CAPITULO XI.                                                                                                      La forma...
CAPITULO VIII.                                                                                                            ...
CAPITULO VIII.                                                                                     La formación de los tep...
CAPITULO VIII.                                                                                                            ...
CAPITULO VIII.                                                                                                            ...
CAPITULO VIII.                                                                                                            ...
CAPITULO XI.                                                                                Cueva Charles Brewer Anthotite...
CAPITULO VIII.                        Cueva Zuna,     Cueva Zuna,        Fotografía de J. Stankovič     Fotografía de J.  ...
CAPITULO XI.                            La formación de los tepuyes por arenas de otro continente               Sistema Ch...
CAPITULO VIII.                                                                                                            ...
CAPITULO XI.                           Cueva Brewer  Nuestro primero cam-  pamento en Boca de  Mamut Lago Guácharo en Gran...
CAPITULO XI.                     Estalactites de Araña en Galería Guácharo                     Fotografía de J. StankovičP...
CAPITULO XI.               Manojo de estromatolitos               en Balcón champiñónes.               Estas bioespeleotem...
CAPITULO XI.           Cueva Charles Brewer  El mirador de  Balcón cham-  piñónes abajo a  Estudio fotografi-  co de Marek...
CAPITULO XI.               Galería Chacón con Cascadas Tovar   Stalactites Araña en Planetário108                         ...
CAPITULO XI.                                                                                                              ...
CAPITULO XI.                                                                                                              ...
CAPITULO XI.               Derrumbe a fin Galería Lena               cerra continuación Cueva               Charles Brewer...
CAPITULO XI.                              Cueva Muchimuk Gran salón Světlana con Playa de De- nisa es galería el más grand...
CAPITULO XI.                     En galerías cerca de conexión Cueva Brewer y Cueva Muchimuk son muchos estalaktitos de te...
CAPITULO XI.                       Cueva Muchimuk               Telerañas produ-               cen estalaktitos           ...
CAPITULO VIII.    La formación de los tepuyes por arenas de otro continente                 Lago Ñuñu con “Boca de tiburón...
CAPITULO XI.                                Cueva Muchimuk               Río Sajoco y Cascada Moro-               cho en C...
CAPITULO XI.               Para Galería               Bellasa en Cue-               va Muchimuk               son caracter...
CAPITULO XI.                                               Cueva Colibrí En esta bonita parte Cueva Colibrí veremos muchas...
CAPITULO XI.                                  Cueva Colibrí               Estalaktitos de teleraña               Río recie...
CAPITULO XI.                    Cueva Colibrí               Galería de entrada en Cueva               Colibrí es totalment...
CAPITULO XI.                                                                      Cueva Colibrí Erosión en piso en Cueva C...
Original
Original
Original
Original
Original
Original
Original
Original
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Original

664 views

Published on

Published in: Sports, Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
664
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
5
Actions
Shares
0
Downloads
6
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Original

  1. 1. CAPITULO XI. La formación de los tepuyes por arenas de otro continenteEspeleotemas y Bioespeleotemas El grupo de expedicionarios nos enfrentábamos a un dilema porque tendríamos que dejar constancia sobre la existencia de algo que hasta ese momento había permanecido ajeno al conocimiento del hombre, pero no estábamos seguros de cómo lograr que el resto del mundo, aquellos que se encontraban del lado afuera de la Cueva, comprendiera que habíamos encontrado un organismo que era diferente a todo cuanto se conocía.80 81
