Una Visita A Granada El Sacromonte

3,743 views

Published on

Una Visita A Granada El Sacromonte

Published in: Travel
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
3,743
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
810
Actions
Shares
0
Downloads
41
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Una Visita A Granada El Sacromonte

  1. 1. EL SACROMONTE EN EL VALLE DEL PARAÍSO AMGCH ©2008
  2. 2. EL SACROMONTE <ul><li>El Paseante que recorre el Albayzín, contempla en algunos hitos la inscripción “Camino del sacromonte”. Es esa mi intención en este momento: Conducirte por un camino milenario, misterioso, místico y mágico para numerosas generaciones de granadinos pobladores del Barrio y de miles de visitantes curiosos de su ubicación, historia y tradiciones. </li></ul><ul><li>Este Camino comienza en el Peso de la Harina, junto a una pequeña ermitilla “de la Virgen de las Angustias”, primera estación de un vía crucis que finalizaba en la Abadía sacromontana, y que hoy sólo conocemos por recuerdos fotográfico eruditos. </li></ul>AMGCH ©2008
  3. 3. EL SACROMONTE El Camino se inicia de forma de forma levemente ascendente; dejando atrás las Casas Moriscas del Chapiz, una barandilla de piedra sirve de escaparate a una vista cada vez más bella y desconocida de la Alhambra, que es la que se divisa desde la entrada del Darro en Granada. Son muchos los rincones para Paseantes anónimos en este recorrido y más si tienes la suerte de encontrar abiertas la Escuelas del Ave María. ¡Ah! Me olvidaba: Este Camino tiene un sentido básicamente religioso, de peregrinación a la Abadía, para reconocer en ella, leyendas al margen, el origen de la fe cristiana de nuestra ciudad. Por ello te invito a que incluyas este sentimiento en tu Paseo. Casa Madre del Ave María y vista de la Alhambra y Palacio de los Córdoba desde sus patios. AMGCH ©2008
  4. 4. EL SACROMONTE Tres barrancos de suaves pendientes dejan caer sus torrenteras, secas afortunadamente, al camino sacromontano: El de Los Naranjos, el de Los Negros y el de Puente Quebrada. Las casas-cueva, uno de los elementos característicos del Sacromonte, se salpican en estos tres cauces escalonándose desde sus simas hasta sus partes altas, con inverosímiles caminillos de comunicación entre ellas. Entre esas casas algunas famosas: Las de los gitanos y sus sagas que hicieron del arte del baile sus formas de sustento. Barranco de Los Negros y Casas-Cuevas de Curro Albayzín y María La Canastera. AMGCH ©2008
  5. 5. EL SACROMONTE Los gitanos, que según cuentan los historiadores, llegaron con las tropas cristianas de los Reyes Católicos y se asentaron en lo que hoy es el Barrio. Más tarde, sufrieron persecución y hasta fueron expulsados, aunque no dejaron por ello de volver a un lugar que consideraban propio. Los gitanos eran parte de los artesanos del ejército cristiano y dedicaban su tiempo a los metales, a las guarniciones de la caballería, al golpe limpio sobre el yunque que acabó siendo compás de martinete y letra de bulería. Hoy día persisten para el recuerdo casas-cuevas blanqueadas con sus ajuares y utensilios, más museo etnográfico que realidad social. AMGCH ©2008
  6. 6. EL SACROMONTE Las casas-cueva, mezcla de cobre en su interior y cal en su exterior, que horadan la montaña, son un modelo de hábitat irrepetible que provoca en el visitante un vacío y confuso sentimiento de no comprender nada o, en todo caso, de estar contemplando una ficción, una escenografía de cartón piedra cuando la lógica niega lo que es real. Lo que ocurre es que la lógica suele vivir en apartamentos y le cuesta entender que existan tabiques de cien metros de espesor, que la insonorización de una habitación sea absoluta, que la temperatura del interior sea constante en invierno y en verano y que los techos tengan varios metros. AMGCH ©2008
  7. 7. EL SACROMONTE <ul><li>El Barrio no es lógico, y el paisaje que lo forma tampoco. Rocas blanqueadas que son puerta y techo de otras cuevas, raros agujeros en el suelo que son chimeneas, “jardines” salvajes de pitas y chumberas donde sólo el clavel de las macetas pone color y el jazmín olor. Y un urbanismo de calles y plazas diseñado por la naturaleza al que el ser humano, se fue adaptando con una fidelidad tan fuerte como la propia montaña sagrada en la que habitan. </li></ul>AMGCH ©2008
  8. 8. EL SACROMONTE A B Desde las cuevas del Sacromonte se divisan los dos caminos eje del Barrio: El que nos ocupa del Sacromonte (A) y la Vereda de Enmedio (B). AMGCH ©2008
  9. 9. EL SACROMONTE … Seguimos el Camino del Sacromonte La subida se va haciendo pronunciada, por lo cual es ideal detenerse en los restos, algunos aún visibles del Vía Crucis que salpicaba este precioso Camino. Concretamente, si vas avisado amigo Paseante, se ve el altarillo del Ecce Homo -novena estación-, el pedestal y basa de la décima estación y la ermita del Santo Sepulcro, con su cruz -decimocuarta y última estación- AMGCH ©2008
  10. 10. EL SACROMONTE Una curiosidad histórico artística para los muy amantes de lo granadino: En el recién rehabilitado carmen albayzinero del Aljibe del Rey, haciendo de escolta a un caminillo de su patio, se encuentran casi todas las basas de las cruces del vía crucis desaparecido del Camino del Sacromonte. AMGCH ©2008
