Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
JENOFONTE                     ◙        AnábasisEstudio preliminar de Francisco Montes de Oca
Biblioteca Clásicos GrecolatinosANÁBASISDe JENOFONTE(Atenas, 430 a.C. – ¿Corinto?, 355 a.C.)Idioma original: GriegoEstudio...
ESTUDIO PRELIMINARHasta las guerras médicas, la influencia preponderante en Greciaperteneció, sin disputa, a los espartano...
4                      Estudio preliminarejército espartano penetró en el Ática, pero volvió a retiraste an-tes de que se ...
Anábasis                               5presente. La epidemia tardó más de un lustro en extinguirse y sellevó casi a la te...
6                      Estudio preliminar     A pesar de que las estipulaciones favorecían a Atenas, Espar-ta se esforzó p...
Anábasis                              7ción del 411 y que ahora, en colaboración con el ocupante, pre-tenden implantar un ...
8                      Estudio preliminarmaestro un monumento perdurable con algunas de sus obras. Sinembargo, Jenofonte n...
Anábasis                              9por elegirle entre sus generales. Tal vez exagere complacido laimportancia de su pa...
10                      Estudio preliminar     En esta segunda patria disfrutó Jenofonte de algunos lustrostranquilos, con...
Anábasis                            11Ambos pelearon en Mantinea junto a los espartanos contra Tebas,y uno de ellos, Grilo...
12                     Estudio preliminarvas escuelas pretendía asignarle por aquel entonces como discí-pulos suyos, para ...
Anábasis                             13un buen comandante de caballería, en el que hace referencia ex-presa a las necesida...
14                     Estudio preliminarcomo un moralista severo, digno padre de la escuela cínica fun-dada por Antístene...
Anábasis                            15siempre resulta seguro que haya una derivación directa y hasta esposible que la mism...
16                     Estudio preliminarAriadna, uno de los pocos testimonios anteriores al helenismo deesta clase de rep...
Anábasis                             17sivas aventuras de la tropa hasta su reunión con las fuerzas espar-tanas comandadas...
18                     Estudio preliminarto de las cosas de Escilunte y hay un pasaje que presupone el reti-ro de la guarn...
Anábasis                             19partanos de las alfombras que lleva y acaba por sentarse, al igualque ellos, en la ...
20                     Estudio preliminarlera de los dioses por haber violado los espartanos el juramentode respetar la au...
Anábasis                              21miento de las antiguas leyes, de las cuales se habían desviado untanto los esparta...
22                     Estudio preliminarJenofonte, que era soldado, buen jinete, cazador y agricultor pre-ocupado por su ...
Anábasis                           23     Puede figurar en este apartado, por su contenido práctico-di-dascálico, el Econó...
24                      Estudio preliminarconsiderado como una asociación del hombre y de la mujer convistas a un mayor re...
Anábasis                             25que había sucumbido en una batalla contra los maságetas, lo hacemorir tranquilament...
26                     Estudio preliminar     El Imperio de Ciro está descrito con los rasgos de una ciudadde utopía. Pese...
Anábasis                             27tipo de novela y anuncia, desde lejos, las Efesíacas y las Etiópi-cas.     La Cirop...
28                     Estudio preliminarreales y, aunque son insuficientes para permitirle detentar un altopuesto en el p...
CRONOLOGÍA449 Paz de Calias entre griegos y persas. Florecen Fidias y Mirón.447 Comienza la construcción del Partenón. Beo...
30                      Estudio preliminar413 Esparta ocupa Decélea. Arquelao inicia la helenización de Mace-  donia. Elec...
Anábasis                              31387 Cae Reggio en poder de Dionisio. Platón entra en relación con  los tiranos de ...
32                      Estudio preliminar356 Termina Jenofonte los Recuerdos. Nace Alejandro, el hijo de Fili-  po. Guerr...
LIBRO PRIMERO                                     IDarío y Parisátile tuvieron dos hijos: el mayor, Artajer-jes; el menor,...
Anábasis                       35tropas griegas a fin de coger al rey todo lo más despreve-nido posible.    La manera que ...
36                      Jenofontener las tropas. De este modo mantenía ocultamente aquelejército sin suscitar sospechas.  ...
Anábasis                  37estaban sitiando a Mileto y ordenó a los desterrados quele acompañasen en la expedición, prome...
38                           Jenofontecaballo cuando quería hacer ejercicio con sus caballos. Através del bosque corre el ...
Anábasis                39pedio,9 ciudad poblada. Allí permaneció cinco días. De-bía a los soldados más de tres meses de s...
40                                 Jenofontegenerales griegos que mandasen avanzar las tropas conlas armas en posición de ...
Anábasis                         41nado las alturas al saber que el ejército de Menón, atra-vesando las montañas, se encon...
42                       Jenofonteguió persuadirlo y le fueron dadas seguridades. Despuésde esto, puestos ya en amistosas ...
Anábasis                        43resultarle de algún provecho en pago de sus beneficios.Si ahora vosotros no queréis marc...
44                      Jenofonteir, en primer lugar lleno de vergüenza por haber quedadomal con él en todo y, además, tem...
Anábasis                       45     Así habló éste; después Clearco dijo estas pocas pala-bras:     «No hable ninguno de...
46                              Jenofonte     Pareció bien esto, y eligiendo unos cuantos los envia-ron con Clearco. Ellos...
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Anabasis jenofonte
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Anabasis jenofonte

4,318 views

Published on

  • DOWNLOAD THAT BOOKS INTO AVAILABLE FORMAT (2019 Update) ......................................................................................................................... ......................................................................................................................... Download Full PDF EBOOK here { http://bit.ly/2m77EgH } ......................................................................................................................... Download Full EPUB Ebook here { http://bit.ly/2m77EgH } ......................................................................................................................... Download Full doc Ebook here { http://bit.ly/2m77EgH } ......................................................................................................................... Download PDF EBOOK here { http://bit.ly/2m77EgH } ......................................................................................................................... Download EPUB Ebook here { http://bit.ly/2m77EgH } ......................................................................................................................... Download doc Ebook here { http://bit.ly/2m77EgH } ......................................................................................................................... ......................................................................................................................... ................................................................................................................................... eBook is an electronic version of a traditional print book that can be read by using a personal computer or by using an eBook reader. (An eBook reader can be a software application for use on a computer such as Microsoft's free Reader application, or a book-sized computer that is used solely as a reading device such as Nuvomedia's Rocket eBook.) Users can purchase an eBook on diskette or CD, but the most popular method of getting an eBook is to purchase a downloadable file of the eBook (or other reading material) from a Web site (such as Barnes and Noble) to be read from the user's computer or reading device. Generally, an eBook can be downloaded in five minutes or less ......................................................................................................................... .............. Browse by Genre Available eBooks .............................................................................................................................. Art, Biography, Business, Chick Lit, Children's, Christian, Classics, Comics, Contemporary, Cookbooks, Manga, Memoir, Music, Mystery, Non Fiction, Paranormal, Philosophy, Poetry, Psychology, Religion, Romance, Science, Science Fiction, Self Help, Suspense, Spirituality, Sports, Thriller, Travel, Young Adult, Crime, Ebooks, Fantasy, Fiction, Graphic Novels, Historical Fiction, History, Horror, Humor And Comedy, ......................................................................................................................... ......................................................................................................................... .....BEST SELLER FOR EBOOK RECOMMEND............................................................. ......................................................................................................................... Blowout: Corrupted Democracy, Rogue State Russia, and the Richest, Most Destructive Industry on Earth,-- The Ride of a Lifetime: Lessons Learned from 15 Years as CEO of the Walt Disney Company,-- Call Sign Chaos: Learning to Lead,-- StrengthsFinder 2.0,-- Stillness Is the Key,-- She Said: Breaking the Sexual Harassment Story That Helped Ignite a Movement,-- Atomic Habits: An Easy & Proven Way to Build Good Habits & Break Bad Ones,-- Everything Is Figureoutable,-- What It Takes: Lessons in the Pursuit of Excellence,-- Rich Dad Poor Dad: What the Rich Teach Their Kids About Money That the Poor and Middle Class Do Not!,-- The Total Money Makeover: Classic Edition: A Proven Plan for Financial Fitness,-- Shut Up and Listen!: Hard Business Truths that Will Help You Succeed, ......................................................................................................................... .........................................................................................................................
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • Be the first to like this

Anabasis jenofonte

  1. 1. JENOFONTE ◙ AnábasisEstudio preliminar de Francisco Montes de Oca
  2. 2. Biblioteca Clásicos GrecolatinosANÁBASISDe JENOFONTE(Atenas, 430 a.C. – ¿Corinto?, 355 a.C.)Idioma original: GriegoEstudio preliminar de Francisco Montes de OcaEsta edición: Diciembre, 2006Edición y diseño del libro: Patyta ☺
  3. 3. ESTUDIO PRELIMINARHasta las guerras médicas, la influencia preponderante en Greciaperteneció, sin disputa, a los espartanos. Todavía en 479 a.C. esel lacedemonio Pausanias quien acaudilla al ejército griego. Elpapel definitivo de Atenas en Maratón y Salamina y, sobre todo,la constitución de la Liga marítima de Delos, que hizo del Egeoun «mar ateniense», desplazan la hegemonía: el poderío de Ate-nas, fundado principalmente en su flota, sobrepasa al de Esparta,que es ante todo terrestre. Pero Esparta está muy lejos de resignarse a esta situación deinferioridad, al paso que Atenas va excogitando maneras de con-vertir a sus aliados en súbditos con el propósito de dominar laGrecia toda. En el descontento de una y en las ambiciones impe-rialistas de la otra hay que buscar la raíz profunda de las guerrasintestinas, conocidas con el nombre de «guerras del Peloponeso»,que asolaron y debilitaron la Hélade durante varios decenios. En 454 el tesoro federal de la Confederación de Delos estrasladado de esa isla a la Acrópolis de Atenas. Tal medida les pa-rece a los aliados un intolerable embargo de los tributos por ellosaportados. A partir de esa fecha se multiplican las revueltas y lasdefecciones en el Imperio ateniense y se torna la represión cadavez más violenta. Crece la rivalidad entre Atenas y Esparta o, enun sentido más amplio, entre los dorios y los jonios. Esparta ha-bía continuado afianzando su poderío terrestre con un ejércitoaguerrido y disciplinado y Atenas, por su parte, gozaba de un ex-traordinario auge material y se dejaba llevar por un incontenibleafán de expansión marítima. Se veía venir la tempestad. Evitarlaera imposible; cabía, a lo sumo, aplazarla con una política inteli-gente. Una acción bélica espartana sobre el Istmo estimuló a los an-tiguos enemigos de Atenas. Beocia derrotó a una división navalateniense en Coronea y Atenas hubo de retirarse de aquella re-gión, que pasó de nuevo a depender de Tebas, la cual establecióun tratado con Esparta. En 446 cayeron Eubea y Mégara y un
  4. 4. 4 Estudio preliminarejército espartano penetró en el Ática, pero volvió a retiraste an-tes de que se produjeran encuentros sangrientos, y se concertóuna paz por treinta años. Esparta reconoció la Liga ática, mien-tras que, en compensación, Atenas renunció a la hegemonía te-rrestre, evacuando sus posiciones en el Peloponeso y en el Istmo. Pero aquella paz no duró más que quince años. El imperialis-mo de Atenas, dirigido en esta segunda fase por Pericles, se desa-rrolla bajo formas pacíficas: es la época del proyecto de congresopanhelénico, de un ensayo de propaganda a la vez político y reli-gioso por la invitación cursada a los griegos para aportar las pri-micias de sus cosechas a los dioses de Eleusis, y de la coloniza-ción de Turio, la nueva Síbaris, empresa en la que tomó parte elhistoriador Heródoto. Es asimismo la época en que Pericles, gra-cias a los inmensos recursos del tesoro federal, se embarcó en unprograma de ingentes construcciones, como la del Partenón y lade otros edificios de la Acrópolis. Mas las ciudades sometidas a Atenas se sienten lesionadas.Samos se subleva en 442 y, tras una enérgica resistencia, es dura-mente castigada. Otra vez parece inevitable la guerra con Espar-ta. Tucídides, el lúcido y perspicaz historiador, no se engaña: noson los asuntos de Corcira ni de Potidea, ni el decreto de Atenascontra Mégara las verdaderas causas de la guerra del Peloponeso.Es, de una parte, el imperialismo ateniense, conquistador y beli-coso, y de otra la decisión de los espartanos y de sus aliados deponer fin a este dominio y de «liberar a Grecia». Al principio los de Esparta se limitaron a invadir el Áticabajo el mando de su soberano Arquidamo, dedicándose a asolarlas haciendas, los campos y los huertos y a talar los olivares. Loshabitantes se refugiaron en Atenas con los bienes muebles quepudieron salvar. El adversario no se atrevió a atacar la capital,fortificada a conciencia. A poco de iniciarse las hostilidades, se vio acometida Atenaspor un enemigo, contra el cual nada podían ni las más altas mura-llas. Procedente de tierras orientales, se declaró la peste en su in-terior, con lo que los refugiados, apretujados entre las murallaslargas y el Pireo, sufrieron lo indecible. Aquella desgracia gene-ral, la incertidumbre de la vida, las pérdidas terribles entre la po-blación y las filas del ejército, despojaron de valor a la existenciay disolvieron los vínculos de las leyes y del Estado. Se buscabael aturdimiento y el olvido en el goce desenfrenado del momento
  5. 5. Anábasis 5presente. La epidemia tardó más de un lustro en extinguirse y sellevó casi a la tercera parte de los atenienses, entre ellos al propioPericles. La guerra adquiere caracteres cada día más feroces y loshombres se vuelven cada vez más salvajes. La República atenien-se pierde su más firme apoyo con Pericles y ambiciosos demago-gos guían la nave del Estado por los peligrosos cauces del egoís-mo y de proyectos descabellados. Las reservas del pasado permi-tieron a Atenas superar temporalmente los duros golpes que reci-bía. Potidea hubo de rendirse a los atenienses acosada por elhambre. Lo mismo le sucedió a Mitilene que, confiando en laayuda de Esparta, se había sublevado. Atenas contaba entonces con un hombre de gran prestigio,Nicias, noble personalidad de notable experiencia militar, aunquedemasiado débil de carácter para intervenir con tino en la vidapública. Con su actitud indecisa no pudo imponerse a Cleonte,rudo y jactancioso. El mando se le escapaba de las manos, mien-tras Cleonte adquiría cada vez más predicamento en la políticaateniense. Los hoplitas espartanos hechos prisioneros en Pilos fueronremitidos a Atenas en calidad de rehenes y amenazados de muer-te en el supuesto de que los lacedemonios reanudasen sus ataquesal Ática. Con ello adquirió la guerra un nuevo giro y Atenas pasóa la ofensiva. Mas su vacilante política se había propuesto objeti-vos superiores a sus fuerzas. Una campaña contra Beocia terminócon la derrota de Delión y Atenas sufrió aún pérdidas mayores enTracia con la ofensiva del general espartano Brasidas, tan animo-so como capaz. Había allí una importante base comercial y mili-tar de Atenas, la ciudad de Anfípolis. Brasidas convenció a losciudadanos con hábiles manejos de que se alzaran contra la me-trópoli. Cleonte que, pese a su falta de experiencia castrense, sehabía hecho elegir estratego y había asumido el mando supremo,cayó en la batalla, pero también Brasidas perdió la vida en ella. Muertos aquellos dos personajes, los dos «pilares de la gue-rra», como los llama Aristófanes, quedó el camino expedito paralas negociaciones, y en 421 se firmó la ansiada paz por la quetanto había trabajado Nicias, jefe del partido moderado ateniense.Tucídides la denomina, «paz ambigua» y, en realidad, no fue sinoaparente; más una guerra fría que una paz verdadera.
