Planes para el futuro

414 views

Published on

Planes para el futuro

Published in: Spiritual
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
414
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
19
Actions
Shares
0
Downloads
16
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Planes para el futuro

  1. 1. Lección 6 para el 7 de noviembre de 2009
  2. 2. Aceite Vino Sal A todos los sacrificios ofrecidos a Dios se les debía añadir los siguientes aditivos: Esto implicaba el reconocimiento de los dones que Dios nos da y gratitud por ellos (al igual que la ofrenda de las primicias) Flor de harina
  3. 3. QUIEN PODÍA OFRECER SACRIFICIOS “ Tú y el extranjero sois iguales ante el Señor, así que la misma ley y el mismo derecho regirán, tanto para ti como para el extranjero que viva contigo… Una sola ley se aplicará para todo el que peque inadvertidamente, tanto para el israelita como para el extranjero residente”. (Números, 15: 14-16, 29 NVI) ¿Por qué debía ser tratado el extranjero igual que el judío (miembro del pueblo escogido por Dios)?
  4. 4. QUIEN PODÍA OFRECER SACRIFICIOS “ Y a los extranjeros que se han unido al Señor para servirle, para amar el nombre del Señor, y adorarlo, a todos los que observan el sábado sin profanarlo y se mantienen firmes en mi pacto, los llevaré a mi monte santo; ¡los llenaré de alegría en mi casa de oración! Aceptaré los holocaustos y sacrificios que ofrezcan sobre mi altar, porque mi casa será llamada casa de oración para todos los pueblos” (Isaías, 56: 6-7) Dios no ha hecho nunca acepción de personas. A los extranjeros se les ofrecía el mismo medio de salvación que a los judíos. Todo aquel que quería unirse al pueblo de Dios podía ofrecer sacrificios.
  5. 5. A través de la muerte de Jesús todas las personas pueden obtener el perdón y pasar a formar parte de la Iglesia universal de Dios “donde no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, siervo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos” (Colosenses, 3: 11)
  6. 6. Estos pecados eran hechos sin premeditación o sin una intención deliberada de parte del transgresor. Era una transgresión cometida inconscientemente. EJEMPLO PRÁCTICO <ul><li>Recibes un billete falso. </li></ul><ul><li>Sin darte cuenta de que es falso, lo usas para realizar una compra. </li></ul><ul><li>¿Has cometido fraude? Ante la ley civil si, aunque no hayas sido consciente de ello. Mucho más ante Dios. </li></ul><ul><li>El que te dio el billete, te dice después que se ha dado cuenta de que era falso. </li></ul><ul><li>Debes ir al lugar donde usaste el billete e informarles de ello. Además, debes pagar correctamente tu compra y pedir perdón a Dios. </li></ul><ul><li>Si no lo haces (ahora que conoces tu pecado), no serás perdonado ante Dios. </li></ul>
  7. 7. Si toda la congregación o un individuo en particular cometía un pecado sin darse cuenta, cuando llegase a saberlo debía ofrecer un sacrificio por su pecado.
  8. 8. “ Con soberbia”, literalmente “con mano elevada”, con la intención expresa, rebelándose abiertamente contra la ley divina. proporcionaba expiación para la oposición deliberada a la voluntad y a las órdenes de Dios. El único castigo posible para este tipo de pecados era como ocurrió con el caso del hombre que salió a recoger leña en sábado (“El acto llevado a cabo por este hombre era una violación voluntaria y deliberada del cuarto mandamiento. Era un pecado, no de negligencia, sino de presunción” (Patriarcas y Profetas, cap. 36, pg. 433) ) El sistema de sacrificios
  9. 9. “ Preserva también a tu siervo de las soberbias; Que no se enseñoreen de mí; Entonces seré íntegro, y estaré limpio de gran rebelión”. Salmo 19: 13 Hagamos nuestra la oración de David:
  10. 10. OBJETIVO DE LOS SACRIFICIOS “ Para que […] os acordéis de todos los mandamientos de Jehová, para ponerlos por obra; y no miréis en pos de vuestro corazón y de vuestros ojos, en pos de los cuales os prostituyáis. Para que os acordéis, y hagáis todos mis mandamientos, y SEÁIS SANTOS A VUESTRO DIOS” (Números, 15: 39-40) Dios le proporcionó a cada israelita un recordativo visual que debía llevar siempre consigo: Un cordón azul en la franja del borde de su vestido.

×