Familias en crisis y familias en Cristo

9,141 views

Published on

Conferencia para familias.

Published in: Education, Travel, News & Politics
1 Comment
6 Likes
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total views
9,141
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
29
Actions
Shares
0
Downloads
440
Comments
1
Likes
6
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Familias en crisis y familias en Cristo

  1. 1. 2010 UMEPVíctor y Aura Moreno[Guia de predicacion]Todos estamos de acuerdo que la familia esta en crisis, que alcanza aun a las familias de los cristianos. Algunos quieren resolver sus problemas automáticamente, ignorando que es un proceso a largo plazo llegar a ser una familia en Cristo. Pero no imposible.3314065171259500leftcenter00-2540282575Introducción.Al estudiar las Escrituras somos llamados a ajustar nuestras vidas… a la Palabra de Dios, la misma nos indica el valor que tiene la vida espiritual individual y en familia.Si tenemos individuos, que viven en familias piadosas, eso se reflejara en iglesias piadosas, hoy en día tenemos iglesias sin visión, sin pasión por las almas, y dadas a descalificar a sus autoridades, porque eso es lo que ven en sus casas.El diseño de la familia es un diseño divino, por lo tanto seguimos al pie de la letra las enseñas de las Escrituras, que tiene la Biblia. El beneficio será personal, familiar, la iglesia local, y por supuesto la Asociación de Iglesias.Aquí te compartimos unas notas, que esperamos quete ayuden en la predicación de este trimestre, como siempre nuestra oración es que las notas te sean de edificación personal, te den una ayuda a tu predicación.0Introducción.Al estudiar las Escrituras somos llamados a ajustar nuestras vidas… a la Palabra de Dios, la misma nos indica el valor que tiene la vida espiritual individual y en familia.Si tenemos individuos, que viven en familias piadosas, eso se reflejara en iglesias piadosas, hoy en día tenemos iglesias sin visión, sin pasión por las almas, y dadas a descalificar a sus autoridades, porque eso es lo que ven en sus casas.El diseño de la familia es un diseño divino, por lo tanto seguimos al pie de la letra las enseñas de las Escrituras, que tiene la Biblia. El beneficio será personal, familiar, la iglesia local, y por supuesto la Asociación de Iglesias.Aquí te compartimos unas notas, que esperamos quete ayuden en la predicación de este trimestre, como siempre nuestra oración es que las notas te sean de edificación personal, te den una ayuda a tu predicación.<br />Familias en Crisis y Familias en Cristo.<br />Originalmente este material se preparo para un “seminario para la familia en la Iglesia Evangélica de Santiago,” esperamos que les sea de edificación y bendición.” Víctor Moreno.<br />Introducción<br />Se escucha, frecuentemente en labios de muchas personas la preocupación por el futuro de la familia, y algunos reconocen que la familia tal y como la conocieron, y añadimos nosotros tal y como la estableció Dios, esta en crisis, esta en peligro, esta en vías de extinción.<br />El fin de un concepto:<br />La familia tradicional era una institución permanente: se nace y se muere dentro de ella, sin que la voluntad libre sea definitoria.<br />La familia tradicional era extendida, alcanzaba hasta los abuelos.<br />El carácter más llamativo de la familia nuclear moderna es que es perecedera. La familia se transforma cuando los hijos se independizan al llegar a la mayoría de edad, formando un nuevo núcleo familiar, o cuando se disuelve por la misma decisión libre que la fundó. <br />“El divorcio es la consecuencia lógica de la espiritualización de una unión matrimonial realizada en libertad.”<br />Diagnostico de la Familia Panameña.<br />Las diferentes tipos de familia.<br />La tradicional, (agraria patriarcal) Todos trabajaban para la casa.<br />La Sociedad moderna, El varón trabaja fuera, la mujer queda en casa.<br />La Posmoderna, ambos trabajan fuera.<br />Los asedios que sufre la familia de HOY.<br />-190515875000<br />Existen nuevas composiciones familiares, como las surgidas de divorcios, que generan familias compuestas (la pareja que se une, más los hijos de cada uno) de segundas o terceras nupcias y dan pie a nuevos acuerdos para vivir conjuntamente — ya sea en casas compartidas, parejas homosexuales, experiencias en comunas<br />La familia sufre hoy un terrible asedio que se manifiesta, al menos, en las siguientes agresiones fundamentales.<br />-42545078486000La primera procede de los ataques a la vida y a la dignidad de la persona, que entrañan el aborto y la eutanasia y que no pueden dejar de afectar a la institución que tiene encomendada precisamente la transmisión de la vida. Acabar con la vida en su primera etapa o en la última es, además de un crimen, una agresión a la familia.<br />El segundo ataque, éste a su estabilidad y permanencia, procede de la facilidad del divorcio. El matrimonio es, de suyo, indisoluble. Y no se trata de una cuestión de fe religiosa. Así lo exigen los fines que la familia tiene encomendados y que no se pueden realizar si se trata de una institución efímera. El interés de la familia es más elevado que el de los individuos que la componen.<br />El tercero proviene de la asimilación con ella de lo que es, de suyo, diferente. Tratar lo diferente como si fuera igual es una forma de injusticia. No cabe llamar matrimonio a las uniones más o menos estables entre personas del mismo sexo. Por estrictas razones de principio, el matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer; entre otras razones porque sólo un hombre y una mujer pueden naturalmente procrear. Lo demás puede ser tan respetable como esencialmente distinto.<br />Cuarto La apología de la promiscuidad sexual, entendida equivocadamente como paradigma de la liberación, también constituye una agresión a la familia, pues subvierte lo que es esencial a ella, es decir, la vinculación responsable de la sexualidad con la procreación.<br />Quinto La intromisión del Estado en la educación moral de los menores también entraña una vulneración de los derechos fundamentales de las familias. No es extraño que organizaciones e instituciones que defienden la familia se hayan levantado en contra del adoctrinamiento moral forzoso que entraña una asignatura como Educación sexual. La institución educadora por excelencia es la familia. Al Estado sólo le compete la garantía del ejercicio del derecho a la educación.<br />Perspectiva Bíblica de la Familia.<br />El Proyecto Edén. La familia no es producto de la evolución social de la humanidad. La familia es parte del proyecto divino de establecer la «teocracia»» La soberanía de Dios en la Tierra. Gén 1:26-31<br />Siendo Dios el prototipo del hombre, las tres características fundamentales de su naturaleza santa, han de verse en el hombre. La espiritualidad, la libertad, y la felicidad. Dios quiere ser glorificado por medio de la “copia” por lo tanto lo doto en su ser interior (alma y espíritu) con las tres facultades de la voluntad, la inteligencia y los sentimientos. <br />Dios crea al ser humano como varón y mujer, no como un individuo solitario, sino como dos personas. Sin embargo, al continuar el relato encontramos en Gen 2:24 que los dos no obstante son “uno”.