Historia de los Bosque Naturales y Forestal de Chile

  • 990 views
Uploaded on

El libro consta de cinco partes: historia de los bosques naturales de Chile, de su legislación forestal, de las instituciones forestales, de los organismos públicos forestales y un capítulo final con …

El libro consta de cinco partes: historia de los bosques naturales de Chile, de su legislación forestal, de las instituciones forestales, de los organismos públicos forestales y un capítulo final con los desafíos para el siglo XXI.
Parte el libro explicando como era la vegetación que existía en el territorio de Chile hace millones de años hasta llegar a la vegetación a la llegada de los Incas. Pasa por describir la vegetación del país en la conquista española y en la Colonia. Luego aborda el siglo XIX a partir de la República de Chile identificando las causas de la pérdida de 15.000.000 de hectáreas de bosque nativo hasta fines del 1800, el siglo XX con la creación de los primeros organismos públicos forestales y las acciones que se emprendieron en esa época, tendientes a suplir importaciones, frenar la erosión y proteger como se pudiera el bosque nativo remanente.
El capítulo final provee de una serie de ideas y propuestas que podrían llevarse adelante para eliminar los factores que hasta la actualidad continúan degradando y sustituyendo el bosque nativo, poniendo en valor este recursos del que aún existen 13.000.000 de ha en nuestro país.

More in: Education , Travel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
No Downloads

Views

Total Views
990
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1

Actions

Shares
Downloads
0
Comments
1
Likes
2

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Santiago JMDel Pozo DonosoHISTORIADE LOSBOSQUES NATURALES Y FORESTALDECHILELegislaciónInstitucionalidadTendenciasDesafíos
  • 2. 1“Conocer el pasado es la única forma deentender el presente y de intuir el futuro”(anónimo)“La Historia la escriben los vencedores”Napoleón Bonaparte.“Los jardines fueron antes que los jardinerosY solo un segundo después de la Creación”(anónimo)a mi gotita
  • 3. 2PRESENTACIONLa mitad de los bosques naturales del planeta han sido destruidos en los últimos 8 mil años. Ya en1912 Federico Albert estimaba que nuestro país había perdido 15 millones de hectáreas de bosquenativo. Esta situación ha disminuido dramáticamente la capacidad de la Tierra para mantener suequilibrio ecológico. En consecuencia, con altos niveles de CO2 emitidos a la atmósfera, ladesertificación, falta de agua y extinción de especies, el mundo se encuentre en la actualidad enuna situación de crisis ambiental que puede tener insospechadas consecuencias para lahumanidad.En nuestro país se intenta contribuir a mitigar los cambios señalados, pero en el sector forestal nosencontramos con una paradoja consistente en la estimación de que las plantaciones forestalesestablecidas en suelos degradados tienen más valor para el país que las 13.000.000 de hectáreasde bosque nativo que aún Chile posee, lo cual es evidentemente erróneo. Al introducimos ennuestra historia encontraremos la raíz de lo ocurrido con nuestros bosques nativos y con lasplantaciones forestales, que permite en la actualidad, a unos pocos, sostener la paradoja señalada.Las 13.000.000 de hectáreas de bosque nativo que Chile posee en la actualidad, corresponde tansolo al 46,4% de los ecosistemas forestales que poseía al inicio del siglo XVI, lo que no es más queel remanente de aquellos bosques prístinos que la providencia nos entregó para que loatesoráramos con sabiduría.Estamos hablando de tala indiscriminada para obtener la leña que durante 200 años alimentó loshornos de la minería de plata en el norte de Chile; eliminación de bosques en los valles parahabilitar terrenos para la agricultura o creación de urbes; incendios colosales, que duraron mesesy dejaron gruesas capas de cenizas sobre el suelo, realizados con el fin de acelerar procesos decolonización en el sur del país; sobreexplotación para producir madera aserrada la que sinexigencia alguna eludió el criterios de rendimiento sostenido; exterminio de bosques para aportarterrenos a la producción triguera para ser exportado a California y Australia.No tenemos mucho de que enorgullecernos cuando se trata de mostrar la relación histórica quecomo país tenemos con la naturaleza. Es probable que sea ese el motivo de que en todos losanálisis que se hacen de la “actividad forestal” o del “sector forestal chileno”, los distintos autorespongan el acento solo en lo acontecido en nuestros últimos 40 años de historia. En estedocumento tenemos la oportunidad de conocer la verdadera Historia Forestal de Chile.Santiago JM Del Pozo DonosoIngeniero ForestalSantiago, mayo de 2013.
  • 4. 3INDICEPRESENTACION.............................................................................................................................. 2INDICE ........................................................................................................................................... 3INTRODUCCIÓN ............................................................................................................................. 5CAPITULO I: Historia de los Bosques Nativos de Chile..................................................................... 7Origen de la vegetación boscosa del norte de Chile.................................................................... 7Conquista y dominio del Imperio Inca (siglos XIII al XV) ............................................................ 10Conquista española y período Colonial..................................................................................... 11Bosques y matorrales del norte chico para hornos de fundición............................................... 15Uso del fuego para debilitar al enemigo, despejar lugares peligrosos y tácticas de guerra. ....... 16Pérdida de bosques del siglo XIX .............................................................................................. 20Leña para hornos en minería de plata y cobre ...................................................................... 21Zonas urbanas sin arborización............................................................................................. 24Exportación de trigo a California y Australia ......................................................................... 26Colonización del sur de Chile................................................................................................ 28Resumen siglo XIX.................................................................................................................... 31Pérdida de bosques siglo XX..................................................................................................... 32Búsqueda de nuevas especies exóticas de rápido crecimiento.............................................. 32Uso de especies forestales de rápido crecimiento ................................................................ 35Lucha contra la erosión ........................................................................................................ 38Sustitución del bosque nativo............................................................................................... 39El Servicio de Reservas Forestales......................................................................................... 40CAPITULO II: HISTORIA DE LA LEGISLACION SOBRE BOSQUES....................................................... 42CAPITULO III: EVOLUCIÓN DE LAS INSTITUCIONES FORESTALES.................................................... 461.- Planificación forestal:.......................................................................................................... 482.- Incorporación de Comunidades al Desarrollo Forestal:........................................................ 493.- Instituciones forestales públicas:......................................................................................... 494.- Aprovechamiento del bosque nativo:.................................................................................. 50
  • 5. 45.- Reservas de Bosques Fiscales: ............................................................................................. 526.- Áreas Silvestres Protegidas:................................................................................................. 537.- Incendios Forestales:........................................................................................................... 548.- Arbolado urbano:................................................................................................................ 559.- Fomento de Plantaciones Forestales: .................................................................................. 5710.- Fiscalización Forestal:........................................................................................................ 5811.- Mecanismos de fomento forestal:..................................................................................... 60CAPITULO IV: ORGANISMOS FORESTALES PÚBLICOS. ................................................................... 62CAPITULO V: DESAFIOS DEL SECTOR FORESTAL CHILENO PARA EL SIGLO XXI................................ 65Lineamientos programáticos.................................................................................................... 661.- Organismos forestales públicos:...................................................................................... 662.- Conservación de la Biodiversidad .................................................................................... 673.- Incorporación del bosque nativo como un valor en la cultura nacional. ........................... 684.- Planificación forestal. ...................................................................................................... 695.- Incorporación de Comunidades al Desarrollo Forestal:.................................................... 706.- Aprovechamiento del bosque nativo:.............................................................................. 727.- Reservas de Bosques Fiscales: ......................................................................................... 738.- Áreas Silvestres Protegidas:............................................................................................. 749.- Incendios Forestales:....................................................................................................... 7510.- Arbolado urbano: .......................................................................................................... 7611.- Fomento de Plantaciones Forestales: ............................................................................ 7812.- Fiscalización Forestal:.................................................................................................... 79COMENTARIOS FINALES............................................................................................................... 81BIBLIOGRAFÍA .............................................................................................................................. 84
  • 6. 5INTRODUCCIÓNHa sido fructífera la revisión de documentos elaborados por los conquistadores españoles, por loscronistas que los acompañaron y también por historiadores, realizada con el fin de identificarreferencias que permitieran conocer las características de los bosques que existían en nuestroterritorio en la segunda mitad del siglo XVI. Ya en esa época se ha dejado constancia de lafrondosa vegetación arbórea y arbustiva que existía en los valles y explanadas de lo queactualmente es un desierto.La vegetación señalada es el remanente de los bosques y selvas que existieron en el norte denuestro país hace millones de años, vegetación lujuriosa que se fue modificando junto con el fin dela última glaciación, de la cual eran un mudo testigo los bosques del Valle de Copayasu (Copiapó) yde las quebradas y valles de más al norte, los bosques de olivillo (Aextoxicon punctatum) delParque Nacional Fray Jorge, las Palmas (Jubaea chilensis) de Tilama, Ocoa, Cocalan y del Valle deSantiago.La legislación colonial que protegía la vegetación nativa no se aplicó, predominando en esa épocay hasta avanzado el siglo XIX la legislación minera que permitía la corta de bosque, situación quepor falta de fiscalización terminó en depredación y pérdida de valiosos ecosistemas forestales. Elrechazo de esta situación y su denuncia pública efectuada por Claudio Gay Mouret junto con laSociedad Nacional de Agricultura (SNA), en 1838, llevó a la creación de las primeras leyesforestales de la República de Chile. En esa misma época comenzaba el interés por la ArboriculturaUrbana en Chile, que llevó a la creación de parques (Quinta Normal, O’Higgins, Santa Lucía),proceso que tuvo su máxima expresión con la celebración del primer centenario de la República deChile, donde se crearon los Parques: Forestal y San Cristóbal.En la segunda mitad del siglo XIX, la producción triguera, la minería, la falta de planificación para lacolonización del sur de Chile y la explotación irracional de los ecosistemas forestales paraextracción de madera y leña, generaron el mayor desastre ambiental que haya ocurrido ennuestro territorio, fenómeno histórico que nuestra sociedad aún no logra dimensionar.Recién a inicios del siglo XX se crean las primeras instituciones forestales en el Ministerio deIndustria, representadas en la Sección de Aguas y Bosques (1906) que fue reemplazada por laInspección General de. Aguas, Bosques, Pesca y Caza (1911), ambas a cargo de Federico Albert,cuyo fructífero trabajo abarcó la creación de viveros fiscales, de Reservas de Bosques Fiscales,plantaciones forestales, control de dunas, fomento de árboles forestales y un proyecto de LeyForestal que sería la base de la Ley de Bosques de 1931.
  • 7. 6En la segunda mitad del siglo XX, podría denominarse de la planificación forestal, surgió el PlanChillán de CORFO (1958), el Plan de Reforestación del SAG (1964 – 1970), la Corporación deReforestación (COREF)(1969) y el traspaso de competencias en áreas protegidas e incendiosforestales a la COREF que significó que surgiera la Corporación Nacional Forestal (CONAF). En 1974se traspasó al sector privado toda la actividad forestadora que realizaba el estado a través de laCOREF, transformando los presupuestos públicos en un subsidio, lo que quedó recogido en el D.L.701.El siglo XXI se inicia sin legislación que fomente el bosque nativo que detenga la degradación ysustitución de ese recurso, con un sector industrial relacionado al aprovechamiento de pino yeucalipto que se ha consolidado en los mercados globalizados, con competencias forestalespúblicas dispersas en distintos organismos del estado y una serie de otras debilidades. El año 2008se aprueba una ley de fomento al bosque nativo, no obstante la degradación de ese ecosistemaforestal continúa.Se identifican numerosas iniciativas que permitirían vincular al sector forestal con el desarrollo delpaís, en base a una nueva mirada que entrega la historia forestal de Chile.
  • 8. 7CAPITULO I: Historia de los Bosques Nativos de ChileOrigen de la vegetación boscosa del norte de Chile.Son numerosas las voces que por desconocimiento de lo que aquí se expone para ilustrar lasmentes y agudizar la inteligencia, han señalado que el norte de Chile siempre ha sido un desiertoy, que por esa característica de aridez extrema, es imposible que árbol alguno allí haya crecido,buscando quizás con esa argumentación, concentrar la atención en aquellos recursos que seencuentran en el centro sur del país. A continuación se dará respuesta para explicar el origen de lavegetación de la que disfrutaban nuestros pueblos originarios, misma espesura que encontraronlos conquistadores, primero incas y luego españoles, que a nuestras tierras llegaron.Desde hace varias décadas el mundo científico está de acuerdo en que la última glaciación quesufrió nuestro planeta acabó hace 10 millones de años, período desde el cual los casquetesglaciares de los polos no siguieron avanzando, muy por el contrario, estos han ido en retroceso y latemperatura del planeta se ha elevado gradualmente. Como consecuencia de esta glaciación,algunas zonas hoy en día áridas, tuvieron en aquella fría época mayores precipitaciones, como esel caso, por ejemplo, del Altiplano y el desierto chileno. El último periodo glacial empezó haceunos 110.000 años y alcanzó su apogeo hace unos 20 000 años. Se ha determinado que tuvo uncolapso drástico hace unos 10 000 años.Diversos estudios realizados en el norte árido de Chile han mostrado que las condicionesambientales del Pleistoceno final (entre 1,8 millones de años a 11.500 años) y del Holocenotemprano habrían sido más húmedas que las actuales; las estimaciones de Grosjean (1994)señalan que las precipitaciones anuales durante este tiempo en el altiplano habrían llegado a serhasta tres veces más grandes que las actuales. De acuerdo a la cronología con correcciones delefecto reservorio de los cambios en los niveles lacustres evidenciados por los estudioslimnogeológicos (Geyh et al. 1999), la trasgresión comenzó poco después de 13.000-12.000 A.P.,alcanzando sus niveles máximos entre 10.800 y 8.800 A.P. y retrocediendo aceleradamente hacia8.000 A.P.Estas condiciones de temperaturas más benignas y mayores precipitaciones que existieron en elnorte de nuestro país, las que se mantuvieron por miles de años, hicieron posible que lavegetación creciera y llegara a formar bosques. Producto del aumento de la temperatura ydisminución de las precipitaciones ocurrida a raíz del retroceso de los hielos, se desarrolló en lazona norte de nuestro país, un espinal xerofítico donde dominaban algarrobos y chañares.
  • 9. 8Hasta nuestra historia reciente, específicamente el siglo XIX, esta vegetación se encontraba enquebradas y valles, explanadas bajas y en los lugares que eran cubiertos ocasionalmente por lascrecidas de los ríos.En el siguiente diagrama se observa la distribución de los distintos tipos vegetacionales del centro-sur de Chile, durante el período Glacial y en el presente. En el recuadro se muestra la distribuciónde las comunidades de olivillo costero (Aextoxicon punctatum), actualmente aisladas en cimas yquebradas de Chile central. .“Fitogeografía histórica de la Cordillera de la Costa de Chile”. Villagrán, C y Armesto, J.(2004)Quien no se ha preguntado alguna vez de donde vinieron los Olivillos (Aextoxicon punctatum) queencontramos creciendo por la costa en Topocalma (Pichilemu), Cerro Santa Inés (Tongoy), Talinayy Fray Jorge (La Serena), ya que es una especie propia de los bosques del sur de nuestro paísdonde alcanza gran envergadura. No obstante más adelante se aborda en mayor profundidadestos aspectos, es importante mencionar que muchos piensan aún que exageraba José JoaquínVallejo Borkoski, más conocido como Jotabeche, cuando en setiembre de 1842, refiriéndose alalgarrobo de Tinajitas ubicado en Copiapó, escribía lo siguiente: "En la hacienda de Ramadilla,podéis asilaros en verano bajo un sombroso algarrobo de tan manifiesta antigüedad que quizásos recostéis en el mismo sitio donde, mas de tres siglos ha, celebraron los indígenas sus consejosde guerra. Ha sido tasada la madera de este árbol en mil pesos, puede cubrir con su sombra un
  • 10. 9batallón entero y a pesar de su ancianidad, se conserva tan vivo y tan verde como el joven robleque acaricia con sus ramas las corrientes del Maule o del Biobío."¿Podría encontrarse alguna explicación distinta a la presentada aquí a la presencia de palmachilena (Jubaea chilensis) en la localidad de Tilama, ubicada a 44 Km. al interior de Pichidangui, enla Región de Coquimbo? ¿o en el valle del Mapocho según describió Rodrigo Gómez de Vivar?Ciertamente es escasa la vegetación nativa que queda en el norte y centro-norte de Chile, la quesin justificación alguna ha sido eliminada por las sucesivas generaciones de colonizadores ycompatriotas que esos territorios habitaron y habitan. Pero la fitogeografía nos ofrece hoyrespuestas con base científica que explican claramente la presencia de los bosques que existieronen el norte de nuestro país.En el mapa que se muestra más abajo es posible observar los mismos contenidos expuestos másarriba, señalados por Villagrán y Armesto en el diagrama anterior, apreciándose allí la superficieque abarcaban las distintas formaciones vegetacionales que en nuestro país han existido, con susdistribuciones pretéritas y actuales.Los antecedentes entregados por la ciencia no dejan lugar a duda alguna, no existe racionalidad encontinuar sosteniendo que en el norte de Chile no existían bosques.
  • 11. 10Luego de conocer la información revisadahasta aquí es importante preguntarse si enel valle del actual Copiapó (Copayapu ) y ensus quebradas existía bosque a la llegada delconquistador español, bosque del cual aúnquedaba gran cantidad de árboles cuando sefundó esa ciudad en el año 1745. Para poderapreciar mejor la situación, a la derecha deeste párrafo se muestra una foto de laciudad de Copiapó tal como se encuentra enla actualidad.Conquista y dominio del Imperio Inca (siglos XIII al XV)Los incas llegaron a Chile en la segunda mitad del siglo XV, más precisamente en 1476,provenientes desde el recién conquistado territorio de Tucumán. Para extender sus dominiossobre las tierras del sur, alistaron un poderoso ejército (“Crónicas del Perú”. Pedro Cieza de León.1548), el que se enfrentó al pueblo cazador - recolector que vivía en la región cordillerana dondenace el valle de Copayapu. La palabra Copiapó viene del aimara Copayapu que puede significar“valle verde”. El mismo autor señala que los incas conquistaron primero la zona cordillerana deCopayapu y ocuparon sucesivamente los valles de Paitanas, Coquimpu, Conconcagua y Mapochu,hasta llegar al rio Mauli”.Tras ser derrotados por el pueblo promaucae (mapuche) a orillas del río Maule, los incasremataron allí la conquista. Cuenta el historiador Carlos María Sayago (1840-1926) que lapoblación de Copayapu, que fue la colonia chilena de los incas más próxima a la metrópoli (Cuzco),fue distribuida en caseríos asentados a trechos en el valle y acumuladas a orillas del rio sus chozas,dejando en los intermedios espesos matorrales y bosques de chañares, de algarrobos, dechurques y demás árboles indígenas.Una descripción más precisa de las características del Valle de Copiapó realizada por Sayago (pg.239) señala que “cuando la primitiva población descendiera de la cordillera dejando la industria dela caza, había crecido una vegetación lujuriante y salvaje merced a la soledad, al clima tropical yal derrame de las aguas del rio: había entonces bosques impenetrables de chañares, dealgarrobos, de espinos y de olivillos, cercados de grandes campos cubiertos de dadin, de chilca,de amancay y de brea. Y todos esos árboles y arbustos no solo crecían con esplendor en el valle,sino también en las cañadas, en las quebradas y en los llanos del partido, donde ademásbrotaban con lozanía las algarrobillas y los barracos.”.
  • 12. 11Conquista española y período ColonialRespecto de Chañaral, Sayago (pg 81) apunta lo siguiente: “Ese precioso oasis del desierto, situadoen la subdelegación de Bulnes, que hoy se llama la finca de Chañaral, fue concedido con susaguadas, vertientes y serranías en 12 de febrero de 1678, a don Juan Cisternas Escoliar, queestableció allí unos potreros donde siempre solían pastar las recuas de mulas que marchabancargadas de aguardiente con destino al Potosí.Como veremos a los largo de este texto, con posterioridad los bosques fueron eliminados pordiversos motivos, pero fuera cual fuera el motivo que causa su destrucción, siempre había unfactor común: el uso indiscriminado del fuego y los incendios que se producían.En 1748, el padre Felipe Gómez de Vidaurre, en su libro titulado “Historia y Geografía Natural yCivil del Reyno de Chile” señalaba: “El calor proviene de la malísima práctica que se tiene deincendiar los bosques con el fin de ahorrar fatigas en cortarlos para tener tierras nuevas.”Recomendaba que “El Gobierno debe prohibirlo porque luego se comunica a posesiones de vecinosy quema lo que no había de quemar, no quedando exentas ni azin las casas. En Chile no se toma lamás mínima precaución, cada uno se cree dueño de hacer uso de estos incendios sinresponsabilidad, ni al Gobierno ni al daño ajeno”.Con tales antecedentes a la vista no se requería ser profeta para vislumbrar la extinción denuestros bosques, situación que el propio Gómez de Vidaurre señaló de la siguiente forma: “Loque sucederá de esto es que al cabo de unos años habrán acabado con ellos, y Chile que ahorapodría proveer a toda Europa de maderas excelentes, no tendrá ni para si. Y en efecto, una parteconsiderable del Reyno principia ya a sentir escasez de madera de construcción, sino aún de leñapara cocinar”.Cartografía antigua. Mapamundi del siglo XVI (año 1589),de Gerard de Jode, impreso por Cornelis de Jode.En el mapa que se muestra a continuación, el historiador Alonso de Ovalle señala la vegetaciónexistente en los distintos territorios del Reyno de Chile a mediados del siglo XVII, donde destaca lapresencia de árboles desde el río Copiapó hasta el sur austral.
