ILUSTRACION PERUANAPontificia Unversidad Católica del Perú
Cincuenta y dos ReflexionesSobre el Perú                      n país es, en buena cuenta, su conciencia reflexiva. Lo que ...
Nota preliminarFrancisco Sagasti, Max Hernández y Cristóbal Aljovín, en su agotadora tareade seleccionar los libros que, a...
familiarizar a los lectores con las ideas que consideramos necesarias para entender al Perú deprincipios del siglo XXI.   ...
IndiceCapítulo I:EL PERÚ ACTUAL Y EL MUNDO PREHISPÁNICO....................................                           11Lo...
Capítulo VI:LA IMPRONTA INDÍGENA ................................................................. 119Tempestad en los And...
n abismo se abre entre nosotros y el denso misterio del cual el                                                           ...
Capítulo I:El Perú actualy el mundoprehispánico
Luis Lumbreras                                                             uando se ingresa al templo de Chavín, se       ...
Los dioses de Chavínsocial; más bien que científicos en posesión de cono-     más bien mayor que a los campesinos; por eso...
Luis Lumbrerasnal y permitieron el descubrimiento de nuevos re-         ses en todas direcciones y con ellos seguramentecu...
Los dioses de ChavínEl mensaje de las piedras                                  mas del dios están esculpidas, figuradas. L...
Franklin Pease                                                                  os especialistas en arqueología andi-     ...
El Tawantinsuyu, los Andes y su historiaétnicas, y entre ellas y los incas del Cuzco.              ancestrales de coloniza...
Franklin Peasenización cancelaba dichas dependencias, así enten-            La comprobación de la multiplicidad ecológicad...
El Tawantinsuyu, los Andes y su historiatuario y ritual, y su cultivo exigió muchas veces una       y Norte de Chile, para...
John Murra                                                                  a percepción y el conocimiento que el         ...
Formaciones económicas y políticas del mundo andinono se trata ni de migraciones estacionales, ni de comer-      tablecido...
John Murra1) en 1549, durante la primera visita general; infor-        no haré sino reiterar una de las características im...
Formaciones económicas y políticas del mundo andinoja de selva. La ocupación de esta zona era la que mos-         En un so...
María Rostworowski de Diez Canseco                                                                  os modelos económicos ...
Historia del Tahuantinsuyujetivo fines humanitarios, como socorrer a la pobla-     go, de unas tierras que poseían en Call...
María Rostworowski de Diez Cansecoaspecto nuevo al problema: El Señorío de Canta           taciones culturales se desarrol...
Historia del Tahuantinsuyu   La reciprocidad como una integración tuvo ma-        hecho que demuestra a su vez la importan...
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)

16,937 views

Published on

Esta es una selección de textos elaborada por Agenda Perú bajo el nombre: "Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer" y que reune las ideas de "la crema y nata" de la intelectualidad del análisis peruano como: Luis Lumbreras, Julo Cotler, Manuel Gónzales Prada, José Carlos Mariategui, Víctor Andrés Belaunde, FRancisco Miró Quesada, Carlos Ivan de Gregori, Hernando de Soto, Anibal Quijano... entre otros.

4 Comments
18 Likes
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total views
16,937
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
54
Actions
Shares
0
Downloads
446
Comments
4
Likes
18
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Los 50 y tantos libros que todo peruano culto debe leer (jhony.by)

  1. 1. ILUSTRACION PERUANAPontificia Unversidad Católica del Perú
  2. 2. Cincuenta y dos ReflexionesSobre el Perú n país es, en buena cuenta, su conciencia reflexiva. Lo que un país es y puede ser se define por el carácter crítico de las preguntas que se han hecho a lo largo de la historia. En celebración de los cincuenta años de CARETAS, Agenda PERÚ ha querido recorrer ese camino pautado que los peruanos hemos delineado a través de décadas de preguntarnos qué, por qué y, sobre todo, para qué. Siempre que nos preguntamos por nuestra identidad y nuestro destino, una multitud de voces nos interpela, nos reclama y nos obliga. Conocer qué somos es la clave de nuestras respuestas. El meditar sobre el Perú republicano tiene una larga tradición.Hombres y mujeres han participado en esta inquietud como nuestroscoetáneos, nuestros antecesores y nuestros maestros. Ese diálogo no es posible –lo harecordado Manuel Burga– en un clima de crítica acérrima o de alabanza desmedida.No podemos seguir el tránsito hacia nuestro futuro sin participar en él. Conocer nuestrahistoria es, pues, un deber cívico, una obligación moral con los intereses de nuestrapatria y la herencia de país para nuestros hijos. CARETAS y Agenda PERÚ han queridoreunir las voces de meditación sobre nosotros en un compendio de sus palabras másfuertes y más sabias. Y, aunque se ha preferido escoger sobre todo autores nacionales,la densidad del trabajo intelectual y su alcance internacional nos ha sugerido tambiénincluir algunos autores extranjeros. La tarea que nos hemos impuesto es extremadamente difícil. La cantidad deautores, la diversidad de ángulos y las diferentes posiciones complican la selección.Sabemos que hemos dejado de considerar autores, textos y posiciones importantes. Esimposible hacer una selección justa y completa. Hemos puesto el énfasis en autorescontemporáneos tratando, eso sí, de escoger un material representativo de losdiferentes puntos de vista evitando en lo posible nuestras preferencias personales. Loscincuenta años de CARETAS se inscribieron dentro de este esfuerzo de concienciareflexiva del Perú. Celebrar su aniversario de ese modo fué también un homenajea sus desvelos.
  3. 3. Nota preliminarFrancisco Sagasti, Max Hernández y Cristóbal Aljovín, en su agotadora tareade seleccionar los libros que, acaso más profundamente, han tocado el temaPerú en sus más diversas etapas. a idea de preparar una selección de textos que todo peruano debería conocer surgió desde el inicio de los trabajos de Agenda PERÚ en 1993. Las primeras consultas que realizamos en diversas partes del país, muchas de ellas con jóve- nes y estudiantes, nos hicieron notar que existía una falta de información sobre las contribuciones de intelectuales para comprender mejor al Perú. La crisis de la industria editorial, lo precario de las bibliotecas y el alto costo de los libros han pues- to fuera del alcance de la gran mayoría de peruanos los textos necesarios para enten- der de dónde venimos, interpretar lo que nos pasa y saber hacia dónde vamos. La idea inicial fue seleccionar ensayos, libros y artículos sobre la realidad nacional y publicar una serie de libros de bajo costo. Teníamos presente el gran esfuerzo desplegado hace casi medio siglo a través de las ediciones populares de JuanMejía Baca, el primero en este esfuerzo y seguido más tarde por los populibros de la Munici-palidad de Lima con los cuales nuestra generación tuvo acceso a muchos autores nacionales.Pronto vimos que una empresa de esta naturaleza rebasaba los propósitos de Agenda PERÚ ydecidimos explorar otras opciones. Así, llegamos a la conclusión de que un conjunto de extrac-tos, publicados en un solo volumen como suplemento periodístico, sería la mejor manera de
  4. 4. familiarizar a los lectores con las ideas que consideramos necesarias para entender al Perú deprincipios del siglo XXI. Desde el primer momento, decidimos limitar la selección excluyendo autores de obras li-terarias. Aún así, escoger los textos ha sido una ardua tarea. La primera tentación fue seleccio-nar a los autores que conocíamos bien, bajo el narcisista supuesto de que “todos deberían leerlo que he leído yo”. Descartamos esto inmediatamente y decidimos realizar un trabajo más sis-temático. La colaboración de Augusto Alvarez Rodrich y Pilar Dávila, de APOYO Comunica-ciones, nos permitió realizar una encuesta entre los lectores de la revista DEBATE, que amplióla lista de autores a más de doscientos y complicó aún más la selección. Además, esta encues-ta nos hizo ver que en algunos casos era necesario partir de un tema para luego elegir auto-res, en vez de centrar el proceso de selección sólo en ellos. La incorporación de Cristóbal Aljovín al equipo de trabajo de Agenda PERÚ y la colabo-ración de Jorge Chávez Granadino dieron un gran impulso a este proyecto. La selección de au-tores y textos se hizo más rigurosa, y las discusiones sobre a quién incluir o excluir se hicieronmás difíciles, sobre todo porque decidimos limitar el número de autores a unas pocas decenas.El apoyo de la Fundación Internacional para los Sistemas Electorales (IFES) a través de su re-presentante en el Perú, Mariela López, nos permitió asegurar que esta selección de textos sal-dría publicada. Agradecemos los comentarios, Lo