Successfully reported this slideshow.
Your SlideShare is downloading. ×

Periódico Xtantos 2021

Ad
Ad
Ad
Ad
Ad
Ad
Ad
Ad
Ad
Ad
Ad
portantos.es
ftix
Cinco familias comparten desde
su día a día cómo viven la fe en
casa, en su lugar de trabajo, en la
escu...
LoquelaIglesiaes,
loquelaIglesia
hace
S
umando X logramos un mundo mejor» nos abre
a la misión común en la búsqueda de una...
Más de 30 años lleva esta fundación
murciana, arropada por la Orden
Hospitalaria de San Juan de Dios,
trabajando para que ...
Advertisement
Loading in …3
×

Check these out next

1 of 9 Ad

More Related Content

Slideshows for you (19)

Similar to Periódico Xtantos 2021 (20)

Advertisement

More from Xtantos (20)

Advertisement

Periódico Xtantos 2021

  1. 1. portantos.es ftix Cinco familias comparten desde su día a día cómo viven la fe en casa, en su lugar de trabajo, en la escuela... transmiendo los valores cristianos con naturalidad y ho- nestidad. PÁGS. 14-15 3 La riqueza de una sociedad está en su patrimonio. No es un patri- monio económico, ni cultural, ni siquiera de edificios y propieda- des sino un patrimonio inmate- rial PÁGS. 06-07 3 DesdeladireccióndeObrasMisiona- lesPontificiasyelservicioenlaCo- misiónEpiscopalparalasMisionesy CooperaciónconlasIglesiasJosé MaríaCalderónreflexionasobrela vidadelmisionero.PÁG.09 3 Frente a la nueva ley de eutanasia, Alberto Meléndez, médico paliativista, defiende la necesidad de construir juntos una sociedad como comunidad que se cuida. PÁGS. 10-11 3 En lo más duro del confinamiento, la diócesis de La Rioja ideó peregrinaciones virtuales para sus fieles. Una iniciativa original entre las muchas que promovió la Iglesia en España. PÁG. 13 3 FAMILIA CULTIVANDOLAFE DESDEELCALOR DELHOGAR MAYORES RESIDENCIAS LLENASDEVIDA MISIONES ALLÍOAQUÍ: TODOSSOMOS MISIONEROS MAYO2021 EUTANASIA “HAYQUERECUPERAR ELPRESTIGIODE CUIDAR” UNAÑOCONCOVID YENLARIOJA, PEREGRINACIONES VIRTUALES Porque juntos la ayuda se suma, y se multiplica. Con más de 7 millones de X llegamos a más de 4 millones de personas. 'JESÚSABANDONADO', ESPERANZA APESARDETODO PÁGS. 04-05 3 Desdemuchasinstanciassociales, empresarialesypolíticasseescuchan constantementeapelacionesala transparencia.Perorealmente,¿qué eslatransparencia?,¿quécualidades comportayparaquésirve?PÁG.12 3 TRANSPARENCIA ¿ESLAIGLESIA UNAENTIDAD TRANSPARENTE? «SumandoX logramosun mundomejor»
  2. 2. LoquelaIglesiaes, loquelaIglesia hace S umando X logramos un mundo mejor» nos abre a la misión común en la búsqueda de una socie- dad más justa. X que contribuyen a hacer posi- ble que el bien crezca; X que van de un sitio a otro, de manera natural, sobrevolando sobre las personas que necesitan de otras personas; X que desarrollan una labor humanizadora La dignidad nunca se pierde, ni en los momentos más duros y difíciles de las personas, pero, sin embargo, sí que es muchas veces olvidada. Además, prácticamente durante todo el pasado, hemos tenido la pesada y oscura nube de una pandemia que aún sufrimos. La Iglesia ha redoblado sus esfuerzos con empeño, y también con rapidez. En poco más de dos semanas, a últimos de marzo de 2020, parroquias, seminarios, diócesis, toda la Iglesia en España puso todo a disposición de una sociedad necesitada. Una Iglesia que es más de lo que se ve. La mayoría de las veces de manera callada, pone a disposi- ción de todos no solo sus recursos, también lo más valioso que se puede entregar: las personas. Sacerdotes, religiosas y religiosos, voluntarios, todos al servicio de todos. Pero también edificios, recursos, iniciativas, creatividad en una situación que ha dejado ver nuestra debilidad. Como las cosas importantes, más, como a las personas a las que quere- mos, a la Iglesia se la echaría de menos si no estuviera, si nos faltara su mano tendida de manera desinteresada en lo material y en lo espiritual. A veces nos parece que lo más urgente es un plato de comida, un techo bajo el que cobijarse. ¿Y cuándo falta la esperanza y el consuelo? Es la dignidad de la persona el centro de la acción de la Iglesia y, también, el centro del anuncio del Evangelio porque un mundo sin transcendencia carece de algo esencial en lo humano. Ha habido 106.000 personas más que han marcado la X en el último ejercicio y, con ello, ponen al descu- bierto la belleza de la labor de la Iglesia que, muchas veces ignorada y oculta, continúa desarrollando todo por el bien de todos. Cuando segui- mos pidiendo que se marque la X es por un mundo mejor, por lo mate- rial y por lo espiritual, para mirar al hombre, al varón y a la mujer, cara a cara, en todo lo que son, en la plenitud de su dignidad. A todos y por todos: gracias. C estamos a las puertas de tener que volver a hacer la declaración de la renta, conocemos los resultados de la declaración de la renta que realizamos en los meses de abril a junio de 2020. Se refieren estos datos a la situación de la economía en 2019. En concreto, en relación a la casilla de la Iglesia en el IRPF han sido muy positivos: más de 106.000 personas han marcado esa casilla en su declaración de la renta. En total, más de 7 millones doscien- tas mil personas han elegido libre- mente apoyar a la Iglesia católica de esta forma. Si nos fijamos en las de- claraciones que se hacen conjuntas, son más de 8 millones y medio los impresos que llevan marcada esta ca- silla. Desde el punto de vista econó- mico, dieciséis millones de euros más respecto de lo que los contribuyentes decidieron destinar a la labor de la Iglesia. El sistema que se ha adaptado en España desde 2007, hay que recordar que desde año la Iglesia no tiene nin- guna asignación en los Presupuestos Generales del Estado, es respetuoso con la voluntad del contribuyente, libre, por lo tanto, y, también, adecua- do a la situación económica del país en cada momento. Si hay más ingre- sos, el 0,7% correspondiente de la casilla es mayor. Si la economía está más debilitada, lo destinado a la Igle- sia será menor. Así se entiende que en todas las comunidades autónomas haya ascendido el porcentaje asigna- do a la Iglesia: por una mejor situa- ción económica. Si tomamos la canti- dad de manera individual y personal, algomásde35eurosdemediadestina cada persona que marca la casilla anualmente a la Iglesia católica y a toda su labor. Año a año, se observa un creci- miento en el número de declarantes. Si el dinero asignado a la Iglesia de- pende de varios factores: la situación económica, la renta de los asignantes, el numero de personas que marcan la casilla de la Iglesia, etc., sin embargo, el número de personas que eligen la Mayo 2021 portantos.es coordinación Miguel Ángel Jiménez María Pellicer diseño y maquetación Errea Comunicación edición Secretariado para el Sostenimiento de la Iglesia. Conferencia Episcopal Española Añastro, 1 28033 Madrid. Tel. 91 343 96 23 depósito legal M-16005-2008 colaboran Luis Manuel Romero Auxi Rueda Alfonso Olmos Antonio Moreno Raúl Tinajero Ester Martín Chema Martínez-Priego Jaime Tatay 32,15% 8,5 7.297.646 de las declaraciones marcan lacasilladela Iglesia personas marcaron la X en la Declaración de la Renta millones de contribuyentes que confían en la labor de la Iglesia. #editorial Z K portantos.es Mayo 2021 2 3 LACAMPAÑADE LARENTA2020, MUYPOSITIVA 2018 2019 2020 2012 2010 2014 2016 2009 2008 50 100 150 200 250 2013 2011 2015 2017 Unacampaña muypositiva Evolucióndelacantidad destinadaporloscontribuyentes En millones de € 241 252 249 248 247 249 257 250 249 256 267 284 301 UnterciodeloscontribuyentesmarcanlacasilladelaIglesia ensudeclaracióndelarenta.Unejerciciodelibertadyde solidaridadenunasociedadenlaquenadiesedebequedar atrás,dondeunossomosresponsablesdeotros. X de la Iglesia es un número absoluto que ha crecido en los últimos años. En la declaración de la renta realizada el año pasado correspondiente al ejercicio fiscal de 2019 el crecimiento ha sido especialmente significativo. El escenario ha sido de pandemia, lo más crudo y duro en la situación que seguimos viviendo, pero ahí se ha sa- bido reconocer todo el bien que la Iglesia hace. Todos tenemos que agradecernos a todos la sensibilidad ante las situacio- nes de necesidad y de debilidad que sufrimos. T