<br />La comunidad que refleja la imagen de Dios es especial: la comunidad de una mujer y un hombre. Cuando Dios eligió crear a la humanidad a su imagen, creó el matrimonio, una familia. La comunidad de la familia constituye un reflejo de la comunidad divina, su identidad vida y poder provienen de Dios.<br />Cuando el Señor Jesucristo estableció la iglesia, lo hizo con el propósito que las personas tuvieran un «aparador», una vitrina, un escaparate del Reino. Nos toca no solo proclamar el Reino sino vivir como miembros del Reino.<br />La familia es fundamental en la colonia del Reino.<br />Sabemos por experiencia, que si tenemos familias fuertes, tendremos iglesias fuertes. La fortaleza de la colonia esta en sus familias. El tema de la familia cristiana no puede hacerse fuera del tema de la iglesia como «La Familia»<br />Desde su fundación la iglesia nace para ser contra cultura, es la cultura del Reino de Dios contra el resto de las culturas.<br />La cultura del reino de Dios no es aceptada por los hombres porque es una cultura sobrenatural, producto del Espíritu Santo en la iglesia, en la familia.<br />Sin el ministerio del Espíritu Santo en la vida de los miembros de la colonia, no se puede vivir el ideal de Dios. Es necesario el ministerio del Espíritu Santo, y el sometimiento al mismo para alcanzar el ideal de Dios.<br />Satanás todavía tiene intensiones malsanas para la familia, para desviarla de su propósito creacional.<br />Las familias cristianas tenemos la responsabilidad de levantar el propósito de Dios para la humanidad. Representarlo a él en este mundo.<br />-507365-259080<br />El Papel del varón en la Familia.<br /> Reconociendo que el papel del varón, es un papel difícil, no imposible nos introducimos en el tema con el auxilio del Espíritu Santo. El varón hoy en día es una especie en vías de extinción.<br />Ataques a la masculinidad.<br /> ¿Por qué estos últimos años hemos visto el triunfo y el avance en la sociedad contra la masculinidad? Es más en una de estas últimas conferencias sobre la familia el debate centra era ¿Para que sirve un papa?. Y resulta que no quedamos bien parados, y que somos innecesarios!<br />Quizás uno de los ataques más violetos es el que ha hecho el movimiento feminista, del cual tenemos que reconocer que es la voz de las mujeres que han recibido el abuso, el maltrato de una mal entendida cultura machista. Obviamente cuando el hombre cayo de la Gracia de Dios, todas las cosas con el cayeron, y su forma de ver a la mujer sufrió un daño, que con el tiempo se convirtió en un abuso insostenible.<br />Pero de eso, a lo que ha llegado ser el movimiento feminista, se aleja de todo reclamo justo, y se convierte en un ataque virulento a lo que es la masculinidad. Con el deseo, no que las comprendamos y las tratemos de acuerdo al diseño divino, sino que promueven una “nueva creación”<br />Es imposible comprender lo que les sucede a nuestros hijos actualmente, tanto a varones como a mujeres, sin considerar la influencia de la ideología feminista. De ella se desprendió un ataque contra la misma esencia de la masculinidad. Todo lo que se había asociado con la masculinidad fue objeto de burla. A los hombres que se mantenían en sus papeles tradicionales y en sus actitudes conservadoras se les llamaba " machos" . Si estúpidamente trataban de abrirle la puerta una dama o querían darle el asiento en los transportes públicos, como sus padres lo habían hecho, les llamaban " cerdos machistas" . Las mujeres se presentaron como víctimas que " no iban a seguir permitiendo su condición" , y se decía que los hombres eran los opresores despiadados que habían abusado y explotado a las mujeres durante siglos. El divorcio alcanzó unas proporciones increíbles, ya que un sorprendente número de mujeres sencillamente empacaban sus cosas y abandonaban a sus esposos y a sus hijos.<br />167195515748000Las comedias televisivas acerca de situaciones de la vida diaria también arremeten contra la masculinidad tradicional como una bola de demolición en contra de un edificio. Después de unos cuantos golpes directos, la estructura comienza a derrumbarse. No existe un solo ejemplo, mientras escribo, de una familia saludable que se represente en un programa de televisión, que incluya un tipo masculino que ama a sus hijos y al cual su esposa lo respeta. ¡Ninguno!<br />Invariablemente, las comedias actuales tienen al menos un personaje homosexual o una lesbiana, que representa un papel comprensivo. Es una fuerza poderosa en la cultura. Uno de los principales objetivos de los activistas homosexuales es influir en la próxima generación y reclutar niños para su movimiento y, si es posible, para su estilo de vida. De todas maneras, las secuelas son devastadoras. ¿Cómo es posible que niños y jóvenes puedan discernir lo que significa ser un hombre heterosexual, y menos un padre dedicado y disciplinado cuando lo único que alimenta sus mentes, noche tras noche, son estas tonterías y sus propios padres no están por ninguna parte?<br />El resultado es que muchos hombres han perdido la brújula. No sólo no saben quiénes son, sino que no están seguros de lo que la cultura espera que sean. [...] Es hora de de que los hombres actúen como hombres:<br /> con respeto, <br />consideración y <br />caballerosidad hacia las mujeres, <br />Pero reaccionando con <br />confianza,<br /> fuerza <br />y seguridad. <br />Algunos <br />Se callan la boca, actuando como marionetas. <br />Otros se han animado con valor a hablar en contra de la influencia feminista, negándose a que los intimiden los defensores de la corrección política. <br />Algunos han atacado, reaccionando con ira y frustración.<br /> Otros se han enrojecido, recurriendo al alcohol, las drogas, el sexo ilícito y otros caminos de escape. <br />Algunos se han evadido, descendiendo a la televisión tonta, a los deportes profesionales y a las actividades recreativas obsesivas. <br />Otros han transigido, convirtiéndose en defensores de la nueva identidad. <br />46183554497070Algunos, sencillamente se han ido, dejando plantadas a sus familias. Sin embargo, hay muchos que parecen plácidamente inconscientes de que han perdido su lugar en la cultura. <br />El resultado es una visión cambiante de la masculinidad con resultados de largo alcance para el futuro de la familia.<br />Voces de las feministas más radicales.