Revista Ejército 872 diciembre 2013

2,737 views

Published on

DOCUMENTO:
• La Malla de Gestión del Sistema de Apoyo Logístico del Ejército
ARTÍCULOS:
• El mando orientado a la misión: ¿Una revolución en nuestra cultura militar?
• Fotoperiodismo en guerra: Simbolismo y Facticidad

Published in: News & Politics
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
2,737
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
619
Actions
Shares
0
Downloads
7
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Revista Ejército 872 diciembre 2013

  1. 1. DICIEMBRE DE 2013 AÑO LXXIV NÚMERO 872 DOCUMENTO: • La Malla de Gestión del Sistema de Apoyo Logístico del Ejército ARTÍCULOS: • El mando orientado a la misión: ¿Una revolución en nuestra cultura militar? • Fotoperiodismo en guerra: Simbolismo y Facticidad
  2. 2. Índice Trabajos de mantenimiento (ISAF-Afganistán) EDITA presentación 4 DOCUMENTO LA MALLA DE GESTIÓN DEL SISTEMA DE APOYO LOGÍSTICO DEL EJÉRCITO DIRECCIÓN Director General de Brigada Lorenzo ÁLVAREZ ARAGÓN Subdirector, Jefe de Colaboraciones y Administración Coronel José Luis Ruiz Baranco Jefe de Ediciones Coronel José Juan VALENCIA GONZÁLEZ-ANLEO CONSEJO DE REDACCIÓN Coroneles Domínguez del Valle,Poutás Álvarez, García-Mercadal, López Roca, Molina Pineda de las Infantas, García y Pérez, y Arizmendi Lopéz Tenientes Coroneles Urteaga Todó, Borque Lafuente, Díez Alcalde y Jarillo Cañigueral Comandantes Villalonga Sánchez, Guerra Gil, Urbina Redondo y Ramirez Perete Suboficial Mayor Blanco Gutiérrez NIPO: 083-13-005-3 (Edición en papel) NIPO: 083-13-004-8 (Edición en línea) Depósito Legal: M. 1.633-1958 ISSN: 1696-7178 Correctora de Estilo Paloma Prado Caballero Servicio de Documentación Emilia Antúnez Monterrubio Corrector de Pruebas Capitán José Manuel Riveira Córdoba Diseño Gráfico y Maquetación Ignacio Moreno Piqueras Ana Maria González Perdones Laura Bevia González Mª Eugenia Lamarca Montes Inmaculada del Valle Olmos Fotocomposición, Fotomecánica e Impresión CENTRO GEOGRÁFICO DEL EJÉRCITO Colaboraciones Corporativas ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE MILITARES ESCRITORES Promotor de Publicidad EDITORIAL MIC C/ Artesiano s/n. Polígono Industrial Trabajo del Camino, 24010 León Teléf.: 902 271 902 / Fax: 902 371 902 Email: dirección@editorialmic.com marketing@editorialmic.com Fotografías: MDEF, DECET, MALE, Colmeiro y Alberti REVISTA EJÉRCITO C/. Alcalá 18, 4.º 28014 MADRID Teléf.: 91-522 52 54. Telefax: 91-522 75 53 Presentación JUAN BAUTISTA GARCÍA SÁNCHEZ. Teniente General. Jefe del Mando de Apoyo Logístico del Ejército. 34 La Malla de Gestión del SALE José luis sánchez alor. General de Brigada. Caballería. 36 Los Procesos de la Malla de Gestión josé luis sánchez alor. General de Brigada. Caballería. 43 El Centro de Gestión del Apoyo Logístico del Ejército josé luis sánchez alor. General de Brigada. Caballería. 50 Una rueda oscura pero esencial Carlos calvo gonzález-regueral. Coronel. Infantería. DEM. 57 Los CICAL en la Fuerza Terrestre y en el Mando de Canarias carlos maría salgado romero. Teniente Coronel. Infantería. DEM. 64 Nuestras inserciones Normas de Colaboración 24 Convocatoria Premios Revista Ejército 2013 32 Libros de Defensa 107 Interior de Contraportada: ...«... Obedecerá y respetará a todo oficial y sargento del Exército,...» 131 Catálogo de Publicaciones de la Administración General del Estado http://publicacionesoficiales.boe.es
  3. 3. •DICIEMBRE 2013 • AÑO LXXIV. NÚM.872 Artículos secciones El yihadismo en el Magreb y el Sahel. sus consecuencias para España El rincón de la Historia El mariscal de campo Juan Guillén Buzarán y Sarraoa Carlos Echeverría Jesús. Doctor en Ciencias Políticas. 8 El conflicto Agustín Alcázar Segura. General de Brigada. Infantería. DEM. 16 Fotoperiodismo en guerra: simbolismo y facticidad Raúl César Cancio Fernández. Doctor en Derecho. 26 El mando orientado a la misión: ¿Una revolución en nuestra cultura militar? Carlos Javier Frías Sánchez. Teniente Coronal. Artillería. DEM. 72 España en el liderazgo de los JOINT TASK FORCE HQ ángel josé adán garcía. Teniente Coronel. Artillería. DEM. 108 Observatorio Internacional de Conflictos Derrota del M23 en el este de la República Democrática del Congo Carlos echeverría Jesús. Doctor en ciencias Politicas. La rabieta de Arabia Saudí y sus consecuencias Alberto pérez moreno. Coronel. Infantería. DEM. 114 Grandes Autores del Arte Militar Almirante Juan Cervera Valderrama PEDRO RAMíREZ VERDÚN. Coronel. Infantería. DEM. 119 Publicaciones Militares del ET 120 Cine Bélico 80 El mantenimiento de vehículos en el sigloXXI José Luis Sánchez-Paulete Díaz-Meco. Brigada. Automoción. Juan antonio gómez vizcaíno. Coronel. Artillería. 86 Reforma de la OTAN y de sus agencias. José María Belluga Capilla. Comandante. Cuerpo de Intendencia del Ejército del aire. DEM. 92 La Policía Militar en Saigón. ¿Lecciones de ayer olvidadas hoy? Alejandro Menéndez García. Sargento 1º. Transmisiones. 100 Eran cinco hermanos Regreso del infierno fLÓPEZ. 122 Archivo Gráfico 124 Información Bibliográfica THE PACIFIC SIN CAPÍTULO FINAL 127 Sumario Internacional 129 PUBLICIDAD: Revista ejército...................................................................15 Ibersystems de Defensa..................................................... 78 Génesis Seguros.............................................................. 126 Fundación Tercio de Extranjeros...................................... 128 La Revista Ejército es la publicación profesional militar del Ejército de Tierra. Tiene como finalidad facilitar el intercambio de ideas sobre temas militares y contribuir a la actualización de conocimientos y a la cultura de su personal. Está abierta a cuantos compañeros sientan inquietud por los temas profesionales. Los trabajos publicados representan, únicamente, la opinión personal de los autores sin que la Revista Ejército, ni ningún organismo oficial, compartan necesariamente las tesis o criterios expuestos. Redacción, Administración y Suscripciones: Sección de Publicaciones de la JCISAT. C/. Alcalá 18, 4.º 28014 MADRID. Teléf.: 91-522 52 54. Telefax: 91-522 75 53. Pág. WEB: www.ejercito.mde.es, E-mail: ejercitorevista@et.mde.es; revistaejercito@telefonica.net. Suscripción anual: España 12,02 euros; Europa:18,03 euros; resto del mundo: 24,04 euros. Precio unidad: 2,4 euros. (IVA y gastos de envío incluidos) La vigencia de los precios referidos será durante el año 2013
  4. 4. Presentación E l Documento del presente número nos adentra en «la Malla de Gestión» del Sistema de Apoyo Logístico del Ejército de Tierra. Como se dice en uno de los artículos que lo componen: «La Logística es una rueda, grande, pesada, escondida y oscura, que conecta a todos los engranajes con el exterior y a su vez, asegura el movimiento de todas las ruedas auxiliares y, en definitiva, del conjunto». El mostrarnos cómo se gestiona esa rueda, la estructura desarrollada para ello y la importancia de esta gestión es el objeto del Documento. E l primer artículo de opinión, El yihadismo en el Magreb y el Sahel. sus consecuencias para España nos presenta una profunda y detallada visión sobre la expansión que el islamismo extremista está experimentando en el norte de África y su proyección hacia el Sahel. El autor muestra su preocupación por la amenaza que ello representa para nuestra nación, ya que España es el único país europeo con frontera terrestre con el Magreb. L as dificultades de tipo jurídico-político que, en el momento actual, tiene el reconocimiento del término «guerra» han obligado a buscar un sustituto que cubra estas lagunas, que se ha encontrado finalmente en el campo de la Sociología: «conflicto». Sin embargo, este nuevo concepto abarca un espectro de posibilidades excesivamente amplio, razón por la cual ha sido preciso acotarlo, de modo que en el terreno militar se entiende por tal «al estado o situación de confrontación, real o potencial, que afecta a la Seguridad Nacional». El autor hace un análisis conceptual sobre el conflicto y sus fases, anteponiéndolo al concepto «guerra», más limitado en su aplicación. E l siguiente trabajo, Fotoperiodismo en guerra: simbolismo y facticidad, nos muestra una serie de imágenes iconográficas, universalmente conocidas, en las que se plantean los límites epistemológicos acerca de la capacidad del periodismo gráfico para crear ficciones simbólicas al margen de la realidad subyacente. El análisis de la potencial semejanza entre fotografía y realidad es el objeto de este artículo. N uestra Doctrina introduce, por primera vez, el concepto de «mando orientado a la misión». Esta forma de mando se caracteriza porque el jefe se limita a explicar a su subordinado la finalidad de la acción que espera que este ejecute dentro del marco más amplio de la operación, y establece cuál de sus unidades conllevará el «esfuerzo principal» en cada momento, dando libertad a sus subordinados para
  5. 5. decidir la forma de ejecutar su misión. El artículo El mando orientado a la misión: ¿Una revolución en nuestra cultura militar? justifica que la aplicación completa de este concepto debería tener consecuencias importantes en todos los aspectos de nuestro Ejército, desde la enseñanza de formación hasta la organización de nuestros cuarteles generales, lo que supondría cambios muy profundos. E spaña en el liderazgo de los Joint Task Force HQ. España se ha situado al frente de este nuevo concepto dentro de la OTAN, con una idea de CG propio, apoyado por la mayor parte de las naciones. Consiste en que un CG de nivel Mando Componente Terrestre sea capaz de hacer frente a operaciones conjuntas de pequeña entidad y predominantemente terrestres. Es decir, se ubique al Mando de un Teatro de Operaciones, sin perder sus capacidades terrestres inherentes. De acuerdo con el calendario previsto, y tras el correspondiente proceso de evaluación y certificación, España será la primera nación que ofrecerá a la OTAN un CG de la Estructura de Fuerza, como primer NFS JTF HQ. E l mantenimiento de vehículos en el siglo XXI expone, de forma escueta, la situación del mercado de reparación de vehículos en la Unión Europea. Muestra cómo ha evolucionado el mercado y cuál es la situación en el Ejército de Tierra, sobre todo, en las cuestiones de documentación técnica, asesoramiento técnico y gestión de flotas. E n la cumbre de Ministros de Defensa, de junio de 2010, se acordó continuar con el estudio del proceso de reformas de la estructura de mando de la OTAN para conseguir una organización más reducida, efectiva y menos costosa. En la Revista de mayo ya se abordó este asunto. El artículo Reforma de la OTAN y de sus agencias completa este tema con un breve resumen de su historia —necesario para entender el alcance de estos cambios— y aborda las reformas en su organización y en sus agencias. E l objetivo de La Policía Militar en Saigón: ¿Lecciones de ayer olvidadas hoy? no es solo relatar los hechos acaecidos en Saigón en 1968, durante el ataque masivo de los comunistas sobre Vietnam del Sur, coincidiendo con la festividad del TET, año nuevo vietnamita. Pretende, además, establecer un paralelismo histórico entre ese hecho y lo que ha sucedido y está sucediendo en Afganistán. E l Rincón de la Historia de este número está dedicado a un militar no demasiado conocido del complejo siglo XIX español: el mariscal de campo Juan Guillén Buzarán y Sarraoa. Este oficial, al que Mesonero Romanos definió como «discreto y bizarro militar, amable poeta y crítico», es mucho más conocido por su faceta literaria, en especial crítica literaria, crónica periodística, poesía y ensayo. Este trabajo nos muestra su faceta militar. Como oficial de Estado Mayor, formó parte del Ejército del Norte en la Primera Guerra Carlista e intervino en la campaña de África a las órdenes del general O´Donnel. Desempeñó importantes cargos políticomilitares como comandante general o gobernador militar en diferentes ciudades y regiones españolas.
