13.380.169  y  14.558.170  e  inscritos  en  el Inpreabogado  bajo  los  Nros  54.297  y  109.219,  respectivamente,  actuando  en  su  carácter  de apoderados judiciales de la contribuyente EDITORIAL SANTILLANA S.A. En consecuencia: 
  25. 25. 22/6/2015 TSJ Regiones ­ Decisión http://caracas.tsj.gob.ve/DECISIONES/2013/OCTUBRE/2101­31­AP41­U­2012­000295­1646.HTML 25/25 1. Se ANULA, el acto administrativo contenido en el Oficio N° 015­031 de fecha 23 de abril de 2012,  suscrito  por  el  Presidente  del  Fondo  Nacional  de  Ciencia,  Tecnología  e  Innovación, adscrito al Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación.  No se condena en costas procesales a la República, en virtud del criterio establecido por la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, en Sentencia N° 1238 del 30 de septiembre de 2009, Caso: Julián Isaías Rodríguez Díaz.  Publíquese,  regístrese  y  notifíquese  la  presente  sentencia  a  la  Procuraduría  General  de  la República, de conformidad el artículo 86 de la Ley Orgánica de la Procuraduría General de la República,  al  Fondo  Nacional  de  Ciencia,  Tecnología  e  Innovación.  De  igual  forma,  con fundamento  en  lo  establecido  en  el  parágrafo  primero  del  artículo  277  del  Código  Orgánico Tributario, notifíquese al Fiscal General de la República, así como y la recurrente EDITORIAL SANTILLANA S.A.  Se advierte a las partes que, por la naturaleza del fallo, esta sentencia admite apelación.  Dada,  firmada  y  sellada  en  la  Sala  de  Despacho  del  Tribunal  Superior  Séptimo  de  lo Contencioso Tributario, en Caracas, a los treinta y un (31) días del mes de octubre de dos mil trece (2013). Años 203° de la Independencia y 154° de la Federación.  La Juez,  Lilia María Casado Balbás  El Secretario,  José Luís Gómez Rodríguez  En horas de despacho de hoy treinta y uno (31) del mes de octubre de dos mil trece (2013), siendo las tres y veintidós de la tarde (3:22 p.m.), se publicó la anterior sentencia.  El Secretario,  José Luís Gómez Rodríguez  Asunto Principal: AP41­U­2012­000295 

×