  3. 3. Más de 30 años lleva esta fundación murciana, arropada por la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, trabajando para que las personas sin hogar vuelvan a recuperar sus vidas JesúsAbandonado, esperanzapara quienlahaperdido 70 trabajadores, 350 voluntarios (aun- que durante la pandemia solo están prestando servicio 150) y la comuni- dad de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, con cuatro hermanos. Una labor asistencial que necesita la ayuda de todos. Realizando un dona- tivo de 5 euros al mes, Jesús Abando- nado puede servir 231 desayunos, dar 123 sesiones de psicoterapia o impar- tir 9 meses de formación. CERCADELOSVULNERABLES Promovida por la Diócesis de Carta- gena, en 1987 nació la Fundación Pa- tronato Jesús Abandonado de Murcia. Con una misión: la atención a perso- nas en situación de exclusión social. En 1992, y a petición del entonces obispo de Cartagena, Javier Azagra, se fundó en Murcia una comunidad de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios para acompañar la labor de esta fundación. La llegada de los herma- nos supuso un cambio para la institu- ción. Fue, tal y como señala su presi- dente, José Moreno, «el comienzo de una nueva y fértil etapa». Hace dos años, el hermano Martín Cuenca llegó a la comunidad, de la que hoy es superior. Él mismo insiste en que lo importante de esta funda- ción no es paliar las consecuencias que provoca una situación de dolor y vulnerabilidad, sino rehabilitar a la personadeformaintegral:«Loimpor- tante es que puedan volver a ser autó- nomas, retomar el sentido de su exis- tencia, que se impliquen en ese cambio para descubrir que suman en la sociedad y que no están solas». Insiste el hermano Martín en que los voluntarios son muy importantes por la labor que realizan, pero, sobre todo, porque se convierten en agentes del cambio y se involucran en la reali- dad de pobreza que viven los usua- rios. Quienes se implican dándose a sí mismos como voluntarios insisten en lagratitudquesientenporquereciben mucho más de lo que ofrecen. Joa- La respuesta de la Iglesia a los más vulnerables En el corazón de Cáritas Diocesana de Cartagena nos preocupa no sólo tener cubiertas las necesi- dades básicas, sino la posibilidad de crear y desarrollar estructuras que acompañen procesos en los que las familias se integren cada vez más en nuestra sociedad. “No sólo de pan vive el hombre”. Esta frase de Jesús, junto con la mirada puesta en las periferias de las que nos habla el Papa Francisco y las claves de nuestro obispo D. José Manuel, nos están ayudando a afrontar las relaciones que surgen en el devenir de nuestra Cáritas en este momento de gran incertidumbre. A lo largo de esta pandemia, Cáritas ha puesto todos sus recursos a disposición de las personas más vulnerables. La respuesta se ha adaptado según las distintas necesidades que han ido surgiendo, agravadas por la situación que hemos vivido. Familias enteras se han visto en un gran aprieto para poder poner un plato de comida en sus mesas o para hacer frente a los gastos coti- dianos de la vivienda. Junto a ello, ha empeorado la situación de las personas sin techo y de todas las personas más indefensas en general. Pero esta crisis también ha afectado al trabajo que se realiza con los niños, los migrantes, los ancianos… En definitiva, ha repercutido también en nuestras Cáritas parroquiales. Nuestra Cáritas diocesana ha estado a disposición de las parroquiales y de la administración regional y municipal para paliar las consecuencias de este tiempo crítico que estamos viviendo. A lo largo de estos meses, hemos ido adaptándonos a las circunstancias y poniendo los proyectos al servicio de las perso- nas. Prueba de ello es la ingente labor de nues- tros voluntarios y técnicos en los centros de acogida de las distintas parroquias, la Escuela de Hostelería, la creación de tres nuevos centros de distribución de alimentos, los centros de Carta- gena, Mazarrón y Murcia que acogieron a los sin techo, la formación para el empleo en la reforma, limpieza, tapicería. Pero también acompañando a los migrantes, a los niños en la escuela de infan- cia, en las guarderías, los comedores sociales, la recogida de ropa, etc. Nuestro trabajo sigue en la brecha en un momento convulso que nos pide estar atentos, con los cinco sentidos. Agradezco a nuestra Diócesis y a la Cáritas diocesana de Cartagena el testimonio creíble de amor que viene de Dios, puesto al servicio de todos. T La pandemia que estamos viviendo, y las dificultades y problemas que está generando en la sociedad y en las familias, nos está haciendo más sensibles a la realidad sufriente de la persona en todas sus dimensiones Mayo 2021 portantos.es S i juzgas mi camino, te presto mis zapatos». Es la frase que puede leerse en una de las pa- redes del centro de acogida de la Fundación Jesús Abandona- do de Murcia. No es una crítica sino una invitación a ponernos en el lugar de los otros, en los zapatos de los otros, sin juzgar, e intentar caminar con ellos para comprender las historias de sus due- ños que les han llevado hasta un presente incierto. Más de 30 años lleva esta funda- ción trabajando en la capital murciana para ayudar a devolver la dignidad a los más desfavorecidos de la sociedad, a los pobres de entre los pobres, a los hombres y mujeres que se han quedado al borde del camino, que ni siquiera tienen un te- cho bajo el que cobijarse. Los 365 días del año se hace vida allí aquello de «tuve hambre y me disteis de comer; tuve sed y me disteis de beber; estaba desnudo y me vestisteis» (Mt 25, 35-36). Pero Jesús Abandonado es mucho más que un plato de comida y un lugar donde pasar las frías noches de invierno. La fundación ofrece herramientas para que hombres y muje- res que habían creído perder la esperanza puedan recuperar las riendas de sus vi- das. «Estoy muy agradecido porque me acogieron, ofreciéndome un espacio de paz donde poder rehacer mi vida. Siento un agradecimiento profundo hacia las personas que forman parte de Jesús Abandonado», señala uno de sus usua- rios. Recuerda el director de esta funda- ción, Daniel López, que Jesús Abandona- do ha incrementado su esfuerzo durante la pandemia para dar respuesta al dolor de la sociedad murciana. En su comedor social, en el centro de la ciudad, dieron de comer a 1.973 personas y realizando 200.000 servicios en 2020. La residencia del centro de acogida tuvo entonces y tie- ne ahora las 70 plazas cubiertas, y tam- bién dan cama a 88 transeúntes. Pero,comodecíamos, JesúsAbandona- do es mucho más: es la ayuda que se brin- da a las 53 personas que viven en 16 pisos de vida autónoma; es la atención a las 62 personas que viven en la calle y que, por diferentes circunstancias, no pernoctan en el albergue; son las 188 personas que se forman en el centro de empleo o las 177 que acuden al centro de día. Una fun- dación que se sustenta bajo tres pilares: quín, de 55 años, lleva seis como vo- luntario en el comedor social, un tra- bajo que realiza con ilusión y alegría y que «cobra» a través de «sonrisas que enseñan lo que guarda el corazón». Para Sebastián, de 59 años, es «un lujo» que la fundación le haya permi- tido realizar su voluntariado durante diez años en el comedor y en el alber- gue. La mirada fue lo que conquistó a Vicente, de 46 años, los seis últimos como voluntario en diferentes servi- cios; una «sensibilidad» especial que le ayuda a vencer los prejuicios. Entre los voluntarios también están los es- tudiantes franciscanos de Santa Cata- lina del Monte. Uno de ellos, Mikel, de 47 años, destaca el valor de com- partir la vida y poder así ver «la ima- gen más cercana y real de Jesús».To- dos recomiendan el voluntariado por ser «una experiencia enriquecedora», como señala Pablo, de 44 años, recién llegado. ALTAVALORACIÓN Jesús Abandonado se ha convertido en una de las instituciones mejor valoradas por los murcianos y un referente de solidaridad y compro- miso. El pasado 10 de noviembre se iniciaban las obras de un nuevo edi- ficio junto al centro de acogida que albergará sus talleres: carpintería, cerámica, cestería y teatro. Con ellos, ofrece formación y una alter- nativa de empleo. «Cada día, sali- mos a la calle en busca de personas sin hogar que han perdido la espe- ranza, abriéndoles una puerta para volver a recuperarla». Son palabras de María, trabajadora social al fren- te del programa 'Intervención en calle'. Su testimonio pone de manifiesto que esta fundación no solo atiende a quienes llegan solicitando ayuda sino que sale al encuentro, a la búsqueda del que sufre, para ayudarle a sanar las heridas y recuperar el valor de su vida. T Escanea el QR para acceder a otras historias Si deseas realizar un donativo a Jesús Abandonado, visita su página web: www.jesusabandonado.org TEXTO PedroJuanMartínezSerrano Delegado episcopal de Cáritas Diocesana de Cartagena #marginación 4 En 'Jesús Abandonado' han dado de comer a más de 1900 perso- nas durante el año 2020 ofreciendo más de 200.000 servicios. TEXTO MaríadeLeónGuerrero Delegada Episcopal de Medios de Comunicación Social portantos.es Mayo 2021 4 6.332 2.041 centros en España para mitigar la pobreza (cifra en miles) de personasatendidas en centros para mitigar la pobreza Z LA IGLESIA CON LOS MARGINADOS D 5
  4. 4. A pesar de todo lo vivido estos meses, compartir la vida y celebrarla también ha sido importante Se valora mucho la labor de la diócesis con los mayores, que por su salud o circunstancias, tienen que salir de su casa pero no así de su pueblo ban su agradecimiento por el esfuerzo y el trabajo realizado. A pesar de las medi- das y su supervisión, el personal de las residencias tenía muy clara la necesidad de respetar esos momentos de intimi- dad, donde compartir tantos momentos de incertidumbre y dolor. Todos hicieron un enorme esfuerzo por diseñar unos espacios confortables y seguros», explica Francisco Manuel Delgado. Ya en 2021 los residentes han sido va- cunados. Comienza a renacer en ellos la esperanza. La de volver a ver a sus fami- liares y abrazarles. Que los mayores es- tén vacunados supone volver a recuperar algunas de las iniciativas que se desarro- llaban antes de la pandemia, impulsadas por otro de los “patrimonios” de las resi- dencias: los voluntarios. La esperanza de vida de los residentes es larga. Se cuentan muchos centenarios. «Nuestra razón de ser es su calidad de vida». Son palabras de Lourdes Manza- no, administradora de la residencia de Torrejoncillo, quien recuerda que «esta residencia es muy familiar, el pueblo está volcado con ella y el ambiente que se res- pira es maravilloso». En función del grado de dependencia, las residencias ofrecen atención integral. No sólo cubren las necesidades básicas, sino que incluyen