  6. 6. INFORMACIóN PARA LOS LECTORES se está editando en papel Desde el primer número de 2013 la Revista reciclado, lo cual no solo está motivado por la necesaria racionalización del gasto en la producción de publicaciones, sino también y especialmente buscando contribuir a la mejora del medio ambiente minimizando en lo posible la explotación de materias primas. Las nuevas tecnologías permiten el acceso a la revista vía on line aumentando exponencialmente el número de personas que pueden consultarla, lo que a su vez contribuye al consiguiente ahorro de papel. Además, a través de las direcciones que a continuación se señalan, con diferentes formatos, se pueden : consultar todos los números anteriores de 6  REVISTA EJÉRCITO • N. 856 JULIO/AGOSTO • 2012
  7. 7. TODOS LOS TEMAS QUE TE INTERESAN SEGURIDAD Y DEFENSA NIVEL OPERACIONAL Y TÁCTICO INSTRUCCIÓN Y ADIESTRAMIENTO ORGÁNICA Y LEGISLACIÓN PERSONAL LOGÍSTICA CIENCIA Y TECNOLOGÍA ARMAMENTO, MATERIAL E INFRAESTRUCTURA EJÉRCITO Y SOCIEDAD GEOGRAFÍA E HISTORIA CULTURA PARA SUSCRIPCIÓN, RELLENAR EL BOLETÍN INFERIOR Y ENVIAR A: Sección de Publicaciones de la JCISAT Calle Alcalá nº 18, 4ª Planta. 28014 Madrid email: revistaejercito@telefonica.net ejercitorevista@et.mde.es # En cumplimiento de la Ley Orgánica 15/1999, de Protección de Datos de Carácter Personal, la Sección de Publicaciones de la Subdirección de Asistencia Técnica (SUBAT) procesa los datos personales de los suscriptores, incluyéndolos en el fichero correspondiente de la Revista Ejército. Todo suscriptor puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición dirigiéndose por escrito a la Secretaría Técnica de la JCISAT, C/ Prim, 6 Madrid (28004). El suscriptor será responsable de la inexactitud o falta de actualización de los datos personales aportados BOLETÍN DE SUSCRIPCIÓN A LA REVISTA D. .................................................................................................................. Empleo ................................................... Escala . ...................................... DNI .......................................................... Teléfono .................................................. Dirección ...................................................................................................... N.º ............Piso ............ Puerta . ........... Población . ................................. C.P. ......................................................... Provincia ................................................ Deseo suscribirme a los 10 números ordinarios y 2 extraordinarios de la revista Ejército del año 2013, por un importe total de ☐  España ................................................. 12,02 euros anuales (I.V.A. y gastos de envío incluidos) ☐  Unión Europea .................................... 18,03 euros anuales (I.V.A. y gastos de envío incluidos) ☐  Resto del mundo ................................. 24,04 euros anuales (gastos de envío incluidos) que abonaré de la forma siguiente: ☐  Giro postal a la Sección de Publicaciones de la JCISAT. C/ Alcalá, 18 - 28014 MADRID. ☐  Cheque nominativo a favor del “Centro de Publicaciones del MINISDEF”. ☐  Domiciliación Bancaria (no válida para suscripciones del extranjero). ☐  ransferencia bancaria a favor de: “Centro de Publicaciones del MINISDEF”, con código de T cuenta: 0182 2370 47 0201503658 del BBVA, en Madrid (España) Rellenar solamente en caso de domiciliación bancaria D. ........................................................................................... autorizo al Centro de Publicaciones del Ministerio de Defensa, para que con cargo a mi cc. núm, Entidad Sucursal DC CC del Banco o Caja ................................................................................................................................... con domiciliación en la Calle ................................................................................................................ Población ......................................................... C.P. .................. Provincia ........................................ sean abonados los recibos correspondientes a la suscripción de la Revista Ejército. ....................., a ............ de .................................. de 2013 Firmado:
  8. 8. EL YIHADISMO EN EL MAGREB Y EL SAHEL. SUS CONSECUENCIAS PARA ESPAÑA Carlos Echeverría Jesús. Doctor en Ciencias Políticas. INTRODUCCIÓN El asesinato de un soldado británico por dos individuos de ascendencia nigeriana, en Londres el 22 de mayo, el intento afortunadamente frustrado de asesinato de un soldado francés, en París tres días después coincidiendo con dos sangrientos atentados suicidas en Níger, o la continuación de los enfrentamientos entre militares y gendarmes tunecinos con yihadistas en regiones fronterizas con Argelia permitía comprobar en la primavera de 2013 la vitalidad y ubicuidad del yihadismo salafista en nuestro entorno estratégico. Aunque la operación Serval, lanzada con liderazgo francés el 11 de enero contra yihadistas que controlaban el norte de Mali, había conseguido la eliminación y/o expulsión de muchos de ellos de ese enorme territorio de 850.000 kilómetros cuadrados, la amenaza perduraba, y perdura, se ha dispersado y ha encontrado nuevos frentes (Libia o Níger) o agravado incluso otros antiguos (Nigeria). Tal dinámica será analizada en este artículo en lo que al entorno más inmediato de España respecta, sin ampliarlo a escenarios bien abonados por el yihadismo salafista globalizado como son tanto Siria como Egipto, este último dinamizado aun más tras la intervención militar en la escena política el 3 de julio1. 8  REVISTA EJÉRCITO • N. 872 DICIEMBRE • 2013 Caballería de la Legión Extranjera francesa en Mali
  9. 9. Seguridad y Defensa EL MAGREB: CENTRALIDAD ARGELINA Y DETERIORO DE LA SITUACIÓN EN TÚNEZ Y LIBIA El terrorismo yihadista salafista en el Magreb ha tenido en Argelia su epicentro de actuación desde hace décadas. Allí, el Estado y la sociedad fueron capaces de lograr que, a fines de los noventa, se ganara una guerra contra el terror que nunca fue, afortunadamente, una guerra civil, y ello a pesar de que muchos la califiquen aún hoy de tal. Ni el Grupo Islámico Armado (GIA), ni su sucesor el Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC) fueron nunca capaces de liberar territorio, de fracturar al Estado o de lograr reconocimientos internacionales como poder alternativo; pero Planta de gas en In Amenas, donde en enero de 2013 se sí fueron letales y capaces de crear produjo un ataque terrorista y posterior liberación de rehenes redes transfronterizas de activismo en por fuerzas argelinas el Magreb, el Sahel y Europa2. Cuando a principios de 2007 el GSPC se ni los yihadistas ni siquiera los islamistas más transformó en Al Qaida en las Tierras del Magreb moderados estuvieron al frente de tales procesos Islámico (AQMI), con la bendición directa de en su arranque, sí se aprovecharon enseguida 3 Al Qaida Central, su activismo se dinamizó aun de ellos . El presidente Zine El Abidine Ben Alí más, dentro y fuera de Argelia. En 2003 el GSPC huyó de Túnez en febrero de 2011, el país entró había iniciado la siniestra y lucrativa práctica en una dinámica electoral en la que los islamistas del secuestro de occidentales, capturando a 32 de EnNahda ganaron las elecciones de octubre europeos en el sur argelino, y AQMI la reactivó a de ese año, y la actitud típica de estos allá donde partir de 2008 hasta la situación actual, en la que alcanzan el poder —abriendo las puertas a su siete rehenes europeos permanecen en manos ideología y a sus apoyos— ha llevado al país a la de varios grupos terroristas desde hace meses, y situación actual. Varios partidos y movimientos otros han pasado por ellas habiendo sido cuatro salafistas, algunos ya legalizados, mantienen desde 2011 un pulso con una sociedad en la de ellos asesinados. AQMI introdujo también la práctica del que los regímenes anteriores, y particularmente terrorismo suicida —que ya tenía el precedente el de Habib Burguiba, habían inoculado múltiples de un sangriento atentado del GIA, dirigido contra factores de modernización. la sede de la Dirección General de la Seguridad AQMI ya había intentado a principios de Nacional (DGSN), en Argel en 1995, que provocó 2007 activarse en suelo tunecino, provocando una cincuentena de muertos— y puso en pie una enfrentamientos armados en Solimán, cerca de perfeccionada herramienta propagandística que, la capital, que se saldaron con una treintena para desgracia de España, se denomina Instituto de muertos. Cuando a mediados de 2013 se de Comunicación Al Ándalus. combatía a yihadistas en tres regiones tunecinas Con este telón de fondo, a partir del otoño de fronterizas con Argelia, ello se sumaba en 2010 se iniciaba un proceso de revueltas que términos de inventario a, al menos, otros tres los posibilistas calificaban precipitadamente choques con aquellos desde el inicio de las de Primavera Árabe, pero que, desde una revueltas y se miraban con preocupación otros perspectiva de seguridad y de defensa, no ha dos signos de radicalización: tunecinos eran en hecho sino introducir el caos por doquier. Aunque esos momentos al menos 800 de los yihadistas REVISTA EJÉRCITO • N. 872 DICIEMBRE • 2013 9 
  10. 10. A partir del otoño de 2010 se produjo un proceso de revueltas que los posibilistas calificaban precipitadamente de Primavera Árabe, pero que, desde una perspectiva de seguridad y de defensa, no ha hecho sino introducir el caos por doquier que tiene poco de normalización y mucho de caótico. En Libia, los islamistas en general y los yihadistas en particular sí tuvieron un gran protagonismo desde el inicio de unas revueltas, ubicado en la región oriental de la Cirenaica, desde la que en la década pasada se había alimentado de combatientes el campo de batalla iraquí y hoy se alimenta el sirio, y escenario también de revueltas cíclicas contra Gadaffi. Hoy Libia está sumida en el caos, con múltiples milicias desafiando una autoridad estatal endeble y minada de divisiones, con el enorme Sur —el Fezzan— considerado desde diciembre de 2012 como zona militar cerrada, eufemismo que oculta que el Estado no es capaz de controlar una región donde proliferan terroristas y traficantes y circulan abundantes armas6, y con un terrorismo cada vez más letal. De este último destacaremos dos de las acciones más emblemáticas, aunque no han sido las más letales, y dos circunstancias que alimentan la preocupación regional e internacional: de las acciones, el ataque contra que combatían al régimen sirio, y de tunecinos era también la representación más numerosa de yihadistas que atacaron la planta de In Amenas en enero de 20134. El deterioro de la situación en Túnez, perceptible en términos de seguridad por el activismo violento de yihadistas dentro y fuera del país, y en términos políticos por el bloqueo de la Asamblea Constituyente donde aún no se ha conseguido consensuar una Constitución, dadas las exigencias que en su seno plantean los islamistas de EnNahda, también se ha reflejado en la sorprendente dimisión del Jefe de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, el general Rachid Ammar, presentada al Gobierno el 24 de junio5. Libia constituye el gran epicentro del deterioro de la seguridad en el Magreb provocado por las revueltas. Aquí se iniciaron el 15 de febrero de 2011, se transformaron enseguida en una guerra civil, llevaron a una intervención internacional que apoyó a los rebeldes y, con el asesinato de Muammar El Gadaffi el 20 de octubre de aquel año, se entró en un proceso Región de Azawad, en el nordeste de MALI 10  REVISTA EJÉRCITO • N. 872 DICIEMBRE • 2013
