Catequesis De Confirmación
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Catequesis De Confirmación

on

  • 47,660 views

 

Statistics

Views

Total Views
47,660
Slideshare-icon Views on SlideShare
47,653
Embed Views
7

Actions

Likes
10
Downloads
1,099
Comments
1

3 Embeds 7

https://jujo00obo2o234ungd3t8qjfcjrs3o6k-a-sites-opensocial.googleusercontent.com 3
http://jujo00obo2o234ungd3t8qjfcjrs3o6k-a-sites-opensocial.googleusercontent.com 3
http://www.ig.gmodules.com 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel

11 of 1

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Catequesis De Confirmación Catequesis De Confirmación Document Transcript

    • CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN DIÓCESIS DE PALENCIA “Los Catecismos articulan la catequesis en torno a cuatro pilares: la profesión de fe bautismal (el Símbolo), los Sacramentos de la fe, la vida de la fe (los Mandamientos), y la oración del creyente (el Padre Nuestro)”. Catecismo de la Iglesia Católica, n. 13. LA ORACIÓN CRISTIANA 1. LA ORACIÓN EN LA VIDA CRISTIANA 1.1. ¿QUÉ ES LA ORACIÓN? “Orar es hablar con aquel que sabemos que nos ama” Sta Teresa de Jesús “Para mí, la oración es un impulso del corazón, una sencilla mirada lanzada hacia el cielo, un grito de reconocimiento y de amor tanto desde dentro de la prueba como desde dentro de la alegría” Sta Teresita del Niño Jesús La oración cristiana tiene tres características: 1. Es un don de Dios: La oración es la elevación del alma a Dios o la petición a Dios de bienes convenientes. 2. La oración es Alianza: ¿De dónde viene la oración del hombre? Cualquiera que sea el lenguaje de la oración (gestos y palabras), el que ora es todo el hombre. Sin embargo, para designar el lugar de donde brota la oración las Sagradas Escrituras suelen hablar del alma, del espíritu o del corazón. Es el corazón el que ora. Si éste está alejado de Dios, la expresión de la oración es vana. La oración cristiana es una relación de Alianza entre Dios y el hombre en Cristo. 3. La oración como Comunión: La oración es cristiana en tanto en cuanto es comunión con Cristo y se extiende por la Iglesia que es su Cuerpo. Sus dimensiones son las del Amor de Cristo. 1.2. Las formas de la oración A. LA BENDICIÓN Y LA ADORACIÓN La bendición expresa el movimiento de fondo de la oración cristiana: es encuentro de Dios con el hombre; en ella, el don de Dios y la acogida del hombre se convocan y se unen. La oración de bendición es la respuesta del hombre a los dones de Dios. La adoración es la primera actitud del hombre que se reconoce criatura ante su Creador. Exalta la grandeza del Señor que nos ha hecho y la omnipotencia del Salvador que nos libar del mal. B. LA ORACIÓN DE PETICIÓN. CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA 1
    • En el nuevo testamento encontramos expresiones sobre la oración de súplica llenas de matices: pedir, reclamar, llamar con insistencia, invocar, clamar, gritar, e incluso “luchar en la oración”. Pero su forma más habitual, por ser la más espontánea, es la petición. Mediante la oración de petición mostramos la conciencia de nuestra relación con Dios. La petición de perdón es el primer movimiento de la oración de petición. Es el comienzo de una oración justa y pura. La humildad confiada nos devuelve a la luz de la comunión con el Padre y su Hijo Jesucristo, y de los unos con los otros: entonces “cuánto pidamos lo recibimos de él” (1 Jn 3, 22). C. LA ORACIÓN DE INTERCESIÓN Intercede es pedir a favor de otro. En la intercesión, el que ora busca “no su propio interés sino el de los demás”, hasta rogar por los que le hacen mal. La intercesión de los cristianos no conoce fronteras: “por todos los hombres, por todos los constituidos en autoridad” (1 Tm 2,1), por los perseguidores, por la salvación de los que rechazan el Evangelio. D. LA ORACIÓN DE ACCIÓN DE GRACIAS. La acción de gracias caracteriza la oración de la Iglesia que, al celebrar la Eucaristía, manifiesta y se convierte cada vez más en lo que ella es. E. LA ORACIÓN DE ALABANZA La alabanza es la forma de orar que reconoce de la manera más directa que Dios es Dios. Le canta por El mismo, le da gloria no por lo que hace, sino por lo que Él es. Participa en la bienaventuranza de los corazones puros que le aman en la fe antes de verle en la Gloria. 1.3. LAs EXPRESIONES DE LA ORACIÓN La Tradición de la Iglesia propone a los fieles unos ritmos de oración destinados a alimentar la oración continua. Algunos son diarios: la oración de la mañana y la de la tarde, antes y después de comer, la Liturgia de las Horas. El domingo centrado en la Eucaristía, se santifica principalmente por medio de la oración. El ciclo del año litúrgico y sus grandes fiestas son los ritmos fundamentales de la vida de oración de los cristianos. A. LA ORACIÓN VOCAL La oración vocal es un elemento indispensable de la vida cristiana. A los discípulos, traídos por la oración silenciosa de su Maestro, éste les enseña una oración vocal: el “Padre Nuestro”. Esta necesidad de asociar los sentidos a la oración interior responde a una exigencia de nuestra naturaleza humana. Somos cuerpo y espíritu, y experimentamos la necesidad de traducir exteriormente nuestros sentimientos. Es necesario rezar con todo nuestro ser para dar a nuestra súplica todo el poder posible. B. LA MEDITACIÓN 2 CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA
    • La meditación es, sobre todo, una búsqueda. El espíritu trata de comprender el porqué y el cómo de la vida cristiana para adherirse y responder a lo que el Señor pide. Hace falta una atención difícil de encauzar. Habitualmente se hace con la ayuda de algún libro, que a los cristianos no les falta: las Sagradas Escrituras, especialmente el Evangelio, las imágenes sagradas, los textos litúrgicos del día o del tiempo, los escritos de los Padres espirituales, las obras de espiritualidad, el gran libro de la creación y el de la historia, la página del “hoy” de Dios. La meditación hace intervenir al pensamiento, la imaginación, la emoción y el deseo. C. LA CONTEMPLACIÓN “No es otra cosa oración mental, a mi parecer, sino tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama”. Sta Teresa de Jesús. La contemplación busca al “amado de mi alma”. En la contemplación se puede meditar, pero la mirada está centrada en el Señor. La contemplación es la oración del hijo de Dios, del pecador perdonado que consiente en acoger el amor con el que es amado y que quiere responder a él amando más todavía. La contemplación es la entrega humilde y pobre a la voluntad amorosa del Padre, en unión cada vez más profunda con su Hijo amado. 1.4. la oración del señor: “padre nuestro” “Estando Jesús en cierto lugar, cuando terminó, le dijo uno de sus discípulos: “Maestro, enséñanos a orar, como enseñó Juan a sus discípulos” (Lc 11, 1). SANTIFICADO SEA TU NOMBRE * Deseo de Cristo y del cristiano de que Dios Padre sea conocido y amado; de que todo el mundo le alabe. * Deseo de que el Nombre de Dios sea santificado a través de nuestra vida. Jesús nos dice: "Sed santos como vuestro Padre celestial es santo"... "para que viendo vuestras buenas obras, den gloria a vuestro Padre que está en el cielo" * La glorificación de Dios nos preserva del peligro de endiosarnos: "Que no se oigan alabanzas más que de Ti, y a Ti se refiera todo, que así habrá paz y morirá la soberbia" (Unamuno) VENGA A NOSOTROS TU REINO * El cristiano espera deseoso la venida de Cristo. La Biblia termina con las siguientes palabras: «Ven, Señor Jesús». * Se refiere, en primer lugar, a la venida del final de los tiempos, en la que Cristo vendrá como juez a restablecer la justicia en este mundo injusto y corrupto. * En segundo lugar, pide a Dios que envíe su Espíritu Santo para que con su gracia construyamos ya en este mundo, mientras esperamos su venida final, el "Reino de Dios que es justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo". HÁGASE TU VOLUNTAD EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO * La voluntad de Dios es que "todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad". * Jesús, "aun siendo Hijo de Dios, aprendió sufriendo a obedecer". Así lo manifestó en el huerto de los olivos: "No se haga mi voluntad sino la tuya". Si esto hizo Jesús, ¡con cuánta más razón nosotros, pobres criaturas y pecadores, deberemos buscar siempre lo que le agrada a Dios Padre!. * Hacer la voluntad de Dios es cumplir sus mandamientos y también aceptar y asumir con resignación cristiana lo que la vida pueda depararnos. A esto último se refiere Unamuno: "El que quiere todo lo que sucede, consigue que suceda cuanto quiere. ¡Omnipotencia humana por resignación, a la que solo por la gracia se llega!." DANOS HOY NUESTRO PAN DE CADA DÍA CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA 3
    • * Cuando le decimos a Dios "DANOS", manifestamos la hermosa confianza de los hijos que lo esperan todo de su Padre. * Esta confianza en que Dios Padre cuida de nosotros en su providencia (cf. Mt 6, 25-34), no quiere decir que hemos de estar pasivos, pues la misma Palabra de Dios dice contra la pereza y la dejadez: "el que no trabaje que no coma". * San Benito tenía como lema «Ora et labora» (reza y trabaja). San Ignacio hablando de cómo compaginar confianza en Dios y necesidad de trabajar, decía: «Rezad como si todo dependiese de Dios y trabajad como si todo dependiese de vosotros» * El hecho de que existan hombres que padezcan hambre, nos recuerda las palabras del Evangelio: "Tuve hambre y no me disteis de comer". Jesucristo, bajo la figura de los desheredados de la tierra, espera que le demos de comer. * El "PAN DE CADA DÍA" también se refiere a la Eucaristía, porque "no solo de pan vive el hombre, sino de toda Palabra que sale de la boca de Dios". Por eso, pedimos a Dios el Pan de Vida Eterna. PERDONA NUESTRAS OFENSAS COMO TAMBIÉN NOSOTROS PERDONAMOS A LOS QUE NOS OFENDEN * Nos volvemos a Dios como el hijo pródigo (cf. Lc 15, 11-32), y nos reconocemos pecadores ante El como el publicano (cf. Lc 18, 13). Al hacerlo reconocemos nuestra miseria y lo esperamos todo de la misericordia de Dios. * Pero nuestra petición no será escuchada si no hemos respondido antes a la exigencia de perdonar al prójimo. Esto es así porque al negarse a perdonar a nuestros hermanos, el corazón se cierra y se hace impermeable al amor misericordioso de Dios. * Es infinitamente menos lo que nosotros debemos perdonar al prójimo que lo que Dios ha de perdonarnos a nosotros (cf. Mt 18, 23-35). No obstante, para poder perdonar necesitamos revestirnos de los sentimientos del Corazón de Cristo. * Hay veces que aunque queramos perdonar, no podemos evitar el que nos cueste olvidar. Si bien es cierto que no está en nuestra mano el no sentir ya la ofensa y olvidarla; sin embargo, el corazón de quien así se lo pide a Dios, llega a cambiar el rencor por compasión y purifica los malos recuerdos orando por la persona que le ha ofendido. NO NOS DEJES CAER EN LA TENTACIÓN * En esta vida estamos inmersos en una batalla entre el bien y el mal, la gracia y el pecado, Jesucristo y Satanás. * Imploramos del Espíritu Santo que nos de el discernimiento y la fuerza para vencer la tentación: * El discernimiento para no dejarnos engañar por el "Tentador", a quien las Escrituras llaman "padre de la mentira", y que quiere llevarnos a pecar prometiéndonos dicha y felicidad. Ante eso pedimos luz para desenmascarar la tentación. Se dice que "tentación descubierta es tentación medio-vencida". * Dios no permite que seamos tentados por encima de nuestras fuerzas y hasta nos da la gracia para que salgamos fortalecidos de estas pruebas. Pero para ello hemos de recurrir a los medios que Cristo utilizó en el desierto para vencer las tentaciones: oración y sacrificio. * La Sagrada Escritura dice "el que se crea seguro tenga cuidado de no caer". Es decir, hemos apartarnos de las ocasiones propicias. "Quien ama el peligro en él perece". Y LIBRANOS DEL MAL * Jesús, antes de ascender a los cielos, oró a su Padre por nosotros diciendo: "No te pido que los retires del mundo, sino que los guardes del Maligno" (Jn 17,15) * En esta petición del Padre Nuestro, el mal no es una abstracción, sino que designa una persona, Satanás, el Maligno, el ángel que se opone a Dios. * Cristo venció definitivamente a Satanás por su obediencia a Dios en la cruz. Entonces Satanás se fue a hacer la guerra al resto de los hijos de Dios (cf. Ap 12, 13-17), pero su poder es limitado. Sabemos que unidos a Dios no tenemos que temer al demonio. "Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros?"(Rom 8,31). * En segundo lugar, también rogamos a Dios para vernos libres de todos los males, corporales, materiales, morales, etc... de los cuales Satanás es el autor e inspirador. 4 CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA
    • LA PROFESIÓN DE LA FE 2. CREO EN DIOS 2.1. EL HOMBRE ES “CAPAZ” DE DIOS El deseo de Dios está inscrito en el corazón del hombre, porque el hombre ha sido creado por Dios y para Dios; y Dios no cesa de atraer al hombre hacia sí, y sólo en Dios encontrará el hombre la verdad y la dicha que no cesa de buscar. De múltiples maneras, en su historia, y hasta el día de hoy, los hombres han expresado su búsqueda de Dios por medio de sus creencias y sus comportamientos religiosos (oraciones, sacrificios, cultos, meditaciones, etc.) A pesar de las ambigüedades que pueden entrañar, estas formas de expresión son tan universales que se puede llamar al hombre un ser religioso. Pero esta “unión íntima y vital con Dios” puede ser olvidada, desconocida e incluso rechazada explícitamente por el hombre. Pero si el hombre puede olvidar o rechazar a Dios, Dios no cesa de llamar a todo hombre a buscarle para que viva y encuentre la dicha. Pero esta búsqueda exige del hombre todo el esfuerzo de su inteligencia, la rectitud de su voluntad, “un corazón recto”, y también el testimonio de otros que le enseñen a buscar a Dios. Creado a imagen de Dios, llamado a conocer y amar a Dios, el hombre que busca a Dios descubre ciertas “vías” para acceder al conocimiento de Dios. Se las llama también “pruebas de la existencia de Dios”, en el sentido de las pruebas propias de las ciencias naturales, sino en el sentido de “argumentos convergentes y convincentes” que permiten llegar a verdaderas certezas. Estas vías tiene como punto de partida la creación: el mundo material y la persona humana. 1. El mundo: A partir del movimiento y del devenir, de la contingencia, del orden y de la belleza del mundo se puede conocer a Dios como origen y fin del universo. “Interroga a la belleza de la tierra, interroga a la belleza del mar, interroga a la belleza del aire que se dilata y se difunde, interroga a la belleza del cielo... interroga a todas estas realidades. Todas te responden: Ve, nosotras somos bellas. Su belleza es una confesión. Estas bellezas sujetas a cambio, ¿quién las ha hecho sino la Suma Belleza, no sujeta a cambio?” San Agustín 2. El hombre: Con su apertura a la verdad y a la belleza, con su sentido del bien moral, con su libertad y la voz de su conciencia, con su aspiración al infinito y a la dicha, el hombre se interroga sobre la existencia de Dios. En estas aperturas, percibe signos de su alma espiritual. La semilla de eternidad que lleva en sí, la ser irreductible a la sola materia, su alma, no puede tener origen más que en Dios. CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA 5
    • 2.2. EL HOMBRE EN BUSCA DE SENTIDO El hombre trata de buscar un sentido, una orientación, un por qué de su existencia y de su vida en el mundo. Ante esta pregunta caben varias actitudes o respuestas: PASOTISMO Es la respuesta del que no se interroga. Pasa de preguntarse (“No quiero comerme la cabeza”). Es la postura del que renuncia a ver la realidad. Es la “estrategia del avestruz”, de la que se dice que cuando se ve a atacada o en peligro, opta por meter la cabeza debajo del ala y pensar que, como ella no ve nada, ya ha pasado el peligro. . El ambiente que nos rodea nos invita a pasar de todo. Las preguntas claves de nuestra existencia se eluden. El lema de esta sociedad podría ser “consume y calla”. Muchas personas viven en el vértigo que supone el día a día, la acción frenética, la huida hacia delante. Trabajan para divertirse el fin de semana y se divierten para descansar del trabajo de la semana. Les violenta el silencio y se refugian en la diversión. Su objetivo en la vida es la evasión, su ideología es el nihilismo (vacío existencial) y su estilo de vida es la falta de compromiso y de responsabilidad. Para ellos la vida es in “sin-sentido”. Desesperación. Para otros la respuesta al interrogante sobre el sentido tienen tintes dramáticos, ya que para ellos la vida es un asco, una “pasión inútil”, algo que no merece la pena ser vivido. Es la respuesta del existencialismo materialista cuyos exponentes son Albert Camús (que se terminó suicidando) y de Jean Paul Sastre. Camús expresó esta visión de la vida en su “mito de Sísifo”. Un hombre intentaba subir una enorme piedra cilíndrica por una pendiente que cada vez era más empinada. Cuando ya le faltaba poco para llegar a la cumbre le fallan las fuerzas y la piedra rueda hasta abajo. Vuelta a empezar para no conseguir nada, y así toda su vida consiste en repetir ese intento inútil. Es decir, Camús quiere decirnos con esta parábola que la vida es una pasión inútil, porque en ella uno se esfuerza para nada. Nada tiene sentido. Esa postura desesperada acarrea una amargura interior que impulsa a huir de la realidad; sea por medio de las drogas, alcohol, extremismos políticos, etc. En nuestros días vemos colectivos de personas con ideas políticas extremistas, con una amargura y rabia interior que descargan contra el primer inocente que tengan a mano. AUTOSUFICIENCIA Es la respuesta del hombre que se cree superior sobre los demás y se cree que él solo se vale y se basta para encontrar sentido y solución a su vida. Se entrega a la acción frenética por hacer, olvidándose de lo que es. Es el mito de Prometeo, que en un gesto de osadía arrebata el fuego que los dioses guardaban en el Olimpo para entregárselo a los hombres. Pero este hombre al final termina siendo lobo para el mismo hombre. Todo aquel que no esté de su parte termina convirtiéndose en enemigo suyo. La historia ha revelado que cuando más se han apartado los hombres de Dios, más crueles han terminado siendo esos hombres para sus congéneres. El nazismo, el comunismo, las grandes dictaduras, y los totalitarismos han sido formas de organizar el mundo sin Dios y que siempre han terminado de forma trágica. 6 CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA
    • 2.3. DIOS ES LA RESPUESTA El hombre no es una pasión inútil, o un proyecto sin sentido, ni una pregunta sin respuesta; existen unos valores absolutos en la vida, y la vida del hombre tiene sentido en referencia a ellos. Dios nos ha creado por amor absolutos en la EL VERDADERO DIOS NO ES DE MADERA vida, y la vida del hombre tiene sentido en referencia a ellos. Dios A veces pasa que la repulsa de un Dios percibido nos ha creado por amor y ha como falso despierta, en unos más que en otros, un trazado para cada uno de sentimiento de culpabilidad, por tratarse de nosotros planes de amor. Lo reminiscencias infantiles a las que, sin querer nos importante no es, incluso, lo que sentimos apegados. Conviene, no obstante, superar yo espero de la vida, sino lo que ese sentimiento con toda naturalidad. Dios espera de mí. Por ello, el sentido de “Si te asalta el pensamiento nuestra experiencia consiste en de que todo cuanto has imaginado descubrir e intentar vivir los sobre Dios es falso y equivocado valores de la vida; valores que y que Dios no existe, no te sobresaltes por eso. han salido de las manos de Dios, A todos les sucede lo mismo. auténtico arquitecto amoroso de Pero no creas que tu incredulidad este mundo. Existen valores procede de que Dios no existe. materiales, sociales, personales, Si ya no puedes creer espirituales… en el Dios en que antes creías eso se debe a que en tu fe había algo Por eso, como nosotros equivocado y falso y tienes que esforzarte pensamos que Dios es la en comprender mejor eso que llamas Dios. respuesta sensata, esperamos Cuando un salvaje deja de creer que el proceso catequético en el en su Dios de madera, que estamos, nos ayude a aclarar eso no significa que no hay Dios, la pregunta clave desde la que sino que el verdadero Dios no es de madera” partimos: ¿Quién soy yo? LEÓN TOLSTOI 2.4. DIOS EXISTE La existencia de Dios no es una cuestión de “mera fe”; sino que existen muchas razones para creer. Tenemos una capacidad racional con la que podemos y debemos preguntarnos por la existencia de Dios. La Iglesia Católica afirmó, en el Concilio Vaticano I, que la existencia de Dios es racionalmente demostrable. Creado a imagen de Dios, llamado a conocer y amar a Dios, el hombre que busca a Dios descubre ciertas “vías” para acceder al conocimiento de Dios. Se las llama también “pruebas de la existencia de Dios”, no en el sentido de las pruebas propias de las ciencias naturales, sino en el sentido de “argumentos convergentes y convincentes” que permiten llegar a verdaderas certezas. 1º SI DIOS NO EXISTE, NADA SE EXPLICA - "¿Por qué existe el ser, más bien que la nada?" (Heidegger) ¿Cuál es el origen del mundo y de la materia?. Las cosas que vemos no son eternas. La materia es algo imperfecto, finito y limitado; es decir, algo que no puede explicarse por sí mismo, ya que ha necesitado de otros seres para existir. CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA 7
    • Basta comprobar que las cosas que vemos, se explican unas por otras (así, una mesa se explica por un árbol, y éste, por una semilla, etc...); pero es evidente que no se puede seguir indefinidamente con esta cadena, pues si no existiese un Ser -Dios-, que no necesita de otro para explicarse y por el cual se explican los demás, entonces no existiría nada (nunca hubiese comenzado la cadena). Se podrá responder que la materia está ahí, y que, para qué meternos en más profundidades. Pero, esa no es respuesta, porque pensamos que no podemos renunciar a la razón humana como instrumento para descubrir la verdad. - "¿Por qué existe el orden, más bien que el caos?". Se ha hecho famosa la frase de Einstein: "Lo más incomprensible del universo es que sea tan comprensible". Lo que quiere decir es que, quizás, hemos perdido la capacidad de admirarnos ante el orden maravilloso del universo y la naturaleza. Es significativa la anécdota que se le refiere al famoso entomólogo francés Fabre. Se propuso saber con exactitud matemática qué perfil debería de tener la celdilla de panal de abeja, combinando la mayor resistencia con el mínimo de cera empleada, para conseguir la mayor capacidad. Con la tabla de logaritmos en la mano se llegó a pensar que la obra de la abeja tenía un cierto error y era mejorable. Al cabo de unos meses salta la noticia de que la tabla de logaritmos tenía un cierto error; el investigador, con la nueva tabla, vuelve a hacer el cálculo y ¡las abejas tenían razón! Podríamos seguir con una multitud de ejemplos, pero basta con que nos fijemos en la maravilla de orden que supone el cuerpo humano. ¿De dónde proviene semejante orden y perfección? Para explicar todo esto, ¿podríamos recurrir al azar o a la casualidad producida en una evolución? Pero, ¿por qué en la evolución se ha producido el orden en vez del caos, siendo así que en una combinación de elementos al azar es infinitamente más fácil el desorden? No cabe duda de que la casualidad es el nombre que damos a nuestra ignorancia. Existe un avance en la evolución de la naturaleza, lo cual supone que hay una Inteligencia ordenadora. Ninguno de nosotros se creería que las pinturas de las cuevas de Altamira son el fruto de una casualidad o de un azar en la evolución de unos elementos químicos y, ¿lo vamos a creer de una maravilla infinitamente superior como lo es la naturaleza? La teoría de la evolución sigue reclamando, y aún con más fuerza, la intervención de una Inteligencia Ordenadora. En primer lugar, como hemos dicho antes, hay que explicar la aparición de una materia primera, a partir de la cual se produjo la evolución; y además, hay que explicar el orden creciente y cada vez más complejo en la evolución; bien sea por una intervención de Dios en el curso de la evolución como ordenador, bien por la infusión en la materia inicial de unas leyes que conduzcan a una evolución ordenada. *** PROPUESTA DE REFLEXIÓN EN GRUPO + ¿Cómo estás acostumbrado a ver la fe: como una mera opinión personal o, más bien, como una opción que implica un saber sobre Dios, y que tiene unas bases racionales? Comenta esta frase de Newman: "La fe tiene que ser lo suficientemente oscura para ser meritoria y lo suficientemente razonable para no ser arbitraria" 8 CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA
    • + ¿Has perdido la capacidad de admirarte ante el orden y la maravilla de la naturaleza?. ¿Te encuentras con espontaneidad con Dios al contemplar las maravillas de la creación?. Lee como ayuda Rom 1 (18-21) 2º SI NO HAY DIOS, EL HOMBRE ES UN ANIMAL. -"Muchos dicen: ¡No hay Dios!, ¡No hay Dios!. Pues si no hay Dios... ¡No hay hombre!, ¡No hay hombre!" (Tomás Garbizu). Si Dios no existiese, entonces, lógicamente, no creeríamos en la existencia del alma humana (creada directamente por Dios). El hombre sería, sencillamente, un mamífero más evolucionado que los primates. Difícil explicar, desde este presupuesto materialista, la dignidad del hombre: Por ejemplo, su libertad (distinta a la de un animal que está totalmente condicionado por sus instintos) que le lleva a decidir con una voluntad propia. Difícil explicar también la genialidad del artista plasmada en una obra de arte (cosa irrealizable por un animal que solo es capaz de hacer cosas para satisfacer sus instintos de conservación). Difícil explicar la religiosidad del hombre que, a diferencia del animal, no se sacia con lo material, sino que se pregunta por la causa última de todo lo que ve. Sin un alma espiritual, no se entiende que el hombre tenga la capacidad de realizar todas estas funciones que hemos citado, las cuales no son meramente biológicas o materiales. Si el hombre fuese pura materia, si fuera como pretende el marxismo, puro resultado de la evolución de la materia, sin alma espiritual; entonces, no habría ningún inconveniente moral en que el hombre fuese utilizado para cualquier fin. *** PROPUESTA DE REFLEXIÓN EN GRUPO + ¿Sabes que tras el descubrimiento de América, los cazadores de esclavos pretendieron justificar sus actividades afirmando que los indios no tenían alma?. ¿Qué lógica le ves a su razonamiento? ¿Conoces algún caso similar en la historia? + ¿Podemos tener certeza de la existencia del alma? 3º "SI NO HAY DIOS, TODO ESTÁ PERMITIDO". (Dostoiewski) ¿En base a qué podríamos discernir lo bueno y lo malo, en el supuesto de que Dios no existiese?. Es decir, ¿en qué bases se sustenta la moral? Si Dios no existiese, todo dependería de la posición subjetiva de cada uno. En todo caso podríamos llegar a la moral de consenso: "vamos a quedar de acuerdo en que esto es bueno y lo otro es malo". Esta moral de consenso dependería, evidentemente, de las modas y del ambiente. Esta moral de consenso, al no estar basada en razones objetivas, no podemos pretender que tenga mucho peso en nuestra conciencia; y así, no tendremos mucho reparo en violar estas normas morales, cuando la sociedad que nos las ha dictado no nos vigila y no hay peligro de sanción. A este respecto podemos contar los tristemente famosos sucesos del 13 de julio de 1977 en New York. A las 9'34 de la tarde se produjo un apagón eléctrico durante largas horas y se vivió una noche de terror. Al amparo de la oscuridad 2000 CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA 9
    • comercios fueron asaltados y destruidos, con unas pérdidas de 70.000 millones. Se produjo una oleada de violaciones, y posteriormente de embarazos y abortos. Alexander Solzhenitsyn vio en ello un símbolo de lo que es capaz la humanidad sin la luz de Dios (comparándolo con el apagón de luz artificial de aquella noche), llegando a la misma conclusión de Dostoiewski ("Si Dios no existe todo está permitido"); conclusión ésta, que queda reflejada en un proverbio chino: "Una nación sin Dios, acabará siendo un pueblo de bestias". *** PROPUESTA DE REFLEXIÓN EN GRUPO + ¿Tengo a Dios en cuenta cuando discierno lo que es moralmente bueno o malo?. ¿De no ser así, qué es lo que más me influye en la formación de mi criterio moral?. + ¿Cuáles son los argumentos que te parecen más convincentes para la existencia de Dios? + ¿Crees que el ser humano puede llegar a no sentir inquietud alguna por el problema de la existencia de Dios? 4. LA PERSONA HUMANA, SER FINITO CON ANSIAS DE INFINITO. A diferencia de los animales, los humanos no nos conformamos con lo que somos. De algún modo nuestra esencia (lo que somos) no coincide con nuestra existencia (existimos sin llegar a ser nunca del todo lo que verdaderamente queremos llegar a ser). Siempre el sentido profundo de la acción humana queda más allá de los actos concretos de cada día. Todos sabemos, por propia experiencia, que cuando alcanzamos algo, enseguida nos cansamos y hartamos. ¿Por qué? Acaso no somos felices en lo relativo, sino sólo en la medida en que nos descubrimos como esperanza de absoluto. Ahora bien una esperanza necesita de respaldo, pues sino acabaría por convertirse en suplicio. Esta esperanza es lo que llamamos Dios. Es una experiencia universal el deseo de felicidad que late profundamente en el corazón de todo ser humano. Sin embargo, ese deseo de felicidad y de plenitud, el hombre no consigue alcanzarlo jamás en la tierra, donde constantemente experimenta sus limitaciones (fatiga, enfermedad, fracaso, decepción, etc.) Parece contradictorio pensar que ese deseo natural jamás pueda ser alcanzado por el ser humano. Y parece, a la vez, razonable que esas ansias inmensas de felicidad y de plenitud, no alcanzables en esta vida, puedan alcanzarse en una existencia postmortal, como un don de Dios. 10 CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA
    • LA PROFESIÓN DE LA FE Creo en Dios Padre, todopoderoso, 3. DIOS ES CREADOR creador del cielo y la tierra, de todo lo visible y lo invisible. 3.1. El hombre, imagen y semejanza de dios El hombre es la cumbre de la creación de Dios: está hecho “a imagen y semejanza de Dios”. Por ser creado a imagen y semejanza de Dios, el hombre es persona. No es algo, sino alguien. El fundamento de esa dignidad especial del hombre es su alma. Dios ha infundido un alma espiritual a cada hombre, de forma que éste no es un mero animal, sino una persona con entendimiento y voluntad. Esto le hace capaz de tener relaciones personales, incluso con el mismo Dios (que también es persona). Por ello, el hombre es la única criatura en la tierra a la que Dios ama por sí misma. Y, a su vez, sólo el hombre es capaz de conocer y amar a su Creador. Dios lo ha creado todo para el hombre, y el hombre fue creado para servir y amar a Dios. 1º RELATO DE LA CREACIÓN DEL HOMBRE “Dios dijo: “Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza. Domine sobre los peces del mar, las aves del cielo, los ganados, las fieras campestres y los reptiles de la tierra”. Dios creó al hombre a su imagen, a imagen de Dios los creó, varón y mujer los creó. Dios los bendijo y les dijo: “Sed fecundos y multiplicaos, poblad la tierra y sometedla; dominad sobre los peces del mar, las aves del cielo y cuantos animales se mueven sobre la tierra”. Y añadió: “Yo os doy toda planta sementífera que hay sobre la superficie de la tierra y todo árbol que da fruto conteniendo simiente en sí. Ello será vuestra comida. A todos los animales del campo, a las aves del cielo y a todos los reptiles de la tierra, a todo ser viviente, yo doy para comida todo herbaje verde”. Y así fue. Vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que todo estaba bien”. Génesis 1, 26-31 CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA 11
    • 2º RELATO DE LA CREACIÓN DEL HOMBRE “El Señor Dios formó al hombre del polvo de la tierra, le insufló en su narices un hálito de vida y así el hombre llegó a ser un ser viviente. El Señor Dios plantó un jardín en Edén, al oriente, y en él puso al hombre que había formado. El Señor Dios hizo germinar del suelo toda clase de árboles agradables a la vista y apetitosos para comer, el árbol de la vida, en medio del jardín, y el árbol de la ciencia del bien y del mal… El Señor Dios dijo: “No es bueno que el hombre esté sólo; le daré una ayuda apropiada”. El Señor Dios formó de la tierra todos los animales del campo y todas las aves del cielo y los llevó ante el hombre para ver cómo los llamaba, ya que el nombre que él les diera, ése sería su nombre. El hombre impuso nombre a todos los ganados, a todas las aves del cielo y a todas las bestias del campo pero para sí mismo no encontró una ayuda apropiada. Entonces el Señor Dios hizo caer sobre el hombre un sueño profundo, y mientras dormía le quitó una de las costillas, poniendo carne en su lugar. De la costilla tomada del hombre, el Señor Dios formó a la mujer y se la presentó al hombre, el cual exclamó: “Ésta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada hembra porque ha sido tomada del hombre”. Por eso el hombre deja a su padre y a su madre y se une a su mujer, y son los dos una sola carne. Los dos estaban desnudos, el hombre y su mujer, sin avergonzarse uno del otro”. Génesis 2, 7-24 ¿QUÉ SIGNIFICA QUE EL HOMBRE HA SIDO CREADO A IMAGEN Y SEMEJANZA DE DIOS? 1. Que sólo el hombre es capaz de conocer y amar a su Creador. 2. Que él es la única criatura en la tierra a la que Dios ha amado por sí misma. 3. Que sólo él está llamado a participar en la vida de Dios, ya que para este fin ha sido creado y ésta es la razón fundamental de su dignidad. 4. Que Dios lo hizo según el modelo de su Hijo, Jesucristo, que es la verdadera y original imagen de Dios, por quien ha creado todas las cosas. “¿Qué cosas o quién fue el motivo de que establecieras al hombre en semejante dignidad? Ciertamente, nada que no fuera el amor inextinguible con el que contemplaste a tu criatura en ti mismo y te dejaste cautivar de amor por ella. Por amor lo creaste, por amor le diste un ser capaz de gustar tu Bien eterno” Santa Catalina de Siena. 3.2. DIOS CREA POR AMOR Cuando nada existía, Dios creó el mundo “de la nada”. Su creación fue libre, en el sentido de que no estaba obligado a hacerlo. Sin embargo, no pensemos que Dios creo el mundo “por hacer algo”, sino que lo hizo “por amor”. Dios creo el mundo pensando en crear más tarde al hombre, de modo que la creación sería la herencia de Dios para el hombre. 12 CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA
    • Dios no se ha limitado a crear, sino que continúa cuidando la creación con amor, en especial a los hombres. Es lo que se llama la Providencia de Dios. “A lo largo de su historia, Israel pudo descubrir que Dios sólo tenía una razón para revelarse y escogerlo entre todos los pueblos como pueblo suyo: su amor gratuito. E Israel comprendió, gracias a sus profetas, que también por amor Dios no cesó de salvarlo y de perdonarle su infidelidad y sus pecados. Al amor de Dios a Israel es comparado al amor de un padre a su hijo. Este amor es más fuerte que el amor de una madre a sus hijos. Dios ama a su Pueblo más que un esposo a su amada; este amor vencerá incluso las peores infidelidades; llegará hasta el don más precioso: “Tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único” (Jn 3,16). El amor de Dios es “eterno” (Is 54, 9). “Porque los montes se correrán y las colinas se moverán, más mi amor de tu lado no se apartará” (Is 54, 10). “Con amor eterno te he amado: por eso he reservado gracia para ti” (Jr 31, 3). Pero S. Juan irá todavía más lejos al afirmar: “Dios es Amor” (¡ Jn 4, 8.16); el ser mismo de Dios es Amor. Al enviar en la plenitud de los tiempos a su Hijo único y al Espíritu de Amor, Dios revela su secreto más íntimo; El mismo es una eterna comunicación de amor: Padre, Hijo y Espíritu Santo, y nos ha destinado a participar en El”. Catecismo de la Iglesia Católica. 218-221 3.3. El origen del mal Nos planteamos un importante problema: Si Dios es todopoderoso y bueno y tiene cuidado de todo y de todos, ¿por qué existe el mal? Vamos a profundizar la respuesta: A. EL MAL ES ORIGINADO POR EL PECADO El pecado introdujo el mal (desequilibrios, sufrimiento y muerte). Hasta entonces el hombre había sido preservado por Dios de estos males. Ahora estamos sometidos a las limitaciones propias de la naturaleza, a la cual le corresponde nacer, crecer y morir. CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA 13