acompañamiento espi- ritual, enfermería, seguimiento de los tratamientos o terapia ocupacional. Pre- ocupados por la situación actual de los mayores y su salud mental, Francisco Manuel Delgado cuenta que «se siguen buscando opciones para cubrir todas y cada una de las necesidades de nuestros mayores». La COVID19 ha cambiado radical- mente nuestra concepción del mundo. Quizá para siempre. Desde las Residen- cias de la Diócesis de Coria Cáceres, agradecemos la paciencia y comprensión de las familias y de nuestros mayores, así como el trabajo y esfuerzo de todos nuestros profesionales, que cuidan con pasión y compasión a cada uno de los re- sidentes que forman parte ya de nuestra familia. T lias, y parroquias (hasta un 30% del fon- do) que tengan dificultades por la falta de ingresos debido al confinamiento. Los trabajadores y directores de las residencias han facilitado una comunica- ción constante de familiares y residentes. Gracias a las nuevas tecnologías, en los meses más duros de confinamiento los mayores pudieron sentir la cercanía de sus seres queridos. «Hubo días en los que el teléfono no paraba de sonar. Está siendo una labor extenuante, pero muy satisfactoria. Estamos dando lo mejor de cada uno de nosotros», reflexiona María del Puerto Iglesias, directora de la resi- dencia Nuestra Señora del Rosario, en Cáceres. En junio de 2020, hubo un res- piro al reanudarse las visitas: «La cara de felicidad de residentes y familiares era evidente. Una felicidad que traspasa las mascarillas y la distancia. Todos mostra- mando medidas como cancelar las visi- tas. Desde una central de servicios y compras se coordinaron todas las nece- sidades para dotar al personal del mate- rial necesario para enfrentarse a la pan- demia, que entonces sólo empezaba a vislumbrarse. Este esfuerzo se tradujo en una gran recompensa. En la primera ola no se registró ningún caso en las residen- cias. En la segunda, solo ha habido un fallecimiento por covid-19. «Se han des- tinado numerosos recursos económi- cos», desgrana el técnico Delgado, miembro del gabinete de crisis. ANTELACOVID19 Es cierto que las residencias diocesanas están hoy en una situación económica complicada. Se arrastraba un problema derivado de la opción por estar en el mundorural,sercentrospequeños,adap- tarse a las medidas oficiales y atender a personas vulnerables que no pueden aportar el coste completo de la plaza, lo queimplicaundéficitenlascuentas.Ade- más, la pandemia también ha mermado fondos, ya de por sí escasos. Pero esto, que parece urgente, siendo importante para seguir desempeñando la labor, no es lofundamental.Lofundamentalesseguir adelante con la misión de Jesús: “Aquello que hagáis a uno de estos mis hermanos, a mí me lo hicisteis…” (Mt.25, 31). En las residencias se cuida con pasión y con compasión. Durante estos meses, debido a la buena gestión de directores y trabaja- dores y al apoyo del conjunto de la dióce- sis, incluso han aumentado las peticiones para entrar en algunas de ellas. Para paliar las dificultades económi- cas que atraviesan las residencias, la Igle- sia Diocesana les ha destinado la limosna penitencial de la cuaresma por dos años consecutivos. En 2019 se recaudaron 14.000 euros; en 2020 fueron 33.000 eu- ros, lo que demuestra el compromiso todos. Además, en abril de 2020, cuando la pandemia causaba más estragos, se creó el Fondo Diocesano de Emergencia. El Fondo durará tres años. Ofrece ayudas a las residencias diocesanas (de hasta un 30% el fondo) para proveerles de mate- rial de protección para los trabajadores (EPIs y mascarillas). El resto se reparte entre Cáritas Diocesana (hasta un 40%), que está atendiendo a personas que han perdido su empleo y a numerosas fami- 6 Mayo 2021 portantos.es Tras la vacunación, este 2021 es el momento de la esperanza. Así lo vivien desde las Residencias Diocesanas de Coria-Cáceres, cuidando con pasión a cada residente Residencias llenasdevida L a riqueza de una sociedad está en su patrimonio. No es un patrimo- nio económico, cultural, ni si- quiera edificios y propiedades. Se trata de un patrimonio inmate- rial: el de las raíces y la historia; ese patrimonio que nos trasmiten nues- tros mayores de generación en genera- ción. La historia de quiénes somos y cuál es el sentido de nuestra vida. Y es de este “patrimonio” del que la diócesis de Co- ria-Cáceres tiene mucho que contar con la gestión de siete residencias de mayores y un piso tutelado que atienden las nece- sidades de los más vulnerables. Son la Fundación Hospital San Nico- lás de Bari y La Inmaculada, en Coria; Santa Isabel, en Torrejoncillo; la Funda- ción Condesa de la Encina-Residencia Nuestro Hogar, en Brozas; Nuestra Seño- ra del Rosario, en Cáceres; San Rafael, en Membrío; y la Fundación Familia Masi- des, en Aldeanueva del Camino. Entre todas acogen a 348 residentes y cuentan con 163 trabajadores. Setratadeungranserviciocaritativoy social. Los mayores aportan económica- mente lo que pueden. A cambio, reciben el amor propio de una familia. La Iglesia diocesanaalientasuesperanzaatravésde trabajadoresyvoluntariosquequierenser expresióndelamordelcorazóndeCristo. También, están muy presentes los cape- llanes. Algunos son residentes y otros tra- bajan desde sus parroquias. La abuela de un amigo, con la sereni- dad y la lucidez que dan los años, en la etapa final de su vida le explicaba que siempre han existido problemas y dificul- tades; por ejemplo, con los hijos. Pero que ahora nos enfrentamos a dos enemi- gos invisibles: la prisa y el individualismo. Ella, ya centenaria, sufrió la guerra y la posguerra, el hambre y la necesidad, pero se apoyó en la comunidad, en los vecinos, en los amigos, en la familia y, por supues- to, en su fe. En las residencias diocesanas se ofrece a las personas mayores un ser- vicio profesional sin perder la calidez y la cercanía. «Los mejores recuerdos de los mayores y sus familias son los cumplea- ños, que suponen un día muy feliz para todos», cuenta Francisco Javier Acedo, director de la residencia de Familia Masi- des, en Aldeanueva, y de San Rafael, en Membrío. «A pesar de todo lo vivido es- tos meses, compartir la vida y celebrarla también ha sido importante». VERDADEROSHOGARES Las residencias siguen coordinadas y buscan dar el máximo de sí para que cada centro sea un verdadero hogar. Y así, ofrecen todo tipo de actividades. Francis- co Manuel Delgado, técnico asesor, es testigo del “desgaste emocional, físico y psíquico” de todo el personal, especial- mente en este tiempo de pandemia, pero también de su “testimonio samaritano diario” y de su profundo compromiso. La residencia de La Inmaculada, en Coria, celebró a finales de 2019 unas olimpiadas para mayores con el objetivo de fomentar el deporte y los hábitos salu- dables, y mejorar la autoestima, la socia- bilidad y la participación. Juan Carlos Carabias, su director, cuenta que “la con- vivencia entre todos fue admirable”. «Fue un día muy especial. Una jornada muy divertida y agradable que ojalá poda- mos repetir en un futuro, cuando la situa- ción sanitaria lo permita». También a finales de 2019, en todas las residencias de la diócesis se desarrolla- ron talleres de memoria, atención y rela- ción con familias. «Todos salimos muy satisfechos y especialmente nuestros abuelos», cuenta Paqui Claros, trabajado- ra de la Residencia San Rafael. Allí conta- ron con la doctora en Psicología Jona Guerra Bustamante, que impartió unos talleres sobre el envejecimiento saluda- ble. «En una de las sesiones, comenzó intentando que los residentes aprendie- ran a relajarse. Continuó dándoles ins- trumentos para ver cómo reaccionaban. Y ahí fue cuando empezó la magia. Al recordar las canciones, los abuelos se pu- sieron a cantar», explica emocionada. «Joan le dio un tambor a Isabel, una mu- jer muy metida en sí misma. Isabel tomó el tambor y se puso a tocar y cantar como si no hubiera fin. Todos nos quedamos sorprendidos. Fue un momento de gran felicidad». Desde entonces, la residencia es otra. Porque Joan, de lo feliz que vio a Isabel, le regaló el tambor. Y ella, siempre que puede, se pone a tamborilear, y todos responden cantando con mucha alegría. También son importantes el ocio y la implicación en la localidad en la que se encuentran. Los mayores participan acti- vamente en la sociedad. Leonardo Galán, presidente de Lares Extremadura y direc- tor de la residencia de Santa Isabel de Torrejocillo, cuenta que las residencias «forman parte del pueblo y se valora mu- cho la labor de la diócesis con los mayo- res, que por su salud o circunstancias, tienen que salir de su casa pero no así de su pueblo». De esta manera, cuando ha sido posible, han acudido a celebraciones religiosas, han recibido la visita de estu- diantes y hasta han asistido a partidos de fútbol. Como cuando el Coria CF de la tercera división extremeña les invitó a un partido de final de temporada. «Hicieron que nos sintiéramos como en nuestra propia casa y trataron a nuestros mayo- res con muchísimo respeto y cariño», cuenta Carabias. También alumnos de formación pro- fesional de los ciclos medio y superior del colegio diocesano José Luis Cotallo han compartido con ellos vivencias y compar- tido experiencias. Incluso han realizado programas radiofónicos en Canal Extre- madura, el canal autonómico extremeño Ya antes de que se declarase el estado de alarma que paralizó y conmocionó al país, la diócesis había creado un gabinete de crisis para afrontar la situación, elabo- rado diferentes protocolos de actuación para las residencias y, con prudencia y celeridad, protegido a los mayores to- #mayores 878 76.936 centros de atención a mayores/ enfermos crónicos y personas con discapacidad de personasatendidas en centros para mayores 0 Celebración de las Olimpiadas de mayores de las residencias diocesanas de Coria-Cáceres 0 Isabel de la residencia de Membrío dispuesta con su tambor, para alegrar a todos. 0 Primeras visitas autorizadas en las residencias tras el estricto confinamiento de 2020. TEXTO LorenaJorna portantos.es Mayo 2021 Z LA IGLESIA CON LOS MAYORES 7 Escanea el QR para acceder a la historia completa