  • 13. 12Primer mapa de Chile elaborado por el jesuita chileno Alonso de Ovalle.Fue publicado en Roma, en 1646, en la obra “Histórica Relación del Reino de Chile”Respecto de la desaparición de los bosques del norte chico, Sayago (Pg 239) refuerza sus palabrascuando señala: “Vejetacion semejante nos consta por los nombres de diversos puntos de nuestroterritorio: allí Chañaral y Chañarcillo, aquí Carrizal y Carrizalillo, allá Cachiyuyal y Cachiyuyo, acáTotoral y Totoralillo, el Algarrobal, el Breadal y tantos otros que acusan la pasada existencia debosques, de abundante follaje y de copiosa verdura.” Más adelante se señala cómo, en 1838,Claudio Gay Mouret, en carta que envía al ministro del Interior don Diego Portales, se refieretambién a la depredación de los bosques del norte de Chile, los que quizás ya eran los últimosvestigios de vegetación que persistían a ese entonces,.Respecto del nombre San Francisco de la Selva de Copiapó se pueden señalar dos referenciashistóricas que abordan la presencia de bosques en el Valle de Copiapó, los que están consignadosen las actas de la fundación de esa villa en 1744, donde se indica lo siguiente: “Se recordará que el ensanche adquirido por el pueblo hacia la parte del oriente, llegabahasta la línea del convento de la Merced, ocupándose así una parte de las tierrasdeclaradas vacantes por el fiscal de la Real Audiencia, señor Lerma y Salamanca, en 1713;la extensión restante de esas tierras hasta el pueblo de indios, se hallaba cubierta de unaespesa selva de árboles y matorrales, a la sombra de cuyos corpulentos algarrobos ychañares, se deslizaban las estrechas sendas que servían para el tráfico.” (Sayago, pg.99). “Pasó en seguida todo el concurso a la iglesia parroquial para extender el acta de lafundación de la villa, concluido lo cual, el nuevo corregidor, acompañado de los vecinosmás notables, se internó por entre esos árboles y matorrales que por tanto tiempo
  • 14. 13habían sido la espalda del pueblo viejo, y tendiendo cordeladas de a ciento cincuentavaras, dejó trazadas la plaza, las manzanas y las calles de que había de constar la villa, lacual fue bautizada con el nombre de San Francisco de la Selva de Copiapó, en honor delsanto patrono del corregidor Cortez, y en recuerdo de la selva que desde ese día debíadesaparecer para ver alzarse la nueva población. Efectivamente, diose principio a sucorte y desmonte y se procedió a la adjudicación de solares. (Sayago. pg. 102 – 104)En 1558, Gerónimo de Bibar, en su libro titulado “Crónica y relación copiosa y verdadera de lasReynos de Chile”, específicamente en el Capitulo titulado “De la provincia de Mapocho, de losArboles e hierbas parecientes a las de nuestra España, y de aves y sabandijas que en ellas hay”,página 132, realiza la siguiente descripción de la vegetación que existe en el Valle del Mapocho:“Está la ciudad de Santiago en un hermoso y grande llano como tengo dicho. Tiene a cinco y seisleguas montes de muy buena madera que son unos Arboles muy grandes que sacan muy buenasvigas. Hay otros Arboles que se llama canela. Los españoles le pusieron este nombre a causa dequemar la corteza más que pimienta mas no porque sea canela, porque es muy gorda. Es Arbolcrecido y derecho; tiene la hoja ancha y larga, casi se parece como la del cedro. Hay arrayan, haysauces, y otro Arbol que se dice molle y no es muy grande; tiene la hoja como granado y lleva unfruto tan grande como granos de pimienta; lleva muy gran cantidad. De esta fruta se hace unbrebaje gustoso, cociendo estos granos en agua muy bien se hace miel que queda a manera dearrope. Suple esta miel a falta de las abejas. La corteza de este Arbol cocido con agua es buenapara hinchazones de piernas. Hay laureles. Hay otro Arbol que tiene la hoja como cerezo lleva unfruto como los granos que tengo dicho; son gustosos. Hay algarrobos; llevan muy buenaalgarroba, y los indios se aprovechan dello como en otras partes tengo dicho. Hay otro arbol que sedice espinillo a causa que lleva muchas espinas como alfileres y mayores; es muy buena leña parael fuego; crianse en llanos; no se riegan, ni reciben otra agua sino es la del invierno. Lleva una hojamenudita y una flor menudita a manera de flueco amarilla; es olorosa; no lleva fruto de provecho.Hay guayacán y se ha dado a muchas personas y no les he visto hacer ningún provecho. y crianseen cerros muy altos. Es Arbol pequeño. Hay cañas macizas. Hay otros Arboles pequeños que sellama albahaca que nacen en riberas de las acequias. Los españoles le pusieron este nombre acausa de parecerse a ella, Hay otro Arbol a manera de romero que se le parece en todo sino es enel olor, que no la tiene como el de nuestra España. Hay palmas y solamente las hay en estagobernación en dos partes, que es en el rio de Maule hay un pedazo que hay de estas palmas, y enQuillota las hay en torno de siete y ocho leguas. Llevan un fruto tan grande como nueces de que estan verdes y despedidas de la cáscara que da un cuesco redondo, y sacado lo que tiene dentro quees como una avellana. Es gustoso; tienen muy buenos palmitos.”A las referencias que nos entregan Carlos María Sayago, el padre Felipe Gómez de Vidaurre,Gerónimo de Bibar y Pedro Cieza de León, sumaremos la del propio Pedro de Valdivia, quien en
  • 15. 14una carta enviada al Rey Carlos V, el 4 de septiembre de 1545, describe de esta forma el territorioconquistado: "…..porque esta tierra es tal que para vivir en ella y perpetuarse, no la hay mejor en elmundo ….. Es la más abundante de pasto y sementeras y para darse todo género de ganado yplantas que se puede pintar mucha e muy linda madera para hacer casas infinidad otra de leñapara servicio dellas y las minas riquísimas de oro e toda la tierra está llena dello y donde quieranque quisieren sacarlo allí hallaran en que sembrar y con que edificar. Y agua. Leña y yerba parasus ganados, que parece la crio Dios a posta para poderlo tener todo a la mano".Respecto de la descripción anterior, por desconocimiento de lo que en nuestros territorios había,se ha forjado la idea de que fue elaborada solo con la intención de convencer a los españoles queviajaban al “Nuevo Mundo” para que vinieran al Reyno de Chile, descripción que a la luz de losantecedentes revisados, en cuanto a vegetación y bosques, es absolutamente verdadera.En las tres imágenes de más abajo, referidas a Santiago, se muestran ejemplares de palmeras.Foto de la izquierda: El villorrio de Santiago (1544); Foto al centro: Palmas chilenas de El Salto (1930)Foto de la derecha: Ilustración "Una Chingana". Claudio Gay (1854)En 1600, fray Diego de Ocaña señalaba que en las 70 leguas que separan Coquimbo de Santiago la"tierra es llana y escombrada de árboles, sino es en los valles por donde pasan ríos". En losmejores valles esta vegetación silvestre disputaba el espacio con las actividades agrícolas, pues entodos los sectores regados la tierra era fértil y producía todo género de árboles frutales, flores ylegumbres provenientes de Europa, especialmente trigo, viñas y legumbres, como tambiénnumerosas hierbas medicinales..
  • 16. 15Atacama, quebrada algarrobal. Valle de Copiapó, desde piedra colgadaBosques y matorrales del norte chico para hornos de fundiciónLa legislación vigente en el siglo XVIII permitía el Denuncio de Bosques, que en la práctica consistíaen una petición escrita presentada al juez local para que se le asegurase cualquier bosque enbeneficio de su mina. En cada faena minera se arrasaron los bosques y matorrales cercanos (ylejanos también) debido a las necesidades de combustible para fundir el mineral y alimentación delos animales de carga. Además, debido a que frecuentemente se abandonaban las minas en buscade nuevos y mejores yacimientos, este proceso se fue repitiendo en diversos lugares: Andacollo,Real de Cogón, Punitaqui, Talca, Vallenar, Petorca, La Ligua, Catapilco, Illapel, entre muchas otras.Con la intensificación de las actividades mineras enel siglo XVIII, el uso de la madera local en lasfundiciones se aceleró, lo que explicaría el rápidoproceso de tala de matorrales y arbustos ubicadosen las proximidades de las fundiciones y minas. Seutilizaba especialmente la jarilla, la algarrobilla, elalgarrobo y el espino. Los bosques del área costeradel norte fueron virtualmente arrasados.Fundición de cobre. 1824.En las fotos de más abajo se muestran dos localidades del desierto de Chile, en las que seobservan remanentes de vegetación que dan el nombre a esos lugares. La presencia de chañar ymolle en estos lugares corresponde tan solo a una ínfima parte de la vegetación prístina queexistía allí hace 500 años.La Finca de Chañaral Molle Valle de Atacama
  • 17. 16Uso del fuego para debilitar al enemigo, despejar lugares peligrosos y tácticas de guerra.En el contexto de las contantes hostilidades que existieron entre los indígenas que habitaban deCopiapó al sur y los conquistadores españoles, el bosque pasó a formar parte importante de lastácticas militares utilizadas por los pueblos originarios. El bosque ocultaba a los guerrerosfacilitando las emboscadas y también la huida, proveía de material para fabricar armamento comomazas y lanzas, quitaba movilidad al caballo y exponía al jinete que podía ser atacado porguerreros subidos a las copa de los árboles. Además, habiendo sido arrasados sus campos decultivo, los indígenas tenían sus sementeras en lugares escogidos al interior del bosque, las queeran eliminadas por los españoles para debilitar su resistencia. De esta forma, para los españoles,el bosque se convertía en un estorbo que debía ser eliminado.A continuación se entregan diversas referencias que permiten fundamentar lo señalado en elpárrafo anterior:1.- En el contexto de la discusión de la forma como se debía anexar al pueblo mapuche alterritorio chileno, en 1861, los frailes de la frontera, Palaviccino y Estanislao Leonetti, trataron deimpedir de alguna manera que continuara la masacre, respecto de lo cual argumentaban: “No es laconquista el medio adecuado para civilizar al araucano. ¿Y cuál sería el resultado de una lucha tansangrienta? El araucano con familia y animales huiría a los bosques, i el ejército, como ya otrasveces lo ha hecho, tendría que retirarse, después de penosas expediciones.”“Historia del PuebloMapuche”. José Bengoa. (1995).2.- En un documento sobre la vida de Lautaro, elescritor y diplomático Fernando Alegría señala:“Los 14 soldados salieron del fuerte Puren para ir aTucapel, sin saber lo que había pasado con Valdivia.El capitán Gómez de Almagro estaba muy asustado,por el hecho de que los indios no los atacaban alpasar y solo les gritaban que Valdivia había muerto.Más adelante, los indios saltaron desde los árbolesy los atacaron con sus mazas y lanzas yrápidamente los españoles fueron derrotados.”“Lautaro, Libertador de Arauco”.(1943). “Guerreros mapuches” Pedro Subercaseaux.3.- En un pasaje de su libro “Crónica y relación copiosa y verdadera de las Reynos de Chile”,Gerónimo de Bibar,( 1558), natural de Burgos, señala: “Viendo los indios que estaban hechosfuertes, como arriba dijimos, que el general y cristianos no iban a buscarlos, tuvieron entendidoque lo hacía de miedo, por donde acordaron salir y hacer el daño que pudiesen en los yanaconas y
  • 18. 17gente de servicio, emboscándose de noche en las arboledas que están juntas al alojamiento ypueblo de Atacama.”4.- En otro pasaje del mismo texto, Gerónimo de Vivar aporta lo siguiente: “Con demasiado ánimoque ponían como lo usan, en aquel tiempo cargaron sobre los españoles e hirieron muchos de ellosy a sus caballos, y ellos no dejaban de matar y asombrar con los arcabuces y ballestas porquepeleaban entre arboleda y áspero monte. De esta suerte salieron a lo llano con gran trabajo.Puesto que habían salido, no dejaban los indios de herir crudamente en los españoles, diciendocomo suelen a ellos que huyen.”5.- El 9 de septiembre de 1541, Pedro de Valdivia, cuarenta jinetes y tropas auxiliares incasabandonaron la ciudad para sofocar una rebelión de los indígenas cerca de Cachapoal. Apenasllegada la mañana del día siguiente, una joven yanacona volvió con la noticia de que los bosquesperiféricos al asentamiento se encontraban llenos de indígenas hostiles.6.- La Historia geográfica muestra que efectivamente son nuevos los bosques de los llanos del sur,no los de la cordillera, provienen de cuando la población indígena fue esquilmada y ya no pudieron(cuidar sus campos de cultivos) controlar los bosques que salían. Hay una cantidad de sabios,geógrafos, etc., que fueron mostrando que debajo de esos árboles había existido durantemuchísimos años, quizás cientos de años, vida humana, cultivos, vivienda, y cuando llegaron loscolonos a conquistar el sur el siglo XIX ahí había bosques, porque desde el siglo XVI la poblaciónhabía sido diezmada y por lo tanto no se había podido controlar el crecimiento de la vegetación.El árbol de las cabezas.La Historiadora Irma Acevedo Llanos, en un ensayo titulado "Cráneos humanos como Objeto deCulto: Visión del Mundo Andino y Mapuche a través de las Crónicas (Siglo XVI)" (1995) señala queen el mundo andino y mapuche (en este caso, entre los ríos Itata y Toltén, zona araucana) al igualque en casi todas las tribus de Colombia y Venezuela y también en tribus mexicanas la costumbrede separar la cabeza del resto del cuerpo era, entre otras razones, una situación de guerra. En elcaso mapuche, la cabeza de la víctima era separada del tronco de un corte rápido einmediatamente colocada en la punta de una lanza. En seguida se iniciaba un movimientoamenazador de los guerreros orientado hacia la tierra de sus enemigos, puesto el rostro deldecapitado mirando hacia aquella dirección.La misma autora se refiere al Loncoprún o baile de las cabezas, que fue una de las celebracionesmás importantes en relación al culto de los cráneos humanos. Núñez de Pineda, en "CautiverioFeliz" hace una descripción detallada del escenario donde se efectuaba el baile y González deNájera describe detalladamente el baile o danza misma.
  • 19. 18En su libro titulado “Desengaño y reparo de laguerra en Reino de Chile”, en el Capítulo IItitulado: de la manera que celebran los indios susmás solemnes bailes y fiestas, página 54, AlonsoGonzález de Najera de forma narrada describeese baile o danza, según se transcribe acontinuación: “En lo alto a la redonda de susramas, ponen las cabezas de los españoles quehan muerto, cada una en su rama, de maneraque se ven los rostros desde fuera, las cualestienen adornadas de flores y guirnaldas, y aún lesponen sus mismos zarcillos algunas indias.”La escena descrita ha sido reconstruida en eldibujo que se muestra al costado de este párrafopor Patricio Cisterna Alvarado, Doctor enEtnohistoria de la Universidad de Chile.El Árbol de las Cabezas descrito por el cronistaAlonso González de Nájera en el sur de Chile,En las imágenes siguientes se muestra el Rehue, que es el altar de los mapuches, enterrado afuerade la ruca se utiliza para marcar el movimiento del día, las constelaciones, el sol, la luna, el tiempoy las estaciones del año; suele tener forma antropomorfa de un rostro humano en su partesuperior que simboliza la conexión entre el hombre mapuche y el cosmos.Es en este contexto que se puede interpretar a cabalidad el efecto que tuvo en los guerrerosliderados por Michimalonco, cuando en número de 20.000 atacaron y destruyeron Santiago eldomingo 11 de septiembre de 154, cuando encontraron en el suelo las cabezas decapitadas de los
  • 20. 19siete príncipes mapuches que luego de invitarlos a conversar Pedro de Valvidia manteníaprisioneros. La historia señala que ese hecho produjo terror en los atacantes y que huyerondespavoridos. Es probable que la interpretación de los guerreros mapuches haya sido distinta yque estando a punto de aniquilar toda resistencia española, lo que efectivamente ocurrió es quese haya destruido el sentido que ese pueblo ancestral daba a la guerra, a las batallas y al acto dedecapitar. Visto de otra forma nos preguntamos ¿Por qué los guerreros mapuches ensartarían enlas ramas de su altar de su Rehue (altar) las cabezas decapitadas de sus enemigos?Todos estos elementos: aquellos relacionados con la función del bosque en las tácticas de guerramapuche, con la relación del bosque y la producción de alimentos en una época en que estabansiendo devastados y aniquilados, con el terror que debe haber producido en los españoles lacostumbre el Loncoprún, son motivos para pensar en el surgimiento de una mentalidad negativarespecto del árbol y el bosque, en los hispánicos y sus descendientes.
  • 21. 20Pérdida de bosques del siglo XIXEn 1810 se estimaba que la población de Chile alcanzaba los 800.000 habitantes, 200.000 de loscuales eran indígenas, los que estaban repartidos desde el norte hasta Concepción y más al sur,por la costa, en Valdivia y Chiloé. Con la creación de la República, el nuevo gobierno necesitabaactivar la economía del país, para lo cual, entre otras medidas se debió recurrir a la contrataciónde naturalistas europeos para catastrar los recursos naturales disponibles. Con ese cúmulo deinformación especializada se estaría en condiciones de tomar las decisiones políticas adecuadaspara planificar su aprovechamiento. Al mismo tiempo, y una vez obtenidos los resultados de dichaexploración, los estudios se publicaban como obras científicas en formato libro, artículos deprensa o revista, de manera de apoyar y difundir el conocimiento científico en las nuevasinstituciones de carácter formativas como el Instituto Nacional (1818) y la Universidad de Chile(1842).Es importante resaltar que al inicio de la República aún quedaba abundante bosque en los valles yquebradas de nuestro país. Así lo relata el historiador Thaddaeus Haenke (1761 - 1817), en su libro“Descripción del Reyno de Chile”, al referirse al camino entre Coquimbo y Punitaqui, señala que:entraron a "un caxón de la Cuesta del cura o Martencillo, pequeño valle agostado y escaso deaguas: cúbrese, no obstante, de variedades de plantas, arbustos y árboles, más o menosfrondoso a proporción de su proximidad al agua". Observaba que, en general, los hombreshabitaban las quebradas y valles, en cambio "los parajes altos son solitarios". Así al llegar a SamoAlto se encontró con un hermoso valle, por el cual pasamos, recreando nuevamente la vista conlos árboles y arbustos verdes que crecen en su umbría (y) se contrapone con la aridez de lasmontañas que le cercan.En este contexto el conocimiento del territorio y la naturaleza se enmarcaba así en la intensión dearticular e intervenir el espacio, y con ello poder explotarlo económicamente y planificar las obraspúblicas adecuadas, donde el bosque debía ser un elemento de la mayor importancia. En 1830 elgobierno contrató al profesor francés de Física e Historia Natural, Claudio Gay, para realizar unreconocimiento del territorio y un catastro de los recursos botánicos, zoológicos, minerales,geográficos y sociales del país. Hasta ese entonces, el estudio de la historia natural de nuestroterritorio había sido realizado por extranjeros que reportaban los conocimientos adquiridos a suspropios gobiernos, entre los que destacaron los ingleses John Byron, James Cook y el Capitán FitzRoy junto a Charles Darwin, y franceses, como Louis Feuillé, Bougainville y J.S.C Dumont DUrville yAlcide DOrbigny, entre otros.En octubre de 1839, Carlos Durant des Maisons envió a Pedro Mena, Director de la Sociedad deAgricultura “un cajoncito de semillas” que contenía más de cien especies de árboles, para que “se
  • 22. 21propaguen semillas de los árboles más interesantes del bosque, construcción y frutales de Europa,que aún no se conocen aquí, y cuya utilidad es escusado encarecer”.Leña para hornos en minería de plata y cobreFue justamente Claudio Gay, quien luego de un viaje realizado a la Provincia de Coquimbo,mediante una carta que envió en 1838 al entonces ministro del Interior Diego Portales, advierte ladesaparición de los bosques en el norte chico, texto en el cual se puede leer lo siguiente: "Envarios lugares aislados, y sobre todo distantes de las poblaciones, se encuentran todavía árbolesde gran tamaño; allí se ven algarrobos, espinos, talhuenes, litres, etc.". El científicoresponsabiliza a la actividad minera por la eliminación de la vegetación al sostener que "lasordenanzas de la minería autorizan a las minas para cortar y destruirlo todo".Personajes como Claudio Gay, Rafael Larraín Moxó, Julio Menadier, Francisco Echaurren yBenjamín Vicuña Mackenna, se hallaban alarmados por la devastación de los bosques del país y eldesértico futuro que nos esperaba.Fue Rafael Larraín Moxó, uno de los fundadores de la Sociedad Nacional de Agricultura, quien en1872 señaló: «La explotación de las minas tomó proporciones colosales, los hornos de fundicióncubrieron el territorio que se extiende desde el Maipo a Copiapó, y Chile, que había vivido en lacreencia de que los bosques eran inagotables, supo un día con asombro, que ya no le quedabanmás que restos escasos de aquel tesoro inmenso»En 1874, de forma concordante a lo señalado por Claudio Gay con 36 años de anterioridad, elhistoriador C.M. Sayago, en su libro “Historia de Copiapó”, escribió lo siguiente: “la azada y elarado por una parte, y por la otra el hacha del intonso leñador han concluido con toda esavegetación. Apenas si quedan en toda la extensión del valle unos cuantos de esos añososárboles, de grueso tronco y de abundante madera.”
  • 23. 22Pero, a pesar de todos los esfuerzos realizados por detener el holocausto de nuestra riquezaforestal, en los siglos XVIII y XIX se arrasaron los bosques del norte chico para alimentar lascalderas de 200 fundiciones minerales. Tan solo en 1860, luego de que se talaran los últimosárboles centenarios y se destruyera la resiliencia de aquellos bosques que la providencia se habíaencargado de heredarnos y dejar a nuestro cuidado, se comenzó a usar carbón fósil.La situación descrita no solo afectó elnorte de Chile. Se arrasó con losbosques nativos en todo lugar dondese quería destinar suelos para laactividad agrícola y pecuaria o senecesitara madera o leña. En la foto dela derecha, tomada en el bosque deApoquindo, al lado del estadio del ClubDeportivo de la Universidad Católica,se muestra la cepa de un quillay de 1,2metros de diámetro, en cuyo perímetrose ven varios rebrotes de más de 20cm. de diámetro cada uno.Son pocas las personas que han estudiado la vegetación de nuestro país en profundidad, de talforma que a muchos les cuesta imaginar siquiera que en nuestros paisajes mediterráneos elbosque esclerófilo haya alcanzado tal desarrollo. A otros nos cuesta imaginar cómo fue posibleque no se cuidaran esos bosques, llegando la falta de protección y abandono de esos recursoshasta la actualidad.Otro de los naturalistas que trabajó en nuestro país en el estudio de la naturaleza fue RodulfoPhilippi, quien en 1853 fuera nombrado Director del Museo Nacional de Historia Natural,empezando de esta forma una fructífera actividad científica. En 1889 y contratado por el Gobiernode Chile arribó a nuestro país Federico Albert, quien durante los diez años siguientes colaboró conRodulfo Armando Philippi en estudios de paleontología, ornitología y zoología marina. En 1898,Federico Albert tomó a su cargo los estudios de zoología y botánica del Ministerio de Industria,
  • 24. 23donde se le encargó también el trabajo de reconocer los efectos de las dunas entre Constitución yLlico, tarea que fue el inicio de su principal obra: conformar las bases de la institucionalidadforestal chilena.Ya en esa época se había generado el conocimiento que explicaba que la arena de las dunasprovenía de los suelos erosionados, situación que en Chile estaba representada en los suelosforestales que eran utilizados con fines de producción triguera. El ciclo representado en laeliminación del bosque nativo, el efecto de la lluvia sobre el suelo desnudo que arrastra el materialhasta los ríos, el transporte de la arena hasta el mar y luego el transporte eólico de la arenaacumulada, era un fenómeno que solo se podía enfrentar restableciendo la cubierta arbórea.Los tres investigadores señalados, generaron los conocimientos necesarios para dotar al país de lacapacidad técnica necesaria para crear una institucionalidad adecuada con el fomento y laprotección de nuestros recursos forestales. En las siguientes imágenes se muestran a loscientíficos que sentaron las bases del sector forestal chileno.La tarea que enfrentaron no fue fácil ya que durante el siglo XIX el país vivió en una inestabilidadconstante, período en el que se pueden mencionar los siguientes conflictos: Revolución de 1829;Guerra Confederación Perú Boliviana 19836 – 1839; Guerra de Arauco (finaliza en 1883): Guerradel Pacífico (1879 y 1883); Fiebre de Oro California (1848 y 1855); Fiebre de oro Australia (1851- )y la exploración de la Patagonia chilena por parte de Argentina.
  • 25. 24A la inestabilidad institucional que existía en nuestro país en la época, es necesario agregar quehasta bien avanzado el siglo XIX, elterritorio nacional tal como lo conocemosen la actualidad estaba interrumpido porel territorio mapuche. Además, en mediodel desarrollo de la Guerra del Pacífico, elGobierno de Argentina solicitó a Chileconcordar el límite definitivo entreambos países, perdiendo Chile en 1881,la Patagonia y la provincia de Mendoza.Zonas urbanas sin arborizaciónLa Quinta Normal de Agricultura fue creada en 1841 durante el Gobierno de José Joaquín Prieto,quedando bajo la dirección de Claudio Gay. El año 1853, a raíz de la construcción del JardínBotánico e Invernadero, Rodulfo Philippi también diseña y construye jardines en los alrededoresdel Museo Nacional de Historia Natural, constituyendo a ese sector de la capital de Chile en elprimer Parque Urbano Público de nuestro país, el que actualmente ocupa una superficie de 36hectáreas y en su interior tiene una importante muestra de arbolado urbano, varios museos,diversas instalaciones administrativas y una laguna artificial.Originalmente la Quinta Normal de Agricultura eran 25 ha. compradas en 1838 para laexperimentación agrícola de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA). En ellas Claudio Gay plantóespecies para la producción de alimentos. En 1842, se inaugura oficialmente en estos terrenos laQuinta Normal de Agricultura, como recinto de demostración y extensión agrícola, con unaescuela de prácticos agrícolas a cargo de la recientemente creada Sociedad Nacional deAgricultura (SNA). Con el tiempo se le anexan chacras vecinas hasta alcanzar 134 ha. y luego,debido al crecimiento de la ciudad, va perdiendo importancia hasta llegar a su tamaño actual. Conposterioridad la escuela de prácticos agrícolas fue transformada en el Instituto Agrícola de Chile(1876-1915) e Instituto Agronómico (1915-1928). En 1928 es incorporada la Facultad deAgronomía y Veterinaria de la Universidad de Chile. En 1952, dada la importancia que se lepretendía asignar al sector forestal en la ordenación de los bosques nativos y la sustentabilidad delpaís, la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad de Chile crea allí la carrera de IngenieríaForestal. Durante la década del 60 se amplió el cuerpo docente. En 1969 se efectuó su traslado alCampus Antumapu.
  • 26. 25Teatro Municipal. 1860 Calle Ahumada. 1895 Plaza de Armas. 1861 Cº Sta. Lucía 1874La creación de un parque público en la Quinta Normal fue un paso que vino a cambiar la cara deSantiago. A esa fecha el árbol tampoco estaba incorporado en las zonas urbanas. Prueba de lo queaquí se afirma son las fotos que se muestran más arriba. En la plaza de armas se aprecian algunosjardines que fueron construidos y mantenidos por largos años por los vecinos pudientes de esesector de Santiago.Así como el bosque era explotado sin cuidado alguno, hasta llegar a la eliminación total deenormes superficies de ecosistemas forestales que en nuestro país existían, en las zonas urbanastampoco existía preocupación por incorporar el árbol como un elemento central de nuestroentorno.Santiago, 1864.Esquinas calles Arturo Prat con Tarapacá. 1920.