    • “El hombre tuvo relaciones con su mujer, la cual concibió, dio a luz a Caín y dijo: “He tenido un hombre gracias al Señor”. Tuvo después a un hombre gracias al Señor”. Tuvo después a su hermano Abel. Abel fue pastor, y Caín agricultor. Pasado algún tiempo, Caín presentó al Señor una ofrenda de los frutos de la tierra. También Abel le ofreció los primogénitos más selectos de su rebaño. El Señor miró complacido A Abel y su ofrenda, pero vio con desagrado a Caín y su ofrenda. Caín entonces se encolerizó y su rostro se descompuso. El Señor le dijo: “¿Por qué te encolerizas. Te muestras malhumorado y vas con la cabeza baja? Si obraras bien, ¿no alzarías la cabeza?; en cambio, si obras mal, el pecado está a las puertas de tu casa y te acosa sin que puedas contenerlo”. Caín dijo a su hermano Abel: “Vamos al campo”. Cuando se encontraron en el campo, Caín atacó a su hermano Abel y le mató. El Señor preguntó a Caín: “¿Dónde está tu hermano?” El Señor le dijo: “¿Qué has hecho? La voz de la sangre de tu hermano grita de la tierra hasta mí. Por tanto, maldito seas lejos de la tierra que ha abierto sus fauces para empaparse con la sangre de tu hermano derramada por ti.” Génesis 4, 1-11 B. DIOS RESPETA LA LIBERTAD DEL HOMBRE La mayoría de los males de este mundo, tienen su origen en la mala utilización de la libertad por parte del hombre. Dios no quiere el mal, pero no tiene más remedio que permitirlo, si quiere respetar la libertad del hombre. Había un hombre que a la vista de tanta guerra, miseria e injusticia, le repetía insistentemente a Dios: “¡Haz algo! ¡Muévete! ¡No puedes permitir eso! Por fin, Dios le contestó: “Ya he hecho algo… Te he hecho a ti”. C. POR LA CRUZ, DIOS VENCE AL PECADO, AL MAL Y A LA MUERTE. Dios, en su poder infinito, sabe sacar bien del mal. Así ocurrió con la cruz de Cristo, que siendo la mayor injusticia, se convirtió en fuente de salvación para nosotros. La cruz (todas las cruces) se ha convertido en ocasión de mérito y camino de salvación. La felicidad plena, Dios no la ha prometido para esta vida, sino para la Vida Eterna. 14 CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA
    • 3.4. CARACTERÍSTICAS DE LA CREACIÓN 1. LA LIBERTAD: creemos que este mundo procede de la voluntad libre de Dios. Él no nos ha creado por necesidad, sino porque así lo determinó y lo eligió. “Y ¿cómo habría permanecido algo si no hubieses querido?, ¿cómo se habría conservado lo que no hubieses llamado?” (Sb 11, 25). 2. LA SABIDURÍA: Dios creó el cielo y la tierra con su Sabiduría. En el mundo hay orden y belleza porque proceden de Dios, su Creador. La creación, pues, está ordenada, destinada y dirigida hacia el hombre para que el que Dios ha creado este universo. En la sabiduría del mundo vemos las huellas de Dios. “Dios de los Padres y Señor de la misericordia que con tu Palabra hiciste todas las cosas y en tu Sabiduría formaste al hombre para que dominase sobre toda la creación, administrase el mundo con santidad y justicia, y juzgase con rectitud de corazón; dame la sabiduría asistente de tu trono… Contigo está la Sabiduría que conoce todas tus obras, que estaba presente cuando hacías el mundo y que sabe lo que es agradable a tus ojos…” (Sb 9, 1-10). 3. EL AMOR: Este mundo ha salido de la bondad divina, y la creación participa de esa bondad “… Y vio Dios todo cuanto había hecho y era muy bueno…” (Gn 1, 31). Todo este universo salido de las manos de Dios era bueno, y en él no había nada malo. El mal presente en nuestro mundo no tiene su origen en Dios ni es eterno. 4. DIOS CREA “DE LA NADA”: Creemos que Dios no necesita nada preexistente ni ninguna ayuda para crear. El mundo que vemos no es tampoco una parte o un trozo de Dios. Todo lo que vemos Dios lo sacó de la nada. “¿Qué tendría de extraordinario si Dios hubiera sacado el mundo de una materia preexistente? Un artífice humano, cuando se le da un material, hace de él todo lo que quiere. Mientras que el poder de Dios se muestra precisamente cuando parte de la nada para hacer todo lo que quiere”. (San Teófilo de Antioquia) 5. Dios está presente en su creación y a la vez está más allá de ella: Dios es infinitamente más grande que todas sus obras “Él es mucho más grande que todas sus obras” (Si 43,28). Pero a la vez Él está presente en lo más íntimo de sus criaturas: “En él vivimos, nos movemos y existimos” (Hch 17,28). 3.5. DIOS ES PADRE Jesús ha revelado que Dios es “Padre” en un sentido nuevo: no lo es sólo en cuanto Creador, es eternamente Padre en relación a su Hijo Único, que recíprocamente Padre en relación a su Hijo Único, que recíprocamente sólo es Hijo en relación a su Padre: “Nadie conoce al Hijo sino el Padre, ni al Padre le conoce nadie sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar” (Mt 11,27). ¿QUÉ SIGNIFICA PARA UN CRISTIANO QUE DIOS ES PADRE? Jesús nos ha revelado que Dios es Padre en un sentido completamente nuevo. Jesús nos dice que Dios es Padre no sólo en cuanto Creador de todo, sino que es CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA 15
    • eternamente Padre porque tiene eternamente un Hijo, un Único Hijo. Por eso los cristianos creemos que Jesús es el Hijo de Dios, el Hijo Unigénito de Dios Padre. Los apóstoles, al encontrarse con Jesús, confiesan que es el “Verbo que en el principio estaba junto a Dios y que era Dios” (Jn 1,1); que él es la imagen visible del Dios invisible (Col 1,15). Creemos, por tanto, que Dios tiene solamente un Hijo, y que nosotros somos hijos de Dios en su Hijo Jesucristo. Somos hijos de Dios en la medida en que somos hermanos de Jesús y estamos unidos a Él. “Todos los que son guiamos por el espíritu de Dios son hijos de Dios. Pues no recibisteis un espíritu de esclavitud para recaer en el temor; antes bien, recibisteis un espíritu de hijos adoptivos que nos hace exclamar: ¡ABBA, PADRE!” (Rm 8, 14-17). Posteriormente, la Iglesia y los teólogos explicaron cómo Jesús era el Hijo del Padre en términos y palabras adaptadas a sus culturas y ambientes. De este modo, la Iglesia confesó en el año 325 en el primer concilio de Nicea que el Hijo de Dios es “consustancial” (de la misma naturaleza) al padre, es decir, un solo Dios con Él. Luego, en el concilio de Constantinopla (381) confesó “al Hijo Único de Dios, engendrado del Padre antes de todos los siglos, luz de luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, consustancial al Padre. Señor Dios nuestro, ¡qué admirable es tu Nombre en toda la tierra! Ensalzaste tu majestad sobre los cielos. De la boca de los niños de pecho has sacado una alabanza contra tus enemigos, para reprimir al adversario y al rebelde. Cuando contemplo el cielo, obra de tus dedos; la luna y las estrellas que has creado, ¿qué es el hombre, para que te acuerdes de él; el ser humano, para darle poder? Lo hiciste poco inferior a los ángeles, lo coronaste de gloria y dignidad, le diste el mando sobre las obras de tus manos, todo lo sometiste bajo sus pies: rebaños de ovejas y toros, y hasta las bestias del campo, las aves del cielo, los peces del mar, que trazan sendas por el mar. Señor, Dios nuestro, ¡Qué admirable es tu Nombre en toda la tierra! 16 CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA
    • LA PROFESIÓN DE LA FE Creo en Jesucristo, su único Hijo, 4. JESÚS, ¿QUIÉN ERES TÚ? nuestro Señor, que concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María 4.1. SOMOS CATÓLICOS Virgen; padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado , El hombre es religioso por naturaleza. muerto y sepultado, descendió a Ahora bien esta relación con lo trascendente toma diferentes carices según la historia y las los infiernos, al tercer día culturas. Hoy en la actualidad observamos una resucitó de entre los muertos; multiplicidad de religiones y nos preguntamos si, subió a los cielos y está sentado en el fondo, no serán todas iguales. ¿Qué garantías tenemos de estar en la verdad? Este ala derecha de Dios Padre interrogante ha llevado a muchos al todopoderoso; desde allí ha de escepticismo y al relativismo religioso. venir a juzgar a los vivos y a los La Verdad existe; una Verdad que es necesario estudiar y descubrir. Es indudable que muertos. hay elementos positivos en todas las religiones. Pero no basta con percatarse de lo que hay de positivo en las religiones. Es preciso que examinemos si el concepto de Dios que sostienen es el más correcto, y a partir de aquí hemos de indagar si alguna de estas religiones proviene de Dios mismo. El Hinduismo y el Budismo cultivan mucho la interioridad y la búsqueda de la paz interior. Para conseguirla es necesario una purificación de toda pasión y materialismo. Fomentan un autodominio que permite substraerse al sufrimiento y al dolor. No obstante, estas religiones carecen del concepto de Dios personal. El hinduismo es politeísta y mantiene un sistema inhumano de castas basado en su fe en la reencarnación. La reencarnación no ayuda, sino todo lo contrario, a asumir las responsabilidades personales y sociales en esta vida. El Budismo es, prácticamente ateo. No mantiene una relación con un ser trascendente, sino que se limita a una especie de técnica de relajación. El Islam cree en un Dios único, creador de cielos y tierra, que nos juzgará según nuestras obras. Su imagen de Dios es mucho más perfecta que la del Hinduismo o Budismo. Ahora bien, “Alá” se mantiene muy distante de los sufrimientos de los hombres y no muestra misericordia con el caído. Por el contrario, el Corán es amenazante con los pecadores: “al ladrón, córtesele la mano”, etc.… El Islam se extendió sirviéndose de la violencia. La guerra santa no es un abuso de algunos seguidores, sino que está predicada por el propio Mahoma. Parece una religión ligada a una cultura árabe y que se mantiene en base a una cerrazón hacia la cultura moderna. CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA 17
    • El Judaísmo cree en el Dios del Antiguo Testamento, el Dios de Abraham, de Moisés y de los profetas. Es la religión no cristiana que posee la imagen de Dios más perfecta. No obstante, no reconoce a Jesucristo como Mesías prometido, sino que siguen esperando su llegada. LAS IGLESIAS CRISTIANAS A diferencia de las demás religiones, el cristianismo no tiene su origen en la predicación de un profeta (Mahoma, Buda), sino que su origen está en la Encarnación; es decir, Dios mismo fue el que vino a nosotros y dio origen al cristianismo. Pero a lo largo de la historia de la Iglesia, desgraciadamente, se han producido una serie de escisiones, que han desembocado en la formación de distintas iglesias cristianas: a) Iglesia Ortodoxa: Escisión motivada por la incomunicación que se produjo al separarse el Imperio Romano, en dos; con capital en Roma y en Bizancio. b) Iglesias Protestantes: Lucero reaccionó contra ciertos abusos de su tiempo, separándose de la Iglesia Católica. c) Iglesia Anglicana: El Rey Enrique VII provocó la separación de la Iglesia de Inglaterra de Roma, porque el Papa no quería concederle el divorcio con su mujer estéril. EL FENÓMENO DE LAS SECTAS Es Un hecho que en nuestros días las sectas se están extendiendo. En Hispanoamérica han encontrado un caldo de cultivo muy propicio, pero también en Europa y en los Estados Unidos están en auge. Algunas sectas son especialmente peligrosas por las técnicas despersonalizadotas que utilizan. Suelen estar dirigidas por sujetos de personalidad muy dominante. Las sectas se caracterizan también por la manipulación de distintos textos bíblicos, de forma que se busca en la Palabra de Dios una justificación de las teorías sostenidas. Los motivos de que, a pesar de lo dicho, se sigan extendiendo, pueden ser: - El vacío interior tan grande del hombre de hoy, que le pone en la tesitura de necesitar “algo”. - Intereses económicos a los que no les interesa la justicia social predicada por la Iglesia Católica. - La situación psicológica de muchas personas proclives a sentirse cobijadas en pequeños grupos, porque tienen problemas de integración en esta sociedad. HAY MUCHAS RAZONES PARA SER CATÓLICO Como nosotros somos católicos desde siempre, quizás no valoramos el tesoro tan grande que tenemos en nuestra religión. Sin embargo, han sido muchas las personas que se han convertido a la Iglesia Católica, porque han visto en ella la religión revelada por Dios. El poeta judío Rafael Stern se convirtió al catolicismo porque entendió que “todo lo que conocía del Antiguo Testamento, desembocaba en Cristo con la misma naturalidad que un río desemboca en el mar”. El Cardenal Newman, convertido del anglicanismo al catolicismo, calificaba al papado como “la institución providencial de la que Cristo se ha servido para mantener la verdad en todo tiempo”. 18 CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA
    • 4.2. A JESUS POR LOS EVANGELIOS ¿SON FIABLES LOS EVANGELIOS DESDE EL PUNTO DE VISTA HISTÓRICO? La pregunta es legítima. Es decir, si los Evangelios nos presentan la figura e Cristo para que creamos en Él, antes de dar nuestro asentimiento de fe, tenemos derecho a preguntarnos: “¿los evangelios son un mero invento de los hombres o, por el contrari, nos presentan el Jesús histórico?”. Vamos por partes: 11 La existencia histórica de Jesucristo es incuestionable: Existen fuentes documentales no cristianas que lo testifican. Así; las crónicas del historiador Flavio Josefo (años 93-94), una carta de Plinio el joven al emperador Trajano (año 112), el testimonio del historiador romano Tácito, al comentar el incendio de Roma, (años 115-117)... 21 Los evangelios no son ninguna falsificación de la Edad Media: Es cierto que no conservamos ningún original de los pergaminos escritos por los evangelistas -como tampoco conservamos ningún manuscrito de Aristóteles o Platón-. Ahora bien, disponemos de copias muy primitivas de los evangelios, hechas por amanuenses, ya en los primeros siglos, en las que -aparte de los típicos errores de transcripción- podemos comprobar la gran fidelidad con la que se transcribían los textos originales. (Los hallazgos paleográficos más conocidos son: el códice sinaítico, el códice vaticano, etc. Disponemos también de pequeños papiros del siglo primero, en los que se transcriben algunos pasajes del Nuevo Testamento.) 31 Los evangelios tienen todos los indicios literarios de historicidad: La moderna ciencia histórico crítica ha llegado a la conclusión de que los evangelistas no pudieron inventar lo que escribieron. Existen criterios de historicidad importantes para concluir en la historicidad de los evangelios: a) Criterio de discontinuidad: Es un criterio que parte del hecho de que cuando alguien se inventa algo, lo hace de forma que le favorezca. (Nadie se inventa algo que le perjudique, a no ser que sea tonto, y no parece ser el caso de los Evangelistas! b) Criterio de múltiple fuente: Cuando un mismo hecho está narrado por fuentes distintas, que no han tenido contacto entre sí, entonces es verdadero -es el caso de un evangelio escrito en Palestina, y otro escrito en Roma-. Este criterio está avalado por la constatación de que cuando distintas personas inventan unos sucesos y quedan de acuerdo en escribirlos, es muy difícil que lo hagan sin que se les note el engaño. O bien, cometen la torpeza de coincidir hasta en detalles insignificantes, lo cual les pone bajo sospecha de haberse copiado, o, bien, queriendo disimular, cuentan historias incompatibles. No es éste, sin embargo, el caso de los evangelios: cuentan los mismos hechos, CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA 19
    • pero con detalles de observación distintos. Coinciden en lo fundamental, pero cada uno lo cuenta según su propia sensibilidad. c) Criterio de explicación necesaria: Es un criterio que parte de que cuando un dato viene a ser la explicación de un conjunto de hechos innegables, de tal modo que, de rechazarlo, éstos quedarían sin explicación alguna, podemos pensar que es un dato auténtico. Así, por ejemplo, si Jesucristo no hubiese realizado los milagros de curación de los que nos hablan los Evangelios, )cómo explicar la exaltación popular que la figura de Jesús produjo en su tiempo, recogida incluso por historiadores paganos? + Como conclusión de lo anteriormente dicho, indica si te parecen correctas las siguientes frases: a) Los evangelios son una biografía completa de la vida de Jesús. b) Los evangelios son unos relatos de fe, pero sin relación con lo que sucedió históricamente. c) Los evangelios son una recopilación del mensaje y los hechos fundamentales de Cristo que fueron escritos con el fin de comunicar la fe en El. 4.3. EL MISTERIO DE LA ENCARNACIÓN DIOS SE HACE HOMBRE El evangelio de San Juan comienza con las siguientes palabras: *En el principio ya existía la Palabra. La Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios... Todo fue hecho por ella y sin ella no se hizo nada de cuanto llegó a existir... Y la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros...+ En la Biblia descubrimos que Dios, siendo uno, es Trinidad. Es decir, en el único Dios hay tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Tres personas distintas y un solo Dios verdadero. En el Antiguo Testamento, Dios se reveló en la historia del pueblo de Israel, a través de los patriarcas y profetas. Finalmente, Dios decide revelarse y darse a conocer, no ya a través de intermediarios, sino enviando a la Tierra a su propio Hijo. En el prólogo del Evangelio de San Juan, este Hijo que es la segunda persona de la Santísima Trinidad, es designado como LA PALABRA, en otras traducciones EL VERBO. Pues bien, el Hijo de Dios se hizo hombre, sin dejar de ser Dios. Lo hizo en el seno de la Virgen María y recibió el nombre de JESÚS. *** PROPUESTA DE REFLEXIÓN EN GRUPO + )Qué era Jesús antes de encarnarse en el seno de María? 20 CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA
    • NACIO DE MARIA VIRGEN El evangelio de San Lucas nos narra cómo llevó a cabo Dios su proyecto de Encarnación, es decir, su decisión de tomar carne, de hacerse hombre: *El ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David. La virgen se llamaba María. El ángel entrando en su presencia, dijo: -Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo; bendita tú entre las mujeres. Ella se turbó ante estas palabras, y se preguntaba qué saludo era aquél. El ángel le dijo: -No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo y le pondrás por nombre Jesús.... Y María dijo al ángel: -)Cómo será eso, pues no conozco varón? El ángel le contestó: -El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios no hay nada imposible. María contestó: -Aquí está la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra.+ *** PROPUESTA DE REFLEXIÓN EN GRUPO + Desde una mentalidad secularizada, son muchos los que ponen en duda el que Jesucristo fuese concebido en el seno de María por obra del Espíritu Santo y, por el contrario, afirman que San José y María tendrían relaciones sexuales como cualquier otro matrimonio. )Qué decir al respecto? Se trata de un grave error al que la Iglesia se ha enfrentado y dado respuesta en repetidas ocasiones: a) Si negamos la concepción virginal de Jesucristo, acabaremos negando que Jesucristo sea Dios hecho hombre. En ese caso, Jesús sería hombre por haber nacido de José y María, pero no sería el Hijo de Dios. Si por el contrario, hubiese venido del Cielo, sin tomar carne de las entrañas de la Virgen María, es claro que sería Dios, pero no hombre. El que Jesús haya sido concebido por el Espíritu Santo en las entrañas de la Virgen María, manifiesta su doble naturaleza: humana y divina. b) Por otra parte, no se puede negar esta verdad de fe, sin negar otras. Las verdades de fe van todas unidas, y, si nos cargamos una, nos cargamos las demás. "Si Jesús no nació virginalmente, entonces no es el Hijo de Dios. Si es solo un hombre, entonces su muerte en la cruz es una muerte más y no puede salvarme de mis pecados, etc..." c) Si negamos la historicidad de algunos pasajes del Evangelio para adecuarlos a nuestra ideología, acabamos haciendo un Dios a nuestra imagen y semejanza. d) En el texto evangélico, cuando el ángel anuncia a María que va a ser madre de Dios, ella le contesta que "no conoce varón", y eso lo dice a pesar de que estaba desposada con José. Esa aparente contradicción deja al descubierto la intención por parte de María y de José de vivir en virginidad, en el seno de su matrimonio. Se trataba, por lo tanto, de dos personas que habían sentido una llamada de Dios a una vocación muy especial. En recientes investigaciones, se ha descubierto que entre los esenios -un sector del pueblo de Israel que esperaba con fidelidad la CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA 21
    • llegada del Mesías- se daba esta forma de convivencia matrimonial, con una intención de consagración virginal por parte de ambos. e) La función de San José no está de sobra, en contra de lo que algunos podrían concluir. *José, Hijo de David, no tengas reparo en recibir a María como esposa tuya, pues el hijo que espera viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús+. La función de San José es muy importante dado que: + La profecía decía que el Mesías nacería de la estirpe de David. José era de esa estirpe (tribu de Israel), al contrario que María (que era de la estirpe sacerdotal). Por lo tanto José da a Jesús el nombre y le entronca con la estirpe davídica. + José lleva al niño y a María a su casa. Es decir, los protege y custodia, ejerciendo de esposo y padre. (Por eso, le llamamos patrono y custodio de la Iglesia). LA NAVIDAD PAGANA Pero, desgraciadamente, hemos despojado a la Navidad del misterio de fe que encierra y de los valores humanos de los que se ha visto rodeada al paso de los siglos, y la hemos reducido a una ocasión para potenciar el consumismo. *** PROPUESTA DE REFLEXIÓN EN GRUPO + La Navidad ha sido adornada con el paso de los siglos de una serie de valores de sensibilidad humana que embellecen más, si cabe, el misterio de fe que en ella celebramos. Hacemos referencia a alguno de ellos, y te pedimos que los ordenes por orden de importancia: + Sensibilidad hacia las personas que sufren soledad. + Sensibilidad hacia los pobres. + Sensibilidad hacia la familia. + Sensibilidad hacia deseo de paz. 22 CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA
    • LA PROFESIÓN DE LA FE 5. EL NÚCLEO DEL MENSAJE DE JESUCRISTO 5.1. EL REINO DE DIOS MENTALIDAD POPULAR EN TIEMPOS DE CRISTO La mentalidad popular, en los tiempos de Jesús, entendía el Reino de Dios de una forma eminentemente política. Creían que el Reino de Dios era la liberación política de la dominación de los romanos. Es por eso que, Jesucristo no utiliza el título de Mesías, por el hecho de que la expectación mesiánica que existía en el pueblo judío estaba deformada, y podía prestarse a confusiones. Para expresar su función mesiánica, Jesucristo se sirvió del título "Hijo del Hombre", que no estaba tan "quemado" entre los judíos de su tiempo. Los evangelios recogen 82 ocasiones en las que Jesucristo utiliza el título de "Hijo del Hombre". Esta imagen está tomada del Antiguo Testamento (Daniel 7,9-14), y en ella la figura del Hijo del Hombre está descrita con unas connotaciones divinas: es alguien preexistente, proviene del cielo y aparece junto al "anciano" en medio de una nube. *** PROPUESTA DE TRABAJO EN GRUPO + Cristo silenciaba el título de Mesías para no confundir al pueblo judío. No obstante, cuando se le preguntaba, se identificaba con claridad como el Mesías, aunque inmediatamente corregía esta imagen con la del Hijo del Hombre. Lee y comenta Mt 26,64 y Jn 18,33.36-37. + Cristo escapa de una interpretación política de su mesianismo. Lee y comenta Jn 6,13-15. EL MENSAJE CENTRAL. REALIDAD ESPIRITUAL El evangelista Marcos resume así la predicación de Cristo: "El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca, convertíos y creed en la buena noticia". Por lo tanto, el mensaje central de la predicación de Cristo es la llegada del Reino de Dios. El Reino de Dios supone, en primer lugar, una nueva idea de Dios que corrige las falsas concepciones que tenían los fariseos. Es un Dios que ama a los hombres por encima de sus méritos, sin pedir a cambio otra cosa que la conversión de los corazones y la sencillez de corazón. El Reino de Dios no es algo exterior y visible, sino que viene sin sentirse, de hecho ya está entre nosotros, está en nuestro interior. La primera dimensión del Reino es el amor inmerecido con el que nos ama Dios Padre. Pertenecer al Reino es dejarse amar por un amor insospechado. El Reino de Dios no es más que la misericordia de Dios Padre ofrecida ahora gratuitamente a todo hombre, independientemente de todo mérito, lengua, raza, etc... Las parábolas de la misericordia de Dios que encontramos en los evangelios son las que mejor describen la esencia del Reino de Dios. Dios nos introduce en su intimidad de manera que podemos vernos liberados de la fuerza que el pecado y la muerte tienen en nosotros. *** PROPUESTA DE TRABAJO EN GRUPO CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA 23
    • + Lee la parábola del Hijo Pródigo (Lc 15, 11-32) y comenta en qué sentido resume el mensaje central del Reino de Dios. ¿Te parece justo que el hijo pródigo sea acogido así? ¿Te parece que el hermano mayor tiene razón en sus quejas? ¿Te cuesta entender los valores de gratuidad que tiene el Reino de Dios predicado por Jesucristo? EL REINO Y LA LUCHA CONTRA TODA INJUSTICIA Pero, el Reino de Dios no es una realidad meramente interior o intimista, sino que implica una lucha contra toda injusticia de este mundo, dado que la injusticia es pecado y fruto del pecado. Instaurar el Reino de Dios en este mundo, no es limitarse a afirmar que Dios nos ama y está en nosotros, sino que nos debe de impulsar a llevar esa presencia de Dios a todas las realidades de la vida: el mundo laboral, la política, el deporte, la ecología, etc... en definitiva, todo interesa al Reino de Dios. No se trata de negar a las realidades de este mundo su propia autonomía, para que sean dirigidas desde la Iglesia. No es eso. Baste recordar que Cristo huyó cuando, tras la multiplicación de los panes, quisieron proclamarle rey. De lo que se trata es de que los cristianos tomemos conciencia de que nada de lo que ocurre en este mundo es ajeno a Dios y de que los valores del Reino de Dios nos están impulsando a construir una sociedad más humana y solidaria. + ¿Cómo pueden hacer presente los cristianos los valores del Reino de Dios en el mundo actual? ¿Crees que los católicos debemos procurar que la política sea cristianizada? + ¿Crees que la tarea de instauración del Reino de Dios en este mundo la debemos de hacer individualmente, cada cristiano en su ambiente o, por el contrario, piensas que es más conveniente que, por lo menos en ocasiones, nos asociemos para llevar a cabo proyectos socio culturales de inspiración cristiana? UN REINO NO CONSUMADO No podemos caer en el error de pensar que el Reino de Dios se realizará plenamente en este mundo y en esta vida. El Reino de Dios ya ha llegado, y a él pertenece todo el que se convierte a Cristo. Pero este Reino no ha sido todavía consumado, sólo lo será cuando sea vencido definitivamente el mal con la venida última de Cristo. Esto quiere decir que tendremos que llevar adelante el Reino de Dios, con paciencia, en medio de injusticias que no acabamos de vencer. En tiempos de Cristo algunos se escandalizaron porque no podían aceptar que las legiones romanas siguiesen allí, tras la instauración del Reino de Dios proclamada por Cristo. Jesús hizo muchos signos milagrosos entre los necesitados de su tiempo, pero otros muchos no fueron curados. Hoy también ocurre que algunos se escandalizan de que la Iglesia proclame que Dios nos ama y que está con nosotros, cuando hay tantas injusticias en el mundo. Se preguntan cómo puede permitir Dios tanta desgracia. Otros, sin embargo, confían en que la realización plena del Reino de Dios tenga lugar en la consumación definitiva de la Gloria y, mientras tanto, se entregan y luchan por instaurar el Reino de Dios entre nosotros. + Lee y comenta Rom 8,18-25. + Comenta en clave de lo que hemos explicado el texto siguiente (Mt 11,2-6): "Juan que había oído hablar en la cárcel de las obras del Mesías, envió a sus discípulos a preguntarle: -¿Eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro?. Jesús les respondió: -Id a contar a Juan lo que estáis viendo y oyendo: los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios,... y a los pobres se les anuncia la buena noticia. ¡Y dichoso el que no se sienta defraudado por mí!" 24 CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA
    • + Es claro que la instauración del Reino de Dios lleva consigo una sociedad más desarrollada y más justa, pero no parece que todo logro en lo social sea ya Reino de Dios, sin más matizaciones. Tengamos en cuenta que cabe conseguir ciertos avances en materia de justicia social, estando en pecado y al margen de Dios. Por ejemplo, ¿crees que en países desarrollados como Suecia o Noruega, el Reino de Dios está más instaurado que en Africa? 5.2. LA LUCHA CONTRA EL PECADO ¿QUÉ ES EL PECADO? Para entender lo que es el pecado, es necesario conocer primero el plan de Dios para con nosotros: El hombre ha sido creado a imagen y semejanza de Dios, con el fin de que compartamos la intimidad de Dios, y así seamos plenamente felices. El pecado no es sino la ruptura o el desprecio de este ofrecimiento de Dios. Solo conociendo y apreciando el amor que Dios nos tiene, podremos entender el misterio del pecado: A) Dios nos ama con amor de amistad. En consecuencia, Dios sentirá el pecado como su amistad traicionada. + Lee y comenta: Jn 15, 13-15. B) Dios nos ama con amor esponsal. En consecuencia, Dios sentirá el pecado como una infidelidad a su amor esponsal. + Lee y comenta: Oseas 2, 4. 16-22. C) Dios nos ama con amor paternal y maternal. En consecuencia, Dios sentirá nuestro pecado como lo siente un padre o madre despreciado por su hijo. + Lee y comenta: Isaías 49, 14-15. Por lo tanto, lo esencial del pecado es que el Amor de Dios no es estimado. El pecador piensa que va a ser más feliz sin Dios. Siente a Dios como alguien que quiere "aguarle la fiesta" o "agobiarle", y por eso se aleja de la voluntad de Dios. + El demonio se esfuerza en hacernos desconfiar de Dios. Su objetivo es sembrar en nosotros la falsa sospecha de que Dios no es bueno y de que viene a quitarnos la libertad. Leer y comentar Gn 3,1-5. FALSAS VISIONES ACTUALES SOBRE EL PECADO 1.- Algunos afirman: "El pecado es una invención de los curas y es más propio de la Edad Media que de nuestros días" Si eso fuese así, la muerte redentora de Cristo en la cruz carecería de sentido. En efecto, ¿para qué ha muerto Cristo en la cruz si yo no tengo necesidad de perdón? CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA 25
    • 2.- Otros dicen: "Dios está demasiado lejos como para que le afecten las cosas que hacemos" Quien dice esto no es consciente del amor, la preocupación y la ilusión que Dios tiene puesta en nosotros. Los cristianos no creemos en un Dios que está escondido más allá de las nubes. Dios Padre ha enviado a Jesucristo para compartir nuestra vida y para vivir en nuestro corazón, si le dejamos lugar para ello. 3.- Con frecuencia se oye: "Yo ni mato, ni robo. No hago mal a nadie. No tengo pecados" Detrás de esta frase se esconden muchos errores. a) Si no he caído en algunos pecados graves, no ha sido sólo por mi mérito, sino porque la gracia de Dios me ha sostenido para que no cayese. b) En ocasiones, los pecados más graves son los de omisión, es decir, el no haber hecho lo que Dios esperaba de mi. c) Generalmente, quien piensa que "no tiene pecados" no es consciente de que a Dios se le ofende también por la indiferencia y el poco amor que le manifestamos. Dios es sensible hacia nuestra respuesta de amor o de indiferencia. 4.- Otros simplemente: "Yo no tengo intención de ofender a Dios cuando hago esas cosas" Tampoco el hijo pródigo se fue de la casa de su Padre por ofender a su Padre, pero sí que lo hizo sabiendo que haciéndolo le ofendería. 5.- Una apreciación equivocada: "Lo que me duele es no haber sido capaz de cumplir lo que me había propuesto" Si nos duele más el haber fallado nosotros que el haberle fallado a Dios, es que tenemos una concepción del pecado muy equivocada. No es lo mismo el arrepentimiento por haber ofendido a Dios que, un orgullo herido que se desprecia a sí mismo por el fallo cometido. 6.- Algunos se excusan: "A mi no me remuerde la conciencia" Es cierto que la conciencia es el conducto que Dios utiliza para apercibirnos de que nos hemos apartado de su Camino, pero también es cierto que: a) En ocasiones se confunde lo que la conciencia nos dicta, con lo que nos resulta más cómodo. b) Tenemos obligación de formar bien nuestra conciencia, ya que podemos ser culpables de que nuestra conciencia no nos remuerda, por estar adormilada o mal educada. c) En consecuencia, Dios nos dio los mandamientos como un medio seguro para que no nos engañemos al discernir lo que nuestra conciencia nos pide. ¿POR QUÉ PECAMOS? 1.- Utilizamos mal la libertad que Dios nos ha dado. Dios puso en nuestras manos la elección entre le bien y el mal. + Lee y comenta Dt 30,15-19. 2.- Tenemos en nosotros una inclinación al mal, fruto del pecado original, que se llama concupiscencia y que, aunque no es pecado en sí misma, nos inclina al pecado. + Lee y comenta Rom 7,14-25. 3.- El Maligno, Satanás, nos tienta al pecado. Como él está amargado, se complace en intentar apartarnos de la felicidad que es Dios. + Lee y comenta: 1 Pe 5,7-8. 26 CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA
    • 5.3. LA MUERTE DE CRISTO En esta tarde Cristo del Calvario, EL DRAMA SE PRECIPITA vine a rogarte por mi carne enferma; En la medida en que se va desarrollando la pero, al verte, mis ojos van y vienen vida pública de Jesús, se precipita su drama. El de tu cuerpo a mi cuerpo con vergüenza. enfrentamiento con los fariseos y demás grupos; y en definitiva, el enfrentamiento con la mentalidad ¿Cómo quejarme de mis pies cansados, cuando veo los tuyos destrozados? reinante y con sus intereses creados, hacían ¿Cómo mostrarte mis manos vacías, preveer que el final de su vida estaba cerca. El cuando las tuyas están llenas de heridas? cerco se estrecha en torno a Jesús. ¿Cómo explicarte a ti mi soledad, + Los entendidos dicen que el episodio cuando en la cruz alzado y sólo estás? que precipitó la muerte de Cristo fue la ¿Cómo explicarte que no tengo amor, resurrección de Lázaro. Lee detenidamente Jn cuando tienes rasgado el corazón?. 11,45-48, y comenta los motivos que Ahora ya no me acuerdo de nada, desencadenaron la decisión de eliminar a Jesús. huyeron de mí todas mis dolencias. El ímpetu del ruego que traía ÉSTA ES LA "HORA" QUE CRISTO HABÍA se me ahoga en la boca pedigüeña. ESPERADO Aunque resulte sorprendente, el drama de Y sólo pido no pedir nada, la pasión de Cristo no trastocó sus planes, sino estar aquí junto a tu imagen muerta, que El mismo, a lo largo de toda su vida, se había ir aprendiendo que el dolor es sólo preparado para esa su "hora" (el momento de su la llave santa de tu santa puerta. muerte). Si bien es cierto que fueron unas personas concretas las que acabaron con su vida, sin embargo, no es menos cierto que por encima de esas circunstancias históricas, El era consciente de que había llegado la hora de entregar voluntariamente su vida. + Lee y comenta Mc 8,31-33. ¿Sabía Jesús lo que se le venía encima? + ¿En qué sentido decimos que a Jesús "le matan" y en qué otro sentido hablamos de que "dio su vida"? Antes de responder, lee primero Jn 10,17-18. ¿CUÁL ES EL SENTIDO DE LA MUERTE DE CRISTO? La víspera de su pasión, en la Ultima Cena, el Señor nos reveló el sentido de su muerte: "Este es mi cuerpo que se entrega por vosotros... Esta es mi sangre derramada por el perdón de los pecados". Es decir, Jesús murió en la cruz para redimirnos de nuestros pecados. Pero... ¿por qué quiso Dios salvarnos de esta forma; siendo así que lo podría haber hecho de otras formas más "sencillas" y menos "traumáticas"?. + Antes de intentar dar respuesta a esta pregunta, vamos a reflexionar orando ante la cruz. Lee y comenta: Te proponemos unos posibles motivos por los que Dios ha elegido el camino de la cruz para llevar a cabo la redención: CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA 27