que era una idea de alcance limitado se convirtió en un proyecto viable y de gran críticas y sugerencias de muchas personas que han tomado enamplitud gracias al interés y el compromiso de Enrique Zileri, director de CARETAS. Deci- serio la idea de que estadimos unir esfuerzos y publicar la selección limitándola a 50 autores para celebrar los 50 selección que publica CARETASaños de la revista. es un “pretexto”. Entre las críticas mas acertadas está aquella que nos hizo notar la Por más rigurosa y sistemática que haya sido la selección, toda lista refleja, en última ins- ausencia de mujeres entretancia, las preferencias e idiosincrasias de los compiladores. Por esta razón, como todos los tra- los autores cuyos textos fueron seleccionados.bajos de Agenda PERÚ, esta selección debe ser vista como un “pretexto” en el doble sentidode la palabra. Un pretexto para conversar, discutir y debatir sobre quiénes deben estar o no Los dos textos adicionales de Flora Tristán y de Mercedesen la lista de autores que todos los peruanos deberíamos conocer y es también un pretexto, en Cabello de Carbonera pretendenel sentido que esperamos se revise continuamente y que cada lector modifique la lista de acuer- subsanar, en alguna medida, eldo a su criterio. Esperamos que este pretexto cumpla su doble propósito. sesgo en los cincuenta textos iniciales. Lima, octubre del 2000 Lima, febrero del 2002Francisco Sagasti / Max Hernández Un proyecto conjunto deDirectores de Agenda PERÚ Agenda PERÚ y CARETAS
  5. 5. IndiceCapítulo I:EL PERÚ ACTUAL Y EL MUNDO PREHISPÁNICO.................................... 11Los dioses de Chavín, Luis Lumbreras ................................................... 13El Tawantinsuyu, los Andes y su historia, Franklin Pease ........................... 17Formaciones económicas y políticas del mundo andino, John Murra .......... 21Historia del Tahuantinsuyu, María Rostworowski de Diez Canseco.................. 25Capítulo II:EL LEGADO COLONIAL: LA CONQUISTA Y EL VIRREINATO ..................... 31Explicaciones sobre la caída del Imperio Inca, Waldemar Espinoza Soriano ... 33El nombre del Perú, Raúl Porras Barrenechea ........................................... 37La desestructuración del mundo andino, Nathan Wachtel ........................ 40Vida intelectual del virreinato del Perú, Felipe Barreda Laos ....................... 45La herencia colonial, Julio Cotler.......................................................... 48Virrey, corte y asedio criollo, Hugo Neira.............................................. 51Capítulo III:¿QUÉ ES LA REPÚBLICA?................................................................... 55¿Para qué se fundó la República?, Jorge Basadre ..................................... 57Un país monocrático, Luis Alberto Sánchez ............................................. 62¿Para qué la independencia?, José Agustín de La Puente Candamo ................. 65La primera República, Pablo Macera ................................................. 68Capítulo IV:LA JOVEN REPÚBLICA DE LA INDEPENDENCIA A LA GUERRA CON CHILE . 73Discurso quinto: leyes fundamentales, que convienen al Perú,Manuel Lorenzo de Vidaurre .................................................................. 75Siervo mío eres tu Israel: no te olvides de mí, Bartolomé Herrera ............... 79Importancia y utilidad de las asociaciones, Francisco de Paula González Vigil ... 82El baile de La Victoria, Ricardo Palma ................................................... 87Mensaje presidencial, Manuel Pardo y Lavalle ..................................................... 92Capítulo V:¿POR QUÉ PERDIMOS LA GUERRA? ¿A DÓNDE VAMOS?DE LA GUERRA CON CHILE HASTA LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL....... 95Discurso del Politeama, Manuel González Prada ...................................... 97El porvenir, Francisco García Calderón..................................................... 99Paisajes peruanos, José de la Riva Agüero ................................................ 102El problema primario del Perú y el Problema del Indio, José Carlos Mariátegui...... 106Discurso de Acho 1931, Víctor Raúl Haya de la Torre................................. 110El absolutismo presidencial y sus remedios, Víctor Andrés Belaunde.............. 115
  6. 6. Capítulo VI:LA IMPRONTA INDÍGENA ................................................................. 119Tempestad en los Andes, Luis E. Valcárcel............................................... 121El nuevo indio, Uriel García............................................................... 126No soy un indio aculturado, José María Arguedas .................................... 128Capítulo VII:DEMOCRACIA Y RADICALISMO ......................................................... 131Intelectuales y políticos en el Perú del siglo XX, Sinesio López ................... 133Historia de las ideas en el Perú contemporáneo, Augusto Salazar Bondy................. 138El problema de la Democracia, José Luis Bustamante y Rivero...................... 141La conquista del Perú por los peruanos, Fernando Belaunde Terry................. 144Humanismo y revolución, Francisco Miró Quesada ................................... 148El ser humano, agente de su propio destino, Gustavo Gutiérrez .................. 154Discurso de la Reforma Agraria, Juan Velasco Alvarado ............................... 157Capítulo VIII:INFORMALIDAD, VIOLENCIA Y GOBERNABILIDAD................................ 163La Universidad, factor decisivo, Carlos Iván Degregori............................... 165Utopía Andina, Alberto Flores Galindo .................................................... 170Desborde popular y crisis del Estado: un nuevo rostro del Perúen la década de 1980, José Matos Mar ................................................. 174El otro sendero: la revolución informal, Hernando de Soto ........................ 179El rol constitucional de las Fuerzas Armadas hacia el siglo XXI,Francisco Morales-Bermúdez Cerrutti ........................................................ 183Capítulo IX:¿QUÉ SOMOS? CULTURA Y SOCIEDAD ............................................... 187El concho telúrico de acometividad, Héctor Velarde ................................. 189Lima la horrible, Sebastián Salazar Bondy ............................................... 192El arribismo en el Perú, Carlos Delgado ................................................. 195El cholo: cultura de transición, Aníbal Quijano ........................................ 198Mestizaje, transculturación, heterogeneidad, Antonio Cornejo Polar...................... 200Capítulo X:VISIONES DE DESARROLLO: EL MERCADO Y LA RACIONALIDAD ANDINA . 203Geografía del Perú, Javier Pulgar Vidal .................................................... 205Privatización de facto, Richard Webb .................................................... 209Política científica y tecnológica, Francisco Sagasti .................................... 213Las reglas del juego en la reciprocidad andina, Enrique Mayer .................. 217La racionalidad de la organización andina, Jürgen Golte........................... 220Peregrinaciones de una Paria, Flora Tristán ............................................. 222Mujer, Educación y Literatura, Mercedes Cabello de Carbonera ................... 226
  7. 7. n abismo se abre entre nosotros y el denso misterio del cual el Imperio de los incas es sólo un pequeño fragmento. El Tahuantinsuyo debe haber existido unos 170 años. Es, apenas, la punta de un iceberg que debe proyectarse en milenios de expansiones y guerras, civilizaciones perdidas en una memoria avasalladora y desdeñosa del tiempo. Nuestra visión del pasado prehispánico ha estado y está muy influida por nuestra visión del Incario. La obra pionera de Julio C. Tello, nos hizo ver cómo cientos de décadas se resumen en el legado de los 170 años imperiales. Como ha insistido Franklin Pease, la civilización andina ha impuesto su marca en nuestra Historia. Antropólogos y etnohistoriadores reconocen que muchas de las costumbres, de las formas simbólicas y de los valores de los hombres de los Andes tienen raíces precolombinas. Esto es muy cierto, pero es la memoria histórica de conjunto que proviene de las interpretaciones poshispánicas de los incas la que fija y precisa la relevancia y el alcance de esos valores, y lo que estos significan en nuestraq 1 Luis Lumbreras. Los orígenes de la identidad actual. De este modo, entender el mundo prehispánico termina civilización en el Perú (Lima: Milla Batres, 1983 –1972–). Págs. 53-62. sirviéndonos para comprender nuestro presente, nuestra cultura y nuestros problemas.q 2 Franklin Pease. Perú, hombre e historia. Entre el siglo XVI y el XVIII (Lima: Edubanco, 1992, t. II). Págs. 1-8.q 3 John Murra. Formación económica y política del mundo andino (Lima: IEP, 1994). Págs. 59-61, 62-70.q 4 María Rostworowski de Diez Canseco. Historia del Tahuantinsuyu, (Lima: IEP, 1992). Págs. 259, 262- 265, 267-269, 276-277.