  5. 5. 8 Mayo 2021 portantos.es LAVIDADEUN CURA,AVISTA DEPÁJARO M uy pegado al suelo, como ca- pellán del Hospital Clínico UniversitarioVirgendelaVic- toria, de Málaga, al sacerdote Antonio Moreno le toca acompañarlasrealidadesmás duras, las horas más difíciles de muchos enfermos. Como vicario parroquial en la parroquia malagueña de Santa Rosa de Lima,conocedecercaotrasmuchasreali- dades.Lainfanciaylajuventud,porejem- plo,queatiendedesdelosgruposdeinicia- ción cristiana. O la de los mayores, que encuentran en la parroquia el consuelo y el alivio de la soledad en estos tiempos de pandemia.O lade lapobreza,quetrata de paliar desde el despacho de la Cáritas pa- rroquial.Muypegadoalcielo,Antonioen- cuentra en la Eucaristía «lo más grande que tenemos, un momento privilegiado para el encuentro personal con el Señor». En el aire también está el lugar donde dis- frutar de sus otras grandes pasiones: la músicaylaaviación.Consutítulodepilo- to bajo el brazo, de vez en cuando puede «contemplarelmundodesdelaperspecti- va de Dios»; sus estudios de violonchelo y órgano le llevan a llenar la atmósfera de sonidos que invitan a «conectar con el misterio de lo trascendente». Su día a día comienza nunca más tarde de las 8 de la mañana. A la luz del rezo de laudes,sitúaeldía,repasasuagenda,desa- yuna, mira los digitales para estar al tanto de cuanto ocurre y sale a la calle a atender sus distintas obligaciones. Comparte la capellanía del hospital con otros sacerdo- tes,perolacercaníadesudomicilioalClí- nico hace que esté siempre atento a las urgencias. Además, es el único autorizado paraatenderalosenfermosdecovid-19,al que asegura no tener miedo: «Le tengo respeto, sí, pero me ayuda mucho el testi- moniodelpersonalsanitario,sugenerosi- dad, su entrega. Personas que están horas y horas en contacto con el virus pero que nodejandehacersutarea.Verlosaelloses un revulsivo que me hace meterme en las habitacionesdeestosenfermossinningún problema.EstamosenmanosdeDios».La visita a todo tipo de enfermos le hace des- cubrir a Dios, que está al lado de los que sufren.«Conmipresencia,lafamiliaperci- beque,efectivamente,hayalgomásalláde lomaterial».EsloquecuentaJesúsPugés, hijodeJulia,unaenfermaalaqueAntonio acompañóensusúltimashoras:«Lleguéa sentir envidia de él porque, cuando llega- ba, mi madre sentía una tranquilidad y satisfacción que yo no era capaz de darle. Recuerdomomentosenlosqueellaestaba más apagada. Cuando aparecía Antonio, yo salía de la habitación por respeto y, al volver a entrar, mi madre tenía otra luz en lamirada,otrocarácter,otrafuerza.Jamás podré estar suficientemente agradecido a Antonio por la entereza que le dio a mi madre y que la llevó a morir sonriendo». Traselhospital,Antonioencuentrahueco algunosdíasparaestudiarórgano.«Desde pequeñometirabaelarte.Asíquemema- triculé en el conservatorio, y ahora estoy yaacabandoelgradoelementaldeviolon- chelo.Haceunosaños,elentoncesvicario general me transmitió que querían que estudiara órgano. Lo asumí con alegría, aunqueaceptandoquemitiempoeselque es.Mepreparéconcienzudamenteysupe- ré la prueba de ingreso al grado superior con ayuda de Dios, porque todo esto es obra de Él. Así que ahora estoy cursando también primero de órgano en el Conser- vatorio Profesional de Música». Su amigo Rubén Camacho, organista, valoramuchoelesfuerzodeAntonioenel campo musical: «El órgano necesita mu- cho estudio. Es como una gran orquesta manejada por una sola persona. Espero que,masprontoquetarde,seaesapersona que tiene en sus manos y en sus pies el manejo de esa orquesta». Algunos días, acude a practicar a la Ca- tedraldeMálaga,quecuentacondosjoyas de la organística barroca, dos impresio- nantesórganosgemelos,conmásde4.000 tubos cada uno. Para él, la música en la li- 2 Actividades en la parroquia en la Antonio es vicario parroquial. 0 Antonio Castilla ha estudiado violoncello y órgano. 4 Unmomento conelequipo decapellanesy voluntariosdel HospitalClínico Universitario Virgendela Victoria. TEXTO AntonioMoreno portantos.es Mayo 2021 El cielo y la tierra, el aire y el suelo. La vida del sacerdote Antonio Castilla (Málaga, 1983) es un continuo ir y venir entre estas dos grandes pasiones sobre las que discurre su misión de llevar a los hombres a Dios y a Dios a los hombres Allí o aquí: todos somos misioneros Si algo he aprendido desde que la Iglesia me encomendó la dirección de Obras Misionales Pontificias y el servicio en la Comisión Episcopal para las Misiones y Cooperación con las Iglesias, es que la tarea misionera no es algo privado de unos pocos “locos” que, con la idea de que Dios se lo ha pedido ¡se van a la misión! La tarea misionera es una tarea de toda la Iglesia, y toda la Iglesia siente la responsabilidad de que la evangelización no se frene. Y cuan- do digo toda la Iglesia, me refiero a todos los que formamos parte de ella. Todos los cristianos debemos sentir el peso de la labor que Jesús, nuestro Señor, ha enco- mendado a la Iglesia: “Id al mundo entero y predicad el Evangelio”. Es verdad que tienen que existir esos “locos” que, enamo- rados de Cristo, son capaces de ofrecerse a la Iglesia para ser enviados a los lugares donde hace falta esa evangelización. Pero los que, por vocación divina, nos queda- mos en nuestros barrios, pueblos y ciuda- des, no podemos dejar de sentir la respon- sabilidad de que esa labor se lleve a cabo. Y lo hacemos con nuestra oración, con nuestra disponibilidad con las delegacio- nes diocesanas de misiones para hacer animación misionera, para hacer volunta- riado. Lo hacemos también con nuestra participación económica. No se trata de una limosna: se trata de sentir la responsa- bilidad que tengo por ser Iglesia. Y, por el hecho de ser Iglesia, es también cosa mía la expansión del conocimiento de Cristo, de la transmisión del amor de Dios. Me incumbe, me preocupa, me ocupa. Y no teniendo que hacerlo, partiendo a las misiones, lo hago uniendo mis talentos y fuerzas a esa tarea. Yo me siento orgulloso de los más de 10.000 misioneros españo- les que están por el mundo, pero también de los que no son españoles, porque son cristianos como yo. Y no sólo siento orgu- llo: siento en mi vida de fe que ellos depen- den también de mí, de mi santidad, de mi oración y de mi colaboración. Como los contrafuertes en los edificios románicos, yo intento ser un apoyo para que la evan- gelización sea posible. T Se anuncia el Evangelio con la entrega de la vida, con el servicio, el sacrificio y la alegría para todos y por todos. Vidas entregas a la Iglesia para el mundo TEXTO JoséMaríaCalderónCastro Director de la Comisión Episcopal de Misiones y cooperación con las Iglesias de la Conferencia Episcopal Española y de Obras Misionales Pontificias. 16.960 10.893 135 37.286 sacerdotes en España repartidos en 22.993 parroquias religiososen España misioneros españoles por el mundo países con presencia misionera de España Z Escanea el QR para acceder a la entrevista completa Escanea el QR para conocer la labor de la Iglesia misionera LAIGLESIA LASVOCACIONES YLASMISIONES turgia es importantísima. «Imagínate una película sin música. Star Wars, por ejem- plo, perdería absolutamente su fuerza, su dramatismo. En la celebración, la música sacrapotenciatodo.Conmislimitaciones, procuro que esa expresión musical sirva para la alabanza a Dios, para el encuentro personal con Él». Pero entre sus gustos musicales no es- tán solo Bach o Händel, sino también el folclore de otros lugares del mundo o la música pop actual. «Oigo de todo. Esta misma mañana, por ejemplo, me he con- movido con una canción de Pau Donés que no había escuchado, "Eso que tú me das". ¿Cómo me había yo podido perder esto? Es una maravilla de canción de ac- ción de gracias por la amistad». Tras comer en casa en familia (vive cir- cunstancialmente junto a sus padres, ma- yores, y a un hermano enfermo), la tarde estádedicadaalaparroquiadeSantaRosa de Lima adonde fue enviado hace solo unosmeses.Ordenadoen2009,comenzó su ministerio en cuatro pueblos de la se- rraníadeRonda:Igualeja,Cartajima,Puje- rrayParauta.Posteriormente,fuedestina- do a Vélez-Málaga, a la parroquia de San José y como capellán del hospital comar- cal. Su actual destino es relativamente reciente, tras varios años como adscrito a laparroquiadeSanFernando,tambiénen la capital malagueña. En esta parroquia fue donde Jesús Juárez, actual feligrés suyo, lo conoció: «Enrealidad,lohabíaconocidoantes–re- cuerda–, en una charla que vino a darnos como seminarista cuando yo estaba en el colegio. De eso, él ni se acuerda. Pero en San Fernando descubrí algo que me im- presionó. Yo trabajaba como educador de CáritasenLosAsperones,labarriadamás pobredeMálaga,ymegustómucholafor- ma en la que trataba a la gente de allí. No hacíadistinciónentresierasdeAsperones o de Teatinos (otro