    • 1.- El amor se revela en el dolor. El amor puede y debe manifestarse de diversas maneras (palabras, gestos, etc...); pero éstos pueden ser equívocos, es decir, pueden ocultar otros intereses egoístas. (Así, una persona me puede decir buenas palabras, y hasta obsequiarme con un regalo, sin que por ello pueda estar seguro de sus intenciones). Por el contrario, el signo inequívoco del Amor es justamente el sufrimiento o el dolor que se soporta en favor de quien se ama. Aquí no caben engaños, a no ser que uno sea masoquista. Es por esto que, podemos decir que "quien no sabe sufrir, no sabe amar". El amor que no es capaz de sacrificarse por la persona amada, no es verdadero amor. Lee y reflexiona: "Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos" (Jn 15,13) 2.- Así ama Dios a los hombres, así también debemos amar nosotros. Es difícil llegar a dar lo mejor de nosotros mismos si no tenemos para ello un punto de referencia. + ¿Cuál ha de ser nuestro punto de referencia? Lee y comenta Jn 13,14 y 1Jn 3,16. 3.- La cruz nos demuestra la gravedad de nuestro pecados y el valor de nuestra vida ante Dios. Se ha dicho que el mayor pecado de nuestro tiempo es no dar importancia al pecado. Sin embargo, la primer carta de Pedro dice así: "Habéis sido rescatados no con plata y oro, sino con la sangre preciosa de Cristo". Se ve que para Cristo nuestra vida tiene un gran valor, hasta el punto de cambiar su vida por la nuestra: "Cristo murió por nuestros pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios". 4.- La Cruz de Cristo nos enseña cuál es nuestro camino. El verdadero cristiano ha de desconfiar de los caminos facilones que se nos ofrecen en nuestra sociedad burguesa. Nos referimos a los caminos que excluyendo cualquier sacrificio, no pasan por la cruz. 1.- Caminar por la vida con rectitud, supone un sacrificio mayor que vivir egoístamente. Para esto último no hace falta más que dejarse arrastrar. Lee y comenta Mt 7,13-14 y Lc 14,27. 2.- Teniendo en cuenta Mc 14,55-64 ¿por qué motivo condenan a Jesús las autoridades judías?. 3.- Los judíos al estar sometidos por los romanos, no tenían poder para ejecutar a nadie, por lo que han de llevar a Jesús ante Pilato. A la luz de Lc. 23, 1-5. ¿Qué otro tipo de acusaciones presentaron contra Jesús al llevarle ante las autoridades civiles romanas?. 4.- Si revisamos la actitud de Pilato en el proceso de Jesús, es patente que éste intentó liberarlo de distintos modos, sin embargo, ante una serie de amenazas, cede y entrega a Jesús a la muerte: ¿Qué es lo que hace ceder a Pilato ante los judíos?. Lee Jn 19,12-16. 5.- Examinemos la Cruz desde el punto de vista simbólico: ¿Qué significaba una cruz en tiempos de Cristo? ¿Qué crees que simboliza para las distintas personas que hoy en día suelen llevarla? 28 CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA
    • 5.4. JESÚS RESUCITADO NOS ENVÍA SU ESPÍRITU IMPORTANCIA DE LA RESURRECCIÓN La resurrección de Cristo da sentido a toda su vida y muerte. San Pablo es contundente en este punto: "y si Cristo no ha resucitado, nuestra predicación carece de sentido y vuestra fe lo mismo." (1 Cor 15,14). + ¿Qué imagen del cristianismo prevalece en ti: la triste-dolorista o la gozosa-optimista? ¿Te has quedado en el Viernes Santo, o has llegado al Domingo de Pascua? + ¿Fue su propia fe la que sugestionó a los discípulos hasta inventar la resurrección o, por el contrario, fue el hecho de la resurrección el que encendió en ellos la fe?. Para responder, lee Jn 20,24-29. (Sin la resurrección no se explica el cambio tan radical producido en los discípulos de Jesús, quienes días atrás habían abandonado a su maestro y se habían dispersado, decepcionados por su muerte y aparente "fracaso".) ¿QUÉ SIGNIFICA LA RESURRECCIÓN? 1.- Jesús vive. Sin la resurrección, el evangelio sería una colección de bellas historias y relatos de un hombre maravilloso que vivió en el pasado... pero nada más. Sin embargo, por la resurrección, Jesús es una persona viva que nos invita a seguirle, aquí y ahora. Ser cristiano no es sólo creer unas doctrinas, sino que es seguir a una persona viva, Jesucristo. 2.- Sello de aprobación. Si el final de la vida de Jesús hubiese sido la muerte y el fracaso, entonces todo lo dicho y hecho durante su vida, hubiese caído en el descrédito. Sin embargo, Dios Padre, al resucitar a su Hijo, avaló cuanto había dicho y hecho Jesucristo. Es algo así como el sello de aprobación de su vida. De lo contrario, sus afirmaciones de que era "la resurrección y la vida", hubiesen resultado falsas: "Dios lo resucitó rompiendo las ataduras de la muerte, no era posible que la muerte lo retuviera bajo su dominio" (Hech 2, 23-24) 3.- La derrota de la muerte. La resurrección de Jesucristo no fue un hecho aislado. El Evangelio nos dice que Cristo compartió con nosotros la muerte para que nosotros podamos compartir también su victoria sobre ella. Cristo resucitó de entre los muertos como garantía de que los que morimos resucitaremos con Él. Él mismo nos dijo: "Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí aunque haya muerto vivirá" (Jn 11,25) + Lee 1 Cor 15,19-26. ¿Por qué se llama a Cristo el nuevo Adán? + Lee el texto conclusión de toda la Biblia que a continuación indicamos, y reflexiona en lo que supone que éste sea el último mensaje escrito de la Palabra de Dios: Apocalipsis 22,20 CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA 29
    • CRISTO RESUCITADO NOS DERRAMA SU ESPÍRITU Tras su resurrección, Jesús se apareció a sus discípulos durante cuarenta días, al término de los cuales ASCENDIÓ a los cielos (Hch 1,9-11). En este período Jesucristo insistió a sus discípulos en la conveniencia de su marcha: "Os conviene que yo me vaya para que el Espíritu Santo descienda sobre vosotros". Al desaparecer Cristo físicamente de nuestra presencia, pasa a estar presente a través del Espíritu Santo: "Salí del Padre y he venido al mundo, otra vez dejo el mundo y me voy al Padre". Es la época del Espíritu. Él llevará a termino la obra comenzada por Cristo. Finalmente, el día de PENTECOSTÉS a los diez días de la Ascensión, fue derramado este Espíritu Santo en plenitud: "Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en un mismo lugar. De repente vino del cielo un ruido como el de una ráfaga de viento impetuoso, que llenó toda la casa. Se les aparecieron unas lenguas como de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos; quedaron todos llenos del Espíritu Santo" (Hch 2,1-4) ¿QUIÉN ES EL ESPÍRITU SANTO? No es algo impersonal, como lo podría ser cuando nos referimos al "espíritu valeroso" de un determinado personaje. Se trata de una persona divina que, con el Padre y el Hijo (Jesucristo), forman la TRINIDAD. Es aquel por el que Jesús se hizo hombre en las entrañas de María: "...y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre" (Del Credo). Es aquel que animó e impulsó a Jesús en su vida: "El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido, me ha enviado a dar la Buena Noticia a los pobres" (Lc 4,18) ¿CÓMO ACTÚA HOY EL ESPÍRITU SANTO? 1.- Nos hace vivir espiritualmente + Profundiza en cuáles son los frutos del Espíritu, comparando con los frutos del materialismo (lo carnal); para ello lee y comenta el siguiente texto: Gálatas 5,13-26. 2.- Vivifica y guía a la Iglesia El Espíritu Santo suscita una gran diversidad de carismas dentro de la Iglesia. Pero dentro de esa diversidad, el Espíritu nos une a todos en lo fundamental, en el ser Hijos de Dios. Lee y comenta: 1 Cor 12,4-11 3.- Espíritu Misionero El Espíritu Santo nos impulsa a salir de nosotros mismos para que seamos testigos de Cristo resucitado delante de todos los hombres. La historia de la Iglesia es la historia del Espíritu que trabaja en ella y a través de ella para que su mensaje llegue al confín de la tierra. Lee y comenta: Jn 20,19-23 + Sabemos que el Espíritu Santo no tiene figura humana -a diferencia de Jesucristo- pero, no obstante, se nos ha manifestado a través de algunos signos. Vamos a analizarlos e intentar ver distintos aspectos del Espíritu Santo desde esta simbología: * Fuego (Hch 2,3) * Paloma (Lc 3,22) * Viento (brisa suave) 1 Reyes 2, 1-18 * Agua (Jn 7, 37-38) 30 CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA
    • LA VIDA DEL CRISTIANO: LOS MANDAMIENTOS LA LEY DE DIOS 6. LA VIDA EN CRISTO 1. Amarás a Dios sobre todas las cosas. 2. No tomarás el nombre de Dios en vano 3. Santificarás las fiestas 6.1. MORAL CRISTIANA: 4. Honrarás a tu padre y a tu madre AMAR SIN FRONTERAS 5. No matarás 6. No cometerás actos impuros CREENCIA EN DIOS, SEGUIMIENTO A 7. No robarás JESUCRISTO Y MORAL 8. No darás falso testimonio ni mentirás 9. No consentirás pensamientos ni deseos impuros La visión cristiana de la ética o moral no es meramente autónoma y subjetiva 10. No codiciarás los bienes ajenos ("hago lo que a mí me parece"), sino que creemos en un Dios cercano que funda los valores de la vida, según los cuales hemos de actuar. Tomando lo dicho como referencia, podemos decir que existen dos tipos de ateísmo: a) Negar la existencia de Dios de una forma teórica ("no creo en Dios"). b) Negarla de una forma práctica; es decir, aún confesando con la mente y los labios la existencia de Dios, hacer un planteamiento de vida como si no existiese. Las creencias espirituales sin moral (frecuentes en cierto tipo de sectas) son una confesión práctica de ateísmo. Lo dicho hasta aquí no quiere decir que lo más importante del cristianismo sea la moral. El cristianismo no es un moralismo -como lo podía ser la religiosidad farisaica- sino que se trata del seguimiento de una persona: Jesucristo. Como consecuencia de esto, los seguidores de Jesús tenemos un estilo de vida, es decir, una MORAL. La Moral es, por lo tanto, el estilo de vida de los seguidores de Cristo. MORAL DEL AMOR El mensaje central, el compendio y el motivo de la moral cristiana, lo que la distingue de las demás es el Mandamiento del Amor. Dice así Mt 22,34-40: "Maestro, ¿cuál es el mandamiento más grande de la Ley? El le dijo: Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el más grande y el primer mandamiento. El segundo, semejante a éste, es: Amarás al prójimo como a ti mismo. De estos dos preceptos depende la Ley y los profetas". Dios no nos manda nada que El primero no haya hecho vida. Dios nos ama gratuitamente, y la única respuesta proporcionada es el amor; un amor que se ha de manifestar más en obras que en palabras. AMOR Y LEY Esa frase de San Agustín, antes citada: "Ama y haz lo que quieras...", podría ser mal interpretada, como si el cristianismo se posicionase en contra de toda ley. Pero no hay tal cosa, sino más bien la ley indica la forma en la que el amor se ha de traducir en obras. El amor tiende a mostrarse en obras como el árbol tiende a dar sus frutos. El CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA 31
    • mismo amor promulga la ley como fruto de sí mismo. Entonces, la ley no es tanto una imposición, cuanto un "test", para comprobar si hay verdadero amor, y también para que ese amor no se salga de su cauce. Para saber si amo a Dios, la prueba es ver si amo al prójimo; y para saber si amo al prójimo tengo que comprobar si guardo los mandamientos: si espontáneamente respeto la vida, los bienes ajenos, la fama del prójimo, etc...; de la misma manera que a mi me gusta que me respeten. Así toman sentido las afirmaciones de Jesucristo en el Sermón de la Montaña (impregnado del espíritu de la moral del amor), cuando dice: "No he venido a abolir la ley y los profetas, sino a complementarlos". LEY Y CONCIENCIA En lo más profundo de nuestra conciencia descubrimos la existencia de una ley que no nos la dictamos a nosotros mismos, pero a la cual debemos obedecer para estar "tranquilos" de conciencia. La conciencia es el núcleo más secreto del hombre, en el que éste se siente a solas con Dios y oye la "voz del amor". En algunas ocasiones puede ocurrir que la conciencia se equivoque al juzgar una cosa. En este caso, el hombre obra bien siguiendo los dictados de su conciencia, aunque esté equivocado. Sin embargo, no nos engañemos, en la mayoría de las ocasiones somos culpables del error de nuestra conciencia. Ocurre que no nos preocupamos de formar nuestra conciencia; buscando la verdad, consultando con humildad a quien pueda aconsejarnos, y...la conciencia se va oscureciendo progresivamente. Es decir, hay que obrar de acuerdo a la propia conciencia, pero esa conciencia no debe estar oscurecida por nuestro pecado, sino que ha de dejarse guiar por la voz limpia de la Ley de Cristo. Por ello hemos de verificar continuamente si nuestra conciencia va de acuerdo con el mensaje de Jesucristo. 6.2. AMARAS A DIOS SOBRE TODAS LAS COSAS Los tres primeros mandamientos tratan de nuestra relación para con Dios. Como ya recogimos en temas anteriores, del cumplimiento del primer mandamiento se deriva el cumplimiento de la moral entera. Ciertamente, quien ama a Dios sobre todas las cosas, no podrá por menos que vivir todos los demás mandamientos, casi por connaturalidad. Esta claro que contra este mandamiento pecamos todos, por lo menos, de omisión; es decir, de no amar a Dios con todas las fuerzas, como deberíamos. A la hora de examinarnos sobre el cumplimiento de este mandamiento, podría parecer difícil el "medir" nuestro amor. Por eso es conveniente fijarse en una serie de indicios: ORACIÓN Esta claro que si amo a una persona, tendré una tendencia a estar con ella, a hablarla y a escucharla. Si mi relación con ella es fruto del amor, no me acercaré a ella sólo para mi interés. CONFIANZA Igualmente, mi amor a Dios se medirá por el grado de confianza en El, en medio de las dificultades. ¿Confío en Dios cuando todo parece derrumbarse? Lee y comenta Mt 14, 22-33. FORMACIÓN DE LA FE 32 CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA
    • El amor debe de llevar consigo el deseo de conocer mejor a Dios. ¿Procuro formar mi fe consultando mis dudas y leyendo libros instructivos religiosos? VALENTÍA EN LA CONFESIÓN DE LA FE El amor a Dios sobre todas las cosas debe de conllevar que no nos importe el juicio de los hombres. Un cristiano debe de hacer apostolado, porque es apóstol de Cristo. Tendrá que tener prudencia en cómo hablar de Cristo a los demás, pero sobre todo, debe de tener libertad interior para poder hacerlo. VENCIMIENTO DE LOS APEGOS Amar a Dios sobre todas las cosas, supone no tener el corazón atado a nada que no sea Dios. Los apegos se suelen detectar cuando una persona pierde la paz al quitarle la cosa en la que tenía puesto el corazón. MORTIFICACIÓN O SACRIFICIO Quien no está dispuesto a sufrir por una persona, es señal de que no la ama. Cuando el amor a Dios es auténtico, se traduce en pequeñas mortificaciones o renuncias. Estos sacrificios se ofrecen a Dios, como muestra de amor, y como forma de servicio a los hermanos. SANTIFICACIÓN DEL TRABAJO Vivir el primer mandamiento supone ser consciente de que Dios no es un capítulo más de mi vida, sino que Dios lo llena todo. No hay nada ajeno a los planes y al amor de Dios. Mi fe cristiana me debe llevar a estudiar y trabajar más y mejor. AMOR A DIOS Y AMOR AL PROJIMO Los diez mandamientos de la ley de Dios se encierran en dos: Amarás a Dios sobre todas las cosas, y al prójimo como a tí mismo. Amor a Dios y al prójimo son las dos caras de una misma realidad. 6.3. NO TOMARAS EL NOMBRE DE DIOS EN VANO Dentro del contexto de los tres primeros mandamientos, -que tratan de nuestra relación para con Dios-, el segundo trata del respeto al Nombre de Dios. ¿POR QUÉ DAR IMPORTANCIA AL NOMBRE? Entre nosotros existe una tendencia a no dar importancia a las palabras. Nos hemos acostumbrado a decir burradas, sin que eso importe demasiado. Es decir, hablamos con "palabras huecas". Sin embargo, en la Biblia, el NOMBRE, lejos de ser unas letras convencionales que forman una palabra, expresa la función del designado. Por ejemplo, la palabra Jesús significa "salvador". Y no solo esto, sino que en la Biblia, Dios mismo decide autonombrarse, es decir, se pone un nombre a si mismo: Yahveh, que significa "Soy el que soy". Por eso podemos decir que el CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA 33