  8. 8. Capítulo I:El Perú actualy el mundoprehispánico
  9. 9. Luis Lumbreras uando se ingresa al templo de Chavín, se tiene la sensación de entrar en un mau- soleo lleno de fantasmas feroces. El si- lencio es total, pues ni siquiera se escu- cha el ruido del viento exterior, del que uno está separado por gruesas murallas y un sólido techo de piedra. Las galerías son angostas, altas, frías; es fácil perderse en ellas; forman un laberinto cruel para el neófito. Al centro, en medio de una granizada de piedras, hay un cuchillo gigantesco, ta- llado en piedra, como caído del cielo y clava- do en lo profundo de la tierra; le llaman “el Lanzón”, tiene más de cuatro metros. Pero no es simplemente la figura de un cuchillo, es más bien la terrible ima- gen de un dios humanizado, que ávido de sangre muestra las fauces con filudos colmillos curvos. Tiene la mano derecha en alto y las uñas son garras y los cabellos son serpientes. Es impresionante la figuraLos orígenes de la civilización en el Perú de este dios perdido hoy en el laberinto de un templo(Lima: Milla Batres, 1983 –1972–). Extractos destruido por los siglos.seleccionados, págs. 52-62. Chavín está en medio de la sierra, en un lugar en donde comienza a formarse el Callejón de Conchucos, entre las montañas, al pie de un río. Las montañas Los dioses de están al oriente de la Cordillera Blanca, aquella del Huascarán y el río se llama Mosna. Chavín Es éste un lugar que sirve de testimonio de lo que ocurrió en el país hace más de tres mil años, cuando unos hombres construyeron una nueva forma de vi- da. Ya no eran más, los habitantes andinos, trashu- Luis Lumbreras mantes cazadores-recolectores, ya no eran más los semidesnudos salvajes de los primeros tiempos, pues las cuevas y los abrigos naturales habían sido aban- donados gracias a la nueva técnica de construcción; todo era diferente, los instrumentos, las costumbres. El nuevo régimen permitió un ascenso de la im- portancia de los núcleos de vida en las aldeas, de ma- nera tal que ellas fueron creciendo en número y ta- maño. El avance de la tecnología agraria había creado la necesidad de nuevos tipos de personas, a manera de especialistas dedicados al estudio de los movimientosArqueólogo ayacuchano, profesor de la del Sol, las estrellas y la Luna y al mismo tiempo téc- ,Universidad Mayor de San Marcos. Destaca nicos en la distribución de las aguas para la amplia-por ofrecer una visión global de la historia ción y servicio de los campos de cultivo; estos especia-andina prehispánica. listas vivían en aldeas y a medida que avanzaban sus conocimientos aumentaban su prestigio y su poder 13 13 CARETAS 2002
  10. 10. Los dioses de Chavínsocial; más bien que científicos en posesión de cono- más bien mayor que a los campesinos; por eso, eracimientos derivados del estudio, ellos eran poseedo- menester crear un sistema que asegurase la sub-res del don “sobrenatural” de controlar las lluvias y sistencia de un nuevo género de personas desliga-los cursos del agua, por lo tanto estaban ligados a das de la comunidad agraria: el sistema lo dio lalos dioses; eran “sacerdotes” de los dioses. misma religión. Las aldeas en donde tales especialistas vivían, La alternativa de poder negarse a entregar unacrecieron inusitadamente, tanto por el hecho de que parte de la producción, que debió poseer la comuni-los campesinos los favorecían con gran parte de sus dad campesina en los comienzos de este proceso, de-excedentes de producción agropecuaria, cuanto por- bió ser clausurada para evitar el peligro que elloque los mismos sacerdotes decidieron montar su significaba para los habitantes de los templos y suspropio sistema de vida, que condujo a la institucio- alrededores. Para eso fue indispensable crear un ré-nalización de los templos y a la formulación de lo gimen de obligaciones imprescriptibles, sanciona-que se llama la “iglesia” o sea una organización al das por los dioses, en tanto que ellos, los dioses,servicio de la religión. eran “en última instancia” quienes debían ser retri- buidos por los campesinos, por los servicios que “a Algunas aldeas devinieron, pues, centros cere- través de los sacerdotes” ellos ofrecían. La tarea demoniales, que para ser tales requirieron de nuevos crear tales dioses fue seguramente larga y difícil,tipos de especialistas y otros servidores. En efecto, aun cuando cada fuerza natural era una divinidad.los sacerdotes, más bien técnicos hidráulicos, for- Los sacerdotes fusionaron sus conocimientos con lamaron en torno a los templos que ellos mismos co- habilidad de los artesanos y ambos, en santa alian-menzaron a edificar, una élite de servidores “a za, edificaron en piedra, en barro, en hueso o en te-tiempo completo” deslizados del campo, principal- las un olimpo tangible de dioses severos, más bienmente constituida por artesanos. Los ceramistas feroces, represivos, dueños de todos los poderes ymás destacados de la comunidad, los mejores teje- acreedores de todos los hombres y su trabajo. Se es-dores, los picapedreros fueron asimilados al servicio tableció así la Teocracia.de los templos, donde los sacerdotes “adivinaban”los períodos de sequía, de lluvia, etc. Los artesanos Pero la Teocracia, que es el gobierno de los dio-fabricaban los objetos litúrgicos que acompañaban ses a través de sus “representantes”, no fue, natu-las ceremonias de los sacerdotes. ralmente, establecida sin resistencia; ella es el ini- cio de la explotación del hombre por el hombre, esTres mil años antes de nosotros... el origen de la sociedad de clases, es el origen del Estado,... y todo esto surgió como producto de una Es así como se fue gestando un nuevo tipo de so- revolución en la que las comunidades campesinasciedad. Hacia el año 1000 antes de nuestra era, es fueron sometidas por los habitantes de los centrosdecir hace unos tres mil años, todo este proceso de- ceremoniales emergentes.sembocaba en una revolución social, que marcó elpunto de partida de la nueva sociedad. Tal proceso fue desigual en los Andes; en unas partes se produjo antes y en otras después... quizá Los campesinos, a cambio de los servicios que también tuvo causas distintas en otras regiones.recibían de los sacerdotes, les entregaban una par- Hacia el año 1000, unos siglos antes quizá, antes dete de su producción, los excedentes, de modo tal nuestra era, los sacerdotes habían ganado y teníanque todos aquellos que vivían en torno a los tem- el control de la sociedad.plos vivían de los servicios “religiosos”, sin interve-nir directamente en la producción de alimentos.Pero, en la medida en que los habitantes de tales Los sacerdotes y artesanos de Chavíncentros religiosos aumentaban, la cantidad de ex-,cedentes requerida era también ascendente; el pe- Como toda revolución social, tuvo ésta una se-ligro de una sequía, de una plaga o cualquier even- cuela explosiva de desarrollo económico y tecnológi-tual pérdida en la producción campesina afectaba co. Los sacerdotes interesados en mantener su po-a los sacerdotes y sus allegados en forma igual o der estimularon, al máximo, la producción artesa- 14 CARETAS 2002
  11. 11. Luis Lumbrerasnal y permitieron el descubrimiento de nuevos re- ses en todas direcciones y con ellos seguramentecursos tecnológicos, tales como el trabajo de los me- también parte de sus manufacturas. Chavín se con-tales (inicialmente el oro y más tarde el cobre y la virtió en el “centro del mundo”.plata). Al mismo tiempo, el intercambio de produc-tos entre extensas zonas se intensificó a tal grado El templo de los dioses ferocesque el territorio de los Andes pudo entrar en contac-to con Centro América y con la selva amazónica; la Cuando, en aquel tiempo, se llegaba a Chavín, lasierra y la costa se unieron por el intercambio de ali- imagen del mundo era realmente muy pequeña cosamentos y productos manufacturados y los objetos frente al “más allá”. Los edificios mandados cons-hechos por los artesanos de los centros ceremoniales truir por los teócratas estaban hechos con piedrasrecorrieron longitudinalmente la costa y la sierra. inmensas, talladas y ordenadas simétricamente, formando terrazas descomunales; quienes los ven El intercambio provocó situaciones novedosas en aún tienen dificultad en imaginar la forma en cómola economía y en la cultura; productos de origen se- pudieron ser construidos tales edificios. Pero no só-rrano y selvático fueron ambientados a la costa y en lo es el aspecto megalítico de ellos lo que sobrecoge,la sierra se fundieron las tradiciones selváticas y es, sobre todo, el espectáculo fantasmal de las imá-costeñas; la agricultura se hizo, pues, entonces, di- genes que aparecen talladas en las piedras. Adheri-versificada y amplió sus posibilidades en todo senti- das a los muros, aparecían unas cabezas, de distin-do, gracias a la hidráulica, a la experimentación, la ta forma y figuración, todas ellas dispuestas comovariedad de cultivos, etc. la población aumentó jun- saliendo de los templos, con gigantescos colmillos,to con la bonanza y los centros ceremoniales, con sus con los cabellos convertidos en serpientes, con lossacerdotes y artesanos, se hicieron más poderosos y ojos desorbitados. La talla es extraordinaria, genial;fastuosos. los artistas fueron extraordinarios y geniales, pero los dioses y los seres que sus manos engendraron, En algún lugar, quizá en varios, los dioses fueron son la imagen del terror, de la agonía. Nadie es ca-figurados como demonios represivos y esta imagen paz de luchar contra tales dioses, no deben ser ofen-de lo sobrenatural debió haber tenido el éxito desea- didos. Para ellos “lo mejor de nosotros”.do; por eso, cuando un día entre los días en aquel lu-gar en medio de la sierra, que hoy llamamos Chavín, Las piedras de Chavín fueron pues los fieles ins-se consolidó la existencia de un centro ceremonial trumentos represivos de esta nueva gestación; conimponente, y los sacerdotes reunieron a los dioses y ellas los sacerdotes vieron asegurado su poder y, enlos grabaron en las piedras, ese lugar alcanzó un re- consecuencia, su