  6. 6. 6 Estudio preliminar A pesar de que las estipulaciones favorecían a Atenas, Espar-ta se esforzó por cumplir las condiciones del tratado. Pero losmiembros de la Confederación peloponesa las rechazaron alegan-do que Esparta, al igual que Atenas, aspiraba a una posición he-gemónica en la Hélade. En Atenas el partido de la guerra creóuna alianza con Argos, Mantinea y Élide y se aprestó a lanzarsede nuevo contra Esparta. Aquello dio al traste con los esfuerzospacifistas de Nicias. La situación política en la ciudad fue, desdeentonces, contradictoria y fluctuante. Un ateniense, joven y ge-nial, creyó llegado el momento de realizar sus ambiciosos pro-yectos: el fogoso Alcibíades lanzó desconsideradamente a suscompatriotas a la aventura de Sicilia, que resultó desastrosa. Laspérdidas sufridas por Atenas en aquella expedición sólo puedencompararse a las que causara la peste del 429. Las hostilidades directas contra Esparta se reanudaron en413. Por consejo de Alcibíades, desterrado y refugiado en Lace-demonia, ocuparon los espartanos la fortaleza de Decélea con ob-jeto de dificultar el aprovisionamiento de Atenas y ejercer pre-sión sobre ella. La situación de la capital se tornó desesperada ylos confederados peloponenses confiaban en su inminente caída.Mas fue precisamente la gravedad de las circunstancias lo que in-fundió en los atenienses nuevos ánimos y lo que acrecentó su es-píritu de resistencia. Sin embargo, la revolución del 411, la vueltaa escena de Alcibíades, traidor a su patria, pero considerado elhombre providencial en aquellas críticas circunstancias, la victo-ria naval de las Arginusas, no son sino episodios que encaminana Atenas hacia el desastre irremediable de Egospótamos, dondefue aniquilada su flota por la astucia del espartano Lisandro, aquien sostenía el oro persa. Atenas fue asediada y reducida por hambre en 404. Fuerondemolidas sus murallas y se la privó de su flota y de su Imperio.Los griegos saludaron ese día como el final de una opresión. Elhecho de que el resplandor de la ciudad no se extinguiera porcompleto en las tinieblas de la derrota, debióse a la actitud de suantigua enemiga y rival, que puso freno al odio destructor de susmás próximos enemigos. Tras la derrota quedó sometida Atenas, empobrecida en hom-bres y en recursos, a la voluntad de su vencedor Lisandro. Es go-bernada por una comisión de treinta miembros escogidos dentrodel partido aristocrático, que había provocado la efímera revolu-
  7. 7. Anábasis 7ción del 411 y que ahora, en colaboración con el ocupante, pre-tenden implantar un régimen de terror. Mas ni siquiera dura unaño su gobierno. Regresan, con Trasíbulo al frente, los demócra-tas exilados en Beocia y se apoderan del Pireo. La guerra civilcorre el riesgo de hacerse permanente, pero se interpone magná-nimo el rey de Esparta, Pausanias, y las «gentes de la ciudad» ylas «gentes del Pireo» concluyen una paz fundada en el principiode que a nadie se le reprochará en adelante su pasado. Así pudoevitarse una depuración que habría dado lugar a múltiples exce-sos. No obstante, acaso pueda considerarse el proceso de Sócra-tes como una secuela de estos acontecimientos; no se olvide quehabía sido maestro de numerosos aristócratas. En 401 busca Ciro el Joven destronar a su hermano Artajer-jes, rey de Persia, con el concurso de mercenarios griegos y detropas espartanas. Fue derrotado y muerto en Mesopotamia. Los«diez mil» mercenarios griegos lograron atravesar Asia Menor yregresar a su patria; entre ellos figuraba el ateniense Jenofonte,cronista de la expedición, a quien tocó vivir, en sus años de niñezy juventud, los acontecimientos que acabamos de reseñar.Jenofonte, nacido en el demo de Erquia, el mismo del que des-cendía Isócrates, pasó por las mismas desdichadas experienciasque éste y que Platón en la última década de la guerra del Pelopo-neso, que fue la época en que se hizo hombre. Nació hacia el430, un decenio más tarde de lo que creyeron los biógrafos anti-guos. Su padre Grilo, sin ser propiamente noble, pertenecía a laclase de propietarios acomodados, de esos caballeros que Aristó-fanes representa como enemigos naturales de los demagogos. Re-cibió una educación señorial y tuvo tiempo para entrenarse enmúltiples actividades. Su pasión por la caza y por la equitación,que le duró toda la vida, así como sus opiniones conservadorasdebían provenir de la infancia y del medio familiar. Acaso no sea cierto que, como cuenta Diógenes, Sócrates loencontró un día en la calle y lo invitó a seguirlo, pero sí lo es quese sintió atraído por aquella singular figura de examinador y deguía. No fue discípulo de Sócrates, en el sentido en que lo fuerontantos otros que consagraron su existencia a la filosofía, pero fuetan profunda la impresión que aquel hombre dejó en él, que a suvuelta del servicio militar en el ejército de Ciro elevó al querido
  8. 8. 8 Estudio preliminarmaestro un monumento perdurable con algunas de sus obras. Sinembargo, Jenofonte no era un filósofo, por más que autores anti-guos, como Diógenes Laercio, lo considerasen tal. No tenía ma-dera de pensador, por lo que no fue Sócrates quien selló el desti-no de su vida, sino su nunca desmentida inclinación a la guerra ya las aventuras. No es muy seguro que haya luchado por vez primera en lacampaña de 409, ni que haya sido hecho prisionero y conducidoa Tebas. Mas sí parece que combatió en calidad de caballero con-tra los demócratas de Trasíbulo. Triunfante la democracia fueamnistiado para mantenerse al margen de toda actividad política.Por lo demás, pese a su formación filosófica, siguió siendo unconservador obstinadamente fiel a la moral y a la religión de susantepasados. Su inquieto temperamento lo empujó al círculo del que eracentro la figura romántica de Ciro, el príncipe rebelde de los per-sas, llevándolo a enrolarse bajo las banderas de su ejército demercenarios griegos. Un amigo suyo, Próxeno de Beocia, busca-ba voluntarios para la expedición de Ciro el Joven, que pretendíaderrocar a su hermano Artajerjes II. A excepción del espartanoClearco, jefe de los mercenarios, nadie conocía el verdadero ob-jetivo de la empresa; hablábase de una expedición contra los Pisi-das. Antes de partir, Jenofonte pidió consejo a Sócrates. Éste lehizo notar que corría el riesgo de comprometerse a los ojos desus conciudadanos, porque Ciro había ayudado con subsidios aEsparta contra Atenas. Como el joven pareciera decidido a tomarparte en la empresa, le recomendó que consultase al oráculo deDelfos. Jenofonte obedeció. Sino que en vez de interrogar a Apo-lo para saber si debía o no seguir a Clearco al Asia, suplicóle,como él mismo cuenta, que se dignara indicarle a qué dioses de-bía ofrecer sacrificios a fin de realizar en las mejores condicionesla expedición proyectada. Sócrates se lo reprochó, mas compren-diendo que se oponía en vano a la resolución del joven, ávido deviajes y de aventuras, le dejó partir. En aquella expedición no era Jenofonte «ni general, ni ofi-cial, ni soldado». Seguíala como curioso, con el propósito de na-rrar sus vicisitudes, a la manera de nuestros corresponsales deguerra. Luego, derrotado y muerto Ciro en Cunaxa y asesinados atraición todos los estrategas por el sátrapa Tisafernes, alentó consu palabra a los griegos vacilantes y temerosos, quienes acabaron
  9. 9. Anábasis 9por elegirle entre sus generales. Tal vez exagere complacido laimportancia de su papel en tan duras circunstancias, pero lo cier-to es que contribuyó a salvar el contingente griego en una retira-da erizada de peligros, a través del altiplano de Armenia, hacia elmar Negro. Todo esto satisfizo con creces sus ansias de aventuray le inspiró la obra que sigue siendo más viva para nosotros. La participación en esta empresa apoyada por Esparta no eradel agrado de la política ateniense. De vuelta en Grecia, apenasiniciada en el verano del 400 la guerra entre Esparta y Persia,alistóse como jefe de los mercenarios en el ejército espartano.Con ello se mantenía fiel a sus ideas políticas y a sus profundassimpatías por un pueblo cuya aristocracia seguía siendo el idealde todos los griegos del partido señorial. Por otra parte, al lucharcontra Persia, obedecía a un criterio panhelénico, al que siempreguardará fidelidad. La condena de Sócrates hubo de contribuir a su progresivoalejamiento de Atenas y a su hostilidad creciente hacia la demo-cracia. Su ídolo en adelante sería Agesilao, que acaudilló en 399la lucha contra Persia en Asia Menor. Tomó parte con él en lacampaña contra Farnabazo, entablando relaciones amistosas conaquel soberano. Cuando Agesilao fue reclamado a Grecia paraque combatiese a tebanos y atenienses, que se habían coligadocontra Esparta, luchó en Coronea en las filas espartanas frente asus compatriotas. Ningún motivo, ni siquiera los sentimientosfilo-espartanos del ambiente en que se había criado, podía justifi-car el hecho de que tomase las armas contra su patria. Por estaacción, y por haber participado en la empresa de Ciro, como que-rían las fuentes antiguas, lo condenó Atenas al destierro y le con-fiscó sus bienes. La cosa no tuvo graves consecuencias porque los espartanosle premiaron con la proxenia y algunos años más tarde, en com-pensación de los perjuicios que el servicio de Esparta le ocasio-nara, le regalaron una gran extensión de campo y bosque en Esci-lunte, en la región agraria de Élide, en el noroeste del Pelopone-so, no lejos de Olimpia. Allí vivió más de veinte años con su mu-jer Filesia, que le dio dos hijos, Grilo y Diodoro, llevando la vidade un rico propietario aficionado a las letras, que inspeccionaba acaballo la explotación de sus tierras, cazaba y recibía a sus ami-gos.
