Alqunas reflexiones sobre_la_historia_de_china_flora

343 views

Published on

HISTORIA DE CHINA

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
343
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Alqunas reflexiones sobre_la_historia_de_china_flora

  1. 1. Algunas reflexiones sobre la historia de China Flora Botton El Colegio de MéxicoLa enseñanza de la historia china es reciente en América Latina y en España y laescasez de especialistas limita esta enseñanza a unas cuantas universidades. Elinterés creciente sobre China parecería indicar que en todas las disciplinas, y aúnmás en historia, se multiplicaría la oferta de cursos y seminarios. Sin embargo, lasituación actual es decepcionante, sobre todo cuando se trata del estudio de lahistoria de China antes de 1949. China contemporánea, y aún más, China actual,atrae la atención de los estudiosos y de los estudiantes y salvo algunasinstituciones que como El Colegio de México y algunas universidades de España,en donde tercamente se insiste en ver a China también desde el pasado, Chinaes vista a través del prisma de su economía y de las oportunidades que ofrececomo socio comercial y a veces, pero menos, se estudia su sistema político. Elestudio del presente y de la historia contemporánea es imprescindible encualquier caso. ¿Cómo emprender seriamente el estudio de una sociedadcontemporánea desconociendo su bagaje histórico y cultural? ¿Podríamosestudiar Europa contemporánea sin conocer la cultura greco-romana, lasreligiones monoteístas, la ilustración etc.? De la misma manera, el pasado deChina, al que podemos reconocer en el presente, no puede ni debe ser una notaque encabeza los seminarios sobre China en los cuales se pide una síntesis de
  2. 2. dos horas para explicar todo el pasado y toda la cultura china, ni tampoco debeser meramente un capítulo introductorio en los múltiples libros que se publicansobre China actual. Una de las mayores frustraciones de los que accedemos aparticipar en estos seminarios, es el de no tener el tiempo necesario paratransmitir un conocimiento serio sobre China y aún más, no tener ni siquiera eltiempo suficiente para ayudar a aclarar ideas preconcebidas y generalmentefalsas sobre China.Muchos son los temas de la historia de China que debemos conocer paraentender la dimensión total de su presente. Voy a referirme solo a algunos. Enprimer lugar debemos explicar cuales son las raíces de la continuidad de lasinstituciones chinas, de su sistema político, de su pensamiento, de sus creenciasy de su arte. ¿Cuáles son los orígenes de la identidad china? ¿En qué momentoreconocieron una afinidad los habitantes de un territorio cuya gran extensión aúnen épocas antiguas, no permite explicarla meramente por la contigüidad? Latradición escrita nos revela peculiaridades en la auto percepción de ese pueblo encuya mitología los héroes son más sabios que guerreros y cuya máximacontribución son los elementos civilizadores y las obras para el beneficio delpueblo. Esos reyes sabios no estaban a la merced de dioses injustos ovengadores sino de una fuerza superior, el Cielo, que simplemente castiga a losvillanos y recompensa a los virtuosos haciendo énfasis más sobre laresponsabilidad que sobre el destino.El deber más importante de los soberanos y por lo que eran juzgados, es el deservir a los demás hombres del presente y del pasado, es decir a sus súbditos y asus ancestros. No faltan en el pensamiento antiguo nociones abstractas como elyin y el yang , que son fuerzas complementarias pero no necesariamenteantagónicas que no representan la pugna entre el bien y el mal, sino el procesonatural de la generación y decadencia de todas las cosas y su eventualregeneración.
  3. 3. La continuidad de la cultura china, es tal vez un fenómeno único en el mundo yentenderlo es un desafío. El aislamiento geográfico de China, posiblementefavoreció, en épocas muy tempranas, el desarrollo de una cultura sin fracturas nidesafíos y que, ya consolidada, resistió cualquier interferencia y conservó suscaracterísticas esenciales. La ecología, que privilegia la actividad agrícola, podríatambién explicar el desarrollo de una sociedad patriarcal cuya característica es laobediencia a la autoridad.Las corrientes de pensamiento no fueron meramente juegos intelectuales sinoque se volvieron patrones de vida y guías para gobernar.Qué mejor ejemplo que el confucianismo que recoge todos los elementos antesmencionados, construye una doctrina en la que preceptos morales y políticos seconfunden y aboga por un gobierno de hombres de mérito, de soberanospreocupados por el bienestar del pueblo y de un pueblo que obedece a laautoridad y venera a sus ancestros. En la relación que todos los chinos tienen consus ancestros podríamos encontrar la explicación del respeto tradicional por losmayores y el énfasis sobre el amor filial que contrasta con la rebelión hacia lafigura paterna, tan frecuente en la tradición grecorromana. El confucianismo, queno es propiamente una religión, le dio una cohesión ideológica duradera a laorganización social, la familia, el estado y una continuidad insólita en una formade gobierno, el estado centralizado burocrático cuyo modelo, resistiendoinvasiones y rebeliones, perduró a través de los siglos.Si el confucianismo parte de uno de los aspectos de la tradición antigua, queenfatiza la centralidad del hombre y de su posición en la sociedad, no debemosolvidarnos de que otras corrientes de pensamiento favorecieron el desarrollo de laliteratura y de las expresiones artísticas. El taoísmo filosófico, en contraste con elconfucianismo permite al ser humano espacios de libertad y creatividad, de