subsistencia. Las piedras fueronnombre de primera magnitud. los celosos guardianes del Estado incipiente, los me- dios de dominación. Pero, en verdad, los dioses no fueron labrados enChavín simplemente por azar o por la buena dispo- Por eso, cuando los sacerdotes de otras latitudessición de los sacerdotes; es que en Chavín se edificó pudieron copiar a los dioses grabados en las piedrasalgo más que un simple centro ceremonial. No está de Chavín, lograron consolidar su poder; por eso, losbien claro aún el proceso, pero es del todo evidente dioses de las piedras se difundieron rápidamente porque en un momento dado del ascenso de todo el nue- toda la tierra y de ello las generaciones futuras guar-vo sistema, una región al centro de la selva, la sie- daron larga memoria, tanta que todavía en el siglorra y la costa, como es Chavín, se convirtió en un nu- XVI , es decir, cuando los españoles ya habían llega-do de caminos importantes, de modo tal que, proba- do al Perú, es decir dos mil años después que todo es-blemente, los costeños que requerían productos de to había ya pasado, cuenta el cronista Vásquez de Es-la selva podían encontrarlos en Chavín sin necesi- pinoza que junto a este pueblo de Chavín hay un grandad de ir hasta la selva misma y viceversa; y así, pa- edificio de piedras muy labradas de notable grandeza;ra los hombres de toda la tierra. Los sacerdotes y ar- era Guaca y Santuario de los más famosos de los gen- ,tesanos de Chavín se beneficiaron con esto; por eso, tiles; como entre nosotros Roma y Jerusalén adondeen su templo se encuentra ofrendas de todas par- venían los indios a ofrecer, y hacer sus sacrificios; por-tes... se convirtió en el centro ceremonial más impor- que el demonio de este lugar les declaraba muchostante de los Andes y eso permitió “exportar” sus dio- oráculos, y así acudían de todo el Reyno... 15 CARETAS 2002
  12. 12. Los dioses de ChavínEl mensaje de las piedras mas del dios están esculpidas, figuradas. La historia del dios, sus poderes, sus facultades están escritas en El olimpo lítico de Chavín revela, por cierto, algo su cuerpo; debió ser complejo el mito que le dio origen.más que el origen “político” de sus dioses; revela laconcepción del mundo de quienes tallaron las pie- Más tarde las divinidades se rodearon de símbo-dras y, en consecuencia, la imagen impuesta a todo los ornamentales en tal medida que sus imágenesel pueblo. Pero también indica el alto nivel tecnoló- adquirieron un aspecto barroco.gico que alcanzaron los artesanos de Chavín y su ca-pacidad creadora y estética. Pero no son los dioses todos iguales, los hay de distinto tamaño, de distinto nivel, de varia impor- Los dioses iniciales revelan el poder y la fuerza en tancia; hay cientos de ellos y todos están grabadosforma sencilla, pero el tiempo los hace complejos, in- en las piedras; por cierto, todos ellos tienen algo to-comprensibles. En la primera época, el dios Lanzón mado de la naturaleza, bien sabemos que todo lode Chavín, es un personaje antropomorfo con garras que crea el hombre sólo puede ser una recreación aen las manos y en los pies, con serpientes en vez de ca- partir de ella, por eso, los dioses son aéreos comobellos y un rostro felínico en actitud agresiva; pero es los halcones y los cóndores, feroces como los felinos,fácilmente comprensible su estructura antropomorfa; espeluznantes como las serpientes; por eso los dio-más adelante, un monstruo reemplaza o complemen- ses tienen los atributos de los hombres y cuandota al dios del Lanzón, es una especie de dragón que son como los hombres, para ser dioses tienen loscontiene en su cuerpo todos los elementos del mundo atributos de los animales.natural, las plantas y los animales, pero al mismotiempo devora a las aves, los felinos, los peces y tiene Así fue como surgió la civilización en los Andes,colmillos inmensos, capaces de destruir todo; es una bajo la garra del mito, que obligando al pueblo adivinidad dual, en unos casos femenina y en otros producir excedentes, permitió la aparición de lasmasculina; en un obelisco monumental, ambas for- clases sociales y el Estado.‘ 16 CARETAS 2002
  13. 13. Franklin Pease os especialistas en arqueología andi- na han llegado a la conclusión de que cien años antes de la invasión es- pañola se organizó un centro de poder en el Cuzco, que logró expandirse en breve plazo y alcanzó a controlar un am- plio territorio que iba desde Pasto en Co- lombia hasta la región central de Chile, in- cluyendo por cierto la región al- toandina, prolongada hasta el Tu- cumán argentino. Añádase a ello la Costa ubicada al Occidente de los Andes y se tendrá un vasto territorio ocupado por un amplio conjunto de poblaciones, grupos étnicos articulados de diversa manera en torno a una numerosa y variada ga-Perú, hombre e historia. Entre el siglo XVI ma de relaciones. El Tawantinsuyu, las cuatro partesy el XVIII (Lima: Edubanco, 1992, t. II). del mundo en una, la unidad de las cuatro, es decir to-Extractos seleccionados, págs. 1-8. do el mundo, como precisan los diccionarios quechuas de los siglos XVI y XVII se consolidó sobre la base de un sistema de captación de mano de obra sustentada por las relaciones de parentesco (tan sólido y tan precario como éstas) y con la contrapartida de un muy difundi- El Tawantinsuyu, do régimen redistributivo. Junto a ello hallábase una serie de vinculaciones religiosas, a la vez sustento y los Andes y justificación de las relaciones establecidas entre los di- versos componentes de aquello que los españoles lla- maron el “imperio de los incas”, en una frase feliz per- su historia durable que reflejaba la idea imperial de los tiempos de Carlos V, y que hallaba su explicación histórica en el ejemplo fecundo de Roma. Pero el Tawantinsuyu de los incas fue una organiza- ción política mucho menos centralista y autoritaria de Franklin Pease lo que pensaron los cronistas del siglo XVI. Estos con- (Lima, 1939-1999) sideraban que el Tawantinsuyu se había organizado co- mo una monarquía bélica que había logrado dominar un amplio territorio poblado, gracias a una poderosa maquinaria militar, cuyos ejércitos controlaron la re- gión andina y aplastaron toda posible oposición o rebel- día. Ello fue así mal interpretado desde el punto de vis- ta de los propios españoles que proyectaban su idea im- perial, así como los criterios de conquista desarrollados en la duradera guerra contra los musulmanes en la propia España y, en los más recientes tiempos postco- lombinos en América. Adjudicaron así al Tawantinsuyu una política conquistadora que excluía las relaciones interétnicas, y suponía que las unidades étnicas desa- , parecían dentro del Estado totalitario diseñado por losFue catedrático de la Universidad Católica cronistas. La investigación contemporánea desvirtúay uno de los iniciadores de la etnohistoria tales afirmaciones, y permite avizorar la complejidaden el Perú. de las relaciones existentes entre las propias unidades 17 CARETAS 2002
  14. 14. El Tawantinsuyu, los Andes y su historiaétnicas, y entre ellas y los incas del Cuzco. ancestrales de colonización, generalizadas por los in- cas a través de mittani o mitmaqkuna, nombres que Creció el Tawantinsuyu sobre una amplia expe- sindican dos modalidades de migración poblacionalriencia andina, suma y concurso con toda ella en sus destinadas a obtener productos en zonas alejadas delmúltiples tiempos y formas. No se explican los incas hábitat natural de la población.sin la presencia anterior de otros proyectos de orga-nización multiétnica, entre los que destacan sus in- Después de la época de predominio Wari y Tia-mediatos antecesores, Wari y Tiawanacu (ambos en wuanacu (...) puede hablarse de a lo menos sietela sierra sur), ni tampoco sin la presencia simultánea áreas diferenciables: a) la región del Cuzco, b) el alti-y conflictiva del Chimor, desarrollado sobre una tra- plano del lago Titicaca y sus regiones aledañas, c) ladición cultural relativamente autónoma en la Costa Sierra central del Perú actual, d) la Sierra norte, e)norte del Perú (entiendo esta suerte de autonomía las regiones del sur del altiplano del Titicaca, f) lasdentro de un universo andino relacionado entre sí); regiones periféricas ubicadas al Este de los Andes y acomo se sabe, hasta el Chimor llegó la influencia Wa- lo largo de los mismos, g) las zonas al norte de la lí-ri proveniente del sur. Pero a la vez, tampoco se pue- nea ecuatorial (...). La investigación de los últimosde explicar el Tawantinsuyu sin considerar la pre- años ha revaluado la vigencia de estas grandes regio-sencia de numerosos grupos étnicos que, a lo menos nes, aunque más se ha incidido en la delimitación deen el sur andino, constituían una integridad coheren- las unidades étnicas organizadas en ellas.te en gran parte, donde se habían desarrollado carac-teres comunes y básicos de organización social y eco- La noción de unidad étnica sigue siendo proble-nómica, al lado de un conjunto coherente de creen- mática, sin embargo. En los inicios de la Colonia secias que un universo mitológico nos ha transmitido. precisó una confusión casi natural en un contextoCiertamente, la “mayor coherencia” de la informa- colonial. Los corregimientos, creados como unidadesción conservada sobre la región sur de los Andes, se administrativas en 1565, proporcionaron un ele-proyecta sobre las sociedades existentes en dicha re- mento definidor que ha hecho que muchas veces segión; hay, por ejemplo, mayor precisión acerca de las identifique con ellos a las unidades previas al Ta-relaciones interétnicas de la zona. De otro lado, la do- wantinsuyu y sobrevivientes a la invasión española.cumentación colonial ofrece una más clara imagen de Pero aun antes de la existencia de los corregimien-estas relaciones, así ocurre con las visitas realizadas tos, los españoles sentaron las bases de la confu-antes y durante el gobierno del virrey Francisco de sión, puesto que en las cédulas reales que otorgabanToledo en la década de 1570. las encomiendas andinas se delimitó o definió