  10. 10. 10 Estudio preliminar En esta segunda patria disfrutó Jenofonte de algunos lustrostranquilos, consagrados a la vida rústica, al cuidado de la finca ya los ocios literarios. La afición a las variadas actividades delagricultor constituye, con el recuerdo de Sócrates y la inclinacióna todo lo histórico y militar, una de las características de la perso-nalidad de Jenofonte y también uno de los rasgos más acusadosde su obra de escritor. La amarga experiencia política de su de-mocracia natal le empujaba a establecer contacto con Esparta y atrabar un conocimiento más estrecho con los dirigentes y con lasituación interna de este Estado que, por aquel entonces, ejercíaun imperio casi ilimitado sobre Grecia. Fue esto lo que lo impul-só a su estudio del Estado de los lacedemonios y a su panegíricode Agesilao, a la par que extendía el horizonte de su interés polí-tico a toda la historia de su tiempo y recogía en otro libro sus im-presiones acerca de los persas. A aquel plácido retiro acudió a buscarlo Megabizo, sacerdotede Ártemis de Éfeso, para entregarle la parte del botín que des-pués de la expedición de los Diez mil había sido destinada a ladiosa y depositada en Éfeso. Con el dinero le erigió Jenofonte unaltar y una capilla, que imitaba en pequeño al templo de Éfeso yencerraba una estatua de la diosa de madera de ciprés, semejantea la áurea de Éfeso. El idilio de Escilunte terminó en el 370, cuando fue ocupadala localidad por los de Elea, enemigos de Esparta, después de labatalla de Leuctra, dónde el genio militar de Epaminondas pusofin a la hegemonía espartana. Jenofonte se refugió primero en Le-preo, en la Élide, y más tarde en Corinto, donde permaneció unlargo período sobre el cual no estamos bien informados. La creciente presión ejercida por Tebas provocó un acerca-miento entre Atenas y Esparta. Se derogó la sentencia de destie-rro contra nuestro escritor, mas no sabemos hasta qué punto apro-vechó la posibilidad de regresar a su patria. Había permanecidoalejado de la misma durante las décadas del nuevo auge atenien-se, bajo la segunda Liga marítima, y no le fue permitido volverde nuevo a ella hasta la época de la decadencia de esa Liga, la úl-tima gran creación política de Atenas. Él, por su parte, procurócontribuir con algunos pequeños escritos de carácter práctico a latarea de reconstrucción del ejército y de la economía. Parece que Jenofonte no regresó por entonces a Atenas. Alis-tó a sus dos hijos en el ejército ateniense en calidad de caballeros.
  11. 11. Anábasis 11Ambos pelearon en Mantinea junto a los espartanos contra Tebas,y uno de ellos, Grilo, pereció combatiendo valerosamente. Sumuerte fue celebrada en una serie de encomios y de epitafios queprueban que, en aquel tiempo, era muy respetado el nombre de supadre. En las Helénicas menciona Jenofonte la muerte de Alejandrode Teras, el tirano de Tesalia, que tuvo lugar en el 359. Tenemosen esa fecha un término post quem para la desaparición del escri-tor. Pero hoy se concuerda en reconocer la autenticidad de losRecursos y, como esta obra presupone hechos posteriores al 355,la fecha de su muerte ha de ser por fuerza posterior. De cualquiermodo, después del fin de la guerra de la Confederación se pierdetoda huella de Jenofonte. Tenía a la sazón más de setenta años ylo más probable es que no sobreviviese mucho a aquella época.Su vida abarca, pues, poco más o menos el mismo período que lade Platón.Jenofonte fue un verdadero polígrafo: escribió sobre temas histó-ricos, políticos, morales, económicos y técnicos. Es el literatomás universal de la época clásica. Fue, pues, un hombre de letras,al par que un hombre de acción. Como lo indican las vicisitudes de su accidentada vida, figu-ra entre los individuos que ya no podían sentirse encuadradosdentro del orden tradicional de su polis, sino que iban alejándoseinteriormente de él a través de los acontecimientos por ellos vivi-dos. El destierro, que nunca había esperado, hizo que el abismofuese infranqueable. Abandonó Atenas en el momento en que laconfusión interior y la hecatombe exterior del Imperio, subsi-guientes a las guerras perdidas, empujaban a la juventud a la de-sesperación. Tomó en sus manos la dirección de su propia vida. Su escrito en defensa de Sócrates —el que ahora figura comolibro primero de sus Memorables, redactados mucho más tarde—debió ser provocado por la polémica literaria desencadenada a fi-nes de la década del noventa por el libelo del sofista Polícrates,difamatorio de Sócrates y de los socráticos. Con él se incorporaJenofonte al círculo de los defensores del filósofo, obedeciendo auna razón más bien política: al deseo de demostrar, desde el des-tierro, que Sócrates no debía ser identificado con las tendenciasde un Alcibíades o de un Critias, que la competencia de las nue-
  12. 12. 12 Estudio preliminarvas escuelas pretendía asignarle por aquel entonces como discí-pulos suyos, para desacreditar de esta manera, tildándolo de sos-pechoso de espíritu antidemocrático, cuanto tuviera que ver algocon Sócrates. También para el autor de la Anábasis resultaba pe-ligroso verse clasificado en esta categoría, suponiendo que abri-gase el propósito de retornar a su patria. Este escrito, que debeser considerado como una especie de manifiesto independientecontra la acusación política de Sócrates por parte del sofista, per-mite llegar a la conclusión de que su autor seguía pensando en elretorno a Atenas en el momento de redactarlo. La posterior incorporación de este folleto, actual en su día ala extensa obra de los Memorables, puede relacionarse así conuna situación paralela: con la época en que Jenofonte es llamadode nuevo a su patria en la década de los cincuenta del siglo IV,pues ahora cobra nueva actualidad aquel escrito como prueba delinmutable estado de ánimo de su autor con respecto a su ciudadpatria. Al rendir un homenaje a la absoluta lealtad política de Só-crates, atestiguaba también su propia lealtad a la democracia ate-niense, que muchos ponían en tela de juicio. Una gran parte de sus actividades como escritor se condensaen la década de los cincuenta. El retorno a su ciudad, si es quevolvió, parece servir de incentivo a su productividad. Lo másprobable es que fuese entonces cuando dio cima a su Historia deGrecia, que finaliza con la batalla de Mantinea y en la que inten-ta esclarecer a posteriori la bancarrota del sistema espartano, quetanta admiración le produjera. También corresponde al períodoposterior al derrumbamiento de la hegemonía espartana su obrasobre el Estado de los lacedemonios, como lo indica la considera-ción final de esta obra sobre la Esparta del pasado y la del pre-sente. La poco ha concertada alianza entre Esparta y Atenas vuel-ve a acercarlo sentimentalmente a esta ciudad que, al fin, lo llamaa su seno. Al derrumbarse también Atenas y fracasar la segundaLiga marítima, el infortunio nacional parece intensificar la laborproductiva de sus mejores hijos: son los días de las Leyes de Pla-tón y del Areopagítico y el Discurso sobre la paz de Isócrates;Jenofonte aporta a este movimiento, con cuyas ideas se sienteidentificado interiormente, sus Memorables y otros escritos demenor cuantía. Entre sus últimas obras, nacidas después de su regreso delexilio, figuran con toda seguridad su escrito sobre los deberes de
  13. 13. Anábasis 13un buen comandante de caballería, en el que hace referencia ex-presa a las necesidades de Atenas, la obra sobre el caballo y el ji-nete, relacionada con la anterior, y el folleto de política económi-ca sobre las rentas, suponiendo que sea auténtico, como hoy pa-rece admitirse de manera casi unánime. En este período pareceque deba situarse también su opúsculo sobre la caza, donde tanenérgicamente se pronuncia contra la formación retórica y sofís-tica. Es una obra que con dificultad encaja en la quietud campes-tre e idílica de Escilunte, donde se ha pretendido encuadrarla porrazón de su contenido. La experiencia que destila se remonta, porsupuesto, a aquella época, pero la obra corresponde ya a la vida ya las actividades literarias de Atenas. Acerca de los diversos períodos de la vida de Jenofonte tene-mos información más o menos extensa, pero en conjunto sufi-ciente. En cambio resulta difícil precisar la cronología de su pro-ducción literaria. Nada indica que comenzara a escribir pronto yesto concuerda con los datos biográficos. Propéndese a pensarque los años de Escilunte serían en extremo productivos, emperodiversas obras contienen inequívocos indicios de un origen mástardío. Tal parece que el período postrero de la vida de Jenofontedebió ser el más fecundo. Como sería empresa vana tratar de dis-poner en orden cronológico las obras, nos iremos ocupando deellas tomando en cuenta su contenido. Éste es sumamente vario. Algunas de las obras fueron inspi-radas por su nunca desmentida veneración por Sócrates: Apolo-gía, Memorables, Banquete. Otras son históricas: Anábasis, Age-silao, Helénicas, es decir, historia griega; mas la Anábasis parti-cipa, al igual que los Memorables, del género de las memorias,ya que en ella relata Jenofonte una expedición en la que tomóparte y el papel personal que le tocó desempeñar. Otras revistenun carácter a la vez técnico y normativo y aspiran a la mejor for-mación posible del caballero, del cazador, del jefe de familia ydel hombre de Estado: Hipárquico, esto es, el oficial de caballe-ría, Arte de la equitación, Cinegético, Económico, Ciropedia, pormás que esta última obra sea también una especie de novela his-tórica, la primera en su género. Unas pocas, en fin, son de ordenpolítico y económico: la Constitución de Esparta, Hierón, o la ti-ranía, y el Tratado sobre las rentas. La imagen que de Sócrates traza Jenofonte es muy diferentede la que nos dejara Platón. El filósofo emerge de sus páginas
  14. 14. 14 Estudio preliminarcomo un moralista severo, digno padre de la escuela cínica fun-dada por Antístenes, y a la vez como un hombre de buena y agra-dable compañía, simpático y festivo. En términos generales po-dríamos decir que en Jenofonte comparece el virtuoso ciudadanoque es Sócrates, cuya vida refuta las acusaciones que lo llevarona la muerte, mientras que Platón saca a escena al pensador quepugna por esclarecer decisivos conceptos de valor y que, en losdiálogos tardíos, desarrolla la doctrina de las ideas. Frente a estas dos imágenes socráticas no ha sido siempre elmismo el juicio de la crítica. Hasta nuestros días había prevaleci-do la opinión de que el de Jenofonte sería el único testimoniodigno de fe, precisamente por su frescura y espontaneidad. Estapostura está siendo abandonada. Nuestro escritor mantuvo rela-ciones personales con Sócrates, como vimos cuando le pidió con-sejo para embarcarse en la aventura de Ciro. Mas nunca fue pro-piamente discípulo suyo. Se da, además, la circunstancia de quelos escritos socráticos de Jenofonte fueron compuestos a muchadistancia de la muerte de Sócrates, no antes de los años sesenta. La Apología de Sócrates es, desde cualquier punto de vista,una obra de escaso relieve. Es una defensa del filósofo escritapara reivindicar su memoria; una más entre una serie de compo-siciones análogas. Falsea la actitud del sabio ante los jueces: Só-crates se trueca aquí en un anciano que prefiere morir a tener quesoportar los achaques y contratiempos de la vejez, no sabe renun-ciar al empleo de las cualidades proféticas que se adquieren conla inminencia de la muerte y predice un final desgraciado al hijode su acusador Ánito. Esta obra de Jenofonte sale muy mal para-da de la comparación con la otra del mismo título de Platón. Hemos dado antes por buena la teoría de que los dos prime-ros capítulos de los Memorables habrían sido escritos con ante-rioridad al resto de la obra, como Defensa contra una Acusaciónpublicada, hacia 394, por el sofista Polícrates; mas debemos con-signar, a fuer de sinceros, que está perdiendo terreno a últimas fe-chas. Si los escritos socráticos de Jenofonte son de una época tar-día, se vieron precedidos de una rica producción literaria centra-da en torno a la figura del filósofo. Se propende a dar por buenoque en los Memorables combina su autor los recuerdos persona-les con extractos de esa abundante literatura socrática. Se ha pen-sado con frecuencia en su dependencia de Platón; hay contactos,ciertamente, pero dada la disparidad de ambos escritores no
  15. 15. Anábasis 15siempre resulta seguro que haya una derivación directa y hasta esposible que la misma tradición ejerciera su influencia por una ter-cera vía. Otros han querido descubrir tras Jenofonte a Antístenes,mas sin poder demostrar una dependencia tan vigorosa. Últimamente se ha venido insistiendo en el eclecticismo deJenofonte, que tiene detrás de sí a muchos otros escritores y quedeja entrever a socráticos anteriores, independientes de Platón ycon ideas filosóficas más simples. El intento de disolver los Me-morables en una serie de bloques ideales, que se remontan a unaliteratura socrática anterior, esclarece no poco los presupuestosen que descansa la obra. No cabe duda de que el autor se sirvióen amplia medida de otros escritos socráticos, mas no se puedenegar que insertó numerosos recuerdos personales del maestro. En esta obra, carente de unidad y de orden lógico, no parecemostrarse Jenofonte muy apegado a la realidad histórica, como lomanifiesta el hecho de que haga hablar a Sócrates de arte militar,materia que interesaba al autor mas no al filósofo. Dado que elobjetivo principal del texto es demostrar la falsedad de las acusa-ciones de impiedad, Sócrates se muestra en extremo respetuosode la religión tradicional. A lo largo de la obra queda achicado elfilósofo a las dimensiones de su biógrafo, y resulta ser un buenanciano, virtuoso, sensato y de no largos alcances, que repite lu-gares comunes en el tono propio de quien dice cosas trascenden-tes. Al juzgar los Memorables hay que poner de relieve el aspectopropiamente jenofontiano: la tendencia didascálica a enfocar lostemas desde el punto de vista de una moral práctica, sin demasia-da profundidad de pensamiento, y a asegurarse una conducta enconformidad con las leyes del Estado y con los preceptos de losdioses. Nadie se atrevería a aseverar que el ensamblamiento detan heterogéneos elementos haya conferido a la obra una unidadconvincente. El escrito más vivaz y gracioso de este grupo es el Simposioo Banquete. Describe un convivio ofrecido por el rico Calias,bien conocido por el Protágoras platónico como anfitrión de lossofistas, con ocasión de un triunfo en el pancracio obtenido en lasPanateneas por su favorito Autólico. El fondo del diálogo estádescrito con animada gracia. Sócrates dice muchas cosas edifi-cantes y diserta sobre el amor sensual y sobre el espiritual. Esparticularmente notable el mimo con el encuentro entre Dióniso y