<br />El sicólogo de Harvard, William Pollack, dijo que las mujeres consideran que los muchachos son criaturas que pueden " infectar a las niñas con alguna clase de microbio social" <br />William Pollack dijo sucintamente: " Parece terrible decirlo, pero las escuelas mixtas públicas se han convertido en los lugares menos amigables de la tierra para los varones. Todavía puede ser un mundo de hombres, pero con toda seguridad no es un mundo de muchachos”<br />Lo que esto quiere decir es que a los varones, los liberales los ven como alborotadores disfuncionales que crecen para transformarse en hombres egoístas y abusivos. Necesitan que se les " arregle" mientras son pequeños, reordenando su manera de pensar. Y las escuelas del gobierno son los instrumentos designados para enderezarlos.<br />Como padres estamos criando a la siguiente generación de hombres que se conducirán, con honor e integridad, o bien abandonarán todo lo bueno que hayan heredado. Ellos son los puentes hacia el futuro. Las naciones pobladas en su mayoría por hombres inmaduros, inmorales, sin fuerza de voluntad, cobardes y demasiado indulgentes consigo mismos, no durarán mucho. La presencia de un padre, o al menos de otro modelo de referencia masculino responsable, es un componente crítico en la vida de un muchacho. Sin tal influencia, consecuencias desastrosas (tales como homosexualidad) pueden seguir.<br />¿Qué es la verdadera masculinidad?" <br />Ésta es una pregunta compleja, y las limitaciones de espacio me impiden tratar de lleno aquí el tema. Baste decir que las características fisiológicas y emocionales de un hombre son dramática e intrínsecamente diferentes de las de la mujer. <br />Los hombres tienden a ser más agresivos,<br /> más asertivos <br />y más inclinados a liderar. <br />Cuando la psique masculina funciona como debería, es sensible a las necesidades de las mujeres y se inclina a amar a los niños. El temperamento masculino se presta a dos responsabilidades principales: proteger y proveer para su familia.<br />A pesar de que los hombres fueron diseñados por su Creador para realizar estos papeles críticos y únicos, nuestra cultura se mantiene resuelta en su determinación de despojar al hombre de su propia esencia, de lo que significa ser un hombre. Si usted es un padre, le urjo a hacer todo lo que pueda dentro de su poder para modelar una masculinidad sana para su hijo. Y si usted es una mamá soltera, por favor haga todo lo posible para encontrar modelos masculinos sanos que sus hijos puedan imitar, quizás en la iglesia o entre los miembros de su familia. Si deja que las escuelas y los medios de comunicación le enseñen a su hijo lo que significa ser un hombre, usted estará sometiendo a su pequeño a un daño potencialmente irreparable.<br />El varón que Dios diseño como _ esposo.<br />Los hombres somos así por diseño divino, no hay nada malo en ser “varón” es más existe la exhortación bíblica “comportarnos varonilmente” I de Corintios 16:13.<br />Noten: dice Juan Calvino: " Algo se tomó de Adán, con el propósito que el pudiera abrazar con mas grande amor, una parte de sí mismo. Él perdió, entonces una costilla; pero en vez de la costilla, recibió como recompensa algo mucho más grande, puesto que recibió una fiel compañera de vida. Ahorra el, quien se había visto incompleto, se completa en su esposa.<br />El mandato bíblico en cuanto al varón con su esposa es “amarla” gracias a Dios el mandato no es entenderlas.<br />Según 1 Pedro 3:7<br />I. Dios quiere que el marido viva sabiamente con su esposas, dándole honor, como a vaso más frágil y como coheredera de la gracia de la vida.<br />A. Este versículo, uniendo la nueva idea con lo que mencionó anteriormente desde el versículo 1, empieza con la palabra igualmente en vez de asimismo por dos razones:<br />1. Porque el matrimonio es una calle de doble sentido. Dios les da instrucciones a los dos, porque los dos requieren ser instruidos.<br />2. Porque la instrucción que Dios da al marido no es la misma que le da a la esposa. Dios no le dice al marido que se sujete a su esposa, sino que viva sabiamente con ella.<br />a. En dos versículos del Nuevo Testamento, Dios le indica a la esposa que se sujete a su marido (Efesios 5:24 y 1 Pedro 3:1).<br />b. Dios no le dice al marido que se sujete a su esposa porque Dios quiere que el marido sea el líder en el hogar. Sin embargo, para asegurar que el liderazgo del marido sea el correcto, en Efesios 5:25-33 Dios le manda al marido que ame a su esposa como Cristo amó a la iglesia y se entregó a sí mismo hasta la muerte por ella, v. 25. <br />Debe amarla como a su mismo cuerpo, v. 28<br />Debe amarla como a sí mismo, v. 33<br />B. En 1 Pedro 3:7 Dios enseña al marido que viva sabiamente con su esposa. Dándole honor (respeto), como a vaso más frágil. En vez de despreciarla, el marido ha de darle honor. En vez de faltarle al respeto, el marido ha de respetarla.<br />1. El marido le da honor a su esposa reconociendo las diferencias físicas que tienen el hombre y la mujer.<br />Por esto el varón (a) no ha de ser perezoso ni ha de esperar que la mujer haga trabajos rudos, como algunos tienen por costumbre hacer. Por esto el varón <br />(b) ha de hacer el trabajo más pesado, y si es posible, que la esposa se dedique al cuidado de los hijos y los quehaceres de la casa.<br />2. El marido le da honor a su esposa reconociendo que Dios ha creado al varón con más estabilidad hormonal que la mujer (con las consecuencias que esto tiene en sus emociones).<br />4. Si el esposo no vive sabiamente con su esposa, dándole honor, sus oraciones tendrán estorbo<br />1. Porque no habrá paz en casa.<br />2. Porque no tendrá una relación buena con su esposa, es decir, una relación:<br />Que anima<br />Que atrae<br />Que muestra aprecio<br />Que es de amor<br />Conclusión<br />¿Cómo empiezan las discusiones en la pareja? Por la falta de comunicación y de entendimiento.<br />¿Quién ha de prevenir las discusiones entre la pareja? Ambos, conociéndose, comprendiéndose, sabiendo las diferencias básicas y respondiendo sabiamente de acuerdo a ellas. Pero especialmente, Dios espera del varón sabiduría para liderar con amor a su esposa. ¿Cómo? Respondiendo sabiamente en momentos de tensión.<br />Apéndice A.<br />“Tú nunca me dices que me amas,” una esposa triste se quejaba con su esposo; a lo que éste respondió: “yo te dije que te amaba el día en que nos casamos y no he cambiado de opinión, así que, no veo la razón de estarlo repitiendo.”<br />Nos podemos sonreír con la historia anterior. Sin embargo, estoy convencido de que muchos esposos no comprenden lo importante que es amar a sus esposas y cómo demostrarles ese amor. El romanticismo no es un asunto de mujeres sino que debería ser la prioridad de los maridos. En las Escrituras, Dios les ordena a los esposos que amen a sus esposas:<br />“Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha. Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia” (Efesios 5:25-29).