a la población con criterios discutibles. Mucho se ha especulado acerca de las distincioneslingüísticas andinas, especialmente sobre las exis- Como los españoles encomendaban a la gente atentes entre los dos grandes idiomas del área: el ru- través de sus curacas, y suponían que estos teníannasimi y el aymara. Si bien en los últimos años se una jurisdicción no sólo poblacional sino territorialprecisan sus individualidades, hay, visiblemente, ca- (en el sentido de un territorio estable), no pudierontegorías comunes que responden a una experiencia mantener las situaciones derivadas de los criterioshistórica también común. Durante mucho tiempo se andinos de utilización del territorio, entre los cualesespeculó sobre que el Tawantinsuyu impuso su len- sobresalía la dispersión controlada de la poblacióngua, el runasimi, llamado quechua por los españoles, para producir en diferentes ámbitos, gobernados pora través de sus conquistas, y bajo la forma de una lin- las diferencias ecológicas. Los mittani y los mitmaq-gua franca generalizada a lo largo de su coherente kuna respondían a estas necesidades.política de colonización. Recientes estudios revivie-ron la tesis de Manuel González de la Rosa (siglo No pudieron comprender los españoles del sigloXIX), quien pensaba que el quechua era una lengua XVI que la dependencia de un curaca con respecto aoriginada en la Costa central, expandida por los An- otro no significaba, automáticamente, una situación‘des mucho antes que el Tawantinsuyu existiera. Po-siblemente podría entenderse la expansión del que-chua en medio de las zonas aymaras del altiplano,por ejemplo, como una consecuencia de los regímenes 18 similar a la existente entre dos señores feudales eu- ropeos de diferente categoría, o entre aquellos que habían establecido determinados tipos de depen- dencia. Supusieron, por ello, que el inicio de la colo- CARETAS 2002
  15. 15. Franklin Peasenización cancelaba dichas dependencias, así enten- La comprobación de la multiplicidad ecológicadidas, y devolvía a los curacas andinos su condición derivada de la altura y la lejanía del ecuador terres-“natural” de reconocer un nuevo tipo de señorío ba- tre, reviste asimismo una importancia esencial. Ca-sado en el derecho hispánico de la conquista, que los da 200 metros por encima de los 2,000 m. sobre elcolocaba como sujetos de una encomienda. nivel del mar cambian las condiciones ecológicas, y con ellas los cultivos posibles y se modifica la ubica-qqq ción del ganado y sus pastos. Igual cosa ocurre en términos de la latitud, a cada grado que nos aleja-Medio ambiente y cultura andina mos del ecuador. Al plantear este problema, Carl Troll no precisó otras variantes que pueden hallar- Después de transcurrido un largo periodo de tiem- se en la costa, donde el factor altura podría resultarpo desde la aparición de la agricultura en los Andes poco relevante, y donde la misma no condiciona losy sobre la base de su experiencia en la región, la po- microclimas, sino que éstos están determinados porblación desarrolló nueva conciencia de la ecología, y otras variantes menos espectaculares: desierto, lo-de cómo un uso racional de la misma permitía la ob- mas, oasis, etc.tención de una variedad de productos. Por ello la his-toria de la adecuación al medio ambiente es particu- De otro lado, Javier Pulgar Vidal planteó la exis-larmente importante para comprender mejor el desa- tencia de ocho regiones naturales, basadas asimismorrollo de las sociedades andinas. en la altura sobre el nivel del mar. Cada una de ellas constituye ámbitos concretos, en los cuales existen El ámbito en el cual se desarrollaron éstas es par- características ecológicas y, por cierto, zoológicas yticularmente variado, y ha sido normalmente incom- pecuarias diferentes, gracias a las cuales es posibleprendido por los observadores europeos, para quie- lograr una complementaria variedad de recursos.nes la altura era un serio problema que debían Las ocho zonas son las siguientes: chala: del nivel delaprender a solucionar dentro de su proceso de acli- mar hasta los 500 m. de altura; yunga: desde los 500matación. Tempranas descripciones de cronistas del hasta 2,300 m.; quechua: de 2,300 a 3,500 m., suni:siglo XVI dieron cuenta de las dificultades que sopor- de 3,500 a 4,100 m., puna: de 4,100 a 4,800 m., jan-taban los viajeros europeos en los Andes, cuando de- ca: la zona de las altas cumbres nevadas, rupa-rupa:bían transitar por las zonas altas a través de las cua- la selva alta, y omagua: la selva baja.les se extendía el capac ñan o camino incaico. El so-roche afectó seriamente a los viajeros desprevenidos El ámbito puna se inicia al sur de Cajamarca, al-y no habituados a las tierras altas, en las cuales no- go más al Sur de los 7 grados de latitud austral, y setaban rápidamente el enrarecimiento del aire, y de- extiende hasta los 18 grados, descendiendo despuésmoraron un tiempo en aprender que la aclimatación del altiplano Perú-boliviano, siempre en direcciónrequería siempre de meticulosos procedimientos y Sur. Al Norte de Cajamarca ya no hay puna; las tie-cambios en la velocidad de desplazamiento. Los pro- rras altas del Ecuador y Colombia ingresan dentro deblemas ocasionados por la altura debieron ser apre- la denominación de páramo y sus características eco-ciados, asimismo, en las dificultades para aclimatar lógicas son muy diferentes. La puna corre paralela ael ganado europeo, que durante un tiempo al menos la costa hasta la altitud de Arica, más al Sur de allídemoraba en reproducirse en forma normal. se va alejando de ella; asimismo va ampliándose de Norte a Sur, alcanzando su mayor amplitud entre la La presencia de los Andes mismos explica la mul- región del lago Titicaca y la del lago Poopó.tiplicidad ecológica sumamente variada. Hace añosen la década de 1930, estudios precursores del geógra- Es conocido que la región de puna se encuentra ín-fo alemán Carl Troll, seguidos después por los de su timamente relacionada con el cultivo de los tubércu-colega peruano Javier Pulgar Vidal, dieron cuenta de los y con los camélidos, dos elementos fundamentalesla multiplicidad ecológica existente, tan obvia a los de la economía de los Andes Centrales. Los tubércu- ,ojos de los observadores y, por cierto de los pobladores los, por ejemplo, fueron en los Andes la base centralandinos (...). Por cierto que, ya en el siglo XVI, nume- de la alimentación, y el hombre andino logró una am-rosos españoles habían caído en la cuenta de su exis- plísima gama que bordea las 5,000 variedades; eltencia y su importancia para la vida andina. maíz en cambio fue en los Andes casi un objeto sun- 19 CARETAS 2002
  16. 16. El Tawantinsuyu, los Andes y su historiatuario y ritual, y su cultivo exigió muchas veces una y Norte de Chile, para obtener productos que comple-mayor infraestructura (riego, por ejemplo, en la Sie- mentaran la alimentación de la población de altura.rra...), aparte de que no era cultivable en la altura. La Ello bien pudo deberse a una experiencia más antigua,importancia de los tubérculos, y específicamente de (...), originada en los momentos en que la transhuman-los de puna, es tan grande y visible, que autores con- cia se alternaba con cultivos ocasionales. Entre Tiawa-temporáneos (como John V. Murra) no vacilan en di- naku y el Tawantinsuyu parece entonces haberse de-ferenciar en los Andes las zonas relacionadas con la sarrollado una utilización multiecológica (...) clara-economía del chuñu de aquellas que no lo están. mente demostrada desde el siglo XV d.C. Puede decirse, asimismo, que las regiones vincula- Dentro de este contexto multiecológico, históri-das con la puna albergaron poblaciones más densas; camente experimentado y aprovechado, debe com-recientes cálculos de Noble David Cook se refieren a prenderse a la sociedad andina antes, durante yla población de la Sierra central y sur, que en conjun- después del Tawantinsuyu de los incas. Muchoto puede llegar a casi tres millones de habitantes, su- tiempo antes de que el Cuzco fuera el gran centroperando a otras regiones del ámbito del Tawantinsu- expansivo que los cronistas del siglo XVI muestranyu. Como el estudio de Cook se limita al área actual- las poblaciones andinas aprendieron a utilizar y ex-mente peruana, la población pudo ser mucho mayor si plotar en su favor un medioambiente (...) marcadose considera dentro del Sur peruano al territorio al- por la altura y la temperatura extremas de la Sie-toandino de la Audiencia de Charcas, hoy Bolivia. rra, pero también por el desierto en la Costa y por la aparente impenetrabilidad de la Selva amazóni- La multiplicidad de la ecología es hoy día amplia- ca. La presencia del desierto hizo florecer los oasismente reconocida. Se ha propuesto que mucho antes costeños, pero no sólo en ellos se instaló la gente;de los incas, en los tiempos del predominio de Tiawa- grupos humanos habían explotado desde tiemposnaku, los pobladores de esta región altiplánica utiliza- remotos los recursos marinos y siguieron haciéndo-ron ámbitos lejanos, ubicados en la Costa sur del Perú lo en una larga duración.‘ 20 CARETAS 2002