barrio también perte- neciente a la parroquia, pero de un nivel socioeconómico muy diferente). Esa for- madeentendernosatodoscomohijosde Diosconlamismadignidad,tratarigualal hijo del alcalde que al hijo de un chatarre- ro,esunamaravillaqueleagradezcoenor- memente». Jesús es catequista de jóvenes de la parroquia de Santa Rosa. «Cuando nos vamos a jugar al pádel con los chicos, él se implica, se viene con nosotros. Quie- ren que los demás descubran a Dios, pero respetando los distintos sus procesos. Su forma de evangelizar es dejándolas a tiro de piedra de Dios». Se nota que en su nueva parroquia los jóvenessonsudebilidad,yasíloreconoce: «Hay un montón de grupos. ¡Es una goza- da!». Lo cierto es que está atento a todas las realidades cultivadas desde hace déca- das por su actual párroco, Miguel Vega: «Lariquezadeestaparroquiaesenormey laspersonasmayores,quesonlasquefun- daron esta comunidad tan viva, son un testimonio de cómo sostener la fe a pesar de la pandemia. Son fieles a la misa diaria, a la oración... Nos miramos en ellos y nos estimulan». A pesar de ser aún un recién llegado, ha sido muy bien acogido. María Fernández, del equipo de liturgia, lo considera un sa- cerdote «muy cercano, involucrado en todos los grupos» Y afirma sentirse muy enriquecida con su actitud y buen hacer: «Sus palabras y explicaciones hacen que aumente más mi cercanía a Dios». Eucaristía,confesiones,atenciónperso- nal a todo el que se acerca... Así transcu- rrenlasúltimashorasdelatardeenlavida de Antonio. Al acabar la jornada, aún hay tiempo para echar un vistazo a alguna se- rie, aunque reconoce que «requieren una fidelidad que yo no tengo y muchas veces mefaltatiempoparaseguirlas».Trasrepa- sar de nuevo la prensa y llevar a la oración la situación del mundo y de las personas conlasquesehacruzadoalolargodeldía, llega el momento de dormir. Seguro que, durante sus sueños, como cuando se pone a los mandos de su avio- neta, Antonio se siente pequeño mirando su vida frente a la inmensa bondad de Dios.Allíreúnefuerzasparaseguirsiendo, un día más, el cielo en la tierra y la tierra en el cielo. T 9 Eduardo Roca, misionero español en Mozambique Entrevista disponible en código QR de arriba #servicio
  6. 6. 10 Mayo 2021 portantos.es 11 “Constatamos hoy la pérdida de la idea de sociedad como comunidad que se cuida” “Hayque recuperar elprestigio decuidar” #vida portantos.es Mayo 2021 E nfútbol,unaderrotasin paliativos es una derro- ta rotunda, que no ad- mite discusión. Etimo- lógicamente,‘paliativos’ procededellatín‘pallia- re’, que significa ‘tapar’, y también de ‘pallium’: manto. Hace referencia a aquello cuya finalidad es mitigar, suavizar. Nuestro protago- nista es médico paliativista. Es decir, se dedica como todos los médicos a atenuareldolordesuspacientes,pero con la particularidad de que las pato- logías que afronta son incurables. Al- bertoMeléndezGracia(Madrid,1968) escolchonerosinremedioyestáacos- tumbrado a hablar de la muerte con naturalidad,algopococomún.Casado y con un hijo, forma parte de la Uni- dad Cuidados Paliativos de la Organi- zación Sanitaria Integrada (OSI) Ara- ba, que dirige su mujer. Es también vicepresidentedelaSociedadEspaño- la de Cuidados Paliativos (SECPAL). La SECPAL ha editado recientemente una monografía titulada ‘Comunida- descompasivasalfinaldelavida’.Este abordaje del cuidado como compro- miso colectivo es el hilo argumental del diálogo que sigue. Y, sobre todo, lo quepermiteentenderladiferenciaen- tre eutanasia y cuidados paliativos cuando está cerca el final de la vida. Más contexto: el Congreso de los Di- putados aprobó antes de Navidad la Ley de Eutanasia y Suicidio Asistido. Sobre el papel, por amplia mayoría; la realidad es que sin consenso social. Españaeselsextopaísdelmundoque regula la eutanasia. Muerte digna, cuidados paliati- vos, eutanasia… ¿No hay dema- siada confusión terminológica? Mucha. A veces pienso que hay una mano negra interesada en esta confu- sión. La realidad como siempre, es mássencilla.Lagentenosabenadade esto y los que tienen una opción muy claraseaprovechandelasituación.Lo contrariodemorirconeutanasianoes morir con sufrimiento o de forma in- digna. Pero se ha extendido la idea de que eutanasia es igual a muerte digna. Clarificar este lío es algo que le debe- mos a la ciudadanía. La mediatización de algunos ca- sos tampoco ha ayudado… Una persona como Ramón Sampedro [primera persona en España en solici- tar el suicidio asistido, en 1998], por muchoquelehubieranofrecidocuida- dos paliativos, habría dicho que no. Él no quería vivir. Y una sociedad madu- ratienequeestarpreparadaparaabor- dar casos como éste. El caso de Inma- culada Echeverría [una navarra con esclerosis múltiple que vivió postrada durante diez años y falleció en Grana- da en 2007] no tiene nada que ver con el de Sampedro. Ella pidió que le des- conectaran del respirador que la man- tenía artificialmente con vida. Y eso no es eutanasia. Al contrario: es ade- cuación al esfuerzo terapéutico. Reti- rar o no iniciar tratamientos que pro- longan la vida cuando ésta llega a su fin es una buena praxis médica. Se hace hoy a diario en hospitales, resi- dencias y domicilios. ¡Qué difícil vencer clichés! Todo lo que suena a Iglesia, a tradi- ción, a derecha… Me he sentado con gente defensora de la eutanasia que te dicecosasquenosonciertas,pordes- conocimiento. Por ejemplo, exponen: si estoy muy mal, no quiero que me pongan tubos. Y yo les digo: ésa no es decisión del médico sino del paciente. Te replican: pero es que, si tengo do- lor, quiero que me pongan morfina. Y yo les digo: nosotros, los paliativistas, usamosmorfinatodoslosdías.Loque pasaesquecomoenEspañaloscuida- dos paliativos no están muy desarro- llados hay pocas experiencias de ‘bue- nas’ muertes y muchas experiencias de muertes terribles. Eso condiciona todo el debate. Y si lo único que se ofrece entonces es la eutanasia... Como si la única forma de morir bien fuera decidir tú cuándo. Nosotros ve- mos todas las semanas gente que se muere bien, si se puede hablar así. Peronopodemosocultarunarea- lidad… No, claro. Esta ley afronta el sufri- miento de unas personas que han op- tadoporacabarconsuvida.Estodebe de ser terrible. Nadie llega a ese punto frívolamente. Una sociedad moderna tiene que hacer frente a su demanda y darle un cauce que evite la clandesti- nidad o el turismo eutanásico. Pero esa misma sociedad debe a la vez ha- cer frente al sufrimiento de la gran mayoría de personas que, cerca de su final, desea vivir esa etapa especial de la mejor forma posible: acompañada, respetada,cuidada…Ycontodoloque la ciencia ofrece. Sabemos que son muchas más las personas de este se- gundogrupoquelasdelprimero.Uno delosproblemasdeestaleyydetodos los gobiernos que hemos tenido es no afrontar el sufrimiento de los milesde ciudadanos que optan por seguir vi- viendo y que precisan de cuidados. ¿Cómoesposiblelegislarsobreun asunto de tanta trascendencia sin undebateniconsenso? En este país vivimos en un continuo frentismo. No caben los grises. O, si caben, se quedan en la intimidad. Lo hemosvistotambiénconlapandemia: o aceptas todas las medidas sin rechis- tar o eres un peligroso antivacunas. Y, además, se manipula todo el tiempo y desde todas las partes. Estos meses se acusaba a algunas administraciones autonómicasdenotrasladaramu- chos mayores de sus residen- cias a las UCI. ¡Si a lo mejorlesestábamos haciendo un fa- vor! Porque llevarauna persona Frente a la nueva ley de eutanasia, Alberto Meléndez, médico paliativista y vicepresidente de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos, defiende la necesidad de construir juntos una sociedad compasiva Desde un punto de vista ideológi- co, la reivindicación de la autono- mía del individuo conectaría más con la derecha que con la izquier- da. ¿No es el mundo al revés? Yo ya me lío con esto de derecha e iz- quierda. En cualquier caso, lo que sí constatamos hoy es la pérdida de la idea de sociedad como comunidad que se cuida. Pensar que este tipo de leyes sólo afecta a quien está en esa difícilsituaciónyquelacomunidadno tiene nada que decir… Nadie es quién para juzgar a nadie, y además esto que digo tiene mala venta porque suena paternalista, pero reivindico el dere- cho de poder elegir qué tipo de socie- dad quiero. Cuidar y ser cuidado es algo que enriquece a una sociedad. Es algo que en los pueblos se hace con totalnaturalidad:pasar“lamula”enla huertadelvecinoporqueestáingresa- do, llevar el pan y la prensa a alguien que no conduce... Cuidar como privi- legio de nuestra cultura y ser cuidado como derecho y, sobre todo, como ri- queza de esa comunidad cultural: yo soy porque somos. Una sociedad que no va a tener a quién cuidar es muy triste: los niños con discapacidad que no nacen, los mayores que nos quita- mos de en medio… Sercreyenteonoserlo,¿determi- na una postura en esto? No. En nuestro equipo somos once personasyhaydetodo:creyentesyno creyentes.Detodasformas,unaleyno debería defender únicamente una vi- sión, ni siquiera una sola religión. Noesdifícilhallarconexionescon elaborto.