<br />El pasaje anterior en la carta a los Efesios, habla sobre el papel del hombre en el matrimonio. El hombre demuestra que es la cabeza del hogar al amar a su esposa. Es importante notar que la clase de amor que Dios les pide a los maridos va más allá de lo que la sociedad comúnmente entiende por “amor.” El amor que un esposo debe tener por su esposa presenta dos características únicas:<br />1. Es un amor sacrificado. Jesucristo amó a la iglesia al punto de dar su vida por ella. Jesús entregó su vida voluntariamente. La prueba máxima de que Dios nos ama es que Cristo murió por nosotros aun cuando no lo merecíamos (Ro. 5:8). Jesucristo es el estándar del amor que los esposos necesitan tener por sus esposas. Yo debo estar dispuesto a morir por mi esposa y amarla como a mí mismo.<br />2. Es un amor santificado. El amor de un esposo debe ser puro. Los maridos deben amar exclusivamente a sus esposas y mantener la relación sin mancha. Nuevamente Jesucristo es el modelo de esta clase de amor. La relación entre Cristo y su iglesia nos muestra el nivel de santidad que la relación matrimonial debe tener.<br />Así mismo, los esposos debemos tratar a nuestras esposas con cariño y delicadeza. En 1 Pedro 3:7 encontramos un resumen de lo importante que es comportarnos adecuadamente con nuestras esposas: “Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a un vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo.”<br />La relación entre esposos es un reflejo de su relación con Dios. De hecho, un marido no puede relacionarse correctamente con Dios si no ama y cuida a su esposa. Tristemente, en el ministerio cristiano se encuentran líderes que descuidan a sus esposas por estar sirviendo al Señor. Sin embargo, de acuerdo al pasaje anterior, es imposible servir adecuadamente a Dios si no honramos a nuestras esposas. La efectividad de nuestras oraciones se relaciona directamente con el amor que tenemos por nuestras esposas. Ahora bien, ¿cómo mostrarle a su esposa que la ama? Aunque la pregunta pareciera compleja, la respuesta es simple, ¡pregúntele! Recuerde que su enfoque debe estar en su esposa y no en lo que la sociedad dicta. Cuando le pregunte a su esposa qué la hace sentir amada, escuche con atención y haga lo que ella dice. Su matrimonio y su relación con Dios se lo agradecerán.<br />Tomado de Baptist Press News: www.bpnews.net Usado con el permiso del autor.<br />Los padres no deberían sorprenderse de haber creado un monstruo.<br />Si les enseñamos a nuestros hijos desde una edad temprana que el mundo gira alrededor de ellos, este es el resultado. <br />Si los niños no aprenden tempranamente a mostrar respeto por los adultos, probablemente nunca lo harán. Y esta actitud se demostrará en primer lugar hacia sus madres.<br />Yo no sé por qué están tan sorprendidos. Ellos se están comportando exactamente como les hemos enseñado a comportarse. Si usted interrumpe cada conversación entre adultos para hablar con sus hijos ¿Acaso ellos no pueden esperar unos cuantos minutos?), si usted (o su niñera) saltan para traerles cualquier alimento que ellos señalan, si ellos lo comen con completa indiferencia causando un desorden, si los asientos de ellos tienen precedencia frente a las necesidades de alguien mas, entonces este es el resultado final. Así como el Dr. Frankestein, no deberíamos sorprendernos de haber creado un monstruo – o dos.<br />Pero, ¿cómo ocurre esto?<br />Puede ser que debido a que amamos tanto a nuestros hijos, nuestra respuesta instintiva es darles – sin preguntarnos si esta entrega es realmente buena para su carácter.<br />Puede que inicialmente decir " sí" parezca más fácil que decir " no" . Hasta que vemos a donde lleva la falta de disciplina y nos damos cuenta que unos cuantos pequeños " no" , nos hubieran ahorrado algunos grandes " no" más tarde.<br />Puede ser que estamos demasiado ocupados siendo amigos de nuestros hijos como para ser sus padres. Puede ser que no tenemos buenos modelos de conducta, que nosotros también somos malcriados y excesivamente consentidos, que al pensar que el mundo gira alrededor nuestro, el próximo paso lógico es pensar que gira alrededor de nuestros hijos.<br />¿Todas las anteriores? ¿Alguna combinación? ¡Mira como la infancia nos moldea! (¡incluso las pruebas de alternativas nos persiguen por siempre!) <br />Cualquiera sea la causa, el resultado es un desastre. El sentido de derecho puede dominar y distorsionar sus vidas por completo. Hay una frecuente mención en la sección económica de los periódicos acerca de una generación que fue criada con esta actitud, esta generación realmente está luchando en el lugar de trabajo. Se presentan frente a los posibles empleadores con expectativas y demandas en vez de suplicas y peticiones. Ni siquiera se dan cuenta de que tienen algo que aprender, de que su jefe tiene algo que enseñarles.<br />A pesar de que ya dejamos de lado el concepto Freudiano de culpar a la madre por todo, este problema existe hoy en día en relación a los padres en conjunto. Le hemos enseñado a nuestros hijos a tomar en vez de entregar, a desear en vez de apreciar, a sobrevalorarse a ellos mismos y a desvalorizar a sus padres y maestros.<br />Y no solamente en el lugar de trabajo. Todas las relaciones serán impactadas negativamente por esta actitud de " yo voy primero" , (si es que existen relaciones del todo). Puede parecer trivial pero comienza con el supuesto de que el derecho de un niño de tres años sobre un asiento tiene precedencia sobre el de una persona de 50...<br />RESUMEN DE PUNTOS CLAVES<br /> * Intenten presentar una sola voz, un único criterio, a sus hijos.<br /> * No dejen que los niños recurran al otro padre luego que un padre ya les dio una respuesta.<br /> * Eviten el problema anterior diciendo, " Lo discutiré con tu padre/madre" .<br /> * No estén en desacuerdo o discutan frente a los niños sobre temas de educación. Resuélvanlos en privado.<br /> * Den a los niños un motivo para su decisión pero no les permitan que los arrastren a una discusión sobre ello.<br /> * Prueben la técnica del " disco rallado" . En esta conversación, la madre da una razón y luego para. Ella no se deja arrastrar a una discusión o pelea la hija intenta hacer cambiar de opinión a su madre, pero esta tiene éxito en mantener su posición a través de la repetición de que ellos ya han tomado una decisión.<br /> * Anticipen futuras situaciones problemáticas y comiencen a discutirlas ahora.<br />Autoridad es una palabra políticamente incorrecta para muchos de nosotros, pero está viva y vigente en el cristianismo. De hecho, todo en el cristianismo descansa bajo el concepto de la autoridad – la autoridad de Dios, de la Biblia tribunales de justicia, maestros y padres.<br />La autoridad es algo bueno. Los niños necesitan crecer de una manera sana. Ellos prosperan con el hecho de tener padres que están a cargo, poniendo reglas y repartiendo consecuencias. Por supuesto que los padres tienen que ser amorosos y tienen que ser figuras de autoridad justas para crear una relación sana, pero los niños quieren padres que estén en control. Sin importar cuanto intenten dirigir el espectáculo, los niños realmente no quieren estar a cargo. Ellos tienen claro que no saben lo suficiente y para sentirse a salvo, seguros, y amados ellos necesitan padres que puedan hacerse cargo con seguridad.