  11. 11. Seguridad y Defensa último en 2012 y creó un grupo propio, siguen constituyendo parte de una misma hidra que el terrorismo yihadista salafista representa. Como ocurriera con islamistas más o menos radicalizados que se aprovecharon del caos generado por las revueltas en el Magreb (Túnez y Libia), los yihadistas también aprovecharon el caos generado en el Sahel por la guerra libia para medrar en un escenario desde antiguo emblemático como era y es Mali, y particularmente en su inmensa región septentrional, verdadero El líder libio Gadaffi fue capturado y ejecutado al final de la guerra santuario durante años del GIA civil libia y del GSPC. Región vacía de el Consulado de los EEUU en Bengasi, el 11 de control estatal desde antiguo, el Sahel era y es septiembre de 2012, que se cobró la vida del epicentro de tráficos ilícitos y zona de conflictos Embajador y de tres de sus colaboradores, y el intercomunitarios. Entre estos últimos destaca el ataque con coche bomba contra la Embajada de los tuaregs enfrentados históricamente a las francesa en Trípoli, el pasado 23 de abril; y de autoridades de Bamako y de Niamey. Cuando las circunstancias preocupantes, que quienes muchos de los tuaregs desmovilizados pero atacaron la planta de gas de In Amenas, en bien armados que habían combatido junto a enero, y quienes murieron matando como Gadaffi regresaron a Mali, en enero de 2012, se suicidas en Níger, en mayo, partieron de suelo consideraron lo suficientemente fuertes como libio7. para iniciar su enésima revuelta. El problema fue que los nacionalistas y algunos laicos del LA PROYECCIÓN DEL YIHADISMO Movimiento Nacional para la Liberación del SALAFISTA HACIA EL SAHEL Azawad (MNLA) que lanzaron su levantamiento Ya en los noventa el GIA descubrió el Sahel el 17 de enero de aquel año, incorporaron como para su causa. Para algunos analistas ello se debió peligrosos compañeros de viaje a AQMI, a una al efecto empuje de las ofensivas gubernamentales escisión de este, el Movimiento para la Unicidad lanzadas contra ellos en el norte de Argelia. Siendo esto cierto en buena medida, también lo España es el único país europeo con es que el Sahel era para los ideólogos y para los activistas yihadistas tierra de yihad guerrero, en frontera terrestre con el Magreb (en la que había que enderezar el islam y en la que los tráficos ilícitos que siempre han existido en Ceuta y Melilla), inmediatez geográfica ella ofrecían una gran ventana de oportunidades. Figuras terroristas con tanto protagonismo hoy, que, unida a la peligrosa mitificación como Abdelhamid Abu Zeid (eliminado en la operación Serval) y Mokhtar Belmokhtar (dado por los yihadistas de «su Al Ándalus», por muerto por los chadianos pero aparentemente aún vivo e inspirador de los atentados suicidas hacen de nosotros un objetivo en Níger) fueron cuadros del GIA, que luego pasaron por el GSPC y por AQMI y que, aunque preferente para el caso de Belmokhtar se escindió de este REVISTA EJÉRCITO • N. 872 DICIEMBRE • 2013  11 
  12. 12. del Islam (Tawhid) y el Yihad en África Occidental (MUYAO), y a un grupo targui (singular de tuareg) yihadista como los dos anteriores, Ansar Eddine, testimonio este de que tal ideología se expande y afecta también a comunidades como las de los tuaregs, ajenas históricamente a ella. Contando con unas Fuerzas Armadas endebles, cifradas en unos 7.000 efectivos mal armados y peor desplegados (el norte del país había sido en buena medida desmilitarizado tras la última paz entre los tuaregs y Bamako de 2006), Mali fue incapaz de evitar que la alianza ad hoc de esos grupos con el MNLA se hiciera La emigración, procedente en buena parte del Sahel, es con el control del inmenso territorio factor que afecta a la seguridad de países de la ribera norte y y sus principales ciudades (Tombuctú, sur del Mediterráneo Gao y Kidal, entre otras). Los yihadistas pronto desplazaron al iniciador del proceso, el de Seguridad de la ONU contenían respuestas MNLA, para pasar ellos a dominar la situación, a tal amenaza en forma de la planificación de y su provocadora actitud y su imposición ya una intervención africana para recuperar el definitiva en el territorio —aprovechando el control de dicho territorio, pero el farragoso agravamiento de todo el proceso generado proceso diplomático y técnico fijado para por un golpe que se produjo en Bamako en activarla hubo de verse alterado en enero de la madrugada del 22 de marzo de 2012 que 2013. El año comenzaba con una ofensiva de debilitó aun más al Estado maliense— encendió los terroristas para hacerse con el control del alarmas regionales e internacionales. resto del país, descendiendo con abundantes Las Resoluciones 2071, de 12 de octubre de medios hacia Bamako. Esto llevó a Francia 2012, y 2085, de 21 de diciembre, del Consejo a constituirse, respondiendo a la solicitud de las autoridades malienses y obteniendo enseguida el aval del Consejo de Seguridad, en el Estado líder de una intervención que ha barrido a los terroristas, eliminando a parte de ellos y dispersando al resto. Aunque debilitados durante varios meses por las tropas francesas y africanas que han apoyado a las malienses8, AQMI, el MUYAO y Ansar Eddine aún perviven en el verano de 2013, mantienen secuestrados (el MUYAO secuestró incluso a diplomáticos argelinos, en Gao en abril de 2012, conservando aún en su poder a tres de ellos), Acciones de eliminación de terroristas de AQMI durante la atentan dentro y fuera de Mali (en operación Serval 12  REVISTA EJÉRCITO • N. 872 DICIEMBRE • 2013
  13. 13. Seguridad y Defensa directamente a la nuestra. Aunque en Marruecos y en Argelia los conatos de revueltas producidos también en los primeros meses de 2011 fueron abortados gracias al efecto combinado de reformas y de medidas de seguridad, es destacable que, en Marruecos, los islamistas están en el Gobierno desde diciembre de 2011 y que otros aun más radicalizados (fundamentalmente Justicia y Caridad aunque también existen en Marruecos grupos yihadistas salafistas) Destacamento español Marfil en la operación Serval (Mali) presionan en las calles e Tombuctú, Gao y Kidal, y en mayo y junio inoculan su ideología en la sociedad. de 2013 en Níger con ataques en Agadez y España debe preocuparse particularmente Arlit en el Norte pero también en la capital, por el creciente flujo de nacionales marroquíes Niamey, en el Sur) y refuerzan vínculos con hacia escenarios de combate como Siria o Mali, otros yihadistas de la región (Ansar Al Sharía en que también captan a musulmanes españoles Túnez, en Libia y en Mauritania, y Boko Haram o residentes en España tanto en Ceuta como y su escisión Ansaru en Nigeria). en Melilla o en Barcelona10. En cuanto a ArgeEn Nigeria, el presidente Goodluck Jonathan lia, el gigante del Magreb sufre el deterioro de se vio obligado, en mayo de 2013, a declarar el la seguridad en Túnez y Libia, mientras sigue estado de emergencia en tres estados federados estando obligado a combatir a los terroristas del Norte como respuesta a la feroz ofensiva en su territorio. Esto último lo hace tanto en la de un Boko Haram que, aunque nacido en Cabilia como en el sur profundo, y cada vez se 2002, revivió a partir de 2009, en buena medida ve más obligado a redoblar sus esfuerzos para gracias a su creciente interrelación con AQMI en interceptar armamento procedente de Libia11. el Sahel. Sangrientos atentados de Boko Haram Nuestro apoyo a la operación Serval, a la contra colegios en junio y julio —producidos en misión africana de apoyo a Mali (AFISMA) los estados de Borno y Yobe, dos de los sometidos y a su sucesora de la ONU, la Misión de las desde mayo al estado de emergencia— mostraban Naciones Unidas para la Estabilización de Mali la vigencia del terrorismo yihadista en suelo (MINUSMA), a partir del 1 de julio, contribuyen nigeriano y las dificsultades para erradicarlo9. a aumentar la amenaza que los yihadistas representan para la seguridad nacional CONSECUENCIAS PARA ESPAÑA de España. Nuestro país está firmemente España es el único país europeo con frontera comprometido con la seguridad del país terrestre con el Magreb —en las Ciudades saheliano, y ello incluye nuestro apoyo a un Autónomas de Ceuta y Melilla— y dicha proceso de estabilización y de normalización inmediatez geográfica, unida a la peligrosa que, aunque endeble, ha establecido un mitificación por los yihadistas del espacio calendario que pasa, como una de sus hispano-portugués de Al Ándalus hacen de primeras fases, por la celebración de elecciones nosotros un objetivo preferente. Además, presidenciales el 28 de julio para recuperar la nuestros vecinos inmediatos magrebíes también normalidad política e institucional amenazada, ven su seguridad cuestionada, algo que afecta como vemos, tanto por vulnerabilidades REVISTA EJÉRCITO • N. 872 DICIEMBRE • 2013  13 
  14. 14. nacionales como por un entorno regional muy inestable12. Este apoyo a la estabilización del norte de un país que ha sufrido casi un año de dominio yihadista nos hace estar pues aun más amenazados por este terrorismo, pero ya lo estábamos desde antes, y ello es así tanto por motivos como los anteriormente citados como por nuestra presencia militar también inventariada en otros escenarios varios del islam (Irak en su día y Afganistán o el Líbano hoy) o, incluso, por las relaciones formales que mantenemos con regímenes que los yihadistas califican de apóstatas. Además, la proximidad de Canarias al África Occidental nos obliga a considerar tal subregión africana como prioritaria para nuestra seguridad y nuestra defensa. Las detenciones, desde antiguo y hasta hoy, de yihadistas en suelo español, y los susodichos ataques terroristas en Londres y en París deben llevarnos a redoblar los esfuerzos, máxime cuando un Magreb afectado en negativo por las revueltas árabes y un Sahel que requiere de muchas más respuestas que las que la Comunidad Internacional se ha mostrado dispuesta a dar hasta la fecha constituyen una vecindad cada vez más preocupante. NOTAS 1  Sobre la perduración del conflicto en Siria y sobre la irrupción militar en el proceso egipcio, véanse «Syrie: l’ armée poursuit son assaut à Homs, sans percée», El Watan (Argelia), 4 de julio de 2013, en www.elwatan.com, y «Egypt’s a typical military coup», Análisis de Stratfor, de 3 de julio de 2013, en www.stratfor.com. 2  Sobre la génesis y el desarrollo del terrorismo yihadista argelino véase Echeverría Jesús, C. «Las redes del terrorismo islamista en el Magreb», en VV AA. Reflexiones sobre el terrorismo en España. Fundación Policía Española-Monográficos de Seguridad Nº 2. Madrid, 2007, pp. 129-148. 3  Véase nuestra evaluación inmediata de los factores de inestabilidad que estaban introduciendo y que previsiblemente iban a introducir tales revueltas en estos países y, en general, en toda la región, en Echeverría Jesús, C. «El impacto de las revueltas árabes en la región euro-mediterránea», en VVAA Cursos de Derecho Internacional y Relaciones 14  REVISTA EJÉRCITO • N. 872 DICIEMBRE • 2013 Internacionales de Vitoria-Gasteiz 2011, Tecnos (Grupo Anaya). Madrid, 2013, pp. 309-381. 4  Mandraud, Isabelle: «L’ armée tunisienne traque des groupes djihadistes dans les montagnes», Le Monde, 4 de mayo de 2013, p. 3. 5  Arfaoui, Jamel: «Démission surprise du chef d’état-major tunisien», Magharebia, 27 de junio de 2013, en www.magharebia.com. 6  «Frontière algéro-libyenne. Le boom du trafic d’armes», El Watan (Argelia), 21 de junio de 2013, www.elwatan.com, y Essam, Mohamed y Oumar, Jemal. «Al-Qaida passe du Mali en Libye». Magharebia, 7 de junio de 2013, en www.magharebia.com. 7  «Libye: six soldats tués dans une attaque». El Watan (Argelia), 25 de junio de 2013, en www.elwatan.com. 8  El apoyo africano al Estado maliense y a la ofensiva del mismo contra los yihadistas se ha concretado en la contribución, diplomática y militar de los miembros de la Comunidad Económica de Estados del África Occidental (CEDEAO), más el apoyo —importante sobre el terreno en términos operativos y que reforzó notablemente el esfuerzo lanzado por Francia con la operación Serval— de las fuerzas de Chad, que no es miembro de la CEDEAO. 9  En junio, nueve estudiantes eran asesinados en Maiduguri, lugar de nacimiento de Boko Haram y capital del estado de Borno. Véase «Nigeria: 9 étudiants tués lors de l’attaque d’une école». El Watan (Argelia), 19 de junio de 2013, en www.elwatan.com. En julio se producía otro ataque similar, esta vez en la localidad de Potiksum, en el estado de Yobe, que costó la vida a 27 estudiantes y a un profesor. Véase «Mueren 27 estudiantes en Nigeria a manos de islamistas». Diario de Navarra, 7 de julio de 2013, p. 10. 10  «Espagne: un réseau lié à Al-Qaïda démantelé à Ceuta», El Watan (Argelia), 21 de junio de 2013, en www.elwatan.com. 11  Oufella, Lilia. «Sept terroristes tués par l’ armée algérienne à la frontière avec le Mali», Tout sur l’ Algérie (TSA), 7 de julio de 2013, en www.tsa-algerie.com. 12  «El Gobierno de Mali y los tuaregs rebeldes firman un acuerdo de alto el fuego». Atenea Digital, 19 de junio de 2013, en www. revistatenea.es.n