¿Noes,enelfondo,esta ley un reflejo de lo que estamos construyendo como sociedad? Posiblemente, sí. Responde a una so- ciedadindividualistaconunilusosue- ño de independencia en el que parece que todo es posible si se desea con fuerza. Una sociedad infantil que des- conoce la frustración y no sabe cómo manejarla. Pero, mira, hablando del aborto…Nadieentenderíaqueunpaís hiciese una ley avanzadísima si no hu- bieseantesaccesoaanticonceptivoso una adecuada educación sexual, ¿ver- dad? Pues aquí ha pasado exactamen- te eso: somos el país de Europa donde menos desarrollados están los cuida- dos paliativos [no llegan al 50% de quienes los necesitan] y casi el único que no contempla la especialidad en medicina, y nos hemos ido directa- mente a la solución más radical. Ésta es la ley más avanzada, o la más retró- grada, según se mire, de Europa cuan- do España no es el país de Europa en el que la reflexión sobre el tema está más avanzada. Italia, Francia, Alema- nia, Reino Unido… no contemplan algo así ni de lejos Quizá es que no nos atrevemos a aceptar con naturalidad que la muerte es parte de la vida. ¡Claro!Ésteeselmeollodelasunto.La muerteesaúnuntabúennuestropaís, como en casi todo el sur de Europa. Y elmiedo…“Elmiedonoevitalamuer- te,elmiedoevitalavida”,diceelescri- tor Naguib Mahfuz. Hemos sacado la muerte de su entorno natural, hemos medicalizadodeprincipioafinlavida. En las facultades sólo se nos enseña a curar.Lossanitarioshemossecuestra- do a la gente la capacidad de cuidar. Creo que es momento de que los mé- dicos nos quitemos tanta importancia y asumamos y expliquemos que no lo controlamos todo. Yo siempre digo lo mismo a mis amigos: proteged a vues- tros mayores de los médicos todo lo que sea posible. Decíasantesqueloscuidadospa- liativos están muy poco desarro- llados en España. No sólo no tenemos la especialidad sino que hay pocos equipos específi- cos y no podemos hacer seguimientos muy largos. Por eso, se nos suele lla- mar muy tarde. En otros países más avanzadosenlaprimeravisitaaloncó- logounpacienteseencuentraallítam- bién con el paliativista. Conforme haya más equipos y se extiendan, po- dremos atender mejor. ¿Yesocómosepuedeconseguir? Los cuidados paliativos no tienen gla- mur.Nuestratecnologíasonlasperso- nas y el tiempo. No requerimos gran- des estructuras ni los aparatos que dan prestigio a las instituciones. Y eso es lo que hay que recuperar: el presti- gio de cuidar. Algo hemos hecho mal en Paliativos al pretender competir con otras especialidades y no mostrar lo que realmente nos diferencia: el amor, la compasión, la escucha... Po- nerenvalorlostestimoniosdepacien- tes y familias, ese tiempo honesto, rico, bueno. ¿Alguna conclusión? Hablardepaliativosnosignificaqueel final es inminente. El periodo final de una vida puede ser razonablemente amplioyricoenmatices.Puedeserun periodo muy bueno. Se puede morir bien sin predeterminar el día ni la hora.Hayquequitarsedelacabezaesa idea de que la única manera de morir- se es con dolor y sufrimiento, lleno de tubosypostradoenunhospital.Siésa es la experiencia mayoritaria en nues- tra sociedad, es lógico que se busquen alternativas. Pues hablemos de alter- nativas. Hablemos. T demenciada, con 90 años, a una UCI, donde va a estar aislado de todos y de todo… ¡no tiene ningún sentido! Pero loquevendeeselenfrentamiento.Una pena porque es esencial reconocer en elotrolasrazonesquelellevanadefen- derunaposturadeterminada.Nielque estáafavordelaeutanasiaesuninsen- sible que quiere acabar con los débiles oahorrardineroalEstadonielqueestá en contra es alguien que se opone a la autonomía de las personas. Sólo si en- tendemos esto, será posible avanzar hacia lugares de entendimiento. No ha habido tampoco diálogo con médicos ni con bioéticos. Con consenso, creo que por unanimi- dad, se tramitó no hace tanto una ley de cuidados paliativos. Luego, vino la moción de censura a Rajoy y todo se guardó en un cajón. Es curioso. En el fondo,sedebealapolíticadebloques. El Gobierno tenía que hacer algunos gestos a su electorado, y éste ha sido uno de ellos. Desgraciadamente, se ha llevado al terreno ideológico un asun- to tan importante. ¿Qué riesgos entraña la nueva ley? Los que la respaldan dicen que es garantista… Eso dicen. Que no va a haber barra li- bre, que hay que tener confianza en los protocolos… Dicen incluso que va a potenciar los cuidados paliativos. Pero yo tengo serias dudas. Cuando uno ha llegado a ese punto, con un su- frimiento terrible que le lleva a pedir su propia muerte, probablemente ya esdemasiadotardeparapresentarlela opción de los cuidados paliativos, como al parecer propone la ley. No estoydiciendoquetodoelmundoten- ga que acogerse a los cuidados paliati- vos, pero sí que se presenten con tiemposuficienteydemaneraadecua- da.Ytemoqueestonovaapasar.Has- ta ahora, como no existía la opción de la eutanasia, un paciente te decía: “yo no quiero vivir así”, y nos centrába- mos en el “así”. Con esta ley, mucha gentesevaaenfocarenel“vivir”.Pero resulta que cambiando los “así” mu- chos deciden seguir viviendo. ¡La vida es el único terreno de juego que tene- mos!Seráunnúmeropequeñodeper- sonaselquepidaadelantarsumuerte, pero es como todo: si se ofrece y se promociona, ese número aumentará. Algunosapuntanaquelaleypue- de acentuar las desigualdades. Es una de mis mayores preocupacio- nes. Como escribe el doctor Jaime Boceta, se ha legislado el derecho a la eutanasia antes de garantizar el trata- miento del dolor, los cuidados paliati- vos y la ayuda a la dependencia. Algu- nas encuestas revelan que el dolor, el miedo al dolor y no ser una carga para los tuyos son las tres causas principa- les que llevarían a la gente a pedir la eutanasia. Si está la posibilidad abier- ta, y se va a promocionar intensamen- te, la gente se la planteará en serio y habrámásposibilidadesdequeseaco- ja a ella. Sería muy duro decir “que me cuiden” sabiendo lo que eso supone paratufamilia.ElEstadoasumetodos los gastos si te operan del corazón, te danquimioterapiaoteponenunapró- tesis de cadera, pero si se trata de cui- darte en una residencia porque tienes una demencia y tu familia tiene que pagar varios miles de euros al mes… ¿Qué pasa entonces con los que no pueden pagarla? ¿Y si resulta que se acabapidiendolaeutanasiaparaevitar ser una carga económica? Frente a la eutanasia, ¿qué ofre- cen los cuidados paliativos? Paliativos respeta la dignidad de las personas. “Importas porque eres tú hasta el final de tu vida”, decía Cicely Saunders,laimpulsoradeloscuidados paliativos modernos. Somos expertos en control de síntomas, y además ha- cemos un abordaje integral del sufri- miento: sanitario, personal y familiar, emocional,espiritual,social…Laexpe- riencia demuestra en muchos entor- nos que los cuidados paliativos mejo- ran la calidad de vida de los pacientes y su experiencia de la enfermedad, y que incluso ahorran costes al sistema. Nada menos que entre un 55% y un 65%delcostesanitariodeunpaciente. También se sabe que somos eficaces disminuyendo síntomas como la difi- cultadpararespirar,eldolor,losvómi- tos… y que favorecemos que el final pueda ser en el lugar preferido por el enfermo y su familia. Pues el mensaje no cala. Totalmente de acuerdo. Hace no mu- cho, Paz Padilla contó en televisión el caso de su marido y la ayuda que reci- bióporpartedeunprofesionaldecui- dados paliativos. Ese testimonio pue- de que haya hecho más por los cuidados paliativos que todo lo que hacemosenlaSECPALenunaño.Ha- cen falta testimonios reales. Los eutanasistas inciden mucho en la idea de dignidad y, sobre todo, en la de autonomía. Haymuchagente,ygentesensata,que defiende que el derecho a poder qui- tarse la vida es irrenunciable, aunque uno no lo vaya a ejercer nunca. Pero una muerte nunca es digna ni indigna. La dignidad no la tienen las cosas sino las personas. La dignidad implica que un enfermo es importante por el he- cho de ser, independientemente de sus capacidades, funcionalidades, es- peranza de vida, aspecto, color, sexo, raza… Por tanto, restar valor a una personaenfuncióndesuesperanzade vida o de su capacidad para hacer co- sas sí atenta contra su dignidad. El fi- naldeunavidaquerespetaladignidad de la persona tiene que estar alineado con los valores y preferencias de esa persona. Y, por supuesto, eliminando o reduciendo los síntomas que impi- den su confort y facilitando que esté rodeado de la gente con la que quiere estar en esa etapa tan trascendental. Cuidado y respetado. Escanea el QR para acceder a la entrevista completa TEXTO JavierErreaMúgica
