La batalla de metauro

  • 144 views
Uploaded on

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
144
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
1
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. dUna batalla clave durante la Segunda Guerra Púnica. En la misma, Roma se jugaba la vida. Otro ejército cartaginés, comandado por otro miembro de la familia Barcida, Asdrúbal Barca, entraba en Italia amenazando con unirse con el, hasta ahora, invencible Aníbal. Conocida también como "Segunda Expedición a Italia" tal acción es considerada una situación crítica para los asuntos romanos, pues la reunión de ambos hermanos podría significar el fin para Roma.Antecedentes.La marcha por tierra de Aníbal hacia Italia, fue el punto central de la estrategia púnicapara la 2da Guerra Púnica. Surgida en el seno de la familia Barca,esta calculada maniobra desarticuló completamente el plan romano de una guerra enEspaña y África contra su potencia rival en el Mediterráneo, la ciudad de Cartago.La mentada estrategia púnica suponía que varios ejércitos operarían en diferentesteatros de operaciones. El principal (el de Aníbal) invadiría Italia y llevaría el pesoinicial de la guerra, los otros cuidarían las posesiones de España y el territorio africanode Cartago1 para luego marchar también sobre el territorio italiano en apoyo de Aníbal,sin dudas, ya no simplemente como refuerzo a las indudables bajas que sufriría talejército (bajas que podían suplirse con levas entre aliados itálicos, situación que dehecho se dio), sino claramente como una segunda fuerza operativa, con la capacidadde obrar de forma independiente si era necesario, o coordinada con la fuerza principalal mando del héroe púnico, ya sea actuando juntos en una misma batalla, o ensituaciones de asedio a plazas fortificadas (uno asumiendo el papel de ejercito sitiador,y el otro como apoyo).Sin embargo las cosas no salieron tal cual Aníbal las había planeado. Si bien sudesempeño en Italia fue extraordinario, con victoria tras victoria sobre todo loque Roma le pusiera delante (incluyendo una verdadera joya, una obra maestra de latáctica: Cannas, 216 a.C.), el accionar de sus generales en España no pudo haber sidopeor, incluso con Asdrúbal todavía en España. Primero poniendo en riesgo la seguridadde los dominios cartagineses en ese país tras la serie de derrotas que sufrirán, ysegundo dilatando en demasía la partida de ese segundo ejército hacia Italia.La derrota de Dertosa en 215 a. C., a manos de Publio y Ceno Escipión (padre y tíorespectivamente del “africano”), fue el primer traspié. Logran los púnicos sin embargovencer y dar muerte a estos romanos en sendas batallas (a Publio en Castulo, 211 a.C., y a Cneo en Ilorci, 211 a. C.), pero confiados en la superioridad que suponíasemejantes victorias no profundizan sus éxitos, permitiendo que los sobrevivientesromanos se hagan fuertes al norte del río Ebro, lo que permitirá mas tarde el arribo deEscipión el Africano en el 209 a. C., quien a la postre será su perdición.Pero lo más terrible de esta serie de inconvenientes, es sin duda, el haber retrasadopor años la partida de un segundo ejercito púnico al teatro de operaciones de Italia,según lo planificado. Puesto que podemos confirmar con cierta certeza que ya desde elaño 217 a.C. se pensaba o se tenia planeado, pasar otro ejército púnico a Italia, o porlo menos eso parece solicitar Aníbal según Apiano (Ap. An. 16), y que además en 216a.C. (¿o 215 a.C.?) Livio nos informa de que Asdrúbal Barca recibe formalmente de lacapital púnica la orden de partir en apoyo de su hermano (Livio XXIII, 27-28-29),cuando la mencionada derrota en Dertosa se lo impidió; la marcha de Asdrúbal a Italiaen 208 a.C., entre ocho y nueve años posterior a lo supuestamente planeado,configura un hecho indudablemente tardío, mas parecido a un recurso desesperado,que a la calculada maniobra que se diseño en origen.Sin embargo, y a pesar del evidente retraso que significaba esta partida (que inclusocoincide con un momento de cierto estancamiento de Aníbal en Italia) la situación nopodía ser peor para Roma. Puesto que, la amenaza del genio cartaginés siempreestaba latente, y seguía significando un serio riesgo para Roma. Los buenos oficios delos generales romanos durante todos esos años en España, impidiendo toda salida derefuerzos cartagineses, ahora se ven finalmente frustrado, y la amenaza de reunión deambos barcidas, era una situación de suficiente riesgo como para torcer el rumbo delos acontecimientos, volver a tomar la iniciativa Aníbal, y comprometer gravemente elfuturo de Roma. La cuestión estaba clara para los romanos, Asdrúbal debía serdetenido a toda costa.
  • 2. La Marcha de Asdrúbal,El ejercito “español” de Asdrúbal. 208 a. C.Lamentablemente no tenemos datos decon cuantos efectivos partió Asdrúbal Después de la derrota de Baecula en elde España, y poco sobre como estaba 208 a. C. (revés que debemos sumar al deconformado su ejército. El único autor la perdida de Cartagena en el 209 a. C.) aque arriesga una cifra será Apiano, manos de Escipión (futuro “el africano”),pero el mismo lo hace en referencia al Asdrúbal decide finalmente marchar conejército que con el púnico desemboca su ejército a Italia, confiando en lasen “Etruria”, es decir, incluso luego de fuerzas de Magón Barca (el tercerpasar por la Galia Cisalpina donde, se hermano Barca) y Asdrúbal Giscón, lasabe, recluto un importante numero de defensa de España 2 que ahora peligrabamercenarios (Ligures y Galos), por lo como nunca con la presencia del jovenque esta cifra no sirve para evaluar la romano. Asdrúbal entendía la situación afuerza con la que Asdrúbal abandona la perfección, no podía dilatar más elEspaña. apoyo a su hermano, debía profundizar el éxito de este, pues dos ejércitosPodemos sin embargo tomar como cartagineses operando en Italia podríanpunto de partida esa cifra de Apiano e significar la victoria cartaginesa3.intentar un calculo. Se informa que48.000 hombres mas 8.000 jinetes, Sorprendentemente, el joven Escipión nobajaron a Etruria. Si restamos entonces hizo nada por impedir su partida, aunlos mercenarios reclutados en la Galia teniendo estrictas ordenes de evitarPadana (8.000 ligures, y un número cualquier intento de pasar ejércitos losequivalente de galos) obtenemos un cartagineses desde España. Completandoejército expedicionario de alrededor de sus efectivos con levas locales, Asdrúbal38.000 hombres, incluyendo infantería emprende finalmente la marcha haciay caballería, mas 10 o 15 elefantes. Italia con “nuevo ejército, nuevas fuerzas,Parece un numero razonable, pero bien y nuevos recursos” (Floro. Epitome I,podría ser menor. XXII).En cuanto a la composición de su Todas las fuentes coinciden en que elejército sabemos que, por los datos camino hacia los Alpes fue poco menosdesprendidos de los relatos de la que un paseo para el Barcida. Lasbatalla, contaba con ”veteranos primeras noticias en Roma sobre estaespañoles” o “iberos” según el autor, y marcha vinieron de Marsella (antiguaelefantes (quince según Apiano, diez Massalia o Massilia). Los enviados de estesegún Polibio). Seguramente todos emporio griego, arribaron a Romaestos sobrevivientes de la batalla de acompañados por Sexto Antistio y MarcoBaecula (208 a. C.), donde sabemos Recio, quienes aseguraban, puesto que seAsdrúbal rescato lo mejor de sus habían cerciorado, de que Asdrúbaltropas. Pero la información sobre esta trataría cruzar los Alpes en la próximabatalla tampoco es muy esclarecedora. primavera. Lo único que le impedía avanzar de inmediato era que dichaAunque muy tentadora, no parece ser cadena montañosa resultabauna posibilidad real suponer que dichos infranqueable en invierno (Livio 27, 36).“veteranos españoles” son en realidad“veteranos de España”, pudiendo ser Tras la partida de Asdrúbal, arriba aestos, los experimentados Libiofenicios España un tercer general cartaginés, dede infantería de línea que sabemos si nombre Hanón (Livio 28, 1), que con untuvo Asdrúbal en Dertosa (215 a. C.). ejercito completo a su mando, se une aLa distancia en el tiempo entre ambas Magón y marcha al interior de labatallas, viaje al África de por medio, Celtiberia, donde piensan reclutar unimpide cualquier relación. importante numero de mercenarios para levantar un importante ejército. De estaDato curioso aporta Livio sobre las manera, consideraban los cartagineses,“tácticas de combate romanas” que España quedaba debidamente cubiertautilizaban dichos veteranos (Livio 27, contra las acciones de Escipión 4 con tres48). generales púnicos al mando de sendos ejércitos operativos.