<br />Los niños ven a sus padres como figuras de autoridad. Desde la perspectiva de un niño, los padres son como Dios. Son omnipotentes y omniscientes. Ellos se preocupan por nosotros, nos alimentan y nos visten. Ellos nos protegen de todo daño.<br /> La falta de respeto por la autoridad hace que muchas escuelas se transformen en lugares peligrosos y temibles.<br />Como una extensión de esto, los niños necesitan maestros, directores y otras figuras de autoridad para que les provean orden y seguridad en su mundo. Muchos niños se sienten inseguros yendo a las escuelas hoy en día. Niños abusadores, y aquellos que portan armas, parecen no temerle a nadie. La falta de respeto por la autoridad impregna a muchas escuelas y las transforma en lugares peligrosos y temibles.<br />A medida que un niño madura, se da cuenta de que sus padres no son todopoderosos ni lo saben todo. De hecho, ¡ellos no son todo lo que el niño se imaginó que eran! Sin embargo, si los padres fueron exitosos en sus tareas, han preparado al niño para entrar en una relación con Dios. El niño comprende el concepto de autoridad. Él ha tenido la experiencia de someterse a la autoridad de sus padres y permanecer bajo sus reglas. Sin ellos él se ha sentido indefenso por un período significativo de su vida. Él reconoció que ellos tienen el poder de protegerlo y de poner orden en su vida. El niño está ahora listo para llevar esta experiencia a un nivel superior.<br />Aprendiendo Acerca de Dios a través de Nuestros Padres<br />La relación padre-hijo existe para enseñarnos acerca de nuestra relación con Dios. El concepto de Dios es abstracto, por lo tanto, Dios nos da una relación terrenal paralela que nos permite aprender acerca de quién es Él y como Él se relaciona con nosotros. Aprendemos acerca del amor y la compasión incondicional gracias a nuestros padres. Aprendemos que significa existir dentro de una relación dependiente y relacionarnos con figuras de autoridad, quienes ponen reglas para nuestro beneficio.<br />Los seres humanos son los únicos seres vivos que son creados con un nivel de dependencia elevado respecto a sus padres y por un período muy largo de tiempo. Dios lo diseñó de esta forma para que podamos entender la extensión de nuestra completa dependencia respecto a Él.<br /> Cuando los hijos honran a sus padres, es considerado como si honraran a Dios.<br />Parte de nuestro rol como padres es llevar a nuestros hijos desde su inicialmente inmaduro concepto de padres que parecen omnipotentes a una madura relación con Dios mismo. Con este propósito, Dios da a los padres una autoridad que es similar a la Suya. De hecho, los sabios judíos dicen que cuando los hijos honran a los padres, es considerado como si honraran a Dios mismo (Talmud, Kidushin 30b).<br />Pero no son solamente los niños quienes necesitan autoridad. Todos la necesitamos. Todos necesitamos sentir que vivimos en un mundo ordenado con las personas indicadas a cargo. La razón por la cual muchos de nosotros sentimos tanta ansiedad, es porque a menudo sentimos que no podemos confiar en las personas que están a cargo. Es muy doloroso escuchar historias de policías que golpean a personas inocentes, oficiales de gobierno que toman contribuciones ilegales para sus campañas y presidentes que mienten bajo juramento. No podemos sentirnos seguros en un mundo en el que no hay autoridades que respetar o en las que confiar.<br />Necesitamos un gobierno que establezca leyes sensibles que la gente siga. Imaginen un mundo sin ley. El Rabino Janina dijo: " Reza por el bienestar del gobierno, porque si la gente no le temiera, una persona se tragaría a su compañero vivo" (Pirkei Avot 3:2). La adherencia a la ley y al orden es vital para nuestra seguridad y nuestro bienestar.<br />Dios es Nuestra Máxima Autoridad<br />Dios, por supuesto, es nuestra máxima autoridad. Él es nuestra única seguridad. Sabemos que no podemos confiar totalmente en nadie más. Tanto como los niños necesitan padres amorosos que establecen reglas por su bien, nosotros necesitamos a Dios. Las leyes de Dios ordenan nuestro mundo. Nos hacen saber que es lo que se espera de nosotros. Sabemos cuales son los límites y que hay consecuencias a nuestra conducta. También sabemos que somos demasiado limitados en nuestra inteligencia para estar dirigiendo el mundo. Hacemos nuestro mejor esfuerzo para contribuir a la sociedad y mejorar lo que podemos, pero finalmente estamos contentos de que Dios sea quien está a cargo.<br />Una de las principales tareas de un cristiano es aceptar la autoridad de Dios. Comprender este concepto es tan crítico para un cristiano que <br />Que reconocemos que es el Rey y Aceptamos que estamos viviendo en Su universo y que no podemos ni siquiera dar un respiro sin Su consentimiento. Aceptamos que no tenemos existencia independiente de Él y de Su voluntad.<br /> Hay un Dios, Él tiene el control. Le debo todo a Él y soy totalmente dependiente. Dios es mi Rey. Es una lucha constante. Someterse a la autoridad de Dios es difícil. <br />Nosotros los padres tenemos una gran responsabilidad en determinar la futura relación de nuestros hijos con Dios. Como utilizamos nuestra autoridad tendrá un impacto importante en como ellos se relacionarán con todas las figuras de autoridad y finalmente con Dios. Necesitamos utilizar nuestro poder sabiamente, proveyendo cuidados y amor, límites claros y consecuencias justas. Hacemos daño al ser negligentes y no proveer una estructura segura en la que nuestros hijos puedan crecer. Si nuestras reglas son arbitrarias o estamos en una escalada de poder con nuestros hijos, los resultados pueden ser desastrosos.<br />La mayoría de los padres son, por supuesto, menos que perfectos y muy pocos son descaradamente abusivos. Hijos de padres injustos, excesivamente autoritarios o abusivos es muy probable que tengan desafíos especiales en aprender a relacionarse con Dios y aceptar Su autoridad. De hecho, las personas que tienen problemas en encontrar una relación con Dios a menudo lo atribuyen a problemas con sus padres.<br />Necesitamos trabajar duro para convertirnos en el tipo de personas que nuestros hijos puedan respetar y quieran escuchar. Debemos preguntarnos donde estamos fallando y cómo podemos mejorar. Debemos saber que siendo una figura de autoridad más cariñosa podemos posiblemente estar abriendo puertas para el crecimiento espiritual de nuestros hijos.<br />Cómo enseñar positivamente a los niños a honrar y respetar a sus padres. <br />El mandamiento de honrar a los padres está realmente dividido en dos grupos de leyes: Aquellas que demuestran honor y aquellas que demuestran respeto. Sin embargo, es difícil relacionarse con estos términos – “honor” y “respeto” – en nuestra sociedad moderna y democrática, ya que ambos implican jerarquía de algún tipo.