  11. 11. EL SACROMONTE Llegado a la ermita del Santo Sepulcro, desde la cual se va divisando ya la profundidad del Valle del Darro, se inicia la parte final del Camino, “Las Siete Cuestas”, que nos van a conducir a la Abadía del Sacromonte. Esta parte del recorrido queda enmarcada al principio por un gran arco, semioculto por el arbolado. Incluso en verano, este recorrido se hace de forma agradable, a la sombra de avellanos. El aliento se recupera de manera sublime contemplando las vistas de Granada (Alhambra, Bario de San Pedro, Catedral, ciudad baja) en los recodos de las cuestas. Párate y disfruta!!! AMGCH ©2008
  12. 12. LA ABADÍA DEL SACROMONTE Última cuesta, último jadeo y ya llegamos a nuestra meta. Una bella puerta de tres cuerpos nos recibe y da paso a una explanada que a su vez contiene y da paso a uno de los edificios o mejor, conjunto de ellos, más interesantes de la historia de cualquier lugar en el mundo. Y todo ello en un plácido y agradecido silencio. Estrella de Salomón, símbolo de la sabiduría, que luce por doquier en la Abadía. AMGCH ©2008
  13. 13. <ul><li>A la Abadía es conveniente subir, no sólo por el paseo de ensueño que allí conduce, sino también porque en ella se guardan obras de los más importantes artistas que trabajaron en Granada desde el siglo XVII como Alonso Cano, Sánchez Cotán, Raxis, Bocanegra, etc.; además las planchas que sirvieron para la estampación de los originales grabados que constituyen el más rico capítulo de la historia gráfica de Granada: La Plataforma de Ambrosio de Vico grabada por Heylan. </li></ul><ul><li>Y por supuesto los originales de Los Libros Plúmbeos del Sacromonte . Ciertamente un episodio como éste sólo podía haber ocurrido en la ciudad de Granada , revelando en el fondo, el gran amor de sus moradores de todos los tiempos por ella. Te dejo a ti querido amigo indagar en esta fabulosa historia … </li></ul>LA ABADÍA DEL SACROMONTE AMGCH ©2008
  14. 14. LA ABADÍA DEL SACROMONTE El sobrio edificio herreriano de líneas escurialenses deja paso en su interior a un solemne pero bellísimo claustro, donde se percibe el ánimo de su fundador, D. Pedro de Castro Cabeza de Vaca y Quiñones, arzobispo de Granada, por el estudio y la contemplación. Su Iglesia es una buena muestra del barroco rico imaginero granadino. AMGCH ©2008
  15. 15. LA ABADÍA DEL SACROMONTE Pero si has subido hasta aquí, estarás ya anhelante por ver las catacumbas. El germen de la fe cristiana en Granada, donde Cecilio y sus compañeros, los Santos Varones martirizados, sembraron la nueva fe en Jesús nuestro Señor. Son varias la puertas de acceso, como varias las capillas de su interior, todas con su cimborrio al exterior, para permitir el paso de la luz dentro de ellas. AMGCH ©2008
  16. 16. LA ABADÍA DEL SACROMONTE Pequeña, si quiere, obra de ingeniería interior, pero que ha de ser contemplada con los ojos devotos de la fe y el agradecimiento a aquellos santos hombres. AMGCH ©2008
  17. 17. LA ABADÍA DEL SACROMONTE Estas son algunas de las capillas del interior de las catacumbas sacromontanas. En la fotografía inferior aparece el busto del Santo Patrón de Granada, San Cecilio, depositado sobre un pedestal de mármol con inscripciones. AMGCH ©2008
  18. 18. EL SACROMONTE Tras este apasionante recorrido por el arte, la historia y también por qué no la leyenda, y la fe, bajamos de la Abadía con la misteriosa sensación de haber viajado en el tiempo casi veinte siglos. La senda de vuelta nos va a permitir centrarnos ahora en preciosos paisajes del valle del Darro, el Valparaíso, encontrando si nos fijamos la deliciosa y literaria, ganivetiana Fuente del Avellano, en la vertiente opuesta. AMGCH ©2008
  19. 19. EL SACROMONTE Desde La Chumbera se admira en su integridad la Cerca de Don Gonzalo: Muralla Nazarí del Albayzín. Si encuentras abierto a tu paso el establecimiento llamado La Chumbera, municipal, ahora Centro de Interpretación, te recomiendo que te detengas, pues su privilegiada situación y altura, permite admirar de forma excepcional Granada. Página siguiente AMGCH ©2008
  20. 20. EL SACROMONTE AMGCH ©2008
  21. 21. EL SACROMONTE Vamos terminando amigo Paseante; nos hemos empapado de este simpar recorrido caleidoscópico, esotérico para algunos, quizás mejor, mistérico. Nos vamos con muchas imágenes íntimas en la retina y con el deseo de volver algún día… AMGCH ©2008
  22. 22. EL SACROMONTE <ul><li>Pero no quiero dejar el Sacromonte sin enseñarte cómo se observa desde la montaña opuesta en el Cerro del Sol. </li></ul><ul><li>El pequeño mundo aparte que es el Sacromonte, lo contempla el Paseante, tras una subida campestre, desde el Castillo de Santa Elena y Parque de Invierno. En el centro, la Abadía, imponente, y bajo ella el Darro, que procedente de las “ lágrimas de Aynadamar” , surca el valle, partiendo en dos el paisaje, a la izquierda la Sabika; a la derecha el Sacromonte y algo más allá el Albayzín. </li></ul>Hasta otro Paseo Anónimo, amigo . AMGCH ©2008

×