  • 3. Los ejércitos romanos para laLos preparativos de campaña del año 207 a. C.Roma. Cónsules, planes y Livio ofrece tres párrafos dedicados aejércitos. los efectivos romanos para ese año. De estos extractos se puede entender laLa noticia de la partida de Asdrúbal magnitud de fuerzas y su disposición enhacia Italia causó gran impresión en la península itálica.Roma. La fama que precedía a Asdrúbalaumentaba el temor. Se trataba, sobre Livio 27, 35: “(…) El cónsul al quetodo, del segundo mejor general púnico correspondiera la Galia debía escogerdespués de Aníbal. Otro Barcida entre el ejército que ya estaba en ladirigiendo un poderoso ejército a la Galia o el de Etruria, recibiendo porpenínsula, experimentado en la guerra, añadidura el ejército urbano. Aquel ainteligente y hábil, y nada menos que el quien tocase el Brucio debería alistarque acabara con la vida de dos nuevas legiones en la Ciudad y escogerEscipiones, y que destruyera la mayor uno de los dos ejércitos consulares delparte de los ejércitos romanos año anterior. Quinto Fulvio, con rangodispuestos en España. Para colmo, en de procónsul durante aquel año, semedio de las elecciones para el año 208 haría cargo del ejército que no tomasea. C., se tiene noticia de la rebelión de el cónsul. Cayo Hostilio, que ya seEtruria. Que si bien serán aquietados había trasladado desde Etruria acon la presencia del cónsul y su ejercito, Tarento, volvería ahora de nuevo ael re-electo Marcelo, Roma tendrá que trasladarse desde Tarento a Capua. Seesperar a acabar con Asdrúbal para le entregó una legión, que era la queintentar realmente castigar a los había mandado Fulvio.”etruscos. Finalmente Marco Marcelo será Livio 27, 38: “(…) Aulo Hostilio fuegravemente herido y encontrara la asignado a Cerdeña, Cayo Mamilio amuerte al caer junto a su colega, Tito Sicilia y Lucio Porcio a la Galia. LaQuincio Crispino (quien morirá tiempo fuerza militar total ascendía a veintitrésdespués), en una emboscada creada por legiones, distribuidas así: cada uno denúmidas que militaban en el ejercito de los cónsules tenía dos; cuatro estabanAníbal5. en Hispania; cada uno de los tresCon Asdrúbal en las puertas de Italia, el pretores tenían dos en Cerdeña, Siciliaconato de rebelión en Etruria, y la y la Galia, respectivamente; Cayomuerte del cónsul, los problemas para Terencio tenía dos en Etruria; QuintoRoma iban en aumento y el panorama Fulvio tenía dos en el Brucio; Quintoera poco alentador. El invierno entonces Claudio tenía dos en las proximidadesretuvo por el momento a Asdrúbal al pie de Tarento y el distrito salentino; Cayode los Alpes, y los romanos se Hostilio Túbulo tenía una en Capua ydispusieron a celebrar las elecciones dos fueron alistadas en la Ciudad parapara el año 207 a. C. Se logrará el defensa del hogar. El pueblo nombró anombramiento de Cayo Claudio Nerón, y los tribunos militares para las primerasel indultado Marco Livio Salinator 6 . El cuatro legiones y los cónsules al resto.”plan consensuado disponía que ambos No esta claro como organizo finalmentecónsules tomaran sin dilación los su ejército consular el cónsul Livioejércitos encomendados para partir lo Salinator, debido a su disgusto con lasantes posible a los escenarios donde la tropas que le fueron asignadas. En todoguerra se desarrollaba. Esto es, Livio caso, no toco el ejército de la Galia (dosSalinator a la Galia Cisalpina, para legiones) que estaría al mando deenfrentar a Asdrúbal y evitar que este Porcio Licino. Por su parte al llegaraproveche el levantamiento etrusco; y Nerón a su provincia se reunió conNerón a Brucio y Lucania, para contener Hostilio cerca de Venosa paratodo lo posible a Aníbal, e impedir que conformar un solo cuerpo de ejercitoeste se dirija al encuentro de su según nos informa Livio en el tercerhermano. párrafo que nos resta citar:Por primera vez en mucho tiempo Livio 27, 40. “Claudio marchó deambos cónsules tomaban posiciones regreso al territorio salentino y Hostilio,muy alejadas entre si. Acostumbrados mientras estaba de camino a Capua, secomo estaban los romanos, a enfrentar reunió con el cónsul Claudio Nerónambos cónsules solo a Aníbal, ahora la cerca de Venosa. Aquí fue seleccionadoguerra se desarrollaba en dos frentes en un cuerpo de élite de entrambossuelo itálico y obligaba a dividir las ejércitos, consistente en cuarenta milfuerzas. infantes y dos mil quinientosSin embargo, los romanos sumarán un jinetes, que el cónsul tenía intencióncontratiempo más. Porque Livio de emplear contra Aníbal. Ordenó aSalinator no contento con las tropas Hostilio que llevase el resto de lasasignadas, ni en calidad ni en número, fuerzas a Capua y las entregara luegose quejaba de que su colega tenia a al procónsul Quinto Fulvio”.disposición tres esplendidos ejércitos Asumimos entonces que cada cónsul(ver cuadro aparte). El Senado accedió a contaría al menos con un ejercito consular completo, cuatro legiones, y los pretores, dos legiones cada uno.