  • 27. 26Exportación de trigo a California y AustraliaEn la segunda mitad del siglo XIX, a la deforestación para extracción de leña, por tácticas deguerra, habilitación de terrenos agrícolas y urbanización, se sumó la deforestación de terrenos deaptitud forestal (por pendientes y productividad de los suelos) para producción de trigo. La zonacentral del país, de la IV a la IX regiones sufrió una intensiva explotación con fines de producir trigopara exportarlo a California, a lo que se sumaría como destino Australia, para alimentar a quienesllegaban atraídos a esos lugares por la “fiebre del oro”. De hecho nuestro país fue considerado el“granero del mundo” y podría seguir siendo importante si la actividad agrícola se hubiera hecho deforma consciente y con respecto a la vocación productiva de los territorios.La fiebre del oro de California tuvo suorigen en el año 1848 y continuó hasta1854. La fiebre del oro en Australia seinició en 1851. El oro propició un augeeconómico importante que decayó afines del Siglo XIX.La sobreexplotación de los suelos terminó deteriorándolos fuertemente. Durante el apogeo de laproducción triguera en nuestro país, donde se cultivaba en terrenos en los que aún contenían lafertilidad que los bosques talados le proporcionaban, se llegó a producir 120 quintales promediopor hectárea. En cambio, la producción a fines del 1800 se encontraba en torno a una media detres quintales por hectárea, casi una producción de subsistencia.En 1870, Benjamín Vicuña Mackenna escribiríaen el diario El Ferrocarril: “De todas lasnecesidades más urgentes, la que exige mayoratención, es la reglamentación de los bosques.A esta grave cuestión está vinculado elporvenir del país. ¿Qué es lo que se estáhaciendo? nos preguntamos. Se estáincendiando a Chile en nombre de laagricultura. Se está decretando el desierto enel sur a nombre del trigo, así como en el nortese consumió y decretó a nombre del cobre”.Este tipo de agricultura depredadora dejó enormes problemas al país, ya sea por la inutilidad delos suelos erosionados, por las dunas que dejaron en nuestras costas las arenas arrastradas por lalluvia a los ríos y luego al mar, y por el embancamiento de los ríos que hasta inicios de la Repúblicaeran navegables.
  • 28. 27Otro de los problemas que originó el agotamiento de la producción triguera fue la escases demateria prima para la producción de papel, el que en el siglo XIX se elaboraba en base a paja detrigo. Al disminuir la producción de trigo, se comenzó a importar celulosa desde Canadá. Seoriginó así un problema más grave aún: la idea de destinar los suelos degradados por laproducción de trigo a generar materia prima barata para producir celulosa.En la foto se muestran suelos forestales descubiertos preparados para plantaren ellos especies de rápido crecimientoLa utilización de los suelos trigueros degradados y abandonados para producir celulosaconcordaba con la política de sustitución de importaciones que a partir de 1930 comenzó aaplicarse en Chile. Con posterioridad se verá que a la forestación con especies de rápidocrecimiento se le agregaron ciertas características como la protección de los suelos contra laerosión y el desarrollo industrial. A partir de la década de los `80, la forestación casiexclusivamente con pino radiata y la producción principalmente de celulosa, coincidió con laapertura a los mercados internacionales y el fomento a las exportaciones que se inició en esadécada.Inexplicablemente, la priorización de las políticas de forestación con especies de rápidocrecimiento, entiéndase pino radiata y eucalipto, se ha mantenido hasta la actualidad de formaúnica y privilegiada, dejándose de lado una visión país del desarrollo forestal y la utilizaciónsustentable de todos sus recursos forestales, aspecto que abordaremos más adelante enprofundidad en este mismo documento. Se ha llegado al extremo de eliminar los viveros fiscales,situación que tiene el evidente efecto, sino el propósito, de evitar que se pueda forestar conespecies distintas a las que los viveros privados estén privilegiando.
  • 29. 28Colonización del sur de ChileRespecto de la colonización del sur de Chile, el eminente historiador Francisco Antonio Encina, enel tomo XXVI de su obra “Historia de Chile”, escribió lo siguiente: “Hemos visto que Pérez Rosales,en el verano de 1851, en compañía del ingeniero alemán Guillermo Frick, remontó el río Futa ydesde allí realizó una audaz exploración de las comarcas que baña el lago Llanquihue; y que, nopudiendo formarse idea de los terrenos, a causa del monte impenetrable que los cubría en sumayor parte, le hizo prender fuego, con lo cual descubrió una extensión de más de 50.000cuadras, que quedaron cubiertas por una espesa capa de ceniza, sobre la cual se destacaban,como testigos de la selva arrancada por el fuego, gigantescos troncos medio carbonizados.”Colonos alemanes recién llegados, en las propiedades que elGobierno de Chile les entregó.En su libro Encina nos relata la confesión que el propioPérez Rosales hiciera respecto lo señalado en el párrafoanterior: “En mi tránsito ofrecí al indio Pichi Juan treintapagas, que eran entonces treinta pesos fuertes, paraque incendiase los bosques que mediaban entreChancán y la cordillera.” El incendio duró tres meses.Demostrando el desorden e improvisación con quetrabajaba, luego Pérez Rosales regresó de Osorno aValdivia, “con el fin de calmar el descontento quecomenzó a apoderarse de los inmigrantes, los cuales nosabían qué hacer en el provisorio alojamiento en que loshabía dejado.”Vicente Pérez RosalesNo cabe la menor duda que, al igual que en los casos anteriores descritos, sea por “denuncios debosques” en la minería o por deforestación con fines agrícolas, que en este caso también estamosen presencia de una falta de Política de Estado que proteja el bosque nativo. Sin duda, es el propioestado quien incentiva el uso del fuego y la sobreexplotación de los bosques nativos del país, elque por no prohibir su uso mantiene hasta la actualidad esa conducta del todo inapropiada, cuyos
  • 30. 29efectos han generado una trama, la que según veremos más adelante en este texto, ha generadopobreza y desolación.De haber existido una política respecto del uso del bosque y de la actividad agrícola, los colonoseuropeos hubieran podido disponer de una enorme riqueza de recursos naturales, pero la realidadfue otra, parte de la cual se observa en las siguientes fotografías.En ambas fotos se observa la pobreza en la que vivieron los colonos del sur de ChileEn las imágenes de más abajo, a la derecha se muestra el proceso de deforestación ocurridodurante 150 años, desde el 1800 a 1950, entre los paralelos 39 a 42º de latitud sur, donde en unaprimera etapa los suelos ñadis representaron una barrera que pudo contener la eliminación debosque, la que actuó protegiendo los bosques nativos de la Cordillera de los Andes. En la imagende la izquierda se muestra la pérdida de bosques que ha ocurrido (y que continúa ocurriendo) enla Región de Aysén.DEFORESTACIÓN REGIONES X A XI1900 1998Deforestación entre Valdivia y Puerto Montt Cambios de los patrones de distribución del bosquenativo de la cuenca del río Aysén
  • 31. 30Es importante destacar que en ambos casos se muestran regiones que históricamente han tenidouna alta presencia de bosques nativos, en las que actualmente predominan procesos dedegradación de los ecosistemas forestales, ya sea por floreo, extracción de leña u otra causa. Afines del siglo XIX, junto con el ferrocarril, en 1890, llegaron a Chile provenientes de Canadá losprimeros aserraderos a vapor, iniciándose de esta forma la época de los locomóviles. Se estimaque en nuestro país estuvieron en funcionamiento alrededor de 2.000 de estas máquinas,repartidas en todo el sur de Chile. Este incremento en la capacidad de aserrío generó un nuevofenómeno de deforestación, asociado esta vez a la sobreexplotación de los bosques, los quefueron explotados irracionalmente, yendo más allá de lo que permite la aplicación del criterio derendimiento sostenido.
  • 32. 31Resumen siglo XIXA comienzos del siglo XX, con respecto del uso del fuego, Federico Albert llamaba la atenciónsobre la barbarie irracional de algunos roces, los que se hacían sin control alguno y arrasaban conmiles de hectáreas de bosques en pocos días. El primer Director y creador de la InspecciónGeneral de Bosques, Pesca y Caza del Ministerio de Industrias y Obras Públicas, Federico Albert, ainicios del siglo XX, calculaba que se habían quemado más de 11 millones de hectáreas parahabilitar suelos agrícolas.La minería que necesitaba combustible para sus altos hornos, la agricultura que ambicionaba lafertilidad que los bosques habían acumulado en los suelos forestales, la necesidad de contar conpraderas para el ganado, el proceso de colonización realizado con el concurso principalmente dealemanes, en el sur de Chile, el uso del fuego contra las tácticas de guerra de los pueblosoriginarios, la necesidad de leña y madera de construcción, todo eso combinado con políticasgubernamentales que incentivaban la destrucción de los bosques a como diera lugar, generó elresultado que se muestra en el diagrama siguiente.Se observa que al inicio del siglo XX nuestro país ya había perdido la mitad de los bosques nativosque poseía antes del inicio de la conquista española, quedando a su cargo unos pasivosambientales que hasta la fecha, 110 años después, aún no es capaz de resolver.
  • 33. 32Pérdida de bosques siglo XXEl siglo XX se inicia con un grave problema de escases de madera. Ya habían desaparecido losbosques de las quebradas y valles del norte y centro del país, los terrenos con bosques que seencontraban en el valle central fueron devastados para uso agrícola y pecuario, la necesidad demadera y leña significó primero la pérdida de los ejemplares más robustos, cuyas ramas yrenuevos fueron mutilados una y otra vez hasta hacerlos desaparecer. El uso del fuego ya habíagenerado un perjuicio enorme a la vegetación nativa de nuestro país, utilizado no solo paraeliminar bosques, generar nuevos pastos o despejar lugares donde habitaban los pueblosoriginarios, sino también como una práctica que ahorraba el esfuerzo de talar, destroncar ytransportar la madera generada.Otro de los problemas originados en el siglo pasado es la disminución de la productividad de lossuelos trigueros. Esta situación significó una drástica disminución de la disponibilidad de paja detrigo que, entre otras cosas, era utilizada para producir celulosa. En 1915 trabajaban en Chile 139pequeñas fábricas artesanales de papel para escribir y envolver, las que utilizando paja de trigocomo materia prima producían unas 2.000 toneladas anuales de papel.Búsqueda de nuevas especies exóticas de rápido crecimiento.A tan solo un año de la llegada a Chile del Ingeniero Forestal Konrad Peters, en 1908, la Sección deAguas y Bosques del Ministerio de Industrias, dirigida por Federico Albert, publicó en AnalesAgronómicos una descripción detallada sobre las especies cultivadas en los viveros establecidospor Albert. De acuerdo con sus criterios las especies consideradas habían sido seleccionadas nosólo entre los árboles forestales de “más ligero crecimiento, de mayor talla y de mejor madera,sino también que se ha tomado muy en cuenta su rusticidad o bien la particularidad que tienenalgunos vegetales de crecer en altitudes más extremas, en los cerros áridos y apretados, en lasorillas y cajas de los ríos o bien en las dunas y vegas salobres o dulces”. El aquel extenso y eruditotexto describió las características del cultivo y uso de 150 especies silvícolas. Con posterioridad, yseguramente utilizando parte del conocimiento generado por Federico Albert, Konrad Petersllegaría a ensayar, ya no a nivel de vivero, sino masivamente, 200 especies forestales en la VIIIRegión,.generando una importante superficie de plantacionesFederico Albert observaba que, a raíz de la colonización de las provincias al sur del Bío Bío y elcambio de la propiedad fiscal en propiedad particular, “ha venido la destrucción de bosques sintasa ni medida, consultando cada cual la necesidad propia del primer momento, sin fijarse en lasexigencias futuras de su prosperidad ni mucho menos en los intereses de las primerascondiciones de vida de la comunidad, como ser el resguardo de las hoyas hidrográficas de las
  • 34. 33vertientes que deben servir para el agua potable y desagües de las poblaciones, el riego de loscampos, la fuerza motriz, la flotabilidad y navegabilidad de los esteros y ríos, la corrección delrégimen torrencial de las aguas, etc., etc.”Sobre el pino insigne Albert no tenía una opinión especialmente favorable. Si bien considerabaque era la especie más rápida en crecer de los pinos aclimatados en el país y que (por su maderablanda) era apta para puertas, ventanas, cielos y algunas construcciones, también pensaba que“no se debía esperar de ella, ni postes de buena calidad, ni madera de construcción que exijacierta resistencia, ni la explotación de resina”. En consecuencia, estimaba que, no convenía“darle tanta preferencia exclusiva como se ha hecho hasta la fecha”. Recomendaba, en cambio,la forestación con pino canariensis.Es interesante destacar que en 1885 ya existía la primera planta industrial de celulosa, que estabaubicada en la comuna de Puente Alto y funcionaba con celulosa importada. Resalta aquí un detalleinteresante: desde el siglo XIX habían fuerzas interesadas en promover de forma masiva yexclusiva la forestación con pino radiata en Chile, quienes mientras se destruía el bosque nativo,debieron esperar al menos cinco generaciones, hasta que llegó su momento a mediados del sigloXX.Otra industria que se vio fuertemente afectada en este período fuela Compañía Minera de Lota, la que debido a la eliminación de losbosques desde donde se extraía madera para utilizarla como postesal interior de las minas de carbón, en 1881, comenzó a importarsemillas de diversas especies forestales con el fin de identificar,mediante ensayos de introducción de especies forestales a aquellasque más convenía cultivar para cumplir con sus necesidades demadera resistente. El Ingeniero Forestal Konrad Peters, denacionalidad alemana, contratado por la carbonífera de Lota en1906, fue el encargado de realizar la tarea descrita. Llegó a ocuparel cargo de Gerente Forestal de la compañía Carbonífera e industrialde Lota y posteriormente de Forestal Colcura S.A. hasta 1943.Con este objetivo, en la provincia de Arauco se plantaron grandesextensiones de tierra con varias especies de eucalipto, ciprés,aromo australiano y diversas coníferas, entre las cuales pino insigne(Pinus radiata), especie de madera blanda, mostró un rápidocrecimiento. Con posterioridad Konrad Peters logró la forestacióncon diversas especies de una vasta zona de la región del Bio Bio.Estas plantaciones, entre las cuales habían diversas coníferas fuerontraspasadas en 1968 a la CORFO para el abastecimiento de la reciéncreada empresa "Celulosa Arauco". Los rodales plantados pasaron aser propiedad de Forestal Arauco Ltd
  • 35. 34La escases de madera proveniente debosque nativo se hizo cada vez másacentuada, llegando a representar un10% del abastecimiento de madera afines de la década del ‘70.A esa fecha el 90% de la madera que seproducía en el país provenía deplantaciones. La leña provieneprincipalmente del bosque nativo.Entre los años 1917 y 1937 se colonizó la zona de los fiordos, de Puerto Montt al sur. Los colonospara obtener tierras de pastoreo recurrieron a la ya tan criticada alternativa de utilizar el fuegopara eliminar paulatinamente el bosque virgen, ya que el Estado solo otorgaba los títulos depropiedad a los mismos, cuando las tierras estaban “limpias”.Trabajadores estacionales en Chiloé. 1930 Alerce gigante (Fitzroya cupressoides).A mediados del siglo XIXLa legislación sobre bosques lograda a partir de las propuestas de Federico Albert tuvo unimportante efecto en la creación de áreas silvestres protegidas, pero no logró controlar laeliminación de bosques a través del uso del fuego.
  • 36. 35Uso de especies forestales de rápido crecimientoSegún lo señalado, en octubre de 1839, año en que llegaba Claudio Gay a Chile, Carlos Durant desMaisons se convertía en el primer fomentador de la forestación en Chile al enviar semillas de losárboles más interesantes del bosque, construcción y frutales de Europa, al Director de laSociedad Nacional de Agricultura. Asimismo, Durant des Maisons recomendaba, sin ninguna duda,la plantación de pinos marítimos (Pinus pinaster) en Santiago para “suplir la leña que cada año vaescaseando en los alrededores de la capital. También en la provincia de Aconcagua, igualmenteentre Valparaíso y Concepción, sobre la costa donde hay tantos terrenos arenosos en que elárbol se produce tan alto y tan bello”También a mediados del siglo XIX, Claudio Gay ensayaba en la Quinta Normal de Agricultura, unaserie de especies forestales y agrícolas, de las cuales no se tiene registro respecto de su resultadoy utilización. Este trabajo sería continuado por Rodulfo Philippi y luego por Federico Albert. Fuejustamente Albert, quien preocupado de suplir la falta de madera existente producto de ladepredación del bosque nativo, fijó para el ensayo de especies forestales dirigidos a laintroducción de especies forestales en Chile, los siguientes tres criterios:1. Más ligero (rápido) crecimiento.2. Mayor talla y de mejor madera3. RusticidadSe demandaba que las especies ensayadas fueran capaces de crecer en condiciones desfavorablestales como altitudes más extremas, en cerros áridos y apretados, en orillas y cajas de ríos o endunas y vegas salubres o dulces.De los ensayos de Introducción de especies realizados primeropor Federico Albert (con 150 especies a nivel de viveros y enalgunos casos masivamente) y por Konrad Peters después(forestando grandes extensiones con 200 especies) en laCompañía Minera de Lota, se obtuvo el conocimiento ymaterial necesario para seleccionar las especies que seutilizarían en futuras campañas de forestación para laobtención de postes para las minas.En 1915, la Compañía Minera de Lota poseía 34.339 hectáreas de plantaciones de pino marítimo,eucaliptos y diversos cipreses, entre otras especies. Algunos autores incluyen pino radiata entrelas especies establecidas, pero es dudosa esa referencia ya que su madera no servía para serutilizadas como postes en las minas.Al amparo de la Ley de bosques de 1931 comenzó un fuerte desarrollo de las plantaciones,primero en las provincias de Concepción y Arauco, y luego en la provincia de Maule: La Misión
  • 37. 36Haig señaló que en 1943, la superficie plantada era de 143.450 hectáreas. A mediados de ladécada de los treinta, se estableció un sistema de forestación con pino insigne denominado“parcelas bosques”. Cada parcela tenía una extensión de 1,5 hectáreas, la que estaba plantadacon 2.500 pinos insignes, a una densidad de plantación de dos metros entre árbol, y acontinuación media hectárea sin árboles. Otro sistema de forestación originado en la década delos treinta fue el de los créditos de forestación iniciados por la Corporación de Fomento de laProducción (CORFO), a través de la Sección de Forestación de su Departamento de Agricultura, losque contribuyeron directamente a la plantaciones de especies de crecimiento rápido de mejoradaptación y aprovechamiento económico, sistema que permitió la forestación de 4.000 hectáreasplantadas con pinos y eucaliptos.La historia de las plantaciones forestales en Chile tuvo un punto de inflexión cuando se crearon losPlanes de Forestación: Chillán en 1953 y Colchagua en 1969, lo que significó en la práctica queCORFO abordara la creación de plantaciones industriales de Curicó al sur y el Ministerio deAgricultura la forestación de pequeña escala de Curicó al norte.1. Proyecto de desarrollo agropecuario llamado Plan Chillán y que operó entre las regionesVII y IX. Corresponde al proyecto Nº 22 de Conservación de Suelos y Aguas. Este Planincluyó un punto referido a plantaciones forestales e introducción de especies. Para lograrel fin señalado se instaló un vivero donde actualmente se encuentra el Centro de Semillasde CONAF en Escuadrón y se establecieron parcelas de introducción de especiesforestales, en convenio con particulares entre papudo (V Región) y Frutillar (X Región), queincluían exóticas y algunas nativas.2. Entre julio y agosto de 1969, se creó el Plan Colchagua de Reforestación pues “esta zona,en tres cuartas partes del área, sufre de procesos erosivos sumamente avanzados. Elproyecto de reforestación consulta en su primera etapa la plantación de 100 milhectáreas, en un plan de 10 años, con el objeto de recuperar los terrenos más degradadose incorporarlos a la economía de la zona como base para la futura implantación deindustrias forestales de importancia”.Entre 1940 y 1959, el ritmo de plantación alcanzó las 10.000 hectáreas anuales y, debido a lasprácticas monopólicas de la industria papelera, cuyos bajos precios por la materia primadesalentaron a los productores, disminuyó a 6.000 hacia 1964. Diversos autores señalan que en1965, había entre 200.000 y 350.000 hectáreas de pino principalmente, las que estabanproveyendo un sustitutivo a la materia prima industrial de bosques nativos.Si bien el Plan de Forestación del Gobierno de Frei Montalva tenía como meta la plantación de450.000 hectáreas de pino en 6 años, desde 1965 a 1973 se plantaron solamente unas 300.000hectáreas de pinos. El estado había asumido la iniciativa y los riesgos de una inversión a largoplazo como la forestal plantando 420.000 hectáreas de árboles en el período 1963-1973. Las
  • 38. 37plantaciones de Pinus radiata D. Don, en Chile, originalmente destinadas a suelos erosionados y dedunas, constituyen actualmente el cultivo más extensivo en el país con más de 2,3 millones de hadistribuidas principalmente entre 34° y 40° S. En Chile, la sustitución de bosques nativos porplantaciones de pino radiata ha sido un proceso importante, con consecuencias sociales,económicas y ambientalesEn 1920, la compañía Manufacturera de Papeles yCartones (CMPC) se hizo cargo de dos plantas enPuente Alto. En 1944 la CMPC inició extensasplantaciones de pino radiata destinado a producircelulosa. En 1959, la Papelera creó la Planta de Laja ytambién otras en Valdivia y Bio Bio. En 1963 se creó laplanta de Nacimiento, propiedad de Inforsa y luego deCORFO, cuyo producto principal era de papel de diario.A través de la Corporación de Fomento (CORFO) elestado financiaría la construcción de las plantasCelulosa Arauco S.A. (1967) y Celulosa ConstituciónS.A. (1969), empresas que fueron privatizadas en losaños 1977 y 1979 respectivamente.Datos del año 2007 señalan que de la madera que se utiliza en la industria, un 98% proviene deplantaciones. En tanto, del total para el uso energético aún un 44% aproximadamente proviene debosques naturales. El resto es de plantaciones y desechos de la industria primaria y secundaria.Los principales productos exportados son la pulpa blanqueada de pino y eucalipto, seguidos por lamadera aserrada de pino. El sector forestal chileno está muy concentrado en dos grandesempresas, Arauco y CMPC, que en total explican casi el 72% de las exportaciones y controlan el70% de las plantaciones de pino y el 40% de las de eucaliptus. La tercera empresa más grande esMasisa, principal productor de tableros de Latinoamérica.
  • 39. 38Lucha contra la erosiónEn la década de los treinta del siglo pasado, los científicos y agrónomos chilenos comenzaron abuscar explicaciones sobre los bajos rendimientos de los cultivos de trigo en el país. Desdeentonces tomó fuerza el argumento de que la erosión de los suelos era la causa principal de losbajos índices de producción. Manuel Elgueta y Juan Jirkal calculaban hacia 1943 que no menos de4 millones de hectáreas del territorio nacional habían sido afectadas por la erosión.El experto forestal Irvine Haig, quien dirigió una Misión Forestal contratada en 1944 por CORFO,con el objetivo el realizar un estudio sobre la situación forestal del país como base para unaplanificación del sector, tendiente a su industrialización y a la formulación de una sólida políticaforestal nacional, señaló: «la economía forestal de Chile es actualmente de escasez, siendo queesta riqueza es capaz de mantener una economía de abundancia».Desde entonces se escribieron numerosos artículos llamando la atención sobre este flagelo,haciendo un ferviente llamado a detener los procesos erosivos que afectaban gravemente almedio ambiente y a la agricultura nacional.Respecto de la lucha contra la erosión, refiriéndose al Plan Nacional de Reforestación creado en suGobierno, en un discurso realizado en agosto de 1965 al inaugurar la campaña de reforestación, elPresidente Frei Montalva señaló: «una de las aspiraciones más grandes que yo tenía al llegar a lapresidencia era afrontar este problema del árbol en Chile». En consecuencia, en su gobierno, seinició la mayor campaña de reforestación conocida hasta entonces. La meta era formar 450.000hectáreas de nuevos bosques para asegurar el abastecimiento de madera, el adecuado resguardode los recursos naturales, la detención de la erosión causada por la deforestación y la satisfacciónde las funciones recreativas y turísticas de los bosques.En este contexto, el geógrafo Pedro Cunill planteó en 1974 que en Chile se producía una situacióngeográfica paradojal: la de un país joven subpoblado y subutilizado pero que tenia la mayorparte de su espacio seriamente deteriorado.