    • Nombre de Dios es Dios mismo y, en consecuencia, debemos respetar el Nombre de Dios como al mismo Dios. Israel no debe de "pronunciar en vano el Nombre de Yahveh" (Ex 20,7). Llamamos «blasfemia» a la palabra malsonante dirigida contra Dios. También se puede entender como blasfemia la utilización de palabras sagradas fuera de su sentido religioso, en un tono irrespetuoso (caso de la palabra "hostia") ¿ES ALGO GRAVE LA BLASFEMIA? Algunos se apresuran a decir que, a pesar de lo fuertes que suenen las blasfemias, en realidad no hay pecado porque en la mayoría de los casos, no hay intención de ofender a Dios. Sin embargo, eso parece una excusa muy fácil para quitarse de encima algo que es más complicado y grave, y que debemos analizar: 1º No se nace con el hábito de la blasfemia -nos referimos al decirlas sin darse cuenta-, sino que se llega al hábito por la repetición de blasfemias. Salvo casos especiales, cuando uno empieza a blasfemar, es consciente de que está actuando mal. Por lo tanto, es culpable "en causa", es decir, por haber adquirido ese hábito. 2º También existe la culpabilidad de quien tiene el hábito de blasfemar y no lucha por eliminarlo de su vocabulario. Es decir, podemos pecar no sólo por haber adquirido el hábito, sino por no luchar por eliminarlo. Los motivos para empeñarse en eliminar este hábito son evidentes. Se trata de eliminar una contradicción: a) Si uno no cree en Dios ¿por qué le insulta?. Al blasfemar cae en una contradicción evidente. Se insulta a quien existe. Por ello, podríamos decir con San Agustín: "Blasfeman, luego Dios existe". Por otra parte, a un ateo se le debe exigir un respeto a los creyentes, de la misma manera que no sería de recibo que un creyente dijese: "Me cago en los ateos". b) Si creo en Dios como mi Señor, ¿qué sentido tiene que blasfeme contra El?. No sirve el decir que lo he hecho sin darme cuenta, porque el fin para el que ha sido creado el hombre es "para alabar y bendecir a Dios" (San Ignacio de Loyola). Para los que creemos en Dios, podemos hacernos la siguiente pregunta: ¿Qué tal me sentiré cuando al final de mi vida me presente ante Dios, al recordar que -estúpidamente- me he dedicado, en vez de alabarlo, a insultarle durante toda vida.? RESPETO A LO SAGRADO El segundo mandamiento no se centra únicamente en la blasfemia, sino que engloba todo lo referente al respeto debido por lo sagrado. Cuando la falta de respeto a lo sagrado es grande, a este pecado se le llama "sacrilegio". Ponemos algunos ejemplos de sacrilegio: * Comulgar estando en pecado mortal, es decir, no estando en gracia de Dios. * Casarse por la Iglesia por motivos estéticos o por "paripé", sin sentido de fe. * Confesarse callándose pecados o, sin el más mínimo arrepentimiento. Sin llegar a los pecados de sacrilegio, existen indelicadezas hacia lo Sagrado, que deberíamos corregir. 6.4. SANTIFICARAS LAS FIESTAS DEL SÁBADO JUDÍO AL DOMINGO CRISTIANO El pueblo judío celebró (y celebra) el sábado, como un signo de la Alianza de Dios con Israel. El sábado es para el Señor, reservado a la alabanza de Dios. Son dos los motivos por los 34 CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA
    • que se alaba a Dios: por su obra creadora -"al séptimo día descansó"- y por las intervenciones salvíficas de Dios en favor de su pueblo -"acuérdate de que fuiste esclavo en Egipto y de que el Señor tu Dios te sacó de allí; por eso el Señor tu Dios te manda guardar el sábado"- (Dt 5,15). Aparte del sentido de alabanza a Dios por sus obras, el sábado tiene también el sentido de valorar al descanso. Para los judíos el sábado interrumpe los trabajos cotidianos y concede un respiro. Es como un día de protesta contra las servidumbres del trabajo y el culto del dinero. Los primeros cristianos asumieron el valor religioso del sábado judío (alabanza y descanso) y pasaron a celebrarlo el domingo. Así como los judíos celebran la creación del mundo como el acontecimiento central de la historia de la salvación; los cristianos hemos descubierto que todavía existe otro acontecimiento salvífico superior: la victoria de Cristo sobre la muerte, su resurrección. CELEBRAR A JESUCRISTO Los cristianos celebramos a Jesucristo, y para ello Él mismo nos dio el instrumento: "Haced esto en memoria mía". Es decir, a través de la Eucaristía celebramos a Jesucristo. Esta celebración la hacemos recordando los episodios de la vida de Jesús de una forma cíclica, en el transcurso de un año. Los tiempos litúrgicos en los que celebramos a Jesucristo, son los que están indicados en el círculo dibujado (que representa un año). FIDELIDAD A LA CELEBRACIÓN DOMINICAL Ya desde el principio, la comunidad cristiana hubo de luchar contra la tendencia a faltar a la convocatoria por parte de no pocos cristianos. Dice así Hebreos 10,24-25: "Fijémonos los unos en los otros para estímulo de la caridad y las buenas obras, sin abandonar vuestra propia asamblea como algunos acostumbran a hacerlo". San Agustín denunciaba cómo en su tiempo había cristianos que iban más al teatro o al circo que a la Iglesia. EL VALOR DEL PRECEPTO DOMINICAL Para entender bien el sentido de este precepto, es necesario que partamos del primero de los mandamientos: "Amarás a Dios sobre todas las cosas". El hecho de que a alguien le cueste ir a la Eucaristía el domingo, está dejando al descubierto que no tiene suficiente amor a Dios, es decir, que está pecando contra el primer mandamiento. Nadie peca contra el tercero mandamiento, sin hacerlo contra el primero. Por lo tanto, a la pregunta de: ¿Es pecado no ir a Misa el Domingo?, se ha de responder: Sí que lo es. Es un pecado de desprecio (no hacer aprecio) al mayor de los dones que Dios nos ha podido hacer: el alimento de su Palabra y de la Eucaristía. La Eucaristía antes de ser un precepto, es un don de Dios. El pecado consiste en el rechazo del don de Dios. Así lo afirma el Catecismo de la Iglesia Católica: "Los que deliberadamente faltan a esta obligación cometen un pecado grave" (nº 2181) El precepto se formuló como algo necesario y útil para vencer esta pereza y llamar la atención sobre la importancia de la Eucaristía. 6.5. HONRARAS A TU PADRE Y A TU MADRE LA FAMILIA, UN TESORO La familia es la única instancia de la sociedad en la que no funciona el "interés" como moneda de cambio. En la familia se nos ama de una manera gratuita, a cambio de nada, CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA 35
    • sencillamente por ser hijos. En la familia nos sentimos queridos por lo que somos, no por lo que producimos. La familia es una institución natural (a diferencia de otras creadas por los hombres) en la que recibimos no solo la vida biológica, sino también los valores necesarios para vivir con dignidad. Por eso se la llama escuela de valores; hasta el punto de que la falta de la familia, o su desintegración, suele ser motivo de numerosos desequilibrios en la psicología de los hijos. AUTORIDAD DE DIOS COMPARTIDA Dios ha querido que honremos a nuestros padres y a todos los que son mayores que nosotros en edad, dignidad y gobierno. Ya sabemos que el que manda se puede equivocar, pero el que obedece no se equivoca nunca, sobre todo si busca en esa obediencia la voluntad de Dios. Podemos motivar la obediencia a los padres desde distintos ángulos de vista: a) Porque tienen más experiencia que nosotros. b) Porque para la buena marcha de una familia es necesario seguir unos principios. c) Porque el amor que nos profesan se merece ese voto de confianza. d) Porque su autoridad sobre nosotros proviene de Dios y obedeciéndoles a ellos, obedecemos a Dios. ENEMIGOS DE LA VIDA FAMILIAR + El mal carácter. En ocasiones reservamos lo más amargo de nosotros mismos para casa, mientras que en la calle nos mostramos con una falsa simpatía. + La ausencia de casa. Hay quienes pasan tanto tiempo en la calle o en el trabajo, que su casa parece una pensión en la que sólo se come y duerme. + Falta de comunicación. En algunas familias, sus miembros no comparten sus preocupaciones, ilusiones, proyectos, etc.... + La televisión. Es una de las principales causantes de esa falta de comunicación. Ha contribuido en gran medida a que se introduzcan criterios y valores dañinos para la vida familiar. + La irresponsabilidad. Es bastante quemante para muchos padres el observar cómo sus hijos no se toman en serio sus responsabilidades: sean de estudio, familiares, religiosas, etc... + La frialdad. Es frecuente que por cierta vergüenza o por imagen, no nos expresemos con gestos concretos el cariño que nos tenemos. La ausencia de todo beso, abrazo, frase de cariño, detalles, etc... hace que las relaciones sean frías y estereotipadas. EL RESPETO A NUESTROS ANCIANOS No pocas veces, el ritmo de vida de esta sociedad nos lleva a ignorar a nuestros ancianos, cuando no a despreciarlos. Incluso en nuestra forma de hablar hemos introducido la palabra "viejo", para reemplazar la de "anciano" o "mayor", con lo que parece que la misma palabra describe una situación de falta de respeto a nuestros ancianos. 6.6. QUINTO MANDAMIENTO: NO MATARAS DON SAGRADO DE LA VIDA "La vida humana es sagrada, porque desde su inicio es fruto de la acción creadora de Dios y permanece siempre en una especial relación con el Creador, su único fin. Sólo Dios es Señor de la 36 CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA
    • vida desde su comienzo hasta su término; nadie, en ninguna circunstancia, puede atribuirse el derecho de matar en modo directo a un ser humano inocente" (Donum Vitae, 5) De este párrafo, deducimos que la dignidad de la vida humana se basa en que Dios es el autor de la vida. Dios crea e infunde en cada embrión humano un alma espiritual. El motivo por el que el quinto mandamiento prohíbe matar es porque la vida humana, desde su concepción hasta la muerte natural, ha sido querida por Dios por sí misma y fue hecha a imagen y semejanza del Dios vivo. LA CULTURA DE LA MUERTE La droga es también un pecado contra el quinto mandamiento, porque atenta contra la propia salud. Aparte de esto, el recurso a la droga supone un menosprecio de los dones que Dios nos ha dado para que seamos felices, buscando un falso placer y disfrute. Las imprudencias pueden ser un pecado contra el quinto mandamiento, si ponen en la peligro la salud de uno mismo o de otras personas. Es el caso de una conducción de vehículos temeraria. Las torturas consisten en aplicar la violencia a una persona por sadismo, o por obtener de ella una información. En ningún caso es justificable, porque el fin no justifica los medios. Esto es así porque para nosotros una persona no es un medio para obtener un fin, sino un fin en sí misma. Las guerras: Toda persona y todo gobernante está obligado a evitar por todos los medios el recurso a la guerra. Ahora bien, cuando se han puesto todos los medios para lograr un acuerdo pacífico sin éxito, es permisible una legítima defensa mediante la fuerza militar -quizás sea el caso de la declaración de guerra frente a Alemania en la segunda guerra mundial-. En cualquier caso, la carrera armamentista es inmoral, porque no busca una legítima defensa, sino una capacidad ofensiva superior al enemigo. Las victorias humillantes son un caldo de cultivo muy propicio para nuevos conflictos bélicos, puesto que dejan intactos los problemas de fondo y crean un afán de revancha. El terrorismo: Las supuestas motivaciones políticas no son ninguna excusa para justificar la violencia (caso de ETA). Es, además, injusto que una minoría imponga sus opiniones a la mayoría -forzando una negociación- bajo amenaza violenta. DESDE EL INICIO DE LA VIDA HASTA SU FIN NATURAL Son muchos los que, una vez que han olvidado que Dios es el autor y dueño único de la vida, piensan que el hombre tiene derecho de manipular el inicio y el fin de la vida humana. EL ABORTO: Es un crimen, porque el niño desde su concepción es ya un ser humano - con un código genético propio y singular- y tiene derecho a la vida. LA EUTANASIA: Entendida como una acción tendente a provocar la muerte del enfermo, es otro crimen. No confundamos la eutanasia con el derecho del enfermo y de su familia a elegir una muerte natural, renunciando al recurso de unos medios artificiales que prolongarían la vida de un enfermo inútilmente. 6.6. VISIÓN CRISTIANA DE LA SEXUALIDAD SITUACIÓN ACTUAL. DEFORMACIONES DE LA SEXUALIDAD En lo referente a la sexualidad, hemos pasado del tabú a la obsesión. Si Freud afirmó que la clave de todos los males de la sociedad era la "frustración sexual", hoy en día empezamos a percibir que lo que más estragos provoca es la "frustración existencial". Es decir, CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA 37
    • no hay mayor mal que vivir y hacer las cosas sin conocer su sentido. ¿No es esto lo que está ocurriendo con la sexualidad? A) INFORMACIÓN Y EDUCACIÓN Es frecuente la confusión entre "educación sexual" e "información genital". Hoy en día, desde las instituciones públicas, no se educa en la sexualidad, sino que sólo se informa. Es como si nos enseñasen a conducir un coche, sin explicarnos las normas de circulación. B) HEDONISMO En nuestros días se ha extendido el "hedonismo" como una filosofía de vida que busca el mayor placer con el menor sacrificio y esfuerzo posible. En la práctica, el hedonismo conlleva una reducción de la sexualidad a lo genital, privándola de su riqueza humana y espiritual. Victor Frankl, célebre psicólogo vienés, recientemente fallecido, hace notar que la actitud del hedonista, que busca el placer como fin último de la vida, esconde un fondo neurótico. El placer, por el contrario, lejos de ser un fin, ha de ser la consecuencia de habernos entregado a un ideal. La actitud del hedonista es de "autocontemplación"; y en el fondo, consigue el efecto contrario de lo que buscaba: "insatisfacción". C) SEXO Y CONSUMISMO Fue Ernest Ditcher, uno de los mayores magos de la publicidad, quien, allá por los años 50, se percató de que cuanto más se apartaba la gente de sus convicciones religiosas, mayor era el deseo de comodidad, lujo y prestigio. Esto permitía disparar el consumo. Partió de la constatación de que el ciudadano "puritano" (según lo llamaba él) compraba sólo lo necesario; por el contrario, el "liberal" compraba todo lo que le producía placer. Así las cosas, la publicidad se empeñó en la batalla de hacer desaparecer el "sentido espiritual" y el "pudor personal", para que el consumismo pudiese alcanzar todo su efecto. El erotismo es utilizado como un persuasor oculto en la carrera consumista. El poder inmenso de los medios de comunicación hace el resto. La erotización de la publicidad persigue eliminar el pudor de la persona, que es una especie de mecanismo de protección que todos tenemos, para que así se dispare el consumismo. POSEERSE PARA DARSE El amor es donación de uno mismo: amar es darse. Ahora bien, para poder "darse" a otro, primero hay que "poseerse". Es decir, hay que ser dueño de uno mismo. Así lo afirma el Catecismo de la Iglesia Católica: «La castidad implica la integración de la sexualidad en la persona... Implica un aprendizaje del dominio de sí... La alternativa es clara: o el hombre controla sus pasiones y obtiene la paz, o se deja dominar por ellas y se hace desgraciado» (CIC 2339) Para entender esto, vamos a explicar los elementos constitutivos de nuestra personalidad: a) Dimensión física: Es nuestra faceta instintiva, común con los animales. b) Dimensión psíquica: Sustenta el mundo de los sentimientos. 38 CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA
    • c) Dimensión espiritual: Se trata del entendimiento y la voluntad, que son la dimensión superior del hombre. Pues bien, una personalidad madura será aquella que tenga estos tres elementos integrados. Es decir, que la dimensión espiritual (entendimiento y voluntad) integre la psíquica (los sentimientos) y, a su vez, que la dimensión psíquica integre la física (instintos). De lo contrario, cuando no se produce esa integración, se dan distintos desequilibrios: a) Predominio de la dimensión física-instintiva: Carácter obsesivo. b) Predominio de la dimensión psíquica-sentimental: Carácter eufórico-depresivo. Por el contrario, el predominio de la dimensión espiritual; es decir, del entendimiento y de la voluntad, posibilita la madurez. Vamos a aplicar lo dicho al campo de la sexualidad. HACIA EL AMOR MADURO Veamos las etapas que hemos de recorrer hacia el amor maduro: A) Etapa previa: La pubertad nos abre a otra forma de relación. La persona se descentra de sí misma, deja de ser ella el centro de su atención, y comienza a fijarse en las personas del sexo opuesto que le rodean. Es un mundo de experiencias nuevas en el que, por lo general, los sentimientos son inestables; tan pronto uno se entusiasma, como se decepciona fácilmente. En ocasiones, se ridiculiza con ligereza esta fase del amor humano, calificándola como de "edad tonta". No obstante, se trata de una fase importante hacia la madurez en el amor. Quizás, en esta etapa, el joven "todavía no ama a nadie en concreto, pero ama amar y busca a quien amar". Esta etapa se corona con éxito cuando uno vence esa especie de egoísmo natural, consistente en entusiasmarse sólo consigo mismo y sus cosas. El objetivo es descentrarse de uno mismo e ilusionarse con el otro. El enamoramiento pone fin a esta primera etapa. B) Noviazgo: El enamoramiento concreta esa apertura general hacia el otro sexo en una persona en particular. No es extraño que el enamoramiento tenga una primera fase de impacto destellante: Se idealiza al sujeto amado, viendo sólo sus cualidades. Se le presenta una imagen de uno mismo, igualmente idealizada. Puede ocurrir que uno se enamore de enamorarse, más que de la otra persona. Por ello, esta primera fase del noviazgo debe de ser superada, de lo contrario caeremos en una apropiación egocéntrica de la otra persona. Superada esta primera fase, el noviazgo debe de abrirse a un conocimiento mutuo más profundo y real de todas facetas de la persona. Es necesario darse a conocer y permitir a la pareja que discierna con libertad sobre la idoneidad de ese futuro esposo/a, padre/madre. Para ello es muy importante la libertad, en una relación que no sea posesiva. El noviazgo debe de poner unas bases sólidas que posibiliten un futuro proyecto común de vida. C) Matrimonio: La diferencia entre el noviazgo y el matrimonio es que el primero es una etapa de conocimiento, mientras que el segundo es una entrega efectiva. El matrimonio es un acto libre en el que uno se compromete a entregar su vida de por vida, uniéndose con su cónyuge en un proyecto común de vida, abiertos a la trasmisión de la vida. Profundizaremos más en este tema cuando hablemos del sacramento del matrimonio. 6.7. NO ROBARÁS NO ROBARAS - EL RESPETO A LOS BIENES AJENOS CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA 39