  16. 16. 16 Estudio preliminarAriadna, uno de los pocos testimonios anteriores al helenismo deesta clase de representaciones.Entre las obras historiográficas, tomando el término en su sentidomás amplio, ocupa la Anábasis un lugar de privilegio por la fres-cura con que refiere su autor experiencias personales, por laabundancia de pormenores geográficos y etnográficos y por elsano espíritu soldadesco que respira el conjunto. Hay pocos li-bros de guerra tan variados y atractivos como la Anábasis. Algunos de los miembros de la expedición, en concreto cier-to Soféneto de Estinfalo, habían narrado la empresa sin tener encuenta los méritos de Jenofonte, y el autor de la Anábasis se lan-zó a reivindicar su participación en los acontecimientos. Para queresultase más eficaz la obra procuró disimular su carácter apolo-gético publicándola bajo el seudónimo de Temistógenes de Sira-cusa y refiriéndose a sí mismo en ella siempre en tercera persona.Nos lo asegura Plutarco y no tenemos por qué no creerle: «Jeno-fonte ha sido su propio historiador. Ha contado lo que hizo comoestratega, el éxito que obtuvo, atribuyendo la obra a Temistóge-nes de Siracusa. Supo renunciar a su gloria de autor a fin de quese le diera más crédito, expresándose de sí mismo como de unextraño.» En una segunda versión del texto, que es la que ha llegadohasta nosotros, al describir su vida en el retiro de Escilunte, aban-donó el velo del seudónimo y se reveló claramente autor de laobra. En la cual aparece, sin duda, exagerada la importancia desu participación en la empresa. Aun cuando con mucha habilidad,se coloca siempre en el mejor de los puntos de vista y hasta llegaa anteponer su propia actuación a la del espartano Quirísofo, quetuvo el mando supremo. La palabra anábasis significa «subida». A partir de Sardes,donde se habían concentrado las tropas de Ciro, subieron, enefecto, los griegos hacia las altas mesetas de Asia Menor. Unaanábasis, una escalada hacia el interior del país, es lo que se narraen los seis capítulos iniciales del libro primero. Sigue después ladescripción de la batalla de Cunaxa y la parte medular de la obracontiene el relato de la extraordinaria retirada en descenso haciael Mar Negro, atravesando un territorio hostil a través de monta-ñas escabrosas. Descríbense también con minuciosidad las suce-
  17. 17. Anábasis 17sivas aventuras de la tropa hasta su reunión con las fuerzas espar-tanas comandadas por Tibrón. A partir del libro tercero asume el papel de jefe Jenofonte yse convierte en el personaje central de un relato que deriva deaquí en más a la autobiografía. Consigna las arengas que dirige alas tropas, la astucia de los bárbaros, las emboscadas que tiendena los griegos, las dificultades que experimentan para atravesar losríos, las intemperies, el hambre que amenaza exterminar al ejérci-to, son episodios dramáticos que mantienen en suspenso la aten-ción del lector. Abundan en este libro el exotismo y el color local. Jenofontevuelve a encontrar la vena de Heródoto para describir las extra-ñas costumbres de los pueblos que encuentran a su paso. «Semostraron a los griegos, dice al referirse a uno de ellos, los hijosde gente rica, alimentados con nueces cocidas; esos niños erangordos, blancos, casi tan gruesos como altos, con tatuajes de flo-res en la espalda y adelante. Estos bárbaros pretendían unirse de-lante de todo el mundo con las mujeres que acompañaban a losgriegos; era la costumbre del país. Todos, hombres y mujeres, te-nían la piel blanca. Decían los soldados que éstos eran los seresmás bárbaros que habían encontrado a lo largo de la expedición,los más alejados de las costumbres helénicas. Hacían delante dela multitud lo que otros harían a escondidas y cuando estaban so-los se comportaban como si estuviesen en compañía. Se hablabana sí mismos y se reían solos. Se detenían en cualquier parte paradanzar.» El relato de la retirada de los Diez mil mercenarios griegos alservicio de Ciro —un manual insuperable para los que se inicianen el estudio del griego— es una estupenda pintura de los solda-dos en marcha y de la zona interior que atravesaron. Además, susdescripciones de tipos y paisajes y su geografía tienen, por lo ge-neral, el mérito, más raro de lo que pudiera creerse, de ser relati-vamente correctas. La división de la obra en siete libros y los resúmenes de loshechos precedentes antepuestos a cada libro son obra de épocaposterior. La cuestión de la fecha demuestra cuán complicada esla cronología de Jenofonte. Si estuviesen en lo justo quienes pre-tenden escuchar ecos de la Anábasis en el Panegírico de Isócra-tes, sería anterior al 380. Pero son abrumadores los argumentosque la desplazan a una fecha más tardía: el autor habla en pretéri-
  18. 18. 18 Estudio preliminarto de las cosas de Escilunte y hay un pasaje que presupone el reti-ro de la guarnición de Esparta de la Cadmea tebana. El esfuerzo más serio de Jenofonte en los dominios de la his-toriografía no fue la Anábasis, sino las Helénicas, intento de con-tinuación, en siete libros, de la historia de Tucídides, completan-do la guerra del Peloponeso desde el otoño del 411 y concluyen-do en Mantinea, en 362. Diferencias intrínsecas y formales dividen netamente las He-lénicas en tres partes. En la primera, que comprende los aconteci-mientos desde el 411 al 403, año de la restauración democráticade Trasíbulo, en Atenas, y llega hasta el final del segundo libro,es clara la influencia de Tucídides en el orden y relativa impar-cialidad del relato y en una cierta rigidez de estilo. La segunda,compuesta después de la Anábasis, y que, integrando el tercero ycuarto libros, llega hasta la paz de Antálcidas, es por entero jeno-fóntica en su tono anecdótico y en el carácter fragmentario de lanarración. La tercera, desde el libro quinto hasta el final, tal vezno fuera elaborada por su autor y sea más bien una compilaciónde materiales y no una historia verdadera y propiamente dicha.Diversa en sus varias partes, esta obra no se presta a un juicio deconjunto. Por eso mismo ha sido diversamente valorada e inter-pretada por los críticos antiguos y modernos, que se han empeña-do siempre en hallar en ella una unidad ideal de que en realidadcarece. Jenofonte ha salido en todo momento perdedor al ser paran-gonado con Tucídides. Ha logrado, no obstante, arrancar incondi-cionales alabanzas a historiadores como Burckhardt y, en tiemposrecientes, se ha hecho mucho por emitir un juicio más sereno so-bre su obra historiográfica. En primer lugar, este soldado teníauna viva comprensión por todas las cosas militares y sabía sacarprovecho de ella en sus obras. Hay que reconocer, además, quetiende a destacar en primer plano a las grandes personalidades ylas retrata, por lo común, con eficacia. Es notable, por ejemplo,su retrato de Alcibíades, observado desde dos puntos de vista di-ferentes; Tácito perfeccionará magistralmente este método en suprimer libro de los Anales. Y se muestra precursor de la historio-grafía helenística en la representación de escenas: baste recordarla llegada de Alcibíades, la muerte de Terámeno o el retorno delos exiliados tebanos. Sabe iluminar con finura los detalles, comocuando cuenta que el oriental Farnabazo se ruboriza ante los es-
  19. 19. Anábasis 19partanos de las alfombras que lleva y acaba por sentarse, al igualque ellos, en la hierba. La narración es animada, y allí donde pudiera resultar fati-gante el escueto relato de hechos complicados intercala descrip-ciones personales para darle mayor vida. En realidad lo hace tanbien que el interés del lector se mantiene estimulado donde deotro modo hubiera decaído. Hay una cantidad desmesurada deeste material descriptivo, pero lo maneja con tal habilidad quecasi convierte en mérito un exceso. Había también una excusapara ello en el asunto mismo. Le faltaba el amplio e incitanteepos inherente a las guerras persas de Heródoto y la unidad dra-mática tan espléndidamente puesta de relieve por Tucídides en lalucha contra la supremacía ateniense. El módulo de la historiagriega se iba tornando complicado; disminuía el aislamiento delos Estados y su acción recíproca se hacía cada vez más enreve-sada. Si el genio de un Tucídides no supo descubrir las fuerzaseconómicas que se ocultaban tras el azar y la política de su tiem-po, mal puede censurarse a Jenofonte porque compartiera la fallade toda la Antigüedad a este respecto. Las Helénicas fueron es-critas cuando estaba desterrado de Atenas e interpretan la historiaposterior de Grecia desde el punto de vista lacedemonio. Los pe-loponesios estaban viviendo su hora de esplendor, como la habí-an vivido los atenienses cuando escribía Tucídides. Pero la épocahabía dejado de ser grande. Con todo, el afán de justipreciar la capacidad de Jenofonteno nos debe llevar a sobrevalorarlo ni a desconocer la distanciaque media entre él y Tucídides. La parcialidad que experimentapor Esparta y por Agesilao lo lleva, sobre todo en la última parte,a falsear los hechos; no acierta a ver la concatenación lógica delos sucesos ni a distinguir muchas veces entre lo secundario y loesencial. Cree en los sueños, en los prodigios y en la intervenciónde los dioses en los asuntos humanos por razones morales. Suelemoralizar de acuerdo con la ética tradicional y sólo en raras oca-siones según la socrática y le deleita referir anécdotas. En más deun sentido se halla más cerca de Heródoto que de Tucídides, dequien pretende ser el continuador inmediato. Cierto es que flota en las Helénicas una idea directriz: a laascensión de Esparta que releva a Atenas en el dominio de la Hé-lade, sigue por fuerza su declinación y caída. El escritor, imbuidodel espíritu de la antigua religiosidad griega, las atribuye a la có-
  20. 20. 20 Estudio preliminarlera de los dioses por haber violado los espartanos el juramentode respetar la autonomía de las ciudades helénicas. Mas esto esbien poca cosa al lado del penetrante análisis que hace Tucídidesde las fuerzas que determinaron el curso de la historia. Compara-da con la etiología tucididiana, la serie de causas enumerada porJenofonte se queda siempre en la superficie de las cosas. Los dis-cursos directos son frecuentes y caracterizan hábilmente a losoradores, pero a diferencia de los de Tucídides no transparentanel juego de las fuerzas en toda su profundidad. Mientras se detie-ne en el análisis de acontecimientos secundarios, no mencionasucesos tan capitales como la batalla naval de Cnido, la segundaLiga marítima o la fundación de Megalópolis. No es, pues, taninjusto el juicio de F. Jacoby cuando califica como «la tríada in-natural de nuestra historia literaria» al hecho de colocar siemprejuntos a Heródoto, Tucídides y Jenofonte. La existencia de Jenofonte estuvo compartida entre la activi-dad intelectual del escritor y la vida de acción del oficial o delpropietario rural. Ambos aspectos de su personalidad se hallansimbolizados por una amistad. Sus dos más grandes amigos fue-ron Sócrates y Agesilao, el filósofo y el hombre de armas. Nocontento con haber sacado a escena tantas veces al venerado mo-narca espartano en las Helénicas, le consagró una vez muerto unElogio, que es la más antigua biografía aislada que poseemos. ElAgesilao, breve y enfático elogio de aquel rey, inspirado en elmodelo del Evágoras de Isócrates, es una obra de escaso valor,compuesta con precipitación. Contiene una sincera aunque exce-siva exaltación de Agesilao; su carácter, más que histórico, es en-comiástico y retórico.Por indicaciones del rey de Esparta, Agesilao, quiso Jenofonteque sus hijos se educaran en la ciudad del legislador Licurgo, cu-yas instituciones admiraba sin reserva. Entre los atenienses sedu-cidos por el «milagro espartano» él fue uno de los más entusias-tas; su Constitución de los lacedemonios es una incesante loa alas leyes dadas por Licurgo a Esparta. Las considera superiores alas de cualquier otro país y causa primordial de la grandeza deese Estado. Nada censurable encuentra en ellas, ni siquiera el quehayan dado origen a un Estado militarista. Parece que el textopersigue una finalidad propagandística: propugnar el restableci-
  21. 21. Anábasis 21miento de las antiguas leyes, de las cuales se habían desviado untanto los espartanos de su tiempo. En la Constitución de Licurgose fundamentan las bases históricas de la grandeza de Esparta; suincumplimiento o abandono acarreará la decadencia. El no exhibir un estilo muy cuidado ha sido una de las razo-nes que llevaron a dudar de la autenticidad de este escrito que,hasta desde este preciso punto de vista, tanto recuerda a otrasobras del autor. Fue redactado en el postrer período de su vida y,aun demostrando tan encendida simpatía por todas las ramas delordenamiento lacedemonio, apunta, con el reconocimiento de ladecadencia de Esparta, el inicio de su reconciliación con su ciu-dad natal, que aparece plenamente realizada en la obrita sobre larenta. Los Recursos o Sobre la renta, el último escrito de Jenofon-te, muestra, en efecto, el renovado interés del escritor por su pa-tria después del definitivo acercamiento. Está integrado por unaserie de consejos a los atenienses respecto a la recuperación de sumaltrecha economía. La obrita, llena de proposiciones juiciosas,curiosas o ingenuas, resulta notable a causa de sus valiosas infor-maciones sobre la antigua organización financiera de Atenas. Laspropuestas para resanar las finanzas están en la línea de la políti-ca pacifista perseguida por Eubolo y la situación ateniense presu-puesta es la que siguió al desgraciado desenlace de la guerra so-cial. El Hierón es un diálogo de tipo socrático entre el poeta Si-mónides de Ceos y el ilustre tirano de Siracusa de aquel nombre.Aquí no aparece Sócrates como interlocutor. El poeta de Ceosconversa con el príncipe siciliano acerca de la naturaleza y posi-bilidad del tirano y debaten ambos el problema político de las re-laciones entre gobernantes y gobernados y el de los deberes delos primeros, ya insinuados en los Memorabilia y desarrolladoscon amplitud en la Ciropedia. El motivo pertenece a aquella tradición novelística, que trata-ba de las relaciones entre los dos célebres personajes. En el ámbi-to de los escritos de Jenofonte es un testimonio más del interésque experimentaba por los problemas de la monarquía. Se advier-te en esta obrita cierto afecto por la tiranía ilustrada, simpatía, porlo demás, compartida en aquella época por los platónicos y losisocráticos.