  15. 15. revista de pensamiento militar “todos los temas que le interesan” seguridad y defensa nivel operacional y táctico instrucción y adiestramiento orgánica y legislación personal logística ciencia y tecnología armamento, material e infraesctructura ejército y sociedad geografía e historia cultura c/ alcalá 18, 4º 28014 Madrid Teléfono: 91 522 52 54 Fax: 91 522 75 53 e-mail: revistaejercito@telefonica.net ejercitorevista@et.mde.es
  16. 16. EL CONFLICTO Agustín Alcázar Segura. General de Brigada. Infantería. DEM. DELIMITACIÓN DEL CONCEPTO El padre de la polemología Gaston Bouthoul1 definió la guerra como «la lucha armada y sangrienta entre agrupaciones organizadas». Si se entiende este concepto como el enfrentamiento de grandes contingentes de tropas encuadrados en Fuerzas Armadas de países más o menos constituidos y reconocidos por la comunidad internacional, entonces se puede decir que desde la finalización de la Segunda Guerra Mundial, las guerras clásicas han sido relativamente escasas: China, Corea, Árabe-Israelí, Malvinas, Irán-Irak, Golfo Pérsico y primera fase del conflicto de Afganistán. Si esto es así, ¿dónde encuadramos esa acción insidiosa que provoca decenas de víctimas mortales, centenares de heridos o lesionados y unos daños significativos, amén de la consiguiente intranquilidad y miedo entre la población?; ¿cómo definimos la situación creada entre los países ante las reivindicaciones, más o menos violentas, de uno de ellos, por territorios, población, agua, etc, supuestamente usurpados por el contrario?; ¿qué decir de la situación creada por un país o grupo de países que en posesión de un bien preciado o absolutamente necesario para el regular desenvolvimiento de la economía internacional, lo utiliza como arma de presión para obtener determinadas ventajas económicas, políticas, etc?; ¿dónde encuadrar la violencia generada por persecuciones religiosas?; ¿cómo encuadrar los problemas generados por las disfunciones de la globalización, los desequilibrios demográficos, la pobreza y desigualdad, las ideologías radicales y no democráticas o los peligros tecnológicos? 16  REVISTA EJÉRCITO • N. 872 DICIEMBRE • 2013 Evidentemente, podríamos seguir enumerando hechos que, no pudiéndose integrar en el concepto de guerra anteriormente definido, crean situaciones de tensión que hacen incómoda e incluso, en momentos determinados, pueden llegar a imposibilitar el normal desarrollo de las relaciones nacionales o internacionales. Faltaba, pues, en el lenguaje corriente, una palabra para designar los diversos enfrentamientos entre los hombres, tales como diferencia, litigio, lucha, combate o, simplemente, el debate, desacuerdo, disputa o rivalidad, siempre que todas estas situaciones lleven consigo violencia ya sea esta física, psicológica, moral, económica, diplomática, etc. En la búsqueda de una idea que englobara todo lo expuesto se encontró en el campo de la sociología el término conflicto. Freund lo definió como «un enfrentamiento intencionado entre dos seres o grupos de la misma especie que manifiestan, uno en relación al otro, una intención hostil, en general a propósito de un derecho, y que, para mantener, afirmar o restablecerlo procura quebrar la resistencia del otro, eventualmente por el recurso a la violencia física, la cual puede tender, si es necesario, al aniquilamiento físico»2. Queda fuera de este amplio cuadro de posibilidades la competición, toda vez que en esta, cada participante procura impedir a los restantes que alcancen sus objetivos, pero no contemplándose unos a otros como enemigos, sino como rivales en un juego, lo que implica la exclusión de intenciones hostiles y violencia. Esto es, se
  17. 17. Seguridad y Defensa Mapa de conflictos contemporáneos (Negro: con más de 1000 victimas/año; Amarillo: Entre 10 y 1000 victimas/año) procura triunfar de acuerdo a unas reglas preestablecidas y que rechazan acciones dirigidas contra la integridad física o moral del adversario. Por su parte, Lewis Coser3 definió el conflicto como «la lucha por los valores, el “status”, el poder y los recursos escasos, en el curso de la cual, los oponentes desean neutralizar, dañar o eliminar a sus rivales». El análisis de ambas definiciones nos lleva a un concepto de gran complejidad porque en él caben las guerras, pero también las revoluciones, la lucha por el poder dentro de un sistema político, los antagonismos ideológicos, la lucha de clases, la competencia económica entre empresas, la delincuencia, la riña callejera, los enfrentamientos generacionales, las fricciones familiares, etc. Es evidente que dentro de este inmenso bosque de posibilidades es preciso acotar el campo correspondiente a la investigación militar, ciñéndonos a aquellos aspectos del problema que afecten a la seguridad nacional. Este es el espacio en el que este trabajo se va a desenvolver: todo lo que pueda afectar a la seguridad nacional, cuyo principal instrumento de mantenimiento y aseguramiento es la defensa nacional, pudiendo por tanto definir el conflicto como «el estado o situación de confrontación, real o potencial, que afecta a la seguridad nacional»4. PROCESO EVOLUTIVO DEL CONFLICTO El conflicto no se origina por generación espontánea, sino que surge y se complica a través de un proceso, a veces largo en el tiempo, en el que se producen avances y retrocesos según la coyuntura del momento considerado. El estudio de las tensiones tanto nacionales como internacionales y su control, capacita al hombre político para decidir mejor y en menos tiempo, disminuyendo la probabilidad de REVISTA EJÉRCITO • N. 872 DICIEMBRE • 2013  17 
  18. 18. La situación de crisis amplía el concepto puramente militar que hasta ahora se había contemplado sobre la guerra cometer errores en momentos cruciales, puesto que, desde que surge una situación de tensión, ya sea de carácter interno o internacional, hasta que explota en forma de conflicto armado, se producen avances, retrocesos y estancamientos que dan lugar a que el proceso conflictivo se pueda dividir en fases, las cuales se desarrollarán sucesiva o simultáneamente e incluso puede no darse alguna de ellas. Estas son: crisis, distensión, disuasión y conflicto armado. llegar a alterar la vida normal de la nación y la acción de gobierno y que, en función de su peligrosidad potencial para la seguridad nacional y colectiva, puede inducir al gobierno a tomar una serie de medidas preventivas que lleven asociadas la puesta en marcha de mecanismos de respuesta»5. Se puede sintetizar lo expuesto diciendo que en toda crisis existe una acción o se produce una situación que, alterando el proceso de normalidad, puede tener consecuencias importantes que exigen para prevenirla o remediarla la adopción de medidas urgentes de todo tipo entre las cuales se puede incluir el empleo de las Fuerzas Armadas como última ratio. Distensión Concepto generado durante la Guerra Fría, motivado por la imposibilidad e inutilidad de mantener permanentemente una situación de tensión entre los bloques, lo que les llevó a intentar una disminución del grado de crispación en las relaciones internacionales existente hasta el momento. Crisis Esta situación amplía el concepto puramente militar que hasta ahora se había contemplado sobre la guerra, por lo que, al igual que sucede con el conflicto, es preciso recurrir a otras esferas de actuación humana de donde extraer la definición de los nuevos términos. Al tener un origen no militar, la palabra crisis se aplica a múltiples factores de la actividad del hombre y no siempre con el mismo significado. Así, se habla de la crisis de una enfermedad, del teatro, de la bolsa, del petróleo, del gobierno, etc. Dada la amplitud del campo de aplicación del término que nos ocupa, es preciso delimitarlo para reducirlo a la esfera que realmente nos interesa y que no es otra que la seguridad nacional. En este contexto, se define crisis como «la situación El USS Barry lanzando un misil Tomahawk en la operación Odyssey Dawn (Libia) de inestabilidad que pudiera 18  REVISTA EJÉRCITO • N. 872 DICIEMBRE • 2013
  19. 19. Seguridad y Defensa en Europa (CFE), en París, noviembre de 1990. A partir de esa fecha los acontecimientos se precipitaron en la URSS, hasta producir su desmoronamiento y el nacimiento de quince nuevas repúblicas. Al proceso descrito se le conoce con el nombre de distensión que la Escuela de Estado Mayor del Ejército de Tierra definió como: «El conjunto de esfuerzos para lograr un acuerdo parcial entre países o bloques antagónicos, que pueda ayudar a disminuir las tensiones políticas existentes tanto en el ámbito internacional como Conflicto sirio. Soldado con mascara de gas en el interior del propio país, y a estimular las buenas relaciones entre las naciones». La primera luz sobre la necesidad de diálogo En la distensión no solo participan las grandes surgió tras la Crisis de Cuba, primera y quizás potencias, sino todos los países La estabilidad única vez en que las grandes potencias estu- y el bienestar de todo el sistema mundial en vieron realmente próximas a un enfrentamiento equilibrio pasa por el reconocimiento de las directo. Fruto de ello fue el establecimiento del legítimas aspiraciones de los terceros en discorcélebre teléfono rojo entre Moscú y Washington dia; estos son el resto del mundo y aquí empiepara consultas directas antes de tomar decisiones zan los problemas. Una distensión completa en que condujeran a un punto de no retorno. su forma más pura y estable parece manifiesA este primer paso siguieron otros como forma tamente imposible, incluso a largo plazo. Pero de reducir la tensión o el desastre en caso de así como la guerra y le tensión pueden aparecer inicio de las hostilidades. El establecimiento de de vez en cuando, también podría pensarse en este clima de diálogo supuso el inicio de conver- la benignidad de una distensión más o menos saciones entre los dos grandes que concluyeron generalizada. en diversos acuerdos y tratados como el Tratado sobre Limitación de Misiles Antibalísticos (ABM), Desde que surge una situación de los Tratados sobre Limitación de Armas Estratégicas (SALT), que culminaron posteriormente en el tensión hasta que explota en forma de Tratado sobre Reducción de Armas Estratégicas (START) y el Acuerdo sobre Eliminación de Miconflicto armado, el proceso conflictivo siles de Alcance Medio (INF), por citar solo los más importantes. se puede dividir en fases (crisis, Paralelamente y con este espíritu, se inició en Helsinki en 1973 la Conferencia de Seguridad distensión, disuasión y conflicto y Cooperación en Europa (CSCE), que finalizó en agosto de 1975, en cuya Acta Final, se firarmado), que se desarrollarán mó, entre otros, un documento sobre medidas de confianza y ciertos aspectos de seguridad sucesiva o simultáneamente, o puede y desarme, produciéndose el máximo acercamiento entre bloques después de la firma del no darse alguna de ellas Tratado sobre Fuerzas Armadas Convencionales REVISTA EJÉRCITO • N. 872 DICIEMBRE • 2013 19 
