Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
El elefantito desobediente
Había una vez un pequeño elefantito que tenía la mala
costumbre de asustar a todos con el sonid...
El elefantito al darse cuenta de lo desobediente que había
sido, temió que lo castigaran y por eso corrió muy lejos tanto
...
Mientras tanto, el elefantito soplaba y soplaba fuerte su
trompita una y otra vez esperanzado que alguien lo escuchara.
Cu...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Cuento valor obediencia

4,906 views

Published on

  • Be the first to comment

Cuento valor obediencia

  1. 1. El elefantito desobediente Había una vez un pequeño elefantito que tenía la mala costumbre de asustar a todos con el sonido de su trompita, se reía de los otros animalitos Se paraba tras de ellos y soplaba con todas sus fuerzas, todos estaban molestos por sus travesuras. Su mamá, que no estaba contenta con lo que él hacía siempre le pedía que se portara bien y que no molestara a los demás. Pero como era tan desobediente, lo seguía haciendo. Un día asustó a un cachorro de león, y por esto le dio un fuerte hipo. Los que estaban con él, fueron a hablar con la señora elefanta para contarle lo que había hecho su hijo.
  2. 2. El elefantito al darse cuenta de lo desobediente que había sido, temió que lo castigaran y por eso corrió muy lejos tanto que se perdió. Al verse solo y sin saber dónde estaba, comenzó a llorar sin consuelo y Pensar que si su mamá lo encontraba dejaría de ser travieso y comenzaría a obedecerle en todo lo que ella le pidiera. La mamá al darse cuenta que su elefantito no estaba, salió a buscarlo por todas partes.
  3. 3. Mientras tanto, el elefantito soplaba y soplaba fuerte su trompita una y otra vez esperanzado que alguien lo escuchara. Cuando de pronto a la distancia vio a su mamá, se alegró mucho y corrió a su encuentro. Felices entrelazaron sus trompas, el elefantito prometió no volver a huir, a no ser tan travieso, y a tratar de ser un pequeño muy obediente. Y colorín colorado, este cuento se ha acabado. FIN

×