  7. 7. 1 4 5 2 3 AL HACER LA DECLARACIÓN DE LA RENTA 0.7% 0.7% PUEDES MARCAR LAS 2 X • El 0,7% no se divide • No pagarás más ni te devolverán menos *Consulta las peculiaridades de País Vasco y Navarra en www.portantos.es C M Y CM MY CY CMY K AF_Prensa renta Xtantos 210x74,25.pdf 1 9/3/21 12:57 Peregrinos virtuales Mayo 2021 portantos.es portantos.es Mayo 2021 #transparencia #covid19 2 Detalle de uno de los recorridos de los Challenge de los fieles de la Rioja. Con la covid-19, desde la primera semana en la que la diócesis de Calahorra y La Calza- da-Logroñovequetienequeirsuspendiendo actividades,seabreelcajóndelPlandeEvan- gelización Digital. En la Delegación de Me- dios de Comunicación ya habíamos dado pa- sos para digitalizarnos, pero la pandemia nos obligó a pisar el acelerador para que nuestros fielesnosequedarandelanochealamañana sin el servicio de la Iglesia. Nuestro obispo entonces, actual arzobispo de Zaragoza, Car- los Escribano, nos propone crear una parro- quiavirtual:VirgendelaEsperanza.Comien- za en ese momento un trabajo en red donde varias delegaciones, sacerdotes y laicos co- mienzan a lanzar acciones de pastoral digital. En poco más de una semana, teníamos una webconunserviciodegruposdefeyvidapor whatsapp, cadenas de oración, vídeos para la catequesis de Comunión, lectura y reflexión del Evangelio del día realizado por jóvenes, servicio del Centro de Escucha con volunta- riosformadosenelCentrodeHumanización de la Salud, voluntarios de Cáritas y psicólo- gosdelCentrodeOrientaciónFamiliar,ymu- chas acciones más. Después de todos estos servicios,yviendoquelapandemiaavanzaba, sedecidiórealizarunaPascuaVirtual.Laaco- gidafueextraordinaria. TIERRASANTACHALLENGE Enelhorizonteseguíamosviendoactividades queibanaircayendo,entreellasunaperegri- nación a Tierra Santa para jóvenes. Es en ese momento cuando su delegado, Fernando Arriero, decide que hay que ofrecer algo a esos jóvenes que no van a poder ir a los San- tos Lugares. Y comienza a diseñar una pere- grinaciónvirtual,presentandoloslugarespor los que hubiéramos ido, propuestas orantes, retos y reflexiones temáticas realizadas por sacerdotes, laicos e, incluso, la participación de nuestro obispo. En total, 30 etapas para realizar una cada día. Aquí comienza a for- marse la familia Challenge, organizadora del proyecto: un equipo de cinco personas for- mado por Fernando, su mujer Mamen, el consiliariodelaPastoralJuvenil,Alejandro,el presidente del Movimiento Scout Riojano de Scouts Msc, Tirso, y quien escribe, Santiago Ruiz. Contábamos que tendríamos entre 80 y 100 peregrinos. Pero a una semana de co- menzarelSeñornosdioimpulso:yaerancasi 1.000 peregrinos inscritos, que llegaron a 3.200eldíaquecomenzabalaperegrinación. De toda España y de todas las edades. Así co- menzóTierraSantaChallenge.Porsupuesto, como dice Fernando, por la gracia de Dios. Gratuito.Solosenecesitabaunordenador,un móvil o una tableta para hacer la peregrina- ción. Pasado el ecuador, nos planteamos dos cuestiones:elacompaña- miento grupal, que más adelanteseconvertiríaen labanderadeloschallen- ge,yundonativodestina- doaCáritasDiocesanade La Rioja para ayudar a las familiasmásvulnerablesdurantelapandemia. Al término de la peregrinación recaudamos 14.700 euros! Una alegría inmensa que nos llevamos porque no solo habíamos podido ayudar a las familias con esos donativos sino también a las personas que realizaron el cha- llenge. Todos nos pedían más. Se quedaron con ganas de aprender, de seguir viajando “virtualmente”. De esa sed de Dios, surge el resto de peregrinaciones. Y, claro, su profe- sionalización: pasamos a contar con una pla- taforma virtual: www.challengerioja.com LOURDES,SANTIGO,AUSCHWITZ Desde ahí, fueron surgiendo otras peregrina- ciones: Lourdes y Camino de Santiago Cha- llenges. Desde aquí saltamos el charco. Co- menzóaapuntarsegentedeArgentina,Chile, México o Colombia, hasta llegar a más de 50 países de todo el mundo. Gracias a que Fer- nando Arriero también es el presidente de la Fundación Etty Hillesum, surgió la posibili- dadderealizarelAuschwitzChallenge. SPIRITUS,BIBLICAL,CHRISTMAS Con el arranque del curso, al continuar la pandemia, desde la Diócesis se ve que la me- todologíapuedeencajardentrodeunitinera- rio de fe, de catequesis de Confirmación. En esemomentonaceelSpiritusChallenge,am- bientado en un interrail para los de primer cursooenungottalentparalosdesegundode Confirmación. ElañoculminóconunBiblicalChallengeyun Christmas Family Challenge, ambientados ambosenlabuscadelasfigurasdelbelénpor distintos países del mundo. Hoy, siguen su- mándose peregrinaciones como las de San FranciscodeAsísoelCuaresmaChallenge.Y así continúa el proyecto, ahora traducido en variosidiomas,llegandoamilesdepersonas, con cientos de colaboradores y acompañan- tes de muchas partes del mundo. Todo apo- yado con donativos que van destinados a di- ferentes organizaciones benéficas. ¿Y cómo se consigue algo así? Con la apuesta de una diócesis y, sobre todo, de un trabajo en equi- po: “Id y anunciad el Evangelio”. T TEXTO SantiagoRuizGómez TEXTO EsterMartín Directora de la oficina de Transparencia de la Conferencia Episcopal Transparencia es una palabra muy de moda. Desde muchas instancias sociales, empresariales y políticas se escuchan constantemente apelaciones a la transparencia. Pero realmente, ¿qué es la transparencia?, ¿qué cualidades comporta y para qué sirve?, y lo que más nos afecta, ¿es la iglesia una entidad transparente? ¿ESLAIGLESIA TRANSPARENTE? 13 12 CONFIANZA La Iglesia católica forma parte de las instituciones de especial relevancia en nuestro país y se le exige un plus de transparencia en su modo de actuar y de informar sobre sus actividades, ya que millones de personas tienen depositada su confianza en ella. EJEMPLO La Iglesia católica, por su propia naturaleza y misión, debe ser ejemplo y forma parte de su razón de ser comunicar de manera transparente su labor, ofreciendo de forma sencilla y cercana lo que es y lo que tiene. RENDICIÓNDECUENTAS La Iglesia no es ni ha sido ajena al avance de los sistemas de transparencia que han nacido en nuestra sociedad en los últimos años. Un nuevo escenario de transparencia marca la actuación de la Iglesia: ya no es extraño oír hablar de auditorías en las diócesis españolas, o en sus parroquias; ni de su principal mecanismo de rendición de cuentas a la sociedad, la Memoria de Actividades; tampoco de los portales de transparen- cia que ofrecen información antes, tal vez, no tan accesible; también las nuevas tecnologías sirven a la transparencia ayudando a implantar sistemas eficaces de rendición de cuentas y de control interno en sus entidades. ASIGNACIÓNTRIBUTARIA Desde el año 2007 la Iglesia es perceptora del sistema de colaboración de la asignación tributaria, por el cual los contribu- yentes, de manera libre e indivi- dual, pueden contribuir directa- mente a su sostenimiento, asignando un 0,7% de su cuota íntegra del IRPF. Estos fondos provienen de la libre decisión de millones de contribuyentes a la Iglesia. Solo por esta razón es necesario un adecuado sistema de transparencia y rendición de cuentas. IMPACTOPOSITIVO La rendición de cuentas de la Iglesia sobrepasa la dimensión estrictamente económica: la Iglesia realiza una gran labor en nuestro país en distintos campos. Más allá del ámbito espiritual o religioso, la presencia en los campos educativo, cultural y asistencial reclaman una explica- ción amplia de su forma de proceder y de su capacidad de impactar positivamente en el desarrollo social. La Iglesia publica cada año la Memoria de Actividades. puedes consultarlo en Xtantos.es 1 Memoria ANUAL DE ACTIVIDADES DE LA IGLESIA CATÓLICA EN ESPAÑA AÑO 2017 Escanea el QR para acceder al portal de Transparencia de la Conferencia Episcopal Española
  8. 8. CULTIVAR LAFEEN Mayo 2021 portantos.es Familiar Failde-Espiga / Lugo Leo (7), Lorena (45) y Dani (40) «Somos Leo, Lorena y Dani. Y sí, en esta familia de tres intentamos crecer juntos en la fe en el día a día. Nuestra vida está llena de pequeños detalles en los que descubrimos la presencia de Cristo y agradecemos profunda- mente como Él llena nuestro hogar. A Leo le apasiona la música. Cada mañana desayuna- mos mientras charlamos un poco y dejamos que la melodía de fondo anime el amanecer y nos vaya descubriendo una nueva oportunidad para dar gracias a Dios por el día que comien- za. Salimos de casa Leo y yo [Dani] y, de camino al colegio, me reconforta santiguarme al pasar delante de la iglesia de San Francisco Javier. En su fachada hay una bonita cruz de forja con vitrales rojos y amarillos. Al princi- pio, lo hacía casi furtivamente, pensaba que nadie me veía. Pero un día me sorprendió comprobar que Leo también lo hacía. Ahora lo hacemos los dos juntos y rezamos alguna oración mientras vamos caminando. El trabajo, desde luego, absorbe buena parte de nuestro día a día, pero aún así procuramos hacer un alto para poder hacer un rato de oración personal. Los dos tenemos el inmenso regalo de trabajar en dos lugares donde la capilla es el centro de la casa. Poder estar delante del Señor y dedicarle un tiempo reconforta la mañana. A veces estás cansado, o te desanima alguna circunstancia, y llegar al Sagrario y contarle a Jesús lo sucedido reconforta el ánimo. Surgen en el corazón sus palabras: “¡No tengas miedo!” Para nosotros, el trabajo es una vocación. Poder acompañar a tantos niños y jóvenes en su crecimiento, descubrir sus capacidades, empujarlos en las dificultades, abrirlos a la fe como encuentro con Jesús… Algo que hacemos también con Leo, que siempre tiene una inmensa curiosi- dad por conocerlo todo (...)» “El mayor regalo que hemos recibido es Pablo” «Somos Loli y Manuel. Llevamos casados 44 años. Nos conocímos en una parroquia de Barcelona a los 22 años. Tenemos seis hijos en la tierra y uno en el cielo. Actualmente, residimos en Jerez de la Frontera. Pertenecemos a dos comunidades Christifideles laici y camino de Emaús. Siempre hemos estado arropados por nuestra comunidad. Nuestros hijos han recibido educación religiosa en ella, compartiendo su fe con otras familias. Cada uno de nuestros hijos ha seguido su camino, ahora ya son mayores. Dios nos ha regalado dos vocaciones: una sacerdotal y otra consagrada. Y dos hijos que nos han dado seis nietos. La mayor está soltera, pero siempre está ayudando a todo el que lo necesita. El mayor regalo ha sido Pablo, que es el pequeño. Tiene 22 años y síndrome Down, y es todo bondad, ternura, dulzura. En este confina- miento Pablo ha sido y es un ejemplo. No hemos tenido que esforzarnos mucho porque todo lo ha visto natural. Al principio creíamos que iba a ser más difícil. Pero sólo tuvimos que compor- tarnos con naturalidad, sin crispaciones ni