  20. 20. Disuasión Globalmente considerada, la forma de actuar ante cualquier conflicto, se establece entre dos planteamientos opuestos entre sí. El primero tiene un carácter positivo e implica hacer algo; es la acción, forma de actuación con la que, empleando físicamente todos o parte de los medios disponibles, de cualquier naturaleza, y pudiendo actuar en los más variados campos, sucesiva o simultáneamente, se busca alcanzar el objetivo que requiere la solución del problema planteado. En oposición al anterior, tenemos una segunda forma de actuación que presenta un carácter negativo, pues más que hacer algo por nosotros mismos, lo que buscamos es que nuestro oponente no lo haga; es la disuasión. Acción y disuasión son dos conceptos que han nacido y evolucionado paralelamente. Desde que existe el conflicto, ambos han estado normalmente presentes al menos en parte del proceso de resolución del mismo, pues lo normal ha sido y es que, frente a una provocación iniciadora, se intente evitarla, por no interesar el cambio del actual status existente o por miedo a perder en el futuro enfrentamiento, es decir, se disuade al enemigo de continuar con su actividad. Si fallan esos intentos de impedir ese enfrentamiento, este, por aceptación mutua de ambos contrincantes o por imposición de uno de ellos, se iniciará y pasarán a la acción. Temporalmente, la disuasión comienza antes que la acción sin que el inicio de esta, signifique el final de aquella, pues, en los campos donde la acción sea nula, la disuasión actuará reforzándola y complementándola. La recíproca no es cierta ni posible; la disuasión es per se, ajena a la acción y cualquier empleo de los medios, por pequeño que sea, supone el paso a esta forma de actuación. El diccionario define disuasión como acción o efecto de inducir a uno con razones a mudar de dictamen o propósito, definición muy genérica que desborda el campo del conflicto. Dentro de este y con un criterio más restringido y apropiado para el mismo, podemos definir disuasión como conjunto de medidas adoptadas para obligar a un oponente a renunciar a la ejecución de una acción planeada, no deseada por nosotros, en virtud del alto coste que le supondría. Collins la define como: «Conjunto de medidas que se toman para evitar, más que para llevar a cabo, la guerra, empleando las medidas psicológicas más que las físicas». Su finalidad es, pues, impedir los enfrentamientos armados, buscando evitarlos antes de que estos se produzcan mediante la coacción, lo que supone la existencia de unos medios que representen una fuerte amenaza para el oponente y que le hagan ver claramente los inconvenientes que se le presentarán en caso de persistir en su actitud. En oposición a la utilización de medios materiales que supone la acción, la disuasión, con su amenaza de empleo de los mismos, basa su actuación en el efecto psicológico que dicha posibilidad de empleo va a tener en el adversario, que le lleve a la conclusión de que las potenciales ventajas que obtendría son menores que las pérdidas que puede sufrir. Así, la posibilidad de fracaso y el temor al daño que sufrirá, le producirán indecisión y duda, y le conducirán finalmente a desistir de sus propósitos. La disuasión se ejerce en el más alto nivel estratégico, es decir, en la estrategia general y las medidas de disuasión se aplicarán en cualquiera de los campos posibles con mayor o menor intensidad y de una forma permanente, si bien, cuando la crisis surge y aumenta Manifestaciones en Egipto tras la caida del presidente Mursi 20  REVISTA EJÉRCITO • N. 872 DICIEMBRE • 2013
  21. 21. Seguridad y Defensa Tropas españolas en Ludina (conflicto afgano) la tensión, en el intento de evitar el enfrentamiento, adquiere especial relevancia el campo militar, el cual aporta la fuerza como soporte de la acción disuasiva. Frente a la pérdida de protagonismo que pueden sufrir las medidas disuasorias en alguno de los campos de actuación a lo largo del conflicto —como puede ser el económico— o a su aumento en determinados momentos —como sucede con el militar, si se agrava la crisis— la disuasión en el campo diplomático desempeña un papel fundamental y permanente hasta el inicio de las hostilidades, encargándose de la persuasión y acción psicológica, componente fundamental de la misma. La amenaza de empleo de la fuerza pasa a convertirse así en una forma muy particular de diplomacia: la diplomacia coercitiva. La disuasión abarca todo el espectro del conflicto, tanto en situaciones de tensión, crisis, o tras el desencadenamiento del conflicto armado. Se ejerce de una forma permanente; y tiene que ser así en razón de la propia finalidad que persigue, que no es otra que la de evitar la elevación de la tensión existente entre antagonistas, impidiendo la modificación del status vigente en ese momento hacia niveles superiores de tensión hasta llegar al enfrentamiento bélico, verdadero punto crítico que debe evitar que se alcance a toda costa, o bien, alcanzado este, que se mantenga con carácter limitado y no conduzca a la guerra total. La adopción de posturas y actitudes provocativas puede elevar la tensión inesperadamente sin que la disuasión establecida hasta ese momento consiga evitarlo, y se produzca la crisis. En esta situación, pese al fallo de la disuasión que supone la aparición de dicha crisis, aquella todavía puede desempeñar un importante papel como elemento conductor de esta, buscando la forma de que el agravamiento de tensión sea el menor posible y sus efectos se diluyan cuanto antes. Para ello, paralelamente a la elevación de la tensión, se debe efectuar otra de la amenaza y de los medios que la respaldan con el fin de reforzar la validez de la disuasión y estabilizar la tensión e incluso rebajarla. El aumento de las medidas disuasorias puede resultar un arma de doble filo al poder considerarla el oponente como una incitación a la acción y pasar directamente al uso de la fuerza, por lo que la cautela en su aplicación es esencial, buscando no llegar a situaciones sin posibilidad de retorno y dejando al adversario una salida honrosa a la crisis que evite el enfrentamiento. Conflicto armado Cuando las relaciones entre los estados, grupos organizados o comunidades han recorrido todos, o parte, de los aspectos que constituyen el espectro del conflicto (crisis, distensión, o disuasión), sin que haya sido posible el arreglo pacífico de las divergencias, se llega a lo que se ha dado en llamar conflicto armado. Se ha adoptado esta terminología en vez de la clásica de guerra por el carácter formal de esta palabra, cuyas implicaciones, jurídicas y políticas harán que en ocasiones, uno o varios de los contendientes no reconozca como tal un conflicto armado, aunque este incluya acciones militares de entidad importante. Aun cuando el vocablo conflicto, tal como hemos expuesto anteriormente, abarca muchos más aspectos que la guerra, al adjetivarlo con el término armado, podemos asimilarlo, con determinados matices, a un mismo significado, sustituyendo a partir de ahora al de guerra actualmente en desuso. Estudiosos de la guerra la han definido a través del tiempo de diversas formas: REVISTA EJÉRCITO • N. 872 DICIEMBRE • 2013  21 
  22. 22. Acción y Disuasión son dos conceptos que han nacido y evolucionado paralelamente; desde que existe el conflicto, han estado normalmente presentes en su proceso de resolución Clausewitz: «Acto de violencia para obligar al enemigo a cumplir nuestra voluntad». Víllamartín: «Choque natural entre los elementos de daño y defensa de que disponen dos poderes sociales que se encuentran en oposición de intereses». Montgomery: «Conflicto prolongado entre grupos políticos rivales mediante la fuerza de las armas». Bouthoul: «Lucha armada y cruenta entre grupos organizados». Por su parte, la PD1-0016 lo define como «confrontación física entre colectividades organizadas, no necesariamente reconocidas a la luz del derecho internacional, caracterizada por el empleo de medios de combate con la finalidad de imponer una voluntad sobre la otra. Si bien el conflicto armado entre colectividades de la misma naturaleza (estados) es una posibilidad y por ello se contempla como tal en todos los planteamientos estratégicos nacionales, en la actualidad se ha generalizado la confrontación armada entre colectivos de entidad y potencial muy diferentes. Esto ha dado lugar a una diferenciación entre conflictos simétricos, asimétricos e híbridos. Conflicto simétrico Es aquel en el que los contendientes usan modelos estratégicos militares análogos. Como decíamos más arriba, esta modalidad del conflicto armado sigue representando una amenaza capital para la seguridad nacional, aun cuando la interdependencia global ha influido en su morfología y disminuido la probabilidad de confrontaciones clásicas entre estados7. 22  REVISTA EJÉRCITO • N. 872 DICIEMBRE • 2013 Conflicto asimétrico Cuando uno de los contendientes considera que existe un gran desequilibrio frente a su potencial enemigo, pero entiende que su única opción es el empleo de la fuerza y no dispone de los recursos y medios militares necesarios para enfrentarse a él, se plantea la utilización de una aproximación estratégica diferente. Procurará evitar un choque decisivo y redefinirá las condiciones del conflicto para quebrar la voluntad del adversario más fuerte y de esta forma alcanzar sus objetivos. En este caso, nos encontraríamos ante un conflicto armado asimétrico. No existe conflicto armado asimétrico solo por la existencia de una desigualdad numérica, tecnológica o de procedimientos entre los contendientes; el elemento clave de la asimetría es la existencia de modelos estratégicos diferentes en su concepción y desarrollo. Esto implica que el enemigo asimétrico puede presentar diversos casos y aplicar planteamientos estratégicos muy diferentes. Conflicto híbrido Hace ya más de una década que el adjetivo híbrido se abrió paso en el lenguaje de algunos expertos en asuntos de defensa para calificar lo que consideraron como el nacimiento de un nuevo tipo de conflicto, diferente tanto del simétrico o convencional como del asimétrico, y que, en líneas generales, sería la resultante del empleo simultáneo de ambas formas de lucha. Aunque bastante generalizado el uso de esta nueva denominación, no faltan quienes consideran que no hay razones objetivas para acuñar nuevos nombres y que lo que se observa en los conflictos actuales o recientes no deja de ser fruto de una evolución en los medios y procedimientos empleados que, aunque los hacen más complejos, no por ello dejan de estar perfectamente encuadrados en la categoría de los conflictos asimétricos8. CONSIDERACIONES FINALES Recorrido todo el arco del conflicto, su colofón natural tendría que ser la paz, que la PD1001 define como «la situación que existe en las relaciones entre colectividades o estados cuando prevalece la ausencia de violencia, tanto directa como indirecta, o la amenaza de emplearla»9.
