Regalo de Navidad     Una larga Espera   José Acevedo Jiménez
Rio Lagos, 24 diciembre de 19..Queridos reyes magos:     Este año, y si bien lo deseo, no les voy a pedir juguetes. Verán,...
Desde aquel crudo y triste invierno, hacía ya casi treinta cinco años, elcorazón de don Manuel Enrique Cortés se había end...
A falta de niños que jugaran por toda la casa, la pareja Cortes debíaconformarse con las visitas ocasionales que le hacían...
- Si la gente pudiera ver lo noble que eres, por eso te quiero. – Expresó la    Sra. María dándole un tierno beso en la me...
por la cual preferían que sus hijos pasaran la navidad en casa de sus      tías, que gracias a sus maridos, gozaban de bie...
estaba debidamente arropado. Sin dejar de contemplar al infante, lo cubriócon una manta grisácea. Don Manuel, no dejaba de...
Después de aquellas palabras, todo fue silencio. Pedrito se negaba a creer laspalabras de su tío político, pero no podía c...
- ¡Voy a ser padre, finalmente voy a ser padre!El 25 de diciembre, temprano como siempre, don Manuel se dirigía lafábrica....
Y después de leerla, en voz baja, dijo:   - No hay dudas, ha sido un milagro. Un regalo de navidad.Al llegar a la fábrica,...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Regalo de navidad

317 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
317
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Regalo de navidad

  1. 1. Regalo de Navidad Una larga Espera José Acevedo Jiménez
  2. 2. Rio Lagos, 24 diciembre de 19..Queridos reyes magos: Este año, y si bien lo deseo, no les voy a pedir juguetes. Verán, aunque soy un niño yme urge jugar, tengo a mi padre muy enfermo y como sé que ustedes a los niños que seportan bien durante todo el año le conceden regalos, he pensado que en vez de que se meotorgue un juguete nuevo, como es su costumbre, le devuelvan la salud a mi padre. Nosapremia que recupere su salud, pues los ingresos de nuestra madre son insuficientes yapenas alcanzan para cubrir los gastos de la familia.¡Ah! no me he olvidado de ustedes. Sé que deben recorrer grandes distancias para poderllegar hasta aquí, así que le he dejado algunas galletas, están deliciosas. También hay lechey hierva para los camellos. Bueno, ya me despido de ustedes, pero no sin antes desearlesuna feliz navidad.Atte.: M. E. Cortés
  3. 3. Desde aquel crudo y triste invierno, hacía ya casi treinta cinco años, elcorazón de don Manuel Enrique Cortés se había endurecido como roca, hastatal punto que llegó aborrecer la navidad y todo lo alegórico a tales fiestas. Secuenta que su odio a la navidad era tan grande que cierta vez despidió a unode sus mejores empleados sólo porque lo sorprendió cantando villancicosnavideños.Gracias a su buena cabeza para los negocios y a unas buenas inversiones,don Manuel logró acumular una gran fortuna, misma que lo convirtió enuno de los hombres más ricos y acaudalados de la región. Para tener una ideade su riqueza, basta mencionar que era dueño de más de un centenar defábricas diseminadas a lo largo y ancho del país.No era un hombre malo y aunque no sonreía muy a menudo, de cuando envez, se podía ver una sonrisa en sus labios. Pero, cuando llegaba elinvierno aquel personaje, que superaba ya los cuarenta años, se volvía unhombre odioso y amargado.Don Manuel llevaba más de una década casado con la Sra. María AltagraciaMartinez de Cortés, mujer de buenos sentimientos. Ella le amabaincondicionalmente y más que nada conocía su dolor. Pese a tener tantosaños de unión matrimonial, los Cortés no habían podido tener hijos y aunqueera lo que más deseaba Manuelo, como cariñosamente le llamaba su esposa,había perdido toda esperanza de poder algún día tener su propiadescendencia.
  4. 4. A falta de niños que jugaran por toda la casa, la pareja Cortes debíaconformarse con las visitas ocasionales que le hacían los sobrinos de la Sra.María. - Manuelo, mi sobrino, uno de los hijos de Marta, viene a pasarse unos días en la casa. Deseo que seas amable, mira que hace mucho que no nos visita y quiero que, esta vez, se lleve una buena impresión de sus tíos. – Le indicó la Sra. María a su esposo que se encontraba sentado leyendo el diario y fumándose un puro. La noticia poco pareció importarle a don Manuel, quien no dijo nada, por lo que la Sr. María nuevamente insistió en decirle: - Me has escuchado, Pedrito, mi sobrino, viene pronto a visitarnos y quiero que se lleve una buena impresión. - Te escuché la primera vez mujer. Sabes que en esta casa no celebramos la navidad y tu sobrino de seguro va a procurar algún presente. Mejor pídele disculpas a tu hermana y dile que no podemos aceptar a su hijo, eso sería lo mejor. - Sabes que no soy muy buena cuando de hablar mentiras se trata, además, Pedrito sabe que no celebramos la navidad; aun así insistió para que su madre lo dejara pasar, aprovechando que está de vacaciones, la temporada festiva con nosotros…sólo te pido que seas amable y que trates de disimular un poco tu aborrecimiento a la navidad. - Muy bien, haré un gran esfuerzo para que el niño se sienta lo más confortable posible. – Dijo a regañadientes don Manuel. – Pero, no te prometo nada.- Agregó.