  22. 22. 22 Estudio preliminarJenofonte, que era soldado, buen jinete, cazador y agricultor pre-ocupado por su hacienda, mostraba una marcada disposición parala actividad didáctica, como lo manifiestan los escritos dedicadosa sus principales intereses prácticos. El Hipárquico es un tratado técnico referente a los métodosque debe seguir el jefe para el adiestramiento de la caballería entiempo de paz y para su empleo en la guerra. Está destinado algeneral de esa arma y expone sus deberes tanto desde el punto devista técnico, del cual había adquirido larga práctica el autor mili-tando en Grecia y Asia y, sobre todo, con la caballería espartana,como desde el punto de vista moral. Sobre la forma de cuidar, montar y adiestrar para la lucha loscaballos versa el De la equitación. Está dirigido a los propios ji-netes y escrito contra cierto Simón de Atenas, que había com-puesto otro tratado sobre el mismo asunto. Tanto en éste como enel Hipárquico es notable el sentimiento religioso, que indica has-ta qué grado buscaba aplicar Jenofonte a los más diversos cam-pos las enseñanzas éticas y morales de Sócrates. Ambos escritos, y más particularmente el primero, se refie-ren a las condiciones atenienses. El Hipárquico considera adver-sarios a los beocios y presupone buenas relaciones con Esparta;se reporta al período que precede a la batalla de Mantinea. El tra-tado Sobre equitación es posterior, ya que al final alude al Hi-párquico. Las referencias a la obra técnica del ateniense Simónindican que la literatura de este tipo era más abundante de lo quenos imaginamos. Tampoco eran infrecuentes las obras dedicadas a la caza. LaAntigüedad clásica nos ha legado varios tratados de cinegética.La autenticidad del atribuido a Jenofonte ofrece serias dudas, so-bre todo por su forma lingüística, tan alejada de la agradable sol-tura de este autor. Los sostenedores de la misma han pensado quese trataría de un escrito juvenil. Consideración aparte merece elprólogo, que fue añadido mucho más tarde. En el Cinegético habla ampliamente Jenofonte de los perros,describe los diferentes tipos de caza y pone de relieve la utilidadde ese ejercicio como preparación para la guerra. El intento dehacer de la caza un instrumento de educación es típico de este au-tor, pero respondía, como acabamos de decir, a una corriente bas-tante generalizada.
  23. 23. Anábasis 23 Puede figurar en este apartado, por su contenido práctico-di-dascálico, el Económico, un escrito que se suele colocar entre lasobras filosóficas por la presencia de Sócrates, quien comparececomo interlocutor del diálogo. A primera vista parece un capítulomás de los Memorables, puesto que comienza así: «Yo le oí undía expresarse de este modo sobre la economía doméstica.» Sócrates dialoga con Critóbulo, a quien da cuenta de unaconversación sostenida con Isómaco. Pero más que darnos a co-nocer las ideas de Sócrates, lo que busca Jenofonte es exponer lassuyas propias sobre la agricultura, sobre la explotación de uncampo, sobre el papel de una ama de casa, sobre las faenas cam-pesinas... ¿Qué experiencia pudo haber tenido de las labores delcampo el Sócrates citadino? Jenofonte utiliza a su maestro, comolo hace Platón, prestándole sus propios puntos de vista, y lo quenos cuenta son las enseñanzas que sacó de su experiencia comopropietario rural en Escilunte. Es el Económico una de las obras más sinceras del autor. Serefiere a las faenas agrícolas como a una ocupación noble, dignade un hombre libre. Y suena raro al oído escuchar en el mundogriego, tan aferrado a la ciudad y al ágora, cómo son ensalzadaslas alegrías sencillas y sanas de la existencia campesina. El cam-po es amado aquí por su utilidad y amenidad, que no por su poe-sía. El diálogo arroja gran cantidad de pormenores interesantesdesde el punto de vista histórico-cultural. Tuvo siempre numero-sos admiradores y Cicerón lo tradujo al latín. Todo el libro es un prolongado elogio de la agricultura y dela vida campesina. Bien se advierte que para Jenofonte no existenmás que dos ocupaciones verdaderamente dignas de un hombrede acción: el menester de las armas y la explotación de una finca.Cuando habla de semillas, de mieses, de los cuidados que requie-ren los árboles frutales, de las diversas faenas agrícolas, pareceque estemos leyendo a Hesíodo en los Trabajos y los días. Sinoque Hesíodo era un campesino pobre que labraba con sus manosun magro lote de tierra y Jenofonte estima que el propietario máspróspero es el que conoce el arte de ordenar y disponer, de hacertrabajar a los demás, comenzando por su esposa. El retrato de Isómaco es encantador. Acaba de casarse y yaestá dando a su esposa los más sabrosos consejos sobre el orden,el método y la economía. En las palabras que le dirige, fríamenterazonables, no hay ningún asomo de ternura. El matrimonio es
  24. 24. 24 Estudio preliminarconsiderado como una asociación del hombre y de la mujer convistas a un mayor rendimiento de la hacienda: «¿Te has dadocuenta, mujer, de por qué me he casado contigo y por qué te hanentregado a mí tus padres? Ni tú ni yo teníamos dificultad en en-contrar con quien dormir, ya lo sabes. Pero después de haber re-flexionado, yo por mi cuenta y tus padres por la tuya, acerca delmejor socio que podríamos asignarnos para nuestra casa y nues-tros hijos, te he escogido por mi parte y tus padres, según creo,me han escogido a mí como el partido más deseable.» No está mal escogido el título del Económico. No se trata enél de amor, precisamente, como en el Banquete.Obra de difícil clasificación es la Ciropedia, en ocho libros. Nopuede ser considerada simplemente como un escrito historiográ-fico. Tampoco debe ser alineada, sin más, entre los de contenidofilosófico-moral. Presenta ciertas analogías con la Constituciónde Esparta, al situar su propio ideal político en el pasado. Es, porotra parte, la más antigua novela histórica del mundo occidental. Ciropedia significa propiamente la «educación de Ciro»; node Ciro el Joven, del que se habla en la Anábasis y en las Heléni-cas, sino del gran Ciro, fundador del Imperio persa en el siglo VIa.C., del cual ya se habían ocupado entre los griegos Heródoto yCtesias, el médico que había vivido en la corte de Artajerjes, con-temporáneo de Jenofonte. Mas el título sólo está justificado parauna parte de la obra: en esta historia de la juventud, ascensión altrono y reinado de Ciro el Grande, tan sólo una parte del primerlibro ocupa su educación; en el resto de la obra, que es la obracasi entera, se palpan, si se quiere, los efectos de esa educación,pero se ventilan otros muchos temas. Si el propósito didáctico re-viste tanta importancia como para hacer extensivo el título detoda la obra, eso se debe al optimismo pedagógico propugnadopor la sofística. Si Jenofonte ha escogido un personaje perteneciente a unaépoca remota y mal conocida ha sido, sin duda, para dar librecurso a su imaginación, idealizando sus empresas y haciendo deél aquel modelo de hombres y de monarcas en que el escritor so-ñaba bajo el doble influjo de la filosofía socrática y de la discipli-na espartana. Que el escritor no aspiraba a la exactitud históricalo prueba la libertad con que maneja los hechos: al protagonista,
  25. 25. Anábasis 25que había sucumbido en una batalla contra los maságetas, lo hacemorir tranquilamente en su lecho, sólo para poder poner en suboca las famosas palabras —traducidas por Cicerón en el últimocapítulo del Catón Mayor— con las cuales exhorta a sus hijos y asus amigos a la justicia, al amor y a la paz. Lo prueba el que atri-buya a Ciro todo lo que pueda exaltar su figura y hacer de él elmonarca ideal. Lo prueba, en fin, el amor que pone en narrar lospequeños episodios de la infancia del príncipe, o en describir elesplendor de las cacerías o el fausto de las costumbres orientales. Esta madrugadora novela histórica tiene no poco de comúncon el Agesilao y con la Constitución de los lacedemonios, y sir-ve, al igual que aquéllos, para la preparación espiritual de la mo-narquía. Se advierte ya superado en ella el concepto tan profun-damente griego de la ciudad-estado, al que siguen permaneciendofieles Platón y Aristóteles. La monarquía absoluta, prevista por elautor, tendrá su momento histórico cuando llegue el helenismo;se verá plasmada en los Estados helenísticos. En el primer libro de la Ciropedia, dedicado a la infancia yadolescencia de Ciro, se nos muestra éste dotado de las mismascualidades de guía, de entusiasmo, de gustos y de carácter quedistinguían a Ciro el Joven, tal como el propio Jenofonte lo re-presentó en la Anábasis. Es curiosa, en esta parte de la obra, lafantástica descripción de los sistemas pedagógicos persas, con laeducación de los niños en común, donde aparecen temas tratadospor Platón en su República y repetidos después por todos los que,desde Tomás Moro y Campanella, trazaron los perfiles utópicosde un Estado con base comunista. Luego de haber aprendido a obedecer gracias a las austeraslecciones que Jenofonte debía a Sócrates y a Agesilao sobre lasobriedad, la disciplina y el horror a la mentira, Ciro está prepa-rado para mandar. Lo demuestra cuando, con un ejército inferioren número, pero bien adiestrado, consigue vencer a los armenios,a los caldeos y, sobre todo, a los asirios. Dicta después sabias dis-posiciones en favor de sus súbditos. Ganado el afecto y la coope-ración de nuevos pueblos, reanuda la guerra contra los asirios ysus aliados, derrota a los lidios de Creso, a los egipcios, a los ba-bilonios y regresa a Persia y Media, donde contrae matrimoniocon la hija de Ciaxares. Vuelve más tarde a Babilonia, dilata suImperio con nuevas conquistas y fallece expresando a sus hijos ydeudos su testamento espiritual.