  23. 23. Seguridad y Defensa Ateniéndonos a lo que a lo largo de estas páginas hemos analizado, no parece posible alcanzar este ideal de forma absoluta por cuanto los problemas existentes en la comunidad internacional impiden, de una forma realista, que pueda lograrse con carácter general. Lo que si puede ser factible es disminuir los riesgos de conflicto así como limitar sus zonas de desencadenamiento y la virulencia de sus efectos. Por ello, en situaciones de paz, se acude al empleo de fuerzas militares para Soldados de Corea del Norte desfilando mantener por debajo del umbral de conflicto armado las tensiones que, cada vez con más frecuencia, las actividades militares que se desarrollen tienen se producen dentro de ese amplísimo espectro por objeto crear las condiciones sobre las que que la Estrategia de Seguridad Nacional establece otros orga­ ismos, fundamentalmente diplomán como riesgos y amenazas para la misma. ticos y en algunos casos humanitarios con atriSon las conocidas comúnmente como opera- buciones para ello, puedan reparar los síntomas ciones de paz: «Nnormalmente realizadas bajo y las causas de fondo del conflicto, y con ello los auspicios de Naciones Unidas u otras organi- conseguir un acuerdo duradero y una paz que zaciones internacionales competentes, de confor- se sostenga por sí misma. midad con el mandato aprobado por resolución de estas, … Pretenden reforzar las soluciones NOTAS: de paz adoptadas, disuadir para que no emerja 1 Sociólogo francés (1899-1980). Fue el creador de la polemología, disciplina que considera la guerra un conflicto, o preparar las condiciones para que el conflicto se resuelva definitivamente. Sus como un fenómeno biológico y al mismo tiempo objetivos son evitar que la violencia se extienda social. Escribió Las guerras, elementos de polemología (1951). y, sobre todo, reducir la tensión entre facciones rivales para intentar establecer condiciones de 2 FREUND, Julien: Sociología del conflicto. Ministerio de Defensa. Madrid, 1995. paz o hacer cumplir las ya acordadas». Se realizan bajo el mando y control de la 3 COSER, Lewis (1913, Berlín-2003, Cambridge, Masorganización internacional que las auspicia, de sachussets): Fue el primer sociólogo que trató de acuerdo con el mandato que apruebe dicha orgareunir el estructural funcionalismo y la teoría del nización y, normalmente, con el consentimiento conflicto. de las partes implicadas. La misión genérica es 4 PD1-001. Empleo de las Fuerzas Terrestres, p 2-1. la disuasión, impidiendo que se realicen actos 5 Ibídem, p 2-1. 6 violentos, y su objetivo último, la paz. Ibídem, p 2-2. Con ellas se apoya y da continuidad a los 7 Estrategia de Seguridad Nacional. Un proyecto comesfuerzos diplomáticos para mantener la paz y partido. 2013. p 24. contener o finalizar conflictos. Están concebidas 8 SÁNCHEZ GARCÍA, Fabián. «El conflicto híbrido para impedir o concluir el conflicto mediante ¿una nueva forma de guerra?» Documentos de la conciliación de las partes más que para una Seguridad y Defensa. Nº 51. CESEDEN. p11. finalización superficial por la fuerza. Por lo tanto, 9 Ibídem, p 2-1.n REVISTA EJÉRCITO • N. 872 DICIEMBRE • 2013  23 
  24. 24. NORMAS DE COLABORACIÓN DE LA REVISTA EJÉRCITO 1. REVISTA EJERCITO. AUTORES La Revista Ejército es una publicación sobre temas técnicos profesionales, que se orienta a facilitar el intercambio de ideas sobre temas militares, cabiendo en la misma cuantas informaciones, opiniones, investigaciones, ideas o estudios se consideren de interés en relación con la Seguridad y la Defensa, así como con la organización, el personal, la preparación, el empleo, la logística, las experiencias, los proyectos, la historia, la cultura militar, y los valores y tradiciones del Ejército. Así mismo, contribuye a fomentar y mejorar la vinculación entre Ejército y Sociedad para una mayor participación en la cultura de Defensa. En la Revista Ejército puede colaborar cualquier persona que presente trabajos originales, inéditos y con una redacción adecuada, que por su tema, desarrollo y calidad se consideren acordes a la anterior finalidad. 2. DERECHOS: Los autores de los artículos se comprometen a respetar los derechos de propiedad intelectual que pudieran existir sobre los textos, fotografías, gráficos e ilustraciones que presenten para su publicación, en los términos establecidos por el Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril. 3. PRESENTACIÓN DE COLABORACIONES: Los requisitos de los textos, así como del material gráfico que los acompañe, se especifican detalladamente al final de estas normas. 4. DOCUMENTACIÓN: Se remitirán los siguientes datos del autor/es: • Nombre y apellidos. Si es militar: empleo, especialidad fundamental, cuerpo, ejército, y si es DEM o no; si es civil: breve currículo, licenciatura, diplomatura o título de mayor categoría. • Dirección postal del domicilio, correo electrónico, fax, y/o teléfono de contacto. • Fotocopia de la cara anterior del DNI (o, en caso de no tener la nacionalidad española, fotocopia del pasaporte). • Entidad bancaria: banco o caja, sucursal, dirección postal, código cuenta cliente (20 dígitos) o código IBAN si no es de nacionalidad española. Estos datos son exigidos por la Subdirección General de Publicaciones y Patrimonio Cultural del Ministerio de Defensa, aunque su aportación no conlleva necesariamente la publicación del artículo. No se remitirán estos datos en caso de haberlo hecho anteriormente y no haber sufrido modificación. 5. DOCUMENTOS MONOGRÁFICOS: Los documentos monográficos son trabajos sobre un tema profesional, especialidad, gran unidad, organización, función organizativa, de combate o logística, operación, etc, que se trata de forma unitaria, insertándose como una sección en los números ordinarios. Se confeccionan a propuesta de una autoridad u organización o a instancias de la Revista. Generalmente los Documentos constan de presentación y una serie de 4 a 6 artículos. La extensión total del Documento no será superior a las 15.000 palabras. Su tratamiento es el mismo que el del resto de colaboraciones, que se especifica al final de estas normas. Por la autoridad u organización proponente, se designará un representante para el Documento, que se encargará de la coordinación del trabajo con la Redacción de la Revista. 6. NÚMEROS EXTRAORDINARIOS: Los números extraordinarios, en similitud a los documentos, son también trabajos sobre un tema profesional, especialidad, gran unidad, organización, función organizativa, de combate o logística, operación, etc, que se trata de forma unitaria, pero con mayor profundidad, detalle y extensión, reservándose un número completo de la Revista para su publicación. Generalmente los «extraordinarios» constan de presentación y una serie de 12 a 18 artículos, cada uno entre las 2000 y 3000 palabras. Dependiendo del tema, pueden tener distinto tratamiento. Las normas de remisión de textos y gráficos son las mismas que las del resto de colaboraciones. Así mismo, por la autoridad u organización proponente, se designará un representante para el «extraordinario», que se encargará de la coordinación del trabajo con la Redacción de la Revista. 7. PUBLICACIÓN DE TRABAJOS: La Redacción de la Revista acusará recibo de los trabajos, sin que esto comporte su publicación. Los trabajos no publicados serán devueltos a su autor. Para publicar en otro medio de comunicación un trabajo ya publicado en la Revista Ejército, habrá de solicitarse previamente autorización a la misma. 8. CORRECCIONES: El Consejo de Redacción se reserva el derecho de corregir, extractar o suprimir alguna de las partes del trabajo siempre que lo considere necesario y sin desvirtuar la tesis del autor/es.
  25. 25. 9. DIRECCIÓN: Los trabajos pueden enviarse a las direcciones de: Correo electrónico ejercitorevista@et.mde.es revistaejercito@telefonica.net Correo postal SECCIÓN DE PUBLICACIONES DE LA JCISAT C/ Alcalá, 18 – 4ª Planta, 28014 – Madrid Teléfono: 91 522 52 54 881 56 54 FAX: 91 522 75 53 881 56 53 10. FORMATO DE COLABORACIONES Con el objeto de facilitar su tratamiento, mejorar la edición y disminuir en lo posible los errores de publicación, las colaboraciones que se aporten a la Revista deberán seguir las siguientes normas: TEXTOS: 1. Es imprescindible su presentación en fichero informático, formato DIN A4, letra ARIAL de tamaño 12 puntos, a doble espacio. 2. El texto se remitirá sin maquetar, incluyendo título que no superará las diez palabras. Los epígrafes o subtítulos no se numeran. 3. Su extensión no superará las 3.000 palabras, incluyendo notas y bibliografía si las hubiere. 4. Las notas, si las hubiere, han de ser breves en contenido y número. Han de numerarse (numeración arábiga) y se relacionarán al final del texto y no a pie de página. 5. No se remitirán a la Revista textos clasificados o que muestren marcas de clasificación de seguridad. 6. La bibliografía y fuentes, si las hubiere, estarán debidamente reseñadas y aparecerán al final del artículo. Se relacionará un máximo de diez, entre notas y bibliografía. 7. Con carácter general, en los artículos se recomienda utilizar el menor número de siglas o acrónimos posible. No obstante, cuando se empleen, la primera vez tras identificar su significado completo se pondrá entre paréntesis el acrónimo, la sigla o abreviatura correspondiente. Así mismo, cuando el trabajo requiera el empleo de un número considerable de siglas o acrónimos, al final del trabajo, o en documento aparte, figurará la relación de siglas empleadas con su significado. 8. El artículo ha de ir acompañado por un resumen del mismo cuya extensión no superará las 120 palabras. 9. En caso de agregar correcciones en un texto ya remitido, estas tienen que escribirse en color rojo, apareciendo tachado el texto al que modifican. GRÁFICOS: Se entiende por material gráfico todas las fotografías, tablas, gráficos, esquemas, dibujos, croquis, cuadros, etc, que se remitan para ilustrar un texto. Deberán cumplir los siguientes requisitos: 1. El material gráfico aportado contará con el permiso de su autor. Si procede de Internet, se habrá de verificar que la imagen tiene el permiso de uso y copia, y que se encuentra libre de cualquier derecho de autor (sin copyright o cualquier otra limitación de difusión). 2. Los autores ceden a la Revista los derechos de comunicación pública de sus obras para su difusión y explotación electrónica a través de las redes (Intranet, Internet) y dispositivos inalámbricos que decida la Revista para el acceso on line de su contenido. 3. No se remitirá a la Revista material gráfico clasificado o que tenga alguna marca de clasificación de seguridad. 4. Los archivos del material gráfico han de ser: • • • • De extensión «.jpg» o «.tif» (nunca «.bmp», «.gif» o cualquier otro formato). Identificados con un nombre inferior a los 20 caracteres. De un tamaño mínimo de 1.200 píxeles de ancho. Independientes, es decir, no estar incrustados en un documento de texto (Word o similar) o en una presentación (Powerpoint o similar). • Sin marcas de agua, símbolos o letras sobreimpresas. 5. El material gráfico no estará insertado en el texto remitido por el autor, sino que se incorporará a este la referencia (número o nombre del material gráfico) que indique el lugar en que desea que aparezca. 6. Se debe presentar un archivo, en documento aparte, con los pies de foto o título de los gráficos o tablas (máximo de 15 palabras). Si proceden de Internet, se deberá indicar la dirección de la página web de donde se hayan extraído. 7. En el caso de aparecer menores de edad, no deberán ser reconocibles sus facciones.