  • 4. todos los pedidos del descontento cónsul y permitió se reclutaran esclavos voluntariosque completaron las legiones XIX y XX, permitió también que ambos cónsulesobtuvieran los refuerzos de la manera que creyeran convenientes, sea tomándolos delos otros ejércitos en Italia, o intercambiando y trasladando efectivos de una provinciaa la otra si lo creían beneficioso para el país7.Aun así, no le fue fácil a Roma el rearme de sus ejércitos. Livio informa de la mermaen la población, y que se vieron obligadas las “colonias marítimas” (originalmenteexentas del servicio militar) a aportar soldados. Sorprendentemente, estas se negaron,y fueron llamadas a comparecer ante el Senado. Salvo dos colonias (Anzio y Ostia), elresto de las apelaciones fue rechazado8.El retraso de Livio Salinator permite el ingreso de Asdrúbal en la Galia Cisalpina sin sermolestado. La única fuerza romana presente en la zona era la del pretor Lucio PorcioLicino (dos legiones), insuficientes para detener al Barcida. Mediante correspondenciael pretor afirmaba que retrasaría todo lo posible el avance del púnico hasta la llegadadel cónsul a su posición.Asdrúbal ingresa a Italia. Asedio de Placentia, 207 a. C.Jugaba a favor de los romanos, sin embargo, el hecho de que la velocidad con la queAsdrúbal había cruzado los Alpes, sorprendió a propios y ajenos. Solo dos meses lellevo al Barcida atravesar la cadena montañosa, contra los cinco que le había llevado asu hermano. No solo gracias a aprovechar los caminos abiertos por Aníbal, sino porquelas tribus de montañeses en nada lo molestaron. Aníbal no supo anticipar estaposibilidad, cuestión que lo retuvo en sus reales del sur de Italia mas tiempo de lo quehubiera sido conveniente. Las manifestaciones de terror en Roma iban en aumento desde que se supo que Asdrúbal había partido desde España. Y llegaron a un punto máximo de nerviosismo cuando el pretor Porcio informo que el general cartaginés y su ejército ya pisaban suelo italiano, y mercenarios de Liguria y la Galia aumentaban enormemente el numero de efectivos. Asdrúbal sumará a su ejército ocho mil Ligures, infantes curtidos y bien pertrechados, y una cantidad no especificada de Galos. Todas sus fuerzas reunidas, sumarian probablemente unos cuarenta y ocho mil infantes, ocho mil jinetes, y entre diez y quince elefantes. Sin duda, un ejército importante. Ahora bien, todo el tiempo ganado en el cruce de los Alpes, Asdrúbal lo desperdicia en el asedio de Placentia. Sus intenciones no eran malas. De tomar la ciudad, contarían los cartagineses con un magnífico bastión de reclutamiento en plenaGalia. Además de asegurar el futuro ingreso de más ejércitos cartagineses desdeEspaña, si esto fuera necesario.Livio informa que esto retrasó aún más la reunión de ambos hermanos. Puesto que, sibien Aníbal ya había salido de sus cuarteles y avanzaba hacia la reunión de ambosejércitos, era ahora su hermano el que se demoraba en un infructuoso asedio 9 .Mientras tanto Aníbal ya se topa con Nerón a la altura de Grumentum (en Lucania)sitio en el que se realizan una serie de escaramuzas y combates más o menosimportantes. Se informa que allí Aníbal sufre una serie de bajas 10 que lo obligan aretirarse a Metaponto, sitio donde se reúne con Hanón 11 , incorpora los hombres deeste, y se dirige finalmente a Canusio. Siempre con Nerón tras sus pasos.El cónsul Livio Salinator ya habiendo tomado posición en las cercanías de Sena Gallica,manifiesta su deseo de entrar en combate en cuanto divise al enemigo12. FinalmenteAsdrúbal abandona el sitio, y avanza hacia el encuentro de su hermano.
  • 5. Los correos de Asdrúbal y la marcha de Nerón.Tras haber levantado el asedio de Placentia, Asdrúbal organiza una serie de correoscon el fin de coordinar el encuentro con su hermano, mientras avanza hacia el sur.Cuatro jinetes galos y dos númidas fueron despachados con cartas para Aníbal. Liviorelata que “(…) Habían pasado por en medio del enemigo y recorrido casi la longitud deItalia, siguiendo tras la retirada de Aníbal a Metaponto, cuando se perdieron por elcamino y llegaron a Tarento. Aquí fueron sorprendidos por un grupo de forrajeadoresromanos que estaban esparcidos por los campos, y llevados ante el propretor QuintoClaudio. Al principio trataron de engañarle mediante respuestas evasivas, pero elmiedo a la tortura les obligó a confesar la verdad y dijeron que llevaban despachos deAsdrúbal a Aníbal (…).” (Livio 27, 43). Los seis prisioneros junto con los correosintactos, fueron conducidos por el tribuno Lucio Verginio y una escolta de caballeríasamnita, hacia Nerón. El cónsul evaluó la información y sopeso Los planes de Nerón: la gravedad del asunto. Calculó que la situación ameritaba una respuesta algo “(…) Como Asdrúbal había escrito para temeraria, pero que si arriesgaban ahora decir que se reuniría con su hermano en que contaban con la ventaja de la la Umbría, aconsejó a los senadores que información, los beneficios para el futuro llamasen a la legión romana de Capua, del conflicto podrían ser enormes. alistasen fuerzas en Roma y con estas Remitió entonces las cartas al Senado e fuerzas urbanas se apostasen frente al informo de su plan. El mismo consistía enemigo en Narni. Esto fue lo que en una veloz marcha de él y una escribió al Senado. Pero también envió selección de tropas de elite hacia el correos a los territorios a través de los campamento de su cónsul colega con la cuales tenía intención de marchar seguridad de que ese “refuerzo”, aunque (Larino, Marrucina, Frentano y Pretuzia), pequeño, seria suficiente para hacer la para advertir a sus habitantes de que diferencia. El resto de sus tropas, su reunieran todos los suministros de las ejército consular, quedaría en la misma ciudades y de los campos y los tuvieran posición para el control del ejército de listos sobre su línea de marcha para Aníbal al mando de Quinto Catio, su alimentar a las tropas. Debían también segundo al mando con estrictas ordenes llevar sus caballos y otros animales de de no enfrentarse con el cartaginés13. A carga, de modo que hubiera amplio sus hombres les informó que tenía suministro de transportes para los intención de apoderarse de la ciudad hombres que cayeran por la fatiga (…)” . más cercana de la Lucania con su (Livio 27, 43) guarnición cartaginesa, por lo que todos debían estar listos para marchar, pero saliendo por la noche, se volvió en dirección de Áscoli Piceno. La idea con esto era asegurarse del total secreto de su verdadera intención. Solo cuando se aseguró de haber puesto suficiente distancia con Aníbal, Nerón informo a sus hombres del verdadero destino de su marcha.La noticia de que había sido dejado el campamento sin su general, no fue bien recibidaen Roma. El aluvión de malos augurios fue incontenible. “¿Qué pasará si se dancuenta? ¿Y si Aníbal con todo su ejército decide partir en persecución de Nerón y susseis mil hombres, o atacar el campamento, abandonado como está para ser saqueado,sin defensa, sin un general con plenos poderes ni nadie que pueda tomar losauspicios?”. Y además “¿no es acaso Asdrúbal también hijo de Amílcar, y un jefe tancapaz y enérgico como su hermano? Y como no encontraría en Nerón un general queno le sería ajeno, pues ¿no era este el general a quien Asdrúbal, cuando leinterceptaron en un paso estrecho, engañó y confundió como un niño haciéndole vanaspropuestas de paz?”(Livio 27, 44).Nada detuvo a Nerón. Ni los lamentos en Roma, ni los argumentos en contra. Tampocola fatiga o el hambre. Nada interrumpió su marcha, recorriendo día y noche,constantemente, dándose apenas el descanso que la naturaleza exigía. Entre 350 a400 kilómetros fueron recorridos en tiempo record. Siete días llevo la extenuantemarcha. En el camino, recibió incluso voluntarios que aumentaron aún más su número.Además, intercambió correspondencia con su colega, con el cual acordó llegar denoche para no ser descubierto por Asdrúbal, y sobre las disposiciones en elcampamento que lo recibiría.
