Mesa redonda ii sexualidad saludable gayet, cecilia 1

1,360 views

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
1,360
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
56
Actions
Shares
0
Downloads
3
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Mesa redonda ii sexualidad saludable gayet, cecilia 1

  1. 1. Políticas y acciones para mejorar la salud reproductiva de las y los adolescentes Mesa redonda II Sexualidad saludable de los adolescentes: la necesidad de políticas basadas en evidencias Cecilia Gayet,(1) Patricio Solís(2)D urante la adolescencia ocurren sucesos impor- tantes en torno a la sexualidad. Una propor-ción importante de los adolescentes experimenta comportamiento; la revolución sexual de fines de la década de los sesenta en Estados Unidos, con algunas repercusiones en los ámbitos urbanossu primera relación sexual sin protección contra las mexicanos; y la instauración de una agresiva polí-infecciones de transmisión sexual, incluido el VIH/ tica de planificación familiar a mediados de losSIDA, y embarazos no deseados. Por la importan- setenta, pudieron cambiar significativamente lascia que esto tiene en el curso de la vida, existe un condiciones en las cuales los jóvenes ingresaron adebate científico internacional sobre los programas la vida sexual. Se ha llegado a afirmar incluso quede educación sexual y de prevención dirigidos a este en América Latina la década de los años setentagrupo de la población, especialmente a partir de las marcó la ruptura del comportamiento tradicionalpolíticas en Estados Unidos basadas exclusivamen- en relación a la vida familiar y la sexualidad.2 Estate en el fomento de la abstinencia.1 Este artículo tie- ruptura se ha advertido en cambios en el calenda-ne por objeto presentar datos científicos necesarios rio de ciertos eventos relevantes. Por ejemplo, lapara debatir las políticas que deben dirigirse a los edad a la primera unión se aplazó en los noventaadolescentes en el contexto mexicano. en relación con los setenta entre las mujeres, aun- El debate de las estrategias dirigidas a los ado- que no entre los hombres.3lescentes: ¿promoción de la abstinencia o del uso En cuanto a los cambios en la edad al iniciode métodos de protección? sexual, una parte importante del debate se debe a Una de las ideas provenientes del sentido co- que no siempre se han utilizado los indicadores ade-mún que alienta el debate sobre la promoción ex- cuados para realizar comparaciones en el tiempo.clusiva de la abstinencia es que los adolescentes Diferentes artículos utilizan la edad media de iniciomexicanos estarían iniciando su vida sexual cada sexual de los sexualmente activos en un determina-vez a edades más tempranas. Por esta razón, antes do grupo de edades (por ejemplo, los sexualmentede pasar al tema de las políticas es necesario pre- activos de 15 a 19 años) obtenida a partir de distin-sentar información científica sobre las tendencias tas encuestas, medida inadecuada porque por unade las edades de inicio sexual en México. parte deja fuera del análisis a aquellos que no han experimentado relaciones sexuales y por otra se veEl calendario de inicio sexual en México afectada por los cambios en la estructura de edades al interior del grupo en cuestión, situación que afectaMéxico ha experimentado grandes transformacio- particularmente a sociedades en rápido cambio de-nes sociales, económicas y demográficas durante mográfico, como es el caso de México. Para subsa-el último tercio de siglo XX. Algunas de estas trans- nar estos problemas pueden utilizarse medidas másformaciones, como el avance en el proceso de ur- adecuadas, como la proporción de los sexualmentebanización; los cambios culturales y económicos activos a una edad exacta, o la edad de inicio sexualasociados a la mayor participación femenina en los calculada a partir de tablas de vida. La primeraámbitos del trabajo y la escuela; la difusión masi- medida ha sido estimada para las mujeres por Wel-va de la televisión, que llevó hasta las comunida- ti con datos de la Encuesta Nacional de Salud Re-des rurales más dispersas nuevos modelos de productiva 2003, y muestra un incremento gradual(1) CENSIDA/Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, México(2) El Colegio de Méxicosalud pública de méxico / vol. 49, edición especial, XII congreso de investigación en salud pública E47