<br /> De hecho, esto es precisamente lo que (honrar a los padres) implica: jerarquía. Al actuar como si existiera una diferencia entre hijos y padres, el hijo llega realmente a vivenciar esa diferencia.<br /> El cristianismo plantea que los hijos y los padres son iguales en su valor humano pero distintos en su estatus.<br /> El padre es el representante de Dios en la tierra. El padre es responsable de enseñar los valores al hijo y la forma apropiada de vivir. A un hijo que honra a sus padres se le considera como que honrara a Dios mismo, que nos da la vida y nos dirige.<br /> En la familia cristiana los padres asumen el rol de liderazgo. Puede ser que no siempre estén en lo correcto y ciertamente no son perfectos, pero ellos están a cargo. Ellos harán lo mejor posible para guiar a sus hijos por el camino correcto.<br /> el enseñar a nuestros hijos cómo honrar a sus padres, les estamos dando herramientas que les ayudarán a garantizar el éxito en sus relaciones durante toda su vida.<br /> <br />Leyes de Respeto<br /> <br />Las leyes de respeto nos exigen – sin importar nuestra edad – que tratemos a nuestros padres de la forma en la que trataríamos a un rey o una reina. Las leyes mismas son simples de cumplir pero su impacto en el desarrollo de la personalidad de un niño es enorme, tal como veremos más adelante.<br /> <br />Aquí está el informe básico de las leyes:<br /> * No te sientes en la silla de tus padres.<br /> * No llames a tus padres por su primer nombre – utiliza un título como “Mami” o “papi” “apa”<br /> * Siempre debes utilizar un tono agradable de voz cuando le hables a tus padres.<br /> * Evita interrumpir cuando tus padres están hablando.<br /> * No contradigas de forma directa a tus padres (puedes preguntar en forma respetuosa si es necesario).<br /> * No corrijas o avergüences a tus padres.<br /> * No discutas con tus padres.<br /> * No desobedezcas a tus padres.<br /> * No confirmes la opinión de un padre que está hablando con otra persona.<br /> * No empieces a comer antes de que tus padres lo hagan.<br /> * No te retires sin el permiso de tus padres.<br /> * No despiertes a tus padres a menos que ellos te lo pidan.<br />Leyes de Honor<br /> <br />Las leyes de honor nos enseñan – sin importar nuestra edad – a comportarnos de la forma como se comporta un sirviente delante de su jefe. Podemos ver a partir de las leyes que actuar de esta manera demuestra honor a aquél que tiene un estatus mayor:<br /> * Busca oportunidades de servir y ayudar a tus padres (por ejemplo: deja que se sienten mientras tú les traes comida).<br /> * Preocúpate de levantarte y saludar a tus padres cuando entren a la casa.<br /> * Escolta a tus padres cuando se van (di “hasta luego”). <br /> * Donde haya sólo una silla, ofrécela a tus padres en vez de tomarla para ti.<br />Inculcando en la Casa<br /> Todos estos comportamientos enseñan a un niño habilidades de relación esenciales. Cuando un niño practica estos comportamientos por 20 años con sus padres, él adquiere una conciencia profunda de la sensibilidad interpersonal. <br />Enseñarles a no interrumpir a los padres ayuda también al niño a aprender humildad – la característica del carácter que es más preciada en todo el cristianismo. La humildad nos permite aprender de otros (en vez de ser el “sabelotodo”), nos permite reconocer nuestros errores (en vez de necesitar estar siempre en lo correcto) y nos ayuda a entender a los otros de una mejor manera (en vez de ver las cosas sólo desde nuestra perspectiva). Es una cualidad que nos hace queribles y agradables. Al tener que esperar un poco, un niño debe reconocer que él no es el único con necesidades. Sus padres también tienen necesidad de comunicarse entre ellos. Incluso un niño muy pequeño puede empezar a desarrollar la sensibilidad a los sentimientos de otros al aprender a no interrumpir a sus padres.<br /> Vamos a suponer que la familia siguió la regla de esperar a que los padres empiecen a comer. Mamá hace la cena, la sirve y se sienta. Todos, incluyendo al papá, esperan a que ella levante su tenedor para dar el primer bocado. Todos, incluyendo a los niños pequeños, logran sentarse en frente de sus platos llenos y realmente esperar algunos minutos hasta que mamá termine de servir la comida. Ellos esperan porque respetan a esta tan importante persona<br /> * Autocontrol (él realmente tiene que esperar antes de lanzarse a comer su comida incluso si está “hambriento”).<br /> * Humildad (él no es la persona más importante en la mesa).<br /> * Agradecimiento (mamá hizo la comida la sirvió y merece reconocimiento).<br /> * Sensibilidad (mamá no quiere quedarse fuera, no quiere que la vean como la persona que hace todo el trabajo pero que no es lo suficientemente importante como para ser parte de la comida).<br /> * Cuando un niño espera hasta que sus padres empiecen a comer, está en el camino a convertirse en el tipo de persona que piensa en los otros. Esto le ayudará a ser un mejor hijo, un mejor amigo, un mejor esposo y dondequiera una mejor persona. <br /> Honrar a los padres le ayudará a ser un mejor hijo, un mejor amigo, un mejor esposo y una mejor persona.<br />Así como con todas las leyes de honrar a los padres, depende de los padres enseñarlas y reforzar las nuevas conductas. Enseñar puede ser hecho en cualquier momento agradable. (“los niños deben esperar antes de comer que sus padres lo hagan y los invitados deben esperar a sus anfitriones – se llama 'buenos modales'”).<br /> Luego, de la misma forma como motivan otros comportamientos deseables, los padres deben tratar de encontrar a los niños haciendo lo correcto. Pueden alabar grandemente y motivar e incluso premiar los comportamientos con sonrisas, palmaditas en la espalda, dulces o regalos. Utilizando técnicas que hagan sentir bien al niño, los padres van a descubrir que sus hijos realmente disfrutan aprender y cumplir el mandato de honrar a los padres. A los niños pequeños los mandamientos les van a parecer naturales y fáciles de hacer. Los niños mayores que han hecho cosas diferentes en su primera década de vida, van a necesitar de entendimiento y paciencia de parte de los padres – los viejos hábitos son difíciles de desarraigar.<br /> El enojo no tiene lugar en el programa de instrucción de un niño mayor. En vez, la motivación amable y el reconocimiento positivo ayudan al niño y a los adolescentes a querer mostrar respeto. Interesantemente, los niños realmente se sienten bien cuando hacen estos mandamientos cuando actúan dignamente se sienten dignos. En vez de sentirse agobiados por las responsabilidades agregadas, los niños se sienten aliviados y con un profundo sentimiento de seguridad - se siente correcto tratar a los padres con respeto. Se siente bien ser un cristiano.<br /> <br />Peligro para las mujeres hoy.<br />Del Paraíso Original al Siglo XXI<br />Por Aura de Moreno.