  • 40. 39Sustitución del bosque nativoOtro experto forestal, en este caso el finlandés Lars Hartmann, miembro del Grupo Forestal de laFAO, quien fue contratado por el Gobierno de Chile en 1952, señaló en su trabajo que considerabaque “era indispensable proteger los bosques que aún quedaban para asegurar el abastecimientocontinuo de materia prima y conceder créditos adecuados para las industrias forestales”. Estaafirmación provenía de la constatación en terreno de que “En las propiedades del bosque naturalno se ha encontrado ni un solo propietario particular que esté manejando la propiedad concuidado o preocupación por la producción forestal continua”. La producción maderera secaracterizó por la falta de manejo adecuado de los bosques y el total desinterés por la renovacióndel recurso.La necesidad de disponer decombustible para cocinar ycalefacción se resuelve en muchoslugares del país a través de laextracción de leña, actividad que enla actualidad es el principal factor dedegradación del bosque nativo. En elgráfico de la derecha se observa queel consumo de maderas nativas paraser utilizada como leña es muysuperior al consumo de maderanativa con fines industriales. Laextracción de leña debe ser regulada.En el siguiente diagrama de muestran las trayectorias de cambio entre las diferentes coberturasdel suelo entre los años 1989 y 2003. La categoría "Otros" incluye terrenos agrícolas, praderas yterrenos sin vegetación. Se observa que el año 2003 el 63% del bosque nativo fue reemplazadopor plantaciones y que en 1989 la sustitución de bosque nativo por plantaciones se acerca al 30%del bosque nativo que se degrada.
  • 41. 40El Servicio de Reservas Forestales.Producto del notable esfuerzo realizado por Federico Albert como Director de la InspecciónGeneral de Bosques, Pesca y Caza, en una nota enviada en 1914 al Ministro de Industria y ObrasPúblicas pudo informar lo siguiente: “se ha logrado reservar a costa de grandes dificultades lainapreciable cantidad de 360.000 hectáreas” Este resultado representa el inicio del Servicio deReservas de Bosques Fiscales en nuestro país, el que a partir de 1984 CONAF pasará a denominarcomo SNASPE.En efecto, si observamos el gráfico que se muestra más abajo, nos daremos cuenta que lasuperficie de las áreas protegidas creadas hasta 1969, época en que la sigla SNASPE creada porCONAF en 1984 no existía, ya superaba los 12.000.000.- de hectáreas, las que estaban contenidasen alrededor de 60 unidades. Desde la perspectiva de la evaluación de política forestal solopodemos destacar el éxito del trabajo que realizó la Inspección General de Bosques, Pesca y Cazabajo el liderazgo de Federico Albert.En 1925 se creó el primer Parque Nacional con el nombre de “Benjamín Vicuña Mackenna”, el cualfue desafectado 4 años más tarde. En 1926 se estableció el Parque Nacional Vicente Pérez Rosales,vigente hasta la actualidad. En 1940 se firma la “Convención para la protección de la flora y fauna ylas bellezas escénicas de América”, también conocida como Convención de Washington”. En Chilela Convención de Washington entró en vigor el 10 de octubre de 1967. Su implementación estuvoa cargo del Ministerio de Relaciones Exteriores. Actualmente, esta Convención ha perdido vigenciapráctica, debido a los cambios que las herramientas de conservación han tenido durante lasúltimas décadas y al nacimiento de nuevos acuerdos internacionales medioambientales, lo queestaba contemplado en los objetivos de la Convención de Washington.
  • 42. 41Entre 1958-1974 se crean 61 unidades entre parques y reservas terrestres al alero del Ministeriode Agricultura. En 1964 el Ministerio de Agricultura crea la Administración de Parques Nacionalesy Reservas Forestales (APARFO), la cual administraba tan solo unas 3 millones de has. Entre 1969 y1984, se incorporaron al Servicio de Reservas Nacionales, que a esa fecha existía, alrededor de 2,0millones de hectáreas contenidas en 20 unidades.Transcurren 70 años desde 1914 hasta la creación en 1984 de la Ley Nº 18.362. No obstante elseñalado proyecto de ley nunca entró en vigencia, la Corporación Nacional Forestal (CONAF), quehabía sido creada tan solo con 10 años de anterioridad a la fecha señalada, en base a losconceptos y definiciones contenidas en la abortada Ley Nº 18.362, procede a realizar unareclasificación de las áreas protegidas que le habían sido encargadas, trabajo a partir del cual seorigina la tabla siguiente:Si al esquema presentado se agrega la categoría Santuario de la Naturaleza, que está representadoen 42 unidades y 471.820 hectáreas se llega a un total nacional de 15.036.738 de hectáreas.Durante la década de los 80 mediante la creación de un número reducido de unidades seincorporó una gran superficie, en las regiones de Aysén del General Carlos Ibáñez del Campo y laRegión de Magallanes y la Antártica Chilena, que representan el 35,6% de la superficie total actual,las que están contenidas en las siguientes unidades: Parque Nacional Bernardo O´Higgins, ParqueNacional Monte Balmaceda y parte de la Reserva Nacional Alacalufes, las que en total suman3.525.901 de hectáreas.Es conocido el argumento de que los Parques Nacionales Bernardo O´Higgins y Monte Balmaceda,junto con la Reserva Nacional Alacalufes fueron creadas con fines geopolíticos, argumento quesería cierto si en esos territorios se hubiera avanzado en algún tipo de proyecto o presenciagubernamental, lo que no ocurrió. El único efecto conocido producto de la creación de esas áreassilvestres protegidas, es que con esa medida se logró (nuevamente por vía administrativa) casiduplicar la superficie de áreas silvestres protegidas a cargo del estado, lo que sin duda constituyóun logro para el gobierno de la época, el que se podía exhibir en los foros internacionales. En esemismo período CONAF se encontraba abocada a promover la forestación principalmente con pinoradiata en detrimento del bosque nativo
  • 43. 42CAPITULO II: HISTORIA DE LA LEGISLACION SOBRE BOSQUESAl analizar la historia de los pueblos prehispánicos resalta el hecho de que estas culturas teníanmucha relación con los elementos naturales, al punto de identificar sus principales deidades con lalluvia, la luna, el sol, el mar, el bosque, los árboles, los animales, el rayo, el trueno y un sinfín deelementos y fenómenos naturales, inexplicables en aquellas remotas épocas. En la religión delpueblo mapuche encontramos, entre otros dioses, a Antu o Chau, llamado también Antu fucha(anciano rey sol), a Antu kuche (anciana reina luna), que en realidad sería la representación de suesposa Kuyén, a Elche, que es el espíritu creador del hombre y a Elmapu, que es el espíritu creadordel mapu (Tierra).Durante la Conquista y la Colonia se aplicaron en Chile las leyes que el Rey de España definióespecialmente para que rigieran en el Nuevo Mundo, las que tuvieron vigencia también conposterioridad a la creación de la República de Chile. Para mantener actualizadas las leyes yordenanzas, cada cierto tiempo eran recopiladas, tarea que el Rey de España había encargado a laJunta de Recopilación."Las Ordenanzas de Nueva España y Leyes de India",destinadas a regir en el nuevo mundo, disponían que "losmontes estuviesen al alcance de toda la comunidad y denadie en particular". Es decir, el bosque es consideradocomo un bien común que satisface necesidadescolectivas. Procuraba que en los manantiales "se evitarelos desmontes de los montes que los cubran o se rocenpara sembrar, ni ninguna cosa que pueda agotarlos ominorarlos, procurando por el contrario que se alegren yse limpien con las precauciones y arbitrios del arte.Prohibía a los leñadores y carboneros la corta de losrenuevos de árboles y ordenaba que donde no loshubiere se trate de plantar y replantar arboledas,principalmente en sitios o parajes donde en otrostiempos los hubo“.La sistematización del derecho español conocido como"La Novísima Recopilación", que rigió tanto en Españacomo en América, establecía en su Libro VII que losmontes debían conservarse, autorizando sólo la corta delos árboles grandes y dejando la planta en estado devolver a crecer o regenerarse.Lamentablemente, también formaba parte de la legislación colonial las Reales ordenanzas para ladirección, régimen y gobierno del importante cuerpo de la minería en Nueva España, consistentes
  • 44. 43en un conjunto de ordenanzas elaboradas para ser aplicadas en México, pero que fueronimplantadas también en Perú y Chile, en cuyo articulado se encontraban los Denuncios deBosques. Estas fueron aprobadas el 22 de mayo de 1783. A continuación se transcribe el artículorespectivo:Denuncios de Bosques. Art. 12. “Los montes i selvas próximas a las minasdeben servir para proveerlas de madera con destino a sus máquinas, i deleña i carbón para el beneficio de sus metales; entendiéndose lo mismo conlas que sean propias de particulares, con tal que se les pague su justo precio:en cuya forma será a éstos prohibido, como les prohíbo, el que puedanestraer la madera, leña i carbón de las dichas pertenencias para otraspoblaciones que puedan proveerse en distintos parajes.”A pesar de las regulaciones contenidas en "Las Ordenanzas de Nueva España y Leyes de India" y en"La Novísima Recopilación", el bosque desde esa época sufrió destrucción, debido a la inacción delos cabildos y a una explotación incontrolada por parte de los mineros que, debido a losDenuncios de Bosques, gozaban de preferencia sobre los recursos naturales renovables.En 1845 se dictó la primera ley de colonización que procuró atraer la inmigración extranjera paracolonizar las regiones del sur de nuestro país. Los primeros colonos alemanes llegaron a Chile en1851. La revolución de esa fecha casi interrumpe el flujo de inmigrantes pues venían huyendo deese tipo de disturbios y no querían encontrarse con la misma situación en su nuevo destino. Hacia1853, sin embargo, ya sumaban más de mil personas, instalados en Osorno y Valdivia; y desde elLago Llanquihue hasta Puerto Montt. El estado los sustentó durante un año y también les regalósemillas: cinco fanegas de trigo y diez de maíz.La Ley de terrenos baldíos de 1845, además defavorecer la llegada de colonos alemanes al sur del paísfue ampliamente utilizada por ingleses para laexplotación minera en el norte. Este cuerpo legal fueampliado el 9 de enero de 1851.El artículo 783 del Código Civil de 1857 es una normarelacionada con el derecho real de usufructo y disponeque el "goce del usufructuario de una heredad seextiende a los bosques y arbolados, pero con cargo deconservarlo en un ser, reponiendo los árboles quederribe".
  • 45. 44En 1871, algunos de los artículos más lesivos contenidos en las Ordenanzas de Minería,especialmente con relación a los denominados "denuncios de bosques", fueron derogados, peroal siguiente año los intereses mineros consiguieron que tales medidas fueran "suavizadas“.Las leyes de 13 de julio de 1872 y su correspondiente Reglamento General de Corta y de 3 demayo de 1873, limitaron los derechos de los mineros con relación a los "denuncios de bosques".Estas leyes se limitaron a regular la explotación de los derechos adquiridos a tres años de sudictación. Por tanto, los denuncios de bosques hechos con anterioridad a esta fecha facultaban alos denunciantes que tuviesen hornos en labor para seguir ejercitando sus derechos con arreglo aordenanza, por el término de tres años contados desde la promulgación de la ley, pudiendo solocortar los árboles que se consumieran durante ese período. Quedaban exentos de todaexpropiación forzada los montes anteriormente cortados y aquellos en que no se hubieseniniciado aun los establecimientos para lo que se habían solicitado.Otro avance en la protección de bosques logrado el mismo año 1873 fue que se lograra incorporaren el Código Penal la tipificación y sanción del delito de incendio de bosques. Esta medidaapuntaba a proteger los bosques que quedaban en nuestro país a esa fecha, luego de 330 años dedepredación y extinción de nuestros ecosistemas forestales en base a la utilización indiscriminadadel fuego.El 16 de enero de 1879 se promulga el decreto sobre "Reservas de Bosques Fiscales". Disponíaque en la venta de terrenos del Estado en las provincias de Arauco, Valdivia, Llanquihue y en eldepartamento de Angol, se reservara una franja de no menos de 10 kilómetros de espesor, quecorriera de norte a sur, con el propósito de formar una barrera verde destinada a la contención delas aguas y la protección de las tierras agrícolas del valle longitudinal. Desde ese momento y hastael año 1913, el fisco formó las reservas forestales de Tirua, Alto del Bíobío, Villarrica, Llanquihue,Petrohué, Puyehue y Chiloé, con lo que conformó un total de 600 mil hectáreas repartidas entreConcepción y Puerto Montt.El 30 de septiembre de 1907 se emitió a través del Ministerio del Interior el Decreto Supremo Nº1.540, que establecía la Reserva Fiscal Malleco, primera área protegida de este tipo creada en elpaís.Las disposiciones contenidas sobre bosques en la Ley de la Comuna Autónoma, de 1891,específicamente en el artículo 26, número 4, perseguían “Reglamentar la corta de bosques oarbolados, i la quema de bosques, rastrojos u otros productos de la tierra.”
  • 46. 45En 1908 Federico Albert propone una Ley Forestal para Chile. El 5 de abril de 1916 se promulgóla Ley Nº 3.091 que concedió exención de impuestos y premios para el establecimiento deplantaciones por los particulares.Ley de bosques de 1925, modificada por el Decreto Ley 4.363, del año 1931, prohíbe la corta deárboles y arbustos nativos situados a menos de 200 metros a lo largo de las orillas de cursos deagua permanentes desde su origen hasta el plano; La corta de árboles y arbustos nativos situadosa menos de 400 metros sobre los manantiales que nazcan en los y prohíbe también la corta deárboles nativos en pendientes mayores a 45%. Sin embargo, estas prohibiciones no son absolutasya que puede solicitarse cortas en dichos sectores por causa justificada y previa aprobación de unPlan de Manejo por lo que en la práctica ésta no se cumple. Fomenta el establecimiento deplantaciones a través de exenciones tributarias, de modo de evitar el déficit proyectado en ladisponibilidad futura de madera. También contenía normas respecto del uso del fuego.El año 1974 se crea el D.L. 701 de fomento a la forestación. Es la Corporación Nacional Forestal elorganismo público encargado de administrar dicho cuerpo legal. El año 1998 se modifica el DL 701mediante la Ley Nº 19.561 intentando darle una nueva orientación, esta vez al fomento forestal depequeños propietarios e incorpora medidas para la forestación en suelos degradados.La legislación del uso del fuego está conformada principalmente por el D.S 276 de 1980, queregula el uso del fuego para eliminar desechos agrícolas mediante quemas. A esta normativa sesuma la Ley Nº 20.653, de reciente promulgación que aumenta las sanciones a responsables deincendios forestales.
  • 47. 46CAPITULO III: EVOLUCIÓN DE LAS INSTITUCIONES FORESTALES.Existe una relación estrecha entre instituciones y cultura, vínculo en el que la cultura contiene loselementos (símbolos y objetos) que moldean y dan forma a las instituciones. El término instituciónse aplica por lo general a las normas de conducta y costumbres consideradas importantes parauna sociedad, las que pueden ser informales o formales, estando entre estas últimas lasorganizaciones de gobierno y servicio público. Una institución pública es un organismo quedesempeña una función de interés público, es decir, que realiza un empleo que se encuentradefinido bajo la forma de funciones contenidas en la Constitución, las leyes o los reglamentos, yque están destinadas a ser desempeñadas por una persona natural para atender necesidadespermanentes de la administración pública.De la exhaustiva revisión que se ha realizado en este trabajo se desprende que en la Conquista, enla Colonia y en los primeros 100 años de la República, los bosques y el árbol, por motivos que acontinuación revisaremos, no fueron considerados elementos relevantes para el desarrollo de lasociedad.1. En efecto, los árboles y el bosque durante la Conquista eran los lugares preferidos por losindígenas para emboscar a los españoles. Los cronistas señalan también que los indios,después de atacar o cuando estaban en desventaja corrían hacia los árboles para huir. Semenciona en varias oportunidades las dificultades que tenían los españoles para moversepor entre los árboles con sus cabalgaduras. La presencia de bosques y árbolesrepresentaban también un serio peligro de emboscadas para quienes viajaban de unpoblado a otro.2. Durante la Colonia los bosques y árboles seguían representando un peligro para el viajero,por la presencia de posibles asaltantes escondidos allí. En los claros de los bosques losmapuches tenían sus cultivos (sementeras) y lugares donde celebraban sus victorias y ritosreligiosos, los que eran destruidos por los españoles para diezmarlos y debilitar suresistencia. Los árboles sagrados y Rehues del pueblo mapuche representaban para losconquistadores españoles un aciago símbolo de muerte y destrucción.3. Durante los siglos XVIII y XIX se dio la mayor depredación del bosque nativo, el que en elcentro del país era quemado sin miramiento alguno, en el norte era talado para usarlocomo leña o despejar territorios destinados a uso urbano y, en el sur de Chile, bajo elejemplo nefasto de Vicente Pérez Rosales, el bosque nativo era arrasado a fuego, comouna práctica digna de imitar.
  • 48. 474. Es importante destacar que durante el siglo XIX se registraron los principales reclamos encontra de quienes depredaban el bosque nativo chileno, partiendo por Claudio GayMouret quien junto a la Sociedad Nacional de Agricultura abogaron por la conservacióndel bosque nativo del norte de Chile; por Federico Albert quién abogó por la conservaciónde los bosques del norte, centro y sur del país; por la Misión liderada por el expertoforestal Irvine Haig; la Misión Forestal liderada por el finlandés Lars Hartmann, miembrodel Grupo Forestal de la FAO; entre tantos otros que levantaron la voz de manera fundadaen igual sentido y, ninguno de ellos fue escuchado.Los antecedentes señalados llevan a concluir que el bosque nativo y el árbol, desde la Conquista yhasta décadas más bien recientes, han sido concebidos como elementos sin ningún valor, comoestorbos en nuestro país. La conservación y uso sostenido de los bosques nativos ha estado pocorepresentada en la agenda pública, salvo por la creación de Reservas de Bosques Fiscales y dediversas áreas silvestres protegidas. Esta situación explica también la ausencia del árbol en laciudad que ha sido histórica, la que recién a mediados del siglo XX se ha comenzado lentamente asubsanar.El resultado de lo señalado es que el árbol y el bosque nativo han estado fuera de la culturachilena y, por lo tanto, fuera también de su institucionalidad. Prueba de lo señalado son losdilatados plazos, demoras y omisiones, que se han dado en la elaboración de la legislación forestalnecesaria para proteger el bosque nativo. Me refiero no solo a aquella que se ha elaborado en elúltimo tiempo, donde la tramitación de la Ley Nº 20.283 de Recuperación y Fomento del BosqueNativo demoró 13 años en ser aprobada en el parlamento, sino que se ha dado siempre, desde laaplicación de la legislación vigente en la Colonia, contenidas en "Las Ordenanzas de Nueva Españay Leyes de India" y "La Novísima Recopilación", pasando por la elaboración de la Ley sobre "cortade bosques" de 1872 o el decreto sobre "Reservas de Bosques Fiscales" de 1879, que son elresultado de las denuncias realizadas por Claudio Gay en 1840, las que tardaron 40 años en serconvertidas en leyes de la República.Lo mismo ocurrió con la Ley de Bosques de 1931 que se elaboró en base a una propuesta realizadapor Federico Albert en 1912, tardándose 19 años en legislar. El Decreto Ley 701 que se basa endiversos aspectos de la Ley de Bosques de 1931 y en parte también del Título IV del proyecto deLey Forestal, no aprobado, que fue discutido en el parlamento en 1966, tardó 8 años en aprobarse.Lo mismo ocurrió con las leyes Nº 18.348 que crea la Corporación Nacional Forestal y deProtección de los Recursos Naturales Renovables y la Ley Nº 18.362 que crea un Sistema Nacionalde Áreas Silvestres Protegidas del Estado, ambas de 1984, las que para colmo nunca entraron envigencia.
  • 49. 48Hemos identificado los elementos generales que explican la falta de protección que han tenido losbosques nativos de Chile a lo largo de la historia del país. Estos criterios se han conformado en unparadigma difícil de vencer que ha invisibilizado el bosque nativo y los árboles urbanos ante losojos de los tomadores de decisiones y la población en generalA continuación se aborda el efecto que el paradigma que hace invisible el bosque nativo ha tenidoen los distintos componentes de la institucionalidad forestal chilena.1.- Planificación forestal:El bosque nativo es un recurso que para alcanzar una producción plena requiere manejadoforestalmente en el largo plazo. Dicho de otra forma: para lograr una producción continua debienes y servicios del bosque se requiere alcanzar un funcionamiento ecosistémico estable yasegurar dicho funcionamiento en base a un equilibrio permanente. También la planificaciónforestal provee de una mirada a nivel de todo el territorio del país, abarcando todos los tipos debosques que existen en nuestro territorio y los terrenos forestales que están descubiertos peroque en alguna época estuvieron protegidos por una cubierta boscosa.En este marco de acción la planificación forestal está en situación de abordar las relaciones básicasnecesarias para generar las condiciones requeridas, ámbito en el cual destacan las comunidadeslocales, ya sea que estas vivan en el bosque o del bosque. Los bosques y las comunidadesconstituyen el mosaico fundamental que tiene expresión en el ámbito local, cuya interacción, conel apoyo del estado, posibilita que se exprese el potencial productivo de los territorios.Han sido numerosos los esfuerzos que el estado ha realizado en el ámbito de la planificaciónforestal, los que de una u otra forma han sido desoídos, postergados y olvidados, entre los que secuentan los siguientes: el trabajo de Claudio Gay y la Sociedad Nacional de Agricultura, seguidopor los aportes importantísimos realizados por Federico Albert, la Misión Forestal de Irvine Haig; laMisión Forestal de Lars Hartmann, el Plan de Acción Forestal (PAF) realizado por el Gobierno deChile con apoyo de FAO y financiamiento de los Países Bajos. Todos estos esfuerzos tienen encomún que a pesar de su enorme valor y el aporte que realizan al desarrollo del país, ninguno deellos fue escuchado, quedando los bosques nativos a merced de la degradación y extinción de lasespecies, comunidades y ecosistemas que lo conforman.Se ha subsidiado a la industria de la celulosa y el papel durante 50 años, a través delestablecimiento de plantaciones de rápido crecimiento y el traspaso al sector privado de empresasestatales. Considerando que en la actualidad ese sector está conformado por cinco plantas decelulosa, 2.300.000 hectáreas de plantaciones y se ha internacionalizado de forma exitosa, cabe
  • 50. 49hacerse las siguientes preguntas: ¿Seguirá el país transfiriendo recursos a la industria asociada a laproducción de celulosa y papel? ¿Existen otros sectores y alternativas forestales productivas quetambién requieren apoyo estatal para posicionarse en los mercados globalizados?Chile necesita un sistema de Planificación Forestal que le permita lograr la protección,conservación y recuperación de bosque nativo.2.- Incorporación de Comunidades al Desarrollo Forestal:Las comunidades locales que viven en lugares con bosque nativo obtienen diversos recursos desdeestos ecosistemas forestales, entre los cuales el más conocido es la leña. Son numerosos los usostradicionales que es importante respetar, los que en su mayor parte son obtenidos yaprovechados por las comunidades de los pueblos originarios. En este contexto se debe considerartambién las zonas donde el suelo forestal alguna vez estuvo cubierto por bosque nativoEn esta perspectiva es fundamental que las comunidades locales sean involucradas en el manejodel bosque nativo, sobre todo en aquellos lugares donde son propietarias de parte importante delos terrenos donde estos ecosistemas forestales persisten. El derecho a consulta previa consignadoen el Acuerdo 169 de la OIT debe ser considerado como la primera actividad a realizar en unproceso de participación, todo lo cual es necesario para lograr que las comunidades indígenas nosolo se involucren en el manejo de bosque y de sus propios bosques, sino que formen parte de losproyectos que esto significa.Es necesario revisar lo poco que existe en participación ciudadana, disminuyendo de esta formalos espacios de autoreferencia que aún posee el estado en el ámbito forestal. Una muestra de estasituación es haber dejado como alternativa a las comunidades, para el financiamiento de laforestación, la opción de optar a créditos, donde el propio estado aparece otorgando créditos deenlace a través del INDAP. Esta situación es tan solo una muestra de lo mal que están concebidoslos instrumentos de fomento forestal que están destinados a ser utilizados por las comunidadeslocales.3.- Instituciones forestales públicas:El fundador de la institucionalidad forestal pública en Chile es Federico Albert Taupp, a quiencorrespondió en 1911 la creación y dirección de la Inspección General de Bosques, Pesca y Cazadel Ministerio de Industria, la que se originó de la Sección de Aguas y Bosques creada en 1906, yque en 1925 se radica en el entonces Ministerio de Agricultura, Industria y Colonización Durante elsiglo XIX no existió institución alguna que se encargara de la conservación y aprovechamiento
  • 51. 50racional de los bosques nativos, menos aún de protegerlos contra los incendios y la taladescontrolada. En la Colonia eran los Cabildos las instituciones que debieron velar por el adecuadocumplimiento de la legislación forestal, tarea que, efectivamente, nunca se realizó.Coherente con la falta de relevancia que históricamente se le ha dado al bosque nativo en Chile,fueron numerosas las competencias forestales que se fueron creando en distintos organismospúblicos durante el siglo XX, relacionadas con reservas de bosques fiscales, plantacionesforestales, áreas silvestres protegidas, aprovechamiento de maderas, manejo de bosque nativo,fiscalización forestal, entre otras. El traspaso a la COREF de numerosas competencias forestalespúblicas tuvo como objetivo lograr que éstas quedaran radicadas en solo un organismo público,tarea que, por algún motivo, no se realizó a través de un proyecto de ley que originara un ServicioForestal público.La falta crónica de presupuesto que afectó a CONAF desde su creación, su característica deorganismo privado y la falta de atribuciones en tareas claves, solo vino a comprobar lo que,producto de la revisión de la historia forestal de nuestro país en este texto se señala, que no esotra cosa que la falta de preocupación que el estado ha tenido y tiene respecto de los ecosistemasforestales del país y especialmente con su bosque nativo.4.- Aprovechamiento del bosque nativo:La puesta en producción del bosque nativo, siempre buscando generar un equilibrio, supone quese intervendrá el bosque en dos direcciones: primero se determinarán las condiciones necesariasque determinan la resiliencia del bosque especificando la cantidad de árboles que es necesariorespetar para que el bosque se recupere y, por otro lado, si existiere disponibilidad, se cosecharáun número de árboles en cantidad suficiente como para generar un ingreso económico quepermita financiar las faenas y dejar alguna utilidad. El estado de degradación en que se encuentrael bosque nativo no permite que las primeras intervenciones generen ingresos suficientes parafinanciar las actividades forestales, motivo por el cual es necesario masificar la disponibilidad desubsidio para el manejo forestal sustentable de estos ecosistemas forestales.El criterio señalado constituye la base del concepto de rendimiento sostenido. Se debe respetar lacantidad de árboles que se debe dejar para que el bosque se recupere de forma satisfactoria, esdecir, el remanente de árboles que quede en el bosque debe ser calculado de forma previa y no sedebe cortar. Si se cortan los árboles que se han destinado para la recuperación del bosque,entonces se afecta la capacidad de resiliencia del bosque y aparecen en él síntomas dedegradación.