  2. 2. CAPITULO VIII. La formación de los tepuyes por arenas de otro continente Había algo extraño, pero a la vez común entre nosotros y aquellas estructuras hieráticas que nos hicieron sentir de inmediato un respeto re- verencial que nos sobrecogía de manera tal que nos resultaría difícil explicarlo coherentemente fuera de aquel ambiente oscuro. Algo así como una mezcla de gozo y temor, parecido al que ocurre en los templos cuando los creyentes se disponen a murmurar rezos arcanos; porque a pesar del silencio total supimos de inmediato que estábamos frente a unos entes vivos y de li- naje ignoto, sobre los cuales habría que investi- gar la manera de alimentarse, de multiplicarse, y cual sería su edad. Pero aquello que observamos durante nuestra primera exploración pudo haber continua- do creciendo allí como hasta ahora y duran- te otros centenares de miles de años ajeno al conocimiento científico, si no nos hubiésemos arriesgado a presentarlo al mundo y escapado de ese compromiso después de haber experi- mentado cierta “emoción”. Pero aquello que observamos nos resultó desde el comienzo tan particular y fuera de lugar, que cuando nuestro compañero de expedición Federico Mayoral Buscando palabras. se adelantó pocos metros en la oscuridad para regresar con los ojos colmados de gestos y de- Repuestos de aquella sorpresa inicial y ante la necesidad de informar sobre lo paban como formando rebaños, retoños o familias, pero sin que encontrára- cirnos: “¡… un poco mas adelante me pareció que habíamos encontrado pudimos ver que las formas pétreas que de- mos gotas de agua responsables de su crecimiento. En la próxima expedición haber visto unos corales marinos creciendo so- bíamos describir, eran muy diferentes a las estructuras minerales secundarias regresamos equipados con unas linternas lo suficientemente potentes como bre el piso!”, nos apresuramos hasta el lugar de o espeleotemas (“spelaion“ = cueva, “thema” = depósito) como son las esta- para iluminar el techo y así investigar si desde alguna rendija cenital hubiese su “noticia marina”, para sentarnos a contem- lactitas y estalagmitas que se han encontrado presentes en todas las cavernas el sitio desde donde se desprenderían ciertas gotas imposibles que, al caer a plar aquellos seres estatuarios tan aislados de calcáreas del mundo, originadas por la precipitación y la acrecencia de sales través de tan vasto espacio, habrían de estallar de una manera tan armónica, nuestra realidad terrena. Pocos días después de minerales lapidarias que alcanzan el interior de esas cuevas al ser transporta- como para distribuir con gran precisión otra generación de “gotas” (¡…esto nuestro regreso a la vida citadina y sin haber das por el agua que se filtra entre las rocas solubles. fue idea de uno de los expedicionarios..!) que, sin ser alterado su patrón de podido evaluar completamente la experiencia Pero la caverna que exploramos no correspondía a un karst clásico como los dispersión por las corrientes de aire que hay en la caverna; habrían de ate- de aquel encuentro, una periodista documen- desarrollados en roca calcáreas solubles (descrito así inicialmente por encon- rrizar sobre el ápice de cada una las puntas que formaban los “Muñecos“ y taría el desconcierto de alguno de los expedi- trarse en una región de la antigua Yugoslavia), por lo que tendríamos que las otras estructuras pétreas dendríticas muy parecidas por cierto, a la forma cionarios publicando: “¡ se encontraron unos encontrar una explicación sobre el origen de aquellas estructuras pétreas que que tienen los corales de las especies Acropora cervicornis y A. Palmata que arbolitos marcianos!” surgían del suelo y las paredes con formas que nos recordaron grandes hon- conocíamos bien debido a nuestras incursiones submarinas. Lo que explica la Mesa de Muñekos. gos redondeados, así como astas de ciervos que mostraban ramificaciones razón por la cual el experimentado buzo Federico Mayoral decidió emplear la Fotografía de R. Bouda con una geometría particular y que, al igual que los “Champignons“, se agru- palabra “corales” para explicarnos lo que había visto.82 83
