Iglesia infantil

406 views

Published on

Iglesia infantil

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
406
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
10
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Iglesia infantil

  1. 1. Relaciónense con los niños al nivel de ellosPor Ted Johnston n ésta serie estamos dialogando sobre cinco principios para el ministerio efectivo hacia los niños,  resumidos  en  el  acrónimo  BRING.  La  última  vez  vimos  el  primer  principio: Bendigan  a  los  niños  con  el  amor  de  Jesús.  Ahora  venimos  a  la  R  de  BRING: Relaciónense con los niños al nivel de ellos. Para  ser  un  misionero  efectivo  se  requiere  un conocimiento funcional del campo misionero. Y los niños son un maravilloso campo misionero fructífero con una apertura particular hacia Dios y Su amor. En los seminarios de entrenamiento para el ministerio hacia los niños, yo pregunto a la audiencia de adultos qué edad tenían cuando comprometieron por primera vez sus vidas a Cristo. La abrumadora mayoría indica que ellos lo hicieron en su temprana adolescencia o antes. Un  estudio  hecho  por  el  grupo  de  investigación  Barna  confirma  mi  encuesta  informal, mostrando que del 75 al 85 por ciento de los cristianos en Norteamérica hicieron su compromiso inicial de fe antes de los 15 años de edad. Además, ésta investigación indica que la probabilidad de convertirse en cristiano(a) es del 32 por ciento entre las edades de 5 y 13 años. Entonces, ésta probabilidad disminuye a un 4 por ciento entre las edades de 14 y 18 años y aumenta sólo un poco al 6 por ciento a la edad de 19 años o más. Los niños tienen una apertura particular hacia el amor de Dios y el mensaje del evangelio. Nuestro desafío es comunicar el evangelio a los niños en el nivel de ellos—en maneras que ellos puedan entender y experimentar fácilmente. Ahora, tengo algo que confesar. Hubo una vez que yo pensé que el evangelio era demasiado complejo para que un niño pudiera entenderlo plenamente. Pero estaba equivocado. Lo esencial de las buenas nuevas (evangelio) no es difícil de entender. Más bien, es el mensaje simple acerca E
  2. 2. de Jesús—Su vida, muerte y resurrección; Su amor y regalo de salvación. Confiar que Jesús es quien Él dice ser para nosotros es, en sí mismo, un atributo infantil. Quizás por eso Jesús dijo, “dejen que los niños vengan a mí, y no se lo impidan, porque el reino de los cielos es de quienes son como  ellos” (Mateo 19:14). En  verdad, los  niños pueden  venir a Jesús  en  confianza y  fe. Como adultos, tenemos el privilegio y responsabilidad de conducirlos a la fe en su Salvador para que ellos puedan aprender a seguirlo. Así  que,  ¿dónde  empezamos?  Empezamos  donde  ellos están.  Es  decir,  empezamos  en  el  nivel  de  ellos.  Dios  y  Su  amor  deben  ser  comunicados  en formas que se conecten con los niños. Hacer la conexión envuelve un entendimiento básico de la etapa del desarrollo intelectual, físico, social, psicológico y religioso del niño(a). Por supuesto, usted no tiene que ser un psicólogo de niños para entender esto, aunque algo de información  básica  sobre  el  desarrollo  infantil  podría  ser  de  gran  ayuda  para  aprender  a relacionarse bien con los niños (vea mi artículo, “Edificando Niños Creyentes”). Ideas Aquí hay algunas ideas simples sobre cómo relacionar el evangelio con los niños al nivel de ellos. Primero, dígales acerca de Jesús en maneras que sean significativas para ellos. Esto no es difícil de hacer usando la Escritura, porque los evangelios están llenos de historias acerca de Jesús con las que los niños se relacionan fácilmente. Tome por ejemplo la parábola del  hijo pródigo, donde  el padre representa a Dios  quien  es espléndido en Su gracia hacia los pecadores (representados por el hijo pródigo como también por su  hermano  mayor,  quien  a  pesar  de  su  obediencia,  era  envidioso  y  amargado).  Ésta  historia puede ser actuada para y por los niños. Puede ser contada en forma dramática. Puede ser ilustrada con fotos o usando un flanelógrafo. Y mientras las historias de los evangelios son contadas a los niños, el mensaje siempre debe enfocarse en Jesús, Su amor y perdón, y Su invitación a seguirle y aprender de Él. Los niños pueden venir a Jesús en confianza y fe. Como adultos, tenemos el privilegio y responsabilidad de conducirlos a la fe en su Salvador para que ellos puedan aprender a seguirlo
