Yaravíes de Mariano Melgar

39,889 views

Published on

Este documento esta hecho con la intencion de hacer mas interesante la vida de Mariano Melgar, que fue un poeta que se enamoro de una mucha , decide estudiar por ella en Lima y se dececciona y escribe unos poemas, yaravies u otros de manera maravillosa.

3 Comments
1 Like
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total views
39,889
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1,321
Actions
Shares
0
Downloads
79
Comments
3
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Yaravíes de Mariano Melgar

  1. 1. <ul><li>POEMA </li></ul><ul><li>YARAVÍE III </li></ul><ul><li>¡Ay, amor!, dulce veneno, </li></ul><ul><li>ay, tema de mi delirio, </li></ul><ul><li>solicitado martirio </li></ul><ul><li>y de todos males lleno. </li></ul><ul><li>¡Ay, amor! lleno de insultos, </li></ul><ul><li>centro de angustias mortales, </li></ul><ul><li>donde los bienes son males </li></ul><ul><li>y los placeres tumultos. </li></ul><ul><li>¡Ay, amor! ladrón casero </li></ul><ul><li>de la quietud más estable. </li></ul><ul><li>¡Ay, amor, falso y mudable! </li></ul><ul><li>¡Ay, que por causa muero! </li></ul><ul><li>¡Ay, amor! glorioso infierno </li></ul><ul><li>y de infernales injurias, </li></ul><ul><li>león de celosas furias, </li></ul><ul><li>disfrazado de cordero. </li></ul><ul><li>¡Ay, amor!, pero ¿qué digo, </li></ul><ul><li>que conociendo quién eres, </li></ul><ul><li>abandonando placeres. </li></ul><ul><li>soy yo quien a ti te sigo? </li></ul><ul><li>La prenda mí, </li></ul><ul><li>En quien tenía </li></ul><ul><li>Puesto mi gusto, </li></ul><ul><li>Hoy me persigue </li></ul><ul><li>Con odio injusto. </li></ul><ul><li>Ya yo en sus ojos Solo hallo enojos; Cuando antes era </li></ul><ul><li>Su vista sola </li></ul><ul><li>Mi dicha entera. </li></ul><ul><li>Ya su voz suave </li></ul><ul><li>Llenar no sabe </li></ul><ul><li>Mi triste oído; </li></ul><ul><li>Sus dulces ecos </li></ul><ul><li>Ya se han perdido. </li></ul><ul><li>Murió el acento </li></ul><ul><li>En que el contento </li></ul><ul><li>Tuve cifrado: </li></ul><ul><li>Ya no me dice, </li></ul><ul><li>‘ Tu eres mi amado’. </li></ul><ul><li>Si me escuchara </li></ul><ul><li>Yo la clamara, </li></ul><ul><li>‘ ¡Siempre eres mía!’ </li></ul><ul><li>Y quizá entonces </li></ul><ul><li>Se apiadaría. </li></ul>
  2. 2. <ul><li>FIGURARME SOLÍA UN MAGISTRADO </li></ul><ul><li>A SILVIA </li></ul><ul><li>Figurarme solía un magistrado </li></ul><ul><li>que hoy sostuviese a la nación entera: </li></ul><ul><li>¡qué luces, qué virtudes no exigiera </li></ul><ul><li>un empeño tan grande y elevado! </li></ul><ul><li>Sólo el poder de un Dios a tanto grado </li></ul><ul><li>las prendas de un mortal llevar pudiera; </li></ul><ul><li>mas ya en nuestras desdichas ¿quién espera un prodigio tan raro y acabado? </li></ul><ul><li>Dije: y «miradlo aquí», contesta ufano, </li></ul><ul><li>señalándome el gran Vista - Florida, </li></ul><ul><li>el genio tutelar del pueblo indiano; </li></ul><ul><li>la América no más será oprimida </li></ul><ul><li>con este Consejero, y el hispano </li></ul><ul><li>a este patricio deberá la vida. </li></ul><ul><li>Bien puede el mundo entero conjurarse </li></ul><ul><li>contra mi dulce amor y mi ternura, </li></ul><ul><li>y el odio infame y tiranía dura </li></ul><ul><li>de todo su rigor contra mí armarse. </li></ul><ul><li>Bien puede el tiempo rápido cebarse </li></ul><ul><li>en la gracia y primor de su hermosura, </li></ul><ul><li>para que cual si fuese llama impura </li></ul><ul><li>pueda el fuego de amor en mí acabarse. </li></ul><ul><li>Bien puede en fin la suerte vacilante, </li></ul><ul><li>que eleva, abate, ensalza y atropella, </li></ul><ul><li>alzarme o abatirme en un instante; </li></ul><ul><li>Que el mundo, al tiempo y a mi varia estrella, </li></ul><ul><li>más fino cada vez y más constante, </li></ul><ul><li>les diré: «Silvia es mía y yo soy de ella». </li></ul>

×