  3. 3. CAPITULO VIII. La formación de los tepuyes por arenas de otro continente Desde una playa muy antigua Nos encontrábamos “des-cubriendo” (quitándole el velo) algo que La roca sedimentaria rosada que rodea estas cavernas tepuyanas se estuvo oculto a los hombres durante su existencia sobre la tierra y formó a nivel del mar y como si leyéramos un documento sus paredes mostraban cómo se dispusieron horizontalmente las delgadas capas de todas las hipótesis sobre la génesis de esos posibles “entes” tendría que ser cuidadosamente examinada, de manera de ir desechando luego arena que fueron arrastradas por corrientes de agua aproximadamente lo que ese ordenador orgánico que llevamos “instalado” en nuestro hace 1500 millones de años, apilándolas unas sobre otras y mostrando, cerebro considerara improbable. ahora, como si fueran “tocinetas” dentro de un emparedado, las ondulaciones o rizaduras que fueron moldeadas sobre su superficie Y cavilábamos: por unas suaves corrientes de agua que se movían por el fondo de unas ¿Pero, es que entonces pudo haber ocurrido en este lugar remoto y lagunas de poca profundidad. arcano alguna convergencia evolutiva de alguna estructura similar Igualmente pudimos apreciar como sobre esas paredes cavernarias a los estromatolitos marinos del período precámbrico que, gracias a había huellas mas amplias de otras estrías con mayor ondulación que la fluctuación de la cota del nivel del mar pudieran haber quedado evidenciaban que allí también quedaron detenidas en el tiempo las aislados y obligados a evolucionar en la oscuridad eterna de estas dunas que eran empujadas por el viento, mostrándose más empinadas enormes cavernas? Anthodit, Fotografía de J. Mesa84 85
  4. 4. CAPITULO VIII. La formación de los tepuyes por arenas de otro continentepor el lado de sotavento y las pequeñas cascadas de arena petrificada Aquellas capas de arena con su superficie marcada por las ondulacionesdetenidas en su caída por un estrato horizontal; conformando de esta generadas por el agua o por el viento, habían quedado aplastadas pormanera ese patrón de estrías que los geólogos han definido como miles de metros de arena, antes de que toda esa región empezara a“estratificación cruzada“ (cross-stratification) y también como ser elevada paulatinamente para dar origen a esas mesetas que hoy“Herring backbone“ debido a que el diseño resultante de esa actividad conocemos como tepuyes y aquellos terrenos primigenios anegados,eólica, les recordaría la manera como se fijan las costillas en el espinazo donde se depositó la arena a nivel del mar, jamás volvieron a estarde un arenque. sumergidos, por lo que no se inundaron con agua salada los grandes conductos de desagüe que formaron en su tiempo estas cavernas que Bahamas como algunos de los cenotes y cuevas que hoy se encuentran explorábamos. De esta manera la historia geológica nos mostraba sumergidas bajo el mar, y sus entradas ornamentadas con corales que dentro de estas cuevas situadas ahora a 2400 m de altitud, no Esta “fantasía marinera” nos asaltó cuando tratábamos de explicar el pudo haber quedado vestigio de alguna forma de coral; aunque ello origen de las espeleotemas con cuerpos ramificados, y esa explicación pudiera ocurrir en algunos lugares costaneros dentro de algunos miles habría sido considerada si la roca que forma la caverna hubiese tenido de años como consecuencia de una próxima glaciación que reduciría origen calcáreo y no estuviera formada por capas compactas de arena el volumen del mar, y dejaría secos tanto los Blue holes de las Islas de cuarzo .86 87
