Successfully reported this slideshow.

Presentación1yoraimammmma

148 views

Published on

yoraima martinez

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Presentación1yoraimammmma

  1. 1. UNIVERSIDAD FERMÍN TORO VICE-RECTORADO ACADÉMICO FACULTAD DE LAS CIENCIAS ECONÓMICAS Y SOCIALES ESCUELA DE ADMINISTRACIÓNTrampas sicológicas en la toma de decisiones INTEGRANTE: Yoraima Martínez: 20.178.319 Barquisimeto, Cabudare 2012
  2. 2. Trampas sicológicas en la toma de decisiones La trampa del anclaCuando considera una decisión, la mente daun peso desproporcionado a la primerainformación que recibe. Las impresiones iníciales, estimaciones o datos, anclan los pensamientos y juicios subsiguientes Las anclas adoptan muchos disfraces. Puede ser algo tan simple y aparentemente inofensivo como el comentario de un colega o una estadística que aparece en el periódico de la mañana
  3. 3. La trampa de la resistencia al cambioLa resistencia al cambio es un fenómeno quetodos hemos experimentado alguna vez. Haymuchos ejemplos. En general, si somos comola mayoría de la gente, el cambio nos produceansiedad y encontramos confort en el estatus- Esto influye por supuesto en laquo. toma de decisiones, pues tendemos a dar valoraciones desproporcionadamente altas a la opción de quedarnos como estamos (estatus-quo), a pesar de tener otras opciones objetivamente superiores.
  4. 4. Trampas sicológicas en la toma de decisiones La trampa de los costos irrecuperables Los costos recuperables son antiguas inversiones de dinero o tiempo que no se puede recuperar. Esta trampa es muy fácil caer ya que en las empresas están haciendo prestamos para recuperar el dinero perdido durante de la inversión.
  5. 5. Trampas sicológicas en la toma de decisiones La trampa de ver lo que nos da la ganaSupongamos que estamos en contra de lapena de muerte. Alguien llega y nos da dosinformes, igualmente convincentes, uno queargumenta los puntos a favor y otro queargumenta los puntos en contra de la penade muerte. Si somos como la gran mayoríade las personas, después de leer ambosinformes estaremos más convencidos denuestro punto de vista inicial, ¡sin importarcuál haya sido éste! Al leer los dos informes, inconscientemente buscaremos y resaltaremos información que afirme nuestro punto de vista y evitaremos tomar nota de información que lo contradiga.
  6. 6. Trampas sicológicas en la toma de decisiones La trampa de la forma de hacer las preguntas El primer paso para adoptar una decisión consiste en expresar la Cuando cambia el contexto, puede cambiar cuestión. Es también uno la decisión. Es uno de los de los pasos más más llamativos. Existen delicados. La forma en investigaciones recientes que se expresa el que generalizan y aplican problema puede afectar esta trampa al efecto de en gran medida a las expresión, haciendo decisiones que adoptemos hincapié en que una situación problemática erróneamente expresada puede influir en el proceso decisorio
  7. 7. Trampas sicológicas en la toma de decisiones La trampa del exceso de autoconfianzaA pesar de que la mayoría de nosotros no somosespecialmente expertos en la elaboración deprevisiones, en realidad solemos mostrar unexceso de confianza respecto a nuestrafiabilidad. Esto puede llevar a errores de juicio ypor consiguiente, a decisiones deficientes.La mayoría de nosotros somos hábiles haciendoestimaciones sobre el tiempo, la distancia, elpeso y el volumen. El motivo es que realizamosconstantemente juicios sobre estas variables yrecibimos información rápida sobre la exactitudde esos juicios. Mediante la practica diaria,nuestra mente calibra cada vez mejor
  8. 8. Trampas sicológicas en la toma de decisiones La trampa de los raros eventos catastróficos La gran mayoría de la gente amplifica la probabilidad de que ocurran raros eventos catastróficos. Por ejemplo, experimentamos más ansiedad al viajar en avión que al viajar en coche, pese a que (en general) la probabilidad de tener un accidente de avión es mucho menor que la probabilidad de tener un accidente de coche. Esto se debe a que los raros eventos catastróficos reciben mucha mayor atención mediática y nuestro cerebro tiende a asociar la frecuencia del evento con la intensidad con la que se nos transmite la noticia.
  9. 9. La trampa de los estereotiposSupongamos que nos presentan a Juan, un tipobajito, más bien delgado, con gafas circulares, conpeinado raya al medio. ¿Es más probable queJuan sea bibliotecario o comercial de empresa?La gran mayoría de las personas diríamos que esmás probable que sea bibliotecario, sin tomar encuenta que en el mundo existen muchos máscomerciales de empresa que bibliotecarios. Alhacer estimaciones, tendemos a dejarnos llevarpor estereotipos irracionales que muyfrecuentemente nos inducen al error.
  10. 10. La trampa del exceso de prudenciaEsta trampa es el exceso deprecaución que hay para una decisión,este tipo de trampa nos puede llevar aun cambio en el cual buscamos laseguridad y la confianza que se debe En algunas decisiones el exceso detener para tomar una decisión. prudencia o precaución pude resultar peligroso como la imprudencia
  11. 11. La trampa de la buena La trampa de los muy racha afortunadosSupongamos que estamosjugando a los dados y en los Muchos de nosotros pensamos que no somoscuatro últimos tiros hemos sido buenos en los juegos de azar porque "casimuy afortunados. Si somos como nunca ganamos". A muchos de nosotros nos hala generalidad de las personas, pasado que al jugar al bingo, por ejemplo,tenderemos a creer que existe una Nacho gana varias veces seguidas, o Ángeles, oprobabilidad exageradamente alta Pedro, o María... pero casi nunca nos toca a("la mano mística", la "suerte") de nosotros ¿Significa esto que tenemos malaque el siguiente tiro nos sea suerte? La respuesta es NO. La probabilidad detambién favorable. Esta creencia que ganemos varias veces seguidas esilusoria ha sido la ruina de muchos muchísimo menor que la probabilidad de quejugadores compulsivos y puede alguien más (cualquiera que sea) gane variasllevarnos también a nosotros a veces seguidas. Esto nos hace percibirtomar malas decisiones. erróneamente que la suerte nunca nos llega yObjetivamente, la fortuna que que siempre hay alguien más afortunado quehayamos tenido en los cuatro tiros nosotros. Nos cuesta mucho entender que enanteriores no afecta el resultado los juegos de azar todos tenemos la mismadel próximo tiro. probabilidad de ganar o perder y que, sin embargo, es muy probable que haya por ahí algún "suertudo(a)" que gane varias veces seguidas.

×