  2. 2. Mesa redonda II Políticas y acciones para mejorar la salud reproductiva de las y los adolescentesen la edad de inicio sexual a partir del decremento de inicio sexual va de 18.9 a 19.6, pero la edad másen el porcentaje de mujeres que a la edad 19 han baja y la más alta no corresponden a la cohorte mástenido una relación sexual, pasando de 57.7% en la antigua y la más joven. Un análisis más detalladocohorte nacida entre 1954 y 1958 a 50.8% en la co- muestra que hay grandes diferencias de calendariohorte nacida entre 1979 y 1983.4 según la escolaridad de las mujeres, lo que no ocurre En este trabajo se describen los cambios en el entre los hombres (figura 2). Las mujeres con menortiempo y las diferencias entre sectores sociales en escolaridad estarían iniciando su sexualidad más dela edad a la primera relación sexual en México, dos años antes que las de mayor escolaridad.sobre la base de cálculos obtenidos mediante el uso Si bien la información anterior es útil para des-de la técnica de tabla de vida y la utilización de cribir las tendencias generales, también es cierto quemodelos de riesgos proporcionales tipo Cox. Se posee dos inconvenientes: en primer lugar, sólo serevisan los cambios entre cohortes de nacimiento trata del análisis de una variable a la vez (cohorte o(nacidas entre 1951 y 1980), así como las diferen- escolaridad) y los efectos observados pueden en rea-cias por ciertos atributos sociodemográficos tantode varones como de mujeres. Se pone el énfasis enla comparación entre la cohorte más antigua (naci- 22.3 22.1 22.9 22.6 22.7 22.2 Edad a la primera relación 22.0da entre 1951 y 1955) y la cohorte más reciente (na- 21.4cida entre 1976 y 1980), ya que la primera hizo su 20.7 20.4 20.7 20.8transición a la vida sexual antes de la difusión 19.3 19.4 19.6 19.4 18.9 19.1masiva de la anticoncepción con métodos moder- 18.3 18.4 18.4 18.4 18.5 18.7nos, y la segunda hizo su ingreso a la actividad 17.1 17.4 17.4 17.2 17.0 16.9 16.8sexual después del inicio de la epidemia de SIDA 16.5 16.7 16.5 16.3 16.5en el país, y expuestos a intensas campañas de re- Mujeres 1951-1955 Mujeres 1956-1990 Mujeres 1961-1965 Mujeres 1966-1970 Mujeres 1971-1975 Mujeres 1976-1980ducción de la fecundidad y prevención del VIH/ Hombres 1951-1955 Hombres 1956-1960 Hombres 1961-1965 Hombres 1966-1970 Hombres 1971-1975 Hombres 1976-1980SIDA. Como fuente de datos se utilizó la EncuestaNacional de Salud 2000, que entrevistó a 24 878hombres y 26 747 mujeres de 20 años o más, tantodel medio urbano como rural y en la que se pre-guntó a cada persona la edad a la primera relación Cohorte de nacimientosexual.5 Al estimar las edades de inicio sexual me- Primer cuartil Mediana Tercer cuartildiante tablas de vida se corrige el sesgo en las esti-maciones que producen los casos truncados, al Figura 1. Cuartiles y mediana de la edad a latiempo que se obtienen tres medidas resumen del primera relación sexual por cohorte. Hombrescalendario de este evento (primer cuartil, mediana y mujeresy tercer cuartil). Los modelos de riesgos propor- Edad a la primera relacióncionales tipo Cox permiten estimar la tasa instan- 24.1tánea de riesgo de experimentar la primera relación 22.0 22.2 22.0sexual una vez controlados los efectos de cada va- 21.0 20.8 20.4 20.8 20.4riable, lo que facilita la realización de pruebas de 18.6 18.5 18.2 18.7 18.2 19.0 19.1 18.1hipótesis formales que permiten establecer si las 16.7 16.4 16.8 16.9 17.4 16.6 16.1diferencias son estadísticamente