<br />El mundo tiene bastantes mujeres duras, se necesitan mujeres que sean tiernas. Hay bastantes mujeres bastas; se necesitan mujeres que sean amables y bondadosas. Hay bastantes mujeres groseras; se necesitan mujeres que sean refinadas e inteligentes. Ya tenemos bastantes mujeres de fama y fortuna; necesitamos más mujeres de fe. Ya tenemos bastante codicia; necesitamos más bondad. Ya tenemos bastante vanidad; necesitamos más virtud. Ya tenemos bastante popularidad; necesitamos más pureza. <br />Según vemos en la Biblia, el estado ideal de la primera pareja humana duró muy poco, pues ni siquiera habían tenido su primer hijo cuando por cierto, por iniciativa femenina, el pecado irrumpió para alienar ese estado idílico y comenzar a dejar su influencia en la cosmovisión que de ahí en adelante se iría desarrollando.<br />Apenas entró el pecado, las relaciones varón-mujer dejaron ver la secuela del pecado. Acusaciones mutuas, evasión de responsabilidad y la carga de los roles de cada uno, que hasta ese momento habrían sido lo más natural. A la mujer se le enfatiza su rol de sujeción y al varón los sufrimientos agregados a su rol de líder y proveedor. <br />De eso han pasado miles de años. A través de la historia, la familia, que es establecida por la relación personal básica de un varón y una mujer. No vamos a hacer un recuento histórico tan largo. Lo cierto es que todos actualmente, desde los políticos hasta los religiosos pasando por los científicos sociales y otros, admiten que estamos en medio de una crisis familiar.<br />En Panamá, según las estadísticas la tasa de divorcios va aumentando cada año, a pesar de que la tasa de matrimonios se mantiene; es decir, menos gente se está casando y más gente se está divorciando. Aún en las iglesias evangélicas, donde décadas atrás, talvez había mujeres solas, producto de una experiencia previa a su conversión, pero los que estaban en pareja se mantenían. Actualmente se oye cada vez más de divorcios entre los evangélicos, aun los que ostentan cargos de liderazgo.<br />Otra evidencia de la crisis familiar son los hijos abandonados, malcriados e incluso maltratadores.<br />A pesar de que muchos estamos viendo de cerca o en carne propia los estragos de una vida alejada de la Palabra de Dios, aunque la leamos e incluso la enseñemos en teoría. Sé que la causa última es que estamos siendo desobedientes a la Palabra de Dios. Pero ¿cómo hemos llegado a ello? ¿Qué trasfondo existe que nos hace sentir más cómodas actuando y pensando en forma contraria a la Palabra de Dios?<br />Generalmente asistimos a la iglesia, decimos creer en la Biblia como la Palabra de Dios, pero a la hora de tomar decisiones, tomamos las mismas decisiones que tomaría una persona que no conoce la Biblia en absoluto. El trasfondo es complejo, pero quisiera enfocar un aspecto que ha afectado sobre todo a las mujeres. Esto es la filosofía del feminismo. Lo que leímos en la introducción no es más que el resultado de la infiltración de esta filosofía en todos los niveles de la sociedad.<br />Quiero compartir algunas porciones de un escrito sobre la influencia del feminismo en la familia.<br />El Impacto del Feminismo en la Familia <br />http://www.jeremiahproject.com/prophecy/feminist2.html<br />Gloria Steinem pronunció el grito de Guerra, “Nosotras no queremos destruir el capitalismo,” decía ella, “nosotras deseamos derribar todo el (maldito) patriarcado.”<br />Cuando el movimiento feminista se volvió fanático y feo en las décadas de 1960 y 1970, el enfoque comenzó a cambiar de la reforma a la igualdad de oportunidades. Las líderes feministas, malhumoradas, militantes, agresivas y enojadas con su suerte en la vida particular lanzaron programas que eran anti Dios, anti capitalismo, anti familia, anti nacimiento, anti heterosexual y fomentaron un odio virulento contra cualquier cosa que tuviera que ver con varones. Ellas ya no deseaban igualar el status de las mujeres sino irreversiblemente, alienar a las mujeres de los varones y viceversa. <br />" La invención de la paternidad es una religión gigante llamada Cristianismo.” - Jill Johnston en Lesbian Nation<br />Los valores de familias tradicionales y hogares ya no son respuestas aceptadas para las preguntas ¿quién soy?” “y “¿para qué estoy aquí?” El propósito preeminente para algunas mujeres ha llegado a ser sus carreras, y ellas decidieron contra los valores del hogar y la familia.<br />Tomado por izquierdistas radicales comprometidos con el adulterio, lesbianismo y la perpetuación del “egoísmo” sobre la maternidad y la familia, el movimiento de mujeres dirigido por la Organización Nacional de Mujeres (NOW), se convirtió en un complemento del Partido Demócrata. El Partido Demócrata dejó a millones de evangélicos y cristianos pro familia cuando dio un tumbo hacia la izquierda bajo George McGovern y sus sucesores. Durante la década de 1970 el partido Demócrata abandonó su base centrista pro familia y se convirtió en cautivo de los intereses especiales de la izquierda radical, incluyendo los feministas, ambientalistas extremos y activistas de los derechos de los homosexuales. <br />Las feministas radicales vincularon las causas marxistas entre sí, al escribir, “ Nosotras queremos destruir los tres pilares de clases y una sociedad de castas; la familia, la propiedad privada, y el estado.”<br />[Peter Collier and David horowith, Deconstructing the Left: From Vietnam to the Persian Gulf, 1991].<br />Las preocupaciones en las recientes convenciones nacionales han sido golpear a los hombres del grupo Guardadores de Promesas y luchar por los derechos de las personas “transgénico” que podrían ser cualquier cosa, desde hermafroditas hasta personas que están esperando cirugías para cambio de sexo.<br />Para alcanzar sus metas, organizaciones terroristas como la Organización Nacional para Mujeres, Paternidad Planeada, la Asociación Nacional de Educación, y el Pueblo por el Estilo Americano, el Conclave de Gay y Lesbianas y su tipo se han presentado para ser campeones del sexo desenfrenado, derechos homosexuales, aborto por pedido, mientras atacan las creencias cristianas organizaciones conservadoras y todas las estructuras de la familia tradicional de los Estados Unidos. <br />Disolviendo la Familia<br />Betty Frieman, fundadora de NOW, se refirió a la vida de la familia tradicional como un “cómodo campo de concentración” del cual las mujeres necesitan ser liberadas. Sheila Cronan, una las líderes más respetadas del movimiento feminista y conferencista dijo, “Ya que el matrimonio constituye esclavitud para las mujeres, es claro que el movimiento de mujeres debe concentrarse en atacar el matrimonio.” <br />Comenzando en 1960s and 1970s ellas lanzaron un asalto total sobre las leyes honradas por tiempo en nuestra nación que protegían la unión matrimonial. El divorcio fue presentado como un camino fácil para el frustrado, desanimado o aventurero <br />Mel Krantzler, escribiendo en Creative Divorce (Divorcio Creativo), declare: “Decir adiós es decir hola… hola a una nueva vida, a un nuevo yo más libre, más seguro en si mismo. Hola a nuevas formas de ver el mundo y de relacionarse con la