nerviosismo; él actúa también así. Hacía su tarea en el ordenador, veía a sus amigos y también hacía gimnasia y bailaba. Más tarde, ya pudimos salir e ir a sus clases por las mañanas, por las tardes él con sus juguetes se monta sus juegos. Los domingos vamos a misa y siempre es un ejemplo de seriedad, parece que sabe lo que allí está sucediendo.Tuvimos que decirle que tenía que comulgar en la mano y él, con toda la naturalidad del mundo, lo hizo y lo hace a la perfección. Le encanta hacer de monaguillo, especialmente cuando viene su hermano sacerdote de Italia. No hace falta que le diga cómo hacerlo, su hermano lo mira y con la vista le indica y él lo hace. Sus hermanos lo cuidan mucho y nosotros estamos muy orgullosos de todos. Pero Pablo es el ángel que el Señor nos ha mandado para que nos cuide en la tierra». Familia Lugo / Toledo Mª del Valle Lugo Relanzón (43) y sus hijos Pablo (15), Fernando (15) y Carlos (14). «Mi nombre es Valle, soy madre de tres hijos varones: Pablo, Fernando y Carlos. Vivimos los cuatro solos ya que mi matrimonio se rompió. Hoy puedo decir que Dios actúa y pone en tu camino a personas que te apoyan y guían. En el mío puso al grupo Santa Teresa de la Archidió- cesis de Toledo, formado por mujeres separadas y divorciadas. Ellas me ayudaron a seguir a delante en esos duros momentos. Trabajo en un centro educativo. Soy profesora de Religión Católica en Primaria en un pueblo que está a unos 25 km de donde vivimos. Mis tres hijos están en diferentes cursos de la ESO. Pero comemos juntos en casa. Ese momento es importante. Hablamos de nuestro día. Hacemos presente a Dios. Comenzamos siempre haciendo una oración de gracias. Las tardes, entre tareas y actividades extraescolares, están completas. Por la noche, les invito a rezar. He descubierto que mi hijo mayor uele rezar un misterio del Rosario antes de dormir. Esto me hace ver la mano de Dios sobre mis hijos: cómo, a pesar de la ausencia de su padre, Él no los abandona. En cuanto a nuestra vida parroquial, no se reduce a la misa dominical sino que es una parte importante en nuestras vidas. Yo doy los lunes catequesis de Primera Comunión. Mis hijos están en un grupo de post confirmación que se llama Padrinos. Están toda la semana deseando que llegue el viernes y son capaces de renunciar a cualquier cosa por asistir. Aquí, de nuevo, veo la intervención de Dios, pues la adolescencia es difícil de llevar, y más si estás sola para afrontar- la. El domingo rezamos laudes en familia. En la mesa del salón colocamos un mantel blanco, una cruz y flores, y rezamos. Otras veces nos juntamos con otra familia para rezarlos como pequeña comunidad. La verdad es que tengo que dar gracias a Dios por la historia que hace con mi familia. Porque permite que se mantenga unida; que ante la dificultad nos agarremos a Él, que recemos juntos. Que se dé el perdón, algo que considero muy importante porque nos une más y nos hace amar al otro en su debilidad (...)» Familia Borràs-Viñas / Barcelona Josep Maria Borràs (67), ingeniero técnico electrónico, y Montserrat Viñas (64), técnico turístico, con su hija Beatriz (37), el marido de ésta, Sergi, y Abril (3), la hija de ambos. Familia Quero-Romera / Jerez Manuel (67) y Loli (67) y María (43), Manuel (41), Luis Moisés (39), Inmaculada (37), Gema (34) y Pablo (22) “Sólo se trata de ir escuchando qué se nos pide” «Nuestra vida ha estado marcada por el ejemplo que nos han dado nuestros padres, muy religiosos, y por la oración: escuchar qué era lo que Dios nos pedía y mirar cómo ponerlo en práctica. En el transcurso de los años este llamamiento ha ido cambiando y hemos realizado muchas actividades que nos han llenado de gozo, nos han hecho crecer y cuestionar lo que aprendimos. También nos han dejado huella otras experiencias tanto a nivel personal como de pareja. Cuando éramos jóvenes, participamos en las reuniones del grupo de jóvenes de los Franciscanos Menores Conventuales, donde aprendimos a reflexionar y meditar las Lecturas. Nos apuntamos a los grupos de Oración y Amistad, donde encontramos la fuerza de la oración en grupo. Hicimos dos cursillos prematrimoniales, pues del primero no queda- mos satisfechos, fue demasiado corto y sin mucha profundización. Después de casados, nos seguimos reuniendo, durante años, con las parejas con las que compartimos el segundo cursillo prematrimonial. Tuvimos una hija, que fue una bendición. Los dos recordamos el momento de su nacimiento como el más feliz de nuestra vida, aquel ser pequeño fruto de nuestro amor. Queríamos tener más hijos, pero no llegaron. Hicimos catequesis familiar en los franciscanos y animamos a nuestra hija a recibir también catequesis en la iglesia. Aunque la dejó más adelante, la semilla ya estaba sembrada (JM). Superé un cáncer de una forma, para mí, milagrosa. Este hecho también fue un punto de inflexión en nuestras vidas, un contacto con la realidad de la muerte. Las muertes de nuestros padres también hicieron incrementar nuestra oración. La dureza del cáncer y la del alzheimer te hacía preguntar por qué. Se nos pidió que animáramos los diálogos prematrimoniales de los novios y así lo estamos haciendo desde hace más de 30 años (...)». Familia Mielgo-Anciones / Ciudad Rodrigo Daniel Mielgo (40), informático, y Teresa Anciones (45), diseñadora gráfica. con sus hijos Jimena (15), Clara (14) y Raquel (12), «Somos de Barruecopardo y Tamames, dos pequeños pueblos pertenecientes a la diócesis de Ciudad Rodrigo. Nos conocimos en un grupo diocesano de jóvenes, El Manantial, que nos enseñó a amar nuestra tierra como un regalo de Dios. Una tierra envejecida, siempre en crisis, al oeste del oeste, en la España vaciada. Tanto, que apostamos por quedarnos en ella para formar nuestra familia. Aquí montamos nuestra pequeña empresa dedicada a la venta de equipos informáticos y desarrollo web. Somos autónomos y la mayor parte de nuestro trabajo puede desarrollarse desde casa, lo que nos otorga cierta flexibilidad a la hora de compatibilizar la vida familiar con la laboral. Actualmente, invertimos gran parte de nuestro tiempo libre en actividades pastorales. Ayudamos en la parroquia. Y colaboramos con las delegaciones diocesanas de Familia y Vida y de Apostolado Seglar. Dos o tres domingos al mes acompañamos a algunas comuni- dades en sus celebraciones dominicales en ausencia de presbítero. Nos gusta mucho hacerlo en familia. Vivimos con alegría nuestra vocación, sabiendo que es algo que debemos cultivar, mimar y hacer crecer… y no solo en nuestra casa. Por eso, para nosotros es un placer trabajar en la pastoral familiar, junto a otras familias. Vivimos la fe de una manera natural. Cualquier momento es bueno para admirarse en voz alta de cómo actúa Dios en las pequeñas cosas; para poner las cosas cotidianas en manos de Dios; o para confiarle nuestras dificultades. Y aunque nuestras hijas han acogido nuestra fe siempre con alegría, son adolescentes y es momento de que se encuentren con Jesucristo en primera persona y puedan experimentar en carne propia todo aquello que siempre hemos intentado transmitirles. Y ahí la tarea es rezar mucho por ese encuentro, proponer sin imponer, acompañar sin agobiar… Obviamente, cada día metemos la pata miles de veces; pero experimentamos cómo la familia es ese entorno en el que el amor incondicional de los tuyos te permite empezar de nuevo cada día sin dejar de aprender nunca. La vida no pone fáciles las cosas, pero lo mejor es que sabemos que no estamos solos en esto, #familia “Acompañamos ajóvenesaabrirse alafepesealas dificultades” “Dios actúa y pone en tu camino a quien te apoya” “La familia es escuela de amor, de perdón y de Dios” portantos.es Mayo 2021 14 248 85.918 consultoriosfamiliares y otros centros para la defensa de la vida y la familia. personasatendidas. Cinco familias españolas comparten cómo y desde donde viven cada día. Sus rutinas, sus valores, sus ilusiones. Y su fe Escanea el QR para leer los testimonios completos Z LAIGLESIA YLAFAMILIA 15
  9. 9. C M Y CM MY CY CMY K AF_Prensa_Donativo_210x148,5+5.pdf 1 9/3/21 12:32 Donativo puntual Las aportaciones de los fieles suponen el 35% de los recursos de la Iglesia. No olvides solicitar el certificado de donativo al realizar una aportación. Puedes realizar un donativo puntual o periódico a cualquier diócesis o parroquia de España desde la página www.donoamiiglesia.es Suscripción periódica Las suscripciones periódicas, por pequeñas que sean, ayudan a las diócesis y parroquias a elaborar presupuestos y hacer previsiones de su labor a medio y largo plazo. Legados y herencias Son muchas las personas que incluyen a la Iglesia en su testamento para que la labor de la Iglesia permanezca. Mayores incentivos fiscales para los particulares que hagan donativos en 2021. Con efectos desde el 1 de enero de 2021. PERSONAS FÍSICAS (IRPF) DESGRAVACIÓN Hasta 150 € 80% A partir de 150 € 35% Donativos recurrentes 40% Límite deducción base liquidable 10% PERSONAS JURÍDICAS (I.S.) Empresas, asociaciones, etc. Donativos en general 35% Donativos recurrentes 40% Límite deducción base liquidable 10% 1A la desgravación fiscal correspondiente en la Declaración de la Renta del año siguiente (modelo 100). 2A la desgravación fiscal correspondiente en la Declaración del Impuesto de Sociedades del año siguiente (modelo 200). 3A mantener su anonimato frente a terceros. Derechos del donante Donativos Mayo 2021 portantos.es 16 Incentivos fiscalesalos donativos

×