significativas. Uno de los primeros resultados que resalta es la Mujeres primaria Mujeres primaria secundaria preparatoria Hombres primaria Hombres primaria secundaria preparatoria Hombres Mujeres Hombres incompleta o Mujeres y más incompleta o y más completaausencia de grandes cambios entre cohortes en las completa menos menosedades a la primera relación sexual (figura 1). Loshombres parecerían estar retrasando muy levemen-te el inicio sexual, pero la edad mediana sólo cambia Escolaridadde 18.3 a 18.7 años. En contraste con otros países de Primer cuartil Mediana Tercer cuartilAmérica Latina, los hombres en México parecen ini-ciar su sexualidad a mayor edad.6 Entre las mujeres, Figura 2. Cuartiles y mediana de la edad a lano se observan tendencias claras en el tiempo. Entre primera relación sexual por nivel escolar. Co-las distintas cohortes, el rango de la edad mediana horte 1976-1980. Hombres y mujeresE48 salud pública de méxico / vol. 49, edición especial, XII congreso de investigación en salud pública
  3. 3. Políticas y acciones para mejorar la salud reproductiva de las y los adolescentes Mesa redonda IIlidad deberse a la correlación con otras variables. Cambio porcentualEn segundo lugar, no permite establecer si las dife- -50 -40 -30 -20 -10 0 10 20 30 40 50rencias descritas son o no estadísticamente signifi- Preparatoria o máscativas. Para subsanar estos problemas utilizamosmodelos de riesgo proporcionales tipo Cox, en los Secundariaque se exploran los efectos de tres variables (cohor-te, escolaridad y región de residencia) y sus interac- Primaria completaciones relevantes en el riesgo de experimentar laprimera relación sexual. Se ajustaron modelos para Primaria incompleta o menostres cohortes (nacidas entre 1951-1960, 1961-1970 y1971-1980). Entre los resultados destacan: una dis-minución del riesgo relativo de experimentar la pri- Figura 4. Cambios porcentuales en el riesgomera relación sexual (entre 6 y 15 menor) de experimentar la primera relación sexualcomparando la cohorte más reciente y la interme- para la cohorte 1971-1980, en relación con ladia respecto de la más antigua y controlando según cohorte 1951-1960, por máximo nivel de es-la región de residencia, siendo el efecto más marca- colaridad alcanzado. Mujeresdo en el caso de los hombres de la generación másjoven (cambios estadísticamente significativos conp<0.05) (figura 3). En el caso de las mujeres, aparece una clara Políticas de abstinencia versusdiferencia en el comportamiento entre las de ma- promoción de uso de condónyor y menor nivel escolar (controlando por la re-gión de residencia). Las mujeres de la cohorte más Los resultados del análisis anterior muestran quereciente de bajo nivel escolar aumentan el riesgo en México no se ha adelantado la edad de inicioinstantáneo de experimentar la primera relación sexual. Por el contrario, se advierte cierta tenden-sexual respecto de las de la generación más anti- cia al retraso de este evento, tanto en los hombresgua, en tanto que las de mayor nivel escolar (con como en las mujeres, lo que es resultado no de in-nivel preparatoria o más) disminuyen considera- tervenciones específicas para retrasar el inicioblemente dicho riesgo (cambios estadísticamente sexual, sino de otros factores entre los que se en-significativamente con p<0.05) (figura 4). cuentra el incremento en los niveles escolares de la población. En este sentido, Corona ya había ad- vertido sobre la importancia de incrementar las oportunidades de educación y empleo para hacer frente al embarazo adolescente.7 Respecto de las intervenciones basadas exclu- sivamente en la promoción de la abstinencia, Kir- Cambio porcentual by y colaboradores realizaron una investigación de -20 -18 -16 -14 -12 -10 -8 -6 -4 -2 0 metaanálisis en la que se revisaron una variedad de intervenciones que habían sido evaluadas, y1961-1970 observaron que no habían tenido como resultado el retraso