Your SlideShare is downloading. ×
(104) El precio de un Milagro (por zipatri)
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Introducing the official SlideShare app

Stunning, full-screen experience for iPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

(104) El precio de un Milagro (por zipatri)

1,063
views

Published on

El AMOR de una niña y su voluntad para sanar a su pequeño hermanito.

El AMOR de una niña y su voluntad para sanar a su pequeño hermanito.

Published in: Spiritual

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,063
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
6
Actions
Shares
0
Downloads
9
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Haz click para continuar
  • 2. precio de milagro l un E
  • 3.     Este es un relato que nos muestra lo lejos que puede llegar la fe de una pequeña niña.
  • 4. Sucedió que un día, una niña llamada Teresita, fue a su habitación y sacó un frasco que estaba escondido en su armario.
  • 5. Esparció su contenido en el suelo y contó con cuidado tod as las monedas . Tres veces lo hizo . G uardó nuevamente las monedas en el frasco y lo llevó consigo saliendo sigilosamente por la puerta trasera.
  • 6. Caminó 6 cuadras hasta la farmacia. Esperó pacientemente a que el farmacéutico le prestara atención, pues estaba muy ocupado hablando con alguien.
  • 7. La niña movió sus pies para que rechinaran sus zapatos . N ada. Se aclaró la garganta lo más fuerte que pudo, pero tampoco sirvió de nada. Finalmente tomó una moneda de 25 centavos del frasco y con ella tocó en el mostrador de cristal. Con eso fue suficiente. - ¿Y qué es lo que quieres? - le preguntó el farmacéutico con tono de disgusto -. M ira que estoy hablando con mi hermano que vino de Chicago y que no he visto en años. Eso no la inquietó y le contestó con un tono parecido: - Bueno, quiero hablarte sobre mi hermano, que está realmente muy, muy enfermo... y quiero comprar un milagro.
  • 8. - Nosotros no vendemos milagros aquí, chiquita. Lo siento pero no puedo ayudarte - dijo el farmacéutico ya con una voz suave. - Oye, tengo dinero para pagarlo. Si no es suficiente, conseguiré más, solo dime cuanto cuesta. El hermano del farmacéutico, que era un hombre muy bien vestido, intervino y le preguntó a la niñita: - ¿Qué clase de milagro necesita tu hermano? Teresita replicó: - No sé. Solo s é que está muy enfermo y mami dice que necesita una operación. Pero mi papi no puede pagarla, por eso quiero usar mi dinero.
  • 9. - Pues, ¿cuánto tienes? - le preguntó el hombre de Chicago. - Un dólar con once centavos - contestó la niña -. Y ese es todo el dinero que tengo, pero puedo conseguir más si es necesario . - Bueno, qu é coincidencia - sonrió el hombre -. Un dólar y once centavos ... es el precio exacto de un milagro para los hermanitos. Él tomó el dinero y le dijo: - Llévame adonde vives. Quiero ver a tu hermano y conocer a tus padres. Veamos si tengo el milagro que necesitas . Ese hombre bien vestido era el Dr. Carlton Armstrong, un cirujano especializado en neurocirugía.
  • 10. La operación fue completamente gratis, así como su estancia en el hospital, hasta que el niño regresó sano a casa. Sus padres estaban felices: - Esa cirugía - decía su madre - fue un milagro real. ¡Ya me imagino cu á nto podría costar! Teresita sonrió. Ella sabía exactamente cuánto cuesta un milagro: un dólar con once centavos... más la fe de una chiquilla.
  • 11. En la vida existen los milagros. Pero un milagro no es necesariamente la suspensión de una ley natural o algo espectacular, sino puede ser vivir una ley superior: la ley del amor. Si estamos atentos a las necesidades de los demás, podremos obrar milagros que les ayuden a mantenerse en la fe y en la esperanza, sin dejarse abatir por las dificultades. Implantemos, pues, la ley del amor y el Señor obrará milagros a través de nosotros.
  • 12. Texto de autor no identificado Extraído de : Pequeñas Semillas: Nro.0564 De amplia difusión en la red. Comentario : Pbro. José Martínez Colín Música : Enya Watermark Óleos de : Sor Isabel Guerra Idea, diseño y montaje original: zipatri patperelli@hotmail.com Se ruega No modificar Buenos Aires 1 de diciembre de 2008 Argentina
  • 13. F in
  • 14.  
  • 15.