El Jugar en La Teoría de R. Rodulfo

7,705 views

Published on

El juego y los procesos creadores desde una perspectiva psicodinámica.

Published in: Education
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
7,705
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
22
Actions
Shares
0
Downloads
48
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

El Jugar en La Teoría de R. Rodulfo

  1. 1. LOS/AS NIÑOS/AS Y EL JUGAR <ul><li>Práctica significante: indica su carácter de producción (Winnicott) </li></ul><ul><li>Las funciones del jugar despliegan la constitución libidinal del cuerpo </li></ul><ul><li>En el jugar se extraen materiales para fabricar cuerpo, materiales que deben ser arrancados al cuerpo del Otro </li></ul><ul><li>A partir del jugar, los/as niños/as se obsequian un cuerpo a sí mismos </li></ul><ul><li>Su organización es la del collage, estando los elementos mal pegados </li></ul><ul><li>En conjunción con la espontaneidad, esto promueve lo imprevisible </li></ul><ul><li>Son los ojos y la boca órganos de incorporación: arrancar para agregar piel </li></ul>
  2. 2. LOS/AS NIÑOS/AS Y EL JUGAR-(2) <ul><li>Desde la estructuración primordial del cuerpo a través del jugar, lo primero que se construye no es un interior, un volumen, sino una película en banda continua (Bettelheim, Lefort, Lacan) </li></ul><ul><li>Mucho antes de la conceptualización que requieren los volúmenes (interior/exterior), los/as niños/as tienen que inscribirse bajo la forma de una superficie, requisito sine qua non para las operaciones de las de dentro/afuera </li></ul><ul><li>La cinta de Moebius es su referencia exacta. Siendo esencial su no solución de continuidad. La banda incluye a la madre y a otros elementos </li></ul>
  3. 3. LOS/AS NIÑOS/AS Y EL JUGAR-(3) <ul><li>Las rutinas son también fabricación de superficies </li></ul><ul><li>Antes de educar, la formación de hábitos, forma cuerpo (resistencias a que se les quite cualquier “pegote” de la cara, a que los despojemos de una parte sustancial de su cuerpo, la que lo cohesiona) </li></ul>
  4. 4. El espacio de las distancias abolidas <ul><li>El espacio es el cuerpo (Sami-Ali) </li></ul><ul><li>Espacio de inclusiones recíprocas (la forma de espacialidad inconsciente narcisista originaria por excelencia) </li></ul><ul><li>Espacialidad donde no están constituidas las polaridades organizadoras del psiquismo: yo/no yo, subjeto/objeto, externo/interno </li></ul><ul><li>Espacialidad bidimensional, pues la constitución de polaridades necesita un espesor, la dimensión tridimensional </li></ul><ul><li>Este espacio de inclusiones recíprocas es simultáneamente tiempo de inclusiones recíprocas, algo que está continuamente siendo, sucediendo </li></ul>
  5. 5. El espacio de las distancias abolidas-(2) <ul><li>Segunda función del jugar concerniente al segundo momento en la estructuración del cuerpo: una serie de juegos de relación continente/contenido (agarrar la cartera de la madre u otra, sacar cosas de allí o descubrir el interior de una caja, extraer elementos y devolverlos, todo de una manera insistente, absorta y repetida) </li></ul><ul><li>La relación entre contenido y continente es totalmente reversible (inclusiones recíprocas) </li></ul><ul><li>La segunda función del jugar conduce a la formación de un tubo, tubo caracterizado por una relación de continente a contenido: infinitos juegos de inclusiones de unos objetos a otros </li></ul>
  6. 6. La desaparición simbolizada <ul><li>La tercera función: (aparece generalmente en el último cuarto del año) juegos de escondite, pequeñas prácticas de aparición y desaparición muy típicas y reduplicadas por los/as adultos/as (juegos de taparse, que tematizan una desaparición ahora gozada, y el desprendimiento trascendental de la mirada del Otro y de su ligadura fuerte con el ser: soy mirado, existo. Tiempo de la constitución designable como oral-visual. </li></ul><ul><li>La desaparición que hasta ese momento provocaba angustia, pasa a ser un acontecimiento libidinal, los/as niños/as se “mueren” de risa y reclaman la repetición </li></ul><ul><li>En torno a esa operación simbólica se despliegan una multiplicidad de jugares: dejar caer cosas (Winnicott), primero soltándolas y después, con un cierto dominio de la motricidad, arrojándolas con fuerza </li></ul><ul><li>Antes de que exista la categoría de presente/ausente, el hecho de la separación no puede simbolizarse y retorna como real en bruto bajo la forma de destrucción corporal o alguna patología </li></ul>
  7. 7. La desaparición simbolizada-(2) <ul><li>La angustia ante el extraño: índice de que se está inscribiendo por primera vez algo como extraño a la madre (categoría simbólica: todo es madre), es el índice de la magnitud del trabajo de simbolización que ha emprendido (Sami-Ali) </li></ul><ul><li>El juego del carrete. Freud y el fort-da </li></ul>

×