  5. 5. - Si la gente pudiera ver lo noble que eres, por eso te quiero. – Expresó la Sra. María dándole un tierno beso en la mejilla de su esposo, y dejó salir una ligera sonrisa.Diciembre corría su curso y la fecha de salida del colegio de los infantesno tardaba en llegar. Entre tanto, Pedrito aguardaba ansioso. Como vivíaen otra ciudad, casi nunca visitaba a su tía predilecta que era la Sra.María. Pudo elegir otros hogares donde podría jugar con sus primos, sinembargo eligió pasar la navidad en casa de la familia Cortés, pese a saberque no celebrarían la navidad.- Hermanito, ¿por qué has elegido la casa de tía María? – preguntó Carlitos – su esposo es un cascarrabias; dicen que de niño se portaba mal y Santa Claus le regaló un carbón la noche de navidad y esa es la razón por la que la odia tanto. Yo prefiero ir a casa de tía Magdalena, allí podré jugar con el primo Ernesto y su hermana Isabel. Ellos se portan bien y los reyes le regalan buenos regalos, eso sin contar que es una de las primeras casas en ser visitada por los reyes, por eso reciben tan buenos obsequios. Recuerda que hace unos años pasamos la navidad allí y recibimos los mejores regalos de nuestras vidas. En cambio no recibirás nada si visitas la tía María, los reyes nunca visitaran un lugar donde vive un cascarrabietas.- Te equivocas, este año los reyes si visitaran la casa de tía María. Es mi deseo y sé que me lo concederán. – Le dijo Pedrito a su hermano mayor, quien había elegido la casa de la tía Olga para pasarse la navidad. Los padres de los niños de nueve y diez años, estaban pasando por una mala situación económica desde hacía ya varios años razón
  6. 6. por la cual preferían que sus hijos pasaran la navidad en casa de sus tías, que gracias a sus maridos, gozaban de bienestar económico. Finalmente terminaron las clases y aquel mismo día, por la tarde, Pedrito empacó maletas y se dirigió con su madre a casa de su amada tía María. - La bendición tía. – Fue lo primero que dijo Pedrito al ver a la Sra. María. - ¡Dios te bendiga!- dijo la Sra. - pero, ¡mira cuanto has crecido!- agregó. Dándole un fuerte abrazo al niño, que, seguido de besos y sacudiditas, se extendió por un buen rato. - ¡Y a tu hermana, no le das un abrazo!- exclamó Olga. - ¡Claro!, si no te he olvidado.-Dijo la Sra. María, antes de abrazar a su hermana – entren y pónganse cómodos, esta es su casa. – Añadió. - De ninguna manera, no quiero que me coja la noche; sólo vine a traer a Pedrito. Dale mis saludos a Manuel. – Dijo Olga apurada, y con sus razones ya que tenía que estar a tiempo en la parada para tomar el último autobús. - No te preocupes por el autobús hermana, cuando Manuel llegue del trabajo te puede llevar a casa.- De ninguna manera, no quiero causarles molestias. Eso sí, cuida mucho de mi Pedrito. – Esas fueron las últimas palabras de Olga y, luego de darle un prolongado abrazo, como si no quisiera apartarse del muchacho, se marchó.Al regresar don Manuel, tarde en la noche, el niño se encontraba dormido.Sin hacer ruido y sin que su esposa lo notara, don Manuel se dirigió a lahabitación donde se encontraba Pedrito. Al entrar, advirtió que el niño no
  7. 7. estaba debidamente arropado. Sin dejar de contemplar al infante, lo cubriócon una manta grisácea. Don Manuel, no dejaba de ver al muchacho, y porun breve instante soñó en lo que pudo ser su vida de haber un vástago en suhogar. Triste y con lágrimas en los ojos, se retiró de aquella habitación.Al día siguiente, todos estaban de pie bien temprano en la mañana. DonManuel se sorprendió al ver aquel niño tan madrugador; así que le hizo unainvitación para que le acompañara a una de sus fábricas.Al llegar a la fábrica, Pedrito se sorprendió al no sentir el espíritu navideñoentre los empleados. Ni siquiera un simple adorno, nada ni lo más mínimoque hiciera alusión a tan encomiadas festividades. - Tío Manuel, estamos a pocos días de la navidad y, me pregunto: ¿por qué no hay adornos simbólicos a la fiesta?- Terminó por preguntar Pedrito. Don Manuel permaneció callado por un buen rato, obviamente molesto por la pregunta, pero contuvo su rabia y cuando se calmó dijo: - ¡Navidad!- exclamó – es la peor época del año. Las personas gastan y gastan para luego no tener nada; la navidad es un gran engaño, un invento de los comerciantes para sacarle dinero a los incautos. - Pero, si es un engaño, ¿cómo se explica la visita de los reyes magos a todos los hogares? – preguntó inocentemente el niño. - No quiero desilusionarte, pero de todas formas te vas a enterar algún día. Veras, los niños ricos siempre reciben los mejores regalos. Si existieran los reyes, ¿crees que sería justo? Reciben los mejores regalos porque son los padres, y no los reyes, quienes les obsequian los presentes.