  17. 17. John Murra a percepción y el conocimiento que el hombre andino adquirió de sus múl- tiples ambientes naturales a través de milenios le permitió combinar tal increíble variedad en un solo macro sistema económico. Ya en 1967 era evidente que el control simul- táneo de tales “archipiélagos verti- cales” era un ideal andino compar- tido por etnías muy distantes geo- gráficamente entre sí, y muy distintas en cuanto a la complejidad de su organización económi- ca y política. Por ejemplo, lo compartían los yacha que- chua hablantes de Chaupiwaranqa, que conformaban menos de mil unidades domésticas, pero también los lupaqa aymara hablantes del Titicaca, que según un khipu que presentaron a Garcí Diez habían sido veinte Formaciones económicas y políticas del mil hogares antes de la invasión europea. mundo andino. Lima: IEP, 1975. Extractos seleccionados, págs. 62-71. “Compartir un ideal” cuando se trata de socieda- des tan contrastadas implica inevitablemente formas institucionales igualmente contrastadas. Podemos Formaciones decir ya, por ejemplo, que en una sociedad de clases como el reino lupaqa la llamada verticalidad tenía proyecciones y alcances que no se daban entre loseconómicas y políticas chupaychu. Mas, al ser aplicado el mismo patrón de organización territorial por los tiwanaku, los wari o del mundo andino los inka a etnias que sumaban millones de poblado- res, las funciones de las “islas verticales” en el archi- piélago y el status de sus colonizadores deben haber sufrido procesos de cambio político, económico, social John Murra que merecen un estudio detallado. En este ensayo ofrezco cinco casos de control si- multáneo de pisos e “islas” ecológicas bajo condicio- nes muy distintas entre sí, en un esfuerzo por preci- sar los alcances, pero también los límites, del mode- lo. No pretendo con los cinco agotar todas las formas y variedades que hubo. Primer caso: etnias pequeñas que habitaban Chau- piwaranqa, en la zona más alta del Marañón y del Huallaga. A pesar de que los chupaychu o yacha no consti-Antropólogo rumano-norteamericano. Estudió tuían sino unos cuantos miles de unidades domésticas, ,el doctorado en la Universidad de Chicago. controlaban a través de colonias permanentes variosComo profesor en la universidad de Cornell recursos alejados de sus centros de mayor población. Elfue uno de los impulsores de los estudios de carácter permanente de estos asentamientos nos ha si-etnohistoria andina. do revelado por la información contenida en las visitas: 21 CARETAS 2002
  18. 18. Formaciones económicas y políticas del mundo andinono se trata ni de migraciones estacionales, ni de comer- tablecidos permanentemente con sus familias en la cejacio, ni de transhumancia. La población hacía un esfuer- de selva. Arriba del núcleo, en las punas de Chinchay-zo continuo para asegurarse el acceso a “islas” de recur- cocha, pastaban sus rebaños; en Yanacachi excavaban lasos, colonizándolas con su propia gente, a pesar de las sal. Todas estas actividades, ejercidas por colonos per-distancias que las separaban de sus núcleos principales manentes, “ya visitados en sus mismos pueblos dondede asentamiento y poder. son naturales”, aseguraban a las comunidades y a los señores yacha, huamalli o chupaychu el acceso a recur- Aunque no tenemos todavía una lista completa de sos que no se daban en la zona nuclear, donde quedabalos asentamientos periféricos de los yacha o chupay- el grueso de la población y el mando político.chu, sabemos que a tres días de camino hacia arriba,saliendo de núcleos serranos como Ichu, Marcaguasi El visitador no se limitó a entrevistar a los señoreso Paucar, pastaban sus rebaños y explotaban sali- étnicos en la capital regional. El 6 de febrero Iñigo Or-nas. A dos, tres o cuatro días camino abajo de los tiz salió de Huánuco y empezó la inspección ocular, pue-mismos centros de poder tenían sus cocales, bosques blo por pueblo y casa por casa, según la instrucción or-o algodonales, todo esto sin ejercer mayor soberanía denada por Felipe II en Gante, 1559. El 23 de febreroen los territorios intermedios: llegaba con su intérprete griego a Rondo (uno de los pue- blos mencionados arriba por Xulca Condor), en tierra de “Preguntado si los yndios que están en la coca son los quero. Aseguraban éstos que en época del Inca naturales de la tierra... y de donde son naturales Huascar habían sido separados de su natural yacha e [Xulca Condor, señor de todos los quero] dijo que incluidos en una waranqa de los chupaychu. Al visitar- los tres yndios que estan en la coca de Pichoma- se la casa 176, Iñigo Ortiz encontró un hogar poliginio; chay son el uno del pueblo Pecta otro de Atcor y además de los hijos menores de las dos señoras, Yali, el otro de Guacar y que estan puestos allí del tiem- marido albergaba a po del ynga y que estos se mudan cuando se mue- re la muger o cuando ellos se mueren ponen otro “un primo hermano que se llama Juan Mysari de en su lugar y que en la coca de Chinchao hay otros 12 años hijo de Caruacapcha muy viejo que está dos yndios uno es del pueblo Rondo y otro de Chu- en las salinas de Yanacache y está solo...” micho...” (Iñigo Ortiz 1967: 43-44). Veinte casas después, Ortiz encontró vacía la 196. Le Pero ya 13 años antes, en 1549, cuando con la captu- dijeron quera de su líder Illa Tupa, siete años antes, había acabadola resistencia en la zona y había sido establecida la ca- “esta en las salinas de Yanacachi un yndio sinpital colonial de León de Huánuco, los visitadores envia- el viejo que esta dicho que se llama Cori no esdos por La Gasca y coordinados por Domingo de Santo cristiano de treinta amancebado con un india.Tomás informaban que: tiene de ella un hijo pequeño que se llama Ti- quillamacori este indio no hace otra cosa más “Este mismo dia visitamos en un pueblo... que se de hacer sal”. llama Pichomachi [sic] siete yndios coca camayos son de todas las parcialidades de Chinchao Poma La casa 181 pertenecía a otra pareja ausente: “están o de Marca Pare... guardando el ganado de todo el pueblo”, unas 58 alpacas Este mismo dia visitamos... en un pueblo que se y llamas. Al inspeccionar la casa 187 nos enteramos del llama Chinchao 33 yndios que son coca camayos nombre del kamayoq arriba mencionado como residente de todas las parcialidades de los chupachos los en Chinchao, cuidando el cocal de toda la gente de Ron- cuales veinte de estos estan ya visitados en sus do: era Santiago Condor con su esposa Barbora Llacxa- mismos pueblos donde son naturales...” (Ortiz guato, personajes mencionados también, sin nombrar- 1967: 303-04). los, en la p. 44 del primer tomo.‘ Vemos por lo declarado tanto en 1549, como en 1562,que el control de los cocales se ejercía a través de repre-sentantes provenientes de pueblos y grupos étnicos se-rranos, “de todas las parcialidades de los chupachos”, es- 22 Me he concentrado en estos datos de Rondo, no por- que sean excepcionales o muy representativos, sino por- que de la dicha zona de los quero tenemos la información más detallada, recopilada en tres ocasiones distintas: CARETAS 2002
  19. 19. John Murra1) en 1549, durante la primera visita general; infor- no haré sino reiterar una de las características impre- mante, el señor de los quero, Xulca Condor; vistas de tales colonias: tanto la sal como los pastos eran compartidos con salineros, pastores y rebaños de otros2) el 26 de enero 1562, testimonio del que ya era don grupos étnicos, algunos procedentes de distancias mu- Cristóbal Xulca Condor, siempre señor de los quero. cho mayores de sus respectivos núcleos que los yacha o En aquella fecha se hizo presente en León de Huá- los chupaychu. nuco y contestó las preguntas que le formuló el visi- tador, contenidas en dos cuestionarios. Este carácter multi-étnico de las colonias margina- les merece investigación arqueológica: una excavación3) el 23 de febrero 1562, información recopilada en la cuidadosa en los alrededores de las salinas de Yanaca- inspección ocular de Rondo, hecha por Ortiz. chi nos permitiría establecer el radio de acción del con- trol vertical y sus variaciones a través de los siglos, en A base de la información proporcionada en los dos to- una zona donde no hubo grandes reinos sino pequeñasmos de la visita, ofrecemos aquí una síntesis de cómo etnias de 5, 10 ó 15 mil habitantes. Es tentador prede-funcionaba en Huánuco el “control vertical de los pisos cir que tal “control vertical de un máximo de pisos eco-ecológicos”. lógicos” no se refiere simplemente a una sola etnia, sino a una red de contradictorios reclamos, ajustes tempora- Este conjunto de nichos y pisos podría definirse co- les, tensiones, lucha y treguas entre varios núcleos re-mo la variante local del modelo panandino de archipié- gionales que compartían un mismo ideal en una etapalagos verticales. El conocimiento que en 1972 tenemos preparatoria a los “horizontes” del arqueólogo.de esta variante es inadecuado, ya que la informaciónetnohistórica ofrecida por la visita no ha sido cotejada 4. Debajo de los maizales, los yacha y los chupaychusuficientemente con métodos arqueológicos. No hay ra- controlaban algodonales y chacras de uchu: la gente dezón para suponer que la lista de pisos que sigue esté Achingacompleta. “tienen tierras abajo en el valle de Cayra y alli 1. Más allá del deseo de abarcar un máximo de tienen tierras para algodonales”“islas” en lo vertical, había siempre un núcleo de densapoblación, sede del mando político. El patrón de asen- Los de Atcor, tan serranos como Rondo o Achinga,tamiento preferido para los núcleos de Chaupiwaranqa declararon que en Cayralos ubicaba generalmente de manera tal que sus habi-tantes podían regresar el mismo día de su maizal, deba- “se dan algodón trigo y maíz y ají y maní y zapa-jo del pueblo, o del manay del año en curso, situado arri- llos y camotes y cachcoa [sic] y frijoles y alli tie-ba de la población. Tal yuxtaposición de los dos comple- nen muchas tierras”.jos agrícolas claves no es frecuente en la región andina:los manay rotativos, donde se cultivaban los tubérculos Igual que las salinas o los cocales, las chacras de al-base de la alimentación, hasta hoy se encuentran con godón o ají eran multi-étnicas y necesitaban gente resi-frecuencia separados por grandes distancias de los mai- dente para cuidar los intereses de cada grupo que com-zales. En el caso de Paucar, una de las dos “capitales” partía los recursos. Pero aparece una diferencia: dondeyacha, o el de Ichu, sede de los dos señores chupaychu, los rebaños o los bosques requieren de unidades domés-el habitante del núcleo podía ir y regresar de sus faenas ticas completas y permanentes, los algodonales, quizásen un solo día. No así el yacha residente en Cauri, la por su proximidad a los núcleos de los quero, recibían elotra “capital” yacha: sus maizales se encontraban a día cuidado de “viudas”. Las casas 315 y 316 del pueblo Ox-y medio de camino del pueblo. pa estaban vacías el día que las inspeccionó Iñigo Ortiz. Las “viejas” de quienes eran se encontraban en los algo- 2 y 3. Como ya indicamos, arriba del núcleo había donales: Violante Mallao Chumbi, casa 316, “está en lapor lo menos dos pisos donde funcionaban poblaciones dicha Cayra guardando las chacras”. Notemos que no ,yacha o chupaychu: las salinas de Yanacachi y los pas- era una “vieja” cualquiera sino la “madre del dicho prin-tos en los alrededores de la laguna de Chinchaycocha. cipal [Yacolca, casa 292] y de otro su hermano”.En el ensayo de 1967 he tratado de precisar la propor-ción de la población que se dedicaba a tales tareas. Aquí 5. Más abajo de los algodonales, llegamos a la ce- 23 CARETAS 2002