  • 52. 51Esta situación es justamente la que ocurrió en los siglos XVII y XIX en el centro y norte del país,donde el bosque fue talado sin dejar un remanente de árboles para que se encargara de larecuperación de esos ecosistemas. Esta es la situación que ocurre en la actualidad en los bosquesdel sur de nuestro país, respecto del cual diversos estudios señalan que el bosque se estádegradando por el floreo y la constante extracción de leña a la que es sometido. Es conocido quesolo tienen Plan de Manejo Forestal entre el 30% y el 40% de los predios que son explotados paraextracción de leña.La situación descrita es grave porque se constituye en el mecanismo vigente y aceptado paralograr la sustitución del bosque nativo en Chile, donde se parte de un bosque nativo de calidad yluego de algunos años de tala indiscriminada se llega a un Bosque Nativo Degradado. En estasituación de degradación el bosque nativo no tiene oportunidad de recuperarse, pudiendo lograrloen condiciones adecuadas, sino que se ofrece la alternativa de plantar allí especies de rápidocrecimiento. Los funcionarios de CONAF califican los Planes de Manejo que permiten la sustitucióndel bosque nativo. Por este motivo siempre hay nuevas hectáreas para forestar y de formapermanente continúa retrocediendo la superficie de bosque nativo. No se sabe si han sidosubsidiadas, conforme a lo que señala el DL 701, las plantaciones forestales que son producto de lasustitución de bosque nativoExisten los mecanismos que podrían permitir una mayor protección del bosque nativo, como porejemplo poner en red las diferentes bases de datos que existen en el país sobre propiedad,tenencia, catastro de bosque nativo, cartografía, proyectos existentes, etc, de tal forma de facilitarel trabajo que debe realizar el estado en el ámbito del fomento al manejo del bosque nativo,permitiendo dar un salto cuantitativo en gestión que no solo frene la degradación del bosquenativo, sino, que permita incorporar el bosque nativo al manejo sustentable mediante la aplicaciónde prescripciones de manejo. Esto significaría frenar de golpe la sangría de terrenos que año a añopasan de categoría Bosque Nativo Degradado a Plantaciones Forestales.Se ha generado información suficiente y necesaria requerida para la definición de lascaracterísticas que debe tener un bosque nativo para lograr expresar su resiliencia, lo que significadeterminar a priori composición florística, número de especies, distribución diamétrica y espacialmínima exigible que se debe conservar en un bosque luego de una intervención. De esta forma sepuede asegurar que el bosque intervenido conservará las mismas características que tenía antesde la intervención.Algunos autores sostienen que el bosque nativo no se encuentra sobreexplotado porque la tasa deextracción es inferior a la tasa de crecimiento, fundando este argumento en que el bosque nativoen Chile crece entre 12 y 18 millones de m3anuales, siendo la producción (leña, astillas, maderaaserrada y tableros y chapas) de 9 millones de m3anuales. Si bien este argumento es cierto a nivel
  • 53. 52global, se sabe que la degradación del bosque nativo a nivel predial si lleva a que la tasa deextracción a nivel predial sea superior a la tasa de crecimiento a nivel predial, dándose lascondiciones para que se degrade el bosque nativo y, como ya hemos visto, sea sustituido.Lo que ha ocurrido siempre es que no se han determinado las condiciones mínimas exigibles quese deben respetar en un bosque al momento de su intervención, de tal forma que cada propietariosepa qué tipo de bosque tiene y cuál es la intensidad de las intervenciones que se le autoriza arealizar. En la actualidad el propietario del terreno vende el bosque en pie para extracción de leñay quien compra ese bosque lo explota a tala rasa, dejando las posibilidades de recuperación delbosque en el retoño de los tocones que allí han quedado. No se conocen experiencias en las que elestado haya hecho el esfuerzo por utilizar el conocimiento disponible para determinar condicionesmínimas exigibles para conservar la resiliencia del bosque y tampoco experiencias dirigidas aentregar a los funcionarios públicos la herramientas TIC necesarias para realizar en forma eficientey eficaz una tarea como la señalada.5.- Reservas de Bosques Fiscales:Las reservas de bosques fiscales deben asegurar que el bosque nativo que contienen en su cabidase conserve y perpetúe en el tiempo, lo que puede darse de forma natural, alternativa que noasegura que dicha recuperación permita lograr su composición florística original. Este propósitosupone que las Reservas de Bosques Fiscales sean manejadas bajo el criterio de ordenaciónforestal sostenible, lo que asegura un flujo permanente de bienes y servicios, tales como madera,productos forestales no madereros y servicios ambientales forestales. Esta tarea debe realizarseconsiderando las características del territorio y su potencial de desarrollo local.En el año 1914 la Inspección General de Bosques, Pesca y Caza del Ministerio de Industrias y ObrasPúblicas, apoyada en el Decreto que permite la creación de “Reservas de Bosques Fiscales”(1879), había creado ocho Servicios de Reservas de Bosques Nacionales (Malleco, Tirúa, Alto delBío Bío, Villarrica, Llanquihue, Petrohué, Puyegüe y Chiloé), tarea que continuó con la dictación delDecreto Ley Nº 4.363 de 1931, más conocido como Ley de Bosques, el que, entre otrascompetencias, otorgó al Presidente de la República la facultad para establecer parques y reservasnacionales.En la actualidad existen 49 Reservas Forestales en el país, las que en conjunto acumulan unasuperficie de 5.601.953 hectáreas. Es importante destacar que existe un número importante deReservas Forestales que se han creado en la Zona Norte y también en la Zona Centro del país, enterritorios que no poseen bosques.
  • 54. 53El apoyo que dieron Claudio Gay (francés) y Federico Albert (Alemán) a la conservación yutilización racional del bosque nativo chileno, a mediados del siglo XIX e inicios del siglo XXrespectivamente, se repite a fines del siglo XX, con la presencia de organismos gubernamentalesde Alemania y Francia, a través de los siguientes dos proyectos:1. La cooperación alemana, a través de la Gesellschaft für Technische Zusammenarbeit (GTZ),el Banco de Desarrollo (KfW Entwicklungsbank) y el Servicio Alemán de CooperaciónSocial-Técnica (DED), asesoraron, entre 1996 y 2006, a la Corporación Nacional Forestal(CONAF) y otras instituciones en la implementación de un sistema de incentivos al manejoy de extensión forestal, en cuyo marco, casi cuatro mil campesinos, entre las Regiones delMaule y de Aysén, aprendieron a usar métodos de manejo sustentable de este recursoforestal.1. En 1995, entre CONAF y la Office National des Forêts (ONF), con el apoyo de losMinisterios de Relaciones Exteriores y de Agricultura de Francia, se firmó un acuerdo decooperación para formular el Proyecto Plan de Ordenación de la Reserva NacionalMalleco, el que comenzó a operar en 1997 y hasta 2005. Su objetivo fue implementaroperativamente el Plan Piloto de Ordenación Forestal, para demostrar su validez técnica,su viabilidad ambiental y su rentabilidad económica.Estas iniciativas han permitido, entre otras cosas, que desde el año 1997 existe en CONAF unainiciativa dirigida a lograr el Manejo Forestal Sustentable de las Reservas Forestales que poseenbosque nativo en su cabida, tarea que ha ido concretándose a través de la elaboración de Planesde Manejo de dichas Áreas Silvestres Protegidas, utilizando el enfoque que provee la OrdenaciónForestal Sustentable.6.- Áreas Silvestres Protegidas:Los Art. 10 y 11 de la Ley de Bosques autorizan al Presidente de la República para establecerreservas de bosques y parques nacionales de turismo y estipulan que estas reservas y lasactualmente existentes no podrán ser destinadas a otro objeto sino en virtud de una ley.La Convención para la protección de la flora, la fauna y las bellezas escénicas naturales deAmérica de 1940, comúnmente conocida como Convención de Washington, ratificada por Chileen 1967, es el cuerpo legal en que se basó CONAF para elaborar los criterios necesarios quesirvieron de base para la creación de un sistema nacional de áreas silvestres protegidas del estadoen 1984, arreglo administrativo que le permitió a ese organismo privado proceder a la
  • 55. 54reclasificación de las áreas silvestres protegidas existentes en el país, ordenándolas tan solo entres categorías.Pero la realidad seguiría otro rumbo y es así como en la actualidad, el proyecto GEF “Creación deun Sistema Nacional Integral de Áreas Protegidas para Chile: estructura financiera y operacional”,mediante un estudio del año 2010, determinó que existen 17 categorías distintas de áreassilvestres protegidas en el país, exceptuando las distintas categorías de ASP privadas, según semuestra en el siguiente listado:1. Monumentos Históricos 2. Áreas de Manejo y Explotación de Recursos Bentónicos (AMERB)3. Reserva Forestal 4. Áreas Marinas y Costeras Protegidas de Múltiples Usos5. Parques Nac. de Turismo 6. Zonas Húmedas de Importancia Internacional. Sitios RAMSAR7. Inmuebles Fiscales 8. Acuíferos de vegas y bofedales en reg. de Tarapacá y Antofagasta9. Zonas de Cons. Histórica 10. Zonas o Centros de Interés Turístico (ZOIT)11. Áreas de Preservación Ec. 12. Santuarios de la Naturaleza13. Parques Marinos 14. Sistema Nacional de Áreas Protegidas del Estado (SNASPE)15. Reservas Marinas 16. Zonas Típicas o Pintorescas17. Reservas GenéticasSe ha constatado también que el mapa que señala los sitios prioritarios para la conservación de labiodiversidad en Chile, coincide poco con el mapa que señala la ubicación de la Áreas Protegidasdel Estado. Esta situación se explica en que las áreas silvestres protegidas creadas por el estadotienen el objetivo de proteger la belleza escénica o cautelar el cuidado de los bosques.Es interesante plantearse la conservación de la biodiversidad del país, cautelando que se haga unacorrecta administración de aquellos territorios que corresponden a Áreas Silvestres Protegidas delEstado que contienen sitios prioritarios de conservación; apoyando la creación de Áreas SilvestresProtegidas Privadas y, trabajando en la restauración ecosistémica de aquellos lugares que seencuentran degradados en la actualidad, pero que en alguna época albergaron ecosistemas quecon características singulares.7.- Incendios Forestales:De la revisión que se presenta en la primera parte de este documento ha quedado clara larelevancia que ha tenido el uso del fuego en la destrucción de los ecosistemas forestales de Chile.En 1911 Federico Albert señalaba que ya se había perdido más de 15.000.000 de hectáreas debosques nativos producto principalmente del uso del fuego para despejar terrenos y de la talarealizada sin criterio alguno de conservación. Sabemos que 60 años antes, en 1851, Vicente PérezRosales, también contratado por el Gobierno de Chile, encargó realizar los peores incendios de los
  • 56. 55que tendríamos conocimiento en la historia de nuestro país. Sin embargo, Albert no buscabaprohibir, sino tan solo regular el uso del fuego.Es necesario revisar la legislación que regula el uso del fuego en nuestro país, debido a laincidencia del humo proveniente de quemas de desechos agrícolas o forestales en lacontaminación del aire, a la ocurrencia periódica de incendios de magnitud ocurridos en zonasperiurbanas, áreas silvestres protegidas del estado y en lugares de alto interés para laconservación de la biodiversidad, se hace necesario avanzar en la eliminación del uso del fuego.En las fotos siguientes se muestran los efectos de incendios de magnitud de reciente data.Reserva Forestal Malleco(2002)La Rufina(1999)P.N. Torres del Paine(2011)8.- Arbolado urbano:Las mayor parte de las ciudades chilenas fueron fundadas en valles, sobre los terrenos másfértiles, y según antecedentes recientes emanados del Museo Nacional de Historia Natural,algunas de nuestras ciudades fueron establecidas sobre asentamientos indígenas preexistentes.Como ya se ha expuesto, en los valles existían abundantes bosques que fueron eliminados paradar espacio a las viviendas, edificios y calles o a la agricultura. La eliminación de la vegetaciónnatural significó dejar sin árboles las zonas urbanas hasta la primera mitad del siglo XX.A modo de ejemplo mencionar el caso de la ciudad de Pitrufquen, levantada sobre terrenosboscosos que fueron donados por el Cacique Ambrosio Paillalef, el día 03 de Enero de 1836.En las fotografías de más abajo se muestra un aserradero (a la izquierda) donde destaca elabundante bosque nativo que existía en ese lugar y, la ciudad en sus comienzos (a la derecha),donde se aprecia la ausencia de árboles en sus calles. La situación que se describe es undenominador común para todas las ciudades fundadas en nuestro país: la cultura europea devalorización de los árboles nunca se expresó en nuestro país. El árbol es un elemento que noforma parte del desarrollo urbano, sino hasta mediados del siglo XX.
  • 57. 56Explotación de bosque nativo. Fines siglo XIX Ciudad de Pitrufquen. . Inicios siglo XXEl primer parque urbano que se crea en Santiago se sitúa en la antigua Quinta Normal deAgricultura y está conformado por los jardines que alrededor del Museo Nacional de HistoriaNatural construye Rodulfo Philippi, a mediados del siglo XIX, iniciativa a la que luego se sumó allí laconstrucción de un invernadero de 500 metros de superficie. Se estableció así en este lugar unaimportante colección de árboles exóticos que Philippi se encargó de traer al país. Entre los años1872 y 1874, el intendente de la época, Benjamín Vicuña Mackenna, lidera el proyecto detransformación en área verde del cerro Santa Lucía.La ciudad de Santiago comenzó a incorporar el árbol urbano recién a inicios del siglo XX, conmotivo de la conmemoración del primer centenario de la República. Se hicieron importantesproyectos de forestación en el Parque Forestal, Cerro San Cristóbal y Cerro Santa Lucía. Los árbolesurbanos que habían sido establecidos en la Quinta Normal de Agricultura fueron la base para laselección y reproducción de especies a utilizar. Este es un detalle no menor ya que cualquierproyecto de arborización, sea éste urbano o rural requiere contar con viveros que aseguren laproducción y abastecimiento de plantas de calidad y en cantidad adecuadas con el objetivoperseguido.Han sido escasos los esfuerzos que se han realizado para lograr la arborización de calles y avenidasen las distintas ciudades del país. Distintos estudios que se dieron a conocer a fines del siglopasado señalan que en las zonas urbanas de Chile existe un enorme déficit de árboles urbano. Tansolo en el Gran Santiago, donde existen poco más de 6.000.000 de árboles el déficit alcanza eldoble se dicha cantidad. Por otro lado, de forma inexplicable, existen programas de arborizaciónque han concentrado su accionar en el establecimiento de árboles en zonas rurales, para lo cual sehan definido arbitrariamente distintos territorios que han sido denominados como periurbanos.Durante la primera década del siglo XXI no se ha logrado resolver el cuello de botella querepresenta la falta de viveros especializados en producir árboles urbanos, ya sea que esténgestionados directamente por el estado o por privados mediante convenios. Esta situación
  • 58. 57contrasta con la realidad en la que comunas como Santiago, La Reina, Providencia y Vitacuratienen entre 50.000 y 80.000 árboles, de los cuales solo entre el 10% y el 20% están ubicados enáreas verdes.Se constata de esta forma que la mayor cantidad de árboles urbanos existentes en las comunastradicionales están ubicados en los pequeños espacios que quedan entre las veredas y las calles oavenidas, situación que determina el tipo de árbol que es necesario producir. Un árbol urbano decalidad que será establecido en el espacio señalado, que quedan entre las veredas y las calles oavenidas, debe tener 2 o más metros de altura, al menos cinco cm. de diámetro en el cuelo (base)y ser establecido con tutor; en lugares con alta contaminación deben ser especies de hoja perenney copa densa. Sin embargo y yendo contra toda racionalidad, en ciudades con alta contaminacióndel aire, aún se abastece a las municipalidades con arbolitos pequeños y de hoja caduca.9.- Fomento de Plantaciones Forestales:El principal proyecto de forestación que se ha impulsado por el estado de Chile fue puesto enmarcha en 1965 y estuvo dirigido a apoyar la industria del papel y la celulosa, que a esa fechaimportaba su materia prima desde Canadá. Esta iniciativa era coherente con la política desustitución de importaciones que imperaba en América Latina. Recogiendo la amplia experienciaen forestación que ya se había acumulado en el país producto de la aplicación de la Ley debosques y considerando que CORFO necesitaba materia prima para abastecer dos plantas decelulosa que estaba empeñada en construir, a saber: Celulosa Arauco S.A. y Celulosa ConstituciónS.A, en los años 1967 y 1969 respectivamente. Por este motivo el Plan de Forestaciónimplementado en el Gobierno del Presidente Eduardo Frei Montalva, consideró solo la utilizaciónde pino radiata, conífera de rápido crecimiento, de madera blanda, capaz de crecer en sueloserosionados de baja productividad.Curiosamente, a casi 50 años del inicio del Plan de Forestación implementado en el Gobierno delPresidente Frei Montalva, el país continúa profundizando esa iniciativa, como si fuera la únicaindustria forestal con potencial capaz de ser desarrollada en nuestro país. La única variante que haexistido en este ámbito ha sido la incorporación de eucaliptus como alternativa para la producciónde leña y también de celulosa.La Corporación de Reforestación (COREF), creada a fines del Gobierno de Frei Montalva (EscrituraPública del 2 de febrero de 1970) establecía plantaciones mediante convenios con privados, dondeel privado comprometía su terreno y la COREF forestaba. A la fecha de creación de CONAF, laCOREF tenía más de 12.000 trabajadores, conformando cientos de cuadrillas de forestadores engran parte del país. El presupuesto que manejaba la COREF para contratación de personal, compra
  • 59. 58de plantas y herramientas, transporte, alimentación y otros ítems fue calculado en base a unestándar de forestación de 10 hectáreas y traspasado al sector privado bajo la forma de unsubsidio a la forestación e incorporado en los mecanismos que contempla el Decreto Ley 701.Además de este traspaso de dinero bajo la forma de un subsidio, en 1977 y 1979,respectivamente, fueron privatizadas por CORFO Celulosa Arauco S.A. y Celulosa Constitución S.A,las que fueron adquiridas, y luego fusionadas, por la Compañía de Petróleos de Chile S.A. (hoyEmpresas Copec), entidad que hasta el día de hoy es el principal propietario y controlador de laempresa, con un 99,9780% de las acciones.Se sabe que los pequeños propietarios forestales poseen más de 2.000.000 de hectáreas de sueloserosionados; que existe demanda de madera estructural; que es posible forestar de forma exitosacon especies nativas; que en la zona centro norte de Chile existieron bosques que es necesariorestaurar.10.- Fiscalización Forestal:La pérdida histórica de bosque nativo en el país, debido a eliminación de bosques para producciónagrícola, dedicar los suelos sobre los que están los ecosistemas forestales a otro tipo deproducción forestal o sucesivas tala rasa que producen una irrecuperable degradación, sedenominan en la actualidad habilitación de suelos agrícolas, sustitución forestal directa ysustitución forestal por degradación. Destaca el hecho que una solicitud de Habilitación deTerrenos con fines agrícolas no puede ser denegada.Con respecto a la sustitución de bosque nativo, un informe publicado en la Serie Estudios (Año 9Nº 223) de la Biblioteca del Congreso Nacional señala que entre los años 1994 y 1998 en la Regióndel Bío Bío el bosque nativo tuvo una disminución neta de 9.353 hás., lo que significa una tasaanual de 2.338 hás., siendo en su mayoría (81%) sustituido por plantaciones forestales. Estadisminución comparada con el total del suelo regional cubierto con bosque nativo (777.267 hás.)significa un 1.14%. Para el mismo período en la actual Región de Los Ríos el bosque nativo tuvouna disminución neta de 16.177 hás., lo que significa una tasa anual de 8.993 hás, las quemayormente se sustituyeron por plantaciones forestales (41%). Esta disminución comparada conel total del suelo regional cubierto con bosque nativo (3.590.773 hás.) significa un 0,5%.La pérdida de bosque nativo ocurre por dos vías: (i) degradación y (ii) sustitución directa por otrosusos productivos del suelo (cultivos, praderas y plantaciones). En el primer caso, se trata de unproceso lento en el cual el bosque nativo sufre el impacto antrópico de la utilización de productosmadereros, hasta el punto extremo en que éste (según la terminología de los proyectos Catastro y
  • 60. 59Monitoreo) se convierte en matorral o suelo sin uso (desprovisto de vegetación). (CIPMA.2000).De acuerdo a estas definiciones, el grueso de la pérdida de bosque nativo en la VIII región ocurrepor sustitución por plantaciones, mientras que en la X región la pérdida se distribuye de modoimportante entre sustitución por plantaciones, degradación en matorrales y degradación en suelossin vegetación. En un informe elaborado el año 2012 por Forestal Arauco, esta empresa reconoceque en las plantaciones de su patrimonio existen 25.044 ha., que corresponden a sustitución debosque nativo, las que se desglosan en 11.569 ha de Matorral Esclerófilo y 13.476 ha. de BosqueNativo.La Fiscalización Forestal es una actividad que en teoría abarca toda la legislación forestal, pero queen Chile ha sido restringida a la verificación del cumplimiento de solo algunos cuerpos legales.Desde un punto de vista operativo, el país debe disponer de un instrumental que le permitaabordar la fiscalización forestal de forma integral, contando con sistema de información en base atecnologías de información y comunicaciones (TIC) que le permitan disponer en tiempo real detoda la información que se requiera sobre un determinado predio, para apoyar el trabajo querealiza en gabinete y en terreno.No es casualidad que fuera Vicente Pérez Rosales, un funcionario público, quien mandara realizarlos más enormes y catastróficos incendios forestales que en el país se conocen. Tampoco puedeextrañarnos que una vez realizados dichos incendios, no hubiera tenido castigo alguno. Lo mismoha sucedido siempre en nuestro país, donde el uso del fuego ha gozado de buena salud yreconocimiento público, donde es impensable lograr su prohibición total, para que de una vez portodas se elimine de raíz el flagelo de los incendios forestales. Pensemos que en el año 1999 sequemaron 25.400 hectáreas de pinos y bosque nativo en La Rufina, VI Región, que en el año 2002se quemaron sobre 8.300 ha de bosque nativo en la Reserva Nacional Malleco destruyendo el 71% del bosque de Araucaria, y que el año 2011 se quemaron 17.000 hectáreas del Parque NacionalTorres del Paine, y que en todos los casos señalados a nadie le ocurrió nada. Sigue asípredominando una función pública perniciosa a través de una institucionalidad pública que de esaforma protege tan deplorables conductas.Así como es un problema la sustitución de bosque nativo, también es un problema la habilitaciónde terrenos agrícolas que permite la corta de bosque nativo, lo que corresponde a una sustituciónencubierta que se realiza bajo el argumento de que es mucho más rentable producir paltas y vinoque poner en producción el escaso bosque nativo que en algunas regiones aún persiste. Otroaspecto radica en la falta crónica de herramientas técnicas que faciliten las labores de losFiscalizadores de CONAF, lo que se puede observar muy claramente en las permanentes denunciasque aparecen en la prensa sobre corta ilegal de Alerce, aunque lo mismo pasa con otras especiescomo Araucaria y aquellas que se encuentran ubicadas más cerca del valle central. Algunas de lassituaciones señaladas se muestran a continuación:
  • 61. 601. 1990 – 1997. Sólo durante el período CONAF X Región autorizó para la extracción demaderas muertas una superficie de 48.248 ha., lo que corresponde al 18% de la superficiedel tipo forestal.2. 1990 – 2004. Sociedad propietaria del predio Resto Cordillera Río Blanco, Forestal Sarao,denunciada por corta de Alerce vivo.3. 2011 y 2013. Corta ilegal del alerce verde en la Cordillera de La Costa sector Huellelhue -La Catrihuala, comuna de de Río Negro.4. 2013. Corta ilegal de alerce, raulí, coigue, tepa, mañío, olivillo y ulmo, en el Fundo“Raulintal”, comuna de La Unión.5. 2013. Tala ilegal de alerces vivos en sector rural de Purranque, provincia de Osorno.Fuente: los siguientes web sites: El Ranco, Llanquihue, emol, Crónicas del Sur, Río Negro Chile,radio Bio Bio Chile y Fundación Terram.11.- Mecanismos de fomento forestal:El primer mecanismo de fomento utilizado en Chile fueron los viveros fiscales. Esta decisión es lamás básica en cualquier programa de fomento ya que si no existen plantas de calidad y encantidad adecuada, cualquier planificación forestal elaborada para incrementar algún recurso esimpracticable. Es así como en 1914, a tres años de haber sido creada la Inspección de Bosque,Pesca y Caza del Ministerio de Industria y Obras Públicas, bajo la dirección de Federico Albert, losestablecimientos fiscales de fomento de árboles (viveros fiscales) habían vendido 37.880 árboles yentregado a otras reparticiones públicas de orden ministerial 25.622 árboles, lo que hacía un totalde 63.502 árboles entregados. Estos eran los primeros esfuerzos que la primera administraciónforestal del país realizaba en el ámbito del fomento forestal.Al amparo del Decreto Ley Nº. 656 de 17 de octubre de 1925, a mediados de la década de lostreinta del siglo pasado, se estableció un sistema de forestación con pino insigne o radiata (Pinusradiata) denominado “parcelas bosques”. Cada parcela tenía una extensión de 1,5 hectáreas, delas cuales una estaba plantada con 2.500 pinos, a dos metros de distancia cada uno, y media sinárboles.La Corporación de Fomento de la Producción (CORFO) estableció el sistema de Créditos deForestación, los que contribuyeron al establecimiento de plantaciones con especies decrecimiento rápido. En 1943, CORFO estimaba que había realizado préstamos por $ 2.000.000pesos de la época, los que habían permitido la forestación de 4.000 hectáreas plantadas con pinosy eucaliptos.