en la edad de inicio sexual.8,9 Además, en esas intervenciones queda como problema la au- sencia de provisión de información adecuada so-1971-1980 bre prevención para aquellos jóvenes que deciden iniciar su vida sexual. Otra polémica apareció en México sobre la uti- Hombres Mujeres lidad de la distribución de condones a la población adolescente, que tenía como base la afirmación in-Figura 3. Cambios porcentuales por cohorte correcta de que las investigaciones mostraban queen el riesgo de experimentar la primera rela- las intervenciones no daban resultados. Existen re-ción sexual, por sexo, en relación con la co- visiones sistemáticas recientes que muestran los dis-horte 1951-1960salud pública de méxico / vol. 49, edición especial, XII congreso de investigación en salud pública E49
  4. 4. Mesa redonda II Políticas y acciones para mejorar la salud reproductiva de las y los adolescentestintos niveles de eficacia según la naturaleza de las Las explicaciones sobre el incremento en el usointervenciones.8,10 Kirby y colaboradores señalan del condón en la población adolescente mexicanaque casi la mitad de las intervenciones lograron in- no deberían buscarse en el resultado de una solacrementos en el uso del condón, la otra mitad no estrategia particular. Hay que considerar una mul-mostró cambios y ninguna tuvo como resultado un tiplicidad de elementos como la introducción dedecremento en el uso.8 En México se ha reportado la educación sexual en las escuelas, la difusión deun aumento importante en el uso del condón en la programas de radio y televisión sobre sexualidadprimera relación sexual entre los adolescentes sol- en años recientes, la aparición del tema de sexuali-teros, pasando de 6.8% para los hombres y 4.8% para dad en publicaciones periódicas y en espacios te-las mujeres en 1985 a 50.9% y 22.9% para hombres y levisivos, las campañas en medios masivos demujeres respectivamente en el año 2000.11 promoción del uso del condón y, en general, cam- A pesar del registro de estas tendencias, la con- bios culturales más difusos que han propiciado eltroversia surgió en México a partir de los resultados hecho de que hablar sobre sexualidad en la vidadel estudio controlado realizado por Walker y cola- cotidiana sea más frecuente ahora que en décadasboradores.12 Los autores evaluaron los resultados de anteriores. La necesidad existente de propiciar eldos intervenciones realizadas en escuelas selecciona- uso de métodos de prevención por parte de la po-das de Morelos comparadas con el programa de edu- blación adolescente que todavía ejerce su sexuali-cación sexual estándar que forma parte del dad en situaciones de riesgo lleva a continuar ycurrículum obligatorio de otro grupo de escuelas. Las reforzar de manera sostenida múltiples estrategiasintervenciones tuvieron como objetivo capacitar a los que han demostrado tener impacto.maestros de las escuelas seleccionadas ya sea en eluso de condón o en una combinación de uso de con- Conclusionesdón y de anticoncepción de emergencia. El resultadopublicado fue que no hubo incrementos en el uso del El debate actual sobre los programas de educacióncondón en las escuelas donde los maestros tuvieron sexual dirigidos a los adolescentes se basa primor-una mayor capacitación. Si bien los autores señalan dialmente en ideas erróneas. Esas ideas provienenlas limitaciones del proyecto, este resultado fue reto- del sentido común, del manejo incorrecto de indica-mado en el discurso de los tomadores de decisión dores o de una lectura apresurada y no razonada depara justificar un cambio anunciado en la política de los resultados científicos. Resulta cada vez más nece-distribución de condones. sario basar las políticas en información científica pro- Sin embargo, además de las limitaciones respec- cesada e interpretada adecuadamente. Contra lasto del control de la calidad de las intervenciones im- creencias basadas en el sentido común, las