  26. 26. 26 Estudio preliminar El Imperio de Ciro está descrito con los rasgos de una ciudadde utopía. Pese a que en el centro de su capital está enclavada laplaza de la Libertad, el reino ha sido organizado, como Esparta, ala manera de un ejército, del cual es Ciro el general en jefe. Sonde rigor allí la obediencia pasiva y la disciplina, nervio motor delos ejércitos. Pero Ciro, monarca absoluto, es superior moralmente a cual-quiera de sus súbditos; bajo su «despotismo ilustrado» conoce elEstado, la armonía y la felicidad perfectas. Jenofonte no ha querido ser menos que Platón y nos ha deja-do también su República. La diferencia entre la monarquía idealdel uno y el comunismo aristocrático del otro es considerable,pero no faltan analogías profundas, ya que estos dos discípulosde Sócrates están empeñados en delinear los marcos de un Estadoen el que el individuo se vea forzado por las instituciones a sermoralmente mejor y a practicar las virtudes de la templanza y lajusticia. Lo que más profundamente conmueve al lector de la Cirope-dia no es la manera como Jenofonte pretende influir sobre él,sino la impresión perdurable que deja en su ánimo el mundo delos pueblos extraños. Esa impresión se desprende de cada página,sobre todo de la imparcial pintura de los nobles persas y de susvirtudes varoniles. Al igual que la Constitución de los lacedemonios, este librofinaliza con una visión oscura de la decadencia y de la degenera-ción. El autor atribuye las causas de la venida a menos del poderde los persas a la relajada moral reinante en la corte de ArtajerjesMnemón, aquel rey a quien su hermano Ciro intentó derrocar deltrono. Si la sublevación hubiera tenido éxito, Ciro hubiera aporta-do un renacimiento de los antiguos ideales persas, aliados a lasmás sanas fuerzas del helenismo, y tal vez hubiera tomado otrorumbo la marcha de la historia. En esta obra, constelada de discursos y de consideracionesmoralizantes, ocupa un lugar singular la historia de Pantea, la no-ble dama que permanece fiel hasta la muerte a su marido Abrada-tes. Se vislumbra en ella aquel erotismo altamente patético queen el helenismo encontraremos mezclado con motivos có-micosy frívolos. Con este episodio, que ocupa los libros cinco y seis dela Ciropedia, se revela de nuevo Jenofonte como creador de otro
  27. 27. Anábasis 27tipo de novela y anuncia, desde lejos, las Efesíacas y las Etiópi-cas. La Ciropedia conoció un éxito desproporcionado a sus méri-tos literarios. A pesar de las inexactitudes históricas y geográfi-cas, de la prolijidad de algunos de sus pasajes, de su intenciónpedagógica y moralizadora, gozó de gran predicamento entre an-tiguos y modernos. Por la pericia con que son tratados los temasde técnica militar fue obra muy apreciada por los grandes genera-les romanos, como Escipión y Lúculo. Maquiavelo la tomó comoejemplo al escribir la Vida de Castrueccio Castracane. Y, graciasa la narración de Jenofonte, las conquistas del gran caudillo persahan ofrecido argumento a múltiples y diversas obras que forman,en torno a su figura semilegendaria, una notable tradición litera-ria y musical.Los antiguos solían colocar a Jenofonte al lado de Heródoto y deTucídides, integrando así el trío de los grandes historiadores grie-gos. Mas la crítica moderna tiene una opinión mucho más modes-ta de nuestro autor. El contraste entre la elevada estima en quefue tenido Jenofonte por los antiguos y la escasa en que lo tienensus críticos modernos es en sí mismo un hecho pleno de signifi-cado, tal vez el más significativo que nos depara la obra del ate-niense. Para Cicerón, por ejemplo, y para el gran mundo culto aquien él se dirigía, y se dirige todavía, Jenofonte era uno de losgrandes clásicos. ¿Por qué? En primer lugar está su estilo, gráfico, entretenido, armonio-so, «más dulce que la miel», como lo califica Cicerón, al que nopesaban hechos mal seleccionados ni resultaba insoportable cier-to exceso de filosofía. «La abeja ática» le denominaron algunos,considerando su prosa fiel reflejo del más puro aticismo. Ante élse percibe una agradable simplicidad, una anaffectata iucunditas,como aseveraba Quintiliano. Y, aparte del estilo, poseía afortuna-das dotes de retratista y de concreción descriptiva. Si no conse-guía captar en plenitud la conexión interna de los hechos, se es-forzaba por destacar la personalidad de los caudillos. Y habríaque detenerse a dilucidar si, en algunas etapas de la historia, sontan dignos de tenerse en cuenta los hechos que se ofrecen al na-rrador como los caracteres de los actores. El aprecio que por Je-nofonte sentían los antiguos se basaba, por lo tanto, en cualidades
  28. 28. 28 Estudio preliminarreales y, aunque son insuficientes para permitirle detentar un altopuesto en el presente, cuando los modelos de la historia reflejanla visión más amplia de las ciencias sociales y exigen mayor do-minio de las perspectivas causales, son, no obstante, cualidadesque perduran. A despecho de todos los reparos que puedan acumularse so-bre sus obras históricas, queda en pie el hecho de que Jenofontefue uno de los historiadores que, escribiendo la historia, contribu-yeron a hacerla. En un tiempo en el que intelectuales como Isó-crates buscaban un enemigo al que pudiera hacérsele una guerravictoriosa, para estimular la unidad de Grecia, no es probable quelos hombres de Estado como Filipo de Macedonia y Alejandrodesaprovecharan la lección contenida en los escritos de Jenofon-te: que los persas declinaban ya hacia irremediable decadencia.Corroborado por otras pruebas y por una hábil propaganda, fue loestampado en las páginas de este autor lo que animó a los reyesde Macedonia a dirigir sus fuerzas contra el Oriente. No fue tantoLa expedición de los diez mil, cuanto la narración brillante y po-pular de aquella empresa lo que preparó el camino a Alejandro. Jenofonte es menos ambicioso que Tucídides y sus escritoshistóricos han sido tratados con dureza por los admiradores deaquél. Pero han constituido un factor determinante en el cursoposterior de los acontecimientos humanos. FRANCISCO MONTES DE OCA.
  29. 29. CRONOLOGÍA449 Paz de Calias entre griegos y persas. Florecen Fidias y Mirón.447 Comienza la construcción del Partenón. Beocia y Mégara reco- bran la independencia. Florece Empédocles de Agrigento.446 Paz de los Treinta años entre Esparta y Atenas.445 Judea se constituye otra vez como nación con Jerusalén por capi- tal. Florece Protágoras de Abdera.443 Apogeo de Pericles. Florecen Buda y Heródoto.441 Proceso de impiedad contra el filósofo Anaxágoras. Florecen Fi- lolao de Taras y el físico Arquelao. Antígona de Sófocles.440 Fundación de la colonia ateniense de Anfípolis. Se empiezan a construir los Propileos. Florecen Zenón de Elea y los sofistas Hipias y Pródico.435 Guerra entre Corcira y Corinto. Construcción del Erecteón.432 Se termina de construir el Partenón. Decreto contra Mégara que origina la guerra del Peloponeso. Reforma del calendario.431 Guerra del Peloponeso. Florece Hipócrates. Medea de Eurípides.430 La peste en Atenas.429 Muerte de Pericles. Edipo rey de Sófocles.427 Nacimiento de Platón y de Jenofonte. Gorgias en Atenas como embajador.425 Florece el historiador Tucídides. Los acarnienses de Aristófanes.424 Milita Sócrates en Delio y Anfípolis; en este último lugar fracasa una operación militar de Tucídides, lo que le vale el destierro.423 Florece Policleto. Primera representación de Las nubes de Aristó- fanes.422 Mueren Brasidas y Cleonte.421 Paz de Nicias entre Esparta y Atenas. Los aduladores de Eupolis.420 Alcibíades, estratego de Atenas. Florecen Demócrito y el mate- mático Teodoro de Cirene. Andrómaca de Eurípides.418 Victoria de Esparta en Mantinea sobre los atenienses y sus alia- dos.417 Timoteo revoluciona el arte de la música con su ditirambo.416 Destrucción de Melos por los atenienses.415 Desastrosa expedición de Nicias y Demóstenes a Sicilia. Florece Antístenes.
  30. 30. 30 Estudio preliminar413 Esparta ocupa Decélea. Arquelao inicia la helenización de Mace- donia. Electra de Eurípides y Las aves de Aristófanes.411 Golpe de estado oligárquico de los Cuatrocientos. Muerte de Pro- tágoras. Lisístrata de Aristófanes.410 Comienza a servir Jenofonte en la caballería. Restauración de la democracia. Alcibíades derrota a los espartanos en Cícico. Florece el socrático Euclides de Mégara.409 Los atenienses derrotados en Éfeso. Ocupa el cargo de estratego Ánito, el futuro acusador de Sócrates. Cartago destruye Himera. Florece el pintor Apolodoro. Orestes de Eurípides.406 Regresa Alcibíades a Atenas. Se termina el Erecteón. Lisandro derrota a Alcibíades en la batalla naval de Notium. Costosa victoria ateniense de las Arginusas. Proceso de los diez generales. Mueren Sófocles y Eurípides.405 Derrota de la escuadra ateniense en Egospótamos. Sitio de Ate- nas. Paz entre Cartago y Siracusa. Últimas esculturas de Policleto. Las ranas de Aristófanes.404 Asedio por mar y tierra y rendición de Atenas. Fin de la guerra del Peloponeso. Gobierno de los Treinta. Muerte de Alcibíades. Re- vuelta de Trasíbulo y restauración de la democracia.401 Jenofonte se une a la expedición de Ciro: Representación póstu- ma de Edipo en Colono de Sófocles.400 Muerte de Tucídides. Se construye el gran teatro de Siracusa.399 Juicio y muerte de Sócrates. Jenofonte entrega el mando de la ex- pedición de los Diez mil al general espartano Tibrón.398 Primera guerra entre Dionisio de Siracusa y Cartago. Florecen los pintores Zeuxis y Parrasio.396 Jenofonte al servicio de Agesilao; éste derrota a los persas en Sardes. Derrota cartaginesa en Siracusa. Camilo ocupa la ciudad etrusca de Veyes.395 Argos, Atenas, Corinto y Tebas forman alianza contra Esparta. Guerra de Corinto.394 Jenofonte lucha en Coronea en el bando contrario a Atenas; envía a sus dos hijos a estudiar a Esparta. Florece Aristipo de Mégara.393 Publica Polícrates su panfleto antisocrático, al que deben seguir los Recuerdos de Jenofonte. Jenofonte vive en su finca de Escilunte, cerca de Olimpia.392 Dionisio de Siracusa conquista la Italia meridional.390 Saqueo de Roma por los galos. Campaña de Ifícrates, en la que es estratego Calias.388 Los atenienses reconstruyen su escuadra. Pluto de Aristófanes, paso a la comedia media.
  31. 31. Anábasis 31387 Cae Reggio en poder de Dionisio. Platón entra en relación con los tiranos de Siracusa.386 Paz de Antálcidas. Fin de la guerra de Corinto.385 Platón funda la Academia. Muere Aristófanes. Florece Escopas de Paros.384 Nacen Aristóteles y Demóstenes.383 Segunda guerra entre Dionisio de Siracusa y Cartago.382 Los espartanos, en guerra con Olinto, ocupan Cadmea.380 Capitulación de Olinto. Pronuncia Isócrates el Panegírico. Liga latina.379 Es liberada Tebas del dominio espartano.377 Nueva Liga marítima ateniense que no prospera.376 Victoria naval de Atenas sobre Esparta en Naxos. Muere Gorgias de más de 110 años.375 Anábasis de Jenofonte. Se desarrolla por estos años el empleo in- dustrial de los esclavos.371 Victoria de Epaminondas sobre Esparta en Leuctra. Con la derro- ta espartana pierde Jenofonte su propiedad de Escilunte y emigra a Corinto.369 Se deroga el decreto de exilio de Jenofonte; hace volver a Atenas a sus hijos. Muere el banquero Pasion. Epaminondas invade el Pelo- poneso.367 Tercera y última guerra entre Sicilia y Cartago. A la muerte de Dionisio I, llama Dión a Platón a Siracusa. A los diecisiete años de edad viene Aristóteles a la Academia. Florece Eudoxo de Cnido.366 Disolución de la Liga del Peloponeso.364 Los tebanos en Tesalia. Victoria y muerte de Pelópidas en Cino- céfalos. Florece Praxiteles.363 Debuta en la oratoria Demóstenes con el pleito de los tutores.362 Triunfo y muerte de Epaminondas en Mantinea. En esta batalla perece Grilo, uno de los hijos de Jenofonte. Primer consulado plebe- yo en Roma.361 Paz sobre la base de autonomía para todos los Estados sin hege- monía de ninguno. Segunda visita de Platón a Siracusa.360 Muere Agesilao y poco después escribe Jenofonte el panegírico de este monarca. Florecen Diógenes el cínico y Eneas Táctico.359 Comienzos de la expansión de Filipo de Macedonia.358 Termina Jenofonte las Helénicas. Artajerjes III, rey de Persia. Renovación de la Liga latina con hegemonía romana.357 Filipo se apodera de Anfípolis. Quíos, Rodas, Cos y Bizancio se sublevan contra Atenas. Guerra de los aliados. Comienzan en Sira- cusa las guerras entre Dionisio y Dión.