  20. 20. Formaciones económicas y políticas del mundo andinoja de selva. La ocupación de esta zona era la que mos- En un solo día, el 5 de agosto 1549, Juan de Mori ytraba mayor diversificación étnica y social. En Poma- sus acompañantes afirman haber visitado no sólo los co-guaci, cultivaban representantes de tres de las cuatro cales de Pomaguaci sino también Conaguara.waranqa de los chupaychu: “que es de carpinteros de la parcialidad de Chin- “estan cinco yndios los dos de Paucar Guamán y chao Poma y de Marca Pare tiene 16 casas y en los dos de Marca Pare y uno de Chinchao [Po- ellas 14 yndios”. ma]...”. “Carpinteros” era una traducción muy literal yEn Uras burda de un término andino que designaba a los arte- “seis yndios los dos son de la parcialidad de Pau- sanos residentes en la selva, los cuales cortaban árbo- car Guamán y otros dos de Chinchao [Poma]... les y confeccionaban platos, vasos y demás objetos de son coca camayos...”. madera. Hablando de un caserío que visitaron el 21 de julio, es evidente que los inspectores se daban Aparte de estos chupaychu y de los yacha enumera- cuenta de las diferencias:dos arriba por Xulca Condor, había en la zona cocales ykuka kamayoq de otros grupos étnicos más distantes, “tiene 16 casas y en ellas 10 yndios con un mandoncomo los yarush, cuyos núcleos quedaban en lo que hoy que se llama Naopa y mas dos viudas son querocama-es Pasco: yos de todas las parcialidades de la banda del río de Paucar Guaman son carpinteros” “Pachancha que es de mitimaes yaros de don Anto-nio [de Garay] son coca camayos... tiene 16 casas y en En resumen, el primer caso de “control vertical” nosellas 12 yndios de los yaros de don Antonio y unos mas ofrece la información siguiente:de [Rodrigo] Tinaco y otros de Garcia Sanchez yachaque son también coca camayos y sirven a sus caciques 1) Se trata de sociedades demográfica y políticamen-donde son naturales...”. te pequeñas -de 500 a 3,000 unidades domésticas, de 3,000 a un máximo de 18,000 a 20,000 almas; Anteriormente, en las salinas y pastos, ya había-mos notado este carácter multi-étnico de las zonas pe- 2) Los núcleos de población y poder, que a la vez eranriféricas, pero en los cocales del Huallaga tal organi- centros de producción de los alimentos básicos, se ubi-zación territorial se refleja en casi todos los asenta- caban en Chaupiwaranqa y en el alto Huallaga, por de-mientos. Su verificación arqueológica será más difícil bajo de los 3,200 metros. Núcleos como Cauri, a 3,700que en los pisos de altura. Pero aun en zona boscosa metros, en el alto Marañón, eran excepcionales en terri-no debemos descuidar las excavaciones, ya que mu- torio yacha o chupaychu;chas veces nos ofrecen datos inaccesibles a través delas fuentes escritas. 3) Sus zonas periféricas estaban pobladas de ma- nera permanente por asentamientos ubicados tanto 6. Los bosques. El control de las fuentes de made- por encima como por debajo del núcleo (lo que da elra y de otros productos de la selva, como la miel, puede calificativo de “verticalidad” al modelo). Estas colo-haber dependido de un régimen semejante a los ante- nias periféricas:riores, aunque la escasa información de la visita de1562 no lo permite afirmar. Los pocos detalles que te- a) no se aventuraban más allá de tres o cuatro díasnemos provienen de la visita de 1549, en la cual los co- de camino del núcleo;cales y las explotaciones de madera parecen muy cerca- b) eran pequeñas, algunas veces simplemente tresnas. Es probable que en la etno-ecología de la época, o cuatro hogares por cada “parcialidad”, en cada pisomis categorías 5 y 6 no formaran sino una sola. Las he ocupado;separado, ya que en el presente estado de nuestro cono- c) sus moradores conservaban sus “casas” y demás‘cimiento me parece un error de menor cuantía estable-cer numerosas categorías que confundir lo que separa-ba la etno-taxonomía de los moradores. 24 derechos en su núcleo y etnias de Origen; d) los asentamientos periféricos eran siempre mul- tiétnicos. CARETAS 2002
  21. 21. María Rostworowski de Diez Canseco os modelos económicos Cuando hablamos de modelos eco- nómicos en el Perú prehispánico es necesario tomar en considera- ción que se trata de economías que desconocieron el uso del dinero y que además no estaban organizadas por la ins- titución del mercado. El modelo económico inca se ha calificado de redistributivo debido a las funciones que cumplía el propio gobierno. Esto significa que gran parte de la producción del país era acaparada por el Estado, el cual a su vez la dis- tribuía según sus intereses.Historia del Tahuantinsuyu (Lima, IEP, 1992), Valensi (1974) da una definición del principiopp. 259, 262-265, 267-269, 276-277. de la redistribución que presupone un modelo de centralismo institucional. Las sociedades domina- das por la redistribución, la producción y la repar- tición de bienes se organizan en función de un cen- tro –se trate de un jefe, un señor, un templo o un déspota–, el mismo que reúne los productos, los Historia del acumula y los redistribuye para retribuir a sus agentes, asegurarse el mantenimiento y la defensa Tahuantinsuyu de los servicios comunes y para conservar el orden social y político como por ejemplo durante las cele- braciones de fiestas públicas. Este principio es fa- vorecido por el modelo institucional de la simetría en la organización social. La reciprocidad intervie- ne en la producción, las prestaciones de servicios, María Rostworowski la distribución periódica de las tierras, así como en la repartición de los productos, en la práctica de de Diez Canseco los dones y contradones, y otras. Polanyi admite que la redistribución puede jugar un papel en sociedades muy diversas, en las homo- géneas y en las estratificadas. Reciprocidad y redis- tribución pueden combinarse en la misma sociedad, la primera corresponde entonces a la forma horizon- tal del intercambio a escala, la segunda a la forma vertical entre unidades locales y la autoridad cen- tral. Con la formación del Estado inca se produce un desarrollo de las fuerzas productivas y un creci- miento económico dinamizado. , Por muchos años se alabó y consideró la organi-Historiadora peruana de origen polaco. Es zación inca como la materialización de una utopíaconsiderada una de las máximas conocedoras admirada por los europeos. Se creía que el almace-de la historia del Imperio Incaico. namiento de productos de toda índole tenía por ob- 25 CARETAS 2002
  22. 22. Historia del Tahuantinsuyujetivo fines humanitarios, como socorrer a la pobla- go, de unas tierras que poseían en Callaguaya, eción en caso de desastres naturales. Esta aprecia- instalaron miembros de varios ayllus serranos.ción sólo demuestra una incomprensión de los me-canismos económicos de ese Estado. Faltan aún mayores investigaciones sobre los grupos costeños de la zona sur, y saber cómo fueron Gran parte de la redistribución era consumida dominados por los serranos del altiplano. Es posiblepor el sistema de la reciprocidad, por el cual el Es- que en el litoral no haya existido una hegemonía detado se veía obligado constantemente a renovar poder yunga que hubiese podido defenderse delgrandes “donativos” a los diversos señores étnicos, a avance serrano. La región comprendida entre Ca-los jefes militares, a las huacas, etc. Para cumplir maná hasta Tarapacá se llamó el Colesuyu, un su-tales necesidades se creó, como se vio en el capítulo yu diferente a los cuatro suyu clásicos del Estado in-anterior, un gran número de depósitos estatales ca y cuya población costeña estaba compuesta porporque el gobierno tenía que disponer de cuantiosos agricultores y por pescadores. Los habitantes de es-bienes acumulados pues los objetos almacenados re- ta región se dividían en gran número de curacazgos,presentaban poder en el Tahuantinsuyu. y el suyu debió ser una definición del espacio más que una demarcación política.El modelo económico serrano: La sierra sur – Si bien la Visita de Garci Diez de San Miguel La economía sureña del Tahuantinsuyu ha sido de 1567 (1964) junta con la Visita de Ortiz de Zúñi-estudiada especialmente por John Murra (1964, ga a Huánuco de 1567 (1967 y 1970) son ejemplos1967, 1972), seguido por numerosos investigadores. clásicos de los enclaves serranos. en ambos docu-Para obtener productos de diversas ecologías los na- mentos aparecen los “rescates” de ganado, lana y ro-turales se valían del sistema de enclaves, llamados pa. Estas repetidas manifestaciones indican que enpor Murra “archipiélagos verticales”, cuyo núcleo alguna época del año se efectuaban ciertos inter-serrano controlaba, por medio de colonias multiét- cambios.nicas, zonas diferentes situadas en microclimas dis-tantes unos de otros. La sierra central Subrayamos la palabra distante para indicar que Una situación muy diferente a la del altiplano ylos varios microclimas se hallaban a más de un día a la de la sierra en general existía en la Cordillerade camino. Los enclaves del altiplano son a la fecha Marítima de la región central del antiguo Perú. Laslos modelos andinos clásicos como forma de conse- condiciones geográficas especiales hicieron que losguir productos diferentes a los existentes en el nú- naturales adoptaran un modelo propio, adaptado acleo de origen. Estos enclaves se hallaban en la cos- las condiciones topográficas imperantes en la re-ta y en la región selvática a varias semanas de mar- gión. Es un hecho importante demostrar cómo uncha, y este punto es importante ya que marca las di- determinado modelo podía variar si las condicionesferencias entre los dos modelos, el de la sierra sur y cambiaban.el de la región central. Esta distinta aplicación del patrón de la “vertica- Murra ha investigado con sumo detalle la ma- lidad” demuestra que no era un sistema rígido, sinocroetnia de los lupacas, y se ha comprobado que lo que se transformaba según las circunstancias. Talmismo sucedía con los otros señoríos de la meseta información surge de las Visitas realizadas a Cantadel Collao, como los pacajes, los hatun collas, los en 1549 y en 1553; ambos testimonios tempranos,azángaros, que también gozaban de enclaves en zo- anteriores a las reformas toledanas, dan una visiónnas diferentes a las de su propio hábitat. de situaciones especiales para la zona. Un problema surge en torno al inicio de los en- La región de Canta tiene un terreno abrupto‘claves, es decir si se originaron con una conquista.Existe información valiosa en un documento del Ar-chivo Arzobispal de Lima que describe cómo el gru-po serrano de los yauyos echó a los yunga de Calan- 26 que a relativa corta distancia goza de climas dife- rentes lo cual le permite producir recursos varia- dos. Explicaremos en pocas palabras su organiza- ción económica bastante original y que ofrece un CARETAS 2002