  • 6. La controversia con la marcha de Nerón.Lamentablemente, la perdida de parte del texto que Polibio pudo haberdedicado a los eventos aquí relatados, más la ausencia de descripcionesdetalladas por parte de otros autores, obliga a limitarnos para el estudio de losmismos, a los textos de Livio. Y esta situación, es justamente, el origen detodas las controversias sobre los eventos que rodean la batalla de Metauro.El sitio donde se dio la batalla, es uno de los puntos controvertidos. El otro, lamarcha de Nerón, ítem que incluso depende un poco del primero (que luegoabordaremos). Existen tres sitios propuestos como posibles para el desarrollo dela batalla. Dos de ellos, en la margen izquierda del Metauro, el otro en laderecha. Los que proponen a los primeros dos sitios (los de la izquierda), lesresulta muy problemática la marcha de Nerón, por esto llegan a aducir que estano existe y que es una invención de Livio. En cambio los que se inclinan por eltercer sitio para la batalla, si bien tienen problemas para encajar los tiempos ydistancias del relato de Livio para la marcha de Nerón, sin dudas tienenmuchísimos menos problemas para aceptarla.Negar o aceptar la marcha es el primer punto de esta cuestión. Y los quesostienen la posibilidad de su inexistencia argumentan la falta de datos sobre lamisma en Polibio y Apiano, los dos autores que, después de Livio, ofrecen elrelato más completo sobre la batalla. El argumento es que estos autores nomencionan ni la marcha de ida, ni la de vuelta. Sin embargo estoprobablemente se deba porque en el primero (Polibio) el texto está perdido, yen el segundo (Apiano) se trata de un relato muy resumido, en el cualtranquilamente se pudo haber obviado dicha marcha. Por el contrario Frontino,Valerio Máximo y Zonaras (Dion Casio) coinciden con Livio en incluirla.De aceptar la existencia de dicha marcha, resta indagar sobre la veracidad delos datos aportados por Livio. La velocidad y el tiempo en que se desarrolla lamisma son realmente asombrosos. Trescientos setenta kilómetros promediodesde Canusio (Apulia) a Sena Gallica en siete escasos días. Y mejor aun, soloseis días el viaje de vuelta (¡el regreso aun mas rápido que la ida!). Mas decincuenta kilómetros diarios. Si sumamos los siete días y siete noches que lesllevo atravesar Italia, mas las dos noches y un día que estuvieron en elcampamento. Luego agregamos el día en que se desarrolla la batalla, y porultimo los seis días y seis noches que duro la marcha de regreso, esto nos dariaquince días en ir y volver de Canusio. Un verdadero record.Los cálculos mas generosos, suponen que con tres días de marcha continua yuno de descanso, dan quince días de ida y otro tanto de vuelta, como lo masrazonable. Un promedio de veinticinco kilómetros diarios que no es nadadespreciable. Pero esto significaría un mes de ausencia de su campamento, porlo que no parece ser correcto. Y esta es la clave, la velocidad es lo que justificala expedición. Aníbal sin dudas lo hubiera sabido tarde o temprano, sería muydifícil de explicar la negligencia o inactividad durante un mes de este generalpúnico si esto se hubiera dado así. Entonces, la velocidad que en principioparece irreal, es lo que explicaría, por el contrario, la inactividad de Aníbal.Realmente nos encontramos ante una encerrona argumental.En definitiva, el asunto no parece tener solución a la vista. La ausencia de másdatos o fuentes con las que contrastar el relato de Livio es el principalobstáculo. Por lo tanto, negar o aceptar el relato del historiador romano, correpor cuenta de cada quien. En este punto, la tendencia es la de aceptar laexistencia de la marcha, sin dejar de dudar o poner los reparos adecuados sobrelo relacionado a los tiempos y distancias de dicha marcha. Esta será, endefinitiva, la postura para el presente trabajo.
  • 7. Reunión de los cónsules en Sena Gallica.Livio Salinator emitió una orden secreta en la que disponía “(…) que los tribunos sehicieran cargo de los tribunos que venían, los centuriones de los centuriones, lacaballería de sus camaradas montados y los legionarios de la infantería. No resultabaconveniente ampliar el campamento, pues su objetivo era mantener al enemigo en laignorancia de la llegada del otro cónsul. El hacinamiento, al unir tan gran número dehombres en el reducido espacio que ofrecían las tiendas de campaña, se hizo mássencillo a causa de que el ejército de Claudio, en su apresurada marcha, no habíallevado con ellos casi nada más que sus armas.” (Livio 27, 46).El campamento de Livio Salinator, coinciden todas las fuentes, estaba en las cercaníasde Sena (Sena Gallica), e inmediato a este, el campamento del pretor Porcio. CuandoNerón se percato de que estaba llegando a destino, ordenó ocultarse en las montañaspara no ser detectado por los cartagineses, y así, recién entrar en el campamento desu colega por la noche, porque el campamento enemigo estaba muy próximo alromano (media milla o 740m según algunos cálculos). Esa misma noche se celebró unconsejo de guerra, y se decidió, a pesar del agotamiento de los refuerzos, no esperarun instante y presentar batalla al día siguiente. Dilatar el enfrentamiento era darletiempo a Asdrúbal a que detectase el refuerzo de tropas y a Aníbal para descubrir laausencia del cónsul y de las tropas en el campamento de Apulia; entonces: “Tanpronto como el consejo fue disuelto, se mostró la señal de combate y el ejércitomarchó formado al campo de batalla.” (Livio 27, 46).Asdrúbal ya había formado sus tropasfrente a su campamento en orden debatalla. Pero su astucia le permitió advertirlos cambios en su enemigo: “vio en las filascontrarias unos escudos muy gastados queno había visto antes y unos caballosinusualmente delgados; el número,también, le parecía mayor que el habitual.”(Livio 27, 47). La sospecha fue suficientepara ordenar el retiro de sus tropas delcampo de batalla. Mandó luego una patrullaal río del que obtenían agua los romanos(que al parecer separaba amboscampamentos, ¿el Metauro?aparentemente no) para ver si se podíacapturar alguna partida de desprevenidos eindagar todo lo posible sobre elcampamento enemigo y particularidades dela tropa. Al regreso la patrulla informó:“(…) que ambos campamentos, el de MarcoLivio y el de Lucio Porcio, estaban comosiempre, sin ningún añadido, y esto lesengañó. Pero también le informaron de queel clarín de órdenes sonó una vez en elcampamento del pretor y dos veces en elde cónsul; esto perturbó al veteranocomandante, conocedor como era de loshábitos de los romanos. Llegó a laconclusión de que ambos cónsules estabanallí” (Livio 27, 40).La gran duda de Asdrúbal era que había pasado con su hermano ¿fue derrotado? ¿osimplemente fue engañado e ignoraba de la ausencia de Nerón? ¿sus correos habíansido capturados? En medio de estos pensamientos, ordenó abandonar el campamentopor la noche, para ocultar su huida. Se tomaron medidas para engañar a los romanos,así retrasar todo lo posible la persecución. Pero en la prisa y confusión de la marchanocturna, los guías, que no habían sido mantenidos bajo estrecha vigilancia,escaparon. La columna privada así de guía marchó sin rumbo por el campo y nosupieron encontrar un vado para cruzar el Metauro.El Amanecer, encontró a los cartagineses aún buscando un vado por el cual cruzar elrío. Lo romanos, que detectaron la salida de Asdrúbal, prefirieron no aventurarse a unapersecución nocturna, y esperaron a que amaneciera. Nerón, con la totalidad de lacaballería fue el primero en llegar. Detrás de él venía Porcio con la infantería ligera yambos comenzaron a hostigar a los contrariados cartagineses. Asdrúbal no tuvo opciónque detener la marcha y comenzar a fortificarse sobre una colina que dominaba el río,pero en ese momento Livio Salinator se hizo presente con la infantería legionaria. Labatalla en la que se decidiría en buena medida, el futuro del conflicto entre las dospotencias del Mediterráneo occidental, se hacía inevitable.