  5. 5. CAPITULO VIII. La formación de los tepuyes por arenas de otro continente¿Piedras o animales?Elucubrábamos mientras contemplábamos extasiados como nuestras ordenar las formas que veíamos, sin mayor pretensión taxonómica,linternas “acosaban” las estructuras coraliformes, arrancándolas de para así distinguir a los corales, de los muñecos, de los champiñones, desu inmovilidad y estirando sus sombras por sobre la superficie de las los mantos y de otras formas que en términos generales consideramosparedes de la cueva. Pero cuando tomamos en nuestras manos una Bio-espeleotemas (Rocas cavernarias vivas).de aquellas “ramas marcianas“, fue cuando pudimos apreciar con un Pero después, al observar con mayor detalle el interior de estasasombro que nos quedó para siempre, que el interior de los brazos de Bioespeleotemas mediante cortes reales que hicimos con sierrasaquellos seres estaban formados por un núcleo de cristal inexplicable de diamante y con multitud de cortes virtuales logrados medianterodeados por una estructura mas liviana parecida a la piedra pómez y tomógrafos computarizados, se nos hizo evidente que el desarrollo deque a pesar de las grandes distancias que separaban entre si algunos de estas estructuras parecía estar controlado desde una suerte de núcleo,salones, había sitios donde los “rebaños” de individuos con estructura que obligaba a estas estructuras vivas a crecer con una geometríasemejante se agrupaban, formando poblaciones de “especies“ diferentes “fractal” que caracterizaría a cada grupo.que mostraban una variación en tamaño y desarrollo que parecíacorresponder a la edad, por lo que nos aventuramos a considerarlos Además de estas extraordinarias y aún no bien explicadas formascomo de composición genética distinta a la de otros grupos que tenían cavernarias que nombramos Bioespeleotemas, también encontramosaspecto geométrico diferente. Debido a esta variedad decidimos en el interior de estas cuevas otras estructuras mineralizadas con apariencia más tradicional, que pesar de originarse en el seno de una roca silícea prácticamente insoluble, lucían como las estalactitas, estalagmitas y helicotitas que constituyen las las espeleotemas clásicas, así como una gran variedad de maclas erizadas con agujas y láminas de cristales blancos y marrones cuya composición mineralógica aún se desconoce. Adicionalmente a estas fascinantes estructuras que investigamos durante muchos meses, y para sorpresa de todos los que habíamos explorado la caverna en seis oportunidades anteriores, durante la primera parte de la expedición que llamamos “Muchimuk“ en Mayo del 2009, los investigadores Joyce Lundberg y Don McFarlane encontraron dentro de la Cueva Charles una muestra de Photokarren (erosión estratificada controlada por la luz), que resultaría ser un fenómeno que reportaron por primera vez ocurriendo en roca silícea, cuando reconocieron sobre una franja del piso en la zona de la penumbra que hay cerca de la entrada de la cueva, que la roca mostraba un bisel cortado precisamente con el mismo ángulo con el que incidía sobre ella la luz directa del sol que durante pocos minutos entraba diariamente y justo a las 3 pm por la boca del Mamut. Muñecos Balcón champiñónes88 89
  6. 6. CAPITULO VIII. La formación de los tepuyes por arenas de otro continenteLas imágenes de las bioespeleotemas acompañadas por explicaciones permiten comprender mejor que las bioespeleotemas son organismosbreves que mostramos en este capítulo, han sido el resultado del trabajo aparentemente reunidos en colonias de cianobacterias muy antiguasfotográfico de Javier Mesa, Richard Bouda, Federico Mayoral y los autores, que tienen el esqueleto de sílice y no de calcio, que poseen estructurasquienes se empeñaron en documentar el ambiente donde se desarrollan estos especializadas, que algunos de estos organismos han permanecido vivosorganismos que empiezan a ser conocidos gracias a las publicaciones que mas de medio millón de años aunque algunos de ellos pueden tener varioshan hecho Roman Aubrecht, Marek Audy, Branislav Smida, Joyce Lundberg millones de años desarrollándose y que para entender si su orígen es terrenaly Don McFarlane que se listan en la bibliografía adjunta y que ahora nos o exobiológico habrá que continuar su estudio. Cueva Juliana, Fotografía de J. Stankovič90 91
  7. 7. CAPITULO XI. Cueva Charles Brewer Anthotites Fotografía de J. MesaFotografía de J. Mesa Fotografía de R. Bouda Estromatolites con cristales de tridimit92 93
  8. 8. CAPITULO VIII. Cueva Zuna, Cueva Zuna, Fotografía de J. Stankovič Fotografía de J. Stankovič Barro negro, Fotografía de J. Stankovič Cueva Zuna, Fotografía de J. Stanko- vič94 95
  9. 9. CAPITULO XI. La formación de los tepuyes por arenas de otro continente Sistema Charles Brewer Cueva Charles Brewer Cueva DiaBlo Cueva Zuna Cueva MuChiMuk Cueva ColiBrí Gran galería de los Guácharos96 97