  23. 23. María Rostworowski de Diez Cansecoaspecto nuevo al problema: El Señorío de Canta taciones culturales se desarrollaron gracias a la ex-comprendía ocho ayllus, y para atender cultivos si- plotación de los recursos del mar, marcando así eltuados a diversos niveles ecológicos, distantes unos posterior desenvolvimiento costeño.de otros por un día o dos de camino, idearon un tra-bajo comunal de los ocho ayllus, rotativo y de tem- Desde tiempos tempranos se estableció en laporada. Cuando cumplían faenas comunales se mu- costa dos actividades diferentes, la pesca y la agri-daban de un lugar a otro con el objeto de realizar cultura. Se formaron grupos separados con jefesdeterminadas faenas agrícolas. Esta trashumancia propios y se estableció entre ellos un intercambiolimitada los llevó a poseer, además de sus pueblos de productos. Sin embargo los pescadores, limita-permanentes, unas aldeas comunes habitadas tem- dos a sus playas y caletas, permanecieron subordi-poralmente mientras cumplían sus labores en la nados a los señores de las macroetnias de agricul-zona, por ejemplo cuando se dirigían a la puna a tores yungas.sembrar y cosechar una planta de gran altura lla-mada maca (Lepidium meyenil), o a realizar la es- La primera información sobre la presencia enquila de sus rebaños de camélidos. En otra época un curacazgo de estas divisiones nos la dio la Rela-del año bajaban a la región cálida del chaupi yun- ción de Chincha, nombrada por nosotros como “Avi-ga a las plantaciones de cocales o de maíz. No sólo so”. En efecto, una población de treinta mil “tribu-en sus chacras, sino también para la confección de tarios” se dividía en diez mil pescadores, doce milobjetos o de productos necesarios para la comuni- cultivadores y seis mil “mercaderes”. Estas cifrasdad emplearon el sistema rotativo, por ejemplo los indican una división laboral entre sus habitantes,tejidos, la elaboración de cerámica, la fabricación distinta a lo que hasta entonces se conocía en elde ojotas (calzado andino) o la preparación del mundo andino.charqui. La importancia del trabajo artesanal se vio con- A causa de las cortas distancias entre los varios firmada en las mismas Ordenanzas, pues prohibíanclimas y recursos, los naturales de Canta no preci- a los curacas a obligar a los artífices a cumplir lasaron de enclaves multiétnicos que recién fueron in- mita campesina o a servir en la casa de sus enco-troducidos con el dominio inca y la aparición de los menderos.mitmaq. De acuerdo con el sistema de la especializaciónEl modelo económico costeño: muchos trabajos que no se consideran como artesa-La especialización laboral nales figuraban como tales, y se prohibía el ejercicio de cualquier otra labor aparte de la indicada. Dado que la organización de la economía serranaguardaba una necesaria relación con el medio am- Un ejemplo muy ilustrativo de las costumbresbiente, propio de las quebradas andinas y de la me- yungas era la de los chicheros o fabricantes de bebi-seta del altiplano es comprensible que la diferente das, especialidad reservada a los hombres. En lageografía de la costa propiciase un modelo económi- sierra las mujeres preparaban en sus hogares la be-co también distinto. bida para la familia. Cuando se necesitaban gran- des cantidades para el culto o para las ceremonias Es importante notar que la región yunga a pesar del Inca, las mamacona eran las encargadas de pre-de sus dilatados desiertos, era una región rica en re- pararlas. En cambio, en la costa se trataba de uncursos naturales renovables. Su mayor fuente de oficio masculino a dedicación exclusiva.bienestar provenía del mar, un mar que era extraor-dinariamente abundante en su fauna ictiológica. El intercambio costeño A diferencia de otros lugares del mundo, en los En las sociedades arcaicas predominaba, según ,inicios de la civilización del antiguo Perú no hubo Polanyi (1957), el modelo redistributivo a pesar denecesidad de la agricultura para la formación de po- existir en algunos lugares el hábito del intercambio.blaciones numerosas ni para la creación de centros Este fue el proceso seguido en los curacazgos coste-ceremoniales destacados. Estas primeras manifes- ños y marcó su diferencia con los señoríos serranos. 27 CARETAS 2002
  24. 24. Historia del Tahuantinsuyu La reciprocidad como una integración tuvo ma- hecho que demuestra a su vez la importancia queyor poder en la costa al emplearse tanto la redistri- tenía en la costa toda obra de emergencia relaciona-bución como el trueque, que se basaba en equivalen- da con el sistema hidráulico del valle. Aunque lascias establecidas y compensaba la falta de algún ti- medidas adoptadas por el visitador fueron dadas enpo de producto local. Un estudio empírico de la eco- tiempos coloniales, ellas son un reflejo de los hábi-nomía llamada primitiva comprende en sus princi- tos yungas.pales cuadros la reciprocidad, la redistribución y eltrueque. En las sociedades arcaicas existía un rechazo a los beneficios en las transacciones que involucraban Para entender el intercambio en las sociedades a los alimentos: se limitaban a mantener las equi-costeñas del antiguo Perú tenemos que aclarar que valencias. El trueque a nivel local en un valle coste-se realizaba a dos niveles muy distintos. El prime- ño no era materia de ganancia, sino de un acomodoro se efectuaba entre la gente del común para con- necesario al sistema de trabajo especializado impe-seguir lo necesario para la vida diaria y posiblemen- rante en la sociedad.te las equivalencias eran establecidas y aceptadaspor todos. El segundo se llevaba a cabo entre las Intercambio a larga distancia de losclases altas de la sociedad. “mercaderes” chinchanos Tenemos noticias de dos lugares distintos y sepa- Si bien en páginas anteriores, al tratar de lasrados que nos ofrecen una visión de la situación im- clases sociales y de las jerarquías en el Tahuantin-perante en las tierras yungas: En Chincha, como ya suyu se habló de los “mercaderes”, aún falta men-lo mencionamos, el intercambio se realizaba a larga cionar sus viajes y lo que representaban en el con-distancia, siendo efectuado por “mercaderes” reco- texto andino.nocidos como tales. En el norte sólo tenemos pocasnoticias de señores en cuyas manos se desarrollaba Los chinchanos se dirigían al norte en balsas, cu-el trueque, tanto suntuario como de recursos ali- yo número es mencionado por el propio Atahualpamenticios. A continuación veremos más ampliamen- en un diálogo con Pizarro cuando éste le preguntóte estas dos situaciones. sobre el motivo de la presencia del señor de Chin- cha, único curaca llevado en andas en el séquito delEl trueque local Inca en aquel aciago encuentro de Cajamarca. Era un hecho resaltante el honor de usar litera, cuando La especialización del trabajo en la costa obligó tantos otros nobles participaban a pie en la jornada.al establecimiento de un trueque local entre sus ha- Atahualpa respondió que el señor chinchano era subitantes para obtener las subsistencias y los objetos amigo, y señor mayor de los llanos, además de po-que cada cual no producía. En páginas anteriores seer “cien mil balsas en la mar”. Naturalmente, es-mencionamos la dedicación exclusiva del trabajo, to no significa que ese número correspondiese con laque traía como consecuencia un intercambio cons- realidad, y es probable que algunas de dichas balsastante, un ejemplo de esta situación lo hallamos en fueran de troncos de árboles, y otras de grandes ma-la Visita realizada por Juan de Hoces en 1574 a la zos de totora unidos entre sí a las que se les daba di-región de Trujillo. El visitador se vio en la necesi- rección con las guare-tablas de madera colocadasdad de reglamentar las equivalencias entre el maíz entre los troncos, que hundían o levantaban a vo-remitido por los cultivadores y los fabricantes de luntad para formar timón y quilla.chicha que preparaban las bebidas, además señalólos montos de chaquira, lana y otros objetos que La importancia del sistema hidráulicootras personas pudiesen trocar. El acceso al agua y por ende al riego fue tan im- Los oficiales chicheros quedaban liberados de portante en el ámbito andino como el acceso a la tie-‘cualquier otro trabajo y no podían ser obligados aacudir a la mita del encomendero, del cacique o delos principales. Sólo debían prestar ayuda en la re-paración de la acequia principal del repartimiento, 28 rra. Los mitos y leyendas narran episodios sobre el inicio de los canales hidráulicos en un tiempo mági- co, cuando los animales hablaban. Las fuentes o puquio surgieron por rivalidades entre célebres CARETAS 2002

×