  32. 32. 32 Estudio preliminar356 Termina Jenofonte los Recuerdos. Nace Alejandro, el hijo de Fili- po. Guerra focia o «guerra sagrada».355 Por este año muere Jenofonte, probablemente en Corinto.354 Fin de la guerra de los aliados. Intervención de Filipo en la «gue- rra sagrada».351 Construcción del túmulo funerario de Mausolo en Halicarnaso.350 Restablecimiento del Imperio aqueménida por Artajerjes.347 Muere Platón.
  33. 33. LIBRO PRIMERO IDarío y Parisátile tuvieron dos hijos: el mayor, Artajer-jes; el menor, Ciro. Enfermó Darío, y sospechando quese acercaba el fin de su vida quiso que los dos hijos estu-viesen a su lado. El mayor se encontraba ya presente, y aCiro lo mandó a llamar del gobierno de que le había he-cho sátrapa, nombrándole al mismo tiempo general delas tropas que se estaban reuniendo en la llanura de Cas-tolo. Acudió, pues, Ciro, llevando consigo a Tisafernes, aquien tenía por amigo, y escoltado por trescientos hopli-tas1 griegos a las órdenes de Jenias de Parrasia. Muerto Darío y proclamado rey Artajerjes, Tisafernesacusa a Ciro ante su hermano diciéndole que conspirabacontra él. Créelo el rey y prende a Ciro con intención dedarle muerte. Pero la madre consiguió con súplicas quelo enviase de nuevo al gobierno. Y Ciro, de vuelta, des-pués de haber corrido tal peligro y con el dolor de laafrenta, se puso a pensar en la manera de no hallarse enadelante a merced de su hermano y aun, si fuese posible,ser rey en su lugar. Su madre, Parisátile, le era favorableporque le quería más que al rey Artajerjes, y él, por suparte, trataba de tal suerte a los que a él venían de la cor-te, que retornaban más amigos suyos que del rey. Procu-raba al mismo tiempo que los bárbaros a su servicio estu-viesen bien preparados para la guerra, y se esforzaba porganar sus simpatías. Con el mayor sigilo fue reuniendo1 Soldados de infantería pesada.
  34. 34. Anábasis 35tropas griegas a fin de coger al rey todo lo más despreve-nido posible. La manera que tuvo de reunirlas fue la siguiente: entodas las ciudades donde tenía guarnición ordenó a losjefes que alistasen el mayor número de soldados pelopo-nenses, y los mejores posibles, pretextando que Tisafer-nes pensaba atacar las ciudades. Pues las ciudades jamáshabían sido antes de Tisafernes, dadas por el rey, peroentonces se habían pasado a Ciro; todas, excepto Mileto.En Mileto, Tisafernes, presintiendo que pensaban hacerlo mismo —pasarse a Ciro—, mató a unos, y a otros losexpulsó. Y Ciro, tomando bajo su protección a los deste-rrados, reunió un ejército y puso sitio a Mileto por tierray por mar, con el propósito de que los expulsados volvie-ran a sus hogares. Esta empresa le servía también de pre-texto para reunir tropas. Y al mismo tiempo envió men-sajeros al rey pidiéndole le concediese a él, que era suhermano, el gobierno de las ciudades con preferencia aTisafernes. La madre le apoyó en esta súplica; de suerteque el rey no advertía las maquinaciones de Ciro y pen-saba que, en guerra contra Tisafernes, el sostenimientode las tropas le obligaría a grandes gastos. Por eso noveía con disgusto que los dos estuviesen en guerra. Ciro,además, tenía cuidado de enviarle los tributos de las ciu-dades que estaban bajo la jurisdicción de Tisafernes. Mientras tanto iba reuniendo otro ejército en Querso-neso, enfrente de Abidos, por el siguiente procedimiento:Clearco era un desterrado lacedemonio. Ciro tuvo oca-sión de tratarlo y, lleno de admiración por él, entrególediez mil daricos. Clearco aceptó el dinero, levantó con élun ejército y tomando el Quersoneso como base de ope-raciones entró en guerra con los tracios que habitabanpor encima del Helesponto. Y como en estas luchas re-sultaban favorecidos los griegos, las ciudades helesponti-nas proporcionaban voluntariamente recursos para soste-
  35. 35. 36 Jenofontener las tropas. De este modo mantenía ocultamente aquelejército sin suscitar sospechas. Sucedió también que un amigo suyo, Aristipo, de Te-salia, apretado en su ciudad por un partido contrario,acudió a Ciro pidiéndole dinero para alistar durante tresmeses a dos mil mercenarios, con los cuales pensabavencer a sus enemigos. Ciro le dio para cuatro mil duran-te seis meses, pero bajo la condición de no llegar a unacuerdo con los adversarios sin antes consultárselo. Ytambién de este modo mantenía el ejército de Tesalia sinsuscitar sospechas. A Próxeno, de Beocia, otro amigo suyo, le ordenó sele juntase reuniendo el mayor número de soldados. Poníacomo pretexto una expedición que proyectaba contra lospisidas, porque, según decía, este pueblo estaba moles-tando a las comarcas de su gobierno. También ordenó asus amigos Soféneto, de Estinfalia, y Sócrates, de Acaya,que se le presentasen con el mayor número posible desoldados, pues pensaba, con los desterrados de Mileto,mover guerra a Tisafernes. Y así lo hicieron ellos. IICuando pareció llegado el momento oportuno para la ex-pedición, hizo correr la voz de que pensaba expulsar porcompleto a los pisidas de su territorio, y con este pretex-to fue reuniendo las tropas bárbaras y griegas. Ordenó aClearco que acudiese con todo el ejército a sus órdenes,y a Aristipo que, haciendo paces con la facción contraria,le enviase las tropas de que disponía, y a Jenias, de Arca-dia, jefe de los mercenarios puestos de guarnición en lasciudades, que se presentase con el mayor número posiblede soldados, dejando solamente los indispensables paraguarnecer las ciudades. Llamó también a las tropas que
  36. 36. Anábasis 37estaban sitiando a Mileto y ordenó a los desterrados quele acompañasen en la expedición, prometiéndoles que, sile salían bien sus proyectos, no descansaría hasta conse-guir que entrasen de nuevo en su ciudad. Ellos obedecie-ron gustosos, pues tenían confianza en Ciro; y, tomandosus armas, se presentaron en Sardes. También vinieron a Sardes: Jenias, con las guarnicio-nes de las ciudades, hasta cuatro mil hoplitas; Próxeno,con unos mil quinientos hoplitas y quinientos peltastas;2Soféneto, de Estinfalia, con mil hoplitas; Sócrates, deAcaya, con quinientos hoplitas, y Pasion, de Mégara, contrescientos hoplitas y trescientos peltastas. Este Sócratesera uno de los que habían estado cercando a Mileto. Ta-les fueron los que se reunieron con él en Sardes. Tisafernes, noticioso de esto y pensando que talespreparativos eran mayores que los que podía exigir unaexpedición contra los pisidas, marchó con la mayor cele-ridad para prevenir al rey, llevando consigo unos qui-nientos caballos. Y el rey, informado por Tisafernes de laexpedición, se preparó para la lucha. Ciro partió de Sardes con las tropas que he dicho y através de la Lidia llegó al río Meandro, recorriendo vein-tidós parasangas3 en tres etapas. El ancho de este río esde dos pletros4 y había en él un puente de barcas. Pasadoel Meandro, atravesó la Frigia en una etapa de ocho para-sangas y llegó a Colosas, ciudad poblada, rica y grande.Allí permaneció siete días y se le juntaron Menón el Te-salo, con mil hoplitas y quinientos peltastas, dólopes,enianos y olintios. Partiendo de allí recorrió veinte para-sangas en tres etapas, hasta llegar a Celenas, ciudad po-blada, grande y rica. En ella tenía Ciro un palacio, con ungran parque lleno de bestias montaraces que solía cazar a2 Soldados de infantería ligera.3 Parasanga, equivalente a 5 250 metros.4 Pletro, equivalente a unos 31 metros.
  37. 37. 38 Jenofontecaballo cuando quería hacer ejercicio con sus caballos. Através del bosque corre el río Meandro, cuyas fuentes es-tán en el palacio; también corre a través de la ciudad deCelenas. Se halla en esta ciudad un palacio fortificadodel gran rey sobre las fuentes del río Marsias y por deba-jo de la ciudadela; este río atraviesa también la ciudad ydesemboca en el Meandro; tiene una anchura de veintio-cho pies. Dícese que allí fue donde Apolo desolló a Mar-sias después de vencerle en su desafío sobre la música yque colgó la piel en el antro donde salen las fuentes;5 poresto se le ha dado al río el nombre de Marsias. Tambiénse dice que Jerjes, cuando se retiró vencido de Grecia,construyó este palacio y la ciudadela de Celenas. Allípermaneció Ciro treinta días, y se le juntó Clearco, eldesterrado lacedemonio, con mil hoplitas, ochocientospeltastas tracios y doscientos arqueros cretenses. Tam-bién se presentó Sóside el siracusano, con trescientos ho-plitas, y Soféneto el arcadio, con mil. Y en el parque deesta ciudad hizo Ciro revista y recuento de los griegos;resultaron en total once mil hoplitas y unos dos mil pel-tastas. Desde allí recorrió diez parasangas en dos jornadas,hasta llegar a Peltas, ciudad poblada. En ella permaneciótres días, durante los cuales Jenias, de Arcadia, celebrólas fiestas Liceas6 con sacrificios y organizó unos juegos;los premios fueron unas estrígiles7 de oro; y tambiénCiro presenció los juegos. Partiendo de allí recorrió doceparasangas en dos jornadas, hasta Ceramonágora,8 ciudadpoblada, lindando ya con la Misia. Desde allí recorriótreinta parasangas en tres etapas, hasta llegar a Caistro-5 Heródoto, Historia, VIII, 26.6 Fiestas en honor de Pan, también conocido por Liceo (Lycaios).7 Instrumento que usaban los atletas para limpiarse el sudor.8 Literalmente: mercado de los ceramios.
  38. 38. Anábasis 39pedio,9 ciudad poblada. Allí permaneció cinco días. De-bía a los soldados más de tres meses de sueldo, y ellosiban a menudo a pedírselo a su puerta. Él procuraba con-tentarlos con esperanzas, y fácil era observar cuánto lecontrariaba este asunto, porque no estaba en el carácterde Ciro negar algo cuando lo tenía. En esto vino a CiroEpiaxa, mujer de Siennesis, rey de Cilicia, y se decía quehabía dado a Ciro mucho dinero. Entonces entregó Ciroal ejército el sueldo de cuatro meses. Traía la reina unaguardia de cilicios y aspendios. Y se decía que Ciro habíaestado en relaciones íntimas con la reina. Desde allí recorrió diez parasangas en dos etapas,hasta Timbrio, ciudad poblada. Allí se encontró junto alcamino una fuente llamada de Midas, el rey de los fri-gios, en la cual se dice que Midas cazó al Sátiro echandovino en ella. Partiendo de allí recorrió diez parasangas endos etapas, hasta llegar a Tirieo, ciudad poblada. Allí per-maneció tres días. Y dícese que la reina de Cilicia pidió aCiro le mostráse el ejército; él accedió y dispuso en lallanura una revista de las tropas griegas y bárbaras. Orde-nó a los griegos que formasen en su orden acostumbradode batalla, poniéndose cada jefe al frente de los suyos.Formaron en cuatro filas: Menón con sus tropas ocupabael ala derecha; Clearco con las suyas la izquierda, y en elmedio estaban los otros generales. Ciro pasó revista pri-mero a los bárbaros, que desfilaron ante él formados enescuadrones los de caballería y en batallones los de in-fantería; y después recorrió la línea de los griegos monta-do en un carro; la reina de Cilicia iba en un coche. Lossoldados griegos tenían todos cascos de bronce, túnicasde púrpura y grebas y escudos descubiertos.10 Después de recorrer toda la línea, Ciro paró su carroante la falange, y con Pigres, el intérprete, ordenó a los9 Literalmente: llanura de Caistro.10 Es decir, preparados para el combate.