  26. 26. FOTOPERIODISMO EN GUERRA: SIMBOLISMO Y FACTICIDAD Raúl César Cancio Fernández. Doctor en Derecho. Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. A mis padres, periodistas gráficos. «Verbal representations of such places or scenes may, or may not, have the merit of accuracy; but photographic presentments of them will be accepted by posterity with an undoubting faith»1 A. Gardner «The truth is the best picture, the best propaganda»2 R. Capa Resulta asombroso comprobar cómo la tal magnitud, que las fundadas dudas acerca de la plasticidad, la belleza, el simbolismo o la espontaneidad en el momento de su captación, han capacidad iconográfica de algunas imágenes fotográficas tomadas en escenarios bélicos, por tanto, en contextos intrínsecamente incompatibles con cualidades pudiéramos denominar artísticas, se convierten sin embargo en argumentos nodales para desvincular dichas imágenes de su anclaje fáctico. Talentos superlativos como los atesorados por los fotógrafos Alexander Gardner, Robert Capa, Joe Rosenthal o Frank Hurley les han permitido captar imágenes cuya capacidad y densidad alegórica ha sido de A sharpshooter’s last sleep (A. Gardner) 26  REVISTA EJÉRCITO • N. 872 • DICIEMBRE • 2013
  27. 27. Seguridad y Defensa sido arrumbadas a un segundo plano, colocando sobre el tapete el viejo debate epistemológico acerca del fotoperiodismo y su capacidad para crear ficciones simbólicas al margen de la facticidad que las sostiene. O formulado de manera negativa: ¿es admisible el empleo de la verdad como legitimadora de la imagen, pero solo hasta el punto de que la composición estética, simbólica o propagandística del autor no peligre? El escocés Alexander Gardner (1821-1882) es el fotógrafo —con permiso de O’Sullivan, Brady o Cook— por antonomasia de la Guerra Home of a rebel sharpshooter (A. Gardner) de Secesión americana. Su libro Gardner’s photographic sketch book Setenta y tres años después, otra guerra of the Civil War, publicado en 1866, puede civil nos proporciona una nueva imagen considerarse la Biblia del periodismo gráfico iconográfica. De los prados de Pensilvania a los durante aquella guerra. Una de esas cincuenta cerros cordobeses. El 5 de septiembre de 1936, imágenes montadas a mano que configuran la Cerro Muriano es el escenario de las primeras obra, titulada Home of a rebel sharpshooter, escaramuzas entre las tres columnas dirigidas ha sido durante décadas un icono gráfico de la por el general Varela, el comandante Sagrado y devastadora Batalla de Gettysburgh, exhibiendo el coronel Sáenz de Buruaga, respectivamente y el cadáver de un francotirador confederado, los milicianos apostados en la sierra. que yace tras su parapeto en el lugar conocido El referido día concurrió en Cerro Muriano como Devil’s Den. En 1961, Frederic Ray, un notable grupo de reporteros españoles y de la revista Civil War Times, advirtió que el extranjeros, entre los que destacaban Robert referido francotirador aparecía yacente no solo Capa, Gerda Taro, Franz Borkenau, Georg en el Devil’s Den, sino en otras ubicaciones Reisner o Hans Namuth, avisados de la posibilidel campo de batalla fotografiadas también dad de una ofensiva republicana sobre Córdoba. por Gardner, como por ejemplo en la titulada En ese contexto, la Leica III del fotógrafo húngaro A sharpshooter’s last sleep, lo que le llevó a toma la imagen universalmente conocida del sospechar que el fotógrafo escocés había miliciano abatido. manipulado las escenas antes de inmortalizaras. La primera duda sobre su autenticidad fue Esa inferencia fue años después ratificada por expresada por Piero Berengo Gardu en 1972, al William A. Frassanito en su libro Gettysburg: A publicar varias fotos inéditas de una secuencia journey in time (Thomas Pubns, 1996) en el que en la que se veía al miliciano caído antes de otra sostiene que Gardner y sus asistentes Timothy imagen en la que formaba parte de un grupo O’Sullivan y James Gibson habrían arrastrado el armado que exteriorizaba su alegría en lo alto cuerpo del francotirador cuarenta yardas hasta de una loma. En 1975 se difundió el testimonio situarlo en un entorno más estético, sin advertir, de un veterano periodista británico, O’Dowd entre otros detalles, que el arma que habían Gallagher, quien había estado con Capa en apoyado dramáticamente sobre el parapeto, no España, en el que afirmaba que «durante varios era la que habitualmente empleaban los snipers días no había habido mucha acción y Capa y confederados. otros se quejaron a los oficiales republicanos REVISTA EJÉRCITO • N. 872 • DICIEMBRE • 2013  27 
  28. 28. Muerte de un miliciano (R. Capa) porque no podían tomar fotos. Al final [...] un oficial republicano les dijo que movilizaría un destacamento hasta unas trincheras cercanas para que simularan una serie de maniobras con el objeto de que las fotografiaran». Pagni, paladín de los impugnadores de la veracidad de la instantánea, ofrece su análisis de las imágenes de los dos caídos publicadas originalmente en la revista francesa Vu, y tras superponerlas llega a la conclusión de que están en el mismo lugar y que ambas fotos fueron tomadas casi al mismo tiempo, extrañándose de que en la segunda no se apreciara el cadáver del miliciano de la primera toma, y de lo inverosímil de que dos personas cayesen abatidas casi del mismo modo y en idéntica ubicación, lo que indicaría que en realidad fueron posados y, consecuentemente, reconstrucciones, «privando así a esta foto de esa pregnancia que hasta hoy le estaba soberanamente reconocida». En el bando contrario, Richard Whelan (Robert Capa. La biografía, Aldeasa, 2003), el más apasionado defensor de la autenticidad de la fotografía, supuso que «la controversia 28  REVISTA EJÉRCITO • N. 872 • DICIEMBRE • 2013 ha llegado definitivamente a su fin a favor de Capa, al descubrirse la identidad del hombre de la imagen: Federico Borrell García, muerto en Cerro Muriano, a 12 Km al norte de Córdoba, el 5-IX-1936». Estos datos sin embargo se contradicen con la irrefutable carga probatoria aportada por Miguel Pascual Mira, merced a la cual se acredita que el 5 de septiembre de 1936, Federico Borrell García, conocido por Taíno, miliciano anarquista de Alcoy, caía abatido a media tarde en la Loma de las Malagueñas, alcanzado por un disparo cuando se parapetaba detrás de un árbol. En otras palabras, Capa no pudo fotografiar la muerte de Taíno, porque horas antes de que este combatiese y muriese en la Loma de las Malagueñas, el fotógrafo ya había inmortalizado a «su» miliciano en el Cerro de la Coja a primeras horas de la mañana —atendiendo las sombras de la imagen— lo cual únicamente acreditaría que Taíno no es el miliciano de Capa, pero no que la imagen fuere un montaje. En todo caso, la teoría que reúne un mayor grado de consenso es que, en efecto, el 5 de septiembre fue un día tranquilo, especial-
  29. 29. Seguridad y Defensa alrededor de las 10.20 horas del día 23 de febrero de 1945 por una patrulla —cabo Charles W. Lindberg, sargento de sección Ernest I Thomas Jr, sargento Henry O. Hank Hansen y private James Michels— de la Compañía Easy (Segundo Batallón, 28º Regimiento, 5º División de Marines), liderada por el teniente Harold G. Schrier, quien recibió del alférez Greeley Wells una pequeña bandera estadounidense de su barco de transporte, el USS Missoula para que la colocara en la cima una vez dominada, hecho que fue recogido por la cámara del fotógrafo de la revista Leatherneck, Louis R. Lowery. Parece ser que el Secretario de la Armada estadounidense, James Forestal, que seguía la escena desde la playa, se encapriA la izquierda, imagen de la primera bandera sobre el monte Suribachi, obra de Louis R. Lowery. Debajo, la universalmente conocida instantánea de Rosenthal mente durante la mañana y por eso Capa invitó a un grupo de milicianos a hacer algunas fotos por los alrededores, simulando un asalto, hasta que sorpresivamente fueron atacados por tropas rebeldes. Algunos sugieren que, dada la postura del miliciano (que no parece estar corriendo en el momento de ser alcanzado, ni sosteniendo el rifle en posición de disparo o asalto), este estaría posando para Capa justo en el momento en que fue alcanzado por un disparo. El quinto premio Pulitzer a la mejor fotografía se concedió en el año 1945 a Joe Rosenthal por su mítica imagen del grupo de marines alzando la Star-Spangled Banner en la cima del Monte Suribachi, en la isla de Iwo Jima. Sin embargo, lo cierto es que esa bandera no fue la que holló originariamente la cota Suribachi, tomada REVISTA EJÉRCITO • N. 872 • DICIEMBRE • 2013 29 
  30. 30. chó con la enseña, por lo que, ulteriormente, y aprovechando que al sargento Michael Stank, al cabo Harlon H Block, y los soldados rasos Franklin R Sousley e Ira H Hayes les habían encomendado el establecimiento de un tendido telefónico hasta lo alto del Suribachi, adonde también llegó el soldado raso Rene A Gagnon, enlace que llevaba baterías para el equipo SCR-300, les entregaron otra bandera de mayor tamaño para colocarla en sustitución de la inicial. Rosenthal, junto con los fotógrafos de la Armada Bob Campbell y Bill Genaust subieron asimismo al Suribachi, paradójicamente, animados por Lowery, quien les aseguró que la cima era un lugar excelente para tomar fotografías. Los tres fotógrafos llegaron a la cumbre cuando los marines y el oficial del cuerpo médico John Bradley estaban atando la bandera a un viejo tubo de agua que habían utilizado los japoneses y se disponían a alzarla en la foto más famosa de la Segunda Guerra Mundial. Resulta admirable comprobar cómo otra imagen de connotaciones cimeras, Over the top, la arquetípica fotografía de la Primera Guerra Mundial realizada por el australiano Frank Hurley, resultó también ser una composición múltiple a partir de doce negativos diferentes, merced a su nueva técnica de impresión por combinación, dotándola así de un aura poética casi intemporal, elíptica y fuertemente simbolizada. Este breve pero significativo recorrido gráfico nos plantea una serie de reflexiones finales y necesariamente enfrentadas. De una parte, estarían los que sostienen la inviolabilidad del pacto entre fotoperiodista y lector, que impide la manipulación de lo fáctico. Desde este prisma, la retórica que pretende expresar cada una de esas imágenes está construida sobre la vacuidad más absoluta, pues el francotirador confederado no estaba allí, el miliciano republicano no cayó en combate, los marines no alzaron el mástil tras conquistar la cota ni la imagen de las trincheras bombardeadas responde a la realidad. La justificación de que esas imágenes van más allá de la verdad de los hechos, simbolizando algo pretendidamente trascendente, no es admisible en el marco del fotoperiodismo so pena de incurrir en la más inmoral de las deslealtades al lector. Trincheras. La imagen de Hurley en realidad es fruto de la fotocomposición de diversos negativos 30  REVISTA EJÉRCITO • N. 872 • DICIEMBRE • 2013
  31. 31. Seguridad y Defensa Ponderando esta tesis, estarían aquellos que, sin negarla en su totalidad, entienden sin embargo que tampoco sería legítimo suprimir la faceta simbólica de una imagen como parte de su verdad icónica, ni reducir la verdad a la pura facticidad, que es ciertamente otra forma de manipulación. En todas las imágenes que hemos traído a colación, los que justifican su presunta manipulación, lo hacen desde argumentos semióticos: el horror de la guerra, la muerte, la futilidad del destino o el triunfo del espíritu humano sobre ella que las mismas reflejan, transcienden a las circunstancias bajo las que fueron tomadas. Ahora bien, no es menos cierto que en ocasiones, desequilibrar la balanza en exceso sobre lo audiovisual acarrea el peligro de reducir la información a la imagen, haciendo que el informador presente esta únicamente como lo que da la explicación definitiva de todo lo que ocurre. Esa consecuencia indeseable se puede ver acrecentada en una sociedad altamente mediatizada y tecnificada como la nuestra con la denominada «espectacularización» de la realidad, que en su estadio más pernicioso se muta en el «pseudoacontecimiento», y llega a trivializarse la vida humana por el mero hecho de haber una cámara delante, como ocurrió en el reciente y salvaje ataque a un soldado británico en el londinense barrio de Woolwich. Una postura sintética o transaccional nos dice que de igual manera que en los diarios y en los medios audiovisuales conviven amigablemente opinión e información, sería deseable que en el ámbito del periodismo grafico también pudieran cohabitar imágenes meramente descriptivas con otras en las que el sustrato fáctico hubiere sido manipulado para lograr un determinado efecto simbólico, estético o valorativo. Eso sí, siempre y cuando el espectador se enfrentara a la fotografía consciente del making-of de la misma, del mismo modo que el lector sabe —o debería saber— a lo que se asoma cuando lee una crónica o una columna de opinión, salvo que el medio solo opine, en cuyo caso será necesario también discriminar Lincoln McLellan 1862 (Alexander Gardner) entre unos y otros. En conclusión, esforcémonos en ser dueños de nuestro acceso a la información, y dejemos que los fotógrafos nos transmitan su visión de los hechos conforme a su sensibilidad, técnica o capacidad. ¿Estaban el presidente Lincoln y el general McClellan posando para el Alexander Gardner? ¿Se montó la tienda ex profeso para la imagen? ¿La bandera de la Unión que cubre la mesa estaba antes de la foto o se incluyó como elemento patriótico? ¿Estaba el Presidente destituyéndole como comandante del Ejército del Potomac en ese mismo momento? Ante imágenes como esta, ciertamente es secundario lo que pasó en realidad en aquella tienda aquel 17 de septiembre de 1862. NOTAS La representación verbal de lugares o escenas puede, o no puede, tener el merito de la exactitud; pero su representación fotográfica será aceptada con indudable fe por la posteridad (traducción aportada por Revista Ejército). 2 La verdad es la mejor fotografía, la mejor propaganda (traducción aportada por Revista Ejército).n 1 REVISTA EJÉRCITO • N. 872 • DICIEMBRE • 2013  31 