  10. 10. CAPITULO VIII. La formación de los tepuyes por arenas de otro continente Lago Guácharo con derrumbe Gran galería de los Guácharos Cascada de La Araña1 Gran galería de los Guácharos 2 pagina 103 3 pagina 100 4 pagina 101 5 Gran galería de los Guácharos 6 Boca de Mamut 28 Galería Chacón con Cascadas Tovar 29 Cascada de La Araña 30 pagina 110 31 Cascada de La Araña 32 Lago Chayo 33 Stalactites Araña en Planetário 34 Cascadas de Moravia y Río Sajoco. pagina 97 pagina 25 pagina 100 pagina 108 pagina 110 pagina 110 pagina 111 pagina 109 pagina 112 Galería ana enTraDas l aGos De en pareD DiaBliTo De Churí 55 sala Con 56 ojos De 39 CrisTal í7 pagina 94 8 pagina 94 9 Barro negro 10 Cueva Zuna 11 pagina 23 12 Facetas 13 Playa Mayoral 35 Gran galería John 36 Cascada Eslovaquia 37 Gran salón Karen y Fany 38 Derrumbe en Galería Lena 54 B r pagina 94 pagina 94 pagina 102 pagina 102 pagina 113 pagina 115 pagina 46 pagina 115 Galería l i 57 o helen C a v e u Galería C renaTa Galería 53 Bellasa 42 Telerañas - Mirador 52 de Gala en Cueva Muchimuk pagina 120 siMa ColiBrí ii. 50 51 Pared del Arcoiris 41 Mirador de Gala siMa ColiBrí i.14 pagina 102 15 pagina 85 16 Cascada Vanesa 17 Balcón champiñónes 18 pagina 81 40 pagina 85 n a pagina 27 pagina 88 pagina 120 Galería Galería SiStema C harleS Brewer Z u MiraDor roja De GreGor 49 o De Gala a B l 48 enTraDas e v i a Conexión Zuna C u 10 CorriDor De D e s B r e w e r 40 l aGo ñuñu enTraDa 8 Queso a r l 41 42 47 De siMa ColiBri i. e v h a playa Denisa Cueva Charles Brewer, Cueva MuChiMuk, C 39 u C a 38 44 9 v 36 37 43 45 infierno e Cueva DiaBlo, Cueva Zuna, Cueva ColiBrí Galería lena De u Barro rojo 7 enTraDa C C Gran salón 46 DiaBlo i. Gran Galería u CasCaDa karen y fany e svěTlana MoroCho Galería 30 v 35 a afreDo 29 31 M u C h i M enTraDa ChaCón u k Galería Con 32 33 34 Gran Galería 100 laGos 43 Gran salón Světlana 44 Gran salón Světlana con Río Sajoco GuáCharo pagina 116 pagina 118 De john anThoDiTos l aGo 28 Chayo esTuDio foToGrafiCo 26 25 planeTário 1 De Marek 21 22 23 24 CasCaDas 19 20 27 Tovar Gran Mesa Galería 2 17 18 BalCón De MuñeCos De los GuáCharos ChaMpiñónes Gran Galería 3 r e w e r De orinoCo CasCaDa e s B l aGo 5 vanesa 16 r l virGiniaBoCa De MaMuT 4 h aenTraDa prinCipal 15 C 14 6 Galería Del v a Nmg e Baño u CaMpMenTo 11 12 13 C 0 100 200m playa De feDeriCo Mayoral Balcón champiñónes 19 pagina 106 Biospeleotema 20 pagina 80 Estudio fotografico de Marek Audy 45 Confluencia Río Braňo y Río Kiko 46 Río Sajoco y Cascada Morocho 47 Cueva Muchimuk con Río Kiko 48 Lago Ñuñu con boca de tiburón 49 Sima Colibrí. 50 Galería Bellasa 51 Estalaktitos de teleraña 21 pagina 105 pagina 120 pagina 125 pagina 125 pagina 123 pagina 127 pagina 127 pagina 131 27 Muñecos 52 Galería Bellasa 53 Cueva Colibrí 54 Erosión en Cueva Colibrí. 55 Río reciente en Cueva Colibrí 56 Galería de entrada en Cueva Colibrí 57 Entrada en Cueva Colibrí en pared22 98 Estromatolitos pagina 92 Manojo de estromatolitos 23 pagina 105 Biospeleotemas de opales 24 pagina 106 25 Anthotites pagina 92 26 pagina 85 pagina 83 pagina 53 pagina 128 pagina 134 pagina 131 pagina 133 pagina 135 99
  11. 11. CAPITULO XI. Cueva Brewer Nuestro primero cam- pamento en Boca de Mamut Lago Guácharo en Gran galería Guácharo con derrumbe. Juntamente con Gran Galería Karen y Fany y Gran salón Světlana re- presentan Gran galería Guácharo epascio sub- terraneo naturales con el más grande volumen no Gran Galería de los Guá- solo en Venzuela. Estas charo. No hay una colonia corridores se colocan grande en esta parte de entre dies primeros epas- cueva, pero en el año 2004 cios en todos los cuevas hemos visto dos ejemplaros en el Mundo. pájaro Guácharo (Steatornis caripensis).100 101
  12. 12. CAPITULO XI. Estalactites de Araña en Galería Guácharo Fotografía de J. StankovičPlaya MayoralPared del ArcoirisFacetas a techoen Playa delBaňo demonstranfuerzas de erosi-ones.102 103
  13. 13. CAPITULO XI. Manojo de estromatolitos en Balcón champiñónes. Estas bioespeleotemas son caracteristicas partes humedos de todas cuevas areniscas de cuarzo Estudio fotografico de Marek Audy104 105