  39. 39. 40 Jenofontegenerales griegos que mandasen avanzar las tropas conlas armas en posición de combate. Los generales dieronla orden a los soldados, y al sonar la trompeta avanzarontodos con las armas por delante. Según avanzaban, dandogritos y con paso cada vez más rápido, los soldados, porimpulso espontáneo se pusieron a correr hacia sus tien-das. Esto llenó de espanto a los bárbaros; la misma reinade Cilicia huyó abandonando la litera, y los vendedoresque estaban en el campo huyeron sin cuidarse de susmercancías. Mientras tanto los griegos llegaron riéndosea sus tiendas, la reina de Cilicia, al ver el lucimiento ybuen orden del ejército, quedó asombrada. Y Ciro se ale-gró al ver el miedo que infundían los griegos a los bárba-ros. Desde allí recorrió veinte parasangas en tres etapas,hasta llegar a Iconio, última ciudad de la Frigia. Allí per-maneció tres días. Desde allí caminó treinta parasangasen cinco etapas a través de la Licaonia, y permitió a losgriegos que pillasen esta comarca como tierra enemiga.Desde allí envió a Epiaxa a Cilicia, dándole como escoltalas tropas de Menón, bajo el mando de Menón mis-mo.Ciro, con el resto, atravesó la Capadocia, recorriendoveintidós parasangas en cuatro etapas, hasta Dana, ciu-dad poblada, grande y rica. En ella permanecieron tresdías. Ciro mandó matar allí a un noble purpurado,11 lla-mado Megafernes, y a uno de sus oficiales superiores,acusándolos de conspirar contra él. Desde allí intentaron penetrar en la Cilicia: la entradaera por un camino practicable para carros, pero en pen-diente muy áspera, imposible de atravesar para un ejérci-to si alguien lo impedía. Se decía también que Siennesisestaba sobre las alturas vigilando la entrada. Esto retuvoa Ciro durante un día en la llanura. Pero al día siguientellegó un mensajero diciendo que Siennesis había abando-11 Dignidad en la corte persa.
  40. 40. Anábasis 41nado las alturas al saber que el ejército de Menón, atra-vesando las montañas, se encontraba ya dentro de Cili-cia, y al oír que de Jonia se dirigía a las costas de su paísuna escuadra mandada por Tamón y compuesta por tri-rremes, de los lacedemonios y del mismo Ciro. Libre,pues, el paso, Ciro subió las montañas y pudo ver lastiendas del campamento cilicio. De allí descendió a unallanura grande, fértil y bien regada, llena de árboles detodas clases y de viñas; en ella se produce mucho sésa-mo, mijo, panizo, trigo y cebada. La rodean y defiendenelevadas montañas que se extienden desde el mar hastael mar. Descendiendo a esta llanura recorrió veinticinco pa-rasangas en cuatro etapas, hasta llegar a Tarso, ciudad deCilicia, grande y rica. En ella estaba el palacio de Sien-nesis, el rey de los cilicios; atraviesa la ciudad el río lla-mado Cidno, que tiene dos pletros de ancho. La ciudadhabía sido abandonada por sus habitantes, que huyeroncon el rey Siennesis a un lugar fortificado sobre las mon-tañas; sólo quedaron los mercaderes. También permane-cieron en sus casas los que vivían a orillas del mar en So-los y en Iso. Apiaxa había llegado a Tarso cinco días an-tes que Ciro. En el paso por las montañas a la llanura pe-recieron dos compañías del ejército de Menón; unos de-cían que habían muerto a manos de los cilicios por ha-berse entregado al pillaje; otros que, rezagados y no pu-diendo encontrar el grueso del ejército ni dar con los ca-minos, habían perecido después de andar errantes; en to-tal eran cien hoplitas. Los demás, no bien llegados, furio-sos con la pérdida de sus compañeros, entraron a saco enla ciudad de Tarso y en el palacio real. Ciro, cuando llegóa la ciudad, mandó recado a Siennesis que viniese a ver-lo; el rey le contestó que nunca se había puesto en manosde otro más poderoso que él, y entonces no accedió a lainvitación de Ciro, sino después de que su mujer consi-
  41. 41. 42 Jenofonteguió persuadirlo y le fueron dadas seguridades. Despuésde esto, puestos ya en amistosas relaciones, Siennesis dioa Ciro grandes sumas para el ejército, y Ciro le hizo re-galos que en la corte del rey son tenidos por honrosos: uncaballo con freno de oro, un collar y unos brazaletes delmismo metal, una cimitarra con puño de oro, y una vesti-dura persa. Prometiéndole también que no pillarían mássu reino y permitió recoger los esclavos que le habíansido quitados dondequiera pudiese hallarlos. IIICiro y su ejército permanecieron allí veinte días, porquelos soldados se negaron a marchar adelante; sospechabanya que se les conducía contra el rey y decían que ellos nose habían alistado para esto. Clearco intentó primero ha-cer fuerza a sus soldados para que marchasen, pero ellosle tiraron piedras a él y a sus acémilas no bien principió aponerse en marcha. Clearco escapó entonces con trabajoal peligro de ser lapidado; pero después, reconociendoque era preciso renunciar a la violencia, reunió a sus sol-dados y, primero, puesto en pie, lloró largo tiempo. Lossoldados, viendo esto, estaban maravillados y permanecí-an silenciosos. Después les habló en estos términos: «Soldados: no os maraville mi aflicción en las pre-sentes circunstancias. Ciro es amigo mío, y desterrado yode mi patria, tuvo conmigo diversas atenciones honrosasy me dio diez mil daricos. Y yo, tomándolos, no los em-pleé en negocio particular mío ni me abandoné a unavida agradable, sino que los gasté con vosotros. Primeroluché con los tracios y con vosotros vengué a Grecia ex-pulsándolos del Quersoneso cuando querían arrebataresta tierra a los griegos que la habitaban. Y al ser llama-do por Ciro acudí con vosotros, a fin de, si fuese preciso,
  42. 42. Anábasis 43resultarle de algún provecho en pago de sus beneficios.Si ahora vosotros no queréis marchar, forzoso me es, otraicionaros a vosotros, siendo fiel a la amistad de Ciro, oquedar con éste como un falso amigo, marchando convosotros. No sé si hago lo debido; pero de cualquiermodo me quedo con vosotros y con vosotros estoy pron-to a sufrir lo que sobrevenga. Nunca dirá nadie que yo,después de conducir a griegos en medio de los bárbaros,traicionando a los griegos, preferí la amistad de los bár-baros; así, puesto que vosotros no queréis obedecer y se-guirme, yo os seguiré y sufriré lo que sobrevenga. Por-que para mí sois vosotros patria, amigos y compañeros, ycon vosotros pienso que seré respetado dondequiera mehalle; separado de vosotros, bien veo que no tendría fuer-za ni para favorecer a un amigo ni para defenderme deun enemigo. Seguros, pues, de que os seguiré donde va-yáis, podéis tomar la resolución que os agrade.» Así habló; los soldados, tanto los suyos como losotros que no marcharían contra el rey, al oírle decir esto,le aplaudieron. Y más de dos mil que iban a las órdenesde Jenias y de Pasion, cogiendo sus armas y bagajes,acamparon junto a Clearco. Ciro, apurado y triste portodo esto, mandó a buscar a Clearco; éste se negó a ir,pero a escondidas de sus soldados le mandó un mensaje-ro diciéndole que tuviese confianza, pues todo acabaríapor arreglarse; también le indicó que lo mandase a llamarotra vez, y de nuevo se negó a ir. Después de esto, reu-niendo a sus soldados, a los que se le habían reunido y atodo el que quiso les habló en estos términos: «Soldados: es evidente que Ciro se encuentra conrespecto a vosotros en la misma situación que nosotroscon respecto a él; ni nosotros somos ya soldados suyos,puesto que no le seguimos, ni él es ya quien nos paga, niconsidera, estoy seguro, que nosotros le hemos hecho unperjuicio; por eso cuando me manda a llamar no quiero
  43. 43. 44 Jenofonteir, en primer lugar lleno de vergüenza por haber quedadomal con él en todo y, además, temeroso, no sea que mecoja y me haga pagar los daños que él piensa haberle yoinferido. Me parece que no es éste momento de echarnosa dormir y descuidar nuestros asuntos, sino de decidir loque debemos hacer en tales circunstancias. Mientras per-manezcamos aquí conviene ver el modo de estar lo másseguros posible, y, si nos decidimos por marchar, ver losmedios de hacerlo con la mayor seguridad y de procurar-nos vituallas; sin esto ni el general ni el simple soldadosirven de nada. Porque este hombre es el mejor amigopara el que tiene por amigo, pero también el peor adver-sario para quien se le hace enemigo. Cuenta, además, coninfantería, con caballería, con buques, como todos vemosy sabemos bien. Y me parece que no estamos acampadoslejos de él. Ha llegado, pues, el momento de que cadauno diga lo mejor que se le ocurra.» Dicho esto, calló. Entonces levantándose varios, unosespontáneamente para decir lo que pensaban; otros, alec-cionados por el mismo Clearco, mostrando las dificulta-des que había tanto para permanecer como para marchar-se sin contar con el asentimiento de Ciro. Uno de ellos,fingiendo apresurar todo lo posible la vuelta a Grecia,dijo que era preciso elegir cuanto antes otros generales,si es que Clearco no quería conducirlos, comprar vitua-llas (el mercado estaba en el ejército bárbaro) y prepararlos bagajes; que debían acudir a Ciro pidiéndole barcospara la vuelta, y si no los daba, pedirle un guía que loscondujese por países amigos; pero, si no diese un guía si-quiera, era preciso formarse cuanto antes en orden de ba-talla y enviar un destacamento que se apoderase de lascimas, no fuese que se adelantasen a tomarlas. Ciro o loscilicios, «a los cuales hemos hecho muchos prisioneros ycogido muchas cosas».
  44. 44. Anábasis 45 Así habló éste; después Clearco dijo estas pocas pala-bras: «No hable ninguno de que yo vaya a dirigir como ge-neral esta marcha; por muchas razones no debo hacerlo:pero estad seguros de que obedeceré al hombre que eli-jáis; así veréis cómo sé obedecer tan bien como el prime-ro.» Entonces se levantó otro mostrando la ingenuidad delque aconsejaba se pidiesen barcos, como si Ciro no tu-viese también que volverse; mostró asimismo lo ingenuoque sería pedir un guía al hombre «cuyo negocio hemosestropeado. Si tenemos confianza en el guía que Ciro nosproporcione, ¿por qué no pedirle que ocupe las alturaspara nosotros? yo, por mi parte, dudaría antes de entraren los barcos que nos diera, no fuese que echara a piquelos trirremes con nosotros dentro; y tampoco querría se-guir al guía que nos diera, temeroso de que nos llevara asitio de donde no pudiéramos salir. De irme contra la vo-luntad de Ciro, preferiría que él no lo supiese, cosa quees imposible. En fin, creo que todo esto no son más quevanas habladurías: me parece lo mejor que elijamos deentre nosotros los más capaces y los enviemos con Clear-co a Ciro, a fin de que le pregunten con qué intenciónpiensa utilizar nuestros servicios. Y si la empresa fueseanáloga a las otras en que se ha servido de los mercena-rios, seguirle también nosotros y no mostrarnos menosvalerosos que los que le acompañaron antes. Pero, si laempresa fuese más importante y de más trabajo y peligroque la anterior, decirle que, o nos persuada y nos lleveconsigo, o que, persuadido por nosotros, nos separemosamistosamente. De este modo, si le seguimos, le seguire-mos amigos y de todo corazón, y si nos marchamos, po-dremos hacerlo con seguridad. Y lo que conteste, referir-lo aquí, y nosotros reunidos deliberaremos sobre el asun-to.»
  45. 45. 46 Jenofonte Pareció bien esto, y eligiendo unos cuantos los envia-ron con Clearco. Ellos hicieron a Ciro las preguntas acor-dadas en la asamblea, y él les respondió que tenía noti-cias de que Abrócomas, enemigo suyo, se hallaba en lasriberas del río Éufrates, a doce jornadas de distancia;contra éste dijo que pensaba marchar y, si lo encontrabaallí, castigarle; «pero, si se escapase, allí resolveríamossobre lo que sea preciso hacer». Oído esto, los embajado-res lo comunicaron a los soldados, y ellos, aunque yasospechaban que se les conducía contra el rey, con tododecidieron seguir a Ciro. Pero pidieron que se les aumen-tara el sueldo. Y Ciro prometió darles una mitad más delo que antes ganaban, es decir, en vez de un darico, tressemidaricos por mes y por soldado. Que marchase contrael rey nadie lo oyó tampoco allí, por lo menos dicho pú-blicamente. IVDesde allí recorrió diez parasangas en dos etapas, hastael río Psaro, que tenía tres pletros de ancho. Desde allírecorrió cinco parasangas en una etapa, hasta el río Pira-mo, que tiene de ancho un estadio.12 Desde allí recorrióquince parasangas en dos etapas, hasta Iso, última ciudadde la Cilicia, a orillas del mar, poblada, grande y rica.Allí permanecieron tres días. Y se reunieron a Ciro trein-ta y cinco naves peloponesas; en ellas iba el almirante Pi-tágoras, lacedemonio. Les había conducido desde Éfesoel egipcio Tamón, que mandaba además veinticinco deCiro, con las cuales estuvo sitiando a Mileto cuando estaciudad era amiga de Tisafernes y él ayudaba a Ciro en laguerra contra este sátrapa. También venía en las navesQuirísofo de Lacedemonia, llamado por Ciro, llevando12 El estadio equivale a 185 metros.

×