  • 62. 61El Plan Nacional de Reforestación 1966-1970, contempló fomentar directamente las plantacionesforestales, para lo cual el estado se hacía cargo de establecer las plantaciones que a través deeste mecanismo se realizaran. En este plan de reforestación participaron las siguientesinstituciones: Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), Corporación de la Reforma Agraria (CORA),Instituto Nacional de Desarrollo Agropecuario (INDAP) y el Departamento Forestal de CORFO. Lameta fue de crear 450.000 hectáreas de nuevas plantaciones lográndose un cumplimientosuperior al 70%En 1969 se creó el Plan Colchagua de Reforestación, iniciativa que en su primera etapa contemplóla plantación de 100 mil hectáreas. En enero de 1970 se creó la Corporación de Reforestación(COREF), que además de la mano de obra para la forestación, aportaba con asistencia técnica yfinanciera. La COREF llegó a tener 18.000 trabajadores dedicados a las actividades forestales en1973.A partir de 1969 la Corporación de Reforestación (COREF), aplicó los “convenios dereforestación”, siguiendo el modelo español de la época, consistentes en contratos entre laCorporación y el propietario para concurrir a plantar predios en consorcios, distribuyendo costos eingresos según las cláusulas de los contratos respectivos. Hasta el año 1978 se plantaron en virtudde estos convenios alrededor de 200 000 ha.Con la creación del DL 701 el estado perdió la importante fuente de ingresos a futuro quesignificaba la distribución de ingresos contempladas en los Convenios de Reforestación. El traspasoal sector privado de la gestión de la actividad de forestación significó dejar en manos del mercadola elección de las alternativas de forestación y los lugares donde se establecerían las plantacionesforestales.En la actualidad el estado ha perdido toda iniciativa en el ámbito del fomento forestal, ya que noposee viveros ni tiene los mecanismos necesarios para orientar la forestación que en el país serealiza. Por estos y otros motivos el accionar gubernamental en general se remite a actuar comofacilitadores de las políticas que el sector privado exportador promueve, ocupando el espacionatural que corresponde a operadores privados y Organismos No Gubernamentales.
  • 63. 62CAPITULO IV: ORGANISMOS FORESTALES PÚBLICOS.El Cabildo era la institución encargada de aplicar la legislación durante la Colonia. Sabemos que, enlo relacionado a explotación de bosques, la legislación contenida en "La Novísima Recopilación“ y"Las Ordenanzas de Nueva España y Leyes de India“ no fueron respetadas. En la Colonia primó el“Denuncio de Bosques” utilizado por la minería, el despeje de los territorios para construcción deciudades y poblados, la liberación de terrenos para la agricultura y la tala de bosques para obtenermadera para construcción y leña. Durante la Colonia y las primeras décadas de la República no sefiscalizó el cumplimiento de la legislación relacionada con bosques y vegetación nativa.Contradictoriamente, el uso del fuego para despejar terrenos fue una práctica fue y es común entodo el territorio de Chile.La situación señalada vendría a cambiar con la Constitución Política de 1822, que señala enCapítulo III, Art. 124, que habrán tres ministerios: de Gobierno y Relaciones Exteriores, deHacienda, de Guerra y Marina, entregando todo los relacionado con recursos naturales del país alMinisterio de Hacienda. Sin embargo, recién el 10 de octubre del año 1.900 se crea la Sección deEnsayos Zoológicos y Botánicos dentro del Ministerio de Industria, la que quedó a cargo deFederico Albert. Esta unidad sería el punto de partida para la creación de la futurainstitucionalidad forestal pública de Chile.En 1906 la Sección de Ensayos Zoológicos y Botánicos se transformó en Sección de Aguas iBosques.En 1911, en base a una propuesta elaborada por Federico Albert, la Sección de Aguas y Bosquesdel Ministerio de Industrias se transforma en la Inspección General de Bosques, Pesca y Caza delMinisterio de Industrias y Obras Públicas. Albert había concebido la Inspección General a cargo dela “supervigilancia superior del cumplimiento de las leyes y reglamentos que se dicten sobrebosques y caza, la inspección general de los trabajos prácticos que se lleven a efecto y larepresentación de los mismos servicios ante las autoridades administrativas superiores”. SegúnAlbert, debería estar formada por un inspector de repoblaciones y correcciones, un inspector dereservas y ordenaciones, seis inspectores regionales, 12 conservadores de bosques, 24 ayudantesprimeros, 24 silvicultores, 36 ayudantes segundos, 36 ayudantes auxiliares, 72 guardas primeros,144 guardas segundos y 288 guardias auxiliares.En 1914, tres años después de su creación, la Inspección General de Bosques, Pesca y Caza delMinisterio de Industrias y Obras Públicas estaba compuesta por 21 servicios provinciales, 18 de loscuales estaban bajo la autoridad de la Sección de Bosques, divididos de la siguiente forma: tresde fomento de árboles forestales: Atacama, San Fernando y Linares; cuatro de repoblacionesforestales en suelos áridos, salobres o en quebradas: las Tablas, Bosque de Santiago, El Canelo y
  • 64. 63Noguen; tres de repoblaciones de dunas: San Antonio, Llico y Chanco y ocho de reservas debosques nacionales: Malleco, Tirúa, Alto del Bío Bío, Villarrica, Llanquihue, Petrohué, Puyehue yChiloé.Hasta el año 1914 los establecimientos fiscales de fomento de árboles habían vendido 37.880árboles por un valor de $ 4,245.85, y se habían entregado a otras reparticiones públicas de ordenministerial 25.622 árboles con un valor de $ 7,688.4“, lo que hacía un total de 63.502 árboles porun valor total de la época de $11,914.59”.En 1924 se crea el Ministerio de Agricultura, Industria y Colonización. En 1930 y por decreto delMinisterio de Interior se creó el Ministerio de Agricultura.El Instituto Forestal (INFOR), organismo de investigación forestal del estado, fue creado en 1961,gracias a un convenio de asistencia técnica entre el gobierno de Chile, el Fondo Especial deNaciones Unidas y la FAO. Posteriormente, en 1965 y bajo el alero de la CORFO, comenzó a operarcomo una corporación de derecho privado. Fue creado con el objetivo de dotar al país de unorganismo con personal técnico, especializado en las distintas materias forestales: impregnación,industria de conversión mecánica, tableros. Posteriormente, en las siguientes décadas su accionarse concentró en programas de desarrollo tecnológico-industrial y en el establecimiento deplantaciones de especies exóticas.Con el paso del tiempo, el sector comenzó a crecer y diversificarse, al igual que el INFOR, que en1979 inauguró su sede Biobío, creada con el fin de mejorar las plantaciones y los procesos deproductividad y transformación de la madera. Posteriormente, y con el objetivo de promover eldesarrollo sostenible de los ecosistemas patagónicos, se inauguró, en 1990, la sede Patagonia, enla Región de Aysén. Dos años más tarde, se inauguró la sede Los Ríos (Valdivia), con el objetivo deimpulsar el desarrollo sustentable de los ecosistemas forestales naturales y plantados. Y en el2005, se inauguró la sede Diaguitas, en la Región de Coquimbo, cuyo propósito es incrementar laproductividad forestal en ecosistemas áridos y semiáridos. La sede Metropolitana de Santiago, entanto, continúa elaborando programas de fomento, financiamiento y transferencia tecnológica.De acuerdo a las estadísticas oficiales, en 1963 existían en Chile 1.162 aserraderos, de los cuales574 (52%) estaban en las provincias de cautín, Valdivia, Osorno y Llanquihue, dando trabajo a 15mil personas (CORFO, 1965). Las principales especies explotadas en 1950 fueron roblepellín, raulí,coihue, laurel y araucaria.El 28 de julio de 1967 la nueva Ley de Reforma Agraria, promulgada por el Presidente Eduardo FreiMontalva, transformó a la Dirección General de Agricultura y Pesca del Ministerio de Agricultura,en una persona jurídica de derecho público denominada Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), el
  • 65. 64que contaba con una División Forestal. En ese período también fueron creados el DepartamentoForestal de Corporación de Reforma Agraria (CORA), el Programa Nacional de Prevención yCombate de los Incendios Forestales, el Plan de Reforestación Colchagua, la Administración deParques Nacionales y Reservas Forestales, y el 13 de mayo de 1970 la Corporación deReforestación (COREF), aparte de otras iniciativas como la creación del Instituto Forestal en 1961,la Escuela de Técnicos Forestales en Los Ángeles y la Escuela de Prácticos Forestales de Contulmo.La Corporación Nacional Forestal (CONAF) es una entidad de derecho privado dependiente delMinisterio de Agricultura, que nace de una modificación de los estatutos de la antigua Corporaciónde Reforestación (COREF) mediante Decreto del 19 de abril de 1973 (publicado en el Diario Oficialel 10 de mayo del mismo año), bajo el Gobierno de Don Salvador Allende Gossens, con el objetivode “contribuir a la conservación, incremento manejo y aprovechamiento de los recursos forestalesdel país”. CONAF partió con cerca de 300 funcionarios en todo el país y, en menos de un año, esadotación creció a 18.000 funcionarios.
  • 66. 65CAPITULO V: DESAFIOS DEL SECTOR FORESTAL CHILENO PARA EL SIGLO XXILa forma más común de abordar la identificación de desafíos que se ha utilizado en el sectorforestal chileno, ha sido a través de la presentación de cifras que permitan conocer el tamaño delsector, entre las que destacan la superficie de bosque nativo por tipo forestal y por región, lasuperficie de plantaciones por especie, la superficie de áreas protegidas, los volúmenes y montosexportados, las decenas y centenas de productos distintos que se elaboran con madera de pinoradiata, el número de empleos que genera la actividad forestal, entre otras muchas cifras. Pero, ala luz de los antecedentes que hemos conocido en este documento, esta caracterización de lamagnitud del sector forestal presenta una seria debilidad: no tiene dirección ni sentido.El análisis histórico de la institucionalidad forestal chilena realizado en este trabajo nos revela que,durante siglos y por diversas razones, el bosque nativo ha sido tratado como un obstáculo parael desarrollo del país, motivo por el cual ha sido quemado en extensas superficies, talado ysobreexplotado hasta la desaparición de diversas formaciones, eliminado para usar los terrenosforestales en producción agrícola no sustentable y degradado hasta el límite con el fin de justificarsu sustitución por especies de rápido crecimiento. Esa es la situación que explica que a inicios del1900, habían sido eliminadas 15.000.000.- de hectáreas de bosque nativo en Chile, el árbolurbano estaba ausente en nuestras ciudades y la agricultura triguera había dejado un pasivoambiental de 4.000.000.- de hectáreas de suelos con aptitud forestal con distintos niveles deerosión.En el marco de la implementación de prioridades provenientes de Acuerdos y Convencionesinternacionales, elaborados para lograr superar los problemas globales que enfrenta el planeta, elpaís se desarrollará forestalmente solo si logra incorporar el bosque nativo a la producción forestalsustentable, permitiendo que ese subsector aporte a la economía nacional productos madereros,productos no madereros y servicios ambientales del bosque. Ya hemos visto que con el propósitode evitar “que no se nos vaya el piso al mar” y lograr la sustitución importación de celulosa porcelulosa producida con materia prima chilena, se ha generado una profunda asimetría en eldesarrollo forestal de Chile, lo que requiere un cambio de paradigma que permita transitar desdela situación actual hacia el desarrollo forestal sustentable.El país tiene un potencial representado en 13.000.000 de hectáreas de bosque nativo, 2.300.000.-hectáreas de suelos con distintos grados de erosión cubiertos con plantaciones, al menos7.000.000 de hectáreas de bosques que pueden ser restaurados, 14.000.000 de hectáreas de áreassilvestres protegidas del estado, cerca de 4.000.000 de hectáreas de suelos erosionados y unasuperficie no determinada aún de áreas silvestres protegidas privadas. Estos son los temas cuyoabordaje permitirá dimensionar la institucionalidad forestal que Chile necesita para el siglo XXI.
  • 67. 66Para lograr la finalidad señalada es necesario superar los enfoques impuestos hasta la fecha, enbase a los cuales, desde inicios de la década de los ’90 en el siglo pasado se ha cometido el errorhistórico de mirar la institucionalidad forestal de Chile bajo el prisma de lo que es capaz de hacero ha dejado de hacer la Corporación Nacional Forestal. Cuando CONAF fue creada ya existían ennuestro país más de 12.000.000 de hectáreas de reservas de bosques fiscales y parquesnacionales para el turismo; existían también más de 800.000 hectáreas de plantaciones forestales(Plan Chillán (1958)+Plan de Reforestación (1964)+COREF (1969)), correspondiendo la mayor partede ellas a pino radiata seguida por eucalipto; se habían probado diversos mecanismos einstrumentos de fomento forestal con el fin de incentivar las plantaciones forestales; se habíancreado numerosos viveros fiscales, una década antes se había creado el Programa Nacional dePrevención y Combate de los Incendios Forestales entre muchas otras medidas de políticaforestal que ya habían sido aplicadas.El año 1984 CONAF crea el Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE),concepto que le permite reclasificar las áreas protegidas del estado (ASPE) que a esa fechaexistían. Esta medida administrativa no influyó en la profesionalización del manejo yadministración de las áreas protegidas del estado, la elaboración de más Planes de Manejo paraadministrar de forma sustentable las ASPE, ni tampoco en un incremento de presupuesto para lagestión forestal. Uno de los efectos inmediatos que si tuvo la creación del concepto SNASPE fue lapostergación de la creación de un Servicio de Parques para el Turismo, medida esta última queera coherente con lo que señala la Ley de Bosque y la Convención de Washington. La señaladaresolución administrativa sirvió también para que CONAF aprendiera a dar “saltos cuantitativosen gestión” a través de la adopción de medidas meramente administrativas.Lineamientos programáticosA continuación se presentan contenidos y propuestas en cada uno de los aspectos y temáticas quese han analizado:1.- Organismos forestales públicos:El estado creó en los siglos XIX y XX numerosas competencias forestales que fue radicando endistintos organismos públicos, las que estaban relacionadas con reservas de bosques fiscales,plantaciones forestales, áreas silvestres protegidas, aprovechamiento de maderas, manejo debosque nativo y fiscalización forestal, entre otras. La acumulación de competencias forestales en laCOREF, que derivó en su cambio de nombre a CONAF, tuvo entre sus objetivos lograr que la mayorparte de las competencias forestales públicas que a esa fecha existían, quedaran radicadas en solouna institución.
  • 68. 67Sin embargo, a fines del siglo XX se constata que además de CONAF, también gestionabancompetencias forestales los siguientes organismos públicos: Centro de Investigación de RecursosNaturales (CIREN), Instituto Forestal (INFOR), Fundación para la Innovación Forestal (FIA), ServicioAgrícola y Ganadero (SAG). Los organismos que administran fondos de investigación administranprioridades que no están relacionadas con políticas país de largo plazo.A diferencia de lo que ocurrió con la creación de CONAF, en la actualidad es fundamental lograrque la institucionalidad forestal del siglo XXI sea el reflejo de los conceptos y valores con que lasociedad en su conjunto interpreta el destino que se debe dar en a los ecosistemas forestales,formaciones xerofíticas, suelos forestales degradados y plantaciones forestales, junto con lacadena de valor de los productos forestales que originan. Es necesario alejarse de las medidasmeramente administrativas y economicistas, las que sostienen enfoques que acentúan laconcentración de la riqueza y mayor pobreza local.La adopción del cambio de paradigma señalado permitirá el desarrollo forestal sustentable yequilibrado de Chile.2.- Conservación de la BiodiversidadUn informe elaborado por Pliscoff (2009), concluye que “el SNASPE presenta una bajarepresentatividad de la biodiversidad del país, ya que “85 de los 127 ecosistemas terrestrespresentan menos del 10% de su superficie remanente actual bajo protección, 43 presentanmenos del 1% y 30 no presentan cobertura del SNASPE”. Además existen 23 ecosistemas que nopresentan ningún tipo de protección a nivel nacional.La situación descrita se ha señalado como una debilidad del SNASPE, lo que constituye al menosun error conceptual, debido a que es evidente que ese sistema de áreas protegidas del estado,contiene numerosas unidades que fueron creadas bajo el criterio que señala la Ley de Bosques de1931, orientado a la creación de reservas de bosques fiscales y parques nacionales para el turismo.Tan solo a partir de 1967, con la firma por parte de Chile de la Convención de Washington, en lacreación de áreas silvestres protegidas se incorporó el criterio de “proteger y conservar en sumedio ambiente naturales ejemplares de todas las especies y géneros de su flora y faunaindígenas”. Las áreas protegidas creadas por el estado a partir de 1992 consideran en plenitud loscriterios sobre diversidad biológica según su definición vigente, fecha que corresponde a la firmadel Convenio respectivo suscrito durante la Cumbre de la Tierra.Existe conciencia de que la mejor forma de conservar la biodiversidad biológica es a través de lacreación de áreas silvestres protegidas. En consecuencia, la creación de un Servicio Nacional de
  • 69. 68Conservación de la Biodiversidad debiera tener tuición sobre los territorios en que están losecosistemas, comunidades y especies que contienen biodiversidad que es importante proteger yconservar. Dicho de otro modo: las reservas de bosques fiscales y parques nacionales para elturismo que existen en el país deben ser administrados para cumplir con el objetivo que fueroncreados, dando especial importancia a la conservación del 11% de sitios prioritarios para laconservación de la biodiversidad que contienen. No es lógico que esas áreas silvestres protegidasdel estado estén incluidas en un Servicio de BiodiversidadDe forma coherente con el criterio enunciado, toda la actividad de manejo de bosque nativo yestablecimiento de plantaciones también debe considerar la conservación de sitios prioritarios debiodiversidad que se definan, motivo por el cual es tan importante terminar con las holguras queposee la legislación actual para la sustitución de bosques nativos.3.- Incorporación del bosque nativo como un valor en la cultura nacional.Por más de cuatro siglos el bosque nativo ha sido tratado, en un contexto conceptual y valórico,como un recurso forestal no renovable. Desde los inicios de la formación de la cultura chilena, porlos motivos identificados en este documento, el bosque nativo no ha sido incorporado aldesarrollo del país y, por lo tanto, ha quedado sistemáticamente fuera también de lainstitucionalidad que para tal fin se ha forjado.Prueba de lo señalado son los dilatados plazos, demoras y omisiones, que se han dado en laelaboración de la legislación forestal necesaria para proteger el bosque nativo. Me refiero no soloa aquella que se ha elaborado en el último tiempo, donde la tramitación de la Ley Nº 20.283 deRecuperación y Fomento del Bosque Nativo demoró 13 años en ser aprobada en el parlamento,sino también, a aquella legislación que se debía aplicar en la Colonia, contenidas en "LasOrdenanzas de Nueva España y Leyes de India" y "La Novísima Recopilación", cuerpos legales quenunca se aplicaron en lo relacionado a la protección de los bosques nativos en el Reino de Chile,pasando por la elaboración de la Ley sobre "corta de bosques" de 1872 o el decreto sobre"Reservas de Bosques Fiscales" de 1879, que son el resultado de las denuncias realizadas porClaudio Gay en 1840, las que tardaron 40 años en ser convertidas en leyes de la República.Para mayor argumentación es preciso señalar que inclusive el Gobierno de Chile ignorósistemáticamente todas las solicitudes, conclusiones y recomendaciones que respecto del manejoforestal con rendimiento sostenido hicieron los expertos que el mismo gobierno contrató paraasesorarlos en tal sentido, me refiero a: Claudio Gay, Rodulfo Philippi, Federico Albert, las Misiónde Expertos Forestales lideradas por Irvine Haig primero y por Lars Hartmann después, olvido en
  • 70. 69el que es posible incluir también las propuestas sobre bosque nativo que están contenidas en elPlan de Acción Forestal para Chile (1992).Para relevar el bosque nativo como un valor de la sociedad chilena en su conjunto, es necesarioresaltar sus bondades y beneficios, su aporte a la sociedad y al equilibrio ecosistémico a nivel localy planetario, desarrollando contenidos y propuestas, apoyando a las comunidades que poseeneste tipo de ecosistemas o que estén interesadas en restaurarlo.Es preciso estudiar nuestra historia forestal y rescatarla, documentar, elaborar contenidos ysubirlos a la web, convocar a quienes tengan habilidades, conocimientos, capacidades ycompetencias para contribuir a realizar esta trascendental tarea. Es importante preguntarse, enestos tiempos tan marcados por las demandas ciudadanas que mueven a la opinión pública, porejemplo: ¿será importante para los habitantes de Copiapó conocer que en sus valles existieronbosques nativos milenarios, los que fueron eliminados por la codicia de unos pocos, las especiesque conformaban esos ecosistemas forestales y el enorme potencial que representa surestauración respetando las condiciones actuales? Quizás la respuesta a esa pregunta resteimportancia al pino radiata que es incapaz de crecer en el norte de nuestro país, pero nospermitirá tener un desarrollo equilibrado.4.- Planificación forestal.Al igual que lo ocurrido a Federico Albert a inicios del siglo XX y con la industria del papel y lacelulosa a mediados del siglo pasado, al comienzo del siglo XXI se presenta una nueva oportunidadde proyectar el desarrollo forestal del país en el largo plazo, aprovechando estratégicamente lasdistintas potencialidades que en este ámbito el país posee. Para avanzar en este propósito, Chilenecesita un sistema de Planificación Forestal que le permita poner en el centro de suspreocupaciones la protección, conservación, recuperación y restauración de su bosque nativo.La planificación del desarrollo forestal del país (maderero, no maderero y servicios ambientales) esuna actividad de largo plazo debido a las características propias de los ecosistemas forestales, enla que las comunidades locales y sus organizaciones de representación tienen un rolpreponderante que cumplir.Si revisamos la historia de nuestra institucionalidad forestal nos daremos cuenta de que nuestropaís ha contado siempre con importantes mecanismos, capacidades e instrumentos deplanificación forestal, cuyos productos, lamentablemente, han sido implementados parcialmenteo a destiempo. Es así como la primera institución forestal chilena es la Inspección de Bosques,Pesca y Aguas del Ministerio de Industria, creada a inicios del siglo XX, no tuvo la capacidad de