investiga-plementadas que los autores señalan en el artículo, ciones científicas muestran que hay una tendencia adeben destacarse dos puntos: en primer lugar, el gru- iniciar la vida sexual a edades cada vez mayores, ypo de escuelas que sirvió de control tenía también que las estrategias múltiples han llevado a un aumen-programas de educación sexual. Esto significa que to del uso del condón por la población adolescente.no se estaban comparando dos intervenciones espe- Las investigaciones también muestran que se necesi-cíficas contra la inexistencia de intervenciones, sino tan esfuerzos redoblados para que se inicie la vidaen todo caso, se compararon tres intervenciones de sexual de manera protegida.calidad diferente. La conclusión debería ser que agre-gar un plus no tuvo como resultado el cambio espe- ■rado, y no que deben quitarse los programasexistentes porque son ineficientes. En segundo lugar, Referenciasy más importante aún, los autores explícitamenteadvierten que no incidieron en los programas de ac- 1. Lindberg LD, Santelli JS, Singh S. Changes in formal sexceso a condones por parte de los adolescentes, sino education: 1995-2002. Perspect Sex Reprod Health 2006;38(4):182-9.sólo en la capacitación de los maestros para dar in- 2. Juárez F. Salud sexual y reproductiva de los adolescentes enformación. Investigaciones previas habían señalado América Latina: evidencia, teorías e intervenciones. En: Rabell C yque uno de los mayores obstáculos para que los ado- Zavala de Cosío ME. La fecundidad en condiciones de pobreza: unalescentes utilicen métodos de prevención es la difi- visión internacional. México DF: Instituto de Investigacionescultad para obtenerlos, y no su desconocimiento.13 Sociales UNAM, 2002;291-314.E50 salud pública de méxico / vol. 49, edición especial, XII congreso de investigación en salud pública
  5. 5. Políticas y acciones para mejorar la salud reproductiva de las y los adolescentes Mesa redonda II3. Quilodrán J. Formación y descendencia de las parejas 10. Speizer I., Magnani R, Colvin C. The Effectiveness of Adolescentconyugales: introducción. En: Lozano F, comp. El amanecer del siglo Reproductive Health Interventions in Developing Countries: Ay la población mexicana. Cuernavaca: CRIM/UNAM/SOMEDE, Review of the Evidence. Journal of Adolescent Health 2003;33:324-2004;285-294. 348.4. Welti C. Inicio de la vida sexual y reproductiva. Papeles de 11. Gayet C, Juárez, F, Pedrosa L, Magis C. Uso del condón entrePoblación 2005;11(045):143-176. adolescentes mexicanos para la prevención de las infecciones de5. Olaiz G, Rojas R, Barquera S, Shamah T, Aguilar C, Cravioto P et transmisión sexual. Salud Publica Mex 2003;45(S 5):S632-S640.al. Encuesta Nacional de Salud 2000. Tomo 2. La salud de los 12. Walker D, Gutiérrez JP, Torres P, Bertozzi S. HIV prevention inadultos. Cuernavaca: Instituto Nacional de Salud Pública, 2003. Mexican schools: prospective randomised evaluation of6. Bozón, M. At what age do women and men have their first intervention. BMJ 2006:(8 May), doi:10.1136/sexual intercourse? World comparisons and recent trends, bmj.38796.457407.80.Population & Societies 2003;(391):1-4. 13. Juárez F, Gayet C. Salud Sexual y reproductiva de los7. Corona E. Sexualidad Adolescente: Nuevos paradigmas de adolescentes en México: un nuevo marco de análisis para ladesarrollo. Revista de la Red de Salud 1995;1, ISIS Internacional. evaluación y diseño de políticas. Papeles de Población8. Kirby D, Laris BA, Rolleri L. Sex and HIV education programs for 2005;11(045):177-219.youth: Their impact and important characteristics. Washington DC:Family Health International, 2006.9. Kirby D. Do Abstinence-Only Programs Delay the Initiation ofSex among Young People and Reduce Teen Pregnancy? Washington,DC: National Campaign to Prevent Teen Pregnancy, 2002.salud pública de méxico / vol. 49, edición especial, XII congreso de investigación en salud pública E51

×