  14. 14. CAPITULO XI. Cueva Charles Brewer El mirador de Balcón cham- piñónes abajo a Estudio fotografi- co de Marek. Como Champiñó- nes llamamos biospeleotemas o estromatolitos de opales106 107
  15. 15. CAPITULO XI. Galería Chacón con Cascadas Tovar Stalactites Araña en Planetário108 109
  16. 16. CAPITULO XI. Cueva Charles Brewer Cascada de La Araña con grandes conglo- merates estalactitos de araña. Según estos biospeleotémas llama- mos estos lugar Cascada de La Araña. Parada corta cuando regresamos de larga exploracion con Federi- co, Chayo, Luis y Braňo en el año 2004. En este año hemos descubrido el parte principal de Cueva Charles Brewer Cascada de La Araña con explorador Marcel Griflík (año 2005) Lago Chayo representa una boca (entrada) a Planetario, salón muy espacioso. Para su posicion muy alto ariba el río, elegimos Fotografía de R. Bouda Planetario como nuestro campamento subterráneo en el año 2004110 111
  17. 17. CAPITULO XI. Cueva Charles Brewer Cascadas de Moravia hacen un obstrucción de Río Sajoco. Por eso arriba estos cascadas estan galerías muy espaciosas - Gran galería John y Galería Orinoco Gran galería John112 113
  18. 18. CAPITULO XI. Derrumbe a fin Galería Lena cerra continuación Cueva Charles Brewer. El año 2004 aquí terminaba- mos nuestra exploracion. Siguiente año 2005 busca- mos muchas horas cadenas galerías dentro derrumbe. Pero hasta el año 2009, despues descubrimos Cuevas Colibrí y Muchimuk, conecta- bamos los todos cuevas a un sistema y hemos hecho mapa galerías principal Cascada Eslovaquia con alto agua nivel114 115
  19. 19. CAPITULO XI. Cueva Muchimuk Gran salón Světlana con Playa de De- nisa es galería el más grande en Cueva Muchimuk. En primer plano podemos ver bloques gigantes de grande derrubbe entré Cueva Muchimuk y cueva Charles. Lon- gitud este derrumbe hay más que 300 metros.116 117
  20. 20. CAPITULO XI. En galerías cerca de conexión Cueva Brewer y Cueva Muchimuk son muchos estalaktitos de telearañaGran salón Světla-na con Río Sajocoen Cueva Muchi-muk.A la fotografíaen parte atrázse puede verconfluencia dospequeños ríos yconjunción dosgrandes galerías.Estas son RíoKiko y Río Braňo.Aquí se nació RíoSajoco, que cono-cemos de CuevaCharles 118 119
  21. 21. CAPITULO XI. Cueva Muchimuk Telerañas produ- cen estalaktitos de opales a Mi- rador de Gala en Cueva Muchimuk Confluencia Río Braňo y Río Kiko. Aquí nace Río Sajoco120 121
  22. 22. CAPITULO VIII. La formación de los tepuyes por arenas de otro continente Lago Ñuñu con “Boca de tiburón“ en Cueva Muchimuk122 123
  23. 23. CAPITULO XI. Cueva Muchimuk Río Sajoco y Cascada Moro- cho en Cueva Muchimuk Galería Principal en Cueva Muchimuk con Río Kiko124 125
  24. 24. CAPITULO XI. Para Galería Bellasa en Cue- va Muchimuk son caracteris- ticas muchas relojes. Entrada en la Cueva Colibrí hay en una sima profun- da cerca 100 m, que hemos nombrado Sima Colibrí.126 127
  25. 25. CAPITULO XI. Cueva Colibrí En esta bonita parte Cueva Colibrí veremos muchas cosas interesantes de geologia. Sedimentos se fueron depositando principalmente hori- zontale. Stratificación que podemos ver más arriba de manto horizontale, proba que en Grupo Roraima existó proceses tektonicos local (por ejemplo actividad volca- nes o meteorites). Tenemos hipotese que estas actividades cambiaron atributes físico unos mantos geologicos en áreas exten- so. Mayoraamente nos interesa cambio permeabilidad. Agua lluvia hay retener de estos mantos impermeable. Gracias a eso surgían primera vez proceses químicos y nacian embriones cavidad. Despues proceses erozion hace más rapido magnificarse cuevas a grande volumen que conocen ahora128 129
  26. 26. CAPITULO XI. Cueva Colibrí Estalaktitos de teleraña Río reciente en Cueva Colibrí fue revivificación en época cuando nuestras cuevas antiguas se quebra- ron por grietas. Estas nuevas actividades tecto- nicos son más joven que nuestras cuevas. Ponores y ríos originales que hicieron cueva Colibrí hoy ya no existen. Fueron denundar.130 131
  27. 27. CAPITULO XI. Cueva Colibrí Galería de entrada en Cueva Colibrí es totalmente seca.132 133
  28. 28. CAPITULO XI. Cueva Colibrí Erosión en piso en Cueva Colibrí. Descubrimiento el entrada en pared. Fotografía de J. Stankovič134 135

×