  4. 4. escepticismo ante los valores morales impuestos por el quehacer social y de dudasobre la eficacia de un gobierno controlador. Sin embargo/ ambas corrientes depensamiento presentes en la más antigua tradición, convivieron jugando cada unasu papel.Es necesario mencionar los retos teóricos que implica el estudio de la historia deChina cuando intentamos resolver el problema de definir períodos históricos.Como dice Benjamín Schwartz "cuando consideramos los abusos semánticos, lossofismas escolásticos y la esterilidad que han acompañado la tarea de laperiodización, nos podríamos preguntar si este esfuerzo vale en realidad la pena".Sin embargo, todos los historiadores de una manera u otra tienen que establecerperíodos en los que segmentos largos en el tiempo tienen algún denominadorcomún que los distinga de otros y que, según la ideología del historiador,anticipen o expliquen el advenimiento de los que los siguen. La elección de unaperiodización, necesariamente implica nociones teóricas implícitas sobre elsentido de la historia. A pesar de haber abandonado, en principio, tanto en lahistoriografía europea como en la china, el modelo tradicional del ciclo dinástico,no podemos dejarlo de lado completamente porque nos da puntos valiosos dereferencia siempre y que podamos establecer cuales fueron los cambios dentrode cada uno de los períodos dinásticos ya que no se desarrollaron de manerahomogénea.Además, mientras no haya alternativas aceptables, es al menos una guíatemporal. Los intentos por adecuar a la historia china a períodos manejados enoccidente tales como China antigua, medieval, renacentista etc. resultaran mas enmodelos para señalar diferencias que verdaderos instrumentos para fijar períodosde manera convincente en la historia de China. También están puestas en dudalas teorías universales de cambios históricos y se hace un mayor énfasis enmomentos de quiebre y de cambio en ciertos períodos, intentando de ciertamanera "sinizar" a la historia. Aún estos intentos no están libres de nocionesoccidentales para explicar la evolución de la historia en China. Se habla de China
  5. 5. "pre-moderna" o "imperial tardía", de momentos clave de transformación porejemplo en Tang y Song en que se experimentan cambios en la economía, elcomercio, la agricultura etc. y que Mark Elvin llama "la revolución económicamedieval".Se señala la ausencia de cambios tecnológicos en Ming y principios de Qing queresultan en un "crecimiento cuantitativo" pero en "un estancamiento cualitativo".Otro tema que hapreocupado a los historiadores es la ubicación y las causas del surgimiento deChina moderna y del papel que ha jugado el impacto del imperialismo occidental.Volviendo a las teorías universales de cambio histórico, difícilmente podemosdejar de referimos al intento de historiadores tanto occidentales como chinos enadecuar la historia de China a la teoría marxista. Nuestros estudiantes, enAmérica Latina, por lo menos al nivel de postgrado, han leído, aunque a veces demanera superficial, a Marx y sienten una gran curiosidad para conocer si hayelementos en la historia de China que justifiquen la existencia de una sociedadesclavista. También han oído hablar del "modo de producción asiático" y aún, porsus referencias a América Latina, de la "sociedad hidráulica" y del "despotismooriental" de Wittfogel. Es por eso que no podemos obviar la discusión de temassobre los cuales también ha abundado la historiografía china que a veces hadificultado la tarea de ubicar los posibles momentos históricos que coinciden conlas etapas marxistas. Es así como el feudalismo se ubica desde Shang hastaSong y se extiende en algunos aspectos hasta el triunfo de la revolución de 1949.Al mismo tiempo, sin enredamos aquí en una discusión sobre qué es elfeudalismo, esta se entorpece por el abuso del término "feudal" que aún ahora enChina abarca todas las actitudes retrógradas y patriarcales y todos las injusticiasen contra de los más débiles de la sociedad: mujeres, jóvenes, campesinos etc.Uno de los problemas más grandes de la historiografía marxista ortodoxa china esla ausencia de una idea clara del sentido del pasado y que los dos mil años del
  6. 6. período considerado feudal no sean más que la vía que culmina con elestablecimiento de la República Popular. Debo confesar que no conozco lascorrientes más recientes de la historiografía china y me gustaría que mis colegaschinos aquí presentes nos ilustraran sobre este problema.No es este el espacio para discutir las teorías marxistas aplicadas a la historia deChina pero quiero insistir en la atracción que estas ejercen sobre algunosacadémicos latinoamericanos y sobre nuestros jóvenes. No hay que olvidar que siChina define una parte de su pasado como semi-feudal y semi-colonial, enAmérica Latina en donde las relaciones sociales y económicas, la marginación yla explotación tienen características similares y el colonialismo fue experimentadoen carne propia, el surgimiento de un movimiento revolucionario que tuvo comobase al campesinado y antecedentes en las rebeliones campesinas a través de lahistoria, es un motivo de esperanza. De eso son testigo los movimientos deextrema izquierda de inspiración "maoísta"que consideran a la revolución china como el ejemplo a seguir. Al mismo tiempo,el desarrollo reciente de la economía china puede ser la pauta para una evoluciónmás adecuada a las condiciones de América Latina hacia el capitalismo.Si no tenemos el cuidado en señalar los matices y los cambios que fueronimportantes a través de la historia corremos el peligro de enfrentamos con elestereotipo de "la China milenaria" y del "sabio mandarín" que en algunas épocastuvo connotaciones positivas pero hieráticas y en otras significó estancamiento,inmovilidad y atraso, Si los sinólogos de antaño tuvieron que combatir laintolerancia que generaban nociones racistas como la de "peligro amarillo", ahora,al menos en mi país, oímos hablar del "peligro comercial" .Mi conclusión para esta muy corta reflexión, es que debemos seguir luchandopara que se incluyan cursos sobre la historia de China, no solamente en los
  7. 7. curriculum de especialización, sino también en los programas generales dehistoria de educación superior y, lo más pronto posible, a nivel de educaciónmedia. Hay que señalar también que el estudio de la historia de China abre lapuerta al acercamiento a Japón, Corea y Vietnam, lo que en términos culturales,económicos, poblacionales y políticos es una parte esencial del mundocontemporáneo.

×