  • 8. Controversias con el sitio de la batallaComo se anticipó en el apartado sobre la marcha de Nerón, uno de los puntosmás controvertidos sobre esta batalla, es, ni más ni menos, que el sitio dondese produjo la misma. Tres sitios se han ofrecido con cierto grado deargumentación a favor y en contra (ver mapa). 1. Sitio de “San Silvestro”. Margen izquierda, el más alejado de la costa. 2. Sitio de “La Lucrezia”. Margen izquierda, cercano a la costa. 3. Sitio de “San Ángelo”. Margen derecha, también cercano a la costa.Antes de abordar sobre los argumentos que se dan para cada uno, repasemoslos datos geográficos aportados por las fuentes antiguas. Básicamente, todasafirman que los dos campamentos romanos, y el púnico (muy próximo aaquellos), estaban en las cercanías de Sena Gallica. Primer dato importante. Talvez el más determinante. La otra coincidencia, está en señalar al rio Metaurocomo el sitio donde se diera la batalla. Ahora bien, aquí terminan lascoincidencias entre las fuentes. Sencillamente porque todas omiten másinformación, o el sus textos se encuentra incompletos. Sera Livio entonces laúnica fuente que aporte el resto de los datos. Estos son, los siguientes: Los campamentos en las cercanías de Sena Gallica. La existencia de un río donde los romanos extraían el agua. Que algunos identifican como el Metauro. Luego veremos que probablemente no. El Río Metauro, donde se extraviaran los guías primero, y se dará la batalla luego. Un “vado” sobre este río que buscaba el ejército púnico para tomar la Vía Flaminia hacia Umbría y Etruria. Una colina que dominaba el río, aquí Asdrúbal intentó fortificarse. La colina donde los galos del ejército cartaginés se ubicaron y que dificulto el asalto de las fuerzas de Nerón ¿La misma colina donde se intentó fortificar Asdrúbal? Muy probable pero imposible de saber.Un hecho, no mencionado por Livio, debe ser planteado en este punto: Si loscampamentos rivales se encontraban en las cercanías de Sena Gallica,esto significa que el ejército púnico ya había cruzado el Metauro unavez. Cuestión fundamental para explicar el sitio de la batalla. Y prácticamente elargumento que demuele la posibilidad de los dos primeros sitios propuestos.Esto es algo que no suele mencionarse, y resulta revelador.Sencillamente porque pelear en la margen izquierda del Metauro, como planteanlos dos primeros sitios propuestos, supondría que Asdrúbal debería haberlogrado cruzar dicho río tras su retirada desde Sena, la noche previa a labatalla, cosa que sabemos no hizo. “Entonces nunca lo cruzó”, se argumenta.Para esto, los campamentos deberían ubicarse junto al Metauro, y en lascercanías de Fano (no de Sena Gallica). Pero de ser así, no se puede explicarcómo todas las fuentes coinciden en que se acampo “en las cercanías de Sena”.Y si nunca lo cruzó, tampoco se explica que necesidad tendría de buscar unvado la noche de la huida, si la Vía Flaminia la tenía bajos sus pies (esta seencuentra en la margen izquierda). Y para colmo, un campamento en elMetauro (y en las cercanías de Fano, no de Sena Gallica), agregan unos cuantoskilómetros más a la ya fantástica marcha de Nerón. Tales incongruenciasparecen determinantes.Lo cierto es que los tres sitios ofrecen terrenos que cuadran con la descripciónque hace Livio sobre la batalla, esto es: El Río Metaruro y una colina quedomina dicho río. Pero, los dos primeros (San Silvestro y La Lucrezia), suponenla contradictoria situación de la margen izquierda del río que acabamos demencionar. Y para colmo “San Silvestro”, el más alejado, presente aún másproblemas. Es imposible imaginar, luego de una noche de marcha, al ejércitopúnico un día en Fano (peor Sena Gallica), y al día siguiente en “San Silvestro”.Este sitio podría ser fácilmente descartado por solo este motivo.Los dos primeros sitios implican una argumentación muy compleja para intentarjustificarlos. Por tal cuestión, “San Ángelo” es, hasta el momento, el sitio quemejor cuadra. Y es fácil entender entonces algunas situaciones de esos díasfatídicos para los púnicos. En este orden de cosas, podemos afirmar que el ríoque se encontraba en las cercanías de los campamentos, y tal vez los separaba,no era el “Metauro”, sino el “Cesano”. Que la noche de la huida, Asdrúbalbuscaba un vado que ya había utilizado, porque ya había cruzado el Metaurouna vez. Y que, recorriendo las márgenes del rio, perdió el tiempo que le habíasacado a sus enemigos (apenas unas horas, después de todo), fue alcanzado yobligado a dar batalla. Pero si ya había cruzado el río una vez ¿porque no pudovolver a encontrar el vado que ya había utilizado? En definitiva, se trataba de unterritorio desconocido para Asdrúbal y sus hombres. Solo la oscuridad de lanoche, y la falta de guías, puede explicar porque no pudo hallarlo.
  • 9. Batalla en el rio Metauro. Los ejércitos enfrentados.No tuvo mas opción Asdrúbal que presentar batalla, a riesgo de ser tomado en plenoproceso de fortificación. Ordeno lo mejor que pudo sus tropas, y se dispuso a matar omorir.Decidió que ante la “aparente” superioridad numérica del rival, lo mejor era jugarse aun todo por el todo con sus mejores tropas: sus veteranos de España. Los ocho milligures parecían ofrecen buenas garantías comparados con los galos, así que estoscurtidos guerreros, ocuparían un sector importante en el dispositivo púnico. Los galos,por el contrario, no ofrecían buen aspecto, y serian relegados a un papel secundariopero no menos importante. La idea o planteo táctico para la batalla Los mercenarios Galos en el que se avecinaba suponía presentarles a ejército de Asdrúbal. los romanos un frente lo mas extenso posible para obligar a estos mismos, a Existen dos posturas con respecto a la responder con una longitud similar. De actitud o aspecto que presentaban los esta manera Asdrúbal podría emplear a lo galos el día de la batalla. Curiosamente mejor de su tropa en un sector de la será Livio el mas compasivo con estos batalla, y a la vez, comprometer a toda la guerreros del norte de Italia. línea rival evitando que los romanos En los relatos sobre esta batalla, se los pudieran hacer uso de su “supuesto” suele mencionar en una situación muy mayor numero de efectivos. precaria. Esto se lo debemos al relato Formaría entonces con sus veteranos de de Polibio, quien textualmente indica España a la derecha y en profundidad que los romanos los encontraron “como doblada, para incrementar el poder de la borrachos y dormidos en sus lechos carga a fin de romper la línea enemiga en de hojarasca” donde fueron fácilmente ese sector (la izquierda romana). Y allí abatidos. agrupara también a toda la caballería Pero Livio, por el contrario, omite disponible. En el centro ubicaría a los mencionar cualquier cosa relacionada ligures y frente a ellos emplearía a los con una borrachera. Si puede elefantes a fin de que colaboren y entreverse cierto grado de indisciplina constituyan al centro del dispositivo cuando señala que al llegar los también en un elemento de cuidado para romanos a su sector “hubo muy poca los romanos. En cambio, los galos, que lucha, pues en su mayor parte habían presentaban muy mal aspecto, serán caído rendidos durante la noche y colocados en el ala izquierda con el único dormían desperdigados por los fin de extender la línea del dispositivo campos, alejados de sus enseñas; púnico. Pero, para evitar que se aquellos que aún permanecían junto a constituyan en la llave del triunfo para los los estandartes estaban agotados por romanos, coincide su ubicación