  • 71. 70abordar todas las tareas que le eran demandadas; luego la Corporación de Fomento (CORFO) creael año 1958 el Plan Chillán, con la finalidad de apoyar el desarrollo industrial desde Curicó al sur;el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), a partir de 1964 implementa el Plan de Reforestación queda origen a la Corporación de Reforestación (COREF) creada en 1969; el intento de fortalecer laactividad sectorial forestal al reunir en un solo organismo público todas las competenciasforestales, las que fueron entregadas a COREF mediante modificación de su Escritura Pública,gestión que dio origen a la Corporación Nacional Forestal (CONAF). En 1990 con el patrocinio delMinisterio de Agricultura y de la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) de lasNaciones Unidas se elaboró el Plan de Acción Forestal para Chile (PAF-Chile), ejercicio deplanificación que no logró ser implementado.No existe un organismo que se encargue de orientar y coordinar la planificación forestal, cuyacoordinación técnica debería residir en el Instituto Forestal, con participación de Universidades,las organizaciones de representación de pequeños propietarios, organizaciones campesinas, sectormedianas y grandes industrias, la Corporación Nacional Forestal o la entidad que la reemplace, elServicio Nacional de Biodiversidad del Ministerio de Medio Ambiente, la Fundación para laInnovación Agraria (FIA), el Centro de Investigación de los Recursos Naturales (CIREN), la Oficinade Planificación Agraria.Para cumplir adecuadamente con los compromisos globales relacionados con la mitigación delcambio climático y la provisión de servicios ambientales de los bosques y plantaciones forestales,es necesario generar las condiciones que permitan que la gestión forestal se realice bajo elenfoque y criterios que dan forma al manejo de cuencas hidrográfica, completando de esta formala ecuación básica que rige la actividad forestal, a saber: ecosistema= (suelo+planta+agua).5.- Incorporación de Comunidades al Desarrollo Forestal:En la medida que el estado promueva el bosque nativo como un valor que forma parte de nuestracultura e identidad nacional, los propietarios en cuyos terrenos hay presencia de ecosistemasforestales entenderán que es posible su manejo y recuperación, que se articulen a nivel local lasdistintas iniciativas que en torno al aprovechamiento de productos (maderables y no maderables)y servicios del bosque nativo. Entonces, podremos hablar del Sector Forestal de Chile,alejándonos de la realidad actual en que la representación gremial gira en torno a los interesesde una pocas empresas que funcionan en base a plantaciones de rápido crecimiento.En el ámbito de las plantaciones forestales existe un enorme déficit en la elaboración demecanismos e instrumentos de fomento aplicables en el sector forestal que pueden ser utilizadospor los pequeños propietarios, los que son de difícil acceso y de compleja utilidad. El caso más
  • 72. 71conocido es el DL 701, donde los pequeños propietarios forestales deben trabajar con costos deforestación calculados para superficies de 10 o más hectáreas; quien plante menos de 10hectáreas trabajará con costos superiores a los que el estado cubre, debiendo existir costosvariables para pequeños propietarios estimados según la superficie que estimen necesarioforestar.Además, a los pequeños propietarios se les impone un mecanismo similar al que utilizan lasgrandes y medianas empresas, las que financian con recursos propios el establecimiento de lasplantaciones el año cero y están en condiciones de esperar un año para que, una vez verificadocumplen con porcentaje de prendimiento exigido, puedan cobrar el subsidio forestal. Lospequeños propietarios deben solicitar un crédito para cubrir el costo de establecer plantaciones elaño cero, debiendo asumir por cuenta propia el pago de los intereses de dichos créditos. Si al añosiguiente no obtuvo prendimiento, la reposición de la plantación la puede cubrir el Seguro Agrícolao en su defecto con fondos propios, pero considerando un año más de interés del Crédito (deenlace). Si dicho crédito fue obtenido en INDAP, debe considerar que ese organismo público leentregará solo un % de lo que requiere, de tal forma que no podrá contar con todo lo necesariopara establecer una plantación de calidad, afectándose sus ingresos futuros. La situación descritaes tan solo una muestra de lo mal que están concebidos los instrumentos de fomento forestal queestán destinados a ser utilizados por las comunidades locales.Los mecanismos de acceso de que disponen los pequeños propietarios forestales para acceder alos apoyos e instrumentos que el estado “pone a su disposición”, condicionan la participación yarticulación de este segmento de actores en las instancias que para tal fin ha diseñado el propioestado, cuestión que no solo afecta el cumplimiento de metas que los gobiernos se autoimponen,sino que, mecanismos de acceso dificultosos de utilizar, afectan negativamente los proyectos yemprendimientos de los pequeños propietarios forestales y productores forestales.La tarea Nº 33 contenida en el Acta de Acuerdos de la Mesa para el Desarrollo de la AgriculturaFamiliar Campesina, comprometía al Programa de Forestación Campesina de CONAF en el logro de40.000 has. para el año 2005, favoreciendo una mayor participación de las organizacionescampesinas. Los años 2002 y 2003 la Agricultura Familiar Campesina forestó 20.008 hectáreas y20.764 hectáreas respectivamente. El año 2003 CONAF incorporó en la concreción de estecompromiso la categoría Medianos Propietarios. El informe Superficie de plantaciones forestalesregiones de Coquimbo a Aysén; e inventario plantaciones PYMP regiones Bío Bío y Araucanía.,elaborado por INFOR en diciembre de 2088, señala que la superficie forestada por los Pequeños yMedianos Propietarios los años 2003 y 2005 fue de 42.616 hectáreas y 75.503,1 hectáreasrespectivamente. El Balance de Gestión 2005 entregado por CONAF señala que el año 2005 “lospequeños(as) y medianos(as) propietarios(as), lograron una superficie de 43.679 hectáreas.” Esimportante destacar que el año 2003, en que se adicionó la categoría Medianos Propietarios, la
  • 73. 72diferencia entre las 20.764 hectáreas forestadas por la Agricultura Familiar Campesina y las 42.616hectáreas forestadas por la Agricultura Familiar Campesina más los Medianos Propietarios arrojauna diferencia de 21.852 hectáreas.Es necesario separar las lógicas de fomento forestal establecidas para grandes y medianospropietarios y grandes y medianos productores de aquellas definidas para pequeñospropietarios y pequeños productores, considerando mecanismos de acceso, instrumentos defomento y ayudas que ofrece el estado, equiparándolas con la forma como se gestionaninstrumentos de fomento en otros servicios del agro, donde en muchos casos se solicita, en elmismo mes de realizadas las labores que el estado promueve, rendir los gastos realizados.6.- Aprovechamiento del bosque nativo:El mercado de la leña mueve anualmente cerca 200 millones de dólares, de los cuales entre un 30y 40% quedan en manos de los productores rurales y el resto en manos de intermediarios.Participan en este negocio entre 150 mil y 300 mil productores, entre 5 y 6 mil transportistas, yentre 500 y 1.000 comerciantes.El consumo nacional de leña alcanzó en unidades físicas un consumo de 15,5 toneladas el 2011, loque representa unos 20,3 millones de metros cúbicos de leña, de los cuales más del 50% tienen suorigen en el bosque nativo Chileno. La forma como esta producción se obtiene, desde hacedécadas es la principal causa de degradación del bosque nativo y no se ha logrado enfrentar, yaque diversos estudios señalan que tan solo el 30% de la superficie intervenida tiene Plan deManejo aprobado por CONAF. La forma irracional en que se realiza la explotación del bosque es lacausa del problema, a saber: el propietario del terreno vende el bosque en pie para extracción deleña y el comprador lo interviene a tala rasa, debilitando al máximo la capacidad de resiliencia delbosque, radicando todas las posibilidades de recuperación del bosque (resiliencia) en la cada vezmás escasa capacidad de retoñación de los tocones.El manejo forestal se basa en el uso racional del recurso bosque nativo, que indica que no sepuede extraer más productos que los que el bosque necesita para su regeneración, equilibrando latasa de producción con la tasa de extracción, pero respetando ciertas restricciones. Lo que ocurreen la realidad es que el bosque nativo ha sido tratado con los mismos criterios extractivos que lasplantaciones, donde sabemos que estas últimas son explotadas bajo el concepto de tala rasa.Para conservar el bosque nativo y lograr su recuperación es imprescindible proceder a:
  • 74. 73a) Articular de forma adecuada las bases de datos e información que existen en laactualidad. En base a esta información se determinará las condiciones mínimas exigiblesque se deben respetar en todos los tipos de bosque nativo que existen en el país almomento de su intervención, procediendo a elaborar de forma automatizada Planes deManejo Prediales de Bosque Nativo, los que serán propuestos a los propietarios, de talforma que cada propietario sepa qué tipo de bosque tiene y cuál es la intensidad de lasintervenciones que puede o se le autoriza a realizar.b) Entregar a los funcionarios públicos herramientas basadas en Tecnologías de laInformación y la Comunicación (TIC) necesarias para realizar en forma eficiente y eficazactividades de extensión forestal y fiscalización forestal, necesarias para el fomento deesos ecosistemas y también la fiscalización forestal y aplicación de sanciones en caso deincumplimiento.c) Impulsar proyectos de investigación que articulen conocimiento para determinarcondiciones mínimas exigibles para conservar resiliencia del bosque y métodos silvícolas.De esta forma, de acuerdo a los productos que se quieran extraer del bosque, el funcionarioforestal que visite el predio podrá entregar una propuesta de Plan de Manejo a cada propietariode bosque nativo, junto con la capacitación necesaria requerida para aplicarlo. Para laimplementación de esta iniciativa se cuenta también con los antecedentes que arrojó el proyectoConservación y Manejo Sustentable del Bosque Nativo que entre los años 1996 y 2006 seimplementó con apoyo de la cooperación del Gobierno Alemán, favoreciendo a casi cuatro milcampesinos, entre las Regiones del Maule y de Aysén.7.- Reservas de Bosques Fiscales:Chile perdió 15.000.000 de hectáreas de bosque nativo entre los siglos XIX y XX. El remanente de13 millones de hectáreas de bosque nativo que aún queda se encuentra degradado casi en sutotalidad, pues ha sido quemado y sobre explotado. No es posible encontrar superficies amplias debosque nativo con árboles adultos de grandes dimensiones, siendo común encontrar en el doselsuperior especies que en bosques prístinos debieran encontrarse en doseles medios o inferiores.Sin embargo, la exclusión que existe en las Reservas de Bosques Fiscales (reclasificadas por CONAFcomo Reservas Forestales o Reservas Nacionales a partir de 1984), ha permitido dar una tregua aamplias superficies de bosque nativo, los que en la actualidad, para favorecer su recuperación,requieren se aplique en ellos los conceptos, criterios, metodologías y técnicas propias del ManejoForestal Sustentable.
  • 75. 74Es así como a 90 años de su creación, tan solo a partir de 1997 se comienza a formular el proyectoPlan de Ordenación de la Reserva Nacional Malleco, que cuenta con el apoyo de la Office Nationaldes Forêts (ONF), a través del cual se elabora e implementa operativamente un Plan Piloto deOrdenación Forestal para el manejo de sus 16.625 ha. Esta iniciativa permitió demostrar la valideztécnica, viabilidad ambiental y rentabilidad económica de la ordenación forestal, resultado en baseal cual se ha impulsado en CONAF una iniciativa dirigida a lograr el Manejo Forestal Sustentable detodas las Reservas Forestales que poseen bosque nativo, tarea que ha ido concretándose a travésde la elaboración de Planes de Manejo para dichas Áreas Silvestres Protegidas, utilizando elenfoque que provee la Ordenación Forestal Sustentable.Se requiere dar un segundo impulso a la elaboración de Planes de Ordenación de las ReservasForestales del país y a la implementación en el tiempo de los Planes de Ordenación de las ReservasForestales que ya han sido elaborados, fortaleciendo la relación de estas unidades con lasinstituciones de investigación forestal y ambiental.8.- Áreas Silvestres Protegidas:Las áreas protegidas públicas y privadas tienen un alto valor para la industria del turismo, para lainvestigación y la educación. Es probable que el país se encuentre en un momento propicio paraanalizar los distintos valores que ese sistema posee, logrando de esa forma identificar los criteriosnecesarios que permitan avanzar en su racionalización, potenciando también su aporte aldesarrollo regional. Se ha establecido también que las áreas silvestres protegidas que el estado hacreado desde inicios del siglo XX tienen entre sus objetivos la protección de sitios prioritarios parala conservación de la biodiversidad, ámbito en el cual el SNASPE tan solo alcanza a proteger el 11%de dichos ecosistemas.De forma complementaria a la conservación de la biodiversidad, se deberá continuar avanzandoen la implementación de la Convención de Washington, la que apunta también a “proteger yconservar los paisajes de incomparable belleza, las formaciones geológicas extraordinarias, lasregiones y los objetos naturales de interés estético o valor histórico o científico, y los lugares dondeexisten condiciones primitivas”.Para destrabar la tramitación del reglamento sobre áreas silvestres protegidas privadas (ASPP), enel artículo Nº63 de la Ley Nº 20.283 se incorporaron modificaciones al artículo Nº 35 de la Ley Nº19,300, dejando en manos de CONAF la realización de acciones de fomento y el incentivo para lacreación de áreas silvestres protegidas de propiedad privada, junto con la supervisión de estasáreas silvestres
  • 76. 759.- Incendios Forestales:Desde una perspectiva histórica se puede señalar que los incendios forestales han perdidoimportancia a través del tiempo. No obstante el perfeccionamiento de la regulación de su uso delfuego, los incendios de magnitud son recurrentes, junto con el daño que produce el fuego enbosques y plantaciones afectando poblados e infraestructura. Se pueden citar a modo de ejemploslos incendios de los bosques y plantaciones de La Rufina y Sierras de Bellavista (1999); el incendiode la Reserva Forestal Malleco junto con el del Parque Nacional Tolhuaca (2002) y el tercerincendio que afectó al Parque nacional Torres del Paine, esta vez en la temporada 2011 -2012,junto con los incendios de las quebradas de Valparaíso los que son cada vez más recurrentes.Es común que el análisis de situaciones tan graves como las señaladas en el párrafo anteriorpongan el acento en el desarrollo del combate de los incendios. Pero esta acción de combatir sedesarrolla, de una u otra forma, dependiendo de las prevenciones que se hayan tomado conanterioridad. El combate contra incendios, al igual que el enfrentamiento en cualquier batalla,requiera de una planificación previa que posibilita tener una idea precisa respecto de la necesidadde los insumos, medios, herramientas, infraestructura y personal, que se requieren paracombatirlos adecuadamente, según sean las condiciones de cada región o provincia, todo lo cualdebe traducirse en planes, presupuestos y las coordinaciones pertinentes.La planificación que se realiza previamente al comienzo de una temporada de incendios forestalesse denomina Presupresión y se define como: “el conjunto de actividades destinadas a organizar,preparar y operar tanto recursos humanos como materiales, para detectar y combatir incendiosforestales o de pastizales. Este procedimiento se realiza previo a la supresión o combate”. Lapresupresión cobra importancia en un escenario de reducción presupuestaria permanente, deincremento permanente del costo de las remuneraciones del personal brigadista y de los insumos,de necesidad de aplicación de nuevas tecnologías y métodos, entre numerosos aspectos que sepueden mencionar.La presupresión supone disponer justificadamente de los presupuestos que permitan disponer delo necesario para combatir adecuadamente los incendios forestales, siempre bajo el principio demenor tiempo de llegada al incendio (tiempo de respuesta). Un breve análisis del incendio queafectó el año pasado al Parque Nacional Torres del Paine permite observar que había una distanciaconsiderable desde el lugar donde se inició el incendio al lugar donde estaba el personal deCombate de Incendios; que se debía recorrer un tramo en lancha como parte del camino que sedebía recorrer para llegar al lugar donde se debía combatir el incendio; que en la zona es habitualla presencia de fuertes vientos. Los tres aspectos señalados son importantes de ser considerados
  • 77. 76en la etapa de Presupresión, para identificar la mejor forma de anular sus efectos y, enconsecuencia, contar con los medios, materiales, insumos, infraestructura y personal, en cantidad,calidad y oportunidad adecuados.El Plan Anual de Presupresión para el Combate de Incendios Forestales, debería ser elaboradoentre los meses de mayo y agosto, para ser incorporados en la discusión presupuestaria ypresentarlo al parlamento en septiembre de cada año. Es necesario también revisar la legislaciónque regula el uso del fuego en nuestro país, debido a la incidencia del humo proveniente dequemas de desechos agrícolas o forestales en la contaminación del aire, condiciones que hacennecesario avanzar en la eliminación del uso del fuego.10.- Arbolado urbano:En 1820 se construyó la Alameda de las Delicias, cuyos árboles se originaron a partir de álamostraídos desde Mendoza por la Orden de los Franciscanos, iniciativa a partir de la cual el árbol hasido incorporado lentamente en las zonas urbanas de nuestro país. En Santiago, además de LaCañada, existieron el Paseo del Marqués de Obando de 1745, la Alameda de San Pablo de 1775 yel Paseo del Tajamar, construido en 1792. Al igual que la ciudad de Santiago del Nuevo Extremo,San Felipe el Real, San Fernando, Santa Rosa de Los Andes, San Rafael de las Rozas (Illapel),Rancagua, San José de Buenavista (Curicó), Talca, San José de Floridablanca (Parral), La Serena ySanta Bárbara de la Reina de Casablanca tuvieron cañadas que también sirvieron de paseos.Luego de que Rodulfo Philippi construyera un Jardín Botánico en la Quinta Normal de Agricultura,en 1853, iniciativa que fue la coronación del trabajo que comenzó Claudio Gay en 1838,consistente en plantar allí diversas especies nativas y foráneas, comenzaron a crearse diversasáreas verdes, como el parque O’Higgins (1873),Parque Santa Lucía (1874). Con motivo de lacelebración del primer centenario de la República, se procedió a la creación del Parque Forestal(1910), y el Parque Cerro San Cristóbal (1917), complementándose con nuevos jardines el CerroSanta Lucía.Según lo demuestran numerosos registros fotográficos, no fue hasta mediados del siglo XX que elárbol urbano comenzó a ser incorporado de forma más masiva en las calles, avenidas y plazas denuestras ciudades. Existen excepciones, como por ejemplo el caso de la Plaza de la República enValdivia, que fue diseñada y plantada con olmos y arces por Carlos Anwanter en 1860.Para la arborización del Parque Forestal se requirieron 7.700 árboles, los que vinieron desde losviveros de don Salvador Izquierdo en la Quinta Región, palmas chilenas donadas por don AscanioBascuñán, dueño de la hacienda de Ocoa y 300 plátanos orientales, que fueron traídos desde
  • 78. 77Francia. Los árboles que se utilizaron para los parques señalados provinieron principalmente delvivero que existía en la Quinta Normal de Agricultura, de lo que se destaca la importancia dedisponer de un vivero en la ciudad con capacidad de producción de árboles que satisfaga lasdemandas de la ciudad.En las zonas urbanas del país existe un enorme déficit de árboles urbano. Tan solo en el GranSantiago, que cuenta con más de 6.000.000 de árboles, el déficit alcanza al doble de dicha cifra. Apartir de la década de los ’90 del siglo pasado, con la finalidad de contribuir a la descontaminaciónde Santiago, CONAF construyó viveros que en conjunto entregan un promedio de 25.000árboles/año.Durante la primera década del siglo XXI no se ha logrado resolver el cuello de botella querepresenta la falta de viveros especializados en producir árboles urbanos, ya sea que esténgestionados directamente por el estado o por privados mediante convenios. En la presente décadalos programas de arborización han concentrado su accionar en el establecimiento de árboles enzonas urbanas y rurales, denominándose a éstas últimas como periurbanas, donde destaca elPrograma gubernamental “Un árbol por cada chileno” que el año 2011 logró repartir tan solo543.363 (28,5%) en zonas urbanas de un total de 1.905.348 reportados, donde el resto de losárboles reportados por CONAF como parte del programa de arborización señalado,correspondiente a 1.361.985 (71,5%) de plantas fueron establecidos en zonas rurales,denominadas por CONAF como zonas periurbanas.En el marco de la ejecución del programa “Un árbol por cada chileno” del año 2012, la CorporaciónNacional Forestal informó a la Cámara de Diputados la entrega de un total de 3.210.117.- deplantas, de las cuales, de mantenerse la proporción urbano/rural del año 2011, el año 2012 seentregaron en las zonas urbanas tan solo 914.883.- pequeños arbolitos. El cálculo anterior no estrivial ya que el programa “Un árbol por cada chileno” está circunscrito en el marco del Programade Arborización Urbana contenido en el marco del Programa de Gobierno del Presidente Piñera, elque es implementado por el Programa de Arborización Urbana de CONAF. En ninguno de loscompromisos señalados se contempla la arborización rural y menos aún la forestación rural en uncontexto “periurbano”.Es probable que en la actualidad no se cuente con viveros que produzcan plantas en cantidad ycalidad suficientes para abastecer los programas de arborización urbana que ha comprometido elgobierno. Por este motivo es importante establecer al menos un vivero de plantas urbanas (2metros de altura y 5 cm de diámetro en la base del tronco) por región, que abastezcan de árbolesurbanos a las municipalidades, organizaciones comunitarias, organismos del estado y a la propiaCONAF.
  • 79. 7811.- Fomento de Plantaciones Forestales:El trabajo realizado por Federico Albert en 1915 en el control del avance de dunas o “arenasvolantes”, consistente en un vasto plan de reforestación y la creación de viveros, logró laplantación de dos millones de árboles aproximadamente. Cuando se inició el Plan Chillán en 1958,las plantaciones establecidas por Konrad Peters en extensas superficies de la provincia de Araucose encontraban en su tercera rotación. Producto de la aplicación de la Ley de Bosques, entre 1940y 1959 se establecieron plantaciones a una tasa anual de 10.000 hectáreas, la que hacia 1964 bajóa 6.000 hectáreas/año. Si a estas iniciativas se suman el Plan de Reforestación iniciado por elgobierno en 1964 y el trabajo realizado por COREF a partir de 1970, se tiene que a 1974 ya existíanen el país más de 800.000 hectáreas de plantaciones forestales.Las experiencias señaladas sumadas a la aplicación del D.L. 701 de fomento forestal, proveen losantecedentes necesarios para que en la actualidad se proceda a la creación de ProgramasRegionales de Forestación, que se adecúen a las realidades productivas y culturales de lospequeños propietarios, utilizando principalmente especies nativas y algunas especies introducidasseleccionadas. Debido a los efectos ambientales y sociales que generan las plantaciones forestales,es fundamental incorporar un nuevo enfoque en el establecimiento de estás plantaciones, dondese puede mencionar, a modo de ejemplo, las dificultades que experimentan los pequeñospropietarios en su abastecimiento de agua cuando, en sus predios o en predios vecinos, seestablecen plantaciones de especies de rápido crecimiento.Otra consideración fundamental a tener en cuenta en la estrategia señalada radica en que esnecesario realizar una revisión completa de los mecanismos, medios e instrumentos de fomentoque se utilizan para fomento de plantaciones con pequeños propietarios, a quienes hasta la fecha,en líneas generales, se les han aplicado las mismas medidas de política forestal que a los grandespropietarios. Es imprescindible considerar la aplicación efectiva de paquetes tecnológicos deúltima generación que aseguren la viabilidad de la plantación y el compromiso del operadorforestal, generando las condiciones que permitan la eliminación de créditos de enlace de cualquiertipo, junto con el uso efectivo del Seguro Agrícola.Para avanzar en el desarrollo forestal sustentable del país es necesario dar por concluido el apoyogubernamental que durante 50 años se ha dado a la industria de la celulosa, destinando unesfuerzo público similar o al menos parecido a los pequeños propietarios forestales. Es importanteapoyar a las regiones en definir el tipo de industria que mediante forestación con especies decaracterísticas nobles, o al menos de mejor calidad, requiera apoyo del estado para posicionarsecon el tamaño que los mercados globalizados demandan de sus actores.