  32. 32. P 2013 R E Convocatoria Premios Revista Ejército jercito Anunciamos la convocatoria de los Premios Revista Ejército 2013 que otorgará el G.E. JEME, a propuesta del Consejo de Redacción, entre los artículos publicados en la Revista en ese año. (1) (1) No podrán optar los autores premiados en los dos años anteriores. Primer premio dotado con 2.000 €* Segundo premio dotado con 1.600 €* Tercer premio dotado con 1.200 €* *Estos importes estan sujetos a IRPF Con estos galardones se pretende recompensar y distinguir los mejores trabajos publicados en la Revista Ejército durante el año 2013 y estimular la creación de otros nuevos P R E jercito C/Alcalá 18, 4º 28014 Madrid Teléfono: 915225254 Fax: 915227553 e-mail: revistaejercito@telefonica.net ejecitorevista@et.mde.es
  33. 33. La Malla de Gestión del Sistema de Apoyo Logístico del Ejército DOCUMENTO
  34. 34. Presentación La Malla de Gestión del Sistema de Apoyo Logístico del Ejército Juan Bautista García Sánchez. Teniente General. Jefe del Mando de Apoyo Logístico del Ejército Vivimos tiempos de cambio y la Logística no solo no puede quedar rezagada, sino que debe ir por delante del proceso, ya que ella hace posible el funcionamiento del Ejército, justamente, el que pueda vivir, adiestrarse y combatir. Además, debemos continuar con el esfuerzo de dotarnos de adecuadas estructuras, sistemas y procedimientos que den respuesta a la evolución de las necesidades logísticas del Ejército, con una integración más realista y cercana de las diferentes funciones. Esto conllevará una reorganización más moderna y optimizada del apoyo logístico, explotando y consolidando el éxito inicial de los nuevos centros, que ya están potenciando la gestión logística. Así, uno de los retos de la reorganización del apoyo logístico es la implantación de la Red de Apoyo del Sistema de Apoyo Logístico del Ejército (SALE), en la que interactúan las autoridades del SALE, los elementos y centros de gestión y las unidades logísticas; y dentro de ella, como elemento vertebrador, la malla de gestión de la red de apoyo, que emerge de la interacción entre los citados elementos y centros de gestión y control que están definidos en la Instrucción General que rige el citado SALE. Esta malla aporta el valor de la integración, ya que en sus nodos se llevan a cabo la coordinación y la sincronización de las actividades funcionales de los tres subsistemas –Abastecimiento, Mantenimiento y Transporte–, concretamente las recogidas en procedimientos de rutina y automatizados. Pero además aporta la oportunidad, ya que la exclusiva intervención de estos elementos y centros –que cuentan con la necesaria competencia, delegada de las autoridades del SALE– promueven la imprescindible flexibilidad, anticipación y agilidad en la gestión. El marco de actuación de los elementos y centros de la red lo fijan las autoridades del SALE, y a ellas se habrá de recurrir cuando las competencias de los citados centros se vean superadas. La integración y el control constante de los recursos y las actividades que constituyen la línea base del funcionamiento logístico diario del Ejército son esenciales para
  35. 35. de ejecución logística garantizarán el apoyo que un Ejército moderno necesita. El presente Documento pretende dar a conocer lo que es la malla de gestión, su estructura, su importancia y su grado de desarrollo. Así se hará una introducción sobre su concepto y evolución y luego se profundizará en los procesos identificados en el funcionamiento de la citada malla. A continuación, se expondrán las ideas que están rigiendo la implantación de futuro Centro de Gestión del Apoyo Logístico, para pasar más adelante a conocer la perspectiva de la Brigada Logística, cuyas Agrupaciones de Apoyo Logístico disponen de Centros de Integración y Control de Apoyo Logístico (CICAL), que en operaciones regirán tanto la gestión integrada como el planeamiento y conducción de las actividades de los Complejos Logísticos de Apoyo General (COLAG). Finalmente, el lector apreciará la rápida evolución de los CICAL de los Grupos Logísticos y Unidades Logísticas de las Comandancias Generales y su neta vocación operativa. La rapidez obtenida en la implantación de los CICAL muestra el resultado de un reto colectivo, en el que confluye el empeño decidido de las autoridades, a todos los niveles, y del personal operador, y generalmente fundador, de los citados centros. A todos, el agradecimiento sincero por el esfuerzo, tesón e ilusión en hacer posible este reto, y viable esta mejora del funcionamiento del SALE. n DOCUMENTO el logro de la eficiencia, ya que se evitan por ejemplo, duplicidades o movimientos en vacío o los escalonamientos intermedios, al tiempo que se reducen los stocks a lo imprescindible. Otra de las potencialidades de la malla de gestión es que el análisis de la información logística que fluye por ella y que, en cada nivel, realizan los elementos y centros, aporta un conocimiento esencial a las autoridades del Ejército sobre la situación logística, permitiéndoles no solo corregir disfunciones, sino sobre todo, anticiparse a las necesidades futuras. El funcionamiento de esa malla de gestión se basa en unas robustas relaciones funcionales, establecidas a partir de una clara determinación de las competencias, justamente las recogidas en la normativa técnica logística y en los procedimientos de detalle. El sentido de la propiedad sobre los recursos logísticos controlados y gestionados por la red, resultaría algo atávico, ya que deben ser aplicados donde y cuando sean más necesarios en beneficio del Ejército en su conjunto. La información que fluye por la citada malla se sustenta en el SIGLE y en otras herramientas, por lo que resulta crucial, por un lado, garantizar la destreza en ellas del personal consagrado a la tareas logísticas, y, por otro lado, asegurar que los datos que se incorporan al sistema en talleres, almacenes, puntos de recepción y distribución de recursos y demás órganos elementales sean fiables y que sean cargados de forma homogénea en todas las unidades, ya que en el momento en el que se cargan pasarán a formar parte de la organización. La calidad del dato que se introduzca en el sistema y que se comparta, definirá la calidad de la información y del conocimiento que se extraiga de él para acciones posteriores. Además de la implantación de la malla de gestión, la que subsume el grueso del funcionamiento logístico automatizado del Ejército, se están abordando otros retos como el nuevo concepto orgánico del Mando de Apoyo Logístico del Ejército, en la misma línea de la integración de procesos y funciones. Finalmente, la transformación del Ejército, como un todo y que está en curso, propiciará también cambios en la estructura y cometidos de las unidades logísticas. De esta manera, la sinergia y sincronía entre la actuación de las distintas autoridades, tanto del SALE como ajenas al mismo, los elementos y centros de la malla de gestión y las unidades REVISTA EJÉRCITO • N. 872 DICIEMBRE • 2013  35 
  36. 36. La Malla de Gestión del SALE La Malla de Gestión del Sistema de Apoyo Logístico del Ejército José Luis Sánchez Alor. General de Brigada. Caballería. Uno de los retos de la Logística es la integración de las funciones y de las actividades que desarrolla, entendida esta como la coordinación y la sincronización de las mismas y su alineamiento con los objetivos fijados por la organización. Así por ejemplo, la perspectiva del ciclo de vida de los materiales exige la integración de la obtención con las actividades de mantenimiento que se desarrollarán en la fase de servicio operativo; las decisiones sobre ejecución de apoyos móviles de mantenimiento frente a la recepción de los materiales en los talleres para su reparación contraponen los costes de indemnización del personal directo desplazado frente a los de transporte; la elaboración de las listas de repuestos que se incluirán en los expedientes de contratación necesitan de una visión integrada de todos los sistemas apoyados y de los stocks correspondientes, para evitar duplicidades, junto con la consideración de las previsiones realizadas mediante estadísticas de consumo y las derivadas del análisis del apoyo logístico, etc. El nuevo Sistema de Apoyo Logístico del Ejército (SALE) promueve esta integración a través del establecimiento de una red de apoyo en la que no solo interaccionan las autoridades entre sí y con las unidades de Ejecución Logística, sino también con una serie de centros que operan sobre la base de procesos y procedimientos de rutina, decididos por las primeras y que integran, a su nivel, las actividades que gestionan y supervisan. Estas actividades se materializan esencialmente por un flujo telemático a través del Sistema Informático de Gestión Logística del Ejército (SIGLE) y de las aplicaciones asociadas al mismo, por lo que participan de un elevado nivel de automatización. El conjunto de esos centros se constituyen en la Malla de Gestión del SALE, que está en proceso de implantación.
  37. 37. de la toma de decisiones y redunda así en la oportunidad del apoyo. No obstante, los jefes de los centros deben requerir la autorización de la autoridad a la que sirven cuando tengan que rebasar los límites fijados por ella. En esos casos, se En la capa de dirección interaccionan las autoridades del SALE entre sí y con las demás del Ejército, y emiten las directrices y normativa técnica que sea de aplicación en las respectivas cadenas funcionales. Aunque la cadena funcional no implica una relación de mando, la normativa dictada al amparo de la misma tiene siempre carácter vinculante. La responsabilidad de apoyo de cada autoridad se concreta en un entorno de actuación, concepto que no solo incluye límites territoriales sino que, en ocasiones, los trasciende, en la medida en la que se materialice dicha responsabilidad en sistemas de armas o materiales o en determinadas actividades especializadas. En la capa de gestión, interaccionan los centros antes citados, que actúan en el marco de aquellos procesos de rutina determinados y delegados por las autoridades correspondientes, de manera que los desarrollen sin que se precise la intervención de estas. Esta delegación facilita la inmediatez produce pues un salto hacia la capa de dirección antes referida, donde se procesa la incidencia y se adopta la decisión correspondiente. Esta decisión podrá ser luego gestionada directamente por el centro correspondiente, dar lugar a un cambio de normativa u originar un proceso de planeamiento específico. En la capa de ejecución se encuentran todas las unidades logísticas del Ejército. En realidad, el modelo se entiende mejor si se parte de la consideración de los órganos elementales que en realidad ejecutan los apoyos, como son los talleres, los almacenes o los órganos y medios de transporte. La actividad de estos órganos elementales se desarrolla fundamentalmente a través de las órdenes de trabajo, de abastecimiento o de transporte recibidas desde los centros de la capa de gestión, a través del SIGLE. Órdenes que traducen las necesidades de las unidades apoyadas, expresadas en peticiones tramitadas en el SIGLE, REVISTA EJÉRCITO • N. 872 DICIEMBRE • 2013  37  DOCUMENTO LAS TRES CAPAS DEL SALE La noción de red de apoyo exige la asunción del funcionamiento del sistema en una red estructurada en tres capas: la de dirección, la de gestión y la de ejecución.
  38. 38. y que deben responder a las directrices y normas emitidas por las autoridades. LA CAPA DE GESTIÓN: LA MALLA DE GESTIÓN Se ha indicado ya que existe una red de centros interconectados entre sí. En el vértice del sistema se encuentra el Centro de Apoyo Logístico del Ejército (CEGAL) que está en proceso de activación orgánica, aunque se pueda admitir que esté funcionando ya de hecho. El CEGAL surgió sobre la base del Centro de Gestión de la Distribución (CGD), activado en 2007 para proporcionar una gestión integrada de la cadena de suministro, la que une al proveedor del recurso con el usuario final. Los resultados obtenidos con esa estructura abrieron la puerta al establecimiento de otros dos centros, el de Mantenimiento (CGMT) y el de Transporte (CGTP) que se activaron en 2012, en el mismo acuartelamiento en el que se ubicó el CGD, el de San Cristóbal de Villaverde. El personal de los tres centros comenzó a trabajar pues en un mismo recinto, propiciándose así una coordinación inicial de procesos comunes, cuya responsabilidad recayó en el Jefe del CGD. El paso inmediato ha sido el de la reunión física del personal de los tres centros en un local único, lo que incrementa 38  REVISTA EJÉRCITO • N. 872 DICIEMBRE • 2013 las oportunidades y facilidades de coordinación. Finalmente, se constituirá un único centro, el CEGAL propiamente dicho, en el que se superarán los límites funcionales para trabajar sobre la base de procesos y de procedimientos, estandarizados como guías. En cualquier caso, la materialización de los citados procesos en el SIGLE, al nivel de las funcionalidades de los centros y oficinas de control y de los procedimientos operativos que las rigen, seguirá manteniendo en la actividad del CEGAL un peso importante de los subsistemas de Abastecimiento (Distribución), Mantenimiento y Transporte. Dentro de la citada malla, el CEGAL se configura como el centro que realiza la gestión al más alto nivel del Ejército, tanto en territorio nacional como en operaciones, y que supervisa la actuación de los demás centros. El concepto del CEGAL está asociado al de la centralización, que se asume como necesaria especialmente cuando se restringen los recursos, ya que facilita la eficiencia, sobre todo por la reducción de los stocks y la optimización de los transportes. En la actualidad, el mayor grado de centralización de la gestión resulta patente en el CGD, que es el órgano que emite las órdenes de suministro de todos los recursos de abastecimiento, considerando el conjunto de los almacenes

×