con una la larga marcha y la necesidad de escarpada e inexpugnable colina. Una sueño, resultando apenas capaces de jugada por demás arriesgada (que en soportar la fatiga y de sostener el peso definitiva, sellara el destino de la misma), de su armadura. Era ya mediodía y el pero no había mas opción que la batalla. calor y la sed les hacía jadear, Los romanos respondieron con equilibrio. hasta que fueron abatidos o hechos Se consideraba las mejores tropas, a las prisioneros sin ofrecer resistencia de Livio Salinator. Por lo tanto, formarían alguna” (Livio 27, 48). frente a los hispanos de Asdrúbal, esto es, Evidentemente su comportamiento no en el ala izquierda del dispositivo romano. fue acorde a las circunstancias, pero Al centro y frente a los ligures, las dos encuentro al relato de Livio como muy legiones de Porcio. Y finalmente, en el ala probable. Ya había informado Livio derecha las agotadas tropas de Nerón (pero sin mencionar que tipo de tropa) frente a los galos. El ejército romano de situaciones de agotamiento durante constaría de entre treinta y cinco mil a la marcha nocturna de Asdrúbal. Ahora cuarenta mil hombres, incluida la sabemos que se tratara de los galos. Y caballería. basta recordar las precauciones que No es difícil ver que las cuatro legiones de tuvo que tomar Aníbal para con estas Livio Salinator excedían el flanco tropas aquellos primeros meses de izquierdo, lo mismo con los hispanos de marcha por Italia (los pantanos de Asdrúbal. Y que las tropas de Nerón Etruria, por ejemplo) como para parecen ser insuficientes para tomar a los entender las dificultades que galos. Cuestión que no impide seguir el planteaban los galos a los lideres relato de Livio y Polibio. púnicos. Excelentes guerreros a fin de cuentas, pero muy pobremente Como anticipamos, las fuentes no ofrecen apegados a los sacrificios y rigores de números convincentes para evaluar la la vida militar de los ejércitos magnitud de las tropas cartaginesas. Lo profesionales. que sabemos es muy poco: nada relacionado en lo que refiere a con
  • 10. cuantos hombres Asdrúbal abandono España, y apenas que sumo ocho mil ligures. Elnúmero de elefantes es variable según la fuente, y sobre los galos no tenemos ningunaindicación. En cuanto a la caballería aparentemente eran ocho mil, sin conocer el tipo uorigen. Y de la tropa ligera, nada se sabe. La única fuente que ofrece un numero detropas es Apiano, que ya mencionamos: cuarenta y ocho mil infantes, del que sirestamos los ligures, y unos diez mil galos (número debatible) nos quedarían unostreinta mil veteranos de Hispania, de los que un buen numero serian infantería delínea, el resto infantería liviana.Personalmente creo que treinta mil infantes españoles, es un número posible para unejército expedicionario. Bien pudo ser mucho menor, cuestión indudablementedebatible, pero muy probable. Hay que tener en cuenta que Asdrúbal ofrecía batalla aSalinator sin problemas hasta la llegada de Nerón. Y que el refuerzo romano, fuesuficiente motivo para evitar una batalla. No podía saber Asdrúbal si Nerón habíallegado con su ejército consular completo o con solo una parte. Evidentemente elejército púnico y el romano estaban equilibrados hasta la llegada de los refuerzos. Oincluso era sensiblemente superior el púnico. Si los hombres de Nerón, no sirvieronpara sacar ventaja numérica, al menos emparejaron las cosas. Disposición de los ejércitos.Batalla en el rio Metauro. Combate y desenlace.Así formados ambos ejércitos, se fueron a las manos. La iniciativa correspondió a losveteranos de España en ala derecha púnica que al parecer comandaba el mismísimoAsdrúbal. Estos arremetieron con furia a las legiones de Salinator y las hicieron vacilar.El combate aquí fue encarnizado y muy violento. Los elefantes púnicos, penetraban laslíneas romanas, y hacían estragos. Ambas partes daban todo de si, sabedores de laimportancia de la victoria, y de lo peligrosa que era la derrota. Los romanos finalmentelogran equilibrar el combate, pero aun así el tramite estaba indeciso para ambaspartes. Entonces ocurrió lo inesperado. Representación de la batalla. Momento decisivo.
  • 11. Nerón buscaba la manera de tomar la Livio vs Polibio.colina que ocupaban los galos, pero veía Fuera de la controversia con respectofracasar toso sus intentos, y su progreso al tamaño de ambos ejército, existeera lamentable, al momento que sus una pequeña disputa alrededor de lascompañeros se veían gravemente versiones ofrecidas para la batalla porcomprometidos. Su lamento fue un grito: estos dos historiadores. Puesto que"¿Para qué hemos marchado tanto tiempo ambas plantean algunas diferenciasa toda velocidad?". Tanto esfuerzo, tantas que a mi parecer son inexistentes,energías puestas en una campaña tan pero que en otro momento dieronarriesgada, para terminar frustrados ante lugar a encendidos debates. Veamos:una colina inexpugnable de frente o deflanco, colmada de galos indisciplinados. En su relato de la batalla, Livio coloca a Asdrúbal en el ala derecha, con losFue entonces que decide arriesgar una hispanos, y a los elefantes frente a losvez mas. Su flanco no parecía peligrar en ligures. Es decir, en el centro. Peronada y la pasividad de los galos era Polibio dice que Asdrúbal asume sunotoria, así que, dejando frente a ellos cargo “en el centro, detrás de losalgunas fuerzas de cobertura 14 condujo a elefantes”, pero que cae con ellossus hombres por detrás de las líneas sobre la izquierda romana. Curiosoromanas e irrumpió en el otro sector de la movimiento ¿del centro a la izquierda?batalla, arremetiendo de flanco y Luego Livio señala que “A este sectorretaguardia a los veteranos hispanos en el del campo de batalla (la derecha)momento mas virulento de la batalla. Al fueron llevados también los elefantes”final, la situación táctica (la distracción de (Livio 27, 48). No es tan engorrosolos galos en la colina) que, pensó como parece.Asdrúbal, le daría el único resquicio devictoria, fue la llave del triunfo para los Claramente creo que no existeromanos. ninguna contradicción entre ambas fuentes, a pesar de que se haCoincidía ese momento, con el alboroto de intentado buscarlas. Polibio omitelos elefantes púnicos. Ocurre que, si bien mencionar a los Ligures en su relato, ymuy útiles estos animales en el inicio de creo que es parte de la confusión.las batalla, luego de recibir numerosas Ambos coinciden en que la cargaheridas, se enfurecían y, enceguecidos, principal se dio contra la izquierdaarremetían a romanos y púnicos por igual. romana, y asumiendo que las dosLlegado este momento, no quedaba otra terceras partes (o como mínimo, laopción que matar a los animales, sus mitad) de las tropas cartaginesas eranmismos conductores15. las hispanas, y que por este motivo,En medio de esta confusión, y con el tomaban gran parte del frente decombate sin claro dominador, las tropas combate púnico, decir que Asdrúbalde Nerón vinieron a inclinar la balanza toma el mando de la izquierda o elhacia el lado romano. Los cartagineses, centro (de los hispanos) es casi unatotalmente rodeados, perdieron toda fe en nimiedad.la victoria. Aquí, Asdrúbal mostro la La única diferencia importante parecemadera con la que estaba hecho. Todas ser la referente a ubicación de loslas fuentes coinciden en destacar, y elefantes, que en Polibio parece indicaralabar, el desempeño del general púnico. que estaban a la derecha frente a losDigno hijo de Amílcar, y hermano de hispanos, y que Livio claramente losAníbal, sostuvo la batalla