  • 80. 79En esta tarea es importante la asignación de subsidios, e igual de importante es el rol que jueganlos organismos de fomento forestal en la aplicación de mecanismos e instrumentos de fomento,junto con la promoción de determinados paquetes tecnológicos por parte de las comunidadeslocales de pequeños propietarios. Las articulaciones que desarrollan los organismos públicos sonel principal apoyo que tienen los pequeños propietarios para lograr cumplir sus objetivos en elámbito forestal, de tal forma que las acciones de extensión forestal y de fomento forestal recogenel sentido que los pequeños propietarios definen, ayudan a direccionar las acciones que esnecesario implementar y, finalmente posibilitan la entrega de apoyos y subsidios. El estado nopuede seguir eludiendo este importante rol, que es una potente herramienta para salir de lapobreza.12.- Fiscalización Forestal:La puesta en marcha de la Ley Nº20.283 de 30 de julio de 2008,.elaborada para la recuperación delbosque nativo y el fomento forestal, ha puesto el acento en el otorgamiento de subsidios parafinanciar diversas actividades contempladas en Planes de Manejo elaborados para la OrdenaciónForestal Sostenible. No obstante estos esfuerzos, continúa la pérdida de bosque nativo pordegradación, sustitución directa por otros usos productivos del suelo (cultivos, praderas yplantaciones) y por habilitación de terrenos agrícolas.En las últimas décadas se ha puesto el acento en las características que debe tener el organismoque tiene a su cargo las competencias forestales públicas, entre las cuales están la FiscalizaciónForestal, Administración Forestal y Normativas Forestales, situación que ha distraído al país de unadiscusión quizás mucho más relevante, como es la identificación de acciones necesarias parafortalecer y potenciar la actividad forestal en el ámbito general y amplio de la fiscalizaciónforestal.A raíz de una denuncia por la supuesta tala ilegal de alerce verde, presentada en febrero de 2004ante el Segundo Juzgado de Policía Local de Puerto Montt por la Dirección Provincial Llanquihuede CONAF, se abrió una investigación por el otorgamiento de guías de libre tránsito para sacarmadera de alerce talado ilegalmente. En el marco de esta investigación se constituyó unaComisión Investigadora en la Cámara de Diputados, la que identificó diversos aspectos necesariosde implementar para fortalecer la protección de la especie forestal señalada. Un informeelaborado por Fundación Terram señala que durante el período 1993–2003, el gasto que hizoCONAF en actividades de fiscalización fue de sólo el 4,5% del presupuesto general de la entidad.Existen otros mecanismos que podrían permitir una mayor protección del bosque nativo, comopor ejemplo poner en red las diferentes bases de datos que existen en el país sobre propiedad,tenencia, catastro de bosque nativo, cartografía, proyectos existentes, etc. Esta medida que sirve
  • 81. 80también para potenciar la extensión y el fomento forestal, facilita y amplía el trabajo que deberealizar el estado en el ámbito de la fiscalización forestal, permite dar un salto cuantitativo engestión al poner restricciones al uso irracional del bosque nativo. Es posible exigir el cumplimientode condiciones mínimas exigibles para asegurar la resiliencia del bosque.Conjuntamente es necesario proveer a los funcionarios públicos de equipos Y herramientasbasadas en Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC’s) necesarias para realizar enforma eficiente y eficaz actividades de fiscalización forestal.La Fiscalización Forestal es una actividad que en teoría abarca toda la legislación forestal, pero queen Chile ha sido restringida solo a la verificación del cumplimiento de solo algunos cuerpos legales.Desde un punto de vista operativo, el país debe disponer de un instrumental que le permitaabordar la fiscalización forestal de forma integral, contando con sistema de información en base atecnologías de información y comunicaciones que le permitan disponer en tiempo real de toda lainformación que se requiera sobre un determinado predio, para apoyar el trabajo que realiza engabinete y en terreno.
  • 82. 81COMENTARIOS FINALESSon numerosos los aspectos de la actividad forestal que es posible explicarse y conocer mirando lahistoria del país, contenidos que en este documento han sido abordados, de cuyo conocimiento esposible llegar a comprender el interés de unos pocos por mantener la situación actual. Por noconocer nuestra historia permitimos que continúen aplicándose malas prácticas que hace siglos sedebería haber desterrado de nuestra relación con el bosque nativo.Estamos frente a una paradoja en la que se continúa implementando una política forestal que fueconcebida a mediados del siglo pasado, lo que nos mantiene atados a una cierta forma de hacerlas cosas que nos impide desarrollar forestalmente otros sectores del país. Por este motivo lainstitucionalidad forestal tampoco logra desarrollarse en toda la amplitud que se requiere paraaprovechar el potencial forestal que nuestro territorio posee, satisfaciendo las expectativas dedesarrollo de amplios sectores de nuestra población.Para avanzar en el desarrollo forestal sustentable del país es necesario dar por concluidas laspolíticas forestales ideadas el siglo pasado bajo el criterio de sustitución de importaciones,destinando un esfuerzo público similar, o al menos parecido, al que se ha entregado durante losúltimos 50 años a la industria de la pulpa y la celulosa. Es importante que mirando al futuro el paísresponda la siguiente pregunta: ¿Cuál podría ser aquella otra industria que mediante forestacióncon especies de características más nobles, o al menos mejor calidad, requiera apoyo del estadopara lograr posicionarse en los mercados globalizados?La historia nos muestra que el éxito de la forestación que se ha realizado en Chile se ha basado enlos Planes Forestales que el estado ha elaborado, (que ahora deben ser participativos) y en lacreación de viveros fiscales para la producción masiva de plantas forestales. Estos factores se handado desde 1840 cuando en Santiago y Aconcagua se comenzó a plantar pino marítimo (Pinuspinaster) para suplir la falta de leña; con el Plan Chillán (1958) que tuvo sus viveros en la localidadde Escuadrón, VIII Región; con el Plan de Reforestación de 1964; con la Corporación deReforestación (COREF) y el Plan Colchagua (1969-1973); con el accionar de la Corporación NacionalForestal la que al momento de su creación absorbió integra a la COREF y sus capacidades deforestación.La decisión de plantar especies de calidad, alejándose de la producción de materia prima barata,debe estar respaldada de una disponibilidad de plantas con calidad y en cantidad adecuadas. Deotra forma la forestación de los pequeños propietarios queda reducida a las plantas que leentregan los viveros que estén en funcionamiento en un momento determinado y de las especiesque sea posible encontrar. De esta forma dejamos fuera de los circuitos que apoyan el
  • 83. 82emprendimiento y la innovación a los segmentos del sector forestal que más apoyo requieren delestado.El resultado de la actividad de forestación depende de la asignación de subsidios, pero tambiéndepende de la orientación y sentido que el estado a través de sus instituciones le quiera dar,propósitos que están contenidos en los planes regionales de forestación que desde hace décadashan sido olvidados en nuestro país, dejando a los pequeños y medianos propietarios sinposibilidades de decidir lo que en sus predios quieren plantar.Con el bosque nativo ha ocurrido algo similar. La ausencia de Planes Forestales en lainstitucionalidad forestal chilena orientados al manejo sustentable del bosque nativo (por tipoforestal o por región), es la principal causa de la pérdida de bosque nativo bajo la forma desustitución de estos ecosistemas forestales, sea por degradación o que se produzca en formadirecta, proceso en el cual se identifican tres causas principales: a) los incendios forestales y maluso del fuego, b) extracción de leña sin respetar la resiliencia del bosque y c) el floreo para usoindustrial.Es necesario derribar el discurso imperante que explica la neutralidad de las institucionesforestales frente a los magros resultados de las políticas forestales. Las instituciones forestales noson neutras en dichos resultados. La ausencia de Planes Forestales como un elemento articuladordel desarrollo forestal local en base a la utilización del potencial del territorio y la participaciónciudadana es la causa principal de: a) la pobreza histórica de las comunidades que viven en zonascon recursos forestales y b) la acumulación de riqueza en base a la creación de plantacionesforestales y c) la entelequia que se ha tejido en torno al bosque nativo donde se pone el acento enlo que puede hacer la Ley Nº 20.283 y no se considera que sean los organismos forestales los queen conjunto con las organizaciones sectoriales elaboren e implementen planes forestales paralograr el manejo sustentable. Existen formas modernas de hacer las cosas que aún no han sidoconsideradas.Es común que los análisis sobre la actividad forestal en Chile se realicen observando lo que haocurrido en los últimos 40 años, situación que lleva a que los propósitos que se definan se centrenen el establecimiento de plantaciones de pino y eucalipto, el aprovechamiento de la madera queesos cultivos forestales generan, poniendo el acento en lo que es capaz de administrar o dejar dehacer la CONAF.La situación descrita ha llevado a que los demás componentes de la actividad forestal, por ignorarsu origen y su historia, queden fuera de la política forestal, como es el caso de las áreas silvestresprotegidas, que miradas con una visión reduccionista, se intenta que pasen a formar parte de unServicio de Biodiversidad; la situación de la fiscalización forestal que teniendo un sentido amplio y
  • 84. 83de la mayor relevancia para el país pareciera que no tiene otro propósito que ser el garante de unSistema de Pago de Bonificaciones Forestales, o la situación del fomento forestal donde el estadohasta ha abandonado la producción de plantas forestales, dejando a los pequeños y medianospropietarios y productores en manos de un mercado muy concentrado, que solo les permiteactuar como productores de materia prima.El principal resultado rescatable de la historia reciente de la actividad forestal de Chile, a través delfomento durante 50 años de las plantaciones de especies de rápido crecimiento, radica en laconstatación del enorme potencial del bosque nativo, ya que utilizando como materia primaespecies de bajo valor y escasas propiedades, óptimas para la producción de pulpa y celulosa, alaño 2012 se ha logrado exportar sobre los US$ 5.500 millones. Este dato nos permite imaginar elenorme desarrollo que lograría nuestro país al poner en producción sustentable los 13.000.000 dehectáreas que posee.
  • 85. 84BIBLIOGRAFÍA1. Jackson, D. et al. 2004. Poblamiento Paleoindio en el norte-centro de Chile: Evidencias,problemas y perspectivas de estudio.(http://revistas.ucm.es/ghi/11316993/articulos/CMPL0404110165A.PDF)2. Villagrán, Carolina; Armesto, Juan J. 2005. Fitogeografía histórica de la Cordillera de laCosta de Chile.http://www.captura.uchile.cl/handle/2250/27453. de Cieza de León, Pedro. s/f. Crónica del Perú. El señorio de los Incas.www.bibliotecayacucho.gob.ve/fba/index.php?id=97&backPID=103&begin_at=176&tt_products=3114. Vivar, Gerónimo de, n 1524? Crónica y relación copiosa y verdadera de los reinos de Chile.http://www.memoriachilena.cl/temas/documento_detalle.asp?id=MC00088475. Salazar. C. 2009. Apología Santiaguina de la palma chilena (PARTE I)http://urbatorium.blogspot.com/2009/03/apologia-santiaguina-de-la-palma.html6. Antiguo mapa de Santiago de Chile siglo XVI.http://santiagoapie.wordpress.com/2012/05/7. Bengoa, J. 1996. Historia del Pueblo Mapuche (Siglos XIX y XX)http://www.sitiosur.cl/publicacionescatalogodetalle.php?PID=26538. Inés de Suárez (Plasencia, Extremadura, España, 1507 - Chile, 1580)http://es.wikipedia.org/wiki/In%C3%A9s_de_Su%C3%A1rez9. Muga, A. 2004. José Bengoa y el pueblo mapuche.http://www.archivochile.com/Pueblos_originarios/hist_doc_gen/POdocgen0003.pdf10. Biblioteca Fundamentos de la Construcción de Chile. Los naturalistas en Chile durante elsiglo XIX.http://fundamentos.imd.cl/index.php?option=com_content&task=view&id=24&Itemid=7811. Bosques, Gestión Forestal e Invasiones Biológicaswww.ats-chile.cl/documents/Bosques%20Gesti%C3%B3n%20Forestal%20e%20Invasiones%20Biol%C3%B3gicas.pdf
  • 86. 8512. Folchi, M. 2001.La insustentabilidad de la industria del cobre en chile: los hornos y losbosques durante el siglo XIX.www.captura.uchile.cl/bitstream/handle/2250/5786/COBRE-BOSQUES%20%28Mapocho%2c%202001%29.pdf?sequence=113. Carrere. R. y Lohmann, L. s/f. El papel del Sur. Plantaciones forestales en la estrategiapapelera internacional.www.guayubira.org.uy/plantaciones/papel/papel8.html14. Altamirano, A. y Lara, A. 2010. Deforestación en ecosistemas templados de la precordilleraandina del centro-sur de Chilehttp://www.scielo.cl/pdf/bosque/v31n1/art07.pdf15. Memoria chilena. s/f. Medio ambiente, conservación y biodiversidad en Chile.http://www.memoriachilena.cl/temas/index.asp?id_ut=losparquesnaturales16. Pliscoff, P. et al. 2009. Creación de un Sistema Nacional Integral de Áreas Protegidas paraChile: Documentos de Trabajowww.proyectogefareasprotegidas.cl/wp-content/uploads/2012/05/Documento_de_Trabajo.pdf17. Del Pozo, S. 2012. Historia de la arboricultura urbana chilena.http://leydelarbol.blogspot.com/2012/10/historia-de-la-arboricultura-urbana.html18. Del Pozo, S. 2013. Pino canario: árbol emblemático de Santiagohttp://arboriculturaurbana.blogspot.com/2013/04/pino-canario-arbol-emblematico-de.html19. Forestal Arauco. 2012. Informe consolidado de sustitución de bosque nativo y matorralesclerófilo en el patrimonio de Arauco.www.arauco.cl/_file/file_6555_informe_sustitucion_arauco.pdf20. Universidad de Chile. 1999. Informe País Estado del Medio Ambiente en Chile.http://mazinger.sisib.uchile.cl/repositorio/lb/ciencias_agronomicas/u2002418137informepaiscompleto.pdf21. Del Pozo, S. 2012. Nuevo Proyecto Ley Fomento Plantaciones Forestales 2012http://accionforestal.blogspot.com/2012/10/nuevo-proyecto-ley-fomento-plantaciones.html22. CONAF. 2006. Balance de Gestión Años 2004 y 2005.
  • 87. 86http://otros.conaf.cl/modules/contents/files/unit0/file/00f6abf978fde62af6233b28686eba71.pdf23. Ministerio de Agricultura. 2002. Una Política de Estado para la Agricultura Chilena Período2000-2010.www.lib.utexas.edu/benson/lagovdocs/chile/federal/agricultura/pnd-2000-2010.pdf24. Instituto Forestal. 2009. Superficie de plantaciones forestales regiones de Coquimbo aAysén; e inventario plantaciones PYMP regiones Bío Bío y Araucanía. actualización adiciembre de 2008.http://biblioteca1.infor.cl:81/DataFiles/25574.pdf25. Fundación Acceso inteligente. 2012. Estadísticas Plan de Forestación Urbana de CONAF.www.accesointeligente.org/26. Fundación Terram. 2004. Tala ilegal de alerces: la responsabilidad de la CONAFhttp://bibliotecaverde.wikieco.org/wp-content/plugins/downloads-manager/upload/rpp15.pdf27. López, M. 2007. Interpretación Simbólica de la Iconografía del Sacrificador y el Señor delos Cetros: Una Visión Desde los Mitos. Memoria para optar al título de arqueóloga. 225pg.http://es.scribd.com/doc/110709395/Interpretacion-Simbolica-de-la-Iconografia-del-Tesis28. Acevedo II.1995. "Cráneos humanos como Objeto de Culto: Visión del Mundo Andino yMapuche a través de las Crónicas (Siglo XVI)". Universidad de Chile. XI Jornadas de historiade Chile. Osorno, 23 al 26 de octubre DE 1995.http://www.ucv.cl/web/historia/jornadas/XI%20jornadas%20de%20historia%20de%20Chile.pdf29. Meneses, M. 2000. Cambios en el uso del suelo y expansión de plantaciones. Regiones VIIIy X. Ambiente y Desarrollo. Marzo / Junio 2000 VOL XVI- Nºs 1 y 2, pp. 86 - 95 (ISSN 0716 -1476)http://www.cipma.cl/web/200.75.6.169/RAD/2000/1-2_Meneses.pdf30. Mera, E. 2011. Uso del fuego, diagnósticos y desafíos Departamento de Manejo delFuego. CONAF Región del Bio Bio.www.minagri.gob.cl/agroclimatico/doc-interes/info-regiones/Seminario-Rastrojos-Eduardo-Mera-CONAF-8.11.2011.pdf
  • 88. 8731. Donoso, P. y Otero, L. 2005. Hacia una definición de país forestal: ¿Dónde se sitúa Chile?.Revista Bosque 26(3): 5-18, 2005http://www.scielo.cl/scielo.php?pid=S0717-92002005000300002&script=sci_arttext32. Mirna Cunningham. 2007. Módulo de Historia y Cosmovisión Indígena. Fondo Indígenahttp://www.fondoindigena.org/wp-content/uploads/2011/08/Modulo-Historia.pdf33. Gunderman, H. 1985. El sacrificio en el ritual mapuche: un intento analítico. RevistaChungará, Nº 15. Diciembre. 1985, 169-195. Universidad de Tarapacá, Arica- Chile.http://www.chungara.cl/Vols/1985/Vol15/El_sacrificio_en_le_ritual_mapuche.pdf34. Camus, P. y Hajek, E. 1998. Historia ambiental de Chile. 138 pg.http://www.grn.cl/historia%20medioambiental%20de%20Chile.pdf35. Recio, G. s/f. Desarrollo sustentable & neoliberalismo: la problemática mapuche.Universidad autónoma de Nuevo Leon.http://lanic.utexas.edu/project/etext/llilas/ilassa/2010/guajardo.pdf36. Boletín de Leyes y Decretos del Gobierno. 1891. Ley de Organización y atribuciones de lasmunicipalidades o Ley de Comuna Autónoma.http://www.memoriachilena.cl/temas/documento_detalle.asp?id=MC001815837. Leyton, JI. s/f. Tenencia forestal en Chile.http://www.fao.org/forestry/17192-0422df95bf58b971d853874bb7c5755f7.pdf38. CONAF – FAO. 1986. Evaluación de Ensayos de Introducción de Especies Vegetales enZonas áridas y Semiáridas. FO: DP/CHI/83/017. Documento de Trabajo Nº4. Investigación ydesarrollo áreas silvestres, zonas áridas y semiáridas.ftp://ftp.fao.org/docrep/fao/011/ak291s/ak291s00.pdf39. Los recursos forestales.http://mazinger.sisib.uchile.cl/repositorio/ap/ciencias_agronomicas/g2003562017bosquecomorenare.pdf40. Camus, P. 2004. Los bosques y la minería del norte chico, s. XIX. Un mito en larepresentación del paisaje chileno. Instituto de Historia. Pontificia Universidad Católica deChile. HISTORIA No 37, Vol. II, julio-diciembre 2004: 289-310, ISSN 0073-2435www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0717-71942004000200001&lng=en&nrm=iso&ignore=.html
  • 89. 8841. Menendez, J. 2005. La industria forestal exportadora de la región del Bio Bio. Marco deincentivos, contenido tecnológico y ordenamiento espacial.http://www.ceur.ubiobio.cl/pdf/est-ceur27.pdf42. Albert, F. 1911. La necesidad urjente de crear una Inspeccion Jeneral de Bosques, Pesca iCaza. Ministerio de la industria.www.memoriachilena.cl/TEMAS/documento_detalle.asp?id=MC002736243. Biblioteca del Congreso Nacional de Chile. 1999. Recuperación del bosque nativo yfomento forestal en el derecho comparado: Argentina, Chile, España, Francia, México,Suecia. Departamento de Estudios, Extensión y Publicaciones. DEPESEX/BCN/SERIEESTUDIOS. AÑO IX, N° 223. Santiago de Chile.www.bcn.cl/carpeta_temas/temas_portada.2005-10-27.5914140963/documentos_pdf.2005-10-31.7110772015/archivos_pdf.2005-10-31.8008691974/archivo144. Gonzalez de Najera, A. 1889. Desengaño y Reparo de la Guerra del Reino de Chile.http://www.memoriachilena.cl/temas/documento_detalle.asp?id=MC000885345. Ministerio del Medio Ambiente. 2011. Las áreas protegidas de Chile: Antecedentes,Institucionalidad, Estadísticas y Desafíos. División de Recursos Naturales Renovables yBiodiversidad.http://www.mma.gob.cl/1304/articles-50613_pdf.pdf46. Nuñez de Pineda y Bascuñán, F. 1673. Cautiverio Feliz y y rason individual de las guerrasdilatadas del Reyno de Chille.http://www.biblioteca.org.ar/libros/70501.pdf47. CONAMA. 2005. Política nacional de Áreas Silvestres Protegidas.48. Ministerio de Hacienda. 2006. Programa de Bonificación Forestal DL 701. Elaborada por laDirección de Presupuestos.http://www.dipres.gob.cl/574/articles-32198_doc_pdf.pdf49. Albert, F. 1910. La organización que se debe dar en el futuro a los Servicios de Aguas yBosques. Ministerio de Industria.http://issuu.com/librotres/docs/albert__federico_-_la_organizaci_n_de_aguas_y_bosq
  • 90. 8950. Casals, V. 1999. La política forestal en Chile. una perspectiva histórica. Scripta Nova RevistaElectrónica de Geografía y Ciencias Sociales. Universidad de Barcelona [ISSN 1138-9788]Nº 45 (16), 1 de agosto de 1999.http://www.ub.edu/geocrit/sn-45-16.htm51. Camus, P. 2003. Federico Albert: Artífice de la Gestión de los Bosques de Chile. Revista deGeografía Norte Grande, 30: 55-63 (2003).http://www.geo.puc.cl/html/revista/PDF/RGNG_N30/art04.pdf52. Sayago, CM. 1874. Historia de Copiapó.http://www.memoriachilena.cl/temas/documento_detalle.asp?id=MC002761153. Instituto Forestal. 2012. El sector forestal chileno 2011.http://web.ffm.cl/index.php?option=com_jdownloads&Itemid=5&view=finish&cid=152&catid=854. Zamorano, L. 1999. Productos de eucalipto y pino con valor agregado. Mercado,experiencia de Colcura, Chile. XIV Jornadas Forestales de Entre Ríos. Concordia, Argentina.http://64.76.123.202/new/0-0/forestacion/_archivos/_biblioteca/94%20Zamoranob_3conCaja99.pdf55. Lira, José Bernardo. 1870. Exposición de las Leyes de la Minería. Chile.http://www.memoriachilena.cl/temas/documento_detalle.asp?id=MC003982556. Cisterna, P. 2010. Las culturas prehispanas del Valle Central de Chile: sociedad ycosmología.www.slideshare.net/santiagodelpozo/indice-cosmologia-y-cultura-en-el-valle-central57. López, F. 2010. La dilatada lucha por la tierra en el año del Bicentenario de Chile.http://www.geografoschile.cl/uploads/5/3/3/1/5331919/dilatada_guerra.pdf
  • 91. 90BREVE RESEÑA DEL AUTORSantiago JM Del Pozo Donoso es Ingeniero Forestal de la Universidad deChile, Diplomado en Estudios Políticos y Estratégicos. Ha participado en laelaboración de los siguientes documentos: Plan Nacional de ExtensiónForestal de CONAF (2001); Estrategias Regionales de CONAF para elDesarrollo Regional (2003); Propuesta de Política Forestal Nacional y delBosque Nativo que fue leída en el parlamento por el Senador RafaelMoreno Rojas (2005); Política de CONAF para el Fomento del Árbol en laCiudad (2004-2006) y en la formulación del Plan Santiago Verde delGobierno Regional Metropolitano (2007).Se ha desempeñado como académico en la Universidad Iberoamericana de Ciencias y Tecnología,a cargo de las cátedras de Certificación Forestal, Sistemas Especiales de Administración deEmpresas y Práctica Profesional en base a la aplicación del Método Marco Lógico. Actualmentetiene a su cargo la Cátedra de Recursos Naturales de la carrera de Prevención de Riesgos y MedioAmbiente en la Universidad Miguel de Cervantes. También es relator del tema Conservación deEspecies y Áreas Protegidas en el Diplomado en Políticas Públicas de Medio Ambiente, Energía yDesarrollo Sustentable, en la misma universidad.Su carrera profesional la inició en la Corporación Nacional Forestal (CONAF), organismo en el quese desempeñó como Jefe de Gabinete del Director Ejecutivo de esa Corporación (1997), Jefe delDepartamento Fomento Forestal (2001 – 2005) y Director Regional Metropolitano (2006 -2007).También tuvo a su cargo la Jefatura de la Unidad de Medio Ambiente del Gobierno RegionalMetropolitano de Santiago (2008).Actualmente ejerce libremente la profesión de Ingeniero Forestal, como asesor y consultor entemas forestales, de medio ambiente, arboricultura urbana, docencia, capacitación y probidadadministrativa.Publica en los siguientes blog: http://accionforestal.blogspot.com/;http://leydelarbol.blogspot.com/; http://arboriculturaurbana.blogspot.com/. Mayoresantecedentes sobre su carrera profesional en: http://cl.linkedin.com/in/santiagodelpozoEste libro está dedicado a la memoria deDaniel Fernández Moena,abogado, amigo, camarada, sindicalista y compañero de ruta en la lucha contra la corrupción.