  3. 3. Déjeme  añadir  una  nota  de  precaución  cuando  se enseñe a  los  niños usando  la Escritura. Al  hacerla simple para que  los  niños  la  entiendan,  no diluya la enseñanza de la Biblia. A menudo los niños tienen mucha más capacidad para captar conceptos espirituales de lo que nosotros les damos crédito. Con una enseñanza seria que use un vocabulario  que  ellos  puedan  entender,  los  niños  pueden  captar  los  conceptos  básicos  de  la doctrina cristiana incluyendo cosas tales como la gracia, el pecado, la vida eterna, la resurrección, y  por  supuesto,  las  enseñanzas  básicas  concernientes  a  la  encarnación,  nacimiento,  vida, ministerio, muerte, sepultura, resurrección, ascensión y regreso de Jesús. Algunos maravillosos materiales de enseñanza están disponibles para ayudarnos en ésta labor. No se olviden que la música es un medio poderoso que podemos usar para relacionarnos con los  niños  y  comunicarles  el  evangelio.  Me  encanta  cuando  las  congregaciones  incluyen  a  los niños en su música de adoración en la iglesia. Asistí a un servicio donde el equipo de adoración sobre  el  escenario  incluía a varios niños  que ayudaban a unos pocos adultos que  dirigían a la congregación en el canto. Ellos hicieron un trabajo maravilloso con toda la música, pero ustedes deberían haberlos visto avivarse con gozo cuando la música era más juvenil y exuberante en su tono y  contenido. Su gozo en el Señor era contagioso cuando cantaban acerca del poder, amor y gracia de Dios. Se  sabían  todas  las  palabras  y  entendían  lo  que  estaban  cantando  y  los  niños  en  la  audiencia fácilmente se acoplaron a la música y al mensaje. A través de una música que se relacionaba, los niños estaban enseñando y recibiendo el evangelio. También podemos relacionarnos con los niños al nivel de ellos cuando los enseñamos a orar. Si la oración es a veces un desafío para los adultos, con frecuencia es algo natural para los niños. Ellos carecen de muchas de nuestras vacilaciones como adultos y auto­conciencia. Tienen muy poca reserva hablándole a Dios aunque Él no esté presente visiblemente. No hace mucho hablé con un maestro de escuela dominical quien, como parte de su clase semanal para niños de 6­9 años, provee una variedad de estaciones donde ellos entran a una habitación para pasar tiempo con Dios. Una estación incluye materiales para hacer dibujos que ilustran su entendimiento de lo Por medio del ejemplo suyo, los niños experimentan a Jesús y Su amor en acción. Que bendición es ser usado(a) por Dios en una forma tan importante.
  4. 4. que aprendieron durante  el tiempo  de  enseñanza. Otra estación  es algo parecido a un  fuerte a donde ellos pueden entrar uno a la vez para orar. Un domingo, un niño de 8 años entró al fuerte de oración y no salió por 20 minutos. Cuando él se unió al grupo, el maestro amablemente le preguntó qué había pasado mientras él estaba en el closet.  Él  respondió:  “Estaba  reuniéndome  con  Dios.  Yo  le  hablé  y  Él  me  habló”.  No  había autoconciencia  en  su  respuesta,  no  había  fachada  religiosa,  sólo  era  un  niño  que  había  sido enseñado por un adulto afectuoso a cómo comunicarse con Dios en oración. Así que eso fue lo que él hizo. La clave es usar actividades que los niños disfruten. Recuerde usar sus nombres y reconocer sus logros y preocupaciones. Muéstreselo a ellos por medio de las expresiones faciales suyas, los modales suyos, el interés y la preocupación suyos de que ellos le importan a usted y a Dios. Por medio del ejemplo suyo, ellos experimentan a Jesús y Su amor en acción. Que bendición es ser usado(a) por Dios en una forma tan importante.

×