  8. 8. Después de aquellas palabras, todo fue silencio. Pedrito se negaba a creer laspalabras de su tío político, pero no podía contradecir aquello que tenía tantosentido. Al ser los padres, quienes otorgaban los regalos, era evidente que losniños más pobres recibieran los juguetes o presentes menos llamativos. Sinembargo, la pureza e inocencia de un niño se imponen a la lógica, y aunqueresultaba evidente, Pedrito se mantuvo aferrado a su creencia en los santosreyes.Al llegar a la casa, Pedrito apenas pudo probar bocado. Las palabras de donManuel le habían afectado, pero no porque le habían cambiado su manerade pensar sino porque sentía que poco podía hacer para cambiar las ideas desu tío sobre la navidad. Faltaba poco para la víspera de navidad, así quePedrito hizo lo que cualquier niño creyente haría, escribir a los santos reyes.Dobló en cuatro la carta y, como sabía que los reyes no entrarían en casa desus tíos, abrió la ventana, luego, cruzando por un estrecho pasillo trató deescalar para subir al techo de la lujosa casa; pero antes que pudiera avanzar,se resbaló y cayó de la altura de un segundo piso. Don Manuel fue el primeroen salir, al escuchar el ruido, luego la tía María, que al ver a Pedrito tirado enel suelo se desmayó. Aquella noche, tía y sobrino fueron hospitalizados.Gracias a la santísima divinidad y a unos pequeños arbustos queamortiguaron la caída, Pedrito sólo se rompió un brazo. Temprano en lamañana, tía y sobrino regresaban a casa. Pero no sin antes llevarse unasorpresa, aquel día don Manuel pudo escuchar por vez primera los latidosdel niño que esperaba la Sra. María, que sin saberlo tenía casi dos meses degestación. Don Manuel, que apenas podía creer lo que le mostraba el médicoy con lágrimas de alegría, sólo pudo decir:
  9. 9. - ¡Voy a ser padre, finalmente voy a ser padre!El 25 de diciembre, temprano como siempre, don Manuel se dirigía lafábrica. Al montarse en el carro advirtió que un papel estaba adherido a suscaros zapatos; se abajó para quitárselo y, justo cuando lo iba a arrojar a labasura observó que era una carta de su sobrino. En silencio leyó la carta queestaba dirigida a los reyes magos. “Ciudad Centro, 23 diciembre de 19.. Mis queridos reyes magos: Falta muy poco para que inicien su largo recorrido y desde hoy le quiero desear un feliz viaje. Sabios de oriente, sé que mi regalo está asegurado, pues me he portado bien todo el año. He cumplido con mis deberes tanto en la escuela como en la casa, pero sepan ustedes que no les escribo para procurar presente alguno, pues mi inquietud es otra. Recientemente, el tío Manuel me ha dicho que la época más linda del año no es más que un engaño. Sé que es un grave pecado el sentir de mi tío, pero sepan ustedes que no lo hace por mal. El tío Manuel no ha podido tener la dicha que dan los hijos en una familia y, estoy seguro que de tener sus propios hijos su manera de pensar, respecto a la navidad, sería muy distinta. Es por esa razón que les pido siempre y cuando esté dentro de sus posibilidades, que le den como regalo de navidad un niño al tío Manuel. Muy atentamente y esperando el milagro, Pedrito.”
  10. 10. Y después de leerla, en voz baja, dijo: - No hay dudas, ha sido un milagro. Un regalo de navidad.Al llegar a la fábrica, don Manuel les dio el día libre a sus empleados, porprimera vez en navidad, y no sólo eso, mandó a preparar un festín para todosellos y repartió juguetes entre los niños más necesitados. Con el paso de losaños aquel hermoso gesto se convirtió en tradición, una que mantuvo el restode su vida.Siete meses después, la Sra. María dio a luz una hermosa niña, a la que ledieron por nombre Natividad, Belén Natividad. La niña creció y vivió hastaalcanzar una edad muy avanzada. Y continuando con la tradición que lehabía inspirado su padre llevó regalos y presentes a las familias menosfavorecidas; pero eso es parte de otra historia, una muy arraigada a nuestrastradiciones.

×