todo el tiempo ubica al centro, frente a los Ligures.que pudo, alentando a sus hombres a no Pero finalmente Livio dice que losbajar las armas, reagrupando a los que elefantes “fueron llevados” a eseclaudicaban y devolviéndolos al combate. sector (el derecho).Hasta que, finalmente, agotados todos losrecursos, espoleo a su caballo y se lanzo Sinceramente creo que el problema secontra una cohorte romana y cayo basa en entender que tanto lapeleando. Moría con él, tal vez, la chance izquierda romana, como la derechamas efectiva de que otro ejército púnico, púnica, excedían ampliamente elcon otro general cartaginés, se uniera a flanco indicado, por ser las tropas masAníbal en la guerra que este conducía en numerosas de ambos ejércitos. De ahíItalia. En definitiva, punto central en la la confusión en poner a Asdrúbal y aestrategia púnica para con la guerra con los elefantes, al centro o la derecha,Roma. Y que, junto con la pérdida de según el autor. En definitiva, no existeEspaña (y la muerte de Magon), ninguna controversia o contradicción.prácticamente sellaba el destino de dicha Se trata simplemente de lecturas algoguerra. confusas de los hechos, que trataremos de despejar con nuestroLa matanza llego finalmente a la colina de esquema de batalla.los galos. Allí, en una actitud no acorde ala importancia de la batalla que se Para leer las versiones que cada autordisputaba, encontraron los romanos a los ofrece de la batalla leer:relajados galos, que apenas opusieron Livio 27, 47 – 48 – 49resistencia y fueron masacrados. Polibio XI, II, 1 – 2 – 3
  • 12. Las bajas que ofrecen las fuentes para el bando cartaginés ilustran la matanza. Diezmil hombres perdieron la vida entre púnicos y galos, cuenta Polibio. Y seis de loselefantes fueron muertos (o por los romanos o por sus conductores), mientras quecuatro fueron capturados (también según Polibio, recordemos que Apiano indica quinceelefantes). La perdida de los romanos, ascendió a dos mil hombres. Hay que decir quelos números de Livio parecen muy exagerados. Informa que cincuenta y seis milenemigos encontraron la muerte, y cinco mil cuatrocientos cayeron prisioneros. Sisumamos los que lograron escapar de la matanza, el numero que ofrece Livio, superalos cálculos que hemos hecho a la hora de valorar la magnitud de ejercito púnico. Espor esto que decidimos descartarlo. Las patrullas romanas informaron grupos de cierta magnitud, ya galos o ligures, vagando por los campos buscando retornar a sus países. Livio Salinator decidió dejarlos ir: “Dejad que algunos sobrevivan para que lleven la noticia de su derrota y de nuestra victoria” (Livio 27, 49)16. La cabeza de Asdrúbal y final. Nerón, no se quedaría quieto, luego de la batalla realizara otra marcha, aun mas veloz que la anterior, de vuelta hacia su campamento de Apulia, donde se encontraba Aníbal, y arroja la cabeza de Asdrúbal en el campamento de este. Ordena que dos oficiales cartagineses capturados, sean liberados y enviados al campamento púnico, para que le relaten al cartaginés todo lo ocurrido. Aníbal, llora la muerte de su hermano, y maldice a los romanos por la forma de presentarlo, aduciendo que él había honrado a los cónsules romanos muertos 17. Abrumado por la noticia, Aníbal levanta el campamento y se dirige al Brucio, “el mas remoto rincón de Italia” (Livio 27, 51). Con él fueron todas sus tropas, y los auxiliares que, diseminados por las distintas ciudades, cada vez le era mas difícil controlar18. España no tardaría en caer, y Aníbal sin refuerzos solo resistirá algunos años mas. El grito del cartaginés será premonitorio: "ya esta todo perdido, Roma será dueña del mundo".Autor: marvel77Bibliografia :En orden de importancia. Tito Livio: La Historia de Roma. Polibio de Megalópolis: Historia Universal Bajo la República Romana. Apiano de Alejandría: Historia de Roma, Guerra de Aníbal. Dion Cassio: Historia de Roma. Frontino: Estratagemas Diodoro de Sículo: Biblioteca Histórica. Floro: Epítome de la historia de Tito Livio Nepote: Sobre los Hombres Ilustres. Marco Porcio Cato Estrabón. Geografia. Amiano Marcelino: Historias.
  • 13. 1 "(…) Más tarde instruyó a su hermano Asdrúbal de la conducta que había de observaren el gobierno y mando con los españoles, y de las prevenciones que debía tomarcontra los romanos, caso que él se ausentase. Por último, tomó providencias paraponer a cubierto el África. Para esto se valió de una sagaz y prudente política. Hizopasar las tropas de África a España, y las de España a África, ligando con este vínculola fidelidad entre ambos pueblos. Los que pasaron de España a África fueron losthersitas, los mastianos, los de las montañas y los olcades. El total de estas gentesascendía a mil doscientos jinetes, y trece mil ochocientos cincuenta infantes.Pasaron también los baleares, llamados propiamente honderos. Se les llamó así, comotambién la isla, por el uso de la honda. Acuarteló la mayor parte de estas tropas enMetagonia de África, y al resto en la misma Cartago. Sacó de los pueblos de losmetagonitas otros cuatro mil infantes, y los envió a Cartago para que sirviesen a untiempo de rehenes y de tropas auxiliares. Dejó a su hermano Asdrúbal en Españacincuenta navíos de cinco órdenes, dos de a cuatro, y cinco de a tres. Treinta y dos delos primeros y los cinco últimos estaban bien tripulados. Dejóle también cuatrocientoscincuenta jinetes libifenices y africanos, trescientos lorgitas, y mil ochocientosnúmidas, massilios, masselios, macios y mauritanos de los que habitaban la costa delocéano; con una infantería de once mil ochocientos cincuenta africanos, trescientosligures, quinientos baleares y veintiún elefantes. Nadie debe extrañar que describamoslas operaciones de Aníbal en la España con la exactitud que apenas podrá otro quehaya manejado privativamente esta materia; ni imputarme que me asemejo a aquellosescritores que palean sus embustes para que merezcan crédito. Pues habiéndomeencontrado en Lacinio una plancha de bronce escrita por Aníbal cuando estaba enItalia, resolví darla una entera fe en el asunto, y preferí atenerme a esta memoria."(Polibio III, 33).2 Livio 27, 20: “Su ejército, debilitado como estaba por las deserciones y por laspérdidas en la desastrosa batalla reciente, tenía que reforzarse hasta completar susefectivos. Magón debía entregar su propio ejército a Asdrúbal Giscón y cruzar a lasIslas Baleares con un amplio suministro de dinero para contratar mercenarios entre losisleños. Asdrúbal Giscón debía regresar al interior de la Lusitania y evitar cualquierenfrentamiento con los romanos. Una fuerza de tres mil jinetes, seleccionada de entretoda la caballería, se entregaría a Masinisa, con la que debería patrullar la Hispaniaciterior, dispuesto a asistir a las tribus aliadas y llevar la devastación a las ciudades yterritorios de las que les fueran hostiles. Después de diseñar este plan de operaciones,los tres generales se separaron para ejecutar sus diversas misiones.”3 Bien pudieron ser tres los ejércitos, si Magon, el otro hermano de Aníbal, no sehubiera atascado en Liguria, en lo que se conoce como “tercer invasión de Italia” en elverano del año 205 aC, al mando de 15.000 hombres. Magón logró capturar Génova, ymantuvo el control del norte de Italia durante casi tres años. En 204 a. C. recibiórefuerzos. Roma destaco siete legiones para controlarlo. En el 202 a. C. bajo la escoltade la flota púnica Magón y su ejército zarparon de Italia, para colaborar con la defensade Cartago junto a Aníbal. Sin embargo, murió en