    • El séptimo mandamiento prohíbe apropiarse de los bienes ajenos, o perjudicarlos. En nuestros días hay formas muy diversas de pecar contra este mandamiento: Retener indebidamente objetos perdidos, pagar salarios injustos, elevar los precios especulando con la necesidad ajena, especulación de terrenos, soborno de quien debe de tomar decisiones conforme a derecho, trabajos hechos chapuceramente, fraude fiscal, falsificación de facturas, cheques, etc... Al arrepentirse y confesarse del pecado de robo, estamos obligados a restituir lo robado, en la medida de nuestras posibilidades. NO ROBARAS - EL DEBER DE LA SOLIDARIDAD El séptimo mandamiento, no se limita al "no robar", sino que también nos manda ser solidarios. Nos recuerda que los bienes del universo han sido creados por Dios con un destino universal -sin negar el derecho de propiedad privada- y que debemos de gestionar los bienes terrenos y el fruto de nuestro trabajo con justicia y caridad. Teniendo en cuenta la situación del Tercer Mundo, ¿acaso no es un pecado el nivel de vida que llevamos en Occidente? NUESTRO PECADO EN CIFRAS Porcentaje de adultos alfabetizados: Francia.. 99% España.. 95% Egipto.. 48% Sierra Leona.. 21% Porcentaje de Alfabetización de la mujer, respecto del hombre: Países industrializados.. 100% Camboya.. 46% Burkina Faso.. 32% Niñas que llegan a 5º de primaria: Suiza.. 100% España.. 97% Brasil.. 39 % Somalia.. 2% Mortalidad de niños menores de 5 años, cada 1.000 habitantes: Japón.. 6 España.. 10 Marruecos.. 112 Mozambique.. 297 Mortalidad en la maternidad por cada 100.000 partos: España.. 5 Marruecos.. 300 Bhután.. 1.310 Mali.. 2.000 Mujeres embarazadas con anemia: USA.. 17% Nigeria.. 60% Indonesia.. 74% India.. 83% Esperanza de vida: ........................... España 77 años........................ Angola 44 años Renta per capita: .............................. España 4360 $ ......................... Chad 80 $ Médicos/habitante: ......................... España 26/10.000................... Burkina 0`2/10.000 Acceso agua:...................................... España 100% ........................... Bolivia 37% -LA IGLESIA AL SERVICIO DE LA HUMANIDAD- + La Iglesia hace una opción preferencial por los pobres. Se trata de prestar una atención preferencial (no exclusiva) hacia las clases y sectores marginados, en continuidad con lo que fue la actitud de Jesucristo. Unos datos: Jardines de infancia.................................. 45.562 Escuelas primarias .................................... 78.160 Escuelas secundarias ............................... 30.404 Hospitales .....................................................6.056 Dispensarios .............................................. 12.578 Leproserías....................................................... 781 Orfelinatos ....................................................6.988 Residencias inválidos............................... 10.467 40 CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA
    • Una nueva parte de estos servicios se llevan a cabo en misiones, para ello la Iglesia dispone, aparte de las fuerzas autóctonas que allí existen, de unos 200.000 misioneros. Manos Unidas, Infancia Misionera, etc. son las ONGs a través de las que la Iglesia Católica canaliza la ayuda al Tercer Mundo. El Domund es la gran campaña anual para el sostenimiento de los misioneros. UN CORAZON LIBRE El décimo mandamiento, «No codiciarás los bienes ajenos», prohíbe la envidia, la avaricia y el deseo inmoderado de los bienes materiales y de poder. El ideal cristiano es que lleguemos a tener un corazón libre, que sea capaz de poseer las cosas sin apegarse a ellas. 6.8. LA VERDAD: NO DIRÁS FALSO TESTIMONIO NI MENTIRÁS. DIOS DE VERDAD El precepto moral que nos obliga a decir la verdad deriva de nuestra vocación a ser testigos de Dios. Dios es la Verdad, y nos pide vivir en verdad. NO MENTIR Y SABER CALLAR La mentira es, decir lo contrario de lo que se piensa, con intención de engañar. Ahora bien, debemos callar -nunca mentir- cuando la verdad está bajo secreto y cuando diciéndola se falta a la caridad o a la buena fama del prójimo, porque el derecho a decir la verdad no es ilimitado. ¿QUE PROHIBE EL OCTAVO MANDAMIENTO? El octavo mandamiento prohíbe la mentira, la calumnia, la difamación, el juicio temerario y toda ofensa contra el honor y la fama del prójimo. Así mismo, prohíbe la hipocresía y demás formas de "duplicidad". Veamos algunas: A) La calumnia: Calumniar es atribuir al prójimo pecados o defectos que yo se que son falsos. B) El juicio temerario: Es juzgar o hablar mal del prójimo sin estar seguro de lo que digo. C) La hipocresía y la falsa imagen: El octavo mandamiento nos manda que seamos veraces, es decir, que nos mostremos como somos, tanto en las actitudes como en las palabras, evitando la duplicidad, la falsa imagen y la hipocresía. No cabe duda de que la falsa imagen delata una falta de aceptación de uno mismo. RESTITUIR LA FAMA El octavo mandamiento nos obliga a restituir la fama de una persona contra la que hayamos levantado calumnias o hecho juicios temerarios. Se trata de reparar el daño causado, en la medida de lo posible. Hemos añadido la expresión "en la medida de lo posible", porque somos conscientes de que, en ocasiones, reparar el mal hecho es tan difícil como volver a recoger un saco de plumas, después de haber sido aventado y dispersado por un huracán. *** PROPUESTA DE REFLEXIÓN EN GRUPO CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA 41
    • + Los medios de comunicación lanzan, con frecuencia, noticias difamatorias sin estar suficientemente contrastadas. Si luego resultan falsas, el espacio que se da a la rectificación es mínimo comparando con el despliegue informativo que había tenido la calumnia. Lee y comenta esta Carta al Director aparecida en El Diario Vasco (11-4-95): «Escándalo en la Iglesia austriaca» El programa televisivo "Informe Semanal" emitió el sábado un documental sobre el escándalo que está teniendo lugar en Austria: el arzobispo de Viena ha sido acusado por un ex- alumno del Seminario de haber cometido con él abusos sexuales. TVE paso por alto el hecho de que hace poco más de un año el cardenal arzobispo de Chicago, Mons Bernadin, fue objeto de una acusación similar. Entonces, al igual que ahora, los medios de comunicación dieron una acogida espectacular a la noticia. Meses más tarde, el joven pidió disculpas al cardenal y retiró su acusación porque -según afirmó- sus recuerdos habían sido construidos en una sesión de hipnotismo, bajo efectos alucinógenos. A pesar de que el denunciante pidió que se hiciese pública su aclaración y su reconciliación con el cardenal -al que pidió perdón en un emotivo encuentro que duró más de dos horas- sobra decir que casi nadie se hizo eco de su rectificación. Si en el caso actual, pasado un tiempo se demostrase que todo ha sido una conspiración o una falsedad... ¿dedicaría TVE un reportaje de su Informe Semanal para desmentirlo?. Todos sabemos que no. Y no basta razonar la respuesta negativa en base a que el desmentido "tiene menos morbo y no vende tanto", sino que vista la utilización que TVE hizo de la noticia para cuestionar la doctrina cristiana sobre la homosexualidad, es hora de que denunciemos que tras esa selección de noticias se esconde una intencionalidad de manipulación ideológica. No tienen empacho en difundir calumnias y miserias para luego, sirviéndose de ellas, "catequizarnos" con su moral liberal. «CORREGIR AL QUE YERRA», «DAR BUEN CONSEJO AL QUE LO NECESITA»... Son dos obras de caridad de las "obras de misericordia espirituales". Las recordamos en este tema porque hacen referencia a nuestra obligación de decir la verdad. 42 CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA
    • LA CELEBRACIÓN CRISTIANA: LOS SACRAMENTOS LOS SACRAMENTOS 7. LA CELEBRACIÓN DEL 1. Bautismo 2. Confirmación MISTERIO CRISTIANO 3. Penitencia 4. Eucaristía 5. Unción de enfermos LOS SACRAMENTOS DE 6. Orden sacerdotal 7. Matrimonio CURACIÓN 7.1. SACRAMENTO DE LA PENITENCIA: EL AMIGO QUE PERDONA CREADOS PARA VIVIR EN AMISTAD El hombre es el "Rey de la Creación", puesto que es el único ser de la creación que ha sido hecho a imagen y semejanza de Dios. Ha sido creado para vivir en amistad. Esta es la finalidad, o el sentido de su vida: dar "Gloria a Dios". Pero, no nos pensemos que dar gloria a Dios es añadirle algo de lo que carecía. La Gloria de Dios es la felicidad del hombre. El hombre ha sido creado para ser feliz, viviendo en amistad con Dios, con los hombres, con toda la creación y consigo mismo. ¿QUÉ ES EL PECADO? Hay quien desprecia el concepto de pecado, y prefiere hablar de "error". No obstante, independientemente de que "se lleve" en una determinada época un término u otro, son dos conceptos bien distintos que hemos de saber diferenciar. El pecado supone la consciencia y libertad para cometer ese error, o dejar de cometerlo. San Agustín define el pecado como "apartarse de Dios para ir a las criaturas". Es cierto, porque, las más de las veces, el pecado no tiene la intención de una ofensa directa a Dios; sino que más bien, consiste en una entrega desordenada a las cosas de este mundo. Se piensa, más o menos conscientemente, que el camino que Dios me indica, no me va a dar la felicidad y que, consecuentemente, ha de buscarla por otros caminos. La Biblia, no teoriza sobre el pecado. Se limita a presentar al pecador, como aquel que se aparta de Dios, que menosprecia su amor, que viola sus mandamientos, que abandona el buen camino, que perjudica a los otros hombres, que no cumple con sus obligaciones... De entre todos estos puntos, hay uno que es especialmente subrayado por la Biblia: el pecado es una falta de respuesta, una ofensa, al Amor de Dios. En muchas ocasiones es descrito el pecado como una infidelidad conyugal que nosotros tenemos para con Dios. El pecado es la ruptura de ese plan de amistad, para el cual ha sido creado el hombre. Por último, cabe matizar que según se trate de la ruptura de una amistad, o bien de un debilitamiento o enfriamiento, estamos ante lo que la doctrina católica ha distinguido como pecado mortal o venial. INSTITUCIÓN DEL SACRAMENTO DE LA PENITENCIA Cristo conoce la gravedad de nuestro pecado y conoce también la necesidad que tenemos de perdón. Por eso instituye el sacramento de la Penitencia. CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA 43
    • Primero a Pedro y luego a los apóstoles, les dio la potestad de perdonar los pecados, para que continuasen su obra: "Recibid el Espíritu Santo, a quienes perdonéis los pecados, le quedan perdonados; a quienes se los retengáis les quedan retenidos" (Jn 20,23). Recogiendo este mandato de Jesucristo, la Iglesia nos repite, recuerda y actualiza aquellas palabras que sólo Cristo pudo pronunciar: "Tus pecados quedan perdonados" (Mt 9,2); "Mujer ¿dónde están los que te acusan?, ¿nadie te ha condenado? Tampoco yo te condeno. Vete y, en adelante, no peques más"(Jn 8,11). A través de este sacramento se prolonga el perdón de Jesús en nuestros días, trasmitiendo al hombre de hoy la paz interior que sólo esas palabras nos pueden dar. SACRAMENTO DE LA PENITENCIA También se le suele llamar "sacramento de la reconciliación", o "sacramento de la confesión". Un sacramento no es un acto mágico, en el que sin colaboración por nuestra parte, Dios realiza algo en nosotros. Un sacramento supone una participación activa de nuestra parte, y por supuesto, la Gracia de Dios. Vamos a describir cuáles son los elementos esenciales del sacramento de la Penitencia: 1º Examen de Conciencia, 2º Dolor de los pecados, 3º Propósito de enmienda, 4º Confesar los pecados al sacerdote, 5º Cumplir la penitencia. 1º Examen de Conciencia Este es un examen, en el que comenzamos pidiendo luz al Espíritu Santo para conocer nuestro pecado. Conocerse a sí mismo es un gran don de Dios. Esto nos preserva de autoengañarse por la imagen que nos solemos crear de cara a los demás. Pedimos este don: "Señor, tú que me conoces mejor que yo a mí mismo, ilumina mi entendimiento y dispón mi voluntad para que venga a saber en qué me he separado de tu camino". Después de pedir esta luz, repasamos nuestra vida, desde la última vez que hemos celebrado el sacramento, teniendo como referencia los mandamientos de la Ley de Dios. 2º Dolor de los Pecados Lo más importante en el pecado no es que hayamos "fallado" en nuestro propósito personal y que nuestro orgullo quede herido, por no habernos superado. El auténtico dolor ha de partir de haberle fallado a Jesucristo. Es el dolor de no haber respondido a los planes de amor que El tenía para mí. Una visión lejana de Dios nos ha impedido percatarnos de que nuestras acciones sí que llegan a Dios, le afectan...Y, es que, nuestro Dios es el Dios cercano, representado en la parábola del Hijo Pródigo, a quien le importan y le afectan nuestras decisiones. 3º Propósito de Enmienda Del dolor de los pecados se desprende un propósito de cambio de vida. Es importante que descubramos qué es lo que está en la raíz de nuestra vida alejada del camino de Dios. Todos solemos tener un "defecto dominante" (o varios) que se trasluce en todas las acciones de nuestra vida. Es importante conocerlo y combatirlo. El propósito de enmienda, no quita que nos sintamos débiles y que tengamos la sospecha cierta de que posiblemente vayamos a caer nuevamente. 44 CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA
    • 4º Confesar los Pecados al Sacerdote Escuchemos este relato: "Hubo un Santo que se hizo ermitaño para profundizar más en la unión con Dios y distraerse menos con las cosas del mundo. Cada vez comprendía mejor quién era Dios y quién era él. Dios era todo y él, un miserable pecador. Las faltas de su vida pasada aparecían ante sus ojos tan desmesuradas que lo llevaron, en su angustia, a rigurosas penitencias. En su celo por las cosas de Dios, no sabía qué más hacer. Un día, Jesús, a quien el santo había dado ya toda su vida, le pidió una cosa que él nunca hubiera imaginado. Le dijo: «Dame tus pecados»". La moraleja que se desprende de esta leyenda es clara: "Jesús prefiere la humildad a la penitencia". La confesión de nuestros pecados supone una entrega confiada y humilde a Dios, en la persona del sacerdote. Jesucristo está presente en sus ministros, a quienes dijo: "Lo que perdonéis en la tierra quedará perdonado en el cielo". Aquí hay otro aspecto importante a reseñar: el pecado no sólo es ofensa contra Dios, sino también contra el hermano, contra la Iglesia a la que pertenezco. Al confesar mi pecado ante un sacerdote, lo hago, no únicamente ante un ministro de Dios, sino también ante un ministro de la Iglesia, que en ese momento representa a los hermanos que he ofendido. Mi pecado afecta a Dios y al prójimo y, yo, en la confesión, pido perdón a ambos. 5º Cumplir la Penitencia El sacerdote, tras escuchar mis pecados, además de dar unos consejos y de dar la absolución, nos impone una penitencia (que puede ser alguna oración o una buena obra a realizar). Esta penitencia tiene un carácter de reparación y, también, un sentido medicinal, ya que ese pecado ha dejado en nosotros un daño que debemos reparar. FRECUENCIA Y DISTINTAS FORMAS DE CELEBRACIÓN Nuestra madre, la Iglesia, nos pide un mínimo, que es la confesión anual por Pascua; pero, a su vez, nos aconseja vivamente una confesión frecuente, en la que nos exijamos un ideal de santidad. Es conveniente que esa confesión sea realizada, a poder ser, con el mismo sacerdote. De esta forma, el sacerdote, conociendo a la persona en profundidad, podrá ser su guía y consejero espiritual. Son tres las formas de la celebración del sacramento, y se prescriben para distintas circunstancias: 1ª Confesión individual: Es la fórmula ordinaria. Posibilita una celebración pausada, que busque un consejo personalizado. 2ª Confesión comunitaria con absolución individual: Se suele realizar dentro de una celebración de la Palabra, en la que se lee y predica la Palabra de Dios. Posteriormente, los fieles se confiesan con los sacerdotes que, a tal efecto, asisten a la celebración. 3ª Confesión comunitaria con absolución colectiva: La Iglesia reserva esta celebración para casos extraordinarios, en los que hay una imposibilidad de atender personalmente a sus fieles. Esta tercera fórmula es como la segunda, pero, en vez de escuchar las confesiones personales de cada uno, imparte una absolución colectiva a todos en general. Para su validez, el sacramento exige el propósito de la confesión personal de los pecados graves -se recomienda también los leves-, en cuanto sea posible, o, en todo caso, antes de la próxima absolución colectiva. CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA 45
    • 7.2. UNCION DE ENFERMOS EL POR QUÉ DE LA ENFERMEDAD Hablar de la enfermedad desde el punto de vista cristiano nos obliga a remontarnos a una primera pregunta: Si tal y como nos dice el Génesis "todo lo creado por Dios era bueno", ¿de dónde provienen la enfermedad, el sufrimiento y la muerte?. Ciertamente, la respuesta a estas preguntas se pierden en el misterio, pero la fe nos da unos datos que, aunque no desvelan el misterio por completo, sí que nos dan luz. Desde el punto de vista de la fe, sabemos que el plan primero de Dios fue la creación del hombre en un estado de justicia y santidad, en el que quedaba preservado del sufrimiento, enfermedad y muerte (CIC 404). El pecado de Adán y Eva rompió ese plan de Dios, de modo que nosotros hemos heredado una naturaleza en estado caído. Así lo dice nuestro Catecismo: "Como consecuencia del pecado original, la naturaleza humana quedó debilitada en sus fuerzas, sometida a la ignorancia, al sufrimiento y al dominio de la muerte, e inclinada al pecado" (CIC 418). Dios, sin embargo, no nos ha dejado caídos, a nuestra propia suerte, sino que, nos ha tendido su mano para levantarnos y, aún más, para elevarnos a un estado más eminente que el que teníamos antes del pecado original. Jesucristo, en efecto, asumió la naturaleza humana y sufrió las consecuencias del pecado (sufrimiento, enfermedad y muerte), a pesar de no haber cometido pecado alguno. De esta forma, al asumir el Verbo de Dios la naturaleza mortal del hombre, la revistó de inmortalidad. ENFERMEDAD, OCASION DE MISERICORDIA Más allá del misterio del origen de la enfermedad, hemos de considerar que Dios ha querido manifestar su amor y misericordia, precisamente, con ocasión del sufrimiento y de la enfermedad. En efecto, el Evangelio destaca la preferencia de Jesucristo por los enfermos, hasta el punto de que a ellos van dirigidos la mayor parte de sus milagros. Pero es más, el Evangelio nos anuncia que en el Juicio Final, se nos descubrirá la presencia especial que Jesucristo tiene en los enfermos. ENFERMEDAD, INSTRUMENTO DE REDENCION Dice San Pablo en su carta a los Colosenses (1,24): "Ahora me alegro por los padecimientos que soporto por vosotros, y completo en mi carne lo que falta a las tribulaciones de Cristo, en favor de su Cuerpo, que es la Iglesia". Jesucristo ofreció sus sufrimientos y su vida en la cruz, en favor del perdón de nuestros pecados. El, que no tenía pecado, asumió el sufrimiento -consecuencia del pecado- para llevar a cabo la redención. Cuando San Pablo dice "completo en mi carne lo que le faltan a las tribulaciones de Cristo", no tenemos que entenderlo como si la muerte de Cristo en la cruz hubiese sido insuficiente, sino que de lo que se trata es de personalizar y apropiarnos, cada uno de nosotros, de la redención que Cristo realizó en la cruz. 46 CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA
    • UN SACRAMENTO PARA LOS ENFERMOS: LA UNCION DE ENFERMOS * ¿Cuándo recibirlo? No es un sacramento sólo para aquellos que están a punto de morir (anteriormente, el nombre que recibía este sacramento era el de "Extremaunción", nombre que fue cambiado para no dar la impresión que ha de ser administrado solamente en el momento de agonía). Se considera tiempo oportuno para recibirlo cuando uno empieza a estar en peligro de muerte por enfermedad o vejez. Si un enfermo que ha recibido la Unción vuelve a enfermar o se agrava en su enfermedad, o va a sufrir una operación importante, puede volver a recibir la Unción de Enfermos. (Cfr. CIC 1514-5) * ¿Cómo recibirlo? Si es posible, se celebra precedido del sacramento de la Penitencia y dentro de la Eucaristía. Los dos signos principales de este sacramento son la imposición de manos que hace el sacerdote en la cabeza del enfermo y, en segundo lugar, la unción en la frente y en las dos palmas de las manos con el óleo bendecido por el obispo. (Cfr. CIC 1517- 9). * Efectos del sacramento + Unión del enfermo a la Pasión de Cristo, para su bien y el de toda la Iglesia. (En cierta manera, el enfermo es consagrado para dar fruto por su configuración con la Pasión redentora del Salvador). + El consuelo, la paz y el ánimo para soportar cristianamente los sufrimientos de la enfermedad o de la vejez. Se trata de una gracia que fortalece la confianza en Dios y nos preserva contra las tentaciones del diablo en la enfermedad: principalmente el desaliento y la angustia ante la muerte. + El perdón de los pecados, si el enfermo no ha podido obtenerlo por el sacramento de la Penitencia. + El restablecimiento de la salud corporal, si conviene a la salud espiritual. + La preparación para el paso a la vida eterna. Es el sacramento de los que parten. Nos ofrece un escudo protector para defendernos de los últimos combates y entrar en la Casa del Padre. LOS SACRAMENTOS DE LA INICIACIÓN CRISTIANA De los siete sacramentos, hay tres a los que se les ha llamado los "sacramentos de la iniciación cristiana": Bautismo, Confirmación y Eucaristía. Por medio de ellos, nos introducimos o nos iniciamos en la vida cristiana. 7.3. EL AGUA DE VIDA (BAUTISMO) El agua, ha sido en todas las culturas un elemento esencial; y, no sólo, en lo que se refiere a su utilidad material sino, también, en su significado espiritual. Así pues, veamos sus simbolismos: * El agua que da vida: En medio de un desierto, allí donde se excava un pozo, o cuando llueve, inmediatamente brota la vida. Este oasis, o este verdor, son el signo de la "vida nueva" que nace. El Bautismo es signo e instrumento de la vida nueva que recibe el bautizado: la vida del "Hijo de Dios". CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA 47
    • * Agua que sacia la sed: Cuando el calor aprieta, la sed se torna rabiosa, y el hombre anhela el agua que le sacie. Esta sed es imagen de la insatisfacción del hombre, que sólo puede ser saciada por Dios, fuente de agua viva. Así lo dice el salmo: "Como busca la cierva corrientes de agua viva, así mi alma te busca a Ti, Dios mío". El Bautismo nos hace miembros de la Iglesia, en la cual podemos saciar la "sed espiritual" con la que hemos sido creados. * Agua que limpia: El agua es signo de purificación en todas las culturas. Y esto, porque es instrumento de limpieza para la persona. Ahora bien, no únicamente se refiere a una purificación corporal, sino a una limpieza "interior". El Bautismo es signo e instrumento para el perdón de nuestros pecados, sean los pecados personales o el pecado original. 7.4. EL SACRAMENTO DE LA CONFIRMACIÓN Todo sacramento es un encuentro personal con Jesucristo. Es decir, Cristo se dirige a cada uno, con su nombre y apellidos. Ante Dios no formamos una masa; y, por eso, los sacramentos no se celebran colectivamente, sino de una manera personalizada. Así, en la celebración de la confirmación se nos llama por nuestro nombre: "...N.. recibe por esta señal el don del Espíritu Santo". En nuestro interior, nuestra respuesta ha de ser aquella que se narra del profeta: "Aquí estoy Señor, porque me has llamado". A) Confirmación: madurez personal en la fe De la misma manera que tenemos un crecimiento físico y una maduración psíquica en nuestra vida; si no queremos quedarnos en un infantilismo espiritual, hemos de crecer proporcionalmente en la fe. La semilla, el don del Espíritu Santo que se sembró en nosotros el día de nuestro Bautismo, no puede quedar estancado, sino que ha de crecer continuamente: hemos de llegar a la madurez del hombre en la fe. Se trata pues, de fortalecer y de llevar adelante el don recibido en el Bautismo, hasta llegar a la plenitud de la gracia. La Confirmación nos recuerda y potencia nuestra vocación a la santidad. Esta dimensión del sacramento está significada, sobre todo, por los siguientes ritos en la ceremonia de la Confirmación: 1.- Unción en la frente con el Crisma (mezcla de aceite y aromas que han sido consagrados por el obispo en la Semana Santa): Signo de la fortaleza (aceites) y del especial estilo de vida que todo cristiano debe tener (aromas) (Leer 2 Cor 2,15) 2.- Señal de la cruz en la frente (que se efectúa, mientras se unge con el Crisma): Es signo de que somos marcados por la señal de Cristo, simbolizando nuestra pertenencia a Jesucristo y la opción que hemos hecho por Él. B) Confirmación: integración plena en la comunidad eclesial El hecho de que sea el Obispo -o un delegado directo de éste- el que celebre el sacramento, significa la dimensión eclesial de este sacramento. Se trata de integrarnos plenamente en la Iglesia y sentirnos hijos de ella. 48 CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA
    • Nadie puede construirse en solitario su vida; y tampoco su vida de fe. Necesitamos de una comunidad en la que se nos sostenga y que sea para nosotros refugio y fuerza en el caminar. Esta dimensión eclesial, esta significada sobre todo por los siguientes ritos en la liturgia de la Confirmación: 1.- La imposición de las manos que realiza el obispo sobre la cabeza del confirmando, signo del cobijo que buscamos bajo el "tejado" de la Iglesia. 2.- La figura del padrino-madrina, que en el momento de la confirmación pone su mano sobre el hombro del confirmando: Signo de la necesidad de ayuda en el caminar cristiano. Tenemos que saber pedir ayuda, y dejarnos ayudar, en la vida cristiana. C) Confirmación: militancia cristiana El don que recibo del Espíritu Santo no es sólo para mí. Es un don que me ha sido dado para ser, a su vez, transmitido. Dicho con otras palabras, aunque resulten fuertes: hemos de pasar de ser clientes de la Iglesia a ser militantes o apóstoles en ella. Es suficiente, a este respecto, leer con atención el siguiente texto: "Mientras Pablo los esperaba en Atenas, se consumía su espíritu viendo la ciudad llena de ídolos" (Hech 17,16). San Pablo sentía el celo por las cosas de Dios, al igual que lo sintió Jesucristo cuando expulsó a los mercaderes del templo. 7.5. EUCARISTÍA: SACRAMENTO DE AMOR «Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que había llegado la hora de pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo...». Así introduce el evangelio de San Juan el episo- dio de la Ultima Cena, en la que Jesucristo instituyó la Eucaristía. Este sacramento resume el mensaje de Jesucristo: la entrega por amor. En primer lugar, se refiere a la entrega de Dios a nosotros, impulsado por un amor sin medida. En segundo lugar, se refiere a la entrega que debemos tener de nuestra propia vida al prójimo, impulsados por la fuerza de ese mismo amor. SENTIDO PROFUNDO DE LA EUCARISTÍA Desarrollamos los aspectos teológicos principales de la eucaristía: A) La Eucaristía es una fiesta: Dicho de otro modo, es una "acción de gracias". El sentido de la fiesta es inseparable del gozo y de la gratitud. Si descubrimos el regalo de Dios y nos admiramos de él, sentiremos necesidad de celebrarlo, sin que tengamos la sensación de "perder el tiempo". La salvación es un regalo, y nosotros lo celebramos con una oración de alabanza, con una acción de gracias, con una fiesta: la Eucaristía. B) La Eucaristía es un banquete: Es la dimensión comunitaria de la celebración eucarística. Todos unidos en torno a la mesa del altar, llegamos a alcanzar entre nosotros la CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA 49
    • "Comunión" de los creyentes en Cristo -la "común" "unión" con Cristo-. Esto se significa cuando nos estrechamos las manos en la Eucaristía, al darnos la paz. En segundo lugar, el que sea un banquete pone también de relieve la necesidad de un alimentarse espiritualmente en nuestras vidas: Cristo es el Pan de Vida; el que come de este Pan vivirá para siempre, según las palabras del evangelio de S. Juan. C) La Eucaristía es el Sacrificio de Cristo: La Eucaristía fue instituida por Jesucristo la víspera de su Pasión -el Jueves Santo-, y el sentido de ella está íntimamente relacionado con lo que iba a ocurrir el día siguiente: "...éste es mi cuerpo que se entrega por vosotros;... ésta es mi sangre que será derramada para el perdón de los pecados...". La Eucaristía es pues un memorial de la muerte de Cristo. (Tengamos en cuenta que un memorial no es un mero recuerdo, sino que es una actualización a nuestros días del hecho que estamos celebrando). La Eucaristía vuelve a hacernos presente la muerte y resurrección de Cristo, aunque de una forma incruenta. D) La Eucaristía es Presencia de Cristo: Existen diversas formas por las que Cristo se hace presente entre nosotros: en los pobres, en los que se reúnen en su nombre, viviendo en nuestra alma... Pero la forma superior y principal de presencia de Cristo entre nosotros es en la Eucaristía. Es el mismo Cristo el que se hace presente, en su Cuerpo y su Sangre, bajo la especie del pan y del vino. Tras finalizar la celebración de la Eucaristía, se reserva a Jesucristo en el Sagrario. Ese sagrario, en el que Cristo está presente, es el corazón vivo de la Iglesia. Es el "Emmanuel", el "Dios con nosotros". 7.6. PARTES DE LA SANTA MISA La celebración de la Eucaristía la llamamos "Santa Misa". Vamos a hacer una exposición de las partes que tiene: A).- Liturgia de la Palabra. Se celebra ésta, no desde el altar, sino desde la "mesa de la Palabra", que se llama el ambón. Se subdivide en las siguientes partes: * Ritos iniciales: Saludo, acto penitencial, oración. * Lecturas de la Palabra de Dios: Antiguo Testamento, cartas epistolares y evangelio. * Homilía. B).- Liturgia eucarística. Se celebra desde el altar. Se subdivide en: * Presentación de las ofrendas -pan y vino- * Plegaria de Consagración * Rito de la comunión SIMBOLOGÍA DE LA MISA La liturgia es un lenguaje por el que hablamos con Dios; y El se dirige a nosotros. Este lenguaje no se compone meramente de palabras, sino que oramos a través de símbolos, de gestos, etc... * Posturas: Oramos también con nuestro cuerpo. Así: de rodillas -actitud de adoración-, sentados -espera del que está por llegar-, de pie -actitud de atención a Dios, presente ya entre nosotros-. * Participación: Nuestras respuestas en la Santa Misa ("Te alabamos Señor", "Y con tu espíritu", "Amen", etc...) 50 CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA
    • son una participación activa en este sacrificio. Antes de ofrecer el vino, se añade una gota de agua al vino que está en el cáliz; representando nuestra pequeña aportación -pequeña, pero necesaria- al sacrificio de Cristo. * Vestiduras litúrgicas: Hacen más patente que el sacerdote que está celebrando, no lo hace en nombre propio, sino en nombre de Cristo. LOS SACRAMENTOS AL SERVICIO DE LA COMUNIDAD DOS CAMINOS PARA UNA MISMA META El cristiano tiene una vocación fundamental: seguir a Jesucristo. Esta es la vocación común a todos nosotros, a eso hemos sido llamados. Ahora bien, para llegar a esta meta, existen fundamentalmente dos caminos: El matrimonio, por una parte, y la vida consagrada, por otra. En el matrimonio, uno se une a Jesucristo, por medio de su cónyuge. En la vida consagrada, la unión con Jesucristo es inmediata, uno se desposa con Él. Se trata de dos caminos para una misma meta. También el soltero(a), o el viudo(a), tienen una vocación en la Iglesia. Esta es muy parecida a la vocación del consagrado. Así lo dice San Pablo: "Digo a los solteros y a las viudas: Bien les está quedarse así... El soltero se cuida de las cosas del Señor" (1 Cor 7,8-32) 7.7. ESTILO DEL AMOR Y DEL MATRIMONIO CRISTIANO El matrimonio cristiano no es cosa de dos, sino de tres. Cristo se hace presente en él para, de esta manera, santificar el amor humano, haciéndolo más auténtico. La palabra "amor" está tremendamente devaluada en nuestra sociedad; habiendo llegado a ser sinónimo, para muchos, de una satisfacción egoísta. Cristo, nos enseña a amar en este sacramento. Así, en la celebración matrimonial, se les dice a los esposos que se entreguen uno a otro, como Cristo se entregó a su Iglesia. Se trata, pues, de un amor de entrega. COMETIDOS DE LA FAMILIA Son cuatro los principales cometidos o fines de la familia: 1º.- Formación de una comunidad de vida: El hombre no puede vivir sin amor; sería para sí mismo un ser incomprensible. En el sacramento del matrimonio recordamos aquellas palabras bíblicas: "No son ya dos, sino una sola carne". Se trata de un amor indisoluble, total, y fiel, en el que los dos miembros tienen la misma dignidad. 2º.- Servicio a la vida: Dios creo este mundo por amor; y los esposos, son cooperadores del amor de Dios Creador: "Sed fecundos y multiplicaros, y henchid la tierra y dominadla" (Gn 1,28). La fecundidad del amor conyugal no se reduce, sin embargo, a la sola procreación, sino que exige también la transmisión de unos valores humanos y espirituales: una educación. 3º.- Familia, célula de la sociedad: Dios creador estableció la familia como origen y fundamento de la sociedad. Lejos de encerrarse en sí misma, se abre a las demás familias. El CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA 51
    • Estado, no obstante, ha de respetar el principio de subsidiariedad; es decir, no debe de inmiscuirse en aquellas cuestiones que la familia puede y debe decidir (tipo de educación de los hijos, etc...), por el contrario, debe ayudar a la familia a llevar sus proyectos adelante. 4º.- Familia, Iglesia doméstica: La familia es como la Iglesia en pequeño; en ella también se ha de predicar la palabra de Dios, y se ha de reunir en torno a la oración. El hecho de que Cristo esté presente en ella, ha de llevar a la familia a plantearse su caridad hacia los que no forman parte de la familia. 7.8. LA VIDA CONSAGRADA Así como la vocación a la vida matrimonial está escrita en la misma naturaleza -por la atracción mutua-, existe también la posibilidad de que Jesucristo nos reserve unos planes distintos. De la misma manera que en Palestina llamó a algunos y los apartó para su seguimiento "directo", también hoy Cristo sigue llamando. De tal manera fascinó Jesús a sus apóstoles, que al oír su palabra ("sígueme") dejaron sus redes, sus preocupaciones, planes, etc... y se lanzaron en la aventura de seguirle. FINALIDAD DE LA VIDA CONSAGRADA Al igual que hemos hecho con el matrimonio, vamos a describir, cuáles son los cometidos del consagrado: 1º.- Compañero de camino: Un quehacer de todo cristiano, pero especialmente de los consagrados: "Alegraos con los que se alegran, llorad con los que lloran" (Rom 12,15). El consagrado hace suyas las alegrías y las penas de la humanidad. De esta manera, como compañero de camino, nos ayuda a encontrar sentido a nuestra existencia y al quehacer que tenemos en ella. 2º.- Testigo de los valores del Reino: El consagrado, a través de su vida, en pobreza, castidad y obediencia, está en una posición inmejorable para liberarse del materialismo de esta vida, y así, ser testigo de los valores del Reino venidero. 3º.- Pastor que apacienta el rebaño: Jesucristo utiliza en el Evangelio la imagen pastoril, para expresar el hecho de una "paternidad espiritual". El sacerdote, a través de la Palabra, de los Sacramentos, y de su posición de Guía de la comunidad, tiene una función de intermediario entre Dios y los hombres. MATRIMONIO Y VIRGINIDAD Formamos en la Iglesia un cuerpo, en el que cada miembro tiene una función diferente; pero eso sí... no sobra nadie. Necesitamos en la Iglesia una mutua estima de los carismas y las vocaciones de los demás. El matrimonio y la virginidad o celibato, lejos de contradecirse, se presuponen, se confirman y se enriquecen el uno del otro. Así el matrimonio recordará al consagrado que ha de entregarse a Jesucristo como se entrega la esposa al esposo, perteneciéndole totalmente. Por su parte, el consagrado recuerda al casado cuáles serán los valores del mundo futuro, al vivirlos él ya en su propia carne; y, consecuentemente, le recuerda también, cuáles son los valores que han de terminar con esta vida. 52 CATEQUESIS DE CONFIRMACIÓN. DIÓCESIS DE PALENCIA