Allende

57,029 views

Published on

0 Comments
16 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
57,029
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
37,142
Actions
Shares
0
Downloads
1,269
Comments
0
Likes
16
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Allende

  1. 1. Isabel Allende. La casa de los espíritus | Guía para el estudio de las obras literarias.| 1.-Rasgos temáticos y formales en la nueva narrativa hispanoamericana y su reflejo en la obra. La casa de los espíritus es la historia generacional de la familia Trueba-del Valle, una historia que la autora considera que es la de "una típica familia latinoamericana de clase media acomodada", y mediante la cual pretende hacer un retrato donde estuvieran plasmadas todas las clases sociales, ciudades y costumbres de la vida de América Latina. La trama gira en torno a cuatro generaciones de mujeres que influyen en un solo hombre, Esteban Trueba, en un marco temporal que abarca desde principios de siglo hasta los años 70. La novela describe una sociedad patriarcal e inflexible, cuyos fundamentos son los valores tradicionales y la fuerza subyugante hacia los pobres, los impotentes y las mujeres. El contexto socio-histórico no se especifica, pero se reconoce fácilmente, Chile y su geografía. Fueron precisamente el ambiente y los sucesos previos que condujeron al golpe de estado, los materiales que dieron forma a la obra, con la que se consagro como una de las grandes escritoras latinoamericanas. La utilización del tópico ciudad/campo permite al narrador situar la acción en dos escenarios, la casa de la esquina y el fundo, las tres marías. Así el narrador puede contraponer dos mundos socialmente opuestos. La casa de los espíritus abarca muchos temas, los mas universales como el amor y la muerte, pero también la infidelidad, la violencia de género, los fantasmas y la magia. Vemos como la novela desarrolla la "cuestión social", la lucha de las mujeres por obtener derechos políticos, el movimiento obrero, la llegada al poder de un gobierno popular y su caída a raíz de un golpe militar. En la novela de Allende lo que resulta interesante no es tanto lo representado, sino como es representado, especialmente porque la tensión que recorre la novela entera no es otra que el conflicto de clases, un conflicto producto de un orden social aparentemente inmutable. La novela se estructura sobre la técnica de la falsa autoría: la verdadera historia se encuentra escrita en unos cuadernos, por la mano de una de sus protagonistas, Clara. Isabel Allende se vale de esta técnica para dar la sensación de verosimilitud de la historia. Esta pretendida realidad choca con uno de los ingredientes más peculiares y fascinantes de la novela, el realismo mágico, donde la realidad narrativa se funde con elementos fantásticos y pasan a formar parte de la cotidianidad. La estructura es circular: comienza con la muerte de rosa y acaba con otra, masiva y sangrienta. Los culpables son los mismos pero con diferentes etiquetas. La novela se abre y se cierra con la misma frase, las primeras líneas del diario de la niña clara indicando un ciclo inexorable. Así pues la historia de la familia rescatada de los cuadernos de anotar la vida es el pretexto utilizado por Alba para dar comienzo a un viaje a través de la historia de la familia Trueba. Como el libro es una compilación de escritos de diferentes autores, el punto de vista cambia constantemente sin previo aviso. Por ello se pueden apreciar 3 tipos de narradores: -Tercera persona: lo sabe todo sobre los personajes, incluso sus pensamientos -Primera persona: Esteban Trueba habla sobre si mismo y sus familiares. Al ir narrando la historia va justificando sus acciones. -Primera persona: Alba, la narradora principal y portavoz de la autora, es la protagonista encargada de rescatar la memoria familiar. La obra termina como un monólogo de la nieta dando cuenta de la muerte de su abuelo y del estado de la casa de los espíritus ( una alegoría a Chile) después del golpe militar. La casa de los espíritus es una novela romántica con una serie de relaciones amorosas y el conflicto tradicional entre el amor y el orden social. Es una novela histórica que analiza Chile a lo largo de un siglo, los personajes son actantes y representantes de unas condiciones sociohistóricas, arquetipos también de representaciones míticas de condiciones humanas universales.
  2. 2. Isabel Allende. La casa de los espíritus | Guía para el estudio de las obras literarias.| 2.-Análisis de los protagonistas de La casa de los espíritus. Esteban Trueba, el único varón de una familia de la oligarquía, empobrecida por el despilfarro de un padre alcohólico; se ve obligado a trabajar desde la adolescencia y consigue recuperar su fortuna explotando una mina en el norte del país. Esa fortuna le permite recuperar la hacienda familiar, las tres marías, donde se desarrolla gran parte de la historia. Posteriormente llegará a ocupar un escaño como senador de la República, con todas las características de un político conservador de la época. El senador Trueba siempre será el sostenedor de la familia, el hombre fuerte ante la adversidad, el único capaz de poner orden en el mundo material. Es de carácter fuerte y constantemente padece ataques de ira, ansiedad y violencia. Machista, autoritario hasta el punto de creerse con derecho de golpear a su esposa haciéndole perder algunos dientes. Las motivaciones ideológicas lo llevan a organizar el mundo y los hombres en términos de propiedad y explotación puesto que, el mundo y los hombres, están concebidos como objetos. Introduce en el campo el vasallaje como base de la nueva organización y en su rol de amo y señor está autorizado a cometer los abusos más brutales, como la violación de mujeres. El exceso de autoritarismo impuesto por Trueba, tal vez sea también el causante de la infelicidad amorosa de sus descendientes. Esteban trueba representa la clase social cuya lealtad es a las convicciones del pasado, con sus estrictas reglas jerárquicas y comportamientos preescritos. Éste nunca llega a reconocer sus errores, lo cual es el motivo de su fracaso y origen de su pena. Las mujeres de la casa de los espíritus son depositarias de una cadena de cualidades especiales que están ausentes en los varones: son artistas y creadoras y utilizan la imaginación para configurar mundos privados que se alejan del contexto real. La protagonista esencial de la novela es Clara del Valle Trueba, su nombre connota claridad, mentalidad abierta e intuición. De una belleza espiritual y gran paciencia. Simboliza la bondad y la humanidad de las personas, con sus sensibilidad y su comunicación con otros mundos, representa la espiritualidad femenina. Al no ajustarse a los moldes tradicionales de la ciudad, escapa a través de sus contactos con el mundo de los espíritus y en las tres marías practica la caridad y ejecuta acciones más terrenales como medio de evasión. A lo largo de su vida fue escribiendo cuadernos donde apuntaba la vida, cuyas notas sirvieron a su nieta Alba para narrar la historia familiar. Blanca, lucha contra los prejuicios y rompe con las barreras entre la clase pobre y la burguesía: dos hechos imperdonables a los ojos de la burguesía. La lucha de Blanca es una lucha contra los valores tradicionales asignados a su género por el patriarcado: la virginidad, la castidad y el sagrado vínculo del matrimonio. Las relaciones entre Blanca y Pedro Tercero son importantes ejemplos de la independencia de Blanca. No tiene vergüenza de estar embarazada aunque no este casada. Es una mujer independiente que no necesita ningún hombre. Alba, de acuerdo con el vaticinio de su abuela clara, había nacido con poderes innatos y por consiguiente no necesitaba ir la escuela, por lo que se crió en la casa de la esquina con fuertes lazos afectivos con todos sus miembros. Desde antes de su nacimiento, su abuela decretó que estaba bendecida por las estrellas. Es descrita como una joven de escaso tamaño. Alba representa la consolidación de los valores y las innovaciones de las otras protagonistas. Es la figura femenina más trágica: violada, torturada y prisionera de la dictadura. Cuando el coronel García viola a Alba, ella representa a todas las personas que pierden su identidad o su vida bajo el terror del gobierno de un dictador. La misión de Alba será la vida, la reconstrucción y la preservación de la paz frente a la distorsion del poder y los abusos.
  3. 3. Isabel Allende. La casa de los espíritus | Guía para el estudio de las obras literarias.| Severo y Nívea del Valle, padres de Rosa, Clara y los otros muchachos. La candidatura de Severo por el partido liberar terminó cuando su hija Rosa fue envenenada en un intento de asesinato dirigido a él. La pareja fallece en un accidente automovilístico. Nívea es el claro ejemplo de la función asignada a la mujer por la burguesía patriarcal. También representa las primeras inquietudes femeninas de comienzos de siglo. Tránsito Soto, decide cambiar los arbitrios sexuales del patrón por la prostitución organizada en la que ya no estará sometida a un hombre si no, controlará los apetitos sexuales del género lo que posteriormente le dará poder e influencia en el mundo masculino. La "liberación femenina" parece no importarle. Férula, es una excepción ente las protagonistas del mundo narrado porque, al no resolver sus frustraciones, se convierte en un personaje patético y perverso, alienado del mundo y su familia, que muere en la más absoluta soledad. La figura de los hijos varones, es bastante peculiar. Jaime y Nicolás son más bien hijos de la madre que del padre, son educados en un colegio inglés, lejos de la hacienda y sus costumbres y de la religión católica. Jaime, médico que cumple una suerte de apostolado en los sectores más populares y desfavorecidos de la ciudad, cercano al presidente, no comparte la idea de la violencia pero es victima de ella. Mientras va creciendo se vuelve frío, sombrío y sentimental, cosa que oculta. Tuvo una estrecha relación con Alba. Nicolás a diferencia de él, es extrovertido, gracioso y espiritual. Se dedica a buscar a que se iba a dedicar. Dio clases de baile, que le hicieron popular y trató de obtener los dones sobrenaturales de su madre. Desaparece de la historia, expulsado por su padre que no soporta su conducta. Amanda, aparece en la mitad del relato, emerge del mundo de las artes esotéricas, del mundo femenino de Clara. Se inicia en la filosofía existencialista, se viste de negro y experimenta con drogas. Parece ser una mujer totalmente independiente que despierta interés en los hermanos Trueba pero que esconde un secreto: la pobreza de su condición de clase media, de vida en pensión y a cargo de un hermano pequeño. La familia García tiene un papel importante en la obra. Residentes nativos de las tres marías, son fieles inquilinos de Esteban Trueba desde el principio, Los garcía constituyen la población campesina y la clase urbana pobre. Todos ellos oprimidos durante siglos por ser quienes son y su papel en el texto es fundamental. Pedro García es conocido por su sabiduría, y realiza fenómenos como terminar con una plaga de hormigas que casi destruye en su totalidad la hacienda. Pedro segundo es la mano derecha de Trueba en el fundo, odia a Esteban pero representa a la generación anterior que servía bien a los que eran socialmente sus superiores y no intentaban cambiar el "status quo". Abandona la hacienda cuando el patrón expresa sus deseos de matar a su hijo, a quién antes había expulsado. Pedro tercero simboliza la generación mas joven y ve las cosas de distinta manera. Él es un sindicalista y organiza a la gente sin tierra que ha estado encadenada al fundo, La vida de Pedro se interrelaciona con la de los Trueba mediante su relación amorosa con Blanca. Posteriormente se transformará en uno de los cantautores populares de la resistencia contra la dictadura (su personaje está basado en Víctor Jara). Pancha García, hermana de Pedro Segundo, es la primera campesina violada por Trueba. Ésta representa a todos los campesinos a quien Esteban considera poco más que esclavos. Esteban García, nieto de Pancha, es el nieto no reconocido de Trueba. Desarrolla un fuerte odio hacia los Trueba y buscará vengarse de la infamia cometida en el pasado con su abuela violando a Alba. Miguel sus ideas lo llevaron a convertirse en un lider de protestas estudiantiles y un feviente revolucionario. Despues del golpe se vuelve un guerrillero. Jean de Satigny conde y marido de Blanca que es abandonado por esta al descubrir sus orgías Las 3 hermanas Mora amigas de Clara, la visitaban con frecuencia y hablaban de espiritismo.
  4. 4. Isabel Allende. La casa de los espíritus | Guía para el estudio de las obras literarias.| 3.- Aspectos políticos y sociales reflejados en La casa de los espíritus. La casa de los espíritus es una novela que abarca varias generaciones y comprende grandes cambios políticos. Es importante aclarar primero que aunque nunca llegue a decirse abiertamente, no hay duda de que el relato esta ambientado en Chile. El relato se inicia con los cuadernos de Clara, pero va a ser Esteban Trueba el único personaje que vivirá todas las épocas, y él, igual que su suegro antes, va a ser un hombre volcado en la política, como corresponde a la oligarquía de su época. La novela da comienzo en la primera decada del s.XX, y diversos acontecimientos históricos y sociales en la vida de los personajes van a marcar el paso del tiempo: los felices años veinte, la llegada de los primeros coches, el avance de las tropas en la II Guerra Mundial, la prosperidad de Chile como despensa de una Europa en crisis; la llegada de inmigrantes ilustres, como el conde Satigny; la demonización del comunismo por parte de la derecha, el gran terremoto de 1960... A medida que avanzan los acontecimientos y las relaciones entre los personajes se vuelven cíclicas, la sociedad chilena se articula como una gran mayoría, analfabeta y pobre que trabaja en fundos, contrapuesta a la minoría oligarca, culta e investigadora. El gran contraste se crea aquí a través de las parejas. Pedro y Blanca, Nicolás y amanda, Alba y Miguel... en el momento que alguno de estos intenta dejar el camino que le ha sido trazado encuentra una gran zanja que lo separa de la otra clase social. Es curioso el tratamiento que da la autora al problema de la explotación de los pobres, pues nunca llega a caer en el maniqueísmo: ni Esteban Trueba es tan malo ni los campesinos tan buenos. Los últimos capítulos de la novela se despegan del realismo mágico para caer en la más amarga novela realista. En la victoria del Candidato y la posterior reforma agraria, en el boicot de los inversores extranjeros y las empresas nacionales, vemos claramente el gobierno de Salvador Allende, de 1970 a 1073. Esteban representa aquella gran mayoría de la sociedad chilena que duerme con miedo al comunismo y agita a las fuerzas armadas para que intervengan y, al igual que todos los demás, tendrá tiempo de arrepentirse de lo ocurrido. Esteban García representa el producto necesario del odio. Era inevitable que una sociedad tan injusta creara personajes así. A partir de aquí se relatan una serie de atrocidades que contrastan con la imagen de orden y pulcritud que intenta dar el país al exterior, y el personaje de Alba se mueve entre estas idas y venidas clandestinas, entre supermercados llenos de manjares que nadie puede comprar, calles sin mendigos y barrios de chabolas tapiados para que no los vean los turistas y campos de concentración. La sociedad bajo la opresión se divide finalmente en dos bandos: los mayores que se exilian, como Blanca y Pedro Tercero; y los jóvenes que aún confían en que un cambio es posible, como Alba y Miguel que se quedan para luchar.
  5. 5. Isabel Allende. La casa de los espíritus | Guía para el estudio de las obras literarias.| 4.- El "realismo mágico" y La casa de los espíritus. El Realismo Mágico nace con los cuentos de Horacio Quiroga a principios del s.XX, pero no será hasta los años 60 y 70 que varios escritores del llamado Boom latinoamericano lo utilicen como sello distintivo de sus novelas. Gabriel García Márquez, con Cien años de soledad, y Alejo Carpentier, con Los pasos perdidos serán sus mayores exponentes. Es un mecanismo narrativo que pasa por introducir hechos insólitos o fantásticos en una narración realista. Son novelas que procuran ser muy gráficas y no eludir la mirada realista sobre la tragedia, el dolor o lo escatológico, pero de vez en cuando introducen un hecho insólito que sorprende al lector. Lo verdaderamente sorprendente no es el hecho en sí, sino que los personajes, en su gran mayoría simples y prosaicos, lo asumen sin más como parte de su vida cotidiana y no se molestan en analizarlo. La magia de los ambientes, la extravangacia de sus personajes y la ferviente imaginación con la que la autora desvela el lado oculto de la vida cotidiana y sobre todo la ambigüedad con que presenta las situaciones que se mueven entre el lado real y fantástico son parte del estilo particular de los autores latinoamericanos. Todo esto representa la parte mágica, mientras el realismo se encuentra en el modo de contar la narrativa: como si el hilo principal fuera realista y lo más importante, mientras que lo mágico no representa mas que unos pocos detalles ordinarios sin poca importancia. El realismo mágico invita al lector a menospreciar lo real, a apreciar lo milagroso y a despreciar lo histórico. El realismo mágico en Isabel Allende es una influencia directa de otros escritores, principalmente García Márquez. En este texto los rasgos de lo mágico tienden a acumularse alrededor de ciertos personajes y en cierto tiempo, a diferencia de otros textos, como Cien años de soledad, donde son propios de toda la comunidad de principio a fin. El realismo fantástico en La casa de los espíritus parece ser cosa genética en la familia, aunque sólo en la rama femenina. Tenemos personajes que vienen marcados por características insólitas y sus parientes viven esto como algo natural, como Rosa La bella, poseedora de una "extraña belleza"; o Clara, que vive en un espacio propio acompañada de espíritus. De Nívea, la madre de las dos hermanas, se llega a decir que consideraba el pelo verde de una, y la telequinesia de la otra, al mismo nivel que la cojera de Luis: un rasgo distintivo más. Mientras a Barrabás se le atribuian rasgos "mitológicos". Aquí el realismo mágico invade las vidad de Rosa y Clara, la casa de los Del Valle y la gran casa de la esquina, pero a la muerte de Clara lo insólito se va relajando y así nos lo hace notar el narrador. En este texto se presenta lo extraordinario como una hipérbole de la realidad cotidiana, y cualquier tipo de superstición deja de serlo, porque las premoniciones se cumplen, los objetos se mueven y los muertos vuelven para cuidar de los vivos y despedirse. Las barreras entre lo real y lo extraordinario se vuelven tan porosas que poco a poco vemos colarse rasgos inverosímiles en situaciones dramáticas y no nos asombramos de ello. En un momento dado Clara advierte que "tiene que haber una relación entre los acontecimientos" y en esta afirmación hallamos la clave para entender la novela; los sufrimientos, las muertes, la perdida... son asumidos como parte de una gran armonía cósmica, un plan que asume la existencia como un todo. No es por tanto extraño que la obra se abra y cierre con las mismas palabras, dando así la impresión de ciclo cumplido, pues todo lo que se cuenta parte del mismo lugar en el que desemboca.

×