gente. Tu divorcio puede volverse lo mejor que te haya sucedido.” Esta fue una opinión profesional ampliamente sostenida casi por una década. <br />Dentro de pocos años, ellas y sus aliados de la izquierda radical tuvieron éxito en cambiar en todos los Estados Unidos los estatutos de causa de divorcio y reemplazarlos con lo que es llamado Divorcio sin falta. (¿De común acuerdo?) Esto era entendido como un esfuerzo para asegurar a las mujeres los derechos y protecciones sociales, económicas y políticas que los hombres siempre habían gozado. Una avalancha de estudios pseudo científicos aseguró a los padres que los niños eran resistentes y se recuperarían rápidamente de los efectos del divorcio. <br />En su cello ellos también despojaron a las mujeres, especialmente las madres con niños, de muchas de las protecciones legales y económicas que siempre habían gozado en esta nación, creando así una nueva clase baja en la sociedad americana: las amas de casa abandonadas. <br />El número de amas de casa desplazadas creció 28% entre 1975 y 1983 hasta más de tres millones de mujeres. Otro 20 % de incremento de 1983 a 1988 aumentó ese número hasta más de cuatro millones. Un asombroso 61% de esas mujeres repentinamente dejaron solos a sus hijos que tenían menos de diez años en el hogar. A menudo sin habilidades de trabajo y desamparadas, sin pensión alimenticia o sostén para sus hijos, tanto como el 70 % de estas mujeres hicieron menos de diez mil dólares al año, y 50 % eran empleadas con el salario mínimo o menos. Es por lo tanto, comprensible por qué el 75 % de todos los estadounidenses que viven debajo del nivel de pobreza en los Estados Unidos son mujeres y sus niños. [Sylvia Ann Hewlett, A Lesser Life: The Myth of Women's Liberation in America (New York: William Morrow, 1986)]<br />La Amenaza de los Guardador de Promesas para NOW<br />Un millón de hombres dispuestos a poner a sus esposas y familias primero es muy alarmante para la temible Organización Nacional de Mujeres (NOW). Los hombres de Guardadores de Promesas prometen amar a sus esposas, sus hijos y vecinos como a ellos mismos, guardando las enseñanzas de Jesucristo, de acuerdo al Nuevo Testamento. La razón por la que esto debe ser amenaza para Patricia Ireland y otros de su calaña es evidente. Uno solo tiene que ver sus estilos de vida para la respuesta. Los no cristianos no tienen comprensión del plan de Dios para sus vidas. Lo que ellos realmente tienen es mucho temor en cuanto al tema. <br />En años más recientes el feminismo se ha vuelto más a una lucha por los derechos del aborto, de las lesbianas y de los ambientalistas y la hechicería. Su preocupación por la paga igual, asertividad y la expresión de la individualidad de cada uno es pasada. En su lugar son mujeres instaladas en la amargura, el odio y el resentimiento. <br />Es atemorizante para Ireland y para Karen Taggart de Vengadoras Lesbianas DC (DC Lesbian Avengers), de Washington, quienes dijeron en cuanto a los Guardadores de Promesas, “Nosotras les mostraremos que las lesbianas estamos por todas partes. Les mostraremos que las lesbianas tienen super poderes.” Taggart está verdaderamente temerosa de que los hombres de Guardadores de Promesas hayan dado un golpe a ese tal super poder, que haya hecho irrelevante su mensaje para las mujeres.<br />¿Qué es exactamente lo que los Guardadores de Promesas prometen, que está amenazando a NOW?<br />Los Guardadores de Promesas prometen:<br />Honrar a Jesucristo y su Palabra. <br />Promover relaciones con otros hombres, que se provean mutuamente, fuerza espiritual para mantener sus promesas. <br />Practicar la pureza espiritual, moral, ética y sexual. <br />Construir matrimonios y familias fuertes a través de valores bíblicos, amor y protección. <br />Apoyar a su iglesia. <br />Traspasar las barreras raciales y denominacionales. <br />Influenciar al mundo con el testimonio y obediencia, amor a Dios y a su prójimo como a ellos mismos.<br />Militantes feministas buscando los poder descubrieron que la mejor forma de ejercitar su control era el área de la reproducción. El aborto se convirtió en la única avenida más grande para las mujeres militantes ejercer su búsqueda por el poder y avanzar su creencia de que los hombres no son necesarios. Ellas no necesitan a los hombres para ser felices. Ellas ciertamente no desean varones para que puedan ejercer cualquier control sobre ellas. El mensaje real del episodio de Murphy Brown, “Dan Quayle” fue que las mujeres no necesitan a los hombres. No deberían desearlos, y que la total satisfacción y felicidad puede ser alcanzada sin hombres o maridos. Así el aborto se convirtió en el ultimo símbolo de la emancipación de las mujeres del poder e influencia de los hombres. Con los hombres excluidos de la última decisión del proceso de hacer decisiones respecto al futuro de la vida en el vientre, ellos están reducidos a su propio, rol inferior.<br />Las feministas de género se reunieron en Beijing China en 1995 para la Cuarta conferencia Mundial de las NU para las Mujeres. El documento de Beijing, cuyo texto fue fuertemente influenciado por Bella Abzug y otras feministas radicales, incluye más de 200 referencias a “género” en varios contextos, es decir, “igualdad de género,” “una perspectiva de género dominante,” “diversidad de género,” etc. Sin embargo, “esposo2 y “esposa” no se encuentran por ningún lado en las 121 páginas del documento, y en cuanto a los términos “madre” y “familia,” se propuso que se cambiaran a “cuidador” y “casa.” Claramente, el esfuerzo de cambiar la semántica asociada con la familia es el primero paso para alterar la forma en que el mundo piensa acerca de la familia.<br />Los roles definido naturalmente para los hombres y mujeres han llegado a ser empañados en las mentes feministas y han dejado toda clase de confusión, sospecha, y desconfianza entre los sexos. <br />Las mujeres fueron liberadas del hogar, de sus esposos, de sus hijos; de tener que criar niños en absoluto. Los padres fueron liberados de su autoridad. Los niños fueron liberados de los límites, de las reglas, aun de sus padres. Y la población entera fue liberada de las normas éticas y morales. Sin embargo todavía esas cosas eran precisamente lo que mantenía unida a la sociedad. Los “valores familiares” han sido tan despreciados que no ha quedado ni familia ni valores. ¿Qué nos queda? Rampante ilegitimidad y enfermedades sexuales, divorcio generalizado, y una generación desamorada, indisciplinada y descuidada con los niños.<br />Entendiendo que todas nosotras hemos recibido enseñanzas de la Palabra de Dios, por años; sabiendo que aun cuando las pongamos en práctica, muchas veces podemos sentirnos como desfasadas, como un bicho raro, quiero compartir el Manifiesto de la Verdadera Feminidad, que está basado en la Palabra de Dios y al cual muchas están respaldando y tratando de enseñar a la nueva generación de chicas a vivir de acuerdo a la Palabra de Dios.<br />

×