el mar antes de llegar a Cartago.4Sabemos por Livio que las operaciones romanas de Escipion, esta vez por medio desu segundo al mando, Marco Silano, desbaratara este ejercito mercenario en unaarriesgado asalto al descuidado campamento que estos habían montado.5 Se encontraban Marcelo y Crispino explorando una colina en las proximidades delcampamento de Aníbal cuando son sorprendidos por los númidas. Livio informa quehubieran podido sostener el combate de no ser por los jinetes etruscos con los quemarchaba Marcelo en ese momento, que al ser los primeros en huir, provocaron elpánico en el resto. Marcelo será atravesado por una lanza, y Crispino será retiradogravemente herido (Livio 27, 27). Situación curiosa, sobre todo por la situación derebeldía que se vivía en Etruria en esos días, es que se utilizara para dicha misión,jinetes de ese origen.6 Este será el primer consulado para Nerón y el segundo para Marco Livio Salinator.7 Informa Livio que “Algunos autores afirman que Publio Escipión envió a Marco Liviograndes refuerzos desde Hispania, incluyendo ocho mil galos e hispanos, dos millegionarios y mil jinetes númidas e hispanos, y que esta fuerza fue llevada a Italia porMarco Lucrecio. También afirman que Cayo Mamilio envió tres mil arqueros y honderosde Sicilia” (Livio 27, 38).8Las colonias en rebeldía fueron Ostia, Alsium, Anzio, Anxur, Minturno, Mondragone ySenigalia. Todas sus apelaciones fueron rechazadas, menos las de Ostia y Anzio, cuyoshombres en edad de armas fueron obligados a prestar juramento de que “(…) no
  • 14. dormirían fuera de sus murallas mas de treinta noches mientras el enemigo estuvieraen Italia. (…)” (Livio 27, 38).9 Cuenta Livio que Aníbal al enterarse del asedio al que era sometida Placentia por suhermano, recordó “(…) cuán lento asunto era un asedio y no había olvidado su propio einfructuoso intento contra aquella misma colonia tras su victoria en el Trebia” (Livio27, 39).10 Livio 27, 42: “(…) cerca de ocho mil hombres resultaron muertos y se hizoprisioneros a setecientos, se capturaron setecientos estandartes, se mató a cuatroelefantes, que se habían demostrado inútiles en la confusión y apresuramiento de lahuida, y se capturó otros dos. Cayeron unos quinientos romanos y aliados.”11 Hannon hijo de Bommilcar, principal lugarteniente de Aníbal en Italia.12 Lo cierto es que Livio Salinator aun estaba muy molesto por el trato a que habíasido sometido en el pasado, cuando fue condenado por el pueblo romano. No hubooportunidad en la que no manifestara su mal humor, y es altamente probable que suberrinche con las tropas que le fueran designadas, se debiera en parte a este enojo. Enesta oportunidad, tras su arribo al Piceno, se recordara cierta expresión suya: “(…) Seha registrado una expresión de Marco Livio, mostrando su amargura hacia susconciudadanos: Cuando, al partir, Quinto Fabio le advirtió en contra de presentarbatalla antes de saber a qué clase de enemigo se había de enfrentar, se dice que Liviole replicó entraría en combate tan pronto divisara al enemigo. Cuando le preguntó porqué tenía tanta prisa, dijo: "Me ganaré una distinción especial venciendo en buena lid atal enemigo o tendré el gran placer, aunque no muy honorable, de ver la derrota demis conciudadanos" (…)” (Livio 27, 40).13Frontino, en su libro “Estratagemas” informa sobre algunas medidas tomadas porNerón a fin de engañar a Aníbal: “(…) Deseando, sin embargo, que su salida no debeser observada por Aníbal, cuyo campamento estaba enfrente de él, Nerón eligió diezmil de sus soldados más valientes, y dio órdenes a los lugartenientes que dejo en sucampamento, que debía ser realizado el número habitual de patrullas y centinelas, elmismo número de fogatas y antorchas encendidos, y el aspecto habitual delcampamento debe ser mantenido, a fin de que Aníbal no pueda llegar a sospecharnada a fin de aventurarse a atacar las pocas tropas que quedaron atrás. (…)” Fron.Est. Libro 1. 9.14 Ninguno de los historiadores del pasado informa sobre la tropa de cobertura quedejo Neron frente a los galos. Incluso algunos dan a entender que la maniobrainvolucro a la totalidad de las tropas allí apostadas (Polibio). Situacion difícil deaceptar. Livio es el único que da a entender que ciertas tropas quedaron allí apostadasal informar que Neron “separó unas cohortes de su ala derecha, donde vio que estabanmás en disposición de vigilar que para tomar parte en los combates, las llevó más alláde la retaguardia de su sector” (Livio 27, 48).15 Muchos autores se detienen a comentar esta situación con los elefantes. Yencuentran la oportunidad de informarnos que fue Asdrúbal al parecer, el creador deesta cruel, pero efectiva, manera de detener a los elefantes que desbocados,constituyen un peligro para las tropas propias.Por ejemplo Amiano Marcelino cuenta que: “Sentado en estos, sus conductoresllevaban cuchillos con mango unido a su mano derecha, recordando el desastre sufridoen Nisibis, y si la fuerza del conductor no fue rival para el bruto emocionado, que nopodía volverse contra su propio pueblo (como sucedió masas y aplastar a continuación)de ellos a la tierra, lo haría con un corte golpe poderoso a través de la vértebra quesepara la cabeza del cuello. Durante mucho tiempo atrás Asdrúbal, el hermano deHannibal, descubrió que con este tipo de brutal manera podrían rápidamente serasesinado.” (Am. 25, 1. 15).Dion Cassio dirá al respecto: “(…)Incluso los elefantes eran de ninguna ayuda a loscartagineses, ya que algunos de ellos al ser herido hicieron más daño a aquellosubicados al lado de ellos, que a los enemigos, y así Asdrúbal ordenó a los que estabansentados sobre ellos que mataran a los animales tan pronto como fueran heridos.Ahora, los mataban con mucha facilidad clavándoles un instrumento de hierro debajode la oreja. Los elefantes, a continuación, fueron destruidos por los cartagineses, y loshombres por los romanos.”Polibio “(…) Los elefantes prestaban igual servicio a unos que a otros en la batalla;porque tomados en medio de los dos ejércitos y acribillados por los proyectiles,confundían ya las líneas de los romanos, ya las de los españoles. (…)” (Pol. 11, 2).
  • 15. Livio “Más elefantes fueron muertos por sus conductores que por el enemigo. Llevabanun escoplo de carpintero y un mazo y, cuando las bestias enloquecidas corrían porentre su propio bando, el conductor colocaba el escoplo entre las orejas, justo donde lacabeza está unida al cuello, y lo hundían con todas sus fuerzas. Este era el métodomás rápido que había sido descubierto para dar muerte a estos enormes animalescuando no había ninguna esperanza de controlarlos, y Asdrúbal fue el primero enintroducirlo.” (Livio 27, 49)16Esta anécdota también es recogida por Frontino, en sus “Estratagemas”, cuandocuenta Livio Salinator ordenaría: “Que algunos sobrevivan para llevar al enemigo lanoticia de nuestra victoria” (Fron. Est. Libro IV, 7. 15).17 Otra vez será Frontino quien recoja la anécdota, citándola en sus “Estratagemas”:“Claudio Nerón, después de haber cumplido los cartagineses en su camino desdeEspaña a Italia bajo el mando de Asdrúbal, los derrotó y echó la cabeza de Asdrúbal enel campamento de Aníbal. Como resultado de ello, Aníbal estaba abrumado por la penay el ejército perdió la esperanza de recibir refuerzos.” (Fron. Est. Libro II, 9. 2)18 También condujo a “(…) Toda la población de Metaponto (que) tuvo que abandonarsus hogares junto con todos los